IMG-LOGO

Biografía

Alexander Ludwig

Alexander Ludwig

28 años

Alexander Ludwig

Nació el 07 de Mayo de 1992 en Vancouver, Columbia Británica, Canadá
Filmografía
Bad Boys for Life

2020 | Bad Boys for Life

Los agentes Marcus Burnett y Mike Lowrey se han convertido en los dinosaurios del departamento de narcóticos. El primero –que no termina de aceptar que necesita gafas–, acaba de ser abuelo, por lo que ya piensa en la jubilación para pasar más tiempo con los suyos. El segundo ya se tiñe las canas, y será objeto de un atentado, orquestado a modo de venganza por la esposa de un traficante que en el pasado Mike ayudó a meter entre rejas, recién escapada de la cárcel, y su hijo. Les ayudará a dar con los malos la división AMMO, formada por Rita, Rafe, Kelly y Dorn, que utilizan nuevas tecnologías, como cámaras ocultas o drones. Por regla general, Dios nos libre de las secuelas a destiempo, como Bridget Jones: Sobreviviré, Star Wars: La amenaza fantasma, Fantasía 2000, Tron: Legacy, Independence Day: Contraataque o Blues Brothers 2000 (El ritmo continúa). Contra pronóstico, Bad Boys For Life forma parte de la reducida lista de casos que logran vencer la maldición, como El regreso de Mary Poppins, o Creed, la leyenda de Rocky, pues rodada diecisiete años después de la última entrega, llega a superar a sus predecesoras, lo cual no significa mucho, pues Dos policías rebeldes no pasaba de ser una sucesión frenética de pirotécnicas secuencias de acción, mientras que Dos policías rebeldes II resultaba tan caótica como ridícula, sobre todo cada vez que salía el villano, interpretado por Jordi Mollà. Resulta un acierto que se haya confiado la realización a los belgas Bilall Fallah y Adil El Arbi, autores del drama criminal Black y del film de acción Gangsta, que inician su singladura en Hollywood. Sustituyen al responsable de las dos anteriores, Michael Bay, ocupado en dirigir para Netflix 6 en la sombra, que sin embargo está presente aquí en un breve cameo. Quizás sus persecuciones y escenas de acción tengan menos garra y personalidad que las de su predecesor, pero funcionan, y por otro lado saben sacar tajada a un guión que da un poco de entidad a los personajes, y algún conflicto dramático que genera un mínimo de interés por lo que les ocurre a éstos en el desarrollo de la trama. Los cuatro libretistas, entre ellos Joe Carnahan (Narc), aciertan al no tomarse demasiado en serio sus giros de culebrón televisivo. Will Smith demuestra que conserva su habitual carisma, mientras que Martin Lawrence aprovecha el potencial de las secuencias de humor, alguna con gracia, como la que tiene lugar en un avión. Están rodeados de secundarios que también le sacan algo de partido a sus personajes, como Paola Núñez (La reina del sur), moderna y dinámica agente, el nórdico Alexander Ludwig (Vikingos) como policía con problemas para controlar su ira, o Vanessa Hudgens (High School Musical), la luchadora Kelly. Repite un exagerado pero divertido Joe Pantoliano, como capitán. Y hasta le da personalidad a la villana, una bruja que rinde culto a la Santa Muerte, nada menos que Kate del Castillo, más popular por su relación real con el narco El Chapo que por su carrera.

