saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Untouchable

Untouchable

Untouchable

Sinopsis oficial

Untouchable

Magnate. Visionario. Abusón. Genio. Hasta que todo se vino abajo Harvey Weinstein era el mayor de los magnates de Hollywood. Acoso. Chantaje. Abuso sexual. Agresión. Violación…. Ahora sabemos dónde termina. Pero, ¿dónde comenzó? ¿Cómo fue posible que este comportamiento fuera silenciado durante tanto tiempo? ¿Qué puede revelar el épico ascenso y caída de este “monstruo” estadounidense del siglo XXI sobre cómo se busca y manipula el poder? ¿Qué papel hemos jugado todos para permitir que suceda? ¿Y qué podemos hacer ahora que el león está fuera de la jaula?

Galería de imágenes

Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable
Untouchable

Crítica decine21.com

estrella
6
Nosotras acusamos
Nosotras acusamos

Documental sobre el destape de la larga cadena de presuntos acosos y abusos sexuales, aprovechando su privilegiada posición de poder, del exitoso productor cinematográfico de Hollywood Harvey Weinstein, ganador del Oscar con películas como Shakespeare in Love. Las primeras informaciones de los medios que hablaba de Weinstein como depredador sexual aparecieron en el otoño de 2017, en The New Yorker y The New York Times, posibilitando el nacimiento del movimiento feminista #MeToo, que denunciaba casos semejantes y exigía un profundo cambio de actitudes en el mundo laboral. Dirige la cinta Ursula Macfarlane, obviamente a rebufo del revuelo mediático de las informaciones publicadas, y de las consiguientes citaciones judiciales.

Como sugiere el título, los responsables del film tienen el coraje de tocar un tema intocable, aunque a estas alturas Harvey Weinstein sea ya un ídolo caído, sobre el que se permiten bromear los cómicos de turno que antaño habrían doblado ante él, sin dudarlo, el espinazo, para rendirle pleitesía. Porque si algo se colige del documental es que el magnate de Hollywood, a pesar de todo, mantiene poder e influencias, o al menos eso se diría por el hecho de que muchos poderosos, políticos y cineastas, evitan hablar en contra de él. Aquí lo hacen algunas de sus víctimas, que cuentan sus tristes experiencias, algunas trabajadoras de la propia compañía de Harvey, antaño Miramax, otras actrices o aspirantes a serlo, pero casi siempre de segunda fila, que tal vez han visto malogradas sus carreras por el amargo trago, aunque tal vez nunca habrían llegado a ninguna parte por carecer de talento; la única que suena de verdad, y que dice haber podido esquivar los avances poco amistosos de Harvey, es Rosanna Arquette.

Ésta es una de las dificultades insalvables del film. Resulta difícil que alguien importante en Hollywood y con una sólida trayectoria admita que sabía lo que Harvey Weinstein hacía, porque la pregunta inmediata es “¿Y por qué no lo denunció?”, además de que se arriesga a caer en el ostracismo. Y es la cuestión de la complicidad, del mirar hacia otro lado de las grandes estrellas y cineastas con poder, aceptando un determinado estado de las cosas, la que se apunta someramente, pero no se llega a abordar a fondo, sólo la menciona Ken Auletta, autor de un perfil en 2002 sobre Harvey Weinstein en The New Yorker, y que dice que en aquella época no logró testimonios suficientes para publicar lo que entonces se decía en voz baja. Aunque hay modos sutiles de criticar los silencios, como mostrar los agradecimientos de los premios de las estrellas, ninguna deja de mencionar a Weinstein, o el compartir mesa de Hillary Clinton con alguien que trata de enterrar su pasado apoyando causas feministas de Planned Parenthood. Por otro lado, se habría agradecido un poco de valor para hablar de las relaciones sexuales consentidas con mandamases, con la idea de prosperar en Hollywood y conseguir un papel: tal vez no sean un crimen punible por la ley, pero tal comportamiento ética y moralmente reprobable permite entender que alguien poderoso se crea con el "derecho" a disponer de la voluntad de las mujeres hermosas que están a su alcance, aunque ellas rechacen sus avances por encontrarlo "repulsivo" u otras razones.

El documental, más allá del interés del tema abordado, no resulta especialmente brillante. La narración combina la descripción de la trayectoria profesional de Harvey Weinstein, con las declaraciones de víctimas y compañeros de trabajo acerca las acusaciones sexuales que pesan contra él, lo que incluye mostrar un talento para el business cinematográfico, pero también un carácter explosivo y despótico de su poder, y detalles escabrosos de los acosos. Se culmina de un modo algo precipitado con las menciones a los “scoops” periodísticos, que en el caso de Ron Farrow le ha valido el Pulitzer, y al nacimiento del movimiento #MeToo, mientras algunas imágenes muestran a un Weinstein con pinta de boxeador noqueado, que hace lo que puede por no sucumbir ante los tribunales, mientras su vida profesional y personal ha quedado claramente hecha añicos.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE