IMG-LOGO

Biografía

Arthur O'Connell

Arthur O'Connell

73 años ()

Arthur O'Connell

Nació el 29 de Marzo de 1908 en Nueva York, EE.UU.
Falleció el 18 de Mayo de 1981 en Woodland Hills, Los Angeles, California, EE.UU.
Filmografía
Aventuras en el Mississippi

1974 | Huckleberry Finn

Nueva versión de la inmortal novela de Mark Twain, que tantas veces ha sido llevada a la gran pantalla. Huck es un jovenzuelo que huye de su casa y se escapa con el esclavo Jim a través del río Mississippi. Por el camino les esperan a ambos grandes aventuras, y ayudándose el uno al otro trabarán una fuerte amistad. J. Lee Thompson dirige esta bonita película, donde Jeff East repetía personaje, pues había aparecido un año antes en el film Tom Sawyer (1973), interpretando también el papel de Huck. La película es entretenida y viene aderezada con algunos temas musicales.

5/10
La aventura del Poseidón

1972 | The Poseidon Adventure

Durante la celebración de la Nochevieja, un lujoso transatlántico sufre un terrible accidente, al recibir el impacto de una ola gigantesca que le hace volcar. Los supervivientes quedan atrapados en el interior y su única esperanza es ir hacia el casco del barco antes de que se hunda. En los años 70 se pusieron de moda las producciones de catástrofes, caracterizadas por una exhibición de suntuosos efectos especiales y un reparto que incluía a grandes estrellas en pequeños papeles. El argumento suele ser muy similar en todas ellas y tras el accidente o desastre meteorológico de turno (hubo desde incendios en El coloso en llamas hasta múltiples accidentes de aviones en las más populares de la época, las cintas de la saga de Aeropuerto), las vidas de un extenso grupo humano se truncan, pues su única preocupación pasa a ser la supervivencia. La aventura del Poseidón es uno de los títulos más representativos y cumple modélicamente todas estas características, tomando como base la novela de Paul Gallico. El choque del barco resulta espectacular, debido a la utilización de maquetas y técnicas muy avanzadas para la época. La lista de actores que interpretan a las víctimas es extensa, e incluye algunos de los nombres más taquilleros de la época, como Gene Hackman o Ernest Borgnine, pero también estrellas del Hollywood clásico como Shelley Winters o Leslie Nielsen. Un John Williams en sus primeros años de carrera es el autor de la música, un excelente presagio de que el autor de las bandas sonoras de La guerra de las galaxias, En busca del arca perdida y E.T., el extraterrestre se convertiría poco a poco en el más reputado compositor de música de cine de su generación. El éxito de esta película propició que se hiciese una secuela, Más allá del Poseidón, que, aun siendo entretenida, no alcanza la excelencia de la primera parte.

6/10
El día de los tramposos

1970 | There Was a Crooked Man...

Lopeman, un antiguo sheriff, tras sufrir una lesión, debe cambiar de oficio, y se convierte en alcaide de un presidio, sustituyendo a su fallecido predecesor, que murió en un motín. Allí se entera que uno de sus "huéspedes", el carismático Paris, ocultó el dinero de su último atraco en un lugar desierto, y pretende tentarle con la idea de compartirlo. En cambio Lopeman tiene otras ideas, las de lograr la rehabilitación de sus presos, mejorando sus condiciones. Cínico y crepuscular western de Joseph L. Mankiewicz, los elementos cómicos que presenta son muy ácidos, hay un pesimismo de fondo, los hombres son incorregibles, parece decirse. El guión se debe al dúo David Newman-Robert Benton, también responsables del libreto de Bonnie y Clyde, y se nota en la descripción de la avaricia que fácilmente atrapa el corazón del ser humano. El venenoso desenlace es coherente con lo visto en el resto de la trama; y el toma y daca entre Kirk Douglas –con su clásico aire burlón compone un canalla al que resulta difícil odiar, aunque sea odioso– y Henry Fonda –él compone la rectitud puesta a prueba como nadie– parece anticipar el que tendrían Michael Caine y Laurence Olivier en La huella, dirigida también por Mankiewicz. Hay un buen plantel de secundarios para el resto de internos de la cárcel –la pareja de timadores, el traidor que ha decidido dejar de traicionar, el anciano Missouri Kid interpretado por Burgess Meredith, el chino...–, los guardianes y los civiles.

6/10
El último valle

1970 | The Last Valley

Durante la guerra de los Treinta Años en Europa, un profesor llamado Vogel llega hasta un pequeño pueblecito situado en un valle, que ha sobrevivido a la batalla. También acuden a él un grupo de soldados mercenarios y acuerdan entre ellos y los habitantes del pueblo permanecer juntos lo que dure el invierno, pero poco a poco la convivencia se hace insostenible debido a las diferencias. Magnífica cinta bélica injustamente olvidada donde se hace un alegato del sinsentido de la guerra y de la intolerancia. James Clavell dirige con acierto al inglés Michael Caine (Evasión o victoria), al egipcio Omar Sharif (Doctor Zhivago) y al alemán Per Oscarsson y la historia no pierde interés gracias al guión y a una preciosa banda sonora a cargo de John Barry (Memorias de África).

7/10
Esta noche vamos de guerra

1970 | Suppose They Gave a War and Nobody Came

Los habitantes de una pequeña comunidad tienen problemas de convivencia con los soldados de una base militar cercana. Comedia que se inspira en la obra de Billy Wilder, de ahí la presencia de Tom Ewell (La tentación vive arriba) y Tony Curtis (Con faldas y a lo loco). Por desgracia, se queda muy lejos del nivel del maestro.

5/10
A Covenant with Death

1967 | A Covenant with Death

Un condenado a muerte asesina a su verdugo justo antes de morir. Más tarde se descubre que en realidad no cometió el asesinato por el que fue enjuiciado y declarado culpable. Película que pasó un tanto desapercibida en su día, que trata temas como la justicia, la inocencia o el honor. Es entretenida aunque no posee nada que resulte memorable para el espectador. Está protagonizada por George Maharis (Éxodo).

5/10
Viaje alucinante

1966 | Fantastic Voyage

Clásico de ciencia ficción, con Raquel Welch. Plantea la hazaña de unos científicos que, para practicar una operación, reducen sus tamaños y viajan al interior del cuerpo del paciente.

4/10
Los silenciadores

1966 | The Silencers

Matt Helm es una especie de James Bond a la americana que trabaja como espía en el ICE, servicio secreto de contraespionaje. Tendrá que evitar que la malvada organización "Gran O" manipule una prueba de misiles para organizar un desastre nuclear que puede acabar con Estados Unidos. Comedia de acción en la que Dean Martin se lo pasa en grande –él mismo interpreta varias canciones que suenan como banda sonora, e incluso se permite un chiste contra su amigo Frank Sinatra– con un personaje que es todo un donjuán. La película copia hasta la saciedad la franquicia de 007 –misiones peligrosas, mujeres fatales y seductoras, organizaciones secretas buena y mala, malvado de pacotilla–, aunque en este caso el conjunto –la trama y los efectos especiales, sobre todo– está al servicio del humor y el tono picante que inundan el film. El reparto está bastante correcto, con la aparición estelar de Cyd Charisse en un par de números musicales, y una torpe y encantadora Stella Stevens.

5/10
La carrera del siglo

1965 | The Great Race

Una alocada comedia que nos narra una competición de automóviles, que se celebra con motivo de la conmemoración del final de siglo, cuyo recorrido es Nueva York- París. Con este pretexto argumental Blake Edwards (El guateque, La pantera rosa) elabora una de las mejores comedias de todos los tiempos. Toda clase de "gags" ocurren en esta deliciosa película que es también un homenaje al cine mudo y a las películas de Mr. Laurel y Mr. Hardy; es inolvidable la escena de la lucha de tartas para la que llegaron a utilizarse 2.357 pasteles. En el reparto destacan un Tony Curtis en el papel de héroe, una siempre guapísima Natalie Wood como periodista, Jack Lemmon en una doble caracterización (de villano y de príncipe de un pequeño país centro europeo) y Peter Falk (más tarde conocido por encarnar al televisivo inspector de policía Colombo). La película esta acompañada de una excelente banda sonora a cargo de Henry Mancini, y obtuvo en 1965 el oscar a los mejores efectos sonoros.

6/10
El tercer día

1965 | The Third Day

¡Coche al agua! En un accidente, un auto cae al río, y una camarera se ahoga. El conductor no recuerda los hechos, pero un detective listillo acabará viendo la luz. George Peppard encarna con convicción al despistado chófer, que no acaba de saber qué lazos le unían a la difunta. Tras la cámara está Jack Smight, que el año siguiente descollaría con Harper, investigador privado, del mismo patrón.

5/10
Pesadilla bajo el sol

1965 | Nightmare in the Sun

Un hombre viaja haciendo autostop por el desierto. Le para una bella mujer con la que inicia un idilio, pero ésta resulta estar casada. Bienintencionado film de género negro que trata de homenajear a clásicos como El cartero siempre llama dos veces. Destaca el trabajo como secundario de Robert Duvall en su primera etapa.

4/10
Fort Comanche

1961 | A Thunder of Drums

Con los comanches en pie de guerra, las familias de granjeros están sufriendo varios ataques sin que la guarnición de un fuerte cercano pueda impedirlo. Al mismo tiempo un joven oficial llegará al fuerte para ver que su ex novia va a casarse con otro hombre. Lo mejor de este, por lo demás, entretenido film del oeste es su reparto, en el que sobresalen varias caras conocidas. El guión es del gran James Warner Bellah (El hombre que mató a Liberty Valance).