6/10
Midway

2019 | Midway

Roland Emmerich es un cineasta alemán que ya desde el inicio de su carrera mostró su fascinación por el cine estadounidense, siguiendo los parámetros de un Spielberg en títulos como El secreto de Joey. Luego, ya en Hollywood, demostró una sorprendente atracción hacia títulos que rendían pleitesía al amor de los yanquis por su país, con Independence Day  y El patriota, a la vez que manejaba enormes presupuestos, sin duda que se movía como pez en el agua a la hora de armar superproducciones. Por ello no resulta extraña que ahora dirija Midway, sobre la Guerra del Pacífico en los años de la Segunda Guerra Mundial, concediendo el espacio principal a la batalla del título, aunque ampliando el marco con los prolegómenos que conducen a ese punto culminante de la contienda. Por supuesto, no es la primera vez que el cine la aborda, en 1976 tuvimos La batalla de Midway de Jack Smight, con un reparto plagado de estrellas, Charlton Heston, Henry Fonda, James Coburn, Glenn Ford y Toshiro Mifune, entre otros. En realidad podríamos decir que el film de Emmerich combina lo contado ahí con lo que mostraba la película de 1970 Tora, Tora, Tora. De modo que la trama arranca con el oficial de inteligencia Edwin Layton detectando que Japón podría sentirse fuerte para intentar imponer su dominio en el Pacífico, pero sin que sus advertencias sean escuchadas, lo que conduce al desastre de Pearl Harbor, el ataque japonés inesperado y que destruye gran parte de la flota. Con el nombramiento del almirante Chester Nimitz, Estados Unidos se prepara para dar una respuesta contundente, el audaz bombardeo de Tokio, coordinado por el teniente coronel Jimmy Doolittle. Para llevar a cabo la operación es necesario que inteligencia, con Layton detrás sea escuchada, en sus intentos de descodificar los mensajes nipones. Y pilotos como Dick Best se jugarán la vida, pues las operaciones tan lejos de un lugar para repostar, y sin apenas portaviones, son de altísimo riesgo. Todo conducirá a la batalla de Midway, que podría convertirse en una trampa mortal para unos y otros, decidiéndose el destino de la guerra. El film de Emmerich, coproducción con China que cuenta con un guion del más bien desconocido Wes Tooke, es riguroso a la hora de ceñirse a los hechos históricos, y se sigue con interés. Los efectos visuales digitales siguen perfeccionándose, de modo que todas las escenas de acción bélica resultan impactantes. Como es de rigor en una cinta de guerra que sigue las pautas de la vieja escuela, resulta importante el reparto, casi exclusivamente masculino, donde destaca Woody Harrelson, un actor igual se enfrenta a los zombies con guasa en Zombieland. Mata y remata, que se lanza a interpretar con enorme dignidad y clase al almirante Nimitz. Hay muchos rostros reconocibles, como el de Nick Jonas, uno de los hermanos Jonas, el valiente piloto Bruno, o los de Dennis Quaid, Aaron Eckhart y Luke Evans, correctos aunque no tienen la fuerza de los clásicos. El bando japonés es retratado con respeto, se evita caer en el trazo típico de la caricatura.

6/10
Las últimas supervivientes

2015 | The Final Girls

La vida de la joven Max cambia para siempre cuando sufre un accidente de tráfico en donde fallece su madre, Nancy, una actriz de terror de películas de serie B. Al cabo de los meses, la chica acudirá con su pandilla de amigos a ver una película de terror en donde su madre es una de las actrices. Mientras están en pleno film se declara un incendio en la sala y los amigos escapan huyendo a través de la pantalla. Entonces, por arte de birlibirloque se hallarán dentro de la película que estaban viendo, de modo que Max coincide con su madre, aunque ésta es ahora un personaje. Todos juntos tendrán ahora la misión de salir con vida de la película. Comedia de terror de argumento ligero y delirante, que juega a la mezcla entre realidad y la ficción. Lo mejor es el divertido y explícito homenaje que se hace al cine ochentero de terror, a esas célebres películas "slasher" en donde un psicópata y sanguinario asesino va matando de las maneras más inverosímiles a un grupo de jovencitos. El planteamiento da lugar a muchos momentos y escenas divertidas, pues los jóvenes llegados desde el otro lado de la pantalla conocen ese tipo de filmes e intentan evitar ser las típicas víctimas. Por lo demás se agradece que se tomen con humor las escenas de muerte, de modo que nunca resulten desagradables. Protagonizan dos actrices muy competentes, Malin Akerman (la madre) y Taissa Farmiga (la hija).

4/10
Blackway (Go with Me)

2015 | Blackway / Go with Me

Lillian regresa a su pueblo natal en la tupida y boscosa zona del Pacífico Noroeste. Allí será acosada por un ex policía que ha llegado a convertirse en jefe del crimen. Pero Lillian contará con la ayuda de un ex maderero de la zona. Apañado thriller con argumento bastante poco original y una trama de lo más simplona, pero cuyo desarrollo se sigue con interés, pese a que tampoco los personajes tienen demasiado recorrido. Mucho tiene que ver la sólida y oscura dirección de Daniel Alfredson (La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina) y la presencia de un reparto estelar, encabezado por Anthony Hopkins y Julia Stiles.

5/10
Un equipo legendario

2014 | When the Game Stands Tall

Casi diez años después de Coach Carter, el director Thomas Carter vuelve a acometer un drama deportivo aleccionador basado en hechos reales, aunque en esta ocasión reemplaza el baloncesto por el fútbol americano. Cuenta la historia del entrenador de un equipo de instituto, Bob Ladouceur, que ha logrado una increíble marca de más de un centenar de victorias consecutivas, sin ninguna derrota, y la cifra aumenta a cada nuevo partido. Pero el hombre que prepara al Spartans Concord trata de conculcar a sus pupilos, que aunque busquen el triunfo, lo verdaderamente importante son las virtudes ligadas al deporte, y la verdadera fraternidad que se crea entre unos y otros jugadores, una valiosa lección para la vida. Un inesperado infarto dejará fuera de combate temporalmente, lo que conduce a un relajamiento en los valores que hasta entonces habían prevalecido en el equipo. Existe en Estados Unidos una verdadera tradición en el subgénero del drama deportivo, que a veces resulta difícil exportar a otras latitudes, sobre todo cuando son deportes muy técnicos y no populares fuera de sus fronteras, con reglas no excesivamente conocidas, un problema que también se detectaba en la valiosa The Blind Side (Un sueño posible). Pero señalada esta dificultad, tenemos una historia profundamente humana, con elementos educativos muy interesantes, está claro que el deporte bien encarado puede propiciar valores como la amistad, la generosidad, el sacrificio, etcétera. Aunque el film no deja de indicar peligros como el de la fama y la vanagloria, que alimentan los medios de comunicación, o el de los padres demasiado obsesionados con los éxitos deportivos de sus pupilos. Junto a actores jóvenes que dan vida a los jugadores, el film cuenta con el protagonismo de un entonadísimo Jim Caviezel como el entrenador, más su abnegada esposa Laura Dern,

6/10
Niños grandes 2

2013 | Grown Ups 2

Adam Sandler encabezó en 2010 el reparto de Niños grandes, en torno a un grupo de cinco amigos que pasan un fin de semana en un casa en el lago con sus familias. A pesar de su falta de calidad, obtuvo un inusitado éxito en las carteleras (recaudó más de 260 millones de dólares en todo el mundo), por su llamativo reparto, y también por su tirón entre el público familiar, necesitado de películas en las que estuvieran representados todos los grupos de edad. En Niños grandes 2, Lenny Feder ha optado por mudarse con su esposa y sus tres hijos a su pueblo. El último día de curso escolar, Lenny decide dar una fiesta en su casa para sus amigos y sus respectivas familias, pero la jornada será caótica, por culpa de diversos incidentes, como la llegada de un grupo de jóvenes juerguistas de carácter violento. En la secuela vuelve a sentarse en la silla de director Dennis Dugan, que tiene en su contra un lastre importante, cuenta con un guión mediocre que como ocurría en la primera parte, se limita a encadenar gags aislados. Se supone que Niños grandes 2 va dirigida a un público amplio, pero aún así su humor resulta excesivamente gamberro y disparatado. Adam Sandler sobreactúa, al igual que sus compañeros de reparto, de nuevo Kevin James, Chris Rock, Salma Hayek, Rob Schneider, Maria Bello y Steve Buscemi. Entre las nuevas incorporaciones de Niños grandes 2 destaca la presencia de Taylor Lautner, el hombre lobo de Crepúsculo, en un papel de universitario malintencionado, que apenas tiene gracia.

2/10
El único superviviente

2013 | Lone Survivor

Recreación de la historia real de Marcus Luttrell. Ha escrito el guión y se encarga de la realización de El único superviviente el todoterreno Peter Berg, en una línea realista y dramática más similar a su película La sombra del reino, que a Battleship, Hancock o El tesoro del Amazonas, también suyas. El único superviviente sigue el duro periplo de Luttrell, miembro del equipo de élite de los Navy SEALs, que en 2005 se internó en Afganistán con tres compañeros para cumplir la misión encubierta de eliminar a un peligroso líder talibán. Cuando han logrado localizarle, y están a punto de llevar a cabo su cometido, se les planteará un complejo dilema, que les hará debatirse entre traicionar sus principios morales o poner en peligro su misión y arriesgar sus vidas. En el que posiblemente sea su mejor trabajo, Berg adelanta en el título y al principio del film –el grueso del mismo está narrado en flash-back–, y por si alguien no conocía el hecho recreado, que éste acabó con trágicos resultados. A pesar de conocerse más o menos el final de El único superviviente, logra enorme tensión gracias a una vibrante realización que remite a Black Hawk derribado. Pero Berg no olvida que lo realmente importante reside en el elemento humano, con las suficientes ráfagas en torno a la descripción de unos personajes agobiados por un enemigo casi invisible, lo que recuerda en cierta medida al gran clásico del subgénero de los pelotones en apuros, La patrulla perdida, de John Ford. Lo consigue gracias a la ayuda de competentes actores, encabezados por Mark Wahlberg en plena forma, a quien acompaña un solvente reparto en el que brillan Ben Foster, Emile Hirsch, Taylor Kitsch, Alexander Ludwig, y a pesar de la brevedad de su papel, Eric Bana, como el oficial al mando. Quizás sobran en El único superviviente algunos innecesarios ramalazos un poco 'patrioteros', lo mismo que un largo epílogo, un tanto pesado, que presenta numerosas fotos de los auténticos protagonistas. Pero por contra, da que pensar sobre las consecuencias de las buenas acciones y la necesidad de tomar el camino recto, aunque se trate también del más complicado. El tramo final consigue resultar emotivo.

7/10
Los juegos del hambre

2012 | The Hunger Games

Futuro distópico. América del Norte se ha convertido en Panem, y gobernada desde Capitol, está dividida en doce distritos. Para evitar el enfrentamiento interno, las disputas se resuelven anualmente en los llamados Juegos del Hambre, donde cada distrito elige por sorteo a un chico y a una chica entre 12 y 18 años en un ejercicio de supervivencia en plena naturaleza donde unos se matan a otros, pues sólo puede haber un ganador, que será el único que quede con vida. Se trata también de un modo de entretener a la plebe. Katniss Everdeen, de 16 años, se presenta voluntaria para representar al distrito 12 en sustitución de su hermana pequeña Primrose, que tiene la mala pata de ser escogida por sorteo. Inteligente, juiciosa, hábil en la caza con el arco y las flechas, ella va a participar en los Juegos a su personal manera. Los juegos del hambre es una adaptación de la primera de las novelas de una trilogía juvenil concebida hábilmente por Suzanne Collins, y que en su traslación cinematográfica tiene todas las papeletas para convertirse en un merecido éxito entre los adolescentes. Aunque en la idea de un enfrentamiento a muerte entre adolescente se cita como referencia Battle Royale, novela, película y manga, podrían mencionarse muchas influencias, desde los mitos griegos, los juegos olímpicos y los gladiadores del circo romano, a historias de supervivencia tipo Acorralado o de la frontera, y críticas a la televisión basura de las que fue premonitoria El show de Truman. Incluso podríamos hablar de Matrix en versión adolescente. Sea como fuere, la película que dirige Gary Ross no se limita a un tonto mimetismo, sino que tiene muchas virtudes. Una, no pequeña, es la de ser tremendamente entretenida. Y otra, muy destacable, es la de invitar a los adolescentes, espectadores potenciales del film, a no caer en el adocenamiento de una sociedad aborregada que les impone ciertas reglas del juego. La protagonista, encarnada por esa magnífica actriz que es la joven Jennifer Lawrence, se esfuerza en ser dueña de su destino: se sacrifica por su hermana, desafía a los organizadores de los juegos con salidas inesperadas, y una vez es dejada a su suerte con otros 23 contendientes, “juega” con las reglas que le dicta su conciencia y no con las que le imponen desde fuera, violando su dignidad de persona. Lo que no significa que sea una insensible Rambo femenina, ella es frágil, tiene sentimientos, esta nerviosa cuando su vida se convierte en espectáculo televisivo, y le puede, y mucho, cierta inclinación maternal. Agilidad narrativa, pasajes emocionantes, buenas escenas de acción, dudas sembradas sobre ciertas inclinaciones amorosas, magnífica dirección artística... Y ello evitando la violencia desagradable, aunque sin obviarla. La maquinaria de Los juegos del hambre está montada con cariño y perfectamente engrasada –en el cuidado guión ha participado la propia novelista con Ross y Billy Ray–, y cuenta con personajes interesantes, como el mentor de Katniss, al que da vida Woody Harrelson; aunque no faltan secundarios algo esquemáticos, sin duda por falta de tiempo para perfilarlos mejor, a los que dan vida no obstante buenos actores como Donald Sutherland, Toby Jones, Stanley Tucci, Elizabeth Banks o Wes Bentley; en este sentido se repite los problemas de que adolecía la saga Harry Potter o incluso El Señor de los Anillos, echamos en falta más profundidad en esos roles.

6/10
La montaña embrujada

2009 | Race to Witch Mountain

El fornido Jack Bruno trabaja como taxista en Las Vegas. Un día, los jóvenes Seth y Sara se suben en su taxi y le piden que les lleve hasta una zona alejada en el desierto. Hasta aquí, todo podría entrar dentro de la normalidad, pero una serie de acontecimientos empieza a cambiar el rumbo de las cosas. Seth y Sara son dos hermanos alienígenas con forma humana que han aterrizado en la Tierra con la intención de encontrar la llamada ‘montaña embrujada’, la cual contiene información primordial para su planeta, que se encuentra al borde de la extinción. Por ello, inician una carrera a contrarreloj para dar con su nave y regresar a su planeta, pero no sólo un cazador extraterrestre pretende matarlos, sino que la policía les pisa los talones para darles caza y realizar experimentos científicos con ellos. Jack, por su parte, decidirá colaborar con las chicos para que consigan regresar a su hogar; también contarán con la ayuda de la doctora Alex Friedman, una científica astrónoma con pocos seguidores. Trepidante cinta de ciencia ficción de Disney, remake de la película de 1973 dirigida por John Hough, quien a su vez se basaba en el libro de Alexander Key. Andy Fickman rueda aquí su particular versión de la historia, y se luce con espectaculares efectos especiales. El film está especialmente pensado para los jóvenes, que disfrutarán de esta historia sobre niños con poderes, en esta época del cine que no para de llevar a la pantalla cintas sobre superhéroes. La acción y el apartado visual tienen un papel especial en la primera parte de la película, lo que supone un buen comienzo para atrapar al espectador. Dwayne Johnson, alias ‘The Rock’, ya había tocado el género infantil con Papá por sorpresa y ahora se atreve con esta película de la factoría Disney, donde también sale acompañado de dos jóvenes intérpretes. El actor protagonista de El rey Escorpión hace lo que puede dentro de la historia, pero se luce más con la acción. Carla Gugino (Watchmen) interpreta a la astrónoma desengañada que ve en los niños la oportunidad profesional de su vida. En cuanto a los chicos protagonistas, estos son Alexander Ludwig (Los seis signos de la luz), un tanto inexpresivo, pues pone todo el rato la misma cara, y AnnaSophia Robb, una joven actriz incipiente que dará que hablar en el futuro. Lo que uno no se cree demasiado es el leve idilio metido con calzador entre Gugino y Johnson. La trama sobre ovnis que aterrizan en la Tierra, con protagonistas buenos y heroicos perseguidos por agentes del gobierno malos y ambiciosos ya se ha visto antes, pero se sigue con interés por el vibrante ritmo, que no decae en ningún momento.

5/10
Los seis signos de la luz

2007 | The Seeker: The Dark Is Rising

La productora Walden Media sigue empeñada en entregar cine familiar de calidad, después de títulos de la talla de Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario, Un puente hacia Terabithia o La telaraña de Carlota. Ahora su punto de partida son las novelas juveniles de Susan Cooper. El film sigue los pasos de la familia Stanton, un matrimonio con seis hijos, y mayormente del hijo pequeño Will, un adolescente que está empezando a descubrir que le gustan las chicas, y que sufre las burlas y bromas de sus dos hermanos mayores gemelos. Un día se presentan ante él los Ancestrales, unos personajes que le explican que, por ser "el séptimo hijo de un séptimo hijo" tiene un don especial que le convierte en Buscador, capaz de reconocer los seis signos que salvarán al mundo de una terrible e inminente amenaza. El chico considera que su valía es escasa, pero pondrá todo de su parte para descubrir dichos signos, lo que le obliga a viajar en el tiempo y enfrentarse a increíbles peligros. Estamos ante una película entretenida, e impregnada de buenos valores educativos: desde la unidad familiar y la necesaria confianza entre padres, hijos y hermanos, a la necesidad de enfrentarse a los problemas sin complejos, aunque de entrada asusten. Pero le pesa un tanto el ensamblaje del mundo fantástico con el mundo real de la familia y la escuela (el equivalente a "muggles" y magia de la saga "Harry Potter"), algo torpe, y un manierismo excesivo en la acumulación de efectos visuales y de una cámara que busca, con ocasión o sin ella, planos cenitales, ángulos extraños y mareantes movimientos en espiral.

5/10

Últimos tráilers y vídeos