Decine21
Zona friki

Los 10 plagios más descarados de la historia del cine

En realidad resulta imposible crear un film original, pues todas las historias son variaciones del mismo esquema, desde que los griegos escribían sus tragedias.

Los 10 plagios más descarados de la historia del cine

Así que importa más contar bien una historia, y aportar algo de frescura, para que no parezca mil veces narrada. Pese a todo, existen algunos cineastas que parece que no tenían muchas ideas, así que bajaron al videoclub, alquilaron una peli que les gustó, y la copiaron sin miramientos. Repasamos los 10 mayores plagios de la historia del cine.

mi amigo mac1. Mi amigo Mac, sacada de E.T., el extraterrestre. Quienes acudimos a ver aquel film de extraterrestres, engañados por la publicidad, alucinamos en colorines en 1988 al encontrarnos una fotocopia defectuosa del film de Steven Spielberg, patrocinada por MacDonalds, en un modélico caso de abuso de product placement, en cine. No sólo el protagonista se llama Mac (nombre que recuerda a la cadena, aunque se supone que son las siglas de Mysterious Alien Creature), protagoniza una vergonzosa escena de baile en un burguer de la cadena, en la que aparece el deleznable Ronald McDonald, mascota de la casa, una de las protagonistas trabaja allí, y el extraterrestre se alimenta de Coca-Cola, porque… ¡le recuerda a lo que bebe en su planeta! Pienso que Jennifer Aniston no debe estar muy orgullosa de haber debutado en este bodrio.

avatar2. Avatar, copiada de Bailando con lobos. Tras Titanic (que también saquea muchas escenas de las anteriores versiones de la tragedia del transatlántico), James Cameron descubrió que nadie se da cuenta de los robos fílmicos, así que pese a que su cinta está ambientada en 2154, en el planeta selvático Pandora, saquea sin piedad elementos del film dirigido y protagonizado por Kevin Costner, que transcurre en la frontera de Estados unidos en 1863. En ambas pelis, un soldado desilusionado tiene mal las piernas, así que no puede combatir. Le envían en solitario de viaje a un territorio desconocido para hablar con los nativos, de forma que permitan la expansión de los colonialistas en su territorio. El protagonista se enamora de una miembro de la tribu, y se une a sus nuevos amigos para luchar contra sus antiguos compañeros del ejército. Qué cara. Pero Cameron podría apelar a aquello de que "quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón), pues Costner a su vez no se cortó a la hora de desvalijar Un hombre llamado caballo.

punado3. Por un puñado de dólares está calcada de Yojimbo. El autor de esta última, Akira Kurosawa, denunció al del spaghetti-western, Sergio Leone, que había tenido más éxito que él con su largometraje. Los tribunales condenaron al italiano a pagar 100.000 dólares al oriental. “Era más dinero que el que había ganado con mi cinta”, declaró el japonés.

nosferatu4. Nosferatu. El plagio más famoso de la historia del cine, ya que copia al milímetro la novela “Drácula”,de Bram Stoker, cambiando los nombres de los personajes. Florence Stoker, viuda del escritor, acusó al realizador de la cinta, F.W. Murnau y a la productora antes los tribunales. El juez falló a favor de la demandante, por lo que el realizador tuvo que pagar una multa y destruir todas las copias, aunque por suerte para los cinéfilos se salvó alguna.

juegos del hambre5. Los juegos del hambre fusila sin piedad la japonesa Battle Royale. La primera se sitúa en un futuro distópico en el que adolescentes de diferentes distritos de la nación de Panem se ven obligados a matarse entre sí hasta que solo queda un superviviente, en un combate a muerte televisado. Con esta siniestra competición, el gobierno castiga a los ciudadanos por una rebelión pasada contra el Capitolio y les asustan para que no inicien otro levantamiento. Contaba lo mismo la cinta con Takeshi Kitano, también en un futuro donde el gobierno obliga a un grupo de adolescentes –en este caso de la misma escuela secundaria– a luchar entre sí hasta que haya un ganador, para controlarlos y evitar una revolución. También cabe señalar que los nipones no inventaban la pólvora, como se puede comprobar si se visiona Perseguido, el film de 1987 protagonizado por Arnold Schwarzenegger, que cuenta exactamente lo mismo, pero allí no se enfrentaban entre sí chavalines, sino tipos musculosos.

los otros6. Los otros, bebe de "Otra vuelta de tuerca", novela corta escrita por Henry James, considerada el gran clásico de los cuentos de fantasmas. Hasta el título de Alejandro Amenábar está sacado del nombre que le daba la institutriz del célebre texto a los fantasmas. Éste ya había dado lugar a diversas adaptaciones, entre ellas la estupenda ¡Suspense!, de Jack Clayton.

recuerda7. Recuerdos, de Woody Allen, homenajea demasiado a Ocho y medio, de Federico Fellini. En la escena de apertura, de la primera, el autor está atrapado en un atasco a bordo de un autobús, en la segunda, Marcello Mastroianni iba en coche, pero tampoco se puede mover. Allen también calcó el relato del tenor de ópera que sólo puede cantar en la ducha de un episodio de Los Simpson, aprovechando que sus seguidores no ven la serie de la familia amarilla, en A Roma con amor.

a todo gas8. A los responsables de A todo gas les gustó ‘un poco’ Le llaman Bodhi. Todos hemos visto alguna peli que nos recordaba a otras. Pero aquí parece que el guionista de la primera calcó escena por escena el prodigioso film dirigido por Kathryn Bigelow. Un grupo de amantes de la adrenalina que practican deportes de riesgo –en la primera carreras ilegales, en la segunda el surf– se dedican a cometer atracos con máscaras. Envían a un valiente y joven oficial de la policía a infiltrarse en el grupo, así que éste se hace amigo de todos, sobre todo del carismático líder, pero también se enamora de una de las chicas. La caradura llega hasta tal punto que en A todo gas, el poli también constata que sus nuevos conocidos son los culpables, así que debe elegir entre su deber, o la lealtad al grupo. Elige lo primero, pero deja escapar al jefe. Resulta desesperante que pese a haber fusilado la trama del otro film, el protagonizado por Vin Diesel dio origen a una franquicia, y en la actualidad tiene mucha más fama que el otro.

espantatiburones9. El espantatiburones pone de manifiesto que Dreamworks iba a rebufo de lo que rodara Pixar, años después de la sucia maniogra de apresurarse a terminar Antz (Hormigaz), para estrenarla antes que Bichos, en la que se habían inspirado. Aquí no sólo imitaron que los protagonistas fueran peces, sino que tuvieron la desfachatez de incluir a tiburones vegetarianos, como en aquélla.

pulp fiction10. Pulp Fiction. No todos los plagios van a ser malos. En cine se puede robar bien, como demostró Quentin Tarantino con esta obra maestra, que en el fondo compendia hallazgos de pelis que su director adora. Pese a todo resulta ‘cantoso’ el Señor Lobo, robado sin pudor de Victor el Limpiador, Jean Reno en Nikita, dura de matar, de Luc Besson. El cineasta se permite el lujo de traspasar tal cual al personaje a su peli, hasta el punto de que lo interpreta Harvey Keitel, que encarnó a Victor el Limpiador en La asesina, remake estadounidense de la cinta francesa. Su aparición en el film de Tarantino se recuerda ahora mucho más que la cinta gala.

los intocablesNo hemos incluido nada del mayor ladrón del cine, Brian de Palma, capaz de desvalijar a Alfred Hitchcock sin piedad en muchos de sus primeros trabajos, o montar un pollo copiando la legendaria escena de la escalinata de Odessa, de El acorazado Potemkin, en Los intocables de Elliot Ness. Merecería un libro entero sobre sus robos.

Lo último del mundo del cine