Decine21
Libreros de Nueva York
6 /10 decine21

Libreros de Nueva York

The Booksellers

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Libreros de Nueva York

Una carta de amor a la cultura del libro, con entrevistas a algunos de los más importantes coleccionistas, subastadores y escritores. La película también examina el impacto de la tecnología en el comercio, el valor de los libros como objetos físicos, el declive de las librerías, la obsesión por coleccionar y la implacable busqueda del próximo gran hallazgo.

6 /10 decine21

Crítica

Mucho más que un negocio

Mucho más que un negocio

Un documental para bibliófilos que supone una hermosa declaración de amor a libros. El director D.W. Young se adentra en un modo de vida que cada vez es más inusual, el del libro impreso, el de los buscadores de libros singulares, el de los rastreadores de ediciones valiosas o antiguas. No es Libreros de Nueva York una película sobre el mercado vulgar del libro, sobre librerías convencionales y su negocio, sino más bien una inmersión en el universo de auténticos frikis de los libros, personas que más parecen ser coleccionistas que vendedores, gente enamorada de la letra impresa, que cuidan y hablan de los libros como objetos de culto, valiosos en sí mismos. Son personas que han dedicado su vida a esas páginas mágicas que nos evaden a otros mundos.

Comienza la película mostrando la feria del libro antiguo de Nueva York, en donde tantas personas se reúnen anualmente, clientes habituales que llevan años comprando libros o buscando gangas, quizá a la espera de ese ejemplar ansiosamente anhelado. La trama hace un recorrido después por diferentes libreros y por sus librerías, a veces lugares realmente asombrosos. Justin, Susan, David, Jim, Adina, etc., narran su visión del trabajo, su dedicación a los libros, cómo empezaron en ese mundo impreso, cómo ven el futuro. También tienen cabida en esas opiniones escritores como Fran Lebowitz o Gay Talese. Mucho tiene que ver con el talento de estos libreros con la idea del cazador de libros, personas especializadas en adquirir ejemplares diversos, colecciones atípicas, donde entran en juego las subastas. Como curiosidad se narra, por ejemplo, la adquisición en Christie’s del códice Hammer de Leonardo Da Vinci por cerca de 30 millones de euros, el libro vendido más caro del mundo. El comprador: Bill Gates.

Aunque el montaje es algo caótico y el relato resulta desorganizado, Libreros de Nueva York transmite un precioso amor a los libros, a lo que son y a lo que transmiten. Un pasión que habla también de otra época, porque se admite con resignación el ocaso cada vez más acentuado de la letra impresa. Muchos negocios se han ido al traste con internet, en donde el romanticismo de husmear entre libros, manuscritos y autógrafos ha desaparecido. El valor del libro como objeto, sus páginas, sus encuadernaciones antiguas son aspectos que cada vez se aprecian menos. Otros negocios prosperan pero el de estas librerías de viejo es cada vez más difícil. A este respecto, se cuenta aquí que en los años 50 había en Nueva York 368 librerías, mientras que hoy en día tan sólo sobreviven 79. Los propietarios hablan de ello y ven complicado el futuro. La gente no lee como antes, el libro ha dejado de ser la pieza central de la cultura. Y por eso mismo Libreros de Nueva York resulta un documento tan bello, tan estimulante y tan necesario.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales