IMG-LOGO

Biografía

Blake Edwards

Blake Edwards

88 años ()

Blake Edwards

Nació el 26 de Julio de 1922 en Tulsa, Oklahoma, EE.UU.
Falleció el 15 de Diciembre de 2010 en Santa Monica, California, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

El hombre de los diamantes y los submarinos rosas

06 Abril 2011

Especialista en las más alocadas comedias, creó muchos de los gags más descacharrantes de la historia del cine. Y aún así, a Blake Edwards le quedó tiempo para demostrar su valía para el drama, el thriller e incluso el western. 

Nacido el 26 de julio de 1922 en Tulsa (Oklahoma), William Blake Crump –su nombre real– proviene de una casta de cineastas, pues su padre, Jack McEdwards –asistente de dirección­– era a su vez hijo del director J. Gordon Edwards, pionero del cine mudo.  También tiene una hermana, Jennifer Edwards, que se dedicaba a la interpretación. Desde muy joven tuvo claro que lo suyo era la escritura. Se convirtió en guionista por casualidad, cuando fue a recoger al trabajo a su novia de entonces. Ésta elaboraba un guión para la radio, pero Edwards decidió echarle una mano reescribiéndolo por completo. Su texto gustó tanto al jefe de la chica, que le ofreció a Edwards convertirse en su agente, y desde ese momento le consiguió regularmente trabajos para escribir programas de radio y televisivos.

Pero Edwards prefería la gran pantalla. Como no le reclutaban como guionista de cine, decidió aprovechar sus contactos familiares para meter la cabeza, ejerciendo de extra, el único trabajo que le facilitaban. El incansable Edwards se pasó prácticamente la década de los 40 como extra, en películas de directores que admiraba, en busca de estrechar lazos y que le dieran una oportunidad. Apareció fugazmente en títulos como Diez héroes de West Point, de Henry Hathaway –que supuso su debut–, Dos en el cielo, de Victor Fleming, No eran imprescindibles, de John Ford o Los mejores años de nuestra vida, de William Wyler. Como su carrera no evolucionaba, decidió producirse él mismo uno de sus guiones, que dio lugar al desconocido western Panhandle, de 1948. Por increíble que parezca, Edwards no era el único extra con inquietudes creativas. En los platós había conocido a otro tipo que usaba su misma táctica para abrirse camino, el entonces jovencísimo  Richard Quine (posteriormente responsable de títulos como Me enamoré de una bruja), con el que escribió el guión de Venga tu sonrisa, que supuso la opera prima como director de Edwards. No sería su único trabajo conjunto, pues escribieron entre los dos también He Laughed Last –de nuevo dirigida por Edwards– y varias películas de Quine (La misteriosa dama de negro, Marino al agua y Mi hermana Elena).

Tras el drama El terrible Mr. Cory y varias comedias menores, Edwards creó la popular serie televisiva Peter Gunn, que supuso su primer encuentro con uno de sus colaboradores fundamentales, el legendario compositor Henry Mancini, que siguió colaborando con él hasta la muerte del músico en 1994. Ya tenía música del genial Mancini el primer gran éxito cinematográfico de Edwards, que fue la hilarante Operación Pacífico, con Cary Grant y Tony Curtis como capitán y primer oficial de un submarino que acaba pintado de rosa, durante la II Guerra Mundial. Justo a continuación dirigió la agridulce Desayuno con diamantes, adaptación libre de una de las obras más conocidas de Truman Capote, que sin duda es uno de los mejores títulos del cineasta. Audrey Hepburn interpretó a la memorable Holly Golightly, una mujer frívola y desenfadada en busca de la felicidad. Para esta película, Henry Mancini coescribió con Johnny Mercer la legendaria canción 'Moon River'. El film, de 1961, abre para Edwards la etapa más memorable de su filmografía, que se extendió a lo largo de la primera mitad de los 60. Rodó dos excelentes títulos con la actriz Lee Remick, el thriller Chantaje contra una mujer, donde estaba acompañada por un memorable Glenn Ford, y Días de vino y rosas, uno de los más sobrecogedores retratos cinematográficos de las consecuencias del alcoholismo, donde la actriz tenía a su lado a un inmenso Jack Lemmon, demostrando su valía para el drama. Les sigue uno de los mayores éxitos del cine cómico de todos los tiempos, La pantera rosa, enloquecido film que pasará a la historia por el personaje de Peter Sellers, el inspector Clouseau, un torpe policía –secundario en esta ocasión– que intenta capturar a un ladrón de guante blanco apodado ‘El Fantasma’, el cual está inmerso en el robo de ‘La Pantera Rosa’, una joya de gran valor. Edwards recuperaría inmediatamente al personaje, en El nuevo caso del inspector Clouseau, y cerraría la década con La carrera del siglo (una road movie cómica que parodia diversos géneros), ¿Qué hiciste en la guerra, papi? y la excepcional El guateque,  con Peter Sellers como un extra invitado por error a la fiesta de un productor de Hollywood al que ha arruinado una película.

Divorciado de su esposa, Patricia Walker (ocasional actriz en títulos como Marino al agua), Blake Edwards contrajo matrimonio en 1969 con Julie Andrews, que a partir de entonces se convertiría en su actriz fetiche, en títulos como La semilla del tamarindo (un drama coprotagonizado por Omar Sharif), 10, la mujer perfecta,  el desastroso retrato del mundo del cine S.O.B. (Sois hOnrados Bandidos), Víctor o Victoria (donde era una mujer que se hacía pasar por un homosexual) y Mis problemas con las mujeres, remake de El amante del amor, de Truffaut. Durante mucho tiempo, las únicas películas de Edwards sin Andrews son sus numerosas secuelas de La pantera rosa, saga que recuperaba cada vez que estaba necesitado de dinero, y en la que mantuvo al principio cierto nivel, hasta que agotó la fórmula. Peter Sellers había renunciado al personaje, que fue interpretado por Alan Arkin en la aburrida Inspector Clouseau, el rey del peligro. Pero volvió a requerimiento de Edwards, en El regreso de la pantera rosa, La pantera rosa ataca de nuevo y La venganza de la pantera rosa. Tras la muerte del memorable cómico británico, Edwards no tuvo muchos escrúpulos en seguir explotando la gallina de los huevos de oro con Tras la pista de la pantera rosa, supuesto tributo al actor, donde éste aparecía a través de imágenes de archivo descartadas de otras películas. En La maldición de la Pantera Rosa, investiga la desaparición de Clouseau su primo americano, el sargento Clifton Sleigh (Ted Wass). El cineasta se despidió de la saga con la mediocre El hijo de la pantera rosa, donde el impasible Sellers (que solía quedarse serio haciendo como que no pasaba nada, aunque el mundo se derrumbara a su alrededor) era paradójicamente sustituido por el gesticulante cómico italiano Roberto Benigni, cuyo personaje era el hijo del inspector. El propio Edwards fue también guionista de algunos episodios de la serie televisiva animada La pantera rosa (1969), protagonizada por el felino que se hizo popular con los títulos de crédito animados de la saga.

