IMG-LOGO

Biografía

Luc Besson

Luc Besson

61 años

Luc Besson

Nació el 18 de Marzo de 1959 en París, Francia

Cineasta ‘du look’

18 Agosto 2011

Logró la hazaña de competir con los grandes éxitos del cine de Hollywood con dinámicas producciones europeas. Luc Besson tiene en su haber algún título significativo, aunque en los últimos tiempos parece un tanto estancado.

Luc Besson nació en la capital francesa, el 18 de marzo de 1959. Sus padres, monitores de submarinismo, trabajaron mucho tiempo en Yugoslavia y Grecia, donde Besson pasó su infancia. Seducido por las profundidades marítimas, estaba decidido a convertirse en biólogo marino. Pero tras un grave accidente de buceo, a los 17 años, se arrepintió y decidió dedicarse al cine.

“Le dije a mi madre que iba a hacer películas, que dejaba la escuela y que me iba. Y lo hice. Poco después, hice un corto que era muy, muy malo. Estaba más preocupado por demostrar que podía hacer uno que por la calidad del mismo”, comenta Besson. Tras ejercer como asistente de dirección en un par de títulos, fundó su propia compañía, Les Films du Loup –más tarde Les Films du Dauphin–, y dirigió su primer corto de importancia, L’avant Dernier, donde contaba con Jean Reno, que se convertiría en su actor fetiche, y con el músico Eric Serra, que sería su compositor habitual. Repitió con ambos en su primer largometraje, Kamikaze 1999: El último combate, mezcla de intriga y ciencia ficción apocalíptica, donde ya estaban presentes sus señas de identidad: una estética elaborada, y un montaje trepidante al estilo de Hollywood.

Besson obtuvo un enorme éxito con Subway, un thriller sobre dos personajes que se ocultan en el metro. Tras sus primeras obras se le considera uno de los máximos representantes del denominado Cinéma du Look, que engloba a los creadores galos surgidos a principios de los 80 (Jean-Jacques Beineix, Leos Carax), influidos por el cómic y los videoclips, y fascinados por las imágenes estilizadas y pictóricas, para ellos más importantes que los argumentos.

Pronto, Besson se consagró a nivel internacional con el redondo film El gran azul, donde reflejó su fascinación por la vida submarina, y los conocimientos adquiridos a través de sus padres. Seguía los pasos de Jacques Mayol, convertido en campeón de buceo sin tubos de oxígeno, más interesado por el mar, y por un delfín, que por la chica de la que en teoría se ha enamorado. Unos años después, Besson retomaría el fondo abisal con el documental Atlantis, un fenómeno en Francia que pasó desapercibida para el resto del mundo.

Luc Besson se casó en 1986 con la actriz Anne Parillaud, con la que tuvo una hija. La propia Parillaud fue la protagonista del thriller a la americana Nikita (1990), dinámica revisión de Pigmalión, con una delincuente reconvertida en sofisticada espía, que arrasó en las carteleras. Su éxito propició una desmejorada versión americana, La asesina, con Bridget Fonda. Y el papel de “limpiador”, interpretado por Jean Reno (Harvey Keitel en la versión estadounidense) le encantó a Tarantino, que se lo apropió para su Pulp Fiction.

Uno de sus filmes más reconocidos es otro thriller en la misma línea, El profesional (León), con un recital interpretativo de Jean Reno, como solitario asesino a sueldo que protege a una niña. Esta última estaba interpretada por una jovencísima Natalie Portman, que a sus 11 años debutaba en el largometraje tras ser escogida entre miles de aspirantes.

Divorciado de Parillaud, Besson se unió a la modelo Maïwenn Le Besco, con quien tuvo una segunda hija, y más tarde con la actriz Milla Jovovich, presente en la cinta de ciencia ficción El quinto elemento y en Juana de Arco (1999), deslucida versión de la vida del personaje histórico. También se divorció de Jovovich, para unirse a Virginie Silla, productora, que le dio otras tres niñas.

Con la llegada del nuevo milenio, Besson parece haber perdido por completo las ganas de rodar. Llegó a anunciar incluso su retirada como realizador, a pesar de que nunca ha llegado a abandonar esta tarea del todo. “Estoy cansado. Es bastante duro reinventarme con cada película. Me da mucho miedo repetirme. Pero me voy haciendo mayor y ya no me queda energía. Ha llegado el momento de ayudar a otros, pero cederles el testigo. Estoy orgulloso de mis películas, pero ya no tengo necesidad de expresarme más, que lo hagan los demás”, llegó a comentarme en una entrevista.

Sin duda ha resultado determinante en este cambio de actitud el inusitado éxito de Taxi Express, donde se limitó a ejercer de guionista (con un libreto muy pobre) y productor, cediéndole el honor de dirigir y enfrentarse al día a día del rodaje a su protegido Gérard Pirès. Besson vio el cielo abierto ante la posibilidad de recaudar astronómicas cifras de taquilla sin apenas pasarse por el set, y se lanzó a una frenética carrera como productor, que comprende un centenar de títulos, casi todos rodados en la primera década del siglo XXI. Ha sacado adelante films como El beso del dragón, Wasabi, Transporter y sus secuelas, etc., y por supuesto explotó la saga que dio lugar a esta fiebre en Taxi 2 y Taxi 3. Aunque a nivel artístico la mayoría dejan bastante que desear, se trata de productos muy rentables en los que predominan la acción, las persecuciones y el montaje ‘videoclipero’.

Ha vuelto a ejercer como realizador con Arthur y los Minimoys y sus dos secuelas, que adaptan una saga de novelas infantiles. La mayor parte del metraje está compuesto de animaciones por ordenador que no precisan de rodaje convencional. También llevó al cine Adèle y el misterio de la momia, basada en un cómic de Jacques Tardi, de quien se declara ferviente seguidor. En cualquier caso, son filmes muy inferiores a los de su primera época.

Quizás no está todo perdido. Podría recuperar el pulso con The Lady, recreación de la historia de amor entre una activista pro democracia birmana y un escritor. Tiene como protagonistas a David Thewlis y Michelle Yeoh.

Filmografía
Anna

2019 | Anna

Luc Besson se lanza a reverdecer los laureles de su exitosa trama de espionaje de finales de los 80 en Nikita, y nos cuenta las andanzas de otra agente letal como aquella, Anna, reclutada por el KGB en una situación en que la alternativa para ella era morir o trabajar para la agencia. El cineasta, director y autor del guión, orquesta una trama con numerosos flash-backs, idas y venidas en el tiempo, que durante bastante tiempo pueden mantener al espectador despistado. La idea es jugar con la sorpresa, y romper el saque todo el tiempo. Que tal mecanismo narrativo esté bien engrasado es otra cuestión, discutible. Porque de entrada Anna es una chica que vende muñecas rusas en un mercadillo de Moscú, y que es fichada por un tipo siempre a la búsqueda de bellezas despampanantes, que puedan convertirse en modelos de modistos para reportajes en las revistas de papel couché. De modo que Anna deja Rusia y descubre la vida lujosa de París, donde tiene una amante, lo que no impide que flirtee con un poderoso magnate compatriota, socio en la agencia de modelos. Pronto descubriremos que todo forma parte de la misión que le ha encomendado el KGB con sus enlaces Alex y Olga, mientras la CIA, con su oficial Lenny, anda algo mosqueada con la modelo del pelo teñido en rubio platino. Aunque el film es medianamente entretenido, le perjudica que no acaba de dar bien con su tono dentro del esquema de espías de la guerra fría, a veces parece que quiere jugar al realismo de producciones recientes como Gorrión rojo o la serie The Americans, y en otros momentos la acción no está muy lejos de las películas de James Bond, singularmente cuando Anna realiza una acción letal en los cuarteles generales de la KGB e inicia una fuga sin demasiadas sutilezas. Hasta el clímax del parque, que genera expectativas –¿cómo resolverá el director este lío?, se pregunta el espectador–, y acaba dejando cierto sabor a decepción. Besson recurre a la acción que tanto le gusta, evitando que la violencia sea muy gráfica, igual que ocurre con el tono sensual que domina el mundo de la moda y las alcobas de la protagonista. El film supone el primer papel protagonista de la rusa Sasha Luss, que tuvo un rol menor para Besson en Valerian y la ciudad de los mil planetas. Aguanta el tipo al estilo de otras heroínas de francés, como la ucraniana Milla Jovovich. Entre los secundarios parece pasárselo en grande Helen Mirren, con un papel menor.

5/10
Valerian y la ciudad de los mil planetas

2017 | Valérian and the City of a Thousand Planets

Siglo XXVIII. La Humanidad vive en paz con el resto de razas de otros planetas. Valerian, agente del servicio espacio-temporal encargado de velar por el orden en el universo, trata de que su compañera, Laureline, acepte su proposición de matrimonio. Su superior, el comandante Arün Filitt, les envía a recuperar un sofisticado conversor en Alpha, una gigantesca estación espacial donde a lo largo de los años han convivido todas las especies conocidas. Pero se han instalado en su interior unos seres de un planeta extinto que provocan extraños incidentes. Luc Besson, director de El quinto elemento y Lucy, reincide en la ciencia ficción con una adaptación de “Valérian, agent spatio-temporel”, una de las cumbres del cómic franco-belga. La serie apareció en 1967 cuando apenas existían otras del género, que en cine estaba relegado a la serie B. Creada por el guionista Pierre Christin y el dibujante Jean-Claude Mézières para la revista “Pilote”, entre otras cosas está considerada una de las fuentes de inspiración para La guerra de las galaxias. Al cineasta galo parecen importarle sobre todo los efectos visuales, con  una lujosa recreación de mundos galácticos que justifica que se haya rodado en 3D. En este sentido, parece que la producción mira hacia Avatar, aunque quiere ser tan novedosa a nivel estético que a veces resulta estrafalaria, en la línea de las olvidables Flash Gordon y Barbarella. Por contra, Besson no ha mimado tanto su guión, escrito en solitario, que apenas esboza conflictos de entidad, que puedan interesar al público, y por momentos resulta confuso. Para terminar de arruinar la función, sus torpes intentos de comedia no acaban de funcionar. Los protagonistas decepcionarán a los seguidores de las viñetas, pues Dane Dehaan, adolescente castaño, recuerda tanto a Valerian como la modelo modosita de pelo rubio Cara Delevingne a la pelirroja con personalidad Laureline. Pese a todo, sus diálogos tipo Han-Leia, algo tópicos, son los únicos que funcionan en toda la película, pues se desperdician progresivamente los talentos de Clive Owen, Ethan Hawke o Rutger Hauer, en apariciones breves o con personajes insulsos. Se salva, a pesar de que apenas tiene cancha, la cantante Rihanna, en un divertido número musical que eleva por momentos el interés del film.

4/10
Renegados

2017 | Renegades

Un equipo de los Navy Seals es el encargado de realizar una serie de peligrosas  operaciones encubiertas durante la Guerra de Bosnia. En el curso de sus actividades descubren que el fondo de un lago esconde un enorme tesoro de lingotes de oro procedente del expoliio nazi de París en la Segunda Guerra Mundial. Aun a costa de sus vidas decidirán recuperar el botín. Intensa y entretenida película coescrita y coproducida por el mismísimo Luc Besson, que mezcla con equilibrio el género bélico y el de aventuras llenas de acción. Cuenta para ello con un reparto experto en estas lides, con Sullivan Stapleton (Blindspot) al frente, pero sin olvidar otros rostros conocidos como el del oscarizado J.K. Simmons o el de Sylvia Hoeks (Blade Runner 2049).

5/10
El portal del guerrero

2016 | Warrior's Gate

Jack Bronson, un joven americano, es mágicamente transportado a la antigua China, donde tendrá que aprender a convertir sus habilidades con los videojuegos en las de un guerrero de Kung Fu, para rescatar a la bella princesa de las garras de un malvado rey bárbaro.

V3nganza

2015 | Tak3n

Tercera entrega de la saga producida y coescrita por el francés Luc Besson, que se diría la variante gala de La jungla de cristal, acción trepidante más problemática familiar, de nuevo acompañan al protagonista, en antiguo agente secreto Bryan Mills, su ex mujer Lenore y su hija Kim. Ésta ya tiene un noviete formal, y está embarazada, aunque la cosa no entraba en sus planes y no se atreve a decirlo a nadie. Mientras Lenore no acaba de estar contenta con su actual matrimonio y tal vez podría reconciliarse con Bryan. El caso es que unos tipos se cargan a una persona muy querida para Bryan –no diremos quién, por aquello de mantener la sorpresa, aunque tampoco es que importe muchísimo–, y trata de colgarle "el mochuelo" a él, por lo que se convierte en un fugitivo de la justicia, perseguido por un inteligente policía, Franck, aunque no tanto como su presa. La fórmula está ahí, y aunque se intentan variantes como la de no orquestar la trama en torno a un secuestro y trabajar sobre la idea de 'falso culpable', o jugar el partido en casa por así decir –ya no transcurre la acción en París o Estambul, sino en Los Ángeles–, la cosa es más de lo mismo, muchas peleas coreografiadas por Olivier Megaton, que ya dirigió la segunda entrega, un mínimo de intriga, muchos coches volando por los aires, y el clímax en la pista de despegue de un aeropuerto, una fantasmada pero que tiene su punto. Liam Neeson confirma que a los sesenta años puede hacer de héroe de acción, aunque su personaje es bastante básico no está tan amortizado como los clásicos actores del género, Bruce Willis, Sylvester Stallone y compañía deben conformarse con reunirse con los demás amiguetes en pelis como Los mercenarios. Resultan buenos fichajes Forest Whitaker y Dougray Scott, mientras que Famke Janssen y Maggie Grace deben conformarse con hacer lo que pueden con sus personajes.

4/10
3 días para matar

2014 | Three Days to Kill

El galo Luc Besson (acreditado como productor en un centenar de títulos desde que se iniciara el siglo XXI, ahí es nada) continúa apadrinando a buen ritmo los proyectos de su compañía EuropaCorp, tanto es así que 3 días para matar se estrena en las carteleras españolas dos semanas después de Brick Mansions (La fortaleza), su film anterior. De nuevo se trata de un thriller de acción pensado para el mercado internacional. 3 días para matar tiene como protagonista a Ethan Runner, uno de los mejores agentes de la CIA, capaz de salvar al mundo una y otra vez de las amenazas más inverosímiles sin despeinarse, que sin embargo es un desastre a la hora de conciliar esas tareas con su vida familiar. Después de que le diagnostiquen una enfermedad mortal, se traslada a París para reconectar con su esposa y su hija, pero allí se ve obligado a verse las caras con un peligroso terrorista. Besson, también coautor del guión, parece haberlo cortado por el mismo patrón que el de Malavita, que precisamente firmó como realizador mientras se preparaba 3 días para matar. También se repite aquí la mezcla de acción y comedia, los intentos por llevar una vida normal a pesar de los tiroteos, y la figura de americanos en Francia, lo que permite rodar con estrellas de Hollywood en casa. Esta vez, el galo ha reclutado como director a McG, más contenido a nivel visual que en las dos entregas de Los ángeles de Charlie, donde jugaban en su contra las ganas de llamar la atención con un montaje videoclipero. Aquí se limita a seguir con profesionalidad las indicaciones que le debe haber dado su jefe, lo que resulta mucho más efectivo. A pesar de algún apunte sobre la importancia de la familia, el film hace gala de la ligereza habitual de Besson, autor de la máxima "el cine no salva vidas, pero sirve como aspirina haciendo la vida más fácil durante dos horas". Quizás sus 117 minutos de metraje se hacen excesivos, pues abusa de la fórmula "protagonista se enfrenta a alguien muy peligroso, pero suena el teléfono y tiene que atender rápidamente a su hija". Pero en general 3 días para matar cumple su objetivo, e incluso se eleva mínimamente sobre el nivel de otras producciones 'bessonianas' gracias al reparto. Kevin Costner está bien elegido como un James Bond enfrentado a su vida privada, y hace una buena pareja con Hailee Steinfeld, joven revelación de Valor de ley (True Grit), en el rol de su hija. Se lucen también Amber Heard, como mata-hari explosiva, y la veterana Connie Nielsen, muy creíble como abnegada mujer que ya no se cree las buenas intenciones del protagonista.

5/10
Brick Mansions (La fortaleza)

2014 | Brick Mansions

Detroit, en un futuro cercano. El barrio de Brick Mansions reúne a lo peor de la delincuencia y las drogas, de modo que las autoridades han levantado muros para aislarlo del resto de la ciudad. Damien, policía, se infiltrará en el peligroso ghetto con la idea fija de acabar con Tremaine, el capo de la droga del lugar, asesino de su padre. Tendrá como socio a un tipo peculiar, Lino, delincuente de increíble destreza física al que no le gustan precisamente los policías, pero que, sin embargo, conoce como nadie Brick Mansions y comparte enemigo común con Damien. Habitual montador de Luc Besson en películas como Colombiana o MS1: Máxima seguridad, el francés Camille Delamarre debuta como director en este adrenalítico film de acción delirante, remake norteamericano de Distrito 13, escrito por Besson junto a Bibi Naceri. La película es típica del guionista, director y productor parisino: un no parar de acción, ritmo trepidante y efectistas movimientos de cámara, recreándose cuando conviene con ralentizaciones, angulaciones, zooms, etc. Visualmente poderosa es también una película bastante plana en cuanto a la historia que nos narra, aunque resulte entretenida gracias a cierta la sorna continua, la química entre los personajes y a que apenas se puede pensar entre tanta lucha, golpe, salto, patada, pirueta mortal, etc. Llama la atención especialmente la primera y larga secuencia, rodada con gran virtuosismo, en donde vemos a un tipo capaz de aprovechar de modo alucinante el entorno urbano –ventanas, paredes, muros, escaleras– para salir victorioso de una persecución brutal en medio de un bloque de edificios que parece una cochambrosa jungla de piedra. Este modo de moverse, una especie de deporte llamado “parkour”, similar al que vimos también en Yamakasi, es verdaderamente asombroso y el actor David Belle demuestra ser un excelente acróbata. Además, funciona bien la pareja formada por él y Paul Walker, quien hace unos de sus típicos y solventes trabajos de poli infiltrado que se mueve como un pepe en medio del avispero. La película será recordada precisamente por ser la última que rodó el actor californiano, muerto en accidente de tráfico a los cuarenta años, triste suceso que es emotivamente recordado en los títulos de crédito.

4/10
Lucy

2014 | Lucy

Durante unos años Luc Besson distinguía entre las películas que producía y casi siempre escribía, mucho más rutinarias, al estilo El beso del dragón o Transporter, y las que dirigía personalmente, más trabajadas, especialmente títulos como El gran azul y El profesional (León). Pero últimamente, resulta difícil distinguir unas de otras. Tras Malavita, el francés ha triunfado en las taquillas más de lo esperado con Lucy, cuyo título bien podría ser un autohomenaje. La Lucy del film es una estudiante veinteañera estadounidense que vive en Taipei, cuyo novio le endosa un maletín que debe llevar a un capo de la droga. Éste la obligará a transportar a Europa una droga sintética que con una operación clínica le introducen en el estómago. Pero tras recibir un golpe, la bolsa que contiene el producto se rompe, y el organismo de Lucy absorbe una enorme cantidad, lo que sorprendentemente incrementa su capacidad mental hasta lo sobrehumano. En sus declaraciones, Besson señala sin ningún pudor que se ha inspirado en Origen y 2001: una odisea del espacio. Sin embargo, Lucy se parece mucho más a un cómic de poco calado, y en concreto bebe de los mangas japoneses de mutantes, estilo Akira. Salvo en una escena, posiblemente la mejor del film, en la que la protagonista telefonea a su madre, apenas se detiene en los personajes y se centra en la acción. Por desgracia, esta última no sorprende demasiado, pues está elaborada con efectos especiales muy rutinarios, y además apenas genera tensión, pues la protagonista acaba siendo una superheroína similar a las de Marvel y DC, excesivamente poderosa, con la que nadie puede. Scarlett Johansson en el rol principal y Morgan Freeman, apropiado como científico experto en capacidad cerebral, salen del paso con cierta dignidad, a pesar de sus planos personajes. Algunos momentos de Lucy resultan surrealistas. El peor, un homenaje bastante ridículo a los homínidos del citado film de Stanley Kubrick. Sin ser redonda, le sacaba más tajada a una idea más o menos similar Sin límites, donde Bradley Cooper también ve multiplicado su potencial mental.

4/10
Malavita

2013 | Malavita

Más de uno se preguntará qué ha sido del Luc Besson realizador, pues desde la fallida Juana de Arco (1999), poco se sabe de él, pese a que ha rodado las inéditas en España Angel-A y The Lady, y la trilogía iniciada con Arthur y los Minimoys, destinada al público infantil. Continúa, eso sí, prodigándose como productor con películas por lo general excesivamente ligeras, como Colombiana, Transporter, Bandida, casi siempre prescindibles, a excepción de Venganza, y poco más. En Malavita, el realizador galo vuelve a ser el que era cuando dirigió León, el profesional, donde mezclaba bastante bien el thriller con la comedia. Giovanni Manzoni, capo de la mafia que ha testificado contra los suyos, se ha acogido con su esposa y sus dos hijos al programa de protección de testigos, por lo que el clan acaba con identidades falsas en un pueblecito de Normandía Lleva a la pantalla una novela de Tonino Benacquista. El propio Besson ha escrito el guión, asistido por Michael Caleo, no por casualidad autor de algún guión de Los Soprano, con los que este film tiene puntos en común. No en vano, presenta a personajes típicos de la mafia enfrentándose a su manera a situaciones cotidianas, si bien en esta ocasión en clave muy cómica, con momentos hilarantes. Como era de esperar, Besson le saca mucho partido a la contraposición entre la Francia de donde procede, y el mundo de sus personajes, sacados del cine de Hollywood que tanto admira y tan bien imita. Recupera con mucho humor el tema central del cine de mafiosos desde que Howard Hawks rodara Scarface, el terror del hampa, en 1932, la tentación de saltarse a la torera las normas morales para superar los obstáculos, aunque en este caso éstos sean bastante mundanos: el fontanero abusivo, la reunión con vecinos insoportables, el enfrentamiento con los matones del instituto... Aunque a veces resulte excesivo, Robert De Niro sobresale en el reparto de Malavita, demostrando de nuevo que se toma con mucho humor a sí mismo, y a los personajes de gángster en los que en cierta manera se le ha encasillado, como hizo en Una terapia peligrosa. Por su parte, la cada vez más cara de ver Michelle Pfeiffer deja al espectador con ganas de que se pasee más por la pantalla. Tommy Lee Jones realiza un trabajo correcto, pero su personaje apenas tiene presencia. Quizás Malavita resulta a ratos excesivamente irreal y disparatada (véase la reacción de un sacerdote que confiesa a la madre, o cuando esta última vuela con suma facilidad un supermercado). Otros momentos, de tan delirantes, tienen mucha gracia, como cuando el personaje de De Niro acude a una proyección cinematográfica de una película inesperada.

6/10
Venganza: Conexión Estambul

2012 | Taken 2

Aunque el nivel medio de calidad de las películas producidas por el francés Luc Besson deja que desear, entre todas ellas destaca Venganza, de Pierre Morel. Cuatro años después de aquel film llega a las pantallas Venganza: Conexión Estambul, la inevitable secuela. En Venganza: Conexión Estambul, el agente de la CIA retirado Bryan Mills se ha vuelto más sobreprotector si cabe con su hija, desde que fue secuestrada en París, y que ya está en edad de sacarse el carnet de conducir y se ha echado novio. Mientras, la madre ha cortado con su segundo marido, y se atisban posibilidades de reconciliación con Mills. Durante una estancia de los tres en Estambul, son víctimas de las maquinaciones de Murad, padre del cabecilla de los tipos que retuvieron a la adolescente, y que busca venganza porque Mills le mandó al otro barrio. Toma el relevo como realizador Olivier Megaton, otro de los discípulos de Besson, responsable de Colombiana y Transporter 3. Consigue darle dinamismo al film, y compone eficaces secuencias de acción y persecuciones, que le sacan tajada a la capital de Turquía, poco aprovechada por el cine del mainstream. En Venganza: Conexión Estambul, Besson y su también colaborador habitual Robert Mark Kamen vuelven a formar tándem en el libreto, como en la primera parte. Y aunque esta vez todo se ha vuelto un tanto más previsible, y algunos tramos resultan difíciles de creer salvo que el espectador le ponga empeño (atención al método que utiliza Liam Neeson para que le localice su hija), lo cierto es que los guionistas demuestran inteligencia a la hora de abordar temas como la unidad familiar, y la espiral a la que conduce la venganza y el odio. Repiten los actores principales. Liam Neeson se muestra tan convincente como siempre que le dan carrete, en lugar de relegarle a invitado de lujo de superproducciones estilo Battleship, Ira de titanes o El caballero oscuro: La leyenda renace. Encarna a su esposa otra vez Famke Janssen, que prueba que no debería estar casi olvidada. También realiza un buen trabajo como hija nuevamente la prometedora Maggie Grace, en alza tras sus apariciones en Perdidos y Amanecer (Parte 1).

