IMG-LOGO

Biografía

Brian De Palma

Brian De Palma

79 años

Brian De Palma

Nació el 11 de Septiembre de 1940 en Newark, Nueva Jersey, EE.UU.

Premios: 1 Festival de Venecia

El buen ladrón

26 Abril 2012

Curioso caso el de Brian De Palma, capaz de copiar sin remilgos de los maestros del cine. Pero con elementos robados, compone filmes dinámicos, frescos, con una atmósfera envolvente, y sobre todo sumamente entretenidos.

Brian Russell De Palma nació el 11 de septiembre de 1940 en Newark, Nueva Jersey, en el seno de una familia católica de origen italiano. Su padre, cirujano, solía ser infiel a su esposa, hasta que ésta se hartó y le pidió el divorcio. El joven Brian (que pasó casi toda su infancia en Filadelfia) hizo sus pinitos con la cámara cuando traumado por la situación familiar perseguía a su padre, a ver si le pillaba con una de sus amantes.

Se matricula en Física en la Universidad de Columbia, pero pronto decide dedicarse al cine tras descubrir Ciudadano Kane, de Orson Welles, y De entre los muertos (Vértigo), de Alfred Hitchcock. Decide estudiar cinematografía en el Sarah Lawrence College de Nueva York, donde se convierte en el primer alumno masculino, pues todas sus compañeras eran chicas. Enseguida empieza a rodar diversos cortos, como Icarus, Woton's Wake y The Responsible Eye.

Época underground

Un día acude a una representación estudiantil donde se fija en el potencial de uno de los chicos, un jovencísimo Robert De Niro que jugaría un papel clave al inicio de la carrera del cineasta. Ambos debutarían en el largometraje con The Wedding Party, donde el actor aparecía en los títulos de crédito como Robert Denero, y donde De Palma era codirector y coguionista con Wilford Leach y Cynthia Monroe.

El film no se estrenó hasta 1969. Antes De Palma había terminado Murder à la Mod, también escrito por él. Este thriller en torno a un aspirante a cineasta que pretende divorciarse de su esposa se estrenó en un solo cine neoyorquino, y durante mucho tiempo estuvo desaparecido.

En esta primera etapa de su filmografía, De Palma está muy influido por la Nouvelle Vague, como se puede comprobar en la underground y extravagante Saludos, en la que vuelve a recurrir a Robert De Niro, esta vez en el papel de John Rubin, voyeur que filma a una mujer vietnamita a la que ha hecho prisionera. El film tenía bastante carga crítica contra la guerra de Vietnam, pues por ejemplo en una fiesta un tipo explica la dura realidad del conflicto, muy distinta a la versión oficial. En aquella época, De Palma quería ser el Jean-Luc Godard americano, por lo que por ejemplo filma cámara en mano por las calles.

Se trataba de un film coral, que encuentra su continuación en Hola, mamá, donde De Niro vuelve a ser Rubin, esta vez obsesionado con grabar una relación sexual. Hasta muchos años después, no volvió a trabajar con este intérprete, pero De Palma se busca a otro actor fetiche, William Finley, que aparece en su film Dionysus, en realidad una grabación de una representación teatral de la tragedia griega “Las bacantes”, de Eurípides. En 1972 De Palma filma la estrambótica Beeman, el magnífico, en torno a un joven aprendiz de mago, que cuenta en el reparto con su admirado Orson Welles.

Tras la estela de Hitchcock

Hermanas inaugura una segunda etapa en la filmografía del italoamericano, que se autoproclama la reencarnación de Alfred Hitchcock, e imita al milímetro no sólo su estilo, sino también los argumentos. Refrito descarado de La ventana indiscreta y Psicosis, cuenta incluso con Bernard Herrmann, el compositor habitual del mago del suspense. Protagonizada por Margot Kidder, Jennifer Salt, Charles Durning y de nuevo Finley, se trata de un film poco original, pero ameno, donde ya estaban presentes sus secuencias en stop-motion, con las que logra una enorme tensión. Tras El fantasma del paraíso, versión en clave de ópera rock de El fantasma de la ópera, que fracasa en taquillas, y donde Finley ejerce como protagonista absoluto, retoma la vena 'hitchconiana' en Fascinación, copia salvaje de De entre los muertos (Vértigo), con guión de Paul Schrader, que supone el penúltimo trabajo del músico Hermann, justo antes de componer la partitura de Taxi Driver. En aquella época Schrader le mostró a De Palma su guión de esta legendaria cinta que protagonizaría De Niro, y los productores le ofrecieron dirigirla, pero él declinó la oferta y propuso que se lo ofrecieran a Martin Scorsese.

En 1979, el realizador contrae matrimonio con la actriz Nancy Allen, a la que dio un papel en Carrie, adaptación de la primera novela de Stephen King, protagonizada por Sissy Spacek como adolescente con poderes psíquicos reprimida por su madre (Piper Laurie). Fue el primer éxito a gran escala de De Palma. También estaba en el elenco Amy Irving, primera esposa de Steven Spielberg, al que se la presentó De Palma.

De nuevo copia sin piedad a Hitchcock en Vestida para matar, mezcla de Psicosis y Vértigo con Angie Dickinson y Michael Caine como protagonistas, aunque tenía un papel relevante Nancy Allen, la señora De Palma.

El veterano Kirk Douglas se puso a las órdenes de De Palma en otra cinta sobre poderes psíquicos, La furia, donde interpreta a un funcionario en busca de su hijo telequinético desaparecido. Douglas repitió con el realizador en la comedia Una familia de locos, también con Nancy Allen.

Tras divorciarse de Allen, en 1983, De Palma ha estado unido a la productora Gale Anne Hurd, con la que tuvo una hija, y a Darnell Gregorio-De Palma, ocasional actriz con la que tuvo otra, aunque también acabó separándose de ella.

No tiene reparos en robar ideas de los grandes sin ningún tipo de reparos, como se puede comprobar especialmente en Impacto, que mezcla la trama de Blow Up de Michelangelo Antonioni, con la de La conversación, de Francis Ford Coppola, a través de la historia de un técnico de sonido (John Travolta) que mientras graba sonidos naturales se convierte en testigo de un asesinato. También tiene el film elementos de Hitchcock, a quien vuelve a fusilar en Doble cuerpo, cóctel de La ventana indiscreta con Vértigo, aunque también había un intento de asesinato durante una conversación telefónica, que bebe de Crimen perfecto. Un tipo (Craig Wasson, del que después poco más se supo) se convierte en testigo del asesinato de una mujer con la que está obsesionado (Melanie Griffith) a la que espía con un telescopio desde su ventana.