En los 80, Blake Edwards rodó la elegante e inspirada Mickey y Maude, en la que partió de un guión en el que él no había intervenido –algo  no muy habitual en su carrera–.  Pero su última etapa por lo general no está a la altura del director de Desayuno con diamantes, que perdió bastante fuelle, y recurrió con frecuencia al humor soez. Destaca la amena Cita a ciegas, su último gran éxito, inconfeso remake de La fiera de mi niña y ¿Qué me pasa, doctor? (de las que roba el esquema y algunos chistes). Supuso el primer papel protagonista en el cine del entonces televisivo Bruce Willis, acompañado de una divertidísima Kim Basinger. Asesinato en Beverly Hills, El gran enredo, Una cana al aire y Una rubia muy dudosa son bastante decepcionantes, aunque siempre tienen algún momento divertido. El último trabajo de Edwards antes de retirarse fue un remake televisivo de Victor o Victoria. Por el film original, obtuvo su única nominación al Oscar, en la categoría  de mejor guión, aunque en 2004 le concedieron la estatuilla, con carácter honorífico. Murió el 15 de diciembre de 2010.

Oscar
2004

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico
Filmografía
El hijo de la Pantera Rosa

1993 | Son of the Pink Panther

La excusa para que Blake Edwards retomara la saga de 'La pantera rosa' fue inventar un hijo a Clouseau, Roberto Benigni, fruto de su relación con una mujer a la que ayudó en El nuevo caso del inspector Clouseau.

2/10
Una rubia muy dudosa

1991 | Switch

Steve Brooks es un exitoso profesional de la publicidad, conocido por su tremendo éxito con las mujeres, a las que seduce para después dejarlas abandonadas como un trapo. Un día, tres de sus antiguas conquistas le invitan a una fiesta; al día siguiente tendrá un amargo despertar pues se encuentra en el cuerpo de una mujer, concretamente en el de una espectacular rubia. Ahora deberá moverse como mujer en un mundo de hombres. Blake Edwards, el rey de la comedia (El guateque, La pantera rosa (1963)) dirige esta disparatada historia de situaciones equívocas. Humor inteligente, buenas interpretaciones, ingeniosos diálogos son los ingredientes de este film que cuenta con un reparto encabezado por Ellen Barkin, Jimmy Smits, JoBeth Williams y Lorraine Bracco.

6/10
Peter Gunn

1989 | Peter Gunn

Segundo telefilm de Blake Edwards tras Ese fantasma es mi jefe (Justin Case, 1988), ya rodado en sus últimos años de carrera. También para la pequeña pantalla escribió y dirigió la telecomedia Julie (1992), donde su mujer, Julie Andrews interpretaba a una estrella de cine, aunque no funcionó de cara al espectador y tan solo duró seis episodios. Este telefilm proviene de la serie del mismo nombre, Peter Gunn, creada por Edwards en 1958, y donde el protagonista era un sofisticado detective encargado de resolver los casos más complicados. Ahora, con el protagonismo de Peter Strauss, la música seguía siendo el pegadizo tema a trompeta de Henry Mancini.

4/10
Una cana al aire

1989 | Skin Deep

El escritor Zach Hutton, a quien le gusta demasiado la bebida, es un ligón sin remedio a pesar de estar casado. Cuando su mujer le pide el divorcio, Zach toma conciencia de que su vida va por mal camino e intenta cambiar... pero no hace más que enredar su situación. Comedia zafia que no debería haber estado nunca en la brillante filmografía de Blake Edwards, y que el protagonismo de John Ritter acaba por estropear del todo. Ni siquiera Henry Mancini colaboró en su banda sonora. Entre tanta vulgaridad, diálogos vergonzosos y chistes malos salvamos el gag del preservativo fluorescente, aunque con muchas reservas.

2/10
Ese fantasma es mi jefe

1988 | Justin Case

Un telefilm sin mucha gracia, que tiene como protagonista a Justin Case, un detective que vuelve a la investigación como un fantasma, dispuesto a descubrir quién ha sido el culpable de su asesinato. Para ello contacta con la ingenua Jennifer Spalding, una bailarina sin trabajo. Su único interés radica en que fue producido, escrito y dirigido por Blake Edwards, aunque no lo parezca. Su protagonista femenina es Molly Hagan, una asidua en las series televisivas desde mediados de los 80 y en cuya larga trayectoria podemos encontrar participaciones en Seinfeld, Star Trek: Espacio profundo nueve, Friends, Urgencias, The Closer, A dos metros bajo tierra...

3/10
Asesinato en Beverly Hills

1988 | Sunset

Hollywood, años 20. El sheriff Wyat Earp y la estrella del cine mudo Tom Mix colaboran juntos en una investigación criminal, donde deben encontrar a un asesino que amenaza al mundo del cine. Comedia policíaca resuelta sin estilo por parte de un Blake Edwards en baja forma, ya que, a partir de aquí, sólo haría malas películas como Una cana al aire (1989) y, especialmente, El hijo de la pantera rosa (1993). Contiene una buena ambientación del mundo del cine de ese tiempo gracias al trabajo del director artístico Marvin March, pero a la película le falta garra e interés por lo que se está contando. Antes de comenzar el rodaje, Bruce Willis sustituyó a Robert Duvall como protagonista.

3/10
Cita a ciegas

1987 | Blind Date

El fantástico Blake Edwards nos transmite en esta película una ración de sus vibraciones, con las que consiguió su obra más celebrada, Desayuno con diamantes, basada en la obra de Truman Capote y protagonizada por unos espléndidos George Pauppard y Audrey Hepburn. Como entonces, son ahora un hombre y una mujer los que dan origen a una comprometedora y divertida situación que comienza con una cena de negocios. Sin embargo, Nadia (Kim Basinger), una chica muy guapa y explosivamente sexy, bebe demasiado y acaba convirtiendo la velada en un auténtico desastre. Pero eso es sólo el comienzo, porque su acompañante, Walter (Bruce Willis), acabará metiéndose en una aventura que puede costarle mucho dinero, su salud mental e incluso... la vida. Bruce Willis, recién salido entonces de la serie Luz de luna, daba muestras de sus grandes cualidades para los toques de humor en las situaciones más extrañas. Y pocas veces Kim Basinger estuvo más encantadora.

6/10
El gran enredo

1986 | A Fine Mess

Unos gángsteres consiguen amañar una carrera de caballos para que su elegido resulte el vencedor. Cuando los amigos Spence y Dennis se enteran de ello, deciden apostar todo su dinero por dicho equino y, de la noche a la mañana, se hacen millonarios. El problema vendrá cuando los gángsteres se enteren de todo. Homenaje de Edwards a dos películas clásicas de Laurel & Hardy, si bien los actores elegidos para representarlos –Ted Danson y Howie Mandel– no resultaban muy adecuados. Repleta de persecuciones, escenas de vodevil, golpes, tropiezos y gags irregulares, la película muestra el gusto de su director por la fórmula “slapstick” que ya había desarrollado hasta la extenuación en la saga de la Pantera Rosa.

5/10
¡Así es la vida, Harvey!

1986 | Tha's Life!

Comedia de tono autobiográfico, escrita y dirigida por Blake Edwards, que contó con dos de sus actores preferidos: Jack Lemmon –con quien había colaborado en Días de vino y rosas (1963) y La carrera del siglo (1965)– y Julie Andrews–su esposa y con quien había trabajado en seis títulos anteriores–. El film que nos ocupa cuenta la crisis de Harvey, un arquitecto que ha cumplido los 60 y que duda de toda su vida anterior, incluido su matrimonio. Lemmon está magnífico en este papel tragicómico, y la historia está tratada con cariño y cierta sensibilidad, a pesar de gags de inevitables componentes sexuales, como el de las ladillas. A recordar la canción “Life in a Looking Glass”, de Mancini y Leslie Bricusse, interpretada por Tony Bennet.

6/10
Micki y Maude

1984 | Micki + Maude

Elegante y divertida comedia dirigida por Edwards; fue la única película de sus últimos 20 años de carrera en que no intervino en el guión. A pesar de ello, el libreto de Jonathan Reynolds está repleto de diálogos ingeniosos, hilarantes enredos y magníficos gags (en especial el de Dudley Moore pegándose un trastazo contra un árbol en su labor de espionaje), que muy bien podrían ser del propio Edwards. Curiosamente, tampoco colabora en la banda sonora Henry Mancini, en un score que le fue rechazado a Michel Legrand (aunque se mantiene una de sus canciones en la trama) y que finalmente recayó en Lee Holdridge. En la trama, Rob Salinger (Dudley Moore, en uno de sus mejores papeles), felizmente casado con Micki (Ann Reinking), está obsesionado porque su mujer no puede tener hijos. El problema comienza cuando se enamora de una violonchelista llamada Maude (Amy Irving) y la deja embarazada.

7/10
La maldición de la Pantera Rosa

1983 | The Curse of the Pink Panther

La muerte de Peter Sellers no impidió que Blake Edwards intentara prolongar la saga con una trama en que ‘el peor detective del mundo’ es requerido para encontrar al desaparecido inspector Clouseau. Edwards aprovecha diversas imágenes de archivo provenientes de otras entregas de la saga.

3/10
Mis problemas con las mujeres

1983 | The Man Who Loved Women

Nueva versión del clásico golfo y amoral de Françoise Truffautt, El amante del amor (1977), donde un hombre sentía una especial obsesión por enamorarse y conquistar a todas las mujeres que pasaban a su lado, en especial fijándose en sus maravillosas piernas. En esta versión de Edwards, el protagonista (Burt Reynolds) sufre esta misma adicción, y por eso acude a una psiquiatra (Julie Andrews) para que le cure... aunque acaba también enamorándose de ella. El exceso de estas sesiones de terapia hacen que la película se resienta en su ritmo de comedia y tan sólo Kim Basinger y el “gag del pegamento” quedan en la memoria.

4/10
Víctor o Victoria

1982 | Victor Victoria

París, años 30. Victoria, una mujer medio muerta de hambre, se alía con Toddy, un homosexual, para hacerse pasar por otro y así actuar en un espectáculo musical donde simula ser una mujer... que es lo que realmente es. King, un empresario del "show business", no puede evitar enamorarse de Victoria, aunque cree que es un hombre y a él le gustan las mujeres. Blake Edwards pergeña una comedia de enredo con el tema de la confusión de los sexos, vista en filmes como Con faldas y a lo loco, o en Shakespeare en la clásica "Noche de reyes". El film, que coincidió en 1982 con Tootsie, se erige sin ambages en reivindicación del estilo de vida gay. El director y guionista sabe contar la historia con cierta elegancia, y buenos gags, pero siempre con la intención señalada, lo que cansa un tanto. Henry Mancini compone una inspirada partitura, y sorprende Julie Andrews, esposa de Edwards en la vida real, con las notas graves que impone a sus canciones, que deben ocultar su condición femenina.

6/10
Tras la pista de la Pantera Rosa

1982 | Trail of the Pink Panther

El avión donde viaja el inspector Clouseau desaparece sin dejar rastro. Su jefe, el inspector Dreyfuss no puede parar de reír. Un periodista decide escribir la vida del detective, por lo que investiga qué ha sido de él. Tras la muerte de Peter Sellers, el director Blake Edwards rodó esta nueva entrega de la saga, utilizando abundante material de archivo del actor. Concebida como un tributo a la memoria del célebre comediante, lo cierto es que parece una caótica recopilación de momentos aislados.

4/10
S.O.B. (Sois hOnrados Bandidos)

1981 | S.O.B.

Tragicomedia de humor negro que denuncia la hipocresía y cinismo del mundo del cine, en una especie de venganza personal de Edwards hacia algunos de los productores de sus películas. Repleta de frases dolientes, mucha mala idea, y un planteamiento narrativo que va de la comicidad extrema (en el restaurante) hasta la lágrima (el perro en la playa) como no se había visto en el cine desde Chaplin, la película no pudo superar la prueba de echar pestes sobre Hollywood y fue un fracaso en taquilla. Al final, la historia de un productor de cine intentando salvar su última película hasta el punto de convertirla en una farsa erótica, sólo quedó para la historia del cine por un plano exhibicionista de Julie Andrews. Atención especial merece la emotiva y singular banda sonora de Mancini– sorprendentemente nunca editada en formato LP ni CD– y las interpretaciones memorables de un reparto coral con William Holden, Richard Mulligan, Julie Andrews, Robert Preston, Shelley Duvall, Larry Hagman, Robert Loggia, Robert Vaughn, Marisa Berenson y Shelley Winters. No busquen sentido a su título en español porque del original S.O.B. (“Son Of Bitch”, en español “Hijo de...”) se pasó a justificar dichas siglas con “hOnrados”.

8/10
10, la mujer perfecta

1979 | 10

George es un compositor cuarentón que está pasando una crisis de edad, e inicia una búsqueda casi desesperada por encontrar a la mujer que él considera perfecta. Y la encuentra. Nada más y nada menos que en Jenny, una joven recientemente casada que se dirige a México para pasar su luna de miel. George viaja tras ella para volver a verla. Blake Edwards (Desayuno con diamantes, La Pantera Rosa) dirige la película que lanzó a la fama a una sensual Bo Derek y que despertó las pasiones de muchos espectadores. Dudley Moore es el infeliz que está dispuesto a seguir a '10', (apodo de Derek) hasta el fin del mundo si hace falta, sólo para encontrarse con la chica de sus sueños; y la odisea le hace pasar por más de un aprieto y situaciones hilarantes. Destaca en la banda sonora la pieza musical 'Bolero' de Ravel.

4/10
La venganza de la Pantera Rosa

1978 | Revenge Of The Pink Panther

Tras la explosión de una bomba en la casa del inspector Clouseau, todo el mundo le da por muerto. Pero éste sigue con vida y aprovecha la situación para escapar a Hong Kong, para interceptar la venta de un alijo de heroina. Aunque la fórmula daba muestras de estar agotándose, Blake Edwards consigue momentos hilarantes en esta entrega, una de las menos conocidas de la saga de la Pantera Rosa.