5/10
Un gángster para un milagro

1961 | Pocketful Of Miracles

Capra echó el telón a su carrera cinematográfica versionando Dama por un día, film que él mismo había dirigido en 1933. Bette Davis retomó el papel que en su día había hecho May Robson, y pese a las diferencias con Glenn Ford y a los locos años 60, el director de ¡Qué bello es vivir! demostró que la idea de unos gángsters ayudando a una mendiga seguía funcionando perfectamente.

6/10
Cimarrón

1960 | Cimarron

Espectacular western que se apuntó a las tendencias de películas gigantes capaces de competir con la irrupción en los hogares americanos de la televisión. De aliento épico indudable, marcó los siguientes trabajos de Anthony Mann en esa línea, como El Cid y La caída del imperio romano. Se basa en una novela de Edna Ferber llevada ya al cine en 1930 con notables resultados, entre otros el Oscar a la mejor película. La misma idea inspiraría muchos años después el film Un horizonte muy lejano. El film describe la famosa carrera de Oklahoma, a la que fueron invitados los colonos dispuestos a poblar un amplio territorio, mediante la repartición de tierras a quien primero llegara a ellas en una competición. Entre los participantes destaca un tipo de turbio pasado, que al fin ha sentado la cabeza y creado un hogar; y personajes arribistas y ambiciosos. A modo de película río se describen los múltiples problemas surgidos en ese período de colonización, y tras la primera parte, más vibrante, se presentan otras cuestiones de corte melodramático, como la lucha por el petróleo, la cuestión política y la creación de un diario. Fue el último western de Mann, y Glenn Ford se ajustó muy bien al clásico héroe de lejano Oeste.

6/10
El gran impostor

1960 | The Great Impostor

Ferdinand es un joven apuesto que se hace pasar por diferentes personas mediante disfraces y engaños para ir ascendiendo económicamente. De este modo llega a ser un monje, un marino o, incluso, un cirujano. Amable comedia con un Tony Curtis (La carrera del siglo) seductor a la par que listillo buscavidas, que de paso se liga a una guapa moza entre artimañas y juegos.

4/10
Anatomía de un asesinato

1959 | Anatomy Of A Murder

En un tranquilo pueblo de Michigan, el fiscal retirado Paul Biegler (James Stewart) acepta la defensa del teniente Manion (Ben Gazzara). Manion tiene una seria acusación por el asesinato de un hombre que supuestamente había violado a su esposa, Laura Manion (Lee Remick). Pero Paul se debe enfrentar solo al asunto. Unicamente le ayudan su viejo amigo Parnel McCarthy (Arthur O'Connell), bastante aficionado a la bebida, y su leal secretaria Maida (Eve Arden). Después de un corto tiempo de investigación, comienza el juicio. Paul Biegler confía en demostrar la locura temporal de Manion y en la ejecución de un instinto irresistible. Pero debe enfrentarse a un prestigioso fiscal interpretado por George C. Scott, que defiende la tesis de que efectivamente la esposa de Manion coqueteaba con el muerto. Excelente película rodada con precisión por el experto Otto Preminger, artífice de Laura (1944) y Cara de ángel (1953). Despierta el interés desde el principio, porque no se revela la culpabilidad o la inocencia del asesino hasta el imprevisible final. El reparto de la película es excelente, y sobresale por supuesto el talante honesto y paciente de Stewart. La crudeza de la descripción verbal de la violación causó sensación en la época de su estreno. Acompaña una fenomenal composición de jazz de Duke Ellington, que también tiene un pequeño papel. Nadie debe perdérsela.

8/10
Hound-Dog Man

1959 | Hound-Dog Man

Comedia juvenil que transcurre a principios del siglo XX, en una pequeña granja donde una familia lucha por salir adelante lo mejor posible. Allí, el joven Clint pasa sus días sin muchos alicientes, teniendo como única distracción sus canciones. Hasta que se enamora de una atractiva joven. Adaptación del libro de Fred Gipson que, tras varios cambios, quedó poco parecida al texto original. En realidad se trataba de un vehículo para el lucimiento del cantante juvenil Fabián en su debut en pantalla. El muchacho –de enorme parecido con Elvis Presley–, no llegó mucho más lejos en el cine, a pesar que siguió trabajando en la pequeña y gran pantalla hasta 1999.

4/10
El hombre del Oeste

1958 | Man Of The West

Arizona. 1874. El antiguo forajido Link Jones ha rehecho su vida. Convertido en tipo respetable, sus vecinos le confían seiscientos dólares, para que viaje en tren a la ciudad, y contrate a una maestra. Uno de los grandes westerns de Anthony Mann, el director de Winchester 73. Aunque en su día pasó algo desapercibida, se trata de una admirable lección de cine que, segun Godard, “parece reinventar el género en cada plano”. Un envejecido Gary Cooper (moriría tres años después) cimenta su leyenda y borda la interpretación de un hombre que no logra escapar de su pasado, pese a sus intentos por llevar una vida pacífica.

