IMG-LOGO

Biografía

Sebastián Haro

Sebastián Haro

Sebastián Haro

Filmografía
Antes de la quema

2019 | Antes de la quema

Cádiz. Mientras crea el material que cantará su grupo de chirigotas en los próximos carnavales, Quique comienza a trabajar a media jornada como jardinero en un almacén donde se guardan los narcóticos requisados en operaciones policiales, de cara a incinerarlos. El Tuti, capo mafioso local que admira sus letras, le propondrá que participe en un robo de la mercancía de aquel sitio, lo que le proporcionará un dinerillo que no le viene mal, ya que Quique debe mantener a su madre, tras la muerte de su progenitor, vigilante de seguridad tiroteado, y el encarcelamiento de su hermana por ejercer como camella. Más de cuatro décadas después de inventar la comedia madrileña con Tigres de papel, el veterano Fernando Colomo inaugura el género denominado narcochirigota gaditana, siguiendo la línea de comedia amable que tan buenos resultados le dio en su anterior largometraje de ficción, La tribu, uno de sus mayores éxitos, que transcurría en Barcelona. Funciona mejor la parte cómica, sobre todo por los localismos del lenguaje, recogiendo expresiones como “no, ni na”, etc., y como retrato costumbrista de la realidad actual de la provincia andaluza, centrándose en sus problemas con las drogas y el desempleo y la precariedad laboral. También como aproximación al fenómeno de las chirigotas, que desatan pasiones en la zona; los espectadores llenan el Teatro Falla de la capital, y vitorean a las diferentes congregaciones como si fueran ídolos del rock. Por el contrario, lo relativo al robo resulta demasiado convencional, y acusa cierta falta de fuerza, sobre todo cuando se incluye una escena de acción que no funciona. A su favor cuenta con el espontáneo trabajo del reparto, pese a que su creíble acento gaditano muchas veces requeriría de subtítulos, como en Roma. En su primer papel protagonista, el habitual secundario Salva Reina (La isla mínima) retrata muy bien a un pícaro que podría encontrarse fácilmente en la zona, de buen corazón. Le acompañan intérpretes sólidos, como Manuel Manquiña –el ladrón gallego–, Maggie Civantos –la hermana de Quique, Meme, encarcelada como su célebre personaje en Vis a vis– o Manuela Velasco –Rosario, la conductora de los ladrones–.

6/10
La primera cita

2019 | La primera cita

Isabel y Sebastián forman un matrimonio sevillano de mediana edad. Él es un militar prejubilado y ella es ama de casa. Pero ahora le va a tocar a él cuidar de su mujer, ya que el mal de Alzheimer se aproxima e Isabel empieza a perder la memoria y a tener vacíos mentales. En esa situación Sebastián descubre que su mujer tuvo una aventura con otro hombre hace años. Tras Todo saldrá bien, el sevillano Jesús Ponce vuelve a insistir en una película dramática de sesgo realista. Con leves incursiones de otros personajes, la historia se vertebra en la relación que une a Isabel y Sebastián, dos personas muy opuestas, cuyo matrimonio no ha sido de color de rosas. El guión de La primera cita se excede quizá al pintar los clichés del militar machista, putero, sumamente egoísta, no muy inteligente y sobre todo desconsiderado con su esposa. En el otro lado, la mujer servil que lleva aguantando toda su vida los desprecios y ninguneos de su marido. La idea de contar una historia de redención es por supuesto elogiable, pero no acaba de resultar creíble la evolución interior de Sebastián, ni tampoco muchos de los momentos en la relación con su mujer, falta imaginación. Quizá destaque más el realismo que se desprende en la conversación con el médico o con el ex compañero militar. Tampoco hace un favor al conjunto la puesta en escena muy sosa, con una iluminación especialmente desvaída, que lleva a pensar por momentos en el cine amateur. Entre el reparto destacan actores habituales del director, en primer lugar Isabel Ampudia, que hace un trabajo esforzado, y luego Mercedes Morán y Víctor Clavijo. Por su parte, Sebastián Haro no parece sentirse cómodo con su rol protagonista, y sí hace una convincente aparición Bruto Pomeroy.

4/10
Adiós

2019 | Adiós

Tras varios años en prisión, Juan sale en libertad condicional los fines de semana, lo que supone que puede asistir a la primera comunión de Estrella, su hija, en la barriada de las Tres Mil Viviendas. Pero la niña muere en un accidente de tráfico provocado por un vehículo en el que huían los autores de un atraco a un clan de rumanos. Mientras que Juan, miembro de la familia Santos, que antaño tenía el control del tráfico de drogas en la zona, trata de esclarecer si sus rivales, los Fortuna, están involucrados, y baraja tomarse la justicia por su mano, la policía pone a cargo de la investigación oficial a Eli, inspectora que acaba de incorporarse a su puesto tras una larga baja. Después de Aparecidos y Carne de neón, visualmente prometedoras, pero poco consistentes, el sevillano Paco Cabezas se fue a Hollywood, donde ha dirigido las prescindibles Tokarev y Mr. Right, así como capítulos de diversas series televisivas. Le ha sentado muy bien regresar a España, donde ha rodado de lejos su mejor película, se nota que procede de un entorno similar al que retrata, pues logra describir con enorme realismo a sus desfavorecidos protagonistas. Recuerda al Cine Quinqui de los 70, especialmente a títulos como Perros callejeros (1977), pues se trata de un thriller modélico, pero con un fondo de cine social. Y tiene la sólida factura de películas españolas más actuales, sobre el submundo criminal, como Quien a hierro mata, de Paco Plaza. Habla de la dificultad para redimirse, de los lazos familiares y de la pérdida de un ser querido, pero sobre todo contrapone la sed de venganza con la búsqueda de la justicia, que no resulta tan fácil cuando el hombre se ve tentado continuamente por corromperse y enriquecerse con facilidad. Quizás el desarrollo resulta un tanto convencional, pero se trata de un film vigoroso, con buenos intérpretes. Criticado por muchos, y adorado por el grueso del público, Mario Casas realiza un trabajo correcto como Juan, habiéndose trabajado muy bien el acento andaluz barriobajero. Cuenta también con interpretaciones bastante creíbles de secundarios solventes como Carlos Bardem (un policía que vela por su hijo, también agente) o Natalia de Molina (Trini, la esposa de Juan, rota de dolor). Pero se apodera de la cinta Ruth Salas, como la idealista Eli, que suple con su fuerza interpretativa que su personaje tendría que estar descrito con más matices.

6/10
Sicarivs: La noche y el silencio

2015 | Sicarivs: La noche y el silencio

Primer largometraje como realizador y guionista de Javier Muñoz, que hasta ahora había escrito La semana que viene (sin falta) y Atasco en la nacional, ambas de Josetxo San Mateo. Sicarivs, la noche y el silencio tiene como protagonista a Toni, que se gana la vida como asesino a sueldo. Le encargan liquidar a la esposa embarazada de un abogado, pero cuando está frente a ella, por alguna razón no puede dispararle como tenía previsto. Es consciente de que no acabar el trabajo supone que sus clientes se lo quitarán de en medio, si no les elimina él antes... En su adaptación a la realidad española de planteamientos propios del cine negro americano, Muñoz tiene algunas ideas interesantes, sobre todo visuales, con una estética que pretende homenajear a los clásicos del género, y al expresionismo alemán que les sirvió como fuente. Por otro lado, a Víctor Clavijo le va bien el personaje, al que aporta un toque sarcástico que le humaniza pese a su frialdad, y le acompañan competentes actores como Pedro Casablanc. Pero la narración en off en primera persona del protagonista resulta agotadora. La mayor parte de las frases del guión parecen muy poco naturales, y en general todo acaba resultando poco creíble, y demasiado repetitivo. Su tratamiento del tema de la corrupción del ser humano podría haber tenido mayor calado.

4/10
Un mundo cuadrado

2011 | Un mundo cuadrado

Un pueblo perdido. Una banda de rock. Un asesinato en el bosque. El mundo está a punto de cambiar.

Esperpentos

2009 | Esperpentos

Como su propio título indica, Esperpentos está íntimamente relacionada con Don Ramón María del Valle-Inclán. La película supone una interpretación algo libre de tres de las obras del maestro literario: "Las galas del difunto", "Los cuernos de Don Friolera" y "La hija del capitán". De adaptarlas a un guión cinematográfico se encargaron el propio director José Luis García Sánchez y el fallecido Rafael Azcona. Esperpentos está protagonizada por don Manolito y don Estrafalario, que viven los últimos años de la dictadura de Primo de Rivera afanados por encontrar las obras escritas por su gran ídolo, Valle Inclán, y que han sido prohibidas por el gobierno.

5/10
3 días

2008 | 3 días

Un satélite se sale de su órbita. Lluvia estelar. Un meteorito se dirige hacia la Tierra, y los científicos consideran que las probabilidades de supervivencia tras el impacto son nulas. Se desata el pánico en todas partes, incluido un pueblecito de la España profunda. Son los años 80 o así, y la trama se centra en una mujer mayor, viuda, y en su hijo Alejandro. A ambos les preocupa que los presos de una cárcel se han fugado, y que podría hacerles una visita un personaje que acabó allí por la intervención de un hermano. De modo que se dirigen a una modesta finca en medio de ninguna parte, donde están los cuatro nietos de la mujer, pues sus padres no han dado señales de vida desde que se ha desatado el miedo colectivo. Curiosa película. Muy estilizada, con cuidadísima fotografía e inspirados encuadres. Se apunta a la moda del “cine apocalíptico”, del que son muestras recientes Soy leyenda o Monstruoso. Aunque con un tono que no acaba de encontrarse a sí mismo. Al principio hay inspiradas escenas del terror de las masas. Luego se apuesta más por un mundo solitario, de polvo y cenizas, que se diría deudor del cine nórdico de tesis, o del mismísimo Tarkovsky. Abundan entonces las escenas reiterativas de los niños y su malhumorado tío. Y cuando aparece en escena el inquietante psicópata de Eduard Fernández, aquello se convierte en una peli de género, un thriller muy violento, que juega de modo algo desagradable con la violencia infligida a unos pobres niños. Da un poco de pena este esforzado film, producción de Maestranza y Green Moon, compañía de Antonio Banderas, porque es un querer y no poder. El guión de F. Javier Gutiérrez y Juan Velarde explora territorios poco transitados por el cine español, pero resulta demasiado críptica su plasmación en imágenes –nunca se entienden del todo los asuntos de familia del pasado–, y acumula personajes y situaciones que conectan poco con la trama principal –los sucesos en la torre, el amigo al que quieren rajar, la joven embarazada...–.

4/10

Últimos tráilers y vídeos