Se ha atrevido incluso a emular a Howard Hawks, cuando versionó su clásico del cine de mafiosos Scarface, el terror del hampa, que dio lugar a El precio del poder, con un inmenso Al Pacino como el gángster cubano en ascenso Tony Montana. El actor impulsó el proyecto, que en principio iba a ser un remake al pie de la letra en los años de la Prohibición, que iba a dirigir Sidney Lumet. Éste finalmente se apartó del proyecto, pero tuvo la idea de actualizar la historia y ambientarla en la comunidad cubana de Miami durante el boom de la cocaína a principios de los 80. Ejerció como guionista Oliver Stone, que realizó una sólida investigación del circuito del narcotráfico. "Stone quedó muy decepcionado cuando se estrenó", recuerda De Palma. "Creo que en realidad le hubiera gustado dirigirla él. Se había implicado en cuerpo y alma en la investigación, llegando incluso a arriesgar la vida. Hubo un momento en que los traficantes con los que trataba pensaron que era un agente de narcóticos infiltrado, por la cantidad de preguntas que hacía. Pero valió la pena, porque esa investigación da autenticidad a la película". También gira en torno al crimen organizado la insulsa comedia Wise Guys, un film del realizador muy inferior, con Danny De Vito.

Etapa final

Brian De Palma inicia un tercer tramo en su filmografía, más convencional e integrada en el mainstream de Hollywood, con Los intocables de Elliot Ness, de nuevo con Robert De Niro como Al Capone. Adaptación a la gran pantalla de la clásica serie televisiva, provocó indignación en algunos críticos por su rememoración de la escena clave con el coche de bebé descendiendo por la escalinata de El acorazado Potemkin.

Tras retomar la guerra de Vietnam en la interesante Corazones de hierro, De Palma fracasó con su adaptación de La hoguera de las vanidades, la importante novela de Tom Wolfe. Volvió a los mafiosos con Atrapado por su pasado, y retomó el cine de suspense con Snake Eyes, Femme Fatale y En nombre de Caín, donde había un flash-back que resultaba ser mentira, como aquel que puso a la crítica en contra de Hitchcock por su película Pánico en la escena. Consigue enorme suspense, sobre todo en la secuencia de Tom Cruise colgado del techo, en Misión imposible (1996), mientras que su evocación de 2001: una odisea del espacio, de Stanley Kubrick, en Misión a Marte resulta tan risible que el film fracasa en taquilla.

De Palma ha rodado también La dalia negra, sobre un asesinato real que conmocionó a la sociedad de Hollywood en los años 40, y Redacted, estremecedora reconstrucción de un dramático episodio de la guerra de Irak, que se sigue mediante grabaciones supuestamente amateurs de los protagonistas. Prepara en la actualidad Passion, un thriller con Rachel McAdams y Noomi Rapace.

A pesar de que tiene cierto prestigio, De Palma nunca ha gozado de la consideración de director de primer nivel a la altura de Coppola Scorsese, también italoamericanos, que desarrollaron su carrera más o menos al mismo tiempo que él. "Ha habido algunas personas que han dicho de mí que soy un auténtico jamelgo, que soy poco original... Son sobradamente conocidas todas esas frases llamativas y vacías que mucha gente emplea para definirme. Siempre he sido un director polémico: o me odian o me adoran", ha comentado el realizador.

Ganador de 1 premio

  • León de Plata al mejor director Redacted
Filmografía
Domino

2019 | Domino

Christian y Lars, agentes de policía de Copenhague, acuden a investigar una llamada rutinaria motivada por lo que parece una pelea doméstica. Pero se encuentran a un violento terrorista del ISIS, de larga barba, que ha torturado a un tipo hasta matarle, que acaba también con la vida de Lars, y consigue zafarse de Christian. Este tratará de dar con el asesino con ayuda de Alex, una nueva compañera que había mantenido un idilio con Lars. Para Brian de Palma sacar adelante un nuevo proyecto se ha convertido en una Misión imposible, lejos han quedado los tiempos en los que dirigió el meritorio blockbuster al servicio de Tom Cruise. Tras Passion, su único proyecto de la década –que no se estrenó en muchos países, entre ellos España– ha tenido muchos problemas de financiación a la hora de rodar este film, que parte de un guión del noruego Petter Skavlan, escritor de Kon-Tiki. En principio, se entiende por qué le ha interesado el libreto al veterano italoamericano, pues combina elementos del thriller, género en el que ha brillado con Doble cuerpo y Vestida para matar, con los conflictos internacionales, temática de Corazones de hierro y Redacted. Por desgracia, no se sabe qué es peor, si la rutinaria parte de suspense, o la puerilidad de la subtrama política, que no pasa de recordar la maldad de los terroristas islámicos y poco más. A De Palma no le asusta partir de una trama endeble, pues en otras ocasiones lo ha arreglado componiendo dos o tres momentos impactantes. Aquí lo ha intentado, pero por falta de presupuesto, sus escenas clave acaban resultando ridículas, sobre todo una persecución por los tejados que quiere homenajear la que abre Vértigo, de Alfred Hitchcock, su película preferida, un atentado en un festival de cine visto a través de la cámara que lleva la fanática que va a cometer el atroz acto, o el final, en la plaza de toros de Almería, donde los protagonistas ven lo que ocurre con binoculares al estilo de La ventana indiscreta, y que pese a levantar buenas expectativas acaba en poca cosa. El cineasta hace gala de algunos de sus personalísimos toques de estilo, por ejemplo, partiendo la pantalla. Podían haber tenido interés sus reflexiones sobre la era de los vídeos en internet, con terroristas obsesionados por la imagen que ofrece lo que cuelgan online. Pero se acaba cayendo en el absurdo, véase por ejemplo al protagonista comentando lo que han enviado los villanos, no parecen preocuparle las víctimas, ni la investigación, sino el valor de las tomas rodadas por drones, como si en lugar de policía fuera un crítico de cine. Su compositor habitual, Pino Donaggio, no se ha complicado mucho la cabeza a la hora de articular una banda sonora que tenga una mínima frescura. Al menos, Domino cuenta con un reparto sólido que se esfuerza por sacar adelante a los personajes, sobre todo dos actores sacados de Juego de tronos, Nikolaj Coster-Waldau (Christian) y Carice Van Houten (Alex), a los que se suma Guy Pearce (el agente de la CIA Joe Martin). No logran remontar el desastre.

4/10
Passion, de Brian De Palma

2012 | Passion

Christine e Isabelle trabajan en una agencia de publicidad. Christine es jefa de Isabelle, pero hacen un buen equipo y parecen llevarse fenomenal, al menos externamente. Las cosas empiezan a ponerse tensas cuando Christine se apunta un trabajo de Isabelle ante sus superiores. Será el comienzo de un tira y afloja con inquietantes consecuencias. El director Brian De Palma vuelve a jugar a lo que mejor sabe: contar historias sinuosas, con ingredientes morbosos y criminales. En este caso actualiza una película de Alain Corneau (Crime d'amor), que fue protagonizada dos años antes por Ludivine Sagnier y Kristin Scott Thomas. La atmósfera insana, llena de personajes envidiosos, falsos y viciosos, recuerda también al cine criminal de Claude Chabrol, aunque el sello de De Palma está sobre todo en los últimos diez minutos, donde la intriga es perfectamente hitchcockiana y se alardea de juegos formales tan propios del director. Los actrices Rachel McAdams y Noomi Rapace están bien, pero sus papeles son demasiado superficiales de modo que el interés va decayendo y el resultado final es efectista.

4/10
Redacted

2007 | Redacted

A la “nueva ola” de películas sobre la guerra de Irak se suma Brian De Palma con un título rodado con cámaras digitales de alta definición, y escrito y dirigido por él, que se basa en un caso real de violación de una adolescente local por soldados estadounidenses; una idea que no es nueva en el cineasta, quien ya abordó una trama semejante en Corazones de hierro, situada en la guerra de Vietnam. Lo que varía, y de modo sustancial, es el modo de contar la historia al estilo documental. Pues toda la trama la componen imágenes tomadas por distintas cámaras: la del soldado Salazar, aspirante a cineasta; las de unos reporteros franceses; las cámaras de seguridad de la base estadounidense; las cámaras de los terroristas, que graban sus brutales acciones violentas; videoconferencias; videoclips colgados en internet; el vídeo grabado por un amigo cuando uno de los soldados vuelve a casa… De Palma arroja así una idea sugerente: que vivimos en una era audiovisual sin precedentes, donde multitud de hechos son susceptibles de ser grabados por multitud de cámaras, de modo que si existiera un montador capaz de reunir y editar ese material, podría ofrecer historias como la que cuenta esta película. Dicho lo anterior, De Palma nunca oculta su posición rabiosamente contraria a la intervención de su país en Irak. De modo que con inteligencia, pero con parcialidad, cuenta una historia terrible y violenta, donde se llevan la palma dos soldados, auténticos cafres, que sólo piensan, tras una primera incursión, en el modo de violar una jovencita iraquí. Quizá este par de personajes sería tan cafre en Irak como en Arkansas, por poner un poner, pero el caso es que están en Irak, con lo cual el cineasta puede acusar a la administración Bush, al menos, de exportar fuera de su país a semejante chusma. El resto de compañeros son humanos, aunque no falta ese morbo, clásico “voyeurismo” De Palma, del soldado que lo filma todo sin intervenir ante una acción injusta, y en general una “parálisis” colectiva que lleva a “cerrar los ojos” e  inhibirse, aunque la “procesión” del remordimiento en varios casos va por dentro. Quizá entre los americanos -sometidos a una fuerte presión psicológica, se nos dice con honradez-, sólo se salva en honestidad el duro sargento, militar de carrera cuya principal preocupación es que sus chicos vuelvan a casa sanos y salvos. Cuando De Palma se muestra más desequilibrado es a la hora de hablar de los terroristas. Aunque muestra sus acciones terribles, atentados y una decapitación, están insertadas en un contexto de insurgencia que, si no justifica, sí al menos excusa el mencionado salvajismo. La idea que parece querer transmitir el director es que Estados Unidos no pinta nada en Irak, por lo que se pueden entender las acciones del rival encaminadas a expulsarles de allí. Aunque el film parece presentarse como si hubiera sorteado mil obstáculos para ver la luz, por la oposición gubernamental, el hecho es que ahí está para quien quiera verlo, lo que dice mucho acerca de la libertad de expresión en EE.UU.

6/10
La dalia negra

2006 | The Black Dahlia

A finales de los 40, el asesinato y mutilación de una aspirante a actriz, Elizabeth Short, copó las páginas de sucesos de la crónica negra de Los Ángeles. Con tal crimen como excusa, James Ellroy escribió una novela que ahora adapta al cine Josh Friedman, con Brian De Palma tras la cámara. Cuenta la amistad de dos policías angelinos, Bucky y Lee, antiguos boxeadores. Tras combatir en el ring en una pelea amañada, Lee consigue que Bucky se incorpore al departamento de homicidios, donde compartirán con éxito multitud de casos. Su unión es estrecha, y pasa por el respeto de Bucky hacia la novia de Lee. Pero la obsesión que éste llega a desarrollar por resolver el caso de la muerte de Short saca a la luz demonios interiores que hasta ese momento habían permanecido soterrados. Brian De Palma entrega un film de impecable factura, pero que no hace olvidar L.A. Confidential, la brillante adaptación de la novela homónima de Ellroy. Existe cierto desequilibrio en el entramado argumental, donde brilla la amistad de los policías, y la chica de uno de ellos, pero que está descompensada con la atracción que el otro desarrolla hacia una ‘hija de papá’, la presentación de la familia ‘tronada’ de ésta, y los escabrosos elementos lésbicos y malsanos en torno al crimen, ‘voyeurismo’ marca de fábrica de De Palma. Lo que no quita para que sobresalgan escenas brillantes, como la de la trampa, con un tempo que retrotrae a la de la célebre secuencia de la escalera de la estación en Los intocables de Eliot Ness. Hay un acierto en el reparto, con un Josh Harnett en un papel ‘adulto’, un Aaron Eckhart que crece en estatura actoral a cada film que hace, y una Scarlett Johansson que ilumina la pantalla como las estrellas de antaño. Más difícil, y antipático, es el papel que le cae en gracia, por así decir, a la doblemente oscarizada Hilary Swank.

6/10
Femme Fatale

2002 | Femme Fatale

Mientras se celebra el festival de cine de Cannes, una ladrona (Rebecca Romijn) roba un valioso collar de diamantes para a continuación traicionar a sus socios. Poco después asume la identidad de una mujer suicida, y se fabrica una nueva vida como esposa del embajador de EE.UU. en Francia. Hasta que un fotógrafo (Antonio Banderas) capta la instantánea de una mujer que ha eludido siempre las cámaras: los socios antaño burlados la reconocerán. Brian De Palma, un cineasta hábil visualmente, juega a ser David Lynch, aunque sin olvidar a su referencia por antonomasia, Alfred Hitchcock: la doble personalidad de una mujer remite inevitablemente a De entre los muertos (Vértigo). Así, pergeña un morboso thriller de alto contenido erótico y giros extraños, que abre el argumento a la posibilidad de cómo podrían haber discurrido las cosas si cierto acontecimiento no se hubiera producido.

4/10
Misión a Marte

2000 | Mission to Mars

Año 2020. La NASA, al fin, ha logrado colocar una nave tripulada en el planeta Marte. Pero, misteriosamente, se pierde contacto con los astronautas al poco de descubrir una extraña formación rocosa. Un nuevo vuelo tratará de aclarar las cosas. Nueva vuelta de tuerca al género de viajeros en el espacio, que ha dado títulos inolvidables como Apolo 13, El planeta de los simios (1967) o 2001: una odisea del espacio. El origen del proyecto fue la obra (no de ficción) de Robert Zubrin The Case for Mars, donde el autor, ingeniero aeronáutico, proporcionaba gran cantidad de información técnica acerca de cómo debería prepararse un vuelo con seres humanos a Marte. Uno de los aspectos en que incide el director, Brian De Palma, es en el heroísmo de los astronautas: "Son grandes exploradores. (...) Es una película muy heroica y positiva, muy en la línea de nuestros tiempos. Estamos mirando hacia el futuro, y deberíamos elevar nuestras miras". El director logra crear un sostenido suspense, aunque quizá patina un poco a la hora de mostrar a las digitales criaturas marcianas, responsables nada más ni nada menos que de la existencia de vida en la Tierra.

5/10
Snake Eyes (Ojos de serpiente)

1998 | Snake Eyes

Casino de Atlantic City. En su interior se celebra uno de los combates de boxeo más esperados del año. Tanta expectación levanta que el mismísimo Secretario de Estado de EE.UU. acude a verlo. Pese a las medidas de seguridad, ni el comandante Dunne ni el detective del casino Rick pueden evitar que unos desaprensivos asesinen al político en pleno combate. Tras el pánico inicial se pone en marcha la investigación con cierto caos, tratando de retener al público asistente. Acción, intriga y dos actores de indudable fuste: el asiduo al cine de acción Nicolas Cage, y el intérprete de carácter Gary Sinise. Mueve la cámara con auténtico virtuosismo Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness). ¡Atentos a los primeros 15 minutos del film, en que la cámara se mueve como una loca, sin un solo corte, metiéndose por todos los rincones del recinto, hasta llegar a un ring con más de 10.000 espectadores! ¡Alucinante! Luego la trama discurre por cauces más trillados, pero no faltan las sorpresas en este interesante y brillante ejercicio de estilo.

6/10
Misión imposible (1996)

1996 | Mission: Impossible

Ethan Hunt es un intrépido e inteligente agente secreto de la CIA que, durante una arriesgada misión, consigue escapar con vida de una emboscada. Pero es acusado de las muertes de sus compañeros, y debe convertirse en un proscrito. El gobierno contrata a una serie de criminales para que acabe con él, porque sabe demasiado. Pero Hunt no está dispuesto a ceder, y se propone enfrentarse a todos para desenmarañar la conspiración en la que se ha visto involucrado. Para ello contará con la estimable ayuda de una preciosa joven de armas tomar, interpretada por Emmanuelle Béart. Trepidante película de acción, basada en la famosa serie de televisión del mismo nombre, creada por Bruce Geller. La dirección de Brian de Palma es muy hábil, y consigue imprimir el ritmo preciso, sin dejarse llevar totalmente por la simple espectacularidad de algunas escenas. Tom Cruise está brillante en su papel. Muy entretenida, con alto grado de tensión, que sorprende a cada instante, como las mejores del género. Para el recuerdo queda la escena en que Hunt se descuelga en la cámara del ordenador.

6/10
Atrapado por su pasado

1993 | Carlito's Way

Tras haber pasado cinco años en prisión, un antiguo matón llamado Carlito Brigante (interpretado por Al Pacino) regresa a su barrio, el Harlem de Nueva York. Intenta emprender un camino honrado, pues siente que se le ofrece una segunda oportunidad en la vida, y pretende refugiarse en un lugar tranquilo con Gail, la mujer que ama. Sin embargo, su amigo David Kleinfeld, que fue su abogado defensor le propone un asunto ilegal que en un principio no parece peligroso pero que, poco a poco, se complicará más de lo debido. Muchos años después de la exitosa El precio del poder, Brian de Palma (Corazones de hierro) vuelve a dirigir en este film al brillante actor Al Pacino en uno de sus típicos thrillers, lleno de escenas de suspense parecidas a las del declarado maestro del realizador, Alfred Hitchcock.

8/10
En nombre de Caín

1992 | Raising Cain

Carter Nix (John Lithgow), es un reputado sociólogo que realiza un experimento pedagógico con su hija, a la que sobreprotege, lo que le aleja de su esposa. Un día comienza a tener visiones, aunque no sabe si su padre es real o su hermano gemelo, que le pide usurpar su personalidad por unas horas. El excelente realizador Brian De Palma condensó en esta cinta todos los elementos de su reconocido maestro, Alfred Hitchcock, para conseguir otro de sus entretenidísimos filmes de intriga al estilo de Vestida para matar, Doble cuerpo o Impacto. Desconcertó a los espectadores, por lo que no tuvo éxito, pero el resultado merece la pena. Resulta destacable el trabajo como protagonista del eterno secundario John Lithgow (Ricochet).

4/10
La hoguera de las vanidades

1990 | The Bonfire of the Vanities

Pocas adaptaciones literarias han tenido tan poco fortuna como la que nos ocupa. Si Tom Wolfe se puede considerar afortunado de lo que se logró antes con Elegidos para la gloria, basada en "Lo que hay que tener", aquí, se mire como se mire, sólo tenemos un completo horror, que no da con el tono que requiere la vitriólica trama en ningún momento. El film narra el descenso a los infiernos de un broker de Wall Street, cuando atropella accidentalmente a un tipo, y huye de la escena del suceso, por el posible escándalo, sobre todo porque le acompañaba en tal ocasión su amante. El caso es que la noticia sale a la luz pública, y como el atropellado era un negro se monta todo un "numerito", pues el suceso puede ayudar a dar un escarmiento, mucha gente puede ser tajada, y alguno puede avanzar en su carrera. Los hechos se miran a través de los ojos de un cínico periodista, que contempla la inesperada soledad del protagonista. Lo que en el libro es una historia que no se puede abandonar, en el film de Brian De Palma se vuelve rutinario y sin chispa, una hoguera que no es tal. Hay un error de casting en varios personajes, y Tom Hanks no da la talla, algo sorprendente en un actor luego doblemente oscarizado; en aquella época estaba encasillado como actor graciosete, y aquí no logra atrapar la vis tragicómica requerida. Tampoco Bruce Willis da la imagen socarrona pero humana que pedía el personaje, el actor parece contagiado de la desgana general que preside la cinta. Es una pena de film, porque con el material de partida, y el "no reparar en gastos" típico en Hollywood, debería haber dado como consecuencia una película para la historia, en vez de una película para olvidar.

3/10
Corazones de hierro

1989 | Casualties Of War

Durante la guerra del Vietnam, un escuadrón queda atrapado en la inmensidad de la selva. Con la moral minada, se plantean cada vez más el sinsentido de una lucha que no conduce a ninguna parte. Desesperados y con la conducta trastornada, secuestran a una joven del país. Con ello pretenden vengarse de la población vietnamita, que les hace la vida imposible. Sólo un grupo de oficiales tendrá la suficiente honestidad y sangre fría para enfrentarse a los soldados, y evitar que se cometa una atrocidad. Película repleta de tensión que supone una vuelta de tuerca más dentro de las numerosas visiones cinematográficas de la guerra del Vietnam. Destaca la interpretación de un boyante Sean Penn, que con el tiempo se ha convertido en uno de los actores más sólidos de su generación. Michael J. Fox, por su parte, trataba de librarse del sambenito de actor de películas adolescente, y logra una meritoria interpretación.

6/10
Los intocables de Eliot Ness

1987 | The Untouchables

Años 20. La ley seca hace estragos y favorece el aumento de la criminalidad. Al Capone es el amo de Chicago. ¿Nadie va a pararle los pies? El inspector Eliot Ness desea hacerlo, pero no es fácil si se juega limpio. Pero con la inestimable ayuda del irlandés Malone, poli perro viejo, y su grupo de intocables, el gángster va a tener más difícil burlarse de la ley. Los intocables de Eliot Ness tiene un buen guión de David Mamet, talento visual de Brian De Palma, excelente recreación de exteriores, reparto en que todos los actores están perfectos, música alucinante e inolvidable de Ennio Morricone... ¿Qué más se puede pedir? Poco, la verdad. Destaquemos la escena de la frontera con Canadá y el final.

7/10
Doble cuerpo

1984 | Body Double

Un actorcillo de tres al cuarto entra en barrena cuando descubre que su mujer le engaña. Un conocido le ofrece entonces cuidar de un lujoso piso, desde donde le sugiere hacer de voyeur, disfrutando de una chica que todas las noches hace un numerito erótico frente a su ventana en la casa de enfrente. Obsesionado con ella, el protagonista caerá en la cuenta de que la joven es perseguida por un siniestro tipo de facciones indias, y decidirá protegerla. Thriller decepcionante y efectista, con una intriga muy del estilo de Brian De Palma, en cuanto al elemento visual y el gusto por la intriga a lo Hitchcock, también con ciertos elementos de humor. Asimismo es marca de la casa su tendencia al morbo sexual, con escenas explícitas. El actor protagonista es un completo desconocido, no así Melanie Griffith en un papel de actriz porno bastante subido de tono.

4/10
El precio del poder

1983 | Scarface

Ascenso y caída de Tony Montana, capo de la droga en Miami. Tras su Michael Corleone en El padrino, Al Pacino da vida a un gángster distinto, paranoico y exaltado. Brian De Palma dirige un guión de Oliver Stone, que muestra con sordidez a un tipo que llegó a EE.UU. sin blanca, y se deslizó sin remedio por la senda del crimen. El film es muy diferente al de Howard Hawks de 1932.

6/10
Impacto

1981 | Blow Out

Un técnico especialista en sonidos para películas de terror se verá envuelto en una trama misteriosa que esconde una conspiración de las altas esferas del gobierno. Típico producto ochentero eficaz y a la vez efectistamente dirigido por Brian de Palma, que saca pura esencia de un joven John Travolta. Impacto ofrece intriga y atmósfera malsana, en la línea de otros éxitos del director, como Vestida para matar, rodado un año antes.

4/10
Vestida para matar (1980)

1980 | Dressed to Kill

Thriller con altas dosis de violencia y erotismo, que causó un fuerte impacto en la época de su estreno. Dirige y escribe Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness), quien logra momentos de gran tensión y, sobre todo, mantiene el interés a lo largo de toda la cinta. Cuenta para ello con los enormes trabajos de Michael Caine y Angie Dickinson. El actor inglés interpreta al Dr. Elliott, un médico psiquiatra de Manhattan que ve cómo su vida se pone patas arriba cuando un asesino está usando uno de sus bisturís para cometer sus crímenes. Obsesionado con la situación y decidido a descubrir el misterio, el doctor se irá adentrando en un terreno peligroso y pesadillesco en el que saldrán a relucir peligrosas obsesiones y perversiones.

6/10
Una familia de locos

1980 | Home Movies

Un maestro tiene delirios de grandeza y pretende inmortalizarse en una película junto a su alumno favorito. Kirk Douglas cumple a las órdenes de un informal Brian De Palma en esta singular y divertida comedia.

4/10
La furia

1978 | The Fury

Peter Sandza, intenta encontrar a su hijo, que tiene poderes psíquicos y ha desaparecido sin dejar rastro. Como no tiene pistas, decide recurrir a una joven que tiene ls mismos poderes que el chico. Ésta le explica que su hijo ha sido capturado por una siniestra agencia gubernamental.  Brian De Palma realizó una nueva incursión en el cine de terror, tras el gran éxito de Carrie, también sobre poderes psíquicos. Aunque se parece demasiado a su antecesora, y de que el guión por momentos resulta poco creíble, es una cinta amena, de ritmo trepidante, con una notable banda sonora de John Williams. A pesar de su madurez, Kirk Douglas resulta creíble en las secuencias de acción.

6/10
Fascinación

1976 | Obsession

Un importante hombre de negocios ha perdido a su querida familia, su mujer y su hija debido a un secuestro. Muchos años después, mientras viaja por Italia, conoce a una mujer idéntica a su esposa fallecida, e intenta entablar una relación con ella. El realizador Brian de Palma siempre había manifestado su admiracion por Alfred Hitchcock, el maestro del suspense. En esta ocasión, hizo una versión libre de una de las mejores películas del realizador británico, De entre los muertos (Vértigo). El guión está co-escrito por uno de los mejores guionistas americanos y, posteriormente, también realizador, Paul Schrader. La fascinante banda sonora es del compositor habitual de Hitchcock, Bernard Herrmann.

4/10
Carrie (1976)

1976 | Carrie

Brian De Palma marcó una época con este film de terror adolescente filmado con mano firme y con un dominio imponente delritmo narrativo, donde la tensión dramática (y trágica) va creciendo hasta la catártico y brutal desenlace. Incluido el sustito final, mil veces repetido posteriormente. Carrie es una joven de buen corazón, pero que vive apocada debido a su psicótica madre, una fanática religiosa que tiene casi encerrada y enclaustrada a su hija, y para quien cualquier cosa que no sea rezar está prohibida. Por su carácter retraído, Carrie no encuentra tampoco compañía entre sus compañeros de instituto, que, con salvadas excepciones, le ponen la vida todavía más difícil. Pero Carrie tiene un extraño don, la telekinesis, por el que puede mover los objetos sólo con el pensamiento. Una jovencísima Sissy Spacek compone una protagonista perfecta, inquietante. La película supuso también uno de los primeros papeles importantes de John Travolta.

7/10
El fantasma del paraíso

1974 | Phantom of the Paradise

Winslow Leach es un compositor que está viendo como su obra se la apropia Swan, un empresario que pronto abrirá un local de rock llamado 'El Paraíso'. En un accidente, Leach queda desfigurado y jura venganza contra Swan al cual quiere hundir el negocio. Para ello se esconde entre las bambalinas del escenario como si fuera un fantasma. Film de terror dirigido por Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness) que se asemejaba al clásico 'El fantasma de la ópera'. El director introduce elementos paródicos y critica a una industria musical que busca el triunfo y el enriquecimiento económico aunque sea a costa de otros más débiles. De Palma utiliza una estética setentera muy pop y unos personajes histriónicos y violentos, incluso las canciones introducen una letra reveladora y simbólica dirigida a una masa boba que es el público.

5/10
Hermanas

1973 | Sisters

Durante la grabación de un concurso televisivo, Phil (Lisle Wilson) conoce a la dulce Danielle (Margot Kidder). Tras salir a cenar, marchan a casa de ella y pasan la noche juntos. Al despertar, Danielle tiene un gran dolor de cabeza y él marcha a comprarle unas pastillas tras oírla discutir con su hermana Dominique. Cuando Phil regresa al apartamento y se acerca a dárselas, Danielle –¿o es Dominique?– le asesina acuchillándole repetidamente. La escena es observada por una vecina... Cine de un primerizo Brian De Palma que ya empezaba a dar muestras de su poderío con la cámara. Aunque ha quedado algo antigua y efectista, con encuadres muy pensados, fragmentación de pantalla, uso principal de la música, etc., se muestra muy hitchcokiano en la atmósfera que reina en el film. Además de la temática, que retrotrae a Psicosis, especialmente toma del maestro dos escenas de cuchilladas que recuerdan en su concepción a las que sufría Janet Leigh. Por cierto, que la angustiosa música también es del gran Bernard Herrmann.

5/10
Beeman el magnífico

1972 | Get to Know Your Rabbit

Una curiosa y rara película de Brian De Palma, con secundarios de lujo como Katharine Ross y Orson Welles. Sigue a un aprendiz de mago, que recibe clases de un maestro y su conejo. Le saldrá un admirador en un local de striptease. El guión logró una nominación a los premios del Sindicato de Guionistas.

4/10
Hola, mamá

1970 | Hi, Mom!

John Rubin es un veterano del Vietnam que de regreso a Nueva York alquila un apartamento. Instalado en su nuevo hogar, decide grabar una película sobre sus vecinos y la gente que pasa por la calle. Su interés por el cine llega a convertirse en obsesión, lo que le acabará provocando más de un problema. Tercera colaboración de Robert De Niro con el gran Brian De Palma. Se trata de uno de los primeros títulos del cineasta, quien en sus trabajos iniciales contó con De Niro por partida triple; es cierto que no colaboró en tantas de sus películas como William Finley, pero sí se puede decir que el protagonista de Taxi Driver compartió con De Palma sus primeros pasos en el cine. Resulta curioso el género de la película -una comedia-, pues la filmografía posterior del cineasta no se ha caracterizado por el sentido del humor.

5/10
The Wedding Party

1969 | The Wedding Party

Charlie llega a la isla donde vive su prometida con antelación al día de la boda. Pronto descubrirá que la realidad es muy diferente a lo que había pensado. Conoce a una multitud de nuevos parientes y debe enfrentarse a responsabilidades que no había previsto. Tras una conversación con el padre de la novia, se replantea el matrimonio, pero los preparativos siguen adelante. Debut en la realización de Brian DePalma (Carrie, Los intocables de Elliot Ness, Misión imposible), que además ejerce la labor de productor y guionista. Cuenta con una excelente actuación de Robert De Niro, en uno de sus primeros papeles.

4/10
Greetings

1968 | Greetings

Tres neoyorquinos intentan librarse por todos los medios de la guerra del Vietnam en los años 60. Uno tiene la idea de hacerse pasar por pacifista, pero el plan le sale mal y termina siendo destinado a primera línea de fuego. Brian de Palma (Carrie, Los intocables de Elliot Ness, Misión imposible) es el director, co-guionista y montador de esta espléndida comedia, que satiriza la sociedad norteamericana de la época. Contiene uno de los primeros trabajos de Robert De Niro, que realiza un sensacional papel protagonista.

4/10
Passion, de Brian De Palma

2012 | Passion

Christine e Isabelle trabajan en una agencia de publicidad. Christine es jefa de Isabelle, pero hacen un buen equipo y parecen llevarse fenomenal, al menos externamente. Las cosas empiezan a ponerse tensas cuando Christine se apunta un trabajo de Isabelle ante sus superiores. Será el comienzo de un tira y afloja con inquietantes consecuencias. El director Brian De Palma vuelve a jugar a lo que mejor sabe: contar historias sinuosas, con ingredientes morbosos y criminales. En este caso actualiza una película de Alain Corneau (Crime d'amor), que fue protagonizada dos años antes por Ludivine Sagnier y Kristin Scott Thomas. La atmósfera insana, llena de personajes envidiosos, falsos y viciosos, recuerda también al cine criminal de Claude Chabrol, aunque el sello de De Palma está sobre todo en los últimos diez minutos, donde la intriga es perfectamente hitchcockiana y se alardea de juegos formales tan propios del director. Los actrices Rachel McAdams y Noomi Rapace están bien, pero sus papeles son demasiado superficiales de modo que el interés va decayendo y el resultado final es efectista.

4/10
Redacted

2007 | Redacted

A la “nueva ola” de películas sobre la guerra de Irak se suma Brian De Palma con un título rodado con cámaras digitales de alta definición, y escrito y dirigido por él, que se basa en un caso real de violación de una adolescente local por soldados estadounidenses; una idea que no es nueva en el cineasta, quien ya abordó una trama semejante en Corazones de hierro, situada en la guerra de Vietnam. Lo que varía, y de modo sustancial, es el modo de contar la historia al estilo documental. Pues toda la trama la componen imágenes tomadas por distintas cámaras: la del soldado Salazar, aspirante a cineasta; las de unos reporteros franceses; las cámaras de seguridad de la base estadounidense; las cámaras de los terroristas, que graban sus brutales acciones violentas; videoconferencias; videoclips colgados en internet; el vídeo grabado por un amigo cuando uno de los soldados vuelve a casa… De Palma arroja así una idea sugerente: que vivimos en una era audiovisual sin precedentes, donde multitud de hechos son susceptibles de ser grabados por multitud de cámaras, de modo que si existiera un montador capaz de reunir y editar ese material, podría ofrecer historias como la que cuenta esta película. Dicho lo anterior, De Palma nunca oculta su posición rabiosamente contraria a la intervención de su país en Irak. De modo que con inteligencia, pero con parcialidad, cuenta una historia terrible y violenta, donde se llevan la palma dos soldados, auténticos cafres, que sólo piensan, tras una primera incursión, en el modo de violar una jovencita iraquí. Quizá este par de personajes sería tan cafre en Irak como en Arkansas, por poner un poner, pero el caso es que están en Irak, con lo cual el cineasta puede acusar a la administración Bush, al menos, de exportar fuera de su país a semejante chusma. El resto de compañeros son humanos, aunque no falta ese morbo, clásico “voyeurismo” De Palma, del soldado que lo filma todo sin intervenir ante una acción injusta, y en general una “parálisis” colectiva que lleva a “cerrar los ojos” e  inhibirse, aunque la “procesión” del remordimiento en varios casos va por dentro. Quizá entre los americanos -sometidos a una fuerte presión psicológica, se nos dice con honradez-, sólo se salva en honestidad el duro sargento, militar de carrera cuya principal preocupación es que sus chicos vuelvan a casa sanos y salvos. Cuando De Palma se muestra más desequilibrado es a la hora de hablar de los terroristas. Aunque muestra sus acciones terribles, atentados y una decapitación, están insertadas en un contexto de insurgencia que, si no justifica, sí al menos excusa el mencionado salvajismo. La idea que parece querer transmitir el director es que Estados Unidos no pinta nada en Irak, por lo que se pueden entender las acciones del rival encaminadas a expulsarles de allí. Aunque el film parece presentarse como si hubiera sorteado mil obstáculos para ver la luz, por la oposición gubernamental, el hecho es que ahí está para quien quiera verlo, lo que dice mucho acerca de la libertad de expresión en EE.UU.

6/10
Femme Fatale

2002 | Femme Fatale

Mientras se celebra el festival de cine de Cannes, una ladrona (Rebecca Romijn) roba un valioso collar de diamantes para a continuación traicionar a sus socios. Poco después asume la identidad de una mujer suicida, y se fabrica una nueva vida como esposa del embajador de EE.UU. en Francia. Hasta que un fotógrafo (Antonio Banderas) capta la instantánea de una mujer que ha eludido siempre las cámaras: los socios antaño burlados la reconocerán. Brian De Palma, un cineasta hábil visualmente, juega a ser David Lynch, aunque sin olvidar a su referencia por antonomasia, Alfred Hitchcock: la doble personalidad de una mujer remite inevitablemente a De entre los muertos (Vértigo). Así, pergeña un morboso thriller de alto contenido erótico y giros extraños, que abre el argumento a la posibilidad de cómo podrían haber discurrido las cosas si cierto acontecimiento no se hubiera producido.

4/10
Snake Eyes (Ojos de serpiente)

1998 | Snake Eyes

Casino de Atlantic City. En su interior se celebra uno de los combates de boxeo más esperados del año. Tanta expectación levanta que el mismísimo Secretario de Estado de EE.UU. acude a verlo. Pese a las medidas de seguridad, ni el comandante Dunne ni el detective del casino Rick pueden evitar que unos desaprensivos asesinen al político en pleno combate. Tras el pánico inicial se pone en marcha la investigación con cierto caos, tratando de retener al público asistente. Acción, intriga y dos actores de indudable fuste: el asiduo al cine de acción Nicolas Cage, y el intérprete de carácter Gary Sinise. Mueve la cámara con auténtico virtuosismo Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness). ¡Atentos a los primeros 15 minutos del film, en que la cámara se mueve como una loca, sin un solo corte, metiéndose por todos los rincones del recinto, hasta llegar a un ring con más de 10.000 espectadores! ¡Alucinante! Luego la trama discurre por cauces más trillados, pero no faltan las sorpresas en este interesante y brillante ejercicio de estilo.

6/10
En nombre de Caín

1992 | Raising Cain

Carter Nix (John Lithgow), es un reputado sociólogo que realiza un experimento pedagógico con su hija, a la que sobreprotege, lo que le aleja de su esposa. Un día comienza a tener visiones, aunque no sabe si su padre es real o su hermano gemelo, que le pide usurpar su personalidad por unas horas. El excelente realizador Brian De Palma condensó en esta cinta todos los elementos de su reconocido maestro, Alfred Hitchcock, para conseguir otro de sus entretenidísimos filmes de intriga al estilo de Vestida para matar, Doble cuerpo o Impacto. Desconcertó a los espectadores, por lo que no tuvo éxito, pero el resultado merece la pena. Resulta destacable el trabajo como protagonista del eterno secundario John Lithgow (Ricochet).

4/10
Doble cuerpo

1984 | Body Double

Un actorcillo de tres al cuarto entra en barrena cuando descubre que su mujer le engaña. Un conocido le ofrece entonces cuidar de un lujoso piso, desde donde le sugiere hacer de voyeur, disfrutando de una chica que todas las noches hace un numerito erótico frente a su ventana en la casa de enfrente. Obsesionado con ella, el protagonista caerá en la cuenta de que la joven es perseguida por un siniestro tipo de facciones indias, y decidirá protegerla. Thriller decepcionante y efectista, con una intriga muy del estilo de Brian De Palma, en cuanto al elemento visual y el gusto por la intriga a lo Hitchcock, también con ciertos elementos de humor. Asimismo es marca de la casa su tendencia al morbo sexual, con escenas explícitas. El actor protagonista es un completo desconocido, no así Melanie Griffith en un papel de actriz porno bastante subido de tono.

4/10
Impacto

1981 | Blow Out

Un técnico especialista en sonidos para películas de terror se verá envuelto en una trama misteriosa que esconde una conspiración de las altas esferas del gobierno. Típico producto ochentero eficaz y a la vez efectistamente dirigido por Brian de Palma, que saca pura esencia de un joven John Travolta. Impacto ofrece intriga y atmósfera malsana, en la línea de otros éxitos del director, como Vestida para matar, rodado un año antes.

