Decine21
Sí, Dios mío, sí
2 /10 decine21

Sí, Dios mío, sí

Yes, God, Yes

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Una adolescente intenta reprimir su sexualidad en un campamento religioso en esta comedia sobre los impulsos y el sentimiento de culpa. Un divertido viaje a través del despertar sexual de una adolescente educada para creer que el deseo, la masturbación y el cibersexo son pecado.

2 /10 decine21

Crítica

Retrato de la confundida adolescente

Retrato de la confundida adolescente

Una de esas películas que invitan a pensar que su directora y guionista, Karen Maine, quiere exorcizar una mala experiencia personal, donde la fe se reduce a una moral rigorista. Estira su propio corto homónimo, rodado dos años antes.

Sigue a la adolescente Alice, que estudia en un colegio católico donde parece que en las clases no se habla de otra cosa que de sexo, y de que todo es pecado, y bla, bla, bla. Lo que acrecienta la confusión de la chica, que chatea en internet sobre expresiones que no entiende, y descubre el placer que acompaña a la masturbación, cuestiones que no se atreve a hablar con nadie, tampoco al confesarse. Decide acudir con otros compañeros y compañeras a las jornadas de retiro espiritual Kirkos, donde descubre que todos son unos hipócritas de tomo y lomo, ella la primera, y también el padre Murphy.

Por supuesto, nadie es perfecto, y un artista puede ficcionar una trama sobre una educación y formación espiritual desenfocadas si lo estima oportuno. Pero al menos debe tener claro hacia dónde quiere dirigir sus pasos, porque la pregunta que surge mientras discurre la narración, si la planteamos en inglés, sería, "What's the point?".

En cualquier caso conviene subrayar la visión negativa y epidérmica que ofrece de la religión y la sexualidad, y lo poco que se explora la soledad de la inmadura protagonista –a la que da vida la en realidad veinteañera Natalia Dyer–, que no tiene conexiones profundas con nadie, ni con la que aparece como su mejor amiga, ni con su padre, y que todo se lo guisa y come ella solita -“todos tenemos nuestra propia mierda, declara en un estallido de parcial sinceridad”-, el elocuente final de placer solitario es bastante elocuente. Chats en internet o el encuentro casual con una mujer en un bar que la ilustra sobre sus dudas sexuales, configuran un penoso aprendizaje vital. Curiosamente hay quien estima que esta película tiene elementos de comedia.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales