IMG-LOGO

Biografía

Vicente Romero

Vicente Romero

Vicente Romero

Filmografía
Antes de la quema

2019 | Antes de la quema

Cádiz. Mientras crea el material que cantará su grupo de chirigotas en los próximos carnavales, Quique comienza a trabajar a media jornada como jardinero en un almacén donde se guardan los narcóticos requisados en operaciones policiales, de cara a incinerarlos. El Tuti, capo mafioso local que admira sus letras, le propondrá que participe en un robo de la mercancía de aquel sitio, lo que le proporcionará un dinerillo que no le viene mal, ya que Quique debe mantener a su madre, tras la muerte de su progenitor, vigilante de seguridad tiroteado, y el encarcelamiento de su hermana por ejercer como camella. Más de cuatro décadas después de inventar la comedia madrileña con Tigres de papel, el veterano Fernando Colomo inaugura el género denominado narcochirigota gaditana, siguiendo la línea de comedia amable que tan buenos resultados le dio en su anterior largometraje de ficción, La tribu, uno de sus mayores éxitos, que transcurría en Barcelona. Funciona mejor la parte cómica, sobre todo por los localismos del lenguaje, recogiendo expresiones como “no, ni na”, etc., y como retrato costumbrista de la realidad actual de la provincia andaluza, centrándose en sus problemas con las drogas y el desempleo y la precariedad laboral. También como aproximación al fenómeno de las chirigotas, que desatan pasiones en la zona; los espectadores llenan el Teatro Falla de la capital, y vitorean a las diferentes congregaciones como si fueran ídolos del rock. Por el contrario, lo relativo al robo resulta demasiado convencional, y acusa cierta falta de fuerza, sobre todo cuando se incluye una escena de acción que no funciona. A su favor cuenta con el espontáneo trabajo del reparto, pese a que su creíble acento gaditano muchas veces requeriría de subtítulos, como en Roma. En su primer papel protagonista, el habitual secundario Salva Reina (La isla mínima) retrata muy bien a un pícaro que podría encontrarse fácilmente en la zona, de buen corazón. Le acompañan intérpretes sólidos, como Manuel Manquiña –el ladrón gallego–, Maggie Civantos –la hermana de Quique, Meme, encarcelada como su célebre personaje en Vis a vis– o Manuela Velasco –Rosario, la conductora de los ladrones–.

6/10
Intemperie

2019 | Intemperie

Poco después del fin de la Guerra Civil, un niño huye del capataz, cacique que tiraniza a un pequeño pueblo andaluz, pues le tenía recluido en su casa, en teoría con el consentimiento de sus padres, personas muy humildes forzadas a aceptar la situación, pues saben que no volverán a trabajar en las inmediaciones si se oponen a la voluntad del amo. Mientras éste emprende una intensa búsqueda con sus sicarios más fieles, el chico recibirá la inesperada ayuda de un pastor que atraviesa la zona con sus cabras. Cuarto trabajo como realizador de Benito Zambrano, rodado cuando se cumplen veinte años de su ópera prima, Solas, tras la que nunca ha alcanzado el mismo nivel. Ahora tenía una oportunidad de oro, pues adapta la brillante novela con la que debutaba en el panorama literario el extremeño afincado en Sevilla Jesús Carrasco, que se desarrollaba en un país y un tiempo determinados, y tenía muchos puntos en común con La carretera, de Cormac McCarthy, pero con los detalles de costumbrismo rural de Miguel Delibes. Traslada el relato a la inmediata postguerra, que el realizador ya trató en La voz dormida, por lo que el guión de Pablo y Daniel Remón (Casual Day) convierte una potente alegoría del abuso de poder en general, un poco en un nueva denuncia social de la época. Asoman de vez en cuando diálogos con opiniones sobre la guerra y otros temas que parecen extraídos del manual básico del buen comunista. En otro orden de cosas, el cineasta lebrijano ha filmado el largometraje como si de un western se tratara. Este recurso funciona más o menos, pues se han escogido como localizaciones áridos paisajes del Altiplano Granadino, que se distinguen poco del desierto de Arizona y similares. Sin embargo, le falta fuerza a la hora de filmar un tiroteo decisivo para la historia, se nota que Benito Zambrano no tiene ninguna experiencia rodando secuencias de acción. Como cabía suponer, se le da muy bien dirigir a los actores. Luis Tosar demuestra una vez más su versatilidad, convierte en cercano al típico personaje al margen de la sociedad, que se ve obligado a su pesar a intervenir para combatir la injusticia, que tan bien interpretaron Alan Ladd en Raíces profundas o Clint Eastwood en El jinete pálido. No desentona a su lado el jovencísimo Jaime López, que ya resultaba convincente como hijo de Natalia de Molina en Techo y comida. Además, se ha mantenido la elegancia a la hora de abordar los elementos más escabrosos, sugiriendo que late al fondo un caso de pederastia, pero sin mostrarla explícitamente.

6/10
Adiós

2019 | Adiós

Tras varios años en prisión, Juan sale en libertad condicional los fines de semana, lo que supone que puede asistir a la primera comunión de Estrella, su hija, en la barriada de las Tres Mil Viviendas. Pero la niña muere en un accidente de tráfico provocado por un vehículo en el que huían los autores de un atraco a un clan de rumanos. Mientras que Juan, miembro de la familia Santos, que antaño tenía el control del tráfico de drogas en la zona, trata de esclarecer si sus rivales, los Fortuna, están involucrados, y baraja tomarse la justicia por su mano, la policía pone a cargo de la investigación oficial a Eli, inspectora que acaba de incorporarse a su puesto tras una larga baja. Después de Aparecidos y Carne de neón, visualmente prometedoras, pero poco consistentes, el sevillano Paco Cabezas se fue a Hollywood, donde ha dirigido las prescindibles Tokarev y Mr. Right, así como capítulos de diversas series televisivas. Le ha sentado muy bien regresar a España, donde ha rodado de lejos su mejor película, se nota que procede de un entorno similar al que retrata, pues logra describir con enorme realismo a sus desfavorecidos protagonistas. Recuerda al Cine Quinqui de los 70, especialmente a títulos como Perros callejeros (1977), pues se trata de un thriller modélico, pero con un fondo de cine social. Y tiene la sólida factura de películas españolas más actuales, sobre el submundo criminal, como Quien a hierro mata, de Paco Plaza. Habla de la dificultad para redimirse, de los lazos familiares y de la pérdida de un ser querido, pero sobre todo contrapone la sed de venganza con la búsqueda de la justicia, que no resulta tan fácil cuando el hombre se ve tentado continuamente por corromperse y enriquecerse con facilidad. Quizás el desarrollo resulta un tanto convencional, pero se trata de un film vigoroso, con buenos intérpretes. Criticado por muchos, y adorado por el grueso del público, Mario Casas realiza un trabajo correcto como Juan, habiéndose trabajado muy bien el acento andaluz barriobajero. Cuenta también con interpretaciones bastante creíbles de secundarios solventes como Carlos Bardem (un policía que vela por su hijo, también agente) o Natalia de Molina (Trini, la esposa de Juan, rota de dolor). Pero se apodera de la cinta Ruth Salas, como la idealista Eli, que suple con su fuerza interpretativa que su personaje tendría que estar descrito con más matices.

6/10
La sombra de la ley

2018 | La sombra de la ley

Año 1921, en los días previos al Desastre de Annual, cuando España vive una época de agitación y violencia, sobre todo en Barcelona. Hasta allí se traslada el vasco Aníbal Uriarte con el fin de colaborar con la brigada del inspector Rediú, policía corrupto que tiene que desentrañar el misterio de un brutal asalto a un tren militar para robar armas. Todo indica que los culpables han sido los anarquistas que siembran la violencia en la ciudad condal. En busca de información, el grupo visita el cabaret regentado por el Barón, mafioso sin escrúpulos metido en los negocios más turbios, y que se entera de todo lo que acontece en la ciudad. Mientras tanto, Sara, hija de un líder obrero, encabeza una manifestación feminista reprimida por la policía. El segundo trabajo del realizador Dani de la Torre, tras la prometedora El desconocido, de nuevo con Luis Tosar al frente del reparto, apabulla por su cuidado diseño de producción, ya que su ambientación de época resulta muy convincente, con ayuda de efectos visuales que permiten recrear detalles como la Sagrada Familia cuando aún no estaba muy avanzada su construcción, y gran número de extras. Pero también porque visualmente está muy por encima del cine español, por ejemplo presenta planos secuencia de acción bastante convincentes, con Tosar a porrazo limpio, o una persecución en coches de entonces a disparo limpio que deja la boca abierta al respetable, ya que nunca antes se ha visto nada igual en el cine patrio. Cuenta también a su favor con que retrata una época poco frecuentada por la industria audiovisual española, La verdad sobre el caso Savolta sería el precedente más ilustre. Pero La sombra de la ley recuerda poco a la adaptación de la novela de Eduardo Mendoza, y tiene mucho más que ver visualmente con Muerte entre las flores o Los intocables de Eliot Ness, sorprendentemente este look de cine de gángsteres cuadra bastante bien con esta etapa histórica en nuestro país, y la fotografía es bastante oscura y sucia, a tono con la trama. Pero sobre todo sería deudora de Cotton Club, pues hilvana las peripecias de numerosos personajes de los violentos años 20 que coinciden en un cabaret, en este caso el que regenta el Barón, donde también se reúne lo más granado del inframundo. Argumentalmente entronca con el western, en especial con Flecha rota, pues muestra que en un conflicto siempre existen hombres bienintencionados, en ambos bandos, que trabajan para conseguir la paz, pero que a otros no les conviene, sobre todo si la guerra les resulta lucrativa. Sería un film sobre los ideales, que resultan difíciles de mantener, pero sin los cuales el mundo difícilmente funcionaría, en este sentido Tosar borda a un personaje desencantado, a medio camino entre Rick, Humphrey Bogart en Casablanca, y los personajes marginales pero con su propio código de conducta de las sagas de Arturo Pérez-Reverte “El capitán Alatriste” y “Falcó”. Le acompaña un reparto sin fisuras, con un buen trabajo de Michelle Jenner, una creíble Sara, que oscila entre el camino de la violencia y el de la paz, pero también vuelan alto Manolo Solo, Vicente Romero, Fernando Cayo, Paco Tous como un jefe anarquista bastante humano, el poco conocido Pep Tosar –sin relación familiar aparente con Luis– como comisario conciliador, y hasta Ernesto Alterio, no siempre eficaz, pero que aquí compone muy bien al repulsivo poli apodado “El Tísico”. Llamativamente violenta, la cinta también consigue tratar algún asunto sombrío, como la pederastia, con bastante elegancia. Quizás pincha un poco hacia la segunda mitad, la poca experiencia del realizador le hace querer abarcar demasiadas cosas. Una pena, pues habría salido ganando con un montaje un poco más recortado. Pero tiene un final brillante, que desemboca a partir de una escena que parece salida de El padrino, con música operística entonada por la soprano Ainhoa Arteta, por lo que el espectador saldrá con buen sabor de boca.

6/10
Cuerpo de élite

2016 | Cuerpo de élite

Cuando el más secreto equipo de especialistas de la policía española fracasa en su misión de recuperar una bomba nuclear escondida en Gibraltar, el ministro del interior decide reclutar a nuevos agentes para que reemplacen al comando desaparecido y localicen el explosivo. El nuevo cuerpo de élite lo formarán cinco personas que representen a la sociedad española: un agente de movilidad madrileño, una guardia civil sevillana, un negociador de los mossos d’esquadra, un ertzaintza ex infiltrado en ETA y un legionario ecuatoriano que se siente español hasta las cachas. Todos ellos unos completos ineptos. Comedieta española que supone un ejemplo más de la clásica historia de patanes metidos a trabajos que exigen una sólida preparación física e intelectual, en este caso un supuesto Cuerpo de élite de la policía. A ese planteamiento de “pez fuera del agua” se une lo que ya se está convirtiendo en un uso común en el cine español: jugar con los regionalismos y las marcadas diferencias de carácter según la procedencia geográfica, de modo que los tópicos provincianos se subliman hasta el ridículo. Dentro de sus límites (una parodia ligera y tonta para hacer reír), el director Joaquín Mazón (curtido enseries como Doctor Mateo, Con el culo al aire o Allí abajo) ofrece un producto digno, bien planificado, que cuenta con unos efectos especiales comedidos y eficientes, y una correcta dirección de actores. Es verdad que ciertos enfoques son clichés malísimos –el forzudo homosexual, la andaluza “devota”, las referencias políticas– pero el dibujo general de los mastuerzos personajes es amable, gracioso, aunque sin lugar a dudas se lleva la palma el del ecuatoriano que se cree más español que el Quijote. Verdaderamente algunos de sus prontos fanáticos son totalmente despiporrantes, gags muy superiores a los consabidos tópicos regionalistas. Se nota que el tándem de guionistas compuesto por Cristóbal Garrido y Adolfo Valor tiene oficio. Ambos han hecho carrera en series de cierto calado, como Gran reserva, Bajo sospecha o Velvet, y aquí no derivan su texto hacia los chistes groseros o hacia lo puramente zafio o verde (aunque algo de picante hay), sino que procuran mantenerse en el límite de lo digerible. Y se preocupan de repartir tarea a todos lo actores, de modo que el protagonismo esté equilibrado. Algunos funcionan mejor que otros, como María León (la andaluza), Miki Esparbé (el madrileño), Juan Carlos Aduviri (el ecuatoriano) o Joaquín Reyes (el secretario del ministro), pero en general los demás no desentonan demasiado a lo largo de sus repartidos “momentos de gloria”.

4/10
Secuestro

2016 | Secuestro

Patricia de Lucas, implacable abogada, consigue que absuelvan a su dudoso cliente. Pero recibe una llamada de la policía que le advierte de que su pequeño hijo, Víctor, que debería estar en el colegio ha aparecido perdido en medio de una carretera. Al parecer, un desconocido le secuestró, pero consiguió escapar. La policía le enseña unas fotos en las que reconoce al culpable… Segundo largometraje, filmado veinte años después de la desconocida Mor, vida meva, de Mar Targarona, que se ha dedicado sobre todo a ejercer como productora en cine de género español de calidad, con títulos emblemáticos como El orfanato, Los ojos de Julia y El cuerpo. El guionista de estas dos últimas y director de la tercera, Oriol Paulo, se ha ocupado del libreto. Digno intento de rodar cine negro a la española con tirón comercial, tiene a su favor que aprovecha la historia policíaca para describir la corrupción, el mundillo de los desfavorecidos, las peleas de perros ilegales y otros elementos de las cloacas de la sociedad. Además, cuenta con logradas interpretaciones, sobre todo por parte de Blanca Portillo, abnegada madre capaz de llegar a lo que sea necesario para proteger a su hijo. No desmerecen José Coronado (un antiguo amor), Antonio Dechent (el policía que investiga el caso), Macarena Gómez (esposa del sospechoso) ni el niño Marc Domenèch. Aunque se sigue con interés, desentona alguna casualidad forzada. Por otra parte, sus giros  –aunque funcionan– dan lugar a alguna explicación un tanto difícil de creer. En cualquier caso, se agradece que el cine español siga esta línea.

5/10
Asesinos inocentes

2015 | Asesinos inocentes

El joven estudiante Francisco Garralda debe dinero a un mafioso que le echará de su casa si no paga. Por suerte está a punto de terminar su carrera universitaria y se podrá buscar una ocupación. Pero a la hora de las notas se ha quedado en un cuatro en psicología, por lo que acude a hablar con el profesor. Éste le propone un inquietante trato: le aprobará a cambio de acabar con su vida. De esta forma, su esposa inválida cobrará su seguro de vida y se podrá someter a una esperanzadora operación. Desde luego, semejante punto de partida tiene una ventaja, pues a diferencia de la gran mayoría del cine español, despierta la curiosidad del espectador. Se esfuerza notablemente por dosificar la intriga y mantener este interés el sevillano Gonzalo Bendala, que debuta como director y coguionista de largometrajes, tras una larga carrera como cortometrajista y productor de títulos como Los niños salvajes, de Patricia Ferreira. Ya el mero hecho de confeccionar un film de género que distraiga al respetable tiene su mérito en el panorama del cine español. Pero sus giros son completamente incoherentes (el profesor no colabora en su asesinato y se esfuerza por salvarse, le cuenta todo innecesariamente a la novia de su ejecutor, etc.). Resultan especialmente increíbles las sorpresas del tramo final, que conviene no desvelar, pero donde la casualidad juega un papel demasiado grande. Por otro lado, cuenta con un reparto irregular. Mientras que el veterano Miguel Ángel Solá da el tipo como profesor en una situación límite, al televisivo Maxi Iglesias no parece que le afecte nada. Por otro lado se desaprovechan a dos grandes actores, la simpar Aura Garrido (la novia, que aporta poco o nada a la trama) y Carlos Álvarez-Novoa (resulta innecesario reclutar al gran abuelo adoptivo de Solas para unas cuantas apariciones poco significativas).

4/10
Bajo sospecha

2015 | Bajo sospecha | Serie TV

Celebración de la primera comunión de una niña, Alicia Vega, en el pueblo de Cienfuegos. La familia al completo celebra el evento con una comida en el restaurante familiar. Pero sin saber cómo, la niña desaparece sin dejar rastro. El comisario Casas dirige la investigación, pero los hechos son tan extraños, y da la impresión de que todos los familiares tienen secretos que ocultar, por lo que no resulta fácil esclarecer los hechos. Por ello Casas envía como agentes encubiertos a la inspectora Laura y al agente Víctor, que simulan estar casados, ella viene como profesora de la clase de Alicia –la titular ha pedido la baja por depresión–, y él supuestamente está en paro. Sus caracteres son muy distintos, ella es metódica, el otro intuitivo. Además, se muestran bastante reservados con respecto a su vida privada. Nueva apuesta televisiva de Bambú, con Ramón Campos y Gema R. Neira al frente, que presenta las marcas de la casa de anteriores propuestas televisivas, capaces de enganchar con el gran público. Lo que significa múltiples personajes arquetípicos, y secretos ocultos y misterios por resolver, subrayados por la enfática y vibrante música de Federico Jusid. Son reconocibles algunos de los actores de Gran Hotel (Yon González, Lluís Homar, Pedro Alonso), pero no faltan los nuevos fichajes para una trama con capacidad de enganchar en los primeros capítulos, aunque un pelín tramposa, y que corre el riesgo de enredar demasiado la madeja, confíemos en que la coherencia y la buena definición acaben imponiéndose.

5/10
Con el culo al aire (2ª temporada)

2013 | Con el culo al aire (2ª temporada) | Serie TV

Charo, la profesora de los hijos del churrero, aparecen en el cámping para averiguar el porqué de la prolongada ausencia de estos en el colegio. Al ver que los recién casados Tino y Alicia viven en un cámping, decide llamar a los servicios sociales. Asustados por la posibilidad de que les quiten a sus hijos, Tino y Alicia afirman tener un piso en la ciudad confían en que Ángel les deje uno de los pisos de su inmobiliaria para salir del embrollo.

Con el culo al aire

2012 | Con el culo al aire | Serie TV

  Al mal tiempo buena cara.  ¿Que no puedes pagar la  hipoteca? Pues haz las maletas y alquila un bungalow en el camping Los Ángeles. A 20 minutos de Madrid tendrás todas las comodidades que tienen los ricos y por sólo 180 euros al mes. Esta es la filosofía de vida para Faustino Colmenarejo, un reputado churrero, y los demás vecinos de este camping que con sus problemas y crisis personales salen adelante poniendo su mujer sonrisa. La llegada a este lugar de nuevos vecinos, la doctora Sandra Rojo y sus dos hijitas, pondrán a prueba la unidad de esta peculiar comunidad al verse envueltas en un asunto familiar peliagudo.  A través de la voz de Faustino conoceremos los dramas de las familias protagonistas de la serie, pero siempre con un tono de desenfadada comedia. Dos amigos que intentan superar sus respectivas rupturas sentimentales; una madre de familia adicta a la cerveza, un matrimonio de la jet set sin un duro; la doctora que intenta superar su adicción a las pastillas mientras saca adelante a sus pequeñas; el dueño del camping y su rebelde hermana; el matrimonio anciano cansado de su vida en el camping; y la nueva familia del churrero compuesta por su novia, la hija de ésta y sus dos hijos. La serie muestra el día a día en el camping mientras va profundizando en la vida de cada uno de los personajes, que a excepción quizás de la de la doctora, sencillamente carecen de interés. Después de un capítulo de casi hora y media el espectador puede perder las ganas de saber qué les ocurrirá a los personajes en los próximos capítulos. Y es que las historias no están mal contadas, algunas son divertidas e incluso creíbles, pero no despiertan gran interés, quizás porque son de lo más previsibles. Sabemos que la hija de la novia del churrero acabará aceptando a la nueva pareja de su padre. Sabemos que los ricos y estirados del Mercedes, acabarán siendo unos más de la pandilla. También intuimos que la chica que le da calabazas al guiri del grupo acabará cayendo rendida a sus pies… y un largo etcétera. Tramas y personajes previsibles, pero eso sí,aceptablemente interpretados. Destaca un siempre cómico y divertido Paco Tous (Los hombres de Paco), como el churrero Faustino y también María León (La voz dormida), que da vida a la recién llegada doctora. Otros rostros conocidos de la pequeña pantalla cumplen su cometido, como Toni Acosta (Un paso adelante) y Cesáreo Estébanez (Farmacia de guardia), al menos para mantener una serie que aunque no es nada del otro mundo, ofrece suficiente entretenimiento para colmar a los menos exigentes.  

4/10
14 de abril. La República

2011 | 14 de abril. La República | Serie TV

Crematorio

2011 | Crematorio | Serie TV

Serie que recrea el periplo de los Bertomeu, una familia que ha conseguido amasar una gran fortuna a lo largo de varias generaciones. Rubén Bertomeu dejó atrás los negocios agrícolas para crear un entramado empresarial basado en el ladrillo, que le ha convertido en el hombre más rico y poderoso del pueblo costero de Misent, involucrando a todos los poderes fácticos de la comarca. Ahora, Rubén ha puesto en marcha “Costa Azul”, megacomplejo turístico que terminará con el paisaje donde sus padres vivían cómodamente de los cítricos y los olivos, pero que le enriquecerá aún más. Pero como Rubén ha cometido alguna acción ilegal en más de una ocasión, y tiene contactos con mafias de Europa del Este, va a ver cómo se le complica la vida. Esforzada serie televisiva, que adapta una novela de Rafael Chirbes, imitando los modos de las prestigiosas obras de HBO. Aborda con modos "padrinescos" y "sopranescos" el tema de la corrupción en España, que ensucia a la clase empresarial, financiera, política y propiamente criminal de la costa del Mediterráneo. Los problemas con la justicia de Rubén se conjugan con la narración de sus cuitas familiares -la madre que no la entiende, la hija que nunca quiso saber de los "negocios" de la familia, la amante "florero", la nieta caprichosa a la que todo, siempre le ha venido dado...-, conformando un entramado que se sigue con interés, y con personajes razonablemente definidos.Cuenta con un buen trabajo como realizador de Jorge Sánchez-Cabezudo (La noche de los girasoles), y aunque hay algún lugar común, y complacencias en el tratamiento del sexo y la violencia, es de lo mejor que ha dado la ficción televisiva española en los últimos años.

6/10
The Pelayos

2011 | The Pelayos

A principios de los 90, Gonzalo García-Pelayo adquirió notoriedad en los medios de comunicación porque había diseñado un método con el que con ayuda de su familia había ganado millonadas en los casinos. Consistía en aprovecharse mediante un programa informático basado en la estadística de los mínimos defectos de fabricación de las mesas de la ruleta, que dan ventaja a unos números con respecto a otros. Eduard Cortés (La vida de nadie) lleva al cine la interesante historia del clan de los Pelayo. El guión de The Pelayos, coescrito por el propio Cortés con el especialista en series en catalán Piti Español, le da el protagonismo a Iván, uno de los cinco hijos de Gonzalo, que aspira a triunfar como músico. Mientras espera su oportunidad, se deja convencer por su progenitor para reclutar entre los suyos un equipo que apueste día tras día, siguiendo estrechamente sus intenciones, en un casino que dirige un duro individuo conocido como La Bestia. Uno de los primos de Iván, Alfredo, pondrá en peligro la operación tras embelesar a una atractiva croupier del local. El realizador aprovecha el interés que despierta de por sí la historia real, y se luce con una factura técnica impecable y moderna, con dinámicas secuencias de las apuestas. The Pelayos tiene a su servicio un buen reparto, con la presencia destacada de Lluís Homar (el patriarca), Daniel Brühl (su hijo) y Miguel Ángel Silvestre (excelente como tipo brutote y primario, aunque no ha demostrado ser capaz de interpretar otro papel). Acaba convirtiéndose en rey de la función Eduard Fernández, que convierte a la Bestia en un villano carismático con clase. Por contra, le falta dramatismo a las historias personales de los personajes, y tampoco consigue la tensión deseada en los momentos cumbre. Además, suena a ya vista en otras cintas del subgénero del mundillo del juego, sobre todo en la superior 21: Black Jack, basada en una historia real muy similar.

5/10
Carne de neón

2010 | Carne de neón

Debut en el largometraje de Paco Cabezas, guionista de Sexykiller, cuya protagonista, Macarena Gómez, interpreta aquí un pequeño papel. Carne de neón proviene de un corto homónimo del propio Cabezas cuya trama ha alargado. Ante la inminente salida de la cárcel de su madre, que le abandonó a los 12 años, Ricky –delincuente de poca monta– decide darle a ésta lo que ella siempre había ambicionado: su propio club de alterne. Para ello, se alía con Angelito, un proxeneta, que le ayuda a montar el local y conseguir a las meretrices. Pero resulta que la zona está ‘regentada’ por un capo mafioso que no ve con buenos ojos que alguien se dedique al mundillo de la prostitución sin pagarle tributo. Además, la madre de Ricky padece alzheimer. El realizador imita el estilo de las películas de Guy Ritchie, en la línea de Lock & Stock, tanto en su narrativa a base de flash-backs, carteles que presentan a los personajes, montaje marchoso a ritmo de la música, etc., como en su descripción del ambiente gangsteril, que aquí aparece adaptado a la España cañí. Gracias a esto, la película arranca con buen pie y promete tener cierto interés. Pero poco a poco, la cosa se desinfla. Ni tiene fondo, ni la historia que cuenta logra mantener el interés. Además, acaban agotando sus excesos de humor grueso, sexo explícito y violencia. Se salvan parcialmente algunos actores, como la veterana Ángela Molina y Vicente Romero, mientras que el actor de moda, Mario Casas (Los hombres de Paco), resulta lo suficientemente convincente.

3/10
Entrelobos

2010 | Entrelobos

Recreación de la historia real de Marcos Pantoja, que siendo niño sobrevivió solo durante doce años en los montes de Sierra Morena. La situación comenzó en 1954 y se desarrolló hasta 1966, momento en que fue recogido y trasladado a la civilización. Durante el tiempo que vivió en la intemperie sus únicas amistades fueron los animales del entorno, como conejos, águilas, buitres y, sobre todo, una manada de lobos de los alrededores. La terrible e inolvidable experiencia ha sido traslada anteriormente al papel en la novela “He jugado con lobos”, escrita a partir de la tesis doctoral del propio autor de la obra, el catedrático de antropología Gabriel Janer. El director Gerardo Olivares (14 kilómetros) indagó en ese material y posteriormente contactó incluso con el verdadero Marcos, que tenía 62 años. Tras entrevistarse con él, escribió el guión de Entrelobos y se puso también detrás de las cámaras. El film incide especialmente en los días de toma de contacto del joven con la montaña, después de que su padre “le venda” con ocho años al señor de la tierras para saldar una deuda. Asignado para acompañar a un huraño cabrero que vive aislado en el corazón de Sierra Morena, Marcos irá poco a poco conociendo los secretos de la supervivencia: la caza de conejos con hurón, las trampas para pajarillos, mantener viva la hoguera, etc. Pero no será tan sencillo cuando muera el viejo y tenga que apañárselas en completa soledad. El film entretiene lo justo, y eso con benevolencia. Es indudable que la historia ofrecía muchas posibilidades –la referencia clara es El pequeño salvaje–, pero es una lástima que no se aprovechen como es debido. La falta de un guión atractivo acaba siendo un lastre, pues la narración termina aburriendo al obviar los pequeños detalles que habrían completado un film más humano, más entrañable. ¿Qué pasa con el hermano del que se separa tan joven? ¿Por qué no se aprovecha más la relación con la chiquilla? ¿Por qué queda a medias la aventura del Balilla? Da la sensación de que se ha preferido recoger una colección de estampas campestres, antes que crear conflictos dramáticos de calidad. De este modo, todo se resume en una visión demasiado idílica de la naturaleza y la vida animal, con tantos planos gratuitos de buitres, búhos, conejos, lobos, etc., que a veces parece que estamos viendo un capítulo El hombre y la tierra. Sólo falta la voz de Rodríguez de la Fuente. Son dignas de elogio, eso sí, la cuidada fotografía y la soñadora y pegadiza banda sonora. En cuanto al reparto, lo mejor son sin duda las actuaciones del pequeño Manuel Ángel Camacho, muy convincente y enternecedor, y de un fabuloso Sancho Gracia, hosco como nadie. En cuanto al esforzado Juan José Ballesta, su presencia parece un mero reclamo: aparece cuando el film lleva más de una hora de metraje y poco aporta al resultado.

4/10
Celda 211

2009 | Celda 211

Intenso film carcelario dirigido por Daniel Monzón (El corazón del guerrero, La caja Kovak) a partir de la novela homónima de F.P. Gandul. Monzón demuestra que es uno de los directores españoles más en forma, capaz de crear imágenes poderosas, aunque le falte un puntito para que sus películas sean redondas. Celda 211 obtuvo muy buena acogida en el Festival de Venecia, lo cual es mucho para tratarse de una producción española. Juan es un joven casado que pronto va a ser padre. Es funcionario de prisiones y está a punto de entrar a trabajar en una cárcel. Para echar un vistazo al lugar hace una primera visita de reconocimiento un día antes del día fijado. Le acompañan algunos de sus futuros compañeros. Y mientras está dentro se produce un violento motín liderado por un psicópata llamado 'Malamadre'. Por mala suerte Juan queda atrapado en el interior de la celda 211 y pronto se da cuenta de que la cárcel ha quedado en manos de los presos. Para salvar la vida sólo le queda convertirse en uno de ellos y ganar tiempo para poder escapar. Celda 211 es seguramente la mejor película de Daniel Monzón, quien ha contado para el guión con su colaborador habitual, Jorge Guerricaechevarría. La historia, de corte fatalista, critica la escasa calidad de vida de los presos y pone el dedo en la lacra de la inmoralidad de los métodos empleados por las autoridades cuando deciden que el fin justifica los medios. Pero es en la puesta en escena carcelaria en donde el fin destaca dentro del panorama del cine español. Hay buen ojo y mucho sentido del ritmo y del encuadre. Ya desde las primeras imágenes, de un realismo impresionante, el espectador queda avisado de que va a ver un drama sólido, con altas dosis de violencia. Aunque en algunos casos los caracteres están sólo esbozados, hay que reconocer un trabajado esfuerzo por definir a los diferentes personajes (Tachuela, Apache, el funcionario de interior) y, sí que funciona, y muy bien, la singular relación que se establece entre Juan y 'Malamadre'. Por contra 'cantan' un poco los tópicos del poli psicópata (un Antonio Resines muy poco inspirado) o de la inoperancia de los funcionarios (hay momentos en que su tranquila actitud resulta totalmente inverosímil), así como se echa en falta más sutileza y menos aturullamiento en la fase final de la película. De todas formas la historia atrapa y funciona. El talento de Luis Tosar, aquí algo sobreactuado, es conocido, pero es una sorpresa mayúscula el joven Alberto Ammann, quien compone un personaje perfecto. Y Roque Baños vuelve a hacer que su música influya en el resultado positivamente.

6/10
3 días

2008 | 3 días

Un satélite se sale de su órbita. Lluvia estelar. Un meteorito se dirige hacia la Tierra, y los científicos consideran que las probabilidades de supervivencia tras el impacto son nulas. Se desata el pánico en todas partes, incluido un pueblecito de la España profunda. Son los años 80 o así, y la trama se centra en una mujer mayor, viuda, y en su hijo Alejandro. A ambos les preocupa que los presos de una cárcel se han fugado, y que podría hacerles una visita un personaje que acabó allí por la intervención de un hermano. De modo que se dirigen a una modesta finca en medio de ninguna parte, donde están los cuatro nietos de la mujer, pues sus padres no han dado señales de vida desde que se ha desatado el miedo colectivo. Curiosa película. Muy estilizada, con cuidadísima fotografía e inspirados encuadres. Se apunta a la moda del “cine apocalíptico”, del que son muestras recientes Soy leyenda o Monstruoso. Aunque con un tono que no acaba de encontrarse a sí mismo. Al principio hay inspiradas escenas del terror de las masas. Luego se apuesta más por un mundo solitario, de polvo y cenizas, que se diría deudor del cine nórdico de tesis, o del mismísimo Tarkovsky. Abundan entonces las escenas reiterativas de los niños y su malhumorado tío. Y cuando aparece en escena el inquietante psicópata de Eduard Fernández, aquello se convierte en una peli de género, un thriller muy violento, que juega de modo algo desagradable con la violencia infligida a unos pobres niños. Da un poco de pena este esforzado film, producción de Maestranza y Green Moon, compañía de Antonio Banderas, porque es un querer y no poder. El guión de F. Javier Gutiérrez y Juan Velarde explora territorios poco transitados por el cine español, pero resulta demasiado críptica su plasmación en imágenes –nunca se entienden del todo los asuntos de familia del pasado–, y acumula personajes y situaciones que conectan poco con la trama principal –los sucesos en la torre, el amigo al que quieren rajar, la joven embarazada...–.

4/10
La noche de los girasoles

2006 | La noche de los girasoles

Ha nacido una estrella, una joven promesa para el cine español. Hasta ahora Jorge Sánchez-Cabezudo era conocido por su corto La gotera, nominado al Goya en 1997. Ahora lo será por este film, escrito y dirigido por él, de guión singularmente desestructurado, con ingredientes dramáticos y de thriller, y que funciona como un perfecto mecanismo de relojería. La historia está compuesta a base de piezas y saltos temporales, bien ejecutados e integrados. Está el viajante violador y padre de familia, de vida mediocre, que se diría pariente lejano del Willy Loman de Muerte de un viajante; el espeléologo que viaja con su esposa y un compañero para explorar una cueva recién descubierta, que podría animar un poco un pueblo en peligro de desaparición; los dos ancianos solitarios de campo, rivales ancestrales; y los dos guardias civiles, el agente y su jefe, unidos por lazos familiares: la hija del segundo está casada con el primero. Con estos personajes, una agresión sexual y un error fatal al que sigue una muerte, Sánchez-Cabezudo pergeña una trama apasionante, puzzle que permite ahondar en la psicología humana, sus grandezas y miserias. El joven cineasta no deja de señalar que los actos tienen consecuencias, y que existe el sentido de culpa, aunque lo hace con crudeza, de un modo desesperanzado y algo fatalista. Sorprende la madurez narrativa, la sabia combinación del suspense con consideraciones acerca de la agonía de la vida rural y sus intentos de supervivencia, o de la mediocridad en que fácilmente nos instalamos, y de la que a veces buscamos salir por atajos equivocados. El reparto es perfecto, pero puestos a destacar a alguien señalemos el trabajo de Celso Bugallo como veterano guardia civil.

7/10
La sombra de nadie

2006 | La sombra de nadie

Con su debut, Frío sol de invierno, el director donostiarra Pablo Malo se hizo con el Goya al mejor director novel en 2005. Ahora pasa del drama al terror. Él mismo se encarga del guión, que sigue los pasos de Marco, un profesor de instituto que pide una excedencia temporal, tras el suicidio de una alumna. Acaba en un remoto pueblo de los Pirineos, donde ha aparecido muerta otra niña, fugada del colegio donde estaba interna. Marco entabla relación con Julia, directora del internado, que intenta esclarecer si son ciertas las historias de Mónica, una alumna que asegura que habla con el espíritu de su compañera muerta. El film desarrolla a los personajes más que otras películas del género, centradas en secuencias truculentas. Además, cuenta con actores de primera, como la veterana del teatro María Jesús Valdés. El ritmo no decae, y las apariciones fantasmagóricas del relato resultan creíbles. Pero se trata de un film previsible y convencional, más cercano a producciones de Fantastic Factory como Darkness, que a Los otros, de Amenábar, de mucha más calidad.

4/10
7 vírgenes

2005 | 7 vírgenes

Film que sigue la estela marcada por Barrio. El joven Tano disfruta de un permiso de fin de semana en el reformatorio para asistir a la boda de su hermano José, personaje triste y mediocre, apenas sin alma, que se aboca rutinariamente a un matrimonio sin amor. Aunque Tano se ha prometido no meterse en líos, su reencuentro con Richi, un amigo del barrio, le involucra en diversas peripecias: robos, gamberradas, etc. También se reencuentra con su novia, con su abuela… Todo es leve y relativamente previsible en este film sobre el peso de las circunstancias en un adolescente que no es mal tipo, pero que se deja llevar. Aunque los cauces por donde va a discurrir la narración se ven venir a distancia, hay momentos graciosos, buen sentido del humor, que contrasta bien con el deseado y marcado patetismo. Juan José Ballesta hace un buen trabajo, aunque el peligro del encasillamiento le acecha, y el premio a mejor actor en el Festival de San Sebastián puede ser excesivo. El título, referencia supersticiosa al rezo a unas estampitas de la Virgen, poco tiene que ver con la historia. Si acaso es una vaga alusión al azar que preside la vida del protagonista.

5/10
Horas de luz

2004 | Horas de luz

Película basada en hechos reales, al menos en teoría. Un tipo mata a tres personas, casi sin saber por qué. Recluso peligroso y alborotador nato, es internado en celdas de máxima seguridad, donde recibe un trato vejatorio de las autoridades penitenciarias. Algo que no puede soportar Marimar, una sensible enfermera que deja su trabajo y remueve Roma con Santiago para mejorar la posición del recluso. A partir de aquí se inicia una relación, primero epistolar y luego amorosa. El film apuesta por la capacidad del criminal para regenerarse, si cuenta con la ayuda necesaria. Aunque al tiempo muestra a muchos reclusos que son sanguinarios y casi incorregibles. Esta mezcla de luz y oscuridad se observa también en el personal de la cárcel. Contrasta en esta línea el tono de la primera parte del film, siniestro, casi al estilo de El silencio de los corderos, con un segundo tiempo más luminoso, de la lucha legal de Marimar para mejorar las condiciones de los presos, con la gradual historia de amor. El film está alfombrada de buenas intenciones, pero no se logra que entendamos por qué el protagonista se convirtió en un asesino, y cómo se ha producido su redención.

3/10
Carta mortal

2003 | Carta mortal

Telefilm libremente inspirado en el caso real de un asesino que dejaba en el lugar del crimen un naipe. La trama arranca en la antigua Yugoslavia. Como detective podemos ver a Aitana Sánchez-Gijón.

3/10
Las horas del día

2003 | Las horas del día

Abel parece un tipo gris como otro cualquiera: vive con su madre en las afueras de Barcelona, regenta una tienda de ropa, tiene una novia que empieza a estar un poco harta de él, se mueve entre el kiosko de la esquina y los baretos de la zona. Poco a poco conocemos que por debajo de esa rutina, hay una frustración que se desfoga cometiendo crímenes sin motivo aparente. Jaime Rosales muestra con frialdad matemática la rutina de Abel, encarnado con convicción por Alex Brendemühl.

5/10
Padre coraje

2002 | Padre coraje | Serie TV

Teleserie dirigida por Benito Zambrano, director de esa magnífica película llamada Solas. En esta ocasión lleva a la pantalla una historia basada en hechos reales: la odisea vivida por Francisco Holgado, cuyo hijo fue asesinado a puñaladas en una gasolinera. Este hombre, con identidad supuesta, logró reunir testimonios para inculpar a los asesinos de su hijo. El siempre eficaz Juan Diego es el protagonista de la cinta.

6/10

Últimos tráilers y vídeos