7/10
Montecarlo

1957 | Montecarlo

Única película como director de Samuel A. Taylor, autor de la obra teatral en la que se basó Sabrina, de Billy Wilder, y coguionista de Vértigo. Describe a la aristocracia europea de Montecarlo. A pesar de la fama de los actores protagonistas, Marlene Dietrich y Vittorio De Sica, apenas tuvo repercusión. La culpa es del guión, excesivamente simple. Queda bastante deslucida la labor de los actores.

5/10
Operación gran baile

1957 | Operation Mad Ball

April Love

1957 | April Love

Nick Conover (Pat Boone) es un joven conflictivo que acaba de salir de la cárcel. Sus padres deciden mandarle a la granja que tienen en Kentucky sus tíos Jed (Arthur O'Connell) y Henrietta (Jeanette Nolan). Allí conocerá a Liz Templeton (Shirley Jones), una joven que lo cambiará todo. Es un agradable musical que cuenta cómo una persona conflictiva puede mejorar con la ayuda de los demás. La joven pareja se entiende bien en pantalla proporcionando un entretenido pero poco novedoso filme.

5/10
El hombre del traje gris

1956 | The Man in the Gray Flannel Suit

Interesante película sobre el estrés y la adicción al trabajo, producto muchas veces del deseo de alcanzar cierto estatus social. Gregory Peck da vida al 'hombre del traje gris', presionado por su esposa. Dirige el habitualmente guionista Nunnally Johnson.

6/10
Tierra de violencia

1956 | The Proud Ones

El comisario de Flat Rock recibe la noticia de que están a punto de llegar al pueblo unos pistoleros liderados por John Barrett, un hombre que pretende asesinarle. Decide presentarle batalla, pero Sally, su novia, le aconseja que huya. Architípica cinta del oeste, que adapta una novela de Verne Athanas. Cuenta, eso sí, con un espléndido reparto.

5/10
Bus Stop

1956 | Bus Stop

Cherie es una chica de carácter soñador que se gana la vida como cantante y mantiene la esperanza de convertirse en una brillante estrella de cine. Se encapricha de ella Bo, un rudo cowboy, de carácter completamente contrapuesto, mucho más sencillo. Sus aspiraciones consisten en fundar una familia y comprar un rancho para cuidar ganado. Bo hará todo lo posible por conquistar su corazón, pero sus toscos modales no se lo pondrán fácil. Un año después de su obra maestra, Picnic, Joshua Logan rodó su película más recordada, probablemente por el protagonismo de la mítica Marilyn Monroe. Es precisamente en esta tragicomedia basada en un exitoso texto teatral del dramaturgo William Inge, donde la actriz desplegó todos sus recursos interpretativos, y demostró, de una vez por todas a la crítica que era mucho más que una cara bonita. Además, aparece muy bien secundada por Don Murray, en su papel de chico sencillo, bonachón, pero rústico, y por la excelente secundaria Betty Field como una tosca camarera. Otras virtudes de esta espléndida cinta son la majestuosa fotografía en cinemascope de Milton R. Krasner y la banda sonora del veterano Alfred Newman que incluye la conocida canción 'Bus Stop Song', compuesta por Ken Darby.

7/10
Picnic

1955 | Picnic

Hal Carter (William Holden) lleva un tiempo vagabundeando, viviendo la vida con desenfado y sin ningún anclaje. Un día llega a la conclusión de que ha llegado el momento de abandonar su vida errante y asentarse, relacionarse con la sociedad y conocer gente nueva. Su rico amigo Alan Benson (Cliff Robertson) le ayuda a abrirse paso en una pequeña ciudad de Kansas. Empieza a buscar trabajo y a mezclarse con el ambiente de la ciudad. Y en la feria campestre que conmemora la festividad local, Hal quedará hechizado por la reina de la belleza, Madge Owens (Kim Novak), una guapísima joven de 19 años pretendida por Alan. Excelente drama protagonizado por el magnífico actor William Holden, recordado por El crepúsculo de los dioses (1950), de Billy Wilder, Nacida ayer (1950), de George Cukor, o El puente sobre el río Kwai (1959). El resto del plantel artístico es impresionante. Entre todos consiguen dotar a la película de una poderosa fuerza dramática. Una de las mejores de 1955, un año glorioso para el cine por títulos como Rebelde sin causa, de Nicholas Ray, Almas sin conciencia, de Federico Fellini, Muerte de un ciclista, de Juan Antonio Bardem, o La noche del cazador, de Charles Laughton.

6/10

Últimos tráilers y vídeos