4/10
Vestida para matar (1980)

1980 | Dressed to Kill

Thriller con altas dosis de violencia y erotismo, que causó un fuerte impacto en la época de su estreno. Dirige y escribe Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness), quien logra momentos de gran tensión y, sobre todo, mantiene el interés a lo largo de toda la cinta. Cuenta para ello con los enormes trabajos de Michael Caine y Angie Dickinson. El actor inglés interpreta al Dr. Elliott, un médico psiquiatra de Manhattan que ve cómo su vida se pone patas arriba cuando un asesino está usando uno de sus bisturís para cometer sus crímenes. Obsesionado con la situación y decidido a descubrir el misterio, el doctor se irá adentrando en un terreno peligroso y pesadillesco en el que saldrán a relucir peligrosas obsesiones y perversiones.

6/10
Una familia de locos

1980 | Home Movies

Un maestro tiene delirios de grandeza y pretende inmortalizarse en una película junto a su alumno favorito. Kirk Douglas cumple a las órdenes de un informal Brian De Palma en esta singular y divertida comedia.

4/10
Fascinación

1976 | Obsession

Un importante hombre de negocios ha perdido a su querida familia, su mujer y su hija debido a un secuestro. Muchos años después, mientras viaja por Italia, conoce a una mujer idéntica a su esposa fallecida, e intenta entablar una relación con ella. El realizador Brian de Palma siempre había manifestado su admiracion por Alfred Hitchcock, el maestro del suspense. En esta ocasión, hizo una versión libre de una de las mejores películas del realizador británico, De entre los muertos (Vértigo). El guión está co-escrito por uno de los mejores guionistas americanos y, posteriormente, también realizador, Paul Schrader. La fascinante banda sonora es del compositor habitual de Hitchcock, Bernard Herrmann.

4/10
El fantasma del paraíso

1974 | Phantom of the Paradise

Winslow Leach es un compositor que está viendo como su obra se la apropia Swan, un empresario que pronto abrirá un local de rock llamado 'El Paraíso'. En un accidente, Leach queda desfigurado y jura venganza contra Swan al cual quiere hundir el negocio. Para ello se esconde entre las bambalinas del escenario como si fuera un fantasma. Film de terror dirigido por Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness) que se asemejaba al clásico 'El fantasma de la ópera'. El director introduce elementos paródicos y critica a una industria musical que busca el triunfo y el enriquecimiento económico aunque sea a costa de otros más débiles. De Palma utiliza una estética setentera muy pop y unos personajes histriónicos y violentos, incluso las canciones introducen una letra reveladora y simbólica dirigida a una masa boba que es el público.

5/10
Hermanas

1973 | Sisters

Durante la grabación de un concurso televisivo, Phil (Lisle Wilson) conoce a la dulce Danielle (Margot Kidder). Tras salir a cenar, marchan a casa de ella y pasan la noche juntos. Al despertar, Danielle tiene un gran dolor de cabeza y él marcha a comprarle unas pastillas tras oírla discutir con su hermana Dominique. Cuando Phil regresa al apartamento y se acerca a dárselas, Danielle –¿o es Dominique?– le asesina acuchillándole repetidamente. La escena es observada por una vecina... Cine de un primerizo Brian De Palma que ya empezaba a dar muestras de su poderío con la cámara. Aunque ha quedado algo antigua y efectista, con encuadres muy pensados, fragmentación de pantalla, uso principal de la música, etc., se muestra muy hitchcokiano en la atmósfera que reina en el film. Además de la temática, que retrotrae a Psicosis, especialmente toma del maestro dos escenas de cuchilladas que recuerdan en su concepción a las que sufría Janet Leigh. Por cierto, que la angustiosa música también es del gran Bernard Herrmann.

5/10
Hola, mamá

1970 | Hi, Mom!

John Rubin es un veterano del Vietnam que de regreso a Nueva York alquila un apartamento. Instalado en su nuevo hogar, decide grabar una película sobre sus vecinos y la gente que pasa por la calle. Su interés por el cine llega a convertirse en obsesión, lo que le acabará provocando más de un problema. Tercera colaboración de Robert De Niro con el gran Brian De Palma. Se trata de uno de los primeros títulos del cineasta, quien en sus trabajos iniciales contó con De Niro por partida triple; es cierto que no colaboró en tantas de sus películas como William Finley, pero sí se puede decir que el protagonista de Taxi Driver compartió con De Palma sus primeros pasos en el cine. Resulta curioso el género de la película -una comedia-, pues la filmografía posterior del cineasta no se ha caracterizado por el sentido del humor.

5/10
Greetings

1968 | Greetings

Tres neoyorquinos intentan librarse por todos los medios de la guerra del Vietnam en los años 60. Uno tiene la idea de hacerse pasar por pacifista, pero el plan le sale mal y termina siendo destinado a primera línea de fuego. Brian de Palma (Carrie, Los intocables de Elliot Ness, Misión imposible) es el director, co-guionista y montador de esta espléndida comedia, que satiriza la sociedad norteamericana de la época. Contiene uno de los primeros trabajos de Robert De Niro, que realiza un sensacional papel protagonista.

4/10
Doble cuerpo

1984 | Body Double

Un actorcillo de tres al cuarto entra en barrena cuando descubre que su mujer le engaña. Un conocido le ofrece entonces cuidar de un lujoso piso, desde donde le sugiere hacer de voyeur, disfrutando de una chica que todas las noches hace un numerito erótico frente a su ventana en la casa de enfrente. Obsesionado con ella, el protagonista caerá en la cuenta de que la joven es perseguida por un siniestro tipo de facciones indias, y decidirá protegerla. Thriller decepcionante y efectista, con una intriga muy del estilo de Brian De Palma, en cuanto al elemento visual y el gusto por la intriga a lo Hitchcock, también con ciertos elementos de humor. Asimismo es marca de la casa su tendencia al morbo sexual, con escenas explícitas. El actor protagonista es un completo desconocido, no así Melanie Griffith en un papel de actriz porno bastante subido de tono.

4/10
Hola, mamá

1970 | Hi, Mom!

John Rubin es un veterano del Vietnam que de regreso a Nueva York alquila un apartamento. Instalado en su nuevo hogar, decide grabar una película sobre sus vecinos y la gente que pasa por la calle. Su interés por el cine llega a convertirse en obsesión, lo que le acabará provocando más de un problema. Tercera colaboración de Robert De Niro con el gran Brian De Palma. Se trata de uno de los primeros títulos del cineasta, quien en sus trabajos iniciales contó con De Niro por partida triple; es cierto que no colaboró en tantas de sus películas como William Finley, pero sí se puede decir que el protagonista de Taxi Driver compartió con De Palma sus primeros pasos en el cine. Resulta curioso el género de la película -una comedia-, pues la filmografía posterior del cineasta no se ha caracterizado por el sentido del humor.

5/10

Últimos tráilers y vídeos