6/10
La Pantera Rosa ataca de nuevo

1976 | The Pink Panther Strikes Again

Desquiciado por los desbarajustes de Clouseau, su jefe, el inspector Dreyfus, traza un maquiavélico plan para asesinar a su subalterno. Así, se hace con un gigantesco dispositivo destructor y amenaza con servirse de él si no le entregan a Clouseau. Entrega disparatada y surrealista de las aventuras del inspector Clouseau, dirigida como es habitual por Blake Edwards. Destacan las hilarantes secuencias en las que un numeroso grupo de asesinos trata de acabar con Clouseau.

5/10
El regreso de la Pantera Rosa

1975 | The Return of the Pink Panther

El célebre diamante ha sido robado de nuevo. Y todo apunta a... `El fantasma'. Tercera entrega de la saga, y la única de Peter Sellers en que MGM no tenía los derechos. La trama juega con la idea de que el ladrón no es quien parece, mientras el inspector Clouseau sigue metiendo la pata como es habitual, como cuando se disfraza de empleado de telefónica. De nuevo tenemos gags desternillantes, respaldados por el criado oriental, o el jefe de tendencias suicidas. Es genial el modo en que Sellers exagera su acento francés. Christopher Plummer sustituyó a David Niven en el papel de sir Charles Litton.

7/10
La semilla del tamarindo

1974 | The Tamarind Seed

Junto a Dos hombres contra el Oeste (1971), este film es la película más atípica de la filmografía de Blake Edwards. De hecho, La semilla del tamarindo parte de la novela de Evelyn Anthony, y narra una historia de amor y espionaje en plena Guerra Fría. Su trama muestra el romance entre una funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores Británico y el agregado Militar de la Embajada Soviética en París. Cuando se enamoran durante unas vacaciones en las islas Barbados, sus respectivos países comienzan a desconfiar de ellos. Peor se lo toman los rusos, que deciden tomar medidas al considerarle demasiado peligroso. A pesar del buen tono general del film y la sentimental melodía de John Barry, la historia queda algo desangelada por la falta de química evidente entre Omar Sharif y Julie Andrews.

5/10
Diagnóstico: asesinato

1972 | The Carey Treatment

Adaptación de la novela “A Case of Need”, escrita por Michael Crichton (experto en temas médicos, como demostraría después en Coma y en la serie Urgencias) con el pseudónimo de Jeffrey Hudson. En ella, el doctor Peter Carey, director de los Servicios Médicos de una clínica de lujo, ayuda a un amigo acusado de asesinato a demostrar su inocencia. Thriller que tuvo muchos problemas en su realización; Blake Edwards llegó a irse durante dos semanas del rodaje e incluso quiso que su nombre no figurase en los créditos. La investigación policial acaba siendo algo confusa, y además su coste fue reducido drásticamente por lo que la ambientación del hospital tampoco es la más adecuada.

4/10
Dos hombres contra el Oeste

1971 | Wild Rovers

Uno de los westerns más nostálgicos, bellos y atípicos de la historia del cine, seguramente porque su director y guionista no era un especialista en el género y ofreció una visión diferente de ese mundo. Cuenta la amistad entre el veterano Ross Bodine (William Holden) y el impulsivo joven Frank Post (Ryan O'Neal), que son contratados para conducir una partida de ganado. Viendo sus pocas perspectivas de futuro, deciden atracar un banco. Pronto se verán perseguidos sin descanso por los hombres del ranchero Buckman (Karl Malden). Filmada en las localizaciones naturales de las montañas de Utah, el metraje del film fue aligerado en 25 minutos. La crítica no fue nada magnánima con la cinta –criticando su acercamiento al cine violento de Peckinpah–, pero hoy en día es una obra a reivindicar.

7/10
Darling Lili

1970 | Darling Lili

Primera Guerra Mundial. Lili Smith (Julie Andrews) es una atractiva cantante de gran fama. Pero el éxito encubre su verdadera profesión: espía. Su trabajo consiste en recabar información secreta de los altos mandos ingleses, para enviarla a los alemanes. Su vida se complica cuando recibe un difícil encargo. Debe seducir a un piloto norteamericano, el mayor William Larrabee (Rock Hudson), que no le pondrá las cosas nada fáciles. Sobre todo cuando surge el amor. Una curiosa película, de brillante ambientación y vistosas secuencias de combates aéreos. Sobresale una fantástica Julie Andrews, esposa del director Blake Edwards, muy expresiva en su mezcla de seductora y enamorada confusa, y que interpretas varias canciones -fabulosa "Whistling Away the Dark", compuesta por Henry Mancini y Johnny Mercer- con su preciosa voz. En cambio Rock Hudson aparece algo envarado. Edwards imprime a la narración su clásico toque sofisticado, impregnado de una picardía muy suya, y que resta algo del toque ingenuo con el que se asocia al género musical. El conjunto resulta algo ecléctico -hay lugar para el romanticismo, la música, la acción, la comedia de vodevil, el slapstick...-, pero con cierto equilibrio, no exento de baches. El film juega medianamente bien las bazas de las dudas acerca del interés estratégico de las acciones en que anda metido el mayor, cuya verdadera naturaleza acabarán despertando los celos de Lili.

5/10
El guateque

1968 | The Party

El guateque es la película más divertida del tándem Blake Edwards-Peter Sellers. Si alguien lo duda, no tiene más que acercarse al DVD del film, que viene surtidito de extras. Apostamos pincho de tortilla y caña a que es incapaz de reprimir más de una carcajada. La trama no puede ser más sencilla. Hrundi V. Bakshi, el ser más patoso que existe sobre la faz de la Tierra, se encuentra en Hollywood, dispuesto a triunfar en la pantalla. De origen hindú, está trabajando como extra en una cara película sobre la India colonial. Después de cargarse el rodaje de la explosión de un fortín, con pérdidas colosales, es puesto de patitas en la calle, y su nombre entregado a un productor para ser colocado en una lista bien negra, y así asegurar que no vuelve a trabajar en la meca del cine. Pero la secretaria, por un error, considera que es el último nombre que el jefe ha añadido a la lista de invitados a una fiesta que da en su casa. Así que allá va nuestro hombre, feliz de haber recibido una invitación, con su perfecta sonrisa de idiota y un fuerte acento capaz de sacar de quicio a cualquiera. Nada más atravesar el umbral de la puerta, Hrundi encadena meteduras de pata una tras otra. La película se rodó a partir de un guión de apenas 60 páginas, y el planteamiento se aproxima a las viejas películas de cine mudo, y concretamente al slapstick: el diálogo es el estrictamente necesario, y en cambio tiene muchísima importancia la fisicidad y lo visual. Valgan como botón de muestra los momentos de la pérdida del zapato de Hrundi, y sus denodados esfuerzos por recuperarlo, o el desastre que organiza en el cuarto de baño, con ese rollo de papel higiénico que no acaba nunca de desenrollarse. Edwards y Sellers jugaron mucho a la improvisación, con feliz fortuna. Para el film desarrollaron un sistema que ahora es de uso común en los rodajes: el combo, un sistema de grabación de vídeo unido a la cámara, que permite hacerse una idea de cómo quedará la escena en el celuloide. Gracias a su uso, se consiguió una perfecta sincronización interna de los gags, lo que hace que 35 años después del rodaje sigamos riendo con escenas apoteósicas, como la del elefante.