5/10
MS1: Máxima seguridad

2012 | Lockout

El francés Luc Besson sigue produciendo a mansalva cintas de acción, casi siempre de escasa entidad. En esta ocasión avala el debut en el largometraje como realizadores de James Mather y Stephen St. Leger, con los que ha escrito el guión, que se basa en una idea del autor de El profesional (León). La trama de MS1: Máxima Seguridad tiene lugar en un futuro estilo El quinto elemento, donde Snow, detenido por asuntos de espionaje, negocia su libertad a cambio de cumplir una complicada misión. Deberá introducirse en una prisión de máxima seguridad en órbita sobre la Tierra, donde los presos se han amotinado, con el objetivo de liberar a una de sus rehenes. Los captores ignoran por el momento que se trata de la mismísima hija del presidente de Estados Unidos. El espectador que tenga en mente anteriores productos con Besson como productor, tendrá una idea aproximada de lo que va a ver en MS1: Máxima Seguridad, personajes de escasa entidad y predominio de las secuencias de acción, en la línea de Transporter, Wasabi y demás. A pesar de eso y de un guión bastante intrascendente, los directores hacen un trabajo digno, con efectos especiales eficaces. A ratos se diría que tenían en mente rodar Jungla de cristal en el espacio, con Guy Pearce como héroe sarcástico a lo John MacClane, y lo cierto es que el actor cumple, pero sus diálogos están muy por debajo de los del impactante film de John McTiernan, y el personaje tiene mucho menor atractivo que el que interpretó Bruce Willis. La rehén vuelve a ser la competente Maggie Grace, a la que ya secuestraron en Venganza, otra cinta 'bessoniana' superior a ésta, mientras que Peter Stormare (Fargo) da el tipo como villano.

5/10
Transporter: La serie

2012 | Transporter: The Series | Serie TV

La historia se centra en Frank (Chris Vance), un antiguo militar de operaciones especiales que ahora se dedica a transportar mercancias o personas sin importar lo que diga la ley. Basada en las cintas de acción protagonizadas por Jason Statham.

4/10
Colombiana

2011 | Colombiana

Colombia. Cuando es una niña de nueve años, Cataleya es testigo del asesinato de sus padres a manos de un narcotraficante. Conseguirá llegar a Estados Unidos, donde con los años se convertirá con la ayuda de su tío en una experta asesina. Desde entonces, los asesinos de sus padres serán su objetivo. El productor Luc Besson (especializado en productos de trepidación absoluta, como Transporter, Venganza o Desde París con amor) se hace cargo también de la creación y el guión de este movidito film llamado a convertir a la actriz Zoe Saldana en una estrella de acción. Si hasta el momento se había dejado ver con relativa discreción en Star Trek, Ladrones o metamorfoseada en criatura azul en Avatar, ahora se convierte en omnipresente protagonista de un film apabullante con un personaje que se diría primo hermano de los interpretados a menudo por Jason Statham: una especie de Nikita moderna, asesina implacable, letal, todo furia, determinación, inteligencia y exactitud a la hora de dejar cadáveres a su paso. Por supuesto, el director Olivier Megaton (que ya se asoció con Besson en Transporter 3) realza el lado más sexy de la actriz, enfundándola en ropa muy ligerita o vestidos ajustadísimos y sacando partido a su flexibilidad como si se tratara de una contorsionista. Ni que decir tiene que la película resulta hiperprevisible en su fantasioso planteamiento y aunque no intenta descubrir la pólvora (aunque hace mucho uso de ella), resulta entretenida pues se trata sencillamente de una historia de venganza contra los "malos", con mucha acción, con momentos de total inverosimilitud (como el asesinato en la comisaría) o peleas cuerpo a cuerpo donde la velocidad y el montaje de las imágenes llegan al paroxismo en un intento de hacer creíble la escena. En este sentido, la secuencia más lograda acaba siendo la huida de la niña en los inicios del film, cuando se enfrenta por primera vez cara a cara con el malote de la película, que no es otro que el español Jordi Mollà.

5/10
Arthur y la guerra de los mundos

2010 | Arthur et la guerre des deux mondes

Colofón de la trilogía dirigida por Luc Besson, que adapta la serie de libros infantiles de Patrice y Céline Garcia protagonizada por los Minimoys, criaturas diminutas. El realizador francés repite con los mismos colaboradores de las anteriores filmes, como el director de fotografía Thierry Arbogast, etc., y por supuesto con el mismo reparto, encabezado por el joven Freddie Highmore y la veterana Mia Farrow. El argumento enlaza directamente con el final de la entrega anterior, cuando Maltazard –el villano de la saga– lograba adquirir tamaño humano, y se lanzaba a la búsqueda de un ejército para conquistar el mundo. Con ayuda de la princesa de los minimoys, Selenia, y de su amigo Betameche, otro minimoy, Arthur intentará frustrar los planes de Maltazard. Recibirán el apoyo inesperado de Darkos, hijo de Maltazard, que afirma estar de su lado. A nivel técnico, la película está lo suficientemente lograda, sin llegar a los niveles de otras superproducciones más caras. Sin duda es la más conseguida de la saga, y eso que era la más difícil, porque cuenta con numerosos planos que integran animaciones con actores. Por lo demás, los actores cumplen y su reconstrucción de una arquetípica localidad americana de los años 60, donde transcurre gran parte de la acción (Daisy Town), tiene su encanto. El guión está pensado sobre todo para los más jóvenes y no tanto para el público adulto, y realiza un pequeño alegato en defensa de la unidad familiar. Llaman la atención los imaginativos títulos de crédito iniciales, insertados en la imagen como si fueran letreros de los edificios.

5/10
Adèle y el misterio de la momia

2010 | The Extraordinary Adventures of Adèle Blanc-Sec

Principios del siglo XX. Adèle Blanc-Sec es una intrépida periodista, aventurera parisina que se diría una especie de Indiana Jones con faldas. Pero tiene una gran pena: su hermana Agathe está en estado catatónico debido a un objeto punzante que atraviesa su cabeza de detrás adelante. Para ayudarla, se le ocurre un plan bastante audaz. La joven marcha a Egipto para hacerse con la momia de un afamado médico de Ramsés II, que podría hacer revivir un amigo suyo, el doctor Esperandieu. De hecho, su primer experimento resucita un huevo de pterodáctilo, aunque el animal, una vez roto el cascarón, provoca el pánico en París, matando a un conocido hombre público. Esto provoca la condena a muerte de Esperandieu, lo que podría dar al traste con las esperanzas de Adèle de que la momia, una vez resucitada, cure a su hermana. Adaptación al cine del conocido cómic del francés Jacques Tardi. La ejecuta un amante de los cómics, su compatriota Luc Besson, que ya reconoció la influencia que ejercieron en El quinto elemento dos pesos pesados del ramo como son Jean Giraud, alias Moebius, y Jean-Claude Mézières. El resultado es un entretenido film de intriga y aventuras, visualmente imaginativo –aunque evidentemente, no es lo mismo la línea clara del cómic que la película–, que utiliza bien las técnicas de integración de personajes generados por ordenador –el pterodáctilo, las momias– con personajes reales y con un París que, merced también a la tecnología digital, parece el del recién nacido siglo XX. El film hace además alarde de un feminismo inteligente, donde el personaje fuerte de la película es Adèle, los otros, con absoluto predominio masculino, son en cierto modo comparsas, como los ridículos policías, un afamado cazador, el enamorado científico Andrej –con ‘j’ de ‘jardín’–, el mismísimo presidente de la República... Los actores cumplen, aunque tampoco se les exigen grandísimas interpretaciones. Domina en general un sano sentido del humor, aunque no se evita algún detalle zafio, también presente en Tardi, quizá para merecer esa etiqueta de antaño de “cómic para adultos”.

5/10
Arthur y la venganza de Maltazard

2009 | Arthur et la vengeance de Maltazard

Aunque sigue manteniéndose muy activo como guionista y productor, Luc Besson está parcialmente retirado como director. Más de una década después de Juana de Arco (1999), Bessson sólo ha vuelto a tomar la batuta en dos películas infantiles, Arthur y los Minimoys, de 2006, y ésta secuela que no será la última, pues se basa en una trilogía de libros de Céline Garcia, que se completa con “Arthur y la guerra de dos mundos”, que también llevará próximamente a la pantalla. A Besson se le ha echado el tiempo encima, pues ha rodado el film cuando su protagonista, Freddie Highmore, estaba a punto de cumplir 18 años. De momento, aunque se nota que ha crecido muchísimo desde el film anterior (esto se menciona específicamente en el film), el protagonista de Charlie y la fábrica de chocolate sigue siendo tan expresivo como antes, por lo que se disculpa que haga de niño. Highmore vuelve a ser Arthur, que mientras pasa unos días con sus padres en la casa de sus abuelos, recibe la visita de una araña. Ésta lleva consigo un grano de arroz con un mensaje que le advierte de que la princesa Selenia está en peligro. Decidido a acudir en su ayuda, Arthur debe reducir mágicamente su tamaño, hasta alcanzar la altura diminuta de Selenia y el resto de los “minimoys”, pequeños seres que viven en el jardín. Highmore vuelve a estar acompañado por Mia Farrow, y el resto de actores de la cinta original. Sus imágenes se mezclan con las secuencias animadas de los Minimoys, que tienen la suficiente calidad, sin ser sorprendentes, dado el nivel de este tipo de animaciones en los tiempos que corren. Como ocurría en la primera parte, el diseño de los personajes animados recuerda a la cinta de culto Cristal oscuro. Arthur y la venganza de Maltazard ofrece sobre todo acción a raudales, y un sano alegato pro naturaleza. Pero el tono es mucho más infantil que en películas familiares como las de Pixar, que tienen un público mucho más amplio. Y el final es demasiado abierto, para que los espectadores vayan a ver la siguiente entrega, lo que ofrece la sensación de cierto oportunismo.

5/10
Distrito 13: Ultimatum

2009 | Banlieue 13: Ultimatum

Secuela de la movidita Distrito 13, dirigida en 2004 por Pierre Morel, alumno aventajado de Luc Besson. En este caso Besson escribe y produce de nuevo una cinta de pura acción, que se recrea en escenas de la llamada disciplina deportiva "Parkour", consistente en saltar y moverse como locos por edificios y entornos urbanos. Dirige Patrick Alessandrin (Mala leche). El capitán Damien y el ácrata Leito volverán al controvertido Distrito 13, un lugar gobernado por las bandas violentas. Intentarán que la cosa no se vaya de las manos antes de que entre la policía a poner orden.

4/10
Transporter 3

2008 | Transporter 3

El francés Luc Besson continúa exprimiendo la franquicia por él creada en 2002, sobre un ex combatiente de operaciones especiales, experto en la lucha cuerpo a cuerpo. Trabaja de transportista, trasladando la mercancía por un precio acordado y confiando en su habilidosa conducción automovilística. Por supuesto, su vida está llena de peligros, porque quienes hacen los encargos no son siempre gente de paz, y también porque a menudo se implica en la "mercancía". En esta tercera entrega, el "paquete" resulta ser Valentina, una joven de buen ver, hija del primer ministro ucraniano. Unos indeseables, liderados por un tal Johnson, utilizan a Frank para poder tener controlada a la joven, con el objetivo de "negociar" con su padre la aceptación de un contrato comercial de funestas consecuencias ecológicas. Pero Frank tiene poca libertad de movimientos: un artefacto colocado en su muñeca le impide alejarse demasiado del coche donde transporta a la chica, si no quiere volar por los aires. Esta vez dirige la película Olivier Megaton (vaya nombrecito tan adecuado) que sustituye así a Louis Leterrier (El increíble Hulk) y a Corey Yuen, responsables de las anteriores entregas. Pero poco importa quién esté detrás de la cámara, porque la historia es más de lo mismo, y la realización es casi lo de menos. Todo se resume en conducción extrema y espectaculares luchas cuerpo a cuerpo, con coreografías de Corey Yuen convenientemente montadas para resultar espectaculares a la vez que imposibles, y poco más. Aclaremos que la esencia de la historia no está precisamente en el guión, y no digamos ya en los diálogos. Aquí sólo importa la pura acción. Jason Statham (Snatch. Cerdos y diamantes) vuelve a ser el inexpresivo e indestructible Frank Martin, un rol creado por Besson exclusivamente para él, mientras que Natalya Rudakova debuta en el cine con el personaje títere de Valentina. Entre los secundarios destacan el malo malísimo Robert Knepper, de rostro archiconocido gracias a su excelente personaje de T-Bag en la serie Prison Break, y el simpático François Berléand (Borrachera de poder), que retoma su personaje de perspicaz inspector de policía, cómico y perplejo.

4/10
Venganza

2008 | Taken

Un espía retirado del servicio se ve obligado a su pesar a volver a la acción cuando, durante un viaje por Europa, su hija es secuestrada en París. Los autores de tan inmundo delito son un grupo de mafiosos albaneses, y no sólo se han limitado a secuestrar a la hija de Bryan –que así se llama el ex espía– sino que además la obligan a prostituirse. Ni que decir tiene que el ex agente especial se jugará el todo por el todo para pararles los pies. Y lo que no saben es que está muy, pero que muy enfadado. El film está dirigido por el francés Pierre Morel, realizador semidesconocido que hasta el momento tan solo ha dirigido Distrito 13, un film de acción trepidante de gran éxito en Francia. Tanto ese film como éste llevan la firma del gurú del cine de acción galo, Luc Besson, que aquí, como suele hacer, ejerce también de productor. Junto a él escribe Robert Mark Kamen, guionista de la saga Transporter. La película apenas presta atención a otra cosa que no sea la pura acción, y ésta ha sido muy bien planificada, especialmente en escenas como la de la persecución en coche por la obra. La trama limita peligrosamente con hechos sórdidos y desagradables, pero en ningún momento se llega al mal gusto. Lo que sí asusta un poco es el bosquejo que se hace del entramado de la trata de blancas y de los métodos que utilizan para llegar hasta las jovencitas. Dan ganas de no salir de casa. En cuanto al reparto, destaca sobremanera un felizmente recuperado Liam Neeson, que aquí es el absoluto protagonista, pues el director narra la película únicamente a través de sus acciones. Su personaje es una máquina del espionaje, el rastreo y la lucha cuerpo a cuerpo y aunque todo en el fondo es un poco fantasioso, la puesta en escena es muy realista y Neeson logra que nos creamos la historia y que empaticemos con él. Le acompañan en pantalla, aunque levemente, la rubita Maggie Grace (Perdidos), que interpreta a la hija, y la bella actriz holandesa Famke Janssen (X-Men), ex mujer de Bryan.

6/10
Taxi 4

2007 | Taxi 4

Una entrega más de la saga francesa iniciada con Taxi Express, protagonizada por el taxista Daniel Morales (Samy Naceri). En este caso sin el saberlo ha trasladado a un importante criminal belga huido de la policía. Cuando su amigo Emilien le pide ayuda para cazarlo, ambos se prondrán manos a la obra. La idea creada y producida por Luc Besson sigue teniendo vida y, aunque la fórmula se agota, se salvan algunos momentos divertidos y la acción está correctamente rodada.

3/10
Bandidas

2006 | Bandidas

El francés Luc Besson escribe y produce un western repleto de elementos humorísticos, protagonizado por Penélope Cruz, a quien ya produjo en la fallida Fanfan la tulipe, y su amiga Salma Hayek, que llevaban algún tiempo queriendo trabajar juntas.  Besson brinda la oportunidad de debutar en el largometraje a dos directores noruegos, los treintañeros Joachim Roenning y Espen Sandberg, que proceden del mundo de la publicidad. El argumento recuerda a algún que otro clásico del western. Tyler Jackson y sus hombres, que supuestamente trabajan para un banco neoyorquino, aterrorizan a los habitantes de Santa Rita, una tranquila localidad mexicana, para obligar a sus habitantes a vender sus tierras por un dólar. María Álvarez, humilde hija de un granjero herido por la banda de Jackson, decide unirse a la malcriada burguesa Sara Sandoval, cuyo padre, director del banco, ha tenido peor suerte y ha sido asesinado. Juntas atracan el banco del padre de Sara, para entregar el dinero a los campesinos extorsionados, al más puro estilo de Robin Hood. Los inexpertos cineastas parecen convencidos de que los gags funcionarán mejor si sus actores gesticulan exageradamente, lo que da al traste con la credibilidad de la película. Tampoco dan con el tono de cine de aventuras clásico que supuestamente pretenden, parten de un guión absolutamente fallido y carecen de presupuesto para rodar secuencias de acción que tengan un mínimo de espectacularidad. En suma, una oportunidad fallida de recuperar el western, único género inventado por el cine.

3/10
Arthur y los Minimoys

2006 | Arthur and the Minimoys

Instalado en el suculento negocio de la producción de subproductos tan taquilleros como infames (Transporter, Danny the Dog, Taxi, Bandidas, Fanfan la Tulipe), Luc Besson, que como director ha rodado películas mucho mejores como León, el profesional, llevaba sin dirigir desde el siglo pasado, cuando filmó la decepcionante versión videoclipera de Juana de Arco. Ahora, tiene pendiente de estreno en España la comedia Angel-A y ha finalizado esta inusual película, en la que por primera vez en su filmografía recurre a la animación digital, mezclada con imágenes reales. Por primera y última, pues el cineasta galo ha anunciado que a partir de ahora se retira como director, y sólo ejercerá de acomodado productor. Arthur es un niño de diez años, que vive con su abuela, pues tiene unos padres egoístas que apenas le prestan atención. Cuando están a punto de demoler la casa de campo de su abuela, por deudas, Arthur debe buscar el tesoro escondido por su abuelo ausente, tarea en la que le echarán una mano unos misteriosos indígenas. Éstos le enseñan a manejar una máquina estrafalaria que reduce a Arthur al tamaño de los Minimoys, criaturas diminutas que viven en el jardín, y que tienen la clave de la situación del tesoro. En la parte de imagen real, destaca el buen hacer de la veterana Mia Farrow (la abuela), y del expresivo Freddie Highmore (Arthur), el niño de Charlie y la fábrica de chocolate y Descubriendo Nunca Jamás. De la parte animada, se puede decir que funciona, aunque parece anticuada si se compara con Cars, o Happy Feet. Rompiendo el hielo. Pero Besson logra un tono que recuerda a los mejores cuentos infantiles. También imprime un ritmo ágil a un relato sobre la capacidad de superación, la infancia, la imaginación y el proceso de maduración. 

6/10
Revolver

2005 | Revolver

En un corto lapso de tiempo el director Guy Ritchie (Snatch. Cerdos y diamantes) olvida sus malas experiencias con fallidas comedias románticas estilo Barridos por la marea y firma dos thrillers con su sello más personal: éste y RocknRolla, de calidad superior. Aquí cuenta la historia del Sr. Green, un buscavidas con malas pulgas que por culpa de un mafioso llamado Mach pasa siete años entre rejas. Tras la forzada reclusión, el tipo sale de la cárcel dispuesto a cantarle las cuarenta a su “carcelero” y lograr así la venganza deseada. Pero las cosas se complican con guerras de bandas, alijos de drogas, asesinos a sueldo y la entrada de dos peculiares usureros que obligan al Sr. Green a trabajar para ellos. El cine de Guy Ritchie se caracteriza por el exceso técnico y las enrevesadas tramas criminales, y aquí hay un poco de todo eso: continuos juegos visuales y cromáticos, guión gangsteril muy sinuoso, violencia paródica y extrema, variedad de hilos narrativos, etc. Como siempre, la puesta en escena es vibrante, lo cual hace que el conjunto resulte entretenido, pero aquí la faceta formal deriva muy peligrosamente hacia los encuadres psicodélicos y demasiado cargantes, y hasta se permite "copiar" a Quentin Tarantino en algunas escenas animadas al estilo Kill Bill Volumen 1. Aunque la historia es simple, la trama es algo confusa y a menudo discursiva, debido al equivocado interés de Ritchie por decir "cosas serias", con sentencias de tipo pseudofilosófico e insertos de citas de libros antiguos, etc. Es una lástima, porque lo único que se consigue con la verborrea interior del protagonista es frenar una y otra vez el ritmo propio del film. En el aspecto artístico destaca el papel de Mark Strong como asesino, caracterizado de forma tan letal como humorística. Y también está logrado el trabajo de Ray Liotta, que encarna a un mafioso iracundo y patético.

4/10
Transporter 2

2005 | Transporter 2

Frank Martin es un ex miembro de las Fuerzas Especiales, una máquina de la lucha cuerpo a cuerpo y de otras habilidades peligrosas, que trabaja como transportista. Ahora, sin embargo, su labor se limita a ser chófer de la acaudalada familia Billings. Frank es alguien peculiar, no muy dado a explayarse emocionalmente debido a su profesión, pero el caso es que se ha encariñado con Jack Billings, el niño de seis años al que lleva y recoge del colegio todos los días. Por eso, cuando a alguien se le ocurre secuestrar a su pequeño amigo, Frank promete hacérselo pagar seriamente. Segunda entrega de las aventuras de esta especie de Arnold Schwarzenegger con traje de chaqueta y corbata. Las coreografías de las peleas son llamativas y el joven director Louis Leterrier (Transporter, Danny the Dog) demuestra que ha asimilado todas las lecciones de su maestro Luc Besson, productor hasta el momento de todas sus películas. Eso sí, Leterrier riza un poquito el rizo en alguna escena (la del camión, por ejemplo), en la que la verosimilitud se revela como la última de sus prioridades. El estólido Jason Statham (Snatch. Cerdos y diamantes) se muestra convincente con su pétreo personaje, Amber Valletta (Hitch) pone la nota de belleza y la debutante Kate Nauta expone su perfil más sangriento y exótico.

4/10
Danny The Dog

2005 | Danny The Dog

Nueva colaboración entre Luc Besson, guionista y productor, y Louis Leterrier, director, tras Transporter. El film se inscribe dentro de un movimiento del cine francés, liderado por Besson, para hacer fuera de Hollywood productos ‘hollywoodienses’, capaces de conquistar el mercado mundial. El esquema es similar al de Léon, el profesional, el mejor título de Besson. Danny the Dog es un joven criado como si fuera un perro de presa, un animal que matará a la más pequeña señal de su cruel amo. Despojado aparentemente de su humanidad, conserva aún un resto de inocencia, que asoma a la luz cuando conoce a un sensible ciego, afinador de pianos, y a su adorable hija adoptiva, una adolescente. Aunque el arranque hace temer lo peor, un film mamporrero de ‘encefalograma plano’, Leterrier acierta al presentar una trama sencilla, donde los personajes y su historia se definen gradualmente. Los actores escapan del estereotipo, el rasgo dominante de cada uno (luchador Li, villano Hoskins, bondadosos Freeman y Condon) se matiza razonablemente. El error está en tanta violencia gratuita, el acento en la sordidez, aunque sea para subrayar el contraste con la recién hallada ‘familia’ de Danny.

5/10
Los ríos de color púrpura 2: Los ángeles del apocalipsis

2004 | Les rivières pourpres 2: les anges de l'apocalypse

El agente Niemans investiga el asesinato de un hombre que ha aparecido emparedado en el muro de una abadía de Lorena, con signos esotéricos a su alrededor. Poco después, empiezan a aparecer más cadáveres, todos ellos con el mismo nombre y profesión que los doce apóstoles. Mientras tanto, el inspector Reda trata de aclarar de qué huye un hombre disfrazado de Jesucristo. Secuela de uno de los grandes éxitos recientes del cine francés, para la que han fichado como guionista a Luc Besson, uno de los directores más famosos del país galo. El argumento que compone es mínimo y calca el esquema original (dos investigaciones convergen en una sola), lo que sirve de excusa para aparatosas imágenes muy vistosas. Repite como protagonista Jean Reno, aunque su compañero de reparto, Vincent Cassel, declinó retomar su personaje, para rodar Blueberry; el director original, Mathieu Kassovitz, se encontraba en Hollywood rodando Gothika, así que fue sustituido por Olivier Dahan, responsable de Érase una vez. Destaca la presencia del veterano Christopher Lee.

4/10
Distrito 13

2004 | Banlieue 13

Típica producción de Luc Besson, repleta de acción por los cuatro costados. El film se sitúa en un futuro próximo, el año 2013, donde las bandas dominan los guettos de las grandes urbes. Damien es un policía de élite, que sabe dar patadas como nadie, y además se le da muy bien la cosa de infiltrarse en bandas. Y le toca hacerlo una vez más, ya que una peligrosa arma de destrucción masiva ha caído en manos de una banda del temido Distrito 13 del título. Protagoniza Bibi Naceri, el hermano de Samy Naceri (Taxi Express, Days of Glory).

4/10
24 horas al límite

2003 | Michel Vaillant

Michel Vaillant es el campeón del mundo de Fórmula 1, y su equipo uno de los mejores, lo que despierta grandes envidias. Le odian especialmente los miembros del equipo Leader, dirigido por Ruth Wrong, que antes del comienzo de las 24 horas de Lemans, traman un plan para seducir a su rival y provocar su derrota. De esta forma, Ruth quiere vengar la memoria de su padre, fundador de los Leader, que nunca pudo vencer a Vaillant. Adaptación de las aventuras de Michel Vaillant, probablemente el único personaje de las viñetas que es piloto de Fórmula 1, y uno de los más famosos de la historia del cómic francés. Sus aventuras se publican desde 1957, y en los 60, se convirtió en el héroe de una serie televisiva que a pesar de su bajo presupuesto tuvo una enorme repercusión. El guión ha sido escrito por el famoso cineasta Luc Besson, responsable de El quinto elemento, y gran aficionado al automovilismo. Las secuencias de competición son el plato fuerte de la cinta, ya que están rodadas durante el desarrollo de las 24 horas de Lemans. Dos de los coches participantes estaban específicamente preparados para filmar la prueba y utilizar las imágenes en esta película.

4/10
Taxi 3

2003 | Taxi 3

Cuando está a punto de ser padre, Emilien se obsesiona con la persecución de una banda criminal que opera en Marsella. Al quedase sin pistas, recurre a su amigo y colaborador, el taxista Daniel. Tercera entrega de la saga de acción ideada y producida por el director francés Luc Besson, y que comenzó con Taxi Express. Las secuencias de acción no tienen nada que envidiar a las de las cintas americanas. Sylvester Stallone hace un pequeño cameo.

2/10
Fanfan la Tulipe

2003 | Fanfan la Tulipe

Reinado de Luis XV, en la Francia del siglo XVIII. El mujeriego Fanfan huye de un grupo de campesinos a los que no ha hecho mucha gracia pillarle con la hija de uno de ellos. Consigue librarse de la persecución gracias a que topa con los encargados de reclutar soldados: así, se alista ‘voluntariamente’ en el ejército. Mientras va con los otros reclutas a Aquitania, la bella hija del sargento lee el futuro a Fanfan, y le vaticina que se convertirá en oficial, y que terminará casándose con la hija del rey. Cuando Fanfan impide que una banda de forajidos asalte la carroza donde viaja la joven princesa, se convence de que la profecía puede ser cierta. El director francés Luc Besson (Juana de Arco) vuelve a ejercer como productor y guionista en una cinta dirigida por Gérard Krawczyk, con quien hizo lo propio en la saga de Taxi y Wasabi. En esta ocasión, el dúo versiona con holgado presupuesto una conocida novela de aventuras, escrita en el siglo XIX por Paul Meurice. Las abundantes secuencias de acción están enlazadas con un tono satírico-cómico, que parodia el cine clásico de aventuras.

5/10
Transporter

2002 | Le transporteur

En un lugar del litoral francés, Frank Martin, ex soldado de operaciones especiales, sobrevive con una insólita ocupación. Especialmente entrenado para la conducción, maneja el volante para transportar mercancías de la mafia, o para esquivar a la policía durante un atraco. Un día escucha ruidos en el maletero, y rompe una regla: abrir el paquete que debe entregar. Se trata de una mujer amordazada, a la que procura ayudar. El cineasta galo Luc Besson continúa empeñado en rodar producciones de acción europeas que no tengan nada que envidiar a las estadounidenses. En esta ocasión, el reputado director de Juana de Arco ejerce como guionista y productor ejecutivo, y ha delegado la realización en uno de sus colaboradores habituales, el coreógrafo Corey Yuen.

5/10
Yamakasi

2001 | Yamakasi

El título tan extraño de esta película alude a un término de origen zaireño que significa “espíritu fuerte, cuerpo fuerte y hombre fuerte”. Es el sobrenombre utilizado por siete jóvenes de diferentes grupos étnicos que tuvieron en jaque a la policía de París, que recibía constantemente quejas de vecinos, porque los “angelitos” se dedicaban a escalar edificios como el mismísimo “hombre araña”. Semejante historia no pasó desapercibida al prestigioso realizador galo Luc Besson (Nikita), que los descubrió en un recorte de prensa. Tras contratarlos para Taxi 2, decidió escribir un guión sobre ellos cuya realización encomendó, finalmente, a su amigo y colaborador Ariel Zeitoun pues, al ser éste de origen tunecino, sabría captar mejor la vida de estos muchachos. En la pantalla, los Yamakasi intentan conseguir el dinero necesario para que un doctor mafioso opere a un niño admirador de la pandilla que, tras imitar sus piruetas, ha sufrido una trágica caída. El guión da una imagen demasiado negativa y exagerada tanto de los médicos como de la policía francesa, pero a cambio, la cinta ofrece espectaculares secuencias de acción.

4/10
El beso del dragón

2001 | Kiss of the Dragon

El beso de la muerte, suavizado paradójicamente en este film como “beso del dragón”, es una técnica de artes marciales bastante letal, una de las muchas que el experto en mamporros Jet Li practica con los ojos cerrados. Entre patada y patada, el chico tiene tiempo para idear argumentos, y así, imaginó la historia de un policía chino perdido en un país hostil. No es muy original pero, ¿a quién le importa si sirve como excusa para una buena sucesión de coreografías de acción? Eso debió pensar el francés Luc Besson (El quinto elemento), que coescribió un guión a partir de esta premisa: Liu Jian es un agente del gobierno chino que, tras ser traicionado en París, es acusado falsamente de asesinato e intenta demostrar su inocencia. Besson se portó como un señor con Li, pues se convirtió en productor ejecutivo, buscó como compañera de reparto a Bridget Fonda (protagonista de la versión americana de Nikita) y designó como director a su compatriota Chris Nahon, autor de anuncios televisivos.

5/10
Wasabi

2001 | Wasabi, la petite moutarde qui monte au nez

Hubert, un inspector de policía eficiente, pero que utiliza métodos demasiado violentos. Un abogado le telefonea desde Tokio, para informarle de que la mujer de su vida ha muerto, pero que tuvieron una hija, cuya existencia Hubert desconocía. De nuevo, el director de El quinto elemento, Luc Besson produce al director de Taxi 2 y Taxi 3, en una cinta de acción a la americana que se desarrolla en Japón, y que disimula muy bien que no tiene un gran presupuesto. El curioso título hace referencia a un condimento elaborado con rábano, muy usado en la cocina del país del sol naciente.

4/10
Taxi 2

2000 | Taxi 2

El ministro de defensa japonés viaja a Francia para firmar un importante acuerdo con el gobierno. Pero es secuestrado por unos miserables mafiosos nipones. Menos mal que unos policías ayudados de un taxista van a tratar de “desfacer” el entuerto. Secuela de la célebre y taquillera película de acción gala, que repite un buen puñado de personajes y se desarrolla a velocidad de vértigo. El director Gérard Krawczyk explica que tuvo que rodar tres tipos de escenas de acción: “las escenas donde chocan los coches y vuelan por los aires, las escenas de velocidad y los combates”.

3/10
The Dancer

2000 | The Dancer

India Rey es una talentosa bailarina, muda de nacimiento, que sueña con triunfar en Broadway, pero debido a su limitación, la vida le pone demasiadas barreras. Un científico le ayudará a conseguir una forma para que ella pueda comunicarse con los demás. Drama sobre una joven con afán de superación ambientado en el mundo del baile.

5/10
Juana de Arco (1999)

1999 | Joan of Arc

Elevada a los altares en 1920, Juana de Arco es una figura histórica compleja. Que una campesina analfabeta de 17 años, en plena Guerra de los Cien Años, lidere al ejército francés a instancias de una revelación divina y logre la coronación de su rey no es pequeña aventura. Es lógico que su peripecia haya sido adaptada al cine por "vacas sagradas" como Robert Bresson, Carl Theodor Dreyer, Roberto Rossellini o Victor Fleming. Y, recientemente, Christian Duguay ha hecho una notable versión televisiva, con una maravillosa interpretación de Leelee Sobieski. Ahora, el francés Luc Besson da un quiebro a su filmografía -Nikita (1990), El quinto elemento, El profesional (León)- al abordar la figura de Juana. En líneas generales, sigue los hechos históricos y demuestra admiración por el personaje. Las variaciones estriban en imaginar que una hermana fue violada por soldados de Borgoña cuando Juana era niña, y en permitir una doble lectura en cuanto a su misión: se puede pensar que, en efecto, recibió un encargo divino, o bien –mensaje para incrédulos– que fueron imaginaciones suyas. Para mantener este juego, se introduce el personaje de la conciencia (Dustin Hoffman), que atormenta a Juana. Pues este es el rasgo que se destaca: enviada de Dios, o autoengañada, Juana actuó en conciencia. Besson logra varias secuencias impresionantes: hay una perfecta reconstrucción de la época y te mete en las acciones bélicas, donde casi salpica la sangre. El principal error está en Juana: fuerte de voluntad, histérica, ignorante campesina, temerosa, iluminada... cambia de escena en escena sin ton ni son. Da la impresión de que a Milla Jovovich le falta una mano firme que la dirija y aúne ese manojo de rasgos contradictorios.

4/10
Taxi Express

1998 | Taxi

Daniel, apasionado del motor, conduce un taxi con motor trucado. Su camino se cruza con el de un torpe policía, que trata de desarticular una banda de atracadores. Ambos colaboran, primero a regañadientes. Pero aquello desemboca en una “hermosa amistad”. Los franceses demuestran que pueden hacer un film muy americano, con acción y comedia. Nada extraño si tenemos en cuenta que el guión lo firma Luc Besson (El quinto elemento), director con gran presencia internacional. De la mano de un experto en velocidad (el director Gérard Pirès) se sirven alocadas persecuciones, que conducen a un alucinante plano final sorpresa.

5/10
El quinto elemento

1997 | The Fifth Element

Luc Besson dirige esta historia de ciencia ficción, que nos narra la búsqueda del quinto elemento, que junto con la tierra, el aire, el agua y el fuego, componen el motor del universo. A cargo de esta tarea, están: un desaliñado taxista del siglo XXIII (Bruce Willis), una atractiva enviada celestial (Milla Jovovich), y un curioso monje (Ian Holm). Para lograr sus fines, han de oponerse a un malvado e histérico villano, (Gary Oldman), dispuesto a todo para evitar la unión de los cinco elementos y asi dominar a la humanidad. Espléndido relato de ciencia ficción, que combina acertadamente acción, efectos especiales, y, en algunas ocasiones, una sutil ironía de los tópicos del género. Destaca el diseño visual del film, inspirado en los comics de Moebius y Jean Claude Mézières, este último creador del personaje de Valerian. Así, sobresale una cuidadosa recreación de las calles y modo de vida de una futurista ciudad de Nueva York.

5/10
El profesional (León)

1994 | Léon

El aclamado director Luc Besson (Nikita, El quinto elemento) escribe y dirige esta sensacional película de acción sin límites. Gary Oldman (Drácula, de Bram Stoker) interpreta a un policía antidrogas, corrupto y desequilibrado, que no duda en matar si sus planes codiciosos no llegan a buen puerto. En su camino tropezará con Léon (Jean Reno), un asesino a sueldo, ingenuo y solitario, pero capaz de llevar a cabo cualquier misión que se proponga. Su encuentro con Matilda (Natalie Portman), una adolescente de 12 años, cuya familia ha sido asesinada, cambiará la vida del profesional para siempre, pero le llevará a un camino sin retorno. Espléndida película donde Jean Reno (Misión imposible) da un verdadero recital interpretativo, en un papel que cambiaría su caché (previamente le habíamos visto en la comedia Los visitantes). Por su parte una jovencísima Natalie Portman (Beautiful Girls, La amenaza fantasma) demuestra el porqué de su estrellato posterior. La chica, que aquí contaba con 11 añitos, fue elegida por Besson en un casting de miles de aspirantes, y con este papel se ganó un lugar en el corazón de muchos espectadores. Con una música perfectamente dosificada y unas escenas de acción muy tensas y logradas, marca de fábrica de Luc Besson, esta película resulta un verdadero acontecimiento cinematográfico. Destaca la primera secuencia, realmente impactante, y que es toda una declaración de principios del protagonista acerca de lo que nos espera.

7/10
Nikita (1990)

1990 | Nikita

Una agencia del gobierno recicla a una delincuente para convertirla en una sofisticada espía y asesina profesional. Esta cinta de acción supuso uno de los mayores éxitos del francés Luc Besson, y originó un identico remake americano protagonizado por Bridget Fonda.

5/10
El gran azul

1988 | Le grand bleu

Jacques Mayol es un eterno amante de la vida submarina que tiene una especial habilidad para mantener la respiración, por lo que se convierte en el imbatible campeón mundial de buceo sin tubos de oxígeno. Además, se dedica a ayudar al profesor Lawrence en sus experimentos marinos. Conoce a una joven, de la que se enamora, pero nada de lo que le sucede en la vida le produce tanta satisfacción como el mar, sobre todo desde que entabla una gran relación de amistad con un simpático delfín. Uno de los mayores éxitos del cine francés, que consagró a nivel mundial a Luc Besson como uno de los directores más comerciales del cine galo, lo que le llevaría en los años siguientes a realizar títulos como Nikita (1990), El profesional (León) o El quinto elemento. Besson era un gran amante de la vida submarina, como refleja en este título y en otro de sus grandes éxitos, Atlantis, que consistía únicamente en filmaciones de peces. Este filme es un sentido homenaje a los hombres que han dedicado su vida a la investigación submarina. Asimismo, este filme supuso la consagración de uno de los más grandes actores de Francia, Jean Reno, un nombre que permanecerá unido a la carrera de Besson y que triunfó incluso en el cine norteamericano con títulos como Misión imposible. La consagrada actriz Rosanna Arquette se lanzó en el cine internacional con este título tras haber trabajado incluso con Martin Scorsese en Jo, ¡qué noche!.

6/10
Kamikaze (1986)

1986 | Kamikaze

La inexplicable muerte violenta ante las cámaras de los más famosos presentadores de televisión, pone jaque al gobierno y a las fuerzas de policía del país. Tras estos crímenes se oculta un asesino invisible, una mente genial, pervertida por la sed de venganza. Un nuevo método para matar que pone en peligro la seguridad del estado mismo.

4/10
Subway

1985 | Subway

El ladrón Fred (Lambert) y la bella Helena (Adjani) se esconden de la mafia y la policía en el metro de París. Luc Besson (El profesional) hace brillar su imaginación en esta comedia de corte futurista. Destaca Jean Reno. 

4/10
Kamikaze 1999: El último combate

1983 | Le dernier combat

En un lugar asolado, en donde la supervivencia es casi imposible, un hombre escapa de sus perseguidores y llega hasta una ciudad en ruinas y solitaria. Allí será atacado por otro hombre, que casi acaba con su vida. Recibirá la ayuda de otro hombre. Ellos tres parecen ser los únicos habitantes del lugar. Original y sorprendente película, que supuso el debut del director Luc Besson. Para comenzar su carrera en la gran pantalla escogió una historia apocalíptica, de contenido minimalista. Formalmente la película es muy audaz, ya que está rodada en un bello blanco y negro y hay una ausencia total de diálogos, con la sugerente música de Eric Serra. Es decir, estamos ante una película muda, sin color, con mínimos personajes que intentan sobrevivir en un mundo desolado.

5/10
Anna

2019 | Anna

Luc Besson se lanza a reverdecer los laureles de su exitosa trama de espionaje de finales de los 80 en Nikita, y nos cuenta las andanzas de otra agente letal como aquella, Anna, reclutada por el KGB en una situación en que la alternativa para ella era morir o trabajar para la agencia. El cineasta, director y autor del guión, orquesta una trama con numerosos flash-backs, idas y venidas en el tiempo, que durante bastante tiempo pueden mantener al espectador despistado. La idea es jugar con la sorpresa, y romper el saque todo el tiempo. Que tal mecanismo narrativo esté bien engrasado es otra cuestión, discutible. Porque de entrada Anna es una chica que vende muñecas rusas en un mercadillo de Moscú, y que es fichada por un tipo siempre a la búsqueda de bellezas despampanantes, que puedan convertirse en modelos de modistos para reportajes en las revistas de papel couché. De modo que Anna deja Rusia y descubre la vida lujosa de París, donde tiene una amante, lo que no impide que flirtee con un poderoso magnate compatriota, socio en la agencia de modelos. Pronto descubriremos que todo forma parte de la misión que le ha encomendado el KGB con sus enlaces Alex y Olga, mientras la CIA, con su oficial Lenny, anda algo mosqueada con la modelo del pelo teñido en rubio platino. Aunque el film es medianamente entretenido, le perjudica que no acaba de dar bien con su tono dentro del esquema de espías de la guerra fría, a veces parece que quiere jugar al realismo de producciones recientes como Gorrión rojo o la serie The Americans, y en otros momentos la acción no está muy lejos de las películas de James Bond, singularmente cuando Anna realiza una acción letal en los cuarteles generales de la KGB e inicia una fuga sin demasiadas sutilezas. Hasta el clímax del parque, que genera expectativas –¿cómo resolverá el director este lío?, se pregunta el espectador–, y acaba dejando cierto sabor a decepción. Besson recurre a la acción que tanto le gusta, evitando que la violencia sea muy gráfica, igual que ocurre con el tono sensual que domina el mundo de la moda y las alcobas de la protagonista. El film supone el primer papel protagonista de la rusa Sasha Luss, que tuvo un rol menor para Besson en Valerian y la ciudad de los mil planetas. Aguanta el tipo al estilo de otras heroínas de francés, como la ucraniana Milla Jovovich. Entre los secundarios parece pasárselo en grande Helen Mirren, con un papel menor.

5/10
Valerian y la ciudad de los mil planetas

2017 | Valérian and the City of a Thousand Planets

Siglo XXVIII. La Humanidad vive en paz con el resto de razas de otros planetas. Valerian, agente del servicio espacio-temporal encargado de velar por el orden en el universo, trata de que su compañera, Laureline, acepte su proposición de matrimonio. Su superior, el comandante Arün Filitt, les envía a recuperar un sofisticado conversor en Alpha, una gigantesca estación espacial donde a lo largo de los años han convivido todas las especies conocidas. Pero se han instalado en su interior unos seres de un planeta extinto que provocan extraños incidentes. Luc Besson, director de El quinto elemento y Lucy, reincide en la ciencia ficción con una adaptación de “Valérian, agent spatio-temporel”, una de las cumbres del cómic franco-belga. La serie apareció en 1967 cuando apenas existían otras del género, que en cine estaba relegado a la serie B. Creada por el guionista Pierre Christin y el dibujante Jean-Claude Mézières para la revista “Pilote”, entre otras cosas está considerada una de las fuentes de inspiración para La guerra de las galaxias. Al cineasta galo parecen importarle sobre todo los efectos visuales, con  una lujosa recreación de mundos galácticos que justifica que se haya rodado en 3D. En este sentido, parece que la producción mira hacia Avatar, aunque quiere ser tan novedosa a nivel estético que a veces resulta estrafalaria, en la línea de las olvidables Flash Gordon y Barbarella. Por contra, Besson no ha mimado tanto su guión, escrito en solitario, que apenas esboza conflictos de entidad, que puedan interesar al público, y por momentos resulta confuso. Para terminar de arruinar la función, sus torpes intentos de comedia no acaban de funcionar. Los protagonistas decepcionarán a los seguidores de las viñetas, pues Dane Dehaan, adolescente castaño, recuerda tanto a Valerian como la modelo modosita de pelo rubio Cara Delevingne a la pelirroja con personalidad Laureline. Pese a todo, sus diálogos tipo Han-Leia, algo tópicos, son los únicos que funcionan en toda la película, pues se desperdician progresivamente los talentos de Clive Owen, Ethan Hawke o Rutger Hauer, en apariciones breves o con personajes insulsos. Se salva, a pesar de que apenas tiene cancha, la cantante Rihanna, en un divertido número musical que eleva por momentos el interés del film.

4/10
Lucy

2014 | Lucy

Durante unos años Luc Besson distinguía entre las películas que producía y casi siempre escribía, mucho más rutinarias, al estilo El beso del dragón o Transporter, y las que dirigía personalmente, más trabajadas, especialmente títulos como El gran azul y El profesional (León). Pero últimamente, resulta difícil distinguir unas de otras. Tras Malavita, el francés ha triunfado en las taquillas más de lo esperado con Lucy, cuyo título bien podría ser un autohomenaje. La Lucy del film es una estudiante veinteañera estadounidense que vive en Taipei, cuyo novio le endosa un maletín que debe llevar a un capo de la droga. Éste la obligará a transportar a Europa una droga sintética que con una operación clínica le introducen en el estómago. Pero tras recibir un golpe, la bolsa que contiene el producto se rompe, y el organismo de Lucy absorbe una enorme cantidad, lo que sorprendentemente incrementa su capacidad mental hasta lo sobrehumano. En sus declaraciones, Besson señala sin ningún pudor que se ha inspirado en Origen y 2001: una odisea del espacio. Sin embargo, Lucy se parece mucho más a un cómic de poco calado, y en concreto bebe de los mangas japoneses de mutantes, estilo Akira. Salvo en una escena, posiblemente la mejor del film, en la que la protagonista telefonea a su madre, apenas se detiene en los personajes y se centra en la acción. Por desgracia, esta última no sorprende demasiado, pues está elaborada con efectos especiales muy rutinarios, y además apenas genera tensión, pues la protagonista acaba siendo una superheroína similar a las de Marvel y DC, excesivamente poderosa, con la que nadie puede. Scarlett Johansson en el rol principal y Morgan Freeman, apropiado como científico experto en capacidad cerebral, salen del paso con cierta dignidad, a pesar de sus planos personajes. Algunos momentos de Lucy resultan surrealistas. El peor, un homenaje bastante ridículo a los homínidos del citado film de Stanley Kubrick. Sin ser redonda, le sacaba más tajada a una idea más o menos similar Sin límites, donde Bradley Cooper también ve multiplicado su potencial mental.

4/10
Malavita

2013 | Malavita

Más de uno se preguntará qué ha sido del Luc Besson realizador, pues desde la fallida Juana de Arco (1999), poco se sabe de él, pese a que ha rodado las inéditas en España Angel-A y The Lady, y la trilogía iniciada con Arthur y los Minimoys, destinada al público infantil. Continúa, eso sí, prodigándose como productor con películas por lo general excesivamente ligeras, como Colombiana, Transporter, Bandida, casi siempre prescindibles, a excepción de Venganza, y poco más. En Malavita, el realizador galo vuelve a ser el que era cuando dirigió León, el profesional, donde mezclaba bastante bien el thriller con la comedia. Giovanni Manzoni, capo de la mafia que ha testificado contra los suyos, se ha acogido con su esposa y sus dos hijos al programa de protección de testigos, por lo que el clan acaba con identidades falsas en un pueblecito de Normandía Lleva a la pantalla una novela de Tonino Benacquista. El propio Besson ha escrito el guión, asistido por Michael Caleo, no por casualidad autor de algún guión de Los Soprano, con los que este film tiene puntos en común. No en vano, presenta a personajes típicos de la mafia enfrentándose a su manera a situaciones cotidianas, si bien en esta ocasión en clave muy cómica, con momentos hilarantes. Como era de esperar, Besson le saca mucho partido a la contraposición entre la Francia de donde procede, y el mundo de sus personajes, sacados del cine de Hollywood que tanto admira y tan bien imita. Recupera con mucho humor el tema central del cine de mafiosos desde que Howard Hawks rodara Scarface, el terror del hampa, en 1932, la tentación de saltarse a la torera las normas morales para superar los obstáculos, aunque en este caso éstos sean bastante mundanos: el fontanero abusivo, la reunión con vecinos insoportables, el enfrentamiento con los matones del instituto... Aunque a veces resulte excesivo, Robert De Niro sobresale en el reparto de Malavita, demostrando de nuevo que se toma con mucho humor a sí mismo, y a los personajes de gángster en los que en cierta manera se le ha encasillado, como hizo en Una terapia peligrosa. Por su parte, la cada vez más cara de ver Michelle Pfeiffer deja al espectador con ganas de que se pasee más por la pantalla. Tommy Lee Jones realiza un trabajo correcto, pero su personaje apenas tiene presencia. Quizás Malavita resulta a ratos excesivamente irreal y disparatada (véase la reacción de un sacerdote que confiesa a la madre, o cuando esta última vuela con suma facilidad un supermercado). Otros momentos, de tan delirantes, tienen mucha gracia, como cuando el personaje de De Niro acude a una proyección cinematográfica de una película inesperada.

6/10
The Lady

2011 | The Lady

Adèle y el misterio de la momia

2010 | The Extraordinary Adventures of Adèle Blanc-Sec

Principios del siglo XX. Adèle Blanc-Sec es una intrépida periodista, aventurera parisina que se diría una especie de Indiana Jones con faldas. Pero tiene una gran pena: su hermana Agathe está en estado catatónico debido a un objeto punzante que atraviesa su cabeza de detrás adelante. Para ayudarla, se le ocurre un plan bastante audaz. La joven marcha a Egipto para hacerse con la momia de un afamado médico de Ramsés II, que podría hacer revivir un amigo suyo, el doctor Esperandieu. De hecho, su primer experimento resucita un huevo de pterodáctilo, aunque el animal, una vez roto el cascarón, provoca el pánico en París, matando a un conocido hombre público. Esto provoca la condena a muerte de Esperandieu, lo que podría dar al traste con las esperanzas de Adèle de que la momia, una vez resucitada, cure a su hermana. Adaptación al cine del conocido cómic del francés Jacques Tardi. La ejecuta un amante de los cómics, su compatriota Luc Besson, que ya reconoció la influencia que ejercieron en El quinto elemento dos pesos pesados del ramo como son Jean Giraud, alias Moebius, y Jean-Claude Mézières. El resultado es un entretenido film de intriga y aventuras, visualmente imaginativo –aunque evidentemente, no es lo mismo la línea clara del cómic que la película–, que utiliza bien las técnicas de integración de personajes generados por ordenador –el pterodáctilo, las momias– con personajes reales y con un París que, merced también a la tecnología digital, parece el del recién nacido siglo XX. El film hace además alarde de un feminismo inteligente, donde el personaje fuerte de la película es Adèle, los otros, con absoluto predominio masculino, son en cierto modo comparsas, como los ridículos policías, un afamado cazador, el enamorado científico Andrej –con ‘j’ de ‘jardín’–, el mismísimo presidente de la República... Los actores cumplen, aunque tampoco se les exigen grandísimas interpretaciones. Domina en general un sano sentido del humor, aunque no se evita algún detalle zafio, también presente en Tardi, quizá para merecer esa etiqueta de antaño de “cómic para adultos”.

5/10
Arthur y la guerra de los mundos

2010 | Arthur et la guerre des deux mondes

Colofón de la trilogía dirigida por Luc Besson, que adapta la serie de libros infantiles de Patrice y Céline Garcia protagonizada por los Minimoys, criaturas diminutas. El realizador francés repite con los mismos colaboradores de las anteriores filmes, como el director de fotografía Thierry Arbogast, etc., y por supuesto con el mismo reparto, encabezado por el joven Freddie Highmore y la veterana Mia Farrow. El argumento enlaza directamente con el final de la entrega anterior, cuando Maltazard –el villano de la saga– lograba adquirir tamaño humano, y se lanzaba a la búsqueda de un ejército para conquistar el mundo. Con ayuda de la princesa de los minimoys, Selenia, y de su amigo Betameche, otro minimoy, Arthur intentará frustrar los planes de Maltazard. Recibirán el apoyo inesperado de Darkos, hijo de Maltazard, que afirma estar de su lado. A nivel técnico, la película está lo suficientemente lograda, sin llegar a los niveles de otras superproducciones más caras. Sin duda es la más conseguida de la saga, y eso que era la más difícil, porque cuenta con numerosos planos que integran animaciones con actores. Por lo demás, los actores cumplen y su reconstrucción de una arquetípica localidad americana de los años 60, donde transcurre gran parte de la acción (Daisy Town), tiene su encanto. El guión está pensado sobre todo para los más jóvenes y no tanto para el público adulto, y realiza un pequeño alegato en defensa de la unidad familiar. Llaman la atención los imaginativos títulos de crédito iniciales, insertados en la imagen como si fueran letreros de los edificios.

5/10
Arthur y la venganza de Maltazard

2009 | Arthur et la vengeance de Maltazard

Aunque sigue manteniéndose muy activo como guionista y productor, Luc Besson está parcialmente retirado como director. Más de una década después de Juana de Arco (1999), Bessson sólo ha vuelto a tomar la batuta en dos películas infantiles, Arthur y los Minimoys, de 2006, y ésta secuela que no será la última, pues se basa en una trilogía de libros de Céline Garcia, que se completa con “Arthur y la guerra de dos mundos”, que también llevará próximamente a la pantalla. A Besson se le ha echado el tiempo encima, pues ha rodado el film cuando su protagonista, Freddie Highmore, estaba a punto de cumplir 18 años. De momento, aunque se nota que ha crecido muchísimo desde el film anterior (esto se menciona específicamente en el film), el protagonista de Charlie y la fábrica de chocolate sigue siendo tan expresivo como antes, por lo que se disculpa que haga de niño. Highmore vuelve a ser Arthur, que mientras pasa unos días con sus padres en la casa de sus abuelos, recibe la visita de una araña. Ésta lleva consigo un grano de arroz con un mensaje que le advierte de que la princesa Selenia está en peligro. Decidido a acudir en su ayuda, Arthur debe reducir mágicamente su tamaño, hasta alcanzar la altura diminuta de Selenia y el resto de los “minimoys”, pequeños seres que viven en el jardín. Highmore vuelve a estar acompañado por Mia Farrow, y el resto de actores de la cinta original. Sus imágenes se mezclan con las secuencias animadas de los Minimoys, que tienen la suficiente calidad, sin ser sorprendentes, dado el nivel de este tipo de animaciones en los tiempos que corren. Como ocurría en la primera parte, el diseño de los personajes animados recuerda a la cinta de culto Cristal oscuro. Arthur y la venganza de Maltazard ofrece sobre todo acción a raudales, y un sano alegato pro naturaleza. Pero el tono es mucho más infantil que en películas familiares como las de Pixar, que tienen un público mucho más amplio. Y el final es demasiado abierto, para que los espectadores vayan a ver la siguiente entrega, lo que ofrece la sensación de cierto oportunismo.

5/10
Arthur y los Minimoys

2006 | Arthur and the Minimoys

Instalado en el suculento negocio de la producción de subproductos tan taquilleros como infames (Transporter, Danny the Dog, Taxi, Bandidas, Fanfan la Tulipe), Luc Besson, que como director ha rodado películas mucho mejores como León, el profesional, llevaba sin dirigir desde el siglo pasado, cuando filmó la decepcionante versión videoclipera de Juana de Arco. Ahora, tiene pendiente de estreno en España la comedia Angel-A y ha finalizado esta inusual película, en la que por primera vez en su filmografía recurre a la animación digital, mezclada con imágenes reales. Por primera y última, pues el cineasta galo ha anunciado que a partir de ahora se retira como director, y sólo ejercerá de acomodado productor. Arthur es un niño de diez años, que vive con su abuela, pues tiene unos padres egoístas que apenas le prestan atención. Cuando están a punto de demoler la casa de campo de su abuela, por deudas, Arthur debe buscar el tesoro escondido por su abuelo ausente, tarea en la que le echarán una mano unos misteriosos indígenas. Éstos le enseñan a manejar una máquina estrafalaria que reduce a Arthur al tamaño de los Minimoys, criaturas diminutas que viven en el jardín, y que tienen la clave de la situación del tesoro. En la parte de imagen real, destaca el buen hacer de la veterana Mia Farrow (la abuela), y del expresivo Freddie Highmore (Arthur), el niño de Charlie y la fábrica de chocolate y Descubriendo Nunca Jamás. De la parte animada, se puede decir que funciona, aunque parece anticuada si se compara con Cars, o Happy Feet. Rompiendo el hielo. Pero Besson logra un tono que recuerda a los mejores cuentos infantiles. También imprime un ritmo ágil a un relato sobre la capacidad de superación, la infancia, la imaginación y el proceso de maduración. 

6/10
Juana de Arco (1999)

1999 | Joan of Arc

Elevada a los altares en 1920, Juana de Arco es una figura histórica compleja. Que una campesina analfabeta de 17 años, en plena Guerra de los Cien Años, lidere al ejército francés a instancias de una revelación divina y logre la coronación de su rey no es pequeña aventura. Es lógico que su peripecia haya sido adaptada al cine por "vacas sagradas" como Robert Bresson, Carl Theodor Dreyer, Roberto Rossellini o Victor Fleming. Y, recientemente, Christian Duguay ha hecho una notable versión televisiva, con una maravillosa interpretación de Leelee Sobieski. Ahora, el francés Luc Besson da un quiebro a su filmografía -Nikita (1990), El quinto elemento, El profesional (León)- al abordar la figura de Juana. En líneas generales, sigue los hechos históricos y demuestra admiración por el personaje. Las variaciones estriban en imaginar que una hermana fue violada por soldados de Borgoña cuando Juana era niña, y en permitir una doble lectura en cuanto a su misión: se puede pensar que, en efecto, recibió un encargo divino, o bien –mensaje para incrédulos– que fueron imaginaciones suyas. Para mantener este juego, se introduce el personaje de la conciencia (Dustin Hoffman), que atormenta a Juana. Pues este es el rasgo que se destaca: enviada de Dios, o autoengañada, Juana actuó en conciencia. Besson logra varias secuencias impresionantes: hay una perfecta reconstrucción de la época y te mete en las acciones bélicas, donde casi salpica la sangre. El principal error está en Juana: fuerte de voluntad, histérica, ignorante campesina, temerosa, iluminada... cambia de escena en escena sin ton ni son. Da la impresión de que a Milla Jovovich le falta una mano firme que la dirija y aúne ese manojo de rasgos contradictorios.

4/10
El quinto elemento

1997 | The Fifth Element

Luc Besson dirige esta historia de ciencia ficción, que nos narra la búsqueda del quinto elemento, que junto con la tierra, el aire, el agua y el fuego, componen el motor del universo. A cargo de esta tarea, están: un desaliñado taxista del siglo XXIII (Bruce Willis), una atractiva enviada celestial (Milla Jovovich), y un curioso monje (Ian Holm). Para lograr sus fines, han de oponerse a un malvado e histérico villano, (Gary Oldman), dispuesto a todo para evitar la unión de los cinco elementos y asi dominar a la humanidad. Espléndido relato de ciencia ficción, que combina acertadamente acción, efectos especiales, y, en algunas ocasiones, una sutil ironía de los tópicos del género. Destaca el diseño visual del film, inspirado en los comics de Moebius y Jean Claude Mézières, este último creador del personaje de Valerian. Así, sobresale una cuidadosa recreación de las calles y modo de vida de una futurista ciudad de Nueva York.

5/10
El profesional (León)

1994 | Léon

El aclamado director Luc Besson (Nikita, El quinto elemento) escribe y dirige esta sensacional película de acción sin límites. Gary Oldman (Drácula, de Bram Stoker) interpreta a un policía antidrogas, corrupto y desequilibrado, que no duda en matar si sus planes codiciosos no llegan a buen puerto. En su camino tropezará con Léon (Jean Reno), un asesino a sueldo, ingenuo y solitario, pero capaz de llevar a cabo cualquier misión que se proponga. Su encuentro con Matilda (Natalie Portman), una adolescente de 12 años, cuya familia ha sido asesinada, cambiará la vida del profesional para siempre, pero le llevará a un camino sin retorno. Espléndida película donde Jean Reno (Misión imposible) da un verdadero recital interpretativo, en un papel que cambiaría su caché (previamente le habíamos visto en la comedia Los visitantes). Por su parte una jovencísima Natalie Portman (Beautiful Girls, La amenaza fantasma) demuestra el porqué de su estrellato posterior. La chica, que aquí contaba con 11 añitos, fue elegida por Besson en un casting de miles de aspirantes, y con este papel se ganó un lugar en el corazón de muchos espectadores. Con una música perfectamente dosificada y unas escenas de acción muy tensas y logradas, marca de fábrica de Luc Besson, esta película resulta un verdadero acontecimiento cinematográfico. Destaca la primera secuencia, realmente impactante, y que es toda una declaración de principios del protagonista acerca de lo que nos espera.

7/10
Nikita (1990)

1990 | Nikita

Una agencia del gobierno recicla a una delincuente para convertirla en una sofisticada espía y asesina profesional. Esta cinta de acción supuso uno de los mayores éxitos del francés Luc Besson, y originó un identico remake americano protagonizado por Bridget Fonda.

5/10
El gran azul

1988 | Le grand bleu

Jacques Mayol es un eterno amante de la vida submarina que tiene una especial habilidad para mantener la respiración, por lo que se convierte en el imbatible campeón mundial de buceo sin tubos de oxígeno. Además, se dedica a ayudar al profesor Lawrence en sus experimentos marinos. Conoce a una joven, de la que se enamora, pero nada de lo que le sucede en la vida le produce tanta satisfacción como el mar, sobre todo desde que entabla una gran relación de amistad con un simpático delfín. Uno de los mayores éxitos del cine francés, que consagró a nivel mundial a Luc Besson como uno de los directores más comerciales del cine galo, lo que le llevaría en los años siguientes a realizar títulos como Nikita (1990), El profesional (León) o El quinto elemento. Besson era un gran amante de la vida submarina, como refleja en este título y en otro de sus grandes éxitos, Atlantis, que consistía únicamente en filmaciones de peces. Este filme es un sentido homenaje a los hombres que han dedicado su vida a la investigación submarina. Asimismo, este filme supuso la consagración de uno de los más grandes actores de Francia, Jean Reno, un nombre que permanecerá unido a la carrera de Besson y que triunfó incluso en el cine norteamericano con títulos como Misión imposible. La consagrada actriz Rosanna Arquette se lanzó en el cine internacional con este título tras haber trabajado incluso con Martin Scorsese en Jo, ¡qué noche!.

6/10
Subway

1985 | Subway

El ladrón Fred (Lambert) y la bella Helena (Adjani) se esconden de la mafia y la policía en el metro de París. Luc Besson (El profesional) hace brillar su imaginación en esta comedia de corte futurista. Destaca Jean Reno. 

4/10
Kamikaze 1999: El último combate

1983 | Le dernier combat

En un lugar asolado, en donde la supervivencia es casi imposible, un hombre escapa de sus perseguidores y llega hasta una ciudad en ruinas y solitaria. Allí será atacado por otro hombre, que casi acaba con su vida. Recibirá la ayuda de otro hombre. Ellos tres parecen ser los únicos habitantes del lugar. Original y sorprendente película, que supuso el debut del director Luc Besson. Para comenzar su carrera en la gran pantalla escogió una historia apocalíptica, de contenido minimalista. Formalmente la película es muy audaz, ya que está rodada en un bello blanco y negro y hay una ausencia total de diálogos, con la sugerente música de Eric Serra. Es decir, estamos ante una película muda, sin color, con mínimos personajes que intentan sobrevivir en un mundo desolado.

5/10
Transporter Legacy

2015 | The Transporter Refueled

Camille Delamarre (Brick Mansions) ofrece en su segunda película como director este reboot de la franquicia creada por el francés Luc Besson, que contaba ya con tres entregas. Lo más llamativo es que el protagonista ha dejado de estar interpretado por el estólido Jason Statham y ha sido sustituido por el aún menos expresivo Ed Skrein (Ill Manors). Curiosamente no es la primera vez que Dellamarre trabaja con el personaje de Frank Martin, ya que también ha sido director de segunda unidad en numerosos episodios de la serie del mismo título protagonizada por el convincente Chris Vance. Frank Martin es requerido por una mujer para hacer un trabajito. A pesar de que la clienta cambia las reglas, Frank se verá obligado a seguir su juego al saber que su padre ha sido secuestrado y que morirá si no cumple con su parte del plan. Pronto se da cuenta de que él y su padre han sido invitados a una trama de venganza por parte de cuatro jovencitas de buen ver que desean desvalijar las cuentas de los tres mafiosos que las han utilizado como esclavas sexuales durante años. Los problemas de Transporter Legacy son muchos. El más importante es que el guión es de una planicie supina, sólo ofrece acción y esa ni siquiera sorprende (aunque sea inverosímil hasta el tebeo), pero además la sorna de otras entregas prácticamente desaparece. Se intenta, es cierto, mantener cierto tono de humor, pero los gags no funcionan, llegan poco por culpa de la sosería de Ed Skrein, un actor que contra pronóstico acaba por hacer bueno el trabajo de Statham. El film tiene en su contra además que se esfuma la complicidad del protagonista con la policía –ese simpático personaje de François Berléand ofrecía en anteriores películas humor, dinamismo, variedad ante tanta acción–, aunque sí se gana algo de frescura en la trama con la introducción de Frank Martin Sr., padre del ex agente de las fuerzas armadas, aquí interpretado por Ray Stevenson. También funciona el papel de la chica de turno, gracias a que está interpretada con correcta chulería por una actriz que promete, Loan Chabanol.

3/10
Desde París con amor

2010 | From Paris With Love

El francés Pierre Morel se consolida como ‘longa manus’ del productor Luc Besson, tras haber dirigido bajo su tutela Distrito 13 y Venganza. Aquí vuelve a servir una película de acción europea que no tiene nada que envidiar a las que provienen del otro lado del océano, si bien es cierto que abusa de un efectismo que no tiene nada de europeo. En cuanto al argumento, la trama de espionaje estilo James Bond con la que juega el título –recordando la película de Sean Connery de 1963–, es en Desde París con amor convenientemente actualizada por una amenaza terrorista. Reece trabaja en la embajada de Estados Unidos en Francia. Es ayudante personal del embajador, al tiempo que lleva a cabo pequeñas actuaciones secretas, encaminadas a convertirse en hombre de acción. Ahora su objetivo puede hacerse realidad, cuando una operación de grandes proporciones de pone en marcha. Para ello, Reece deberá acompañar a un tal Wax, un experto agente secreto llegado desde Estados Unidos. La convivencia entre los dos no será fácil, pues los métodos de Wax son todo menos ortodoxos, y es violento y osado como nadie. Pero es eficiente al máximo. Como en Venganza, Morel sitúa la acción en París. Y como se vio en ese film, el tipo sabe cómo planificar las escenas de acción y desde luego rueda con ritmo trepidante todo tipo de escenas, desde tiroteos, explosiones y luchas cuerpo a cuerpo hasta persecuciones automovilísiticas o a la carrera. Eso es lo mejor de esta película: el ritmo y la pericia técnica. Sin embargo, en Desde París con amor se echa en falta más seriedad, pues el tópico del agente secreto transmutado poco menos que en superhéroe –además de chulo, prepotente y un poco insoportable– es escasamente creíble. Además, Morel nos enchufa adrenalina demasiado pronto y olvida la historia, que se revela finalmente muy esquemática, con un guión que hace aguas, se atolondra y obvia elementos demasiado importantes (no se explica, por ejemplo, por qué los buenos van siempre un paso por delante...). En cuanto al reparto, Travolta maneja su acelerado personaje de Wax a la perfección, pero Jonathan Rhys Meyers está un poquito perdido como el inexpeto Reece, apenas transmite empatía y confirma un claro fallo de casting.

4/10
Transporter 3

2008 | Transporter 3

El francés Luc Besson continúa exprimiendo la franquicia por él creada en 2002, sobre un ex combatiente de operaciones especiales, experto en la lucha cuerpo a cuerpo. Trabaja de transportista, trasladando la mercancía por un precio acordado y confiando en su habilidosa conducción automovilística. Por supuesto, su vida está llena de peligros, porque quienes hacen los encargos no son siempre gente de paz, y también porque a menudo se implica en la "mercancía". En esta tercera entrega, el "paquete" resulta ser Valentina, una joven de buen ver, hija del primer ministro ucraniano. Unos indeseables, liderados por un tal Johnson, utilizan a Frank para poder tener controlada a la joven, con el objetivo de "negociar" con su padre la aceptación de un contrato comercial de funestas consecuencias ecológicas. Pero Frank tiene poca libertad de movimientos: un artefacto colocado en su muñeca le impide alejarse demasiado del coche donde transporta a la chica, si no quiere volar por los aires. Esta vez dirige la película Olivier Megaton (vaya nombrecito tan adecuado) que sustituye así a Louis Leterrier (El increíble Hulk) y a Corey Yuen, responsables de las anteriores entregas. Pero poco importa quién esté detrás de la cámara, porque la historia es más de lo mismo, y la realización es casi lo de menos. Todo se resume en conducción extrema y espectaculares luchas cuerpo a cuerpo, con coreografías de Corey Yuen convenientemente montadas para resultar espectaculares a la vez que imposibles, y poco más. Aclaremos que la esencia de la historia no está precisamente en el guión, y no digamos ya en los diálogos. Aquí sólo importa la pura acción. Jason Statham (Snatch. Cerdos y diamantes) vuelve a ser el inexpresivo e indestructible Frank Martin, un rol creado por Besson exclusivamente para él, mientras que Natalya Rudakova debuta en el cine con el personaje títere de Valentina. Entre los secundarios destacan el malo malísimo Robert Knepper, de rostro archiconocido gracias a su excelente personaje de T-Bag en la serie Prison Break, y el simpático François Berléand (Borrachera de poder), que retoma su personaje de perspicaz inspector de policía, cómico y perplejo.

4/10
Transporter 2

2005 | Transporter 2

Frank Martin es un ex miembro de las Fuerzas Especiales, una máquina de la lucha cuerpo a cuerpo y de otras habilidades peligrosas, que trabaja como transportista. Ahora, sin embargo, su labor se limita a ser chófer de la acaudalada familia Billings. Frank es alguien peculiar, no muy dado a explayarse emocionalmente debido a su profesión, pero el caso es que se ha encariñado con Jack Billings, el niño de seis años al que lleva y recoge del colegio todos los días. Por eso, cuando a alguien se le ocurre secuestrar a su pequeño amigo, Frank promete hacérselo pagar seriamente. Segunda entrega de las aventuras de esta especie de Arnold Schwarzenegger con traje de chaqueta y corbata. Las coreografías de las peleas son llamativas y el joven director Louis Leterrier (Transporter, Danny the Dog) demuestra que ha asimilado todas las lecciones de su maestro Luc Besson, productor hasta el momento de todas sus películas. Eso sí, Leterrier riza un poquito el rizo en alguna escena (la del camión, por ejemplo), en la que la verosimilitud se revela como la última de sus prioridades. El estólido Jason Statham (Snatch. Cerdos y diamantes) se muestra convincente con su pétreo personaje, Amber Valletta (Hitch) pone la nota de belleza y la debutante Kate Nauta expone su perfil más sangriento y exótico.

4/10
Yamakasi

2001 | Yamakasi

El título tan extraño de esta película alude a un término de origen zaireño que significa “espíritu fuerte, cuerpo fuerte y hombre fuerte”. Es el sobrenombre utilizado por siete jóvenes de diferentes grupos étnicos que tuvieron en jaque a la policía de París, que recibía constantemente quejas de vecinos, porque los “angelitos” se dedicaban a escalar edificios como el mismísimo “hombre araña”. Semejante historia no pasó desapercibida al prestigioso realizador galo Luc Besson (Nikita), que los descubrió en un recorte de prensa. Tras contratarlos para Taxi 2, decidió escribir un guión sobre ellos cuya realización encomendó, finalmente, a su amigo y colaborador Ariel Zeitoun pues, al ser éste de origen tunecino, sabría captar mejor la vida de estos muchachos. En la pantalla, los Yamakasi intentan conseguir el dinero necesario para que un doctor mafioso opere a un niño admirador de la pandilla que, tras imitar sus piruetas, ha sufrido una trágica caída. El guión da una imagen demasiado negativa y exagerada tanto de los médicos como de la policía francesa, pero a cambio, la cinta ofrece espectaculares secuencias de acción.

4/10
La asesina

1993 | Point of No Return

Remake del film francés Nikita. Y nunca mejor dicho, pues sigue casi al pie de la letra la película de Luc Besson. Maggie es una joven drogadicta, un verdadero gato salvaje, que es dada oficialmente por muerta. Sin embargo, una agencia del gobierno supersecreta, la entrena para convertirla en una fría asesina. Su adiestramiento tendrá efectos imprevisibles, pues junto a la habilidad para la acción afloran los buenos sentimientos. Aunque la idea es buena,y se pretende narrar la redención de la protagonista, preside la historia un tono amoral. No hay lugar para buenos y malos, todos son víctimas del sistema, y cada uno ha de hacer individualmente lo que pueda. La película cuenta con trepidantes escenas de acción, bien resueltas por John Badham (Fiebre del sábado noche, Juegos de guerra). Y permite el lucimiento de la guapa Bridget Fonda, aunque su relación sentimental, demasiado elemental, no está bien desarrollada.

4/10

Últimos tráilers y vídeos