IMG-LOGO

Biografía

Analeigh Tipton

Analeigh Tipton

31 años

Analeigh Tipton

Nació el 09 de Noviembre de 1988 en Minneapolis, Minnesota, EE.UU.
Filmografía
The Long Home

2019 | The Long Home

Golden Exits

2017 | Golden Exits

Una noche con mi exsuegro

2017 | All Nighter

Aquí todo arranca con la cena que ha organizado Ginnie para que su padre, el señor Gallo, conozca a su novio Martin. Los caracteres de ambos no pueden ser más contrapuestos: Martin es dejado y bohemio, hijo de activistas, y artista que toca el ukelele; mientras que el señor Gallo es un tipo resolutivo, acostumbrado al mando, alto ejecutivo de una importante empresa de logística. Seis meses después de la cita, los novios han roto, pero el señor Gallo se presenta en casa de Martin, pues no logra dar con el paradero de su hija, está preocupado. Ambos emprenderán la búsqueda de la joven, lo que incluye una noche disparata. Una agradable comedia gamberra, de acertado reparto –hay química entre J.K. Simmons y Emile Hirsch, que están presentes durante casi todo el metraje, y el primero especialmente hace un excelente trabajo–, aunque con algún bache narrativo. Dirige el poco conocido Gavin Wiesen, que cinco años atrás entregó otra original comedia generacional, El arte de pasar de todo. Mientras que el libreto es otro guionista con poca experiencia, Seth W. Owen, que firmó el guión de Morgan. La cinta, aunque no ahorra alguna grosería, tiene bastantes pasajes graciosos, con personajes inmaduros pasados de rosca, y la clásica evolución a crecer como personas, aunque previsible, está razonablemente bien llevada.

5/10
En lucha incierta

2016 | In Dubious Battle

Adaptación de una novela de John Steinbeck, ambientada en los duros años de la Depresión, como su obra más célebre llevada mucho antes al cine, Las uvas de la ira. Sigue al activista político Mac McLeod, que tiene bajo su tutela a un pariente, Jim Nolan. Especialmente concienciados para luchar contra las injusticias de los grandes propietarios de tierras en California, se infiltran entre los recogedores de manzanas, a los que pagan un jornal miserable. Como saben mostrar humanidad y un rostro amable, Mac logra persuadir al carismático London para iniciar una huelga, donde sostener la posición resulta difícil por el juego sucio de los terratenientes y por la volubilidad de los trabajadores, que pueden cansarse en su lucha, pues sólo quieren paz y una vida mejor. La cinta dirigida por James Franco, que se reserva además el papel de Mac, tiene un indudable interés en el retrato de época y de los avances en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores. Además, no ahorra atinadas críticas a las tácticas comunistas, donde el individuo es prescindible en aras del abstracto ente de la colectividad, lo que acaba pasando factura. En tal sentido el film intenta trazar la senda hacia el personalismo de Mac, mientras que Jim sigue el camino contrario, un cierto endurecimiento, lo que se nota especialmente en su interés romántico y de formar una familia, que se diluye en la lucha social. Esta idea, valiosa, no acaba de estar lograda, lo que no quita para que Franco y Nat Wolff hagan un buen trabajo actoral, arropado por un montón de estupendos actores, está fantástico Vincent D'Onofrio, y cumplen bien en sus cometidos Robert Duvall, Bryan Cranston, Sam Shepard, Selena Gomez… Y sin embargo, la película no es redonda. Tal vez el problema provenga de la fuente original, no es la novela más popular de Steinbeck, y tal vez también tenía problemas que en cualquier caso el desconocido y literario guionista Matt Rager –sólo ha escrito guiones a partir de escritores, William Faulkner además de Steinbeck, y únicamente para Franco– no logra solventar. La película pierde fuelle sobre todo en los últimos compases, con un desenlace un tanto pobretón.

5/10
Between Us

2016 | Between Us

La última apuesta

2015 | Mississippi Grind

La historia de dos jugadores itinerantes (Ryan Reynolds & Ben Mendelsohn) a la búsqueda de la partida de su vida en Nueva Orleans.

Lucy

2014 | Lucy

Durante unos años Luc Besson distinguía entre las películas que producía y casi siempre escribía, mucho más rutinarias, al estilo El beso del dragón o Transporter, y las que dirigía personalmente, más trabajadas, especialmente títulos como El gran azul y El profesional (León). Pero últimamente, resulta difícil distinguir unas de otras. Tras Malavita, el francés ha triunfado en las taquillas más de lo esperado con Lucy, cuyo título bien podría ser un autohomenaje. La Lucy del film es una estudiante veinteañera estadounidense que vive en Taipei, cuyo novio le endosa un maletín que debe llevar a un capo de la droga. Éste la obligará a transportar a Europa una droga sintética que con una operación clínica le introducen en el estómago. Pero tras recibir un golpe, la bolsa que contiene el producto se rompe, y el organismo de Lucy absorbe una enorme cantidad, lo que sorprendentemente incrementa su capacidad mental hasta lo sobrehumano. En sus declaraciones, Besson señala sin ningún pudor que se ha inspirado en Origen y 2001: una odisea del espacio. Sin embargo, Lucy se parece mucho más a un cómic de poco calado, y en concreto bebe de los mangas japoneses de mutantes, estilo Akira. Salvo en una escena, posiblemente la mejor del film, en la que la protagonista telefonea a su madre, apenas se detiene en los personajes y se centra en la acción. Por desgracia, esta última no sorprende demasiado, pues está elaborada con efectos especiales muy rutinarios, y además apenas genera tensión, pues la protagonista acaba siendo una superheroína similar a las de Marvel y DC, excesivamente poderosa, con la que nadie puede. Scarlett Johansson en el rol principal y Morgan Freeman, apropiado como científico experto en capacidad cerebral, salen del paso con cierta dignidad, a pesar de sus planos personajes. Algunos momentos de Lucy resultan surrealistas. El peor, un homenaje bastante ridículo a los homínidos del citado film de Stanley Kubrick. Sin ser redonda, le sacaba más tajada a una idea más o menos similar Sin límites, donde Bradley Cooper también ve multiplicado su potencial mental.

4/10
4 Minute Mile

2014 | 4 Minute Mile

Memorias de un zombie adolescente

2012 | Warm Bodies

El argumento de Memorias de un zombie adolescente viene a ser una versión libre de Romeo y Julieta. Así, R., un joven muerto viviente que se alimenta de cerebros humanos, participa en una escaramuza contra un grupo de supervivientes. Pero tras despedazar a un chico que va acompañado de su joven novia, Julie, se siente atraído por ella, y decide rescatarla de la voracidad de los otros muertos vivientes. Mientras R. y Julie tratan de sobrevivir, surgirá el amor entre ambos. El irregular Jonathan Levine (Seducción mortal) adapta la novela de Isaac Marion, que aparte de las referencias a William Shakespeare se sitúa muy en la línea de Crepúsculo, aunque cambiando los vampiros por muertos vivientes. La diferencia fundamental estriba en que Memorias de un zombie adolescente incorpora numerosos elementos humorísticos, casi todos bastante negros, pero efectivos. No faltan las buenas dosis de secuencias acarameladas que posiblemente sean la causa de que el film haya sido un tremendo éxito, en su estreno en Estados Unidos. El veterano John Malkovich, como padre de armas tomar de la protagonista, da un poco de lustre al reparto, encabezado por Nicholas Hoult (la Bestia en X-Men: Primera generación) y Teresa Palmer (El aprendiz de brujo), dos jóvenes valores un tanto insulsos. Los efectos digitales resultan un tanto rudimentarios.

4/10
Crazy, Stupid, Love

2011 | Crazy, Stupid, Love

Cal Weaver lleva casado muchos años, tiene hijos y un buen trabajo. Una noche recibe como un mazazo la noticia de que su mujer ha tenido una aventura y desea separarse. Cal no se lo puede creer, pero decide sobre la marcha abandonar el hogar familiar. Tras varias noches deprimido en la barra de un bar, conocerá a un joven, Jacob, experto ligón y mujeriego. Jacob le propondrá hacer de Cal un nuevo hombre, de modo que todas las mujeres caigan a sus pies. Una muestra más de ese cine de Hollywood que con un envoltorio ‘moderno’ y atrevido quiere en realidad contar lo que han hecho una y otra vez los grandes clásicos del cine: la validez del amor verdadero, del amor para toda la vida, y la idea de que nunca hay que rendirse cuando se ama de veras. A este respecto la pareja de directores formada por Glenn Ficarra y John Requa asciende un peldaño tras su debut en Phillip Morris ¡te quiero! No abandonan el tono ligero y la visión de una sociedad frivola, obsesionada con el sexo, pero visualmente la película es contenida y a la postre el guión de Dan Fogelman (guionista de Cars y Enredados) viene a afirmar con rotundidad que la sexualidad desemboca en el vacío si no va acompañada de la entrega personal y que la familia es el mejor sitio para crecer y ser felices. Hay cierto desorden a la hora de narrar e intercalar temporalmente algunas subtramas, y también sobra algún efectismo técnico innecesario. El reparto es probablemente la baza que hace funcionar el conjunto, con un protagonista, Steve Carell, que resulta cercano y convincente, y un Ryan Gosling que borda su exagerado y esquemático personaje. En el plano femenino también las cosas funcionan, con unas espléndidas Julianne Moore y Emma Stone. Y aunque se eche mano de algunos clichés hipertrillados y previsibles (el discursito final de graduación, y tal), también hay escenas muy bien resueltas, como el encuentro entre Jacob y Hannah en su piso o la catastrófica reunión en el jardín de los Weaver.

5/10
The Green Hornet

2011 | The Green Hornet

Adaptación al cine de las aventuras de “El avispón verde”, personaje creado en 1930 para un serial radiofónico por George W. Trendle y Fran Striker. Uno de los grandes impulsores del proyecto es el actor Seth Rogen –protagonista, guionista y productor ejecutivo–, que se declara seguidor del personaje, popular sobre todo en los 60, cuando dio lugar a una serie televisiva con Van Williams y Bruce Lee en su primer papel estadounidense, y cuyas peripecias en algún episodio se entrecruzaron con la serie de Batman de aquel momento. De hecho, el personaje tiene bastantes similitudes con el Hombre Murciélago. Britt Reid es un rico heredero cuyo padre posee un imperio de la comunicación. A la muerte de éste, intima con Kato, empleado de su padre dotado de una asombrosa habilidad para desarrollar aparatos tecnológicos y para el combate cuerpo a cuerpo. Gracias a un vehículo sofisticado dotado de asombrosos adelantos, creado por Kato, y con éste como ayudante, Britt Reid adoptará la identidad del enmascarado Avispón Verde, y tratará de pararle los pies a Benjamin Chudnofsky, el cabecilla del hampa local. Sorprende que se haya encargado de esta cinta el iconoclasta Michel Gondry, autor de la película de culto Olvídate de mí, que se ha olvidado en cierta medida de su estilo surrealista habitual, para filmar una producción de superhéroes que salvo por su lenguaje malsonante va dirigida al público familiar, y de hecho gustará sobre todo a los más jóvenes.   Gondry hace gala de su solvente imaginación visual en las secuencias de acción, en una cinta repleta de golpes de humor en la que se agradecen algunas transgresiones de las reglas del género superheroico, tan recurrido últimamente: en esta ocasión, el sidekick o compañero del héroe es realmente el que sabe hacer las cosas, y el protagonista se presenta como villano, para librarse de las conjuras de los otros delincuentes contra él. Divertirá a los que entren predispuestos a pasarlo bien, y sepan pasar por alto que todo les sonará de otras películas, y que el reparto es desigual. Si bien Christoph Waltz se luce de nuevo en el registro de villano paródico que tanta gloria le dio en Malditos bastardos, y algunos secundarios son excelentes, como Tom Wilkinson o Edward James Olmos, Cameron Diaz se queda en mera comparsa femenina, y el protagonista, Seth Rogen, no queda tan bien aquí como en comedietas ligeras estilo Lío embarazoso.

5/10
Damsels in Distress (Damiselas en apuros)

2011 | Damsels in Distress

Un campus universitario. La recién llegada Lily es acogida por Violet y sus amigas Heather y Rose, que regentan un club de asistencia a posibles suicidas. Absolutamente pija, Violet muestra aires de superioridad a la hora de dar consejos a diestro y siniestro, hasta que a ella le toca también pasar por la experiencia de estar deprimida por un desengaño amoroso. Así contada, la trama suena a dramática, pero el tono es de ironía continua, en plan desengrasante, con un humor sofisticado y absurdo, y completa ausencia de cualquier asomo de gravedad. Ésta es la propuesta del singular director estadounidense Whit Stillman, un cineasta que se prodiga poco desde que fuera nominado al Oscar al mejor guión original hace veinte años por su debut fílmico Metropolitan. Éste es su largo número cuatro, y el anterior lo rodó en 1998. Stillman, también productor y guionista, se ríe de la ignorancia suprema de sus personajes, lo que incluye los notables prejuicios de que hacen gala y una visión superficial de lo que supone el amor. Hay ingenio en el humor, un poco al estilo Woody Allen, aunque todo es más suave. Otra referencia que viene a la cabeza es Las vírgenes suicidas de Sofia Coppola, también por el tratamiento fotográfico y el aire romántico que traspasa la narración. La concepción episódica del film, a los que preceden los correspondientes letreros, también hace pensar que la idea podía haber dado pie a una serie televisiva, al estilo de Glee. Por cierto que el film también incluye un número musical. Y un reparto juvenil de actores aún no excesivamente conocidos.

6/10

Últimos tráilers y vídeos