7/10
Gunn

1967 | Gunn

Versión cinematográfica de la serie Peter Gunn, creada por Blake Edwards en 1958 y que relataba las vicisitudes de un detective privado. En esta ocasión intenta averiguar quién ha matado a un antiguo amigo suyo involucrado en el mundo de la delincuencia. De ahí que su investigación le lleve por los bajos fondos de la ciudad, repletos de peligros. Para el film, se recuperó al actor original de la serie, Craig Stevens, y se cargó la mano en las escenas de sexo. Además, Edwards contó con la ayuda en el guión de William Peter Blatty, con quien ya había trabajado en El nuevo caso del inspector Clouseau (1964) y ¿Qué hiciste en la guerra, papi? (1966), y después volvería a hacerlo en Darling Lili (1970). Como el mundo del cine es un pañuelo, Gunn iba a ser dirigida por William Friedkin, aunque desavenencias en el tratamiento del personaje hicieron que Edwards se hiciese cargo del proyecto. Seis años después, Friedkin conseguiría su mayor éxito como director con El exorcista basada en una novela de... William Peter Blatty.

5/10
¿Qué hiciste en la guerra, papi?

1966 | What Did You Do in the War, Daddy?

Una farsa bélica, bien notable desde su paródico título –que suena a las comedias italianas de los años 60–, que transcurre durante la Segunda Guerra Mundial. Una compañía norteamericana toma el pueblecito de Valerno, en Sicilia, y sus habitantes los reciben como héroes. El problema surge cuando el general se niega a concederles el permiso para celebrar una fiesta que proclame su rendición. Entonces la gente del pueblo decide hacer frente al invasor. Dentro de su tono paródico, también hay lugar para una soterrada crítica al autoritarismo militar, dentro de un inteligente planteamiento en un adecuado tono de comedia. La sensible canción “In the Arms of Love”, es una de las más recordadas del compositor Henry Mancini.

7/10
La carrera del siglo

1965 | The Great Race

Una alocada comedia que nos narra una competición de automóviles, que se celebra con motivo de la conmemoración del final de siglo, cuyo recorrido es Nueva York- París. Con este pretexto argumental Blake Edwards (El guateque, La pantera rosa) elabora una de las mejores comedias de todos los tiempos. Toda clase de "gags" ocurren en esta deliciosa película que es también un homenaje al cine mudo y a las películas de Mr. Laurel y Mr. Hardy; es inolvidable la escena de la lucha de tartas para la que llegaron a utilizarse 2.357 pasteles. En el reparto destacan un Tony Curtis en el papel de héroe, una siempre guapísima Natalie Wood como periodista, Jack Lemmon en una doble caracterización (de villano y de príncipe de un pequeño país centro europeo) y Peter Falk (más tarde conocido por encarnar al televisivo inspector de policía Colombo). La película esta acompañada de una excelente banda sonora a cargo de Henry Mancini, y obtuvo en 1965 el oscar a los mejores efectos sonoros.

6/10
El nuevo caso del inspector Clouseau

1964 | A Shot in the Dark

Por error, al inspector Clouseau le asignan el caso de un chófer asesinado en la mansión donde trabajaba. Poco a poco, otros miembros del servicio también aparecen muertos. Aunque Peter Sellers se resistía a retomar el personaje de Clouseau, que había interpretado en La Pantera Rosa, por miedo a ser encasillado, finalmente Blake Edwards le convenció, para esta divertida e hilarante secuela. Sin duda, una de lsa mejores entregas de la saga.

6/10
La Pantera Rosa

1963 | The Pink Panther

Blake Edwards es un excelente director. Destaca en el terreno de la comedia, con clásicos como El guateque, Víctor o Victoria, y sobre todo la mítica Desayuno con diamantes, protagonizada por Audrey Hepburn y George Peppard. Pero el cineasta ha tocado la mayoría de géneros, filmando algún excelente drama, como Días de vino y rosas y Diagnóstico: asesinato, un clásico del cine policíaco. En los últimos años de su carrera, bajó en calidad, con títulos muy inferiores a los citados, como Una rubia muy dudosa o Una cana al aire. Con esta película, que ha fue objeto de un aburrido e indigno remake, Edwards inició una saga de películas protagonizadas por el incomparable Peter Sellers. El argumento sigue los pasos de Sir Charles Litton, un aristócrata británico que roba joyas bajo la identidad de “El fantasma”, viaja a una estación invernal en Italia en la que se aloja la bella princesa Dala. Su intención es apropiarse de una joya de gran valor llamada “la pantera rosa”. Pero un policía francés, el inspector Clouseau, intentará impedírselo. Aunque Clouseau lleva mucho tiempo detrás de "El fantasma", su esposa, Simone, se ha convertido en amante del fugitivo, por lo que le avisa siempre de los pasos de su marido. Se trata de una enloquecida parodia de las películas de ladrones de guante blanco, con hilarantes gags visuales y trabajados diálogos que supuso uno de los mayores éxitos en la carrera del realizador. Influida por los clasicos del vodevil, conserva en todo momento un ritmo dinámico a pesar de su extensa duración (115 minutos). Los gags visuales protagonizados por el inspector Clouseau recuerdan al 'slapstick' de los maestros del cine mudo. Destaca la creación del disparatado personaje del inspector Clouseau, interpretado por el genial Peter Sellers, en uno de sus papeles más recordados por el público. Aunque aquí aparece como secundario, y está menos tiempo en pantalla que David Niven, el auténtico protagonista, el cómico británico roba claramente la película. No es de extrañar que se convirtiese en el protagonista de numerosas secuelas. Tras El nuevo caso del inspector Clouseau, también de Edwards, actor y realizador repetirían en El regreso de la Pantera Rosa, La Pantera Rosa ataca de nuevo, La venganza de la Pantera Rosa. Edwards honró la memoria del actor tras su muerte con Tras la pista de la Pantera Rosa, y rodaría sin él La maldición de la Pantera Rosa y El hijo de la Pantera Rosa, con Roberto Benigni como vástago del inspector Clouseau. Steve Martin se pondría en la piel de Clouseau en el remake, La pantera rosa (2006), que no alcanza ni de lejos la gracia de los films originales. Aún así, alcanzó el éxito, lo que propició la secuela, La pantera rosa 2, de 2009, una cinta aún peor. Como curiosidad cabe destacar que fue el propio Sellers el que pensó en el animador Friz Freleng, procedente de Warner, para que diseñara al felino que aparecía durante los títulos de crédito. El que había sido el creador de personajes tan populares como Piolín, aprovechó que su Pantera Rosa había tenido una buena aceptación, para convertirla en protagonista de un corto, The Pink Think, que ganó el Oscar en 1965. Posteriormente, el felino triunfaría en televisión. En los premios de la Academia también compitió el compositor Henry Mancini, por el film de Edwards, para elq ue había escrito una joya (nunca mejor dicho), de sonoridad jazzística, que se convirtió en uno de sus temas más populares. Perdió en favor de la música de Mary Poppins.

6/10
Días de vino y rosas

1962 | Days of Wine and Roses

Joe Clay (Jack Lemmon), el hijo de una cantante y un intérprete, que trabaja como relaciones públicas, y Kristen Arnesen (Lee Remick), la hija de unos suecos propietarios de un vivero, secretaria en una gran empresa, parecen una pareja feliz. A Joe le gusta mucho el Whisky, y esa afición se va convirtiendo en adicción. A ella le gustan mucho los dulces, pero él le arrastra a la bebida porque dice que es muy aburrida. A lo largo de un lento y meticuloso proceso de degradación se llega a una magistral sucesión de escenas terribles. En una de ellas Joe dice: "Nos hemos convertido en unos borrachos. Esa es la única razón de que me hayan echado de cinco empleos en un año". Un verdadero drama, nominado para 5 Oscars. La música de Henry Mancini obtuvo el de mejor canción. El guión, de J. P. Miller, está basado en su propia novela. Las interpretaciones de Lemmon, contundente en su aspecto dramático, y la de Remick, no tienen fisuras. Aunque este género no fuera el habitual en Blake Edwards, convierte este detallado descenso a los infiernos del alcohol y la degradación en una de sus grandes películas.

8/10
Chantaje contra una mujer

1962 | Experiment in Terror

La cajera de un banco es acosada por un criminal que la obliga a participar en un atraco al lugar donde ella trabaja. La mujer pone el caso en conocimiento de la policía, pero el plan del delincuente sigue adelante. Adaptación de la novela “Operation Terror”, escrita por The Gordons (un matrimonio formado por Gordon y Mildred), que Blake Edwards convirtió en uno de sus títulos más brillantes a pesar de no estar precisamente encuadrado en su género favorito. Lee Remick aporta la fragilidad necesaria al personaje de mujer atrapada en las redes de un inteligente criminal, y secuencias como la de los maniquíes y el estadio de béisbol tienen notables dosis de suspense. El ambiente de tensión creado por la fotografía en blanco y negro de Philip H. Lathrop y la inquietante música de Henry Mancini, contribuyen sobremanera a su excelente resultado final.

7/10
Desayuno con diamantes

1961 | Breakfast At Tiffany's

Holly Golightly es una de esas adorables e indefinibles criaturas que ha dado la pluma de Truman Capote. Una mujer elegante y sofisticada, exquisitamente frívola, mundana, que desprende encanto por todos sus poros, aunque nada concreto parezca ocupar medianamente su cabeza. El film arranca con ella tomándose un croissant en la Quinta Avenida, mientras contempla las joyas del escaparate de Tiffany, la famosa joyería neoyoquina. La leyenda asegura que el establecimiento abrió en domingo por primera vez para que pudiera rodarse la escena, pues se requería que la calle estuviera completamente desierta. El guión se debió a George Axelrod, experto en esto tipo de obras ligeras, como acredita su obra La tentación vive arriba, que adaptó para el cine con Billy Wilder y Marilyn Monroe. Lo cual no quita para que el genio de comedia y enredo de Blake Edwards brille en cada fotograma del film. El cineasta se explaya especialmente en la surrealista escena de la fiesta, plagada de gags disparatados, y que llevaría al extremo siete años más tarde en El guateque. La escena final bajo la lluvia, es una de esas que quedan grabadas en oro en la historia del cine por derecho propio: el gato arrojado al aguacero, ella buscándolo, el encuentro de los dos enamorados, todo ello acompañado musicalmente por Henry Mancini, es soberbio. Y es que capítulo aparte es la banda sonora, premiada con el Oscar al igual que el precioso tema, de Mancini y John Mercer, 'Moon River', interpretado memorablemente en el film por la Hepburn sentada en el marco de la ventana.

7/10
High Time

1960 | High Time

Basada en una historia de Garson Kanin, cuenta cómo un excéntrico millonario y viudo cincuentón decide dar un nuevo giro a su vida matriculándose en la universidad. Los principales guiños cómicos vendrán por su estancia en el dormitorio de estudiantes y sus consejos paternales. Algo similar haría el discutible cómico Rodney Dangerfield en 1986 con Regreso a la escuela. La mano de Blake Edwards no se nota en demasía en High Time, que cuenta con una bella canción de Van Heusen y un magistral tema cómico instrumental de Henry Mancini. Producida por Charles Brackett (mítico guionista junto a Billy Wilder), la crítica fue bastante dura con el film, al que acusó de no tener una historia coherente.

5/10
Operación Pacífico

1959 | Operation Petticoat

Al comandante de un submarino en mal estado le toca llevar viajeras. Uno de los filmes más tempranos del especialista en comedia Blake Edwards. El cineasta sabe sacar todo su jugo a la cuestión de la obligada convivencia entre hombres y mujeres en el estrecho espacio del submarino. Cary Grant da un recital interpretativo, donde un gesto o una de sus divertidas miradas valen más que mil palabras. Y Tony Curtis le da justa réplica.

6/10
La pícara edad

1958 | This Happy Feeling

Enredo servido por Blake Edwards, a partir de la obra de teatro de F. Hugh Herbert. Cuenta las tribulaciones de una joven a la que un tipo de su edad aborda en una fiesta con demasiado descaro. Huyendo de su coche en una lluviosa noche, la acoge en su casa un actor de teatro maduro, que acabará ofreciéndole un puesto de secretaria. Entretanto, se ve que el joven es vecino del actor. Y que ambos están prendados de la muchacha. Debbie Reynolds es la protagonista que hace enloquecer a los hombres, en una trama que no se cuenta entre lo mejor de Edwards.

4/10
Vacaciones sin novia

1958 | The Perfect Furlough

Un grupo de militares que cumple su misión aislado en una base del Polo Norte, está desmotivado por la falta de alicientes femeninos. Ante esta situación, los altos mandos deciden que uno de ellos obtenga un permiso de tres semanas. El afortunado resulta ser el cabo Hodges, un ligón impenitente que no tiene otra ocurrencia que pasar dicho permiso en la ciudad de París. Allí consigue ser el foco de atención al mantener un romance con una célebre actriz de cine. Como el asunto se les ha ido de las manos, las autoridades deciden enviar a una teniente para evitar que Hodges siga desprestigiando al ejército. Simpática e intrascendente comedia, una de las primeras en la carrera de Blake Edwards, que emparejaba a Tony Curtis con su esposa en la vida real, Janet Leigh, en un triángulo amoroso completado con la atractiva Linda Cristal.

5/10
El temible Mr. Cory

1957 | Mister Cory

Cory es un muchacho criado en un barrio marginal de Chicago, que se marcha de allí decidido a ser alguien importante en la vida. Mientras trabaja como camarero, con mentiras y argucias se hace pasar por empresario para impresionar a la joven Abby, que es hija de un millonario. Sin embargo, la hermana de ésta, Jen, se siente atraída por Cory sin conocer sus auténticas intenciones. Una comedia nada amable y con toques de denuncia social, que supuso la primera colaboración entre el actor Tony Curtis y el director Blake Edwards, quienes volverían a coincidir en Vacaciones sin novia (1959), Operación Pacífico (1959) y La carrera del siglo (1965).

5/10
He Laughed Last

1956 | He Laughed Last

Nueva York, años 20. Gino Lupo es un joven que lidera un imperio criminal con el que pretende apoderarse de los principales ‘night clubs’ de la ciudad. Película realizada para mayor gloria del cantante Frankie Laine. En esta tragicomedia Laine intentaba demostrar que también podía hacer papeles más serios, en la tradición de Elvis Presley, si bien nunca llegó a destacar en el cine. Fue la segunda película dirigida por Blake Edwards, uno de los grandes nombres de la comedia norteamericana principalmente conocido por su saga sobre la Pantera Rosa.

4/10
Venga tu sonrisa

1955 | Bring Your Smile Along

Debut en la dirección de Blake Edwards después de un breve paso por la televisión, y una carrera como guionista en títulos de su gran amigo Richard Quine, como Mi hermana Elena (1955) y La misteriosa dama de negro (1962). Frankie Laine protagoniza esta comedia musical con demasiados números de canciones juveniles, que acaban por agotar al espectador. Laine es un célebre cantante que ayuda a triunfar a una joven maestra que ha abandonado su pueblo para ser una estrella. El largometraje también significaba la primera aparición en pantalla de su protagonista femenina Constance Towers, quien tras participar en dos obras maestras de John Ford (Misión de audaces, El sargento negro) y Samuel Fuller (Corredor sin retorno, Una luz en el hampa), centró su carrera en el mundo de la televisión.

4/10
El hijo de la Pantera Rosa

1993 | Son of the Pink Panther

La excusa para que Blake Edwards retomara la saga de 'La pantera rosa' fue inventar un hijo a Clouseau, Roberto Benigni, fruto de su relación con una mujer a la que ayudó en El nuevo caso del inspector Clouseau.

2/10
Una rubia muy dudosa

1991 | Switch

Steve Brooks es un exitoso profesional de la publicidad, conocido por su tremendo éxito con las mujeres, a las que seduce para después dejarlas abandonadas como un trapo. Un día, tres de sus antiguas conquistas le invitan a una fiesta; al día siguiente tendrá un amargo despertar pues se encuentra en el cuerpo de una mujer, concretamente en el de una espectacular rubia. Ahora deberá moverse como mujer en un mundo de hombres. Blake Edwards, el rey de la comedia (El guateque, La pantera rosa (1963)) dirige esta disparatada historia de situaciones equívocas. Humor inteligente, buenas interpretaciones, ingeniosos diálogos son los ingredientes de este film que cuenta con un reparto encabezado por Ellen Barkin, Jimmy Smits, JoBeth Williams y Lorraine Bracco.

6/10
Peter Gunn

1989 | Peter Gunn

Segundo telefilm de Blake Edwards tras Ese fantasma es mi jefe (Justin Case, 1988), ya rodado en sus últimos años de carrera. También para la pequeña pantalla escribió y dirigió la telecomedia Julie (1992), donde su mujer, Julie Andrews interpretaba a una estrella de cine, aunque no funcionó de cara al espectador y tan solo duró seis episodios. Este telefilm proviene de la serie del mismo nombre, Peter Gunn, creada por Edwards en 1958, y donde el protagonista era un sofisticado detective encargado de resolver los casos más complicados. Ahora, con el protagonismo de Peter Strauss, la música seguía siendo el pegadizo tema a trompeta de Henry Mancini.

4/10
Una cana al aire

1989 | Skin Deep

El escritor Zach Hutton, a quien le gusta demasiado la bebida, es un ligón sin remedio a pesar de estar casado. Cuando su mujer le pide el divorcio, Zach toma conciencia de que su vida va por mal camino e intenta cambiar... pero no hace más que enredar su situación. Comedia zafia que no debería haber estado nunca en la brillante filmografía de Blake Edwards, y que el protagonismo de John Ritter acaba por estropear del todo. Ni siquiera Henry Mancini colaboró en su banda sonora. Entre tanta vulgaridad, diálogos vergonzosos y chistes malos salvamos el gag del preservativo fluorescente, aunque con muchas reservas.

2/10
Asesinato en Beverly Hills

1988 | Sunset

Hollywood, años 20. El sheriff Wyat Earp y la estrella del cine mudo Tom Mix colaboran juntos en una investigación criminal, donde deben encontrar a un asesino que amenaza al mundo del cine. Comedia policíaca resuelta sin estilo por parte de un Blake Edwards en baja forma, ya que, a partir de aquí, sólo haría malas películas como Una cana al aire (1989) y, especialmente, El hijo de la pantera rosa (1993). Contiene una buena ambientación del mundo del cine de ese tiempo gracias al trabajo del director artístico Marvin March, pero a la película le falta garra e interés por lo que se está contando. Antes de comenzar el rodaje, Bruce Willis sustituyó a Robert Duvall como protagonista.

3/10
Ese fantasma es mi jefe

1988 | Justin Case

Un telefilm sin mucha gracia, que tiene como protagonista a Justin Case, un detective que vuelve a la investigación como un fantasma, dispuesto a descubrir quién ha sido el culpable de su asesinato. Para ello contacta con la ingenua Jennifer Spalding, una bailarina sin trabajo. Su único interés radica en que fue producido, escrito y dirigido por Blake Edwards, aunque no lo parezca. Su protagonista femenina es Molly Hagan, una asidua en las series televisivas desde mediados de los 80 y en cuya larga trayectoria podemos encontrar participaciones en Seinfeld, Star Trek: Espacio profundo nueve, Friends, Urgencias, The Closer, A dos metros bajo tierra...

3/10
El gran enredo

1986 | A Fine Mess

Unos gángsteres consiguen amañar una carrera de caballos para que su elegido resulte el vencedor. Cuando los amigos Spence y Dennis se enteran de ello, deciden apostar todo su dinero por dicho equino y, de la noche a la mañana, se hacen millonarios. El problema vendrá cuando los gángsteres se enteren de todo. Homenaje de Edwards a dos películas clásicas de Laurel & Hardy, si bien los actores elegidos para representarlos –Ted Danson y Howie Mandel– no resultaban muy adecuados. Repleta de persecuciones, escenas de vodevil, golpes, tropiezos y gags irregulares, la película muestra el gusto de su director por la fórmula “slapstick” que ya había desarrollado hasta la extenuación en la saga de la Pantera Rosa.

5/10
¡Así es la vida, Harvey!

1986 | Tha's Life!

Comedia de tono autobiográfico, escrita y dirigida por Blake Edwards, que contó con dos de sus actores preferidos: Jack Lemmon –con quien había colaborado en Días de vino y rosas (1963) y La carrera del siglo (1965)– y Julie Andrews–su esposa y con quien había trabajado en seis títulos anteriores–. El film que nos ocupa cuenta la crisis de Harvey, un arquitecto que ha cumplido los 60 y que duda de toda su vida anterior, incluido su matrimonio. Lemmon está magnífico en este papel tragicómico, y la historia está tratada con cariño y cierta sensibilidad, a pesar de gags de inevitables componentes sexuales, como el de las ladillas. A recordar la canción “Life in a Looking Glass”, de Mancini y Leslie Bricusse, interpretada por Tony Bennet.

6/10
Ciudad muy caliente

1984 | City Heat

Clint Eastwood es el teniente Speer, un veterano del cuerpo de policía. Por su parte, Burt Reynolds es Mike Murphy, antiguo compañero de Speer que ahora es detective privado. Los caminos de ambos se vuelven a juntar cuando se encuentran las pruebas necesarias para detener a un importante gángster. El reencuentro de los compañeros no estará exento de problemas, pues los dos tienen una fuerte personalidad. Comedia de acción, de ambiente gangsteril, con guión escrito por el mismísimo Blake Edwards (Desayuno con diamantes).

4/10
La maldición de la Pantera Rosa

1983 | The Curse of the Pink Panther

La muerte de Peter Sellers no impidió que Blake Edwards intentara prolongar la saga con una trama en que ‘el peor detective del mundo’ es requerido para encontrar al desaparecido inspector Clouseau. Edwards aprovecha diversas imágenes de archivo provenientes de otras entregas de la saga.

3/10
Mis problemas con las mujeres

1983 | The Man Who Loved Women

Nueva versión del clásico golfo y amoral de Françoise Truffautt, El amante del amor (1977), donde un hombre sentía una especial obsesión por enamorarse y conquistar a todas las mujeres que pasaban a su lado, en especial fijándose en sus maravillosas piernas. En esta versión de Edwards, el protagonista (Burt Reynolds) sufre esta misma adicción, y por eso acude a una psiquiatra (Julie Andrews) para que le cure... aunque acaba también enamorándose de ella. El exceso de estas sesiones de terapia hacen que la película se resienta en su ritmo de comedia y tan sólo Kim Basinger y el “gag del pegamento” quedan en la memoria.

4/10
Tras la pista de la Pantera Rosa

1982 | Trail of the Pink Panther

El avión donde viaja el inspector Clouseau desaparece sin dejar rastro. Su jefe, el inspector Dreyfuss no puede parar de reír. Un periodista decide escribir la vida del detective, por lo que investiga qué ha sido de él. Tras la muerte de Peter Sellers, el director Blake Edwards rodó esta nueva entrega de la saga, utilizando abundante material de archivo del actor. Concebida como un tributo a la memoria del célebre comediante, lo cierto es que parece una caótica recopilación de momentos aislados.

4/10
Víctor o Victoria

1982 | Victor Victoria

París, años 30. Victoria, una mujer medio muerta de hambre, se alía con Toddy, un homosexual, para hacerse pasar por otro y así actuar en un espectáculo musical donde simula ser una mujer... que es lo que realmente es. King, un empresario del "show business", no puede evitar enamorarse de Victoria, aunque cree que es un hombre y a él le gustan las mujeres. Blake Edwards pergeña una comedia de enredo con el tema de la confusión de los sexos, vista en filmes como Con faldas y a lo loco, o en Shakespeare en la clásica "Noche de reyes". El film, que coincidió en 1982 con Tootsie, se erige sin ambages en reivindicación del estilo de vida gay. El director y guionista sabe contar la historia con cierta elegancia, y buenos gags, pero siempre con la intención señalada, lo que cansa un tanto. Henry Mancini compone una inspirada partitura, y sorprende Julie Andrews, esposa de Edwards en la vida real, con las notas graves que impone a sus canciones, que deben ocultar su condición femenina.

6/10
S.O.B. (Sois hOnrados Bandidos)

1981 | S.O.B.

Tragicomedia de humor negro que denuncia la hipocresía y cinismo del mundo del cine, en una especie de venganza personal de Edwards hacia algunos de los productores de sus películas. Repleta de frases dolientes, mucha mala idea, y un planteamiento narrativo que va de la comicidad extrema (en el restaurante) hasta la lágrima (el perro en la playa) como no se había visto en el cine desde Chaplin, la película no pudo superar la prueba de echar pestes sobre Hollywood y fue un fracaso en taquilla. Al final, la historia de un productor de cine intentando salvar su última película hasta el punto de convertirla en una farsa erótica, sólo quedó para la historia del cine por un plano exhibicionista de Julie Andrews. Atención especial merece la emotiva y singular banda sonora de Mancini– sorprendentemente nunca editada en formato LP ni CD– y las interpretaciones memorables de un reparto coral con William Holden, Richard Mulligan, Julie Andrews, Robert Preston, Shelley Duvall, Larry Hagman, Robert Loggia, Robert Vaughn, Marisa Berenson y Shelley Winters. No busquen sentido a su título en español porque del original S.O.B. (“Son Of Bitch”, en español “Hijo de...”) se pasó a justificar dichas siglas con “hOnrados”.

8/10
10, la mujer perfecta

1979 | 10

George es un compositor cuarentón que está pasando una crisis de edad, e inicia una búsqueda casi desesperada por encontrar a la mujer que él considera perfecta. Y la encuentra. Nada más y nada menos que en Jenny, una joven recientemente casada que se dirige a México para pasar su luna de miel. George viaja tras ella para volver a verla. Blake Edwards (Desayuno con diamantes, La Pantera Rosa) dirige la película que lanzó a la fama a una sensual Bo Derek y que despertó las pasiones de muchos espectadores. Dudley Moore es el infeliz que está dispuesto a seguir a '10', (apodo de Derek) hasta el fin del mundo si hace falta, sólo para encontrarse con la chica de sus sueños; y la odisea le hace pasar por más de un aprieto y situaciones hilarantes. Destaca en la banda sonora la pieza musical 'Bolero' de Ravel.

4/10
La venganza de la Pantera Rosa

1978 | Revenge Of The Pink Panther

Tras la explosión de una bomba en la casa del inspector Clouseau, todo el mundo le da por muerto. Pero éste sigue con vida y aprovecha la situación para escapar a Hong Kong, para interceptar la venta de un alijo de heroina. Aunque la fórmula daba muestras de estar agotándose, Blake Edwards consigue momentos hilarantes en esta entrega, una de las menos conocidas de la saga de la Pantera Rosa.

6/10
La Pantera Rosa ataca de nuevo

1976 | The Pink Panther Strikes Again

Desquiciado por los desbarajustes de Clouseau, su jefe, el inspector Dreyfus, traza un maquiavélico plan para asesinar a su subalterno. Así, se hace con un gigantesco dispositivo destructor y amenaza con servirse de él si no le entregan a Clouseau. Entrega disparatada y surrealista de las aventuras del inspector Clouseau, dirigida como es habitual por Blake Edwards. Destacan las hilarantes secuencias en las que un numeroso grupo de asesinos trata de acabar con Clouseau.

5/10
La semilla del tamarindo

1974 | The Tamarind Seed

Junto a Dos hombres contra el Oeste (1971), este film es la película más atípica de la filmografía de Blake Edwards. De hecho, La semilla del tamarindo parte de la novela de Evelyn Anthony, y narra una historia de amor y espionaje en plena Guerra Fría. Su trama muestra el romance entre una funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores Británico y el agregado Militar de la Embajada Soviética en París. Cuando se enamoran durante unas vacaciones en las islas Barbados, sus respectivos países comienzan a desconfiar de ellos. Peor se lo toman los rusos, que deciden tomar medidas al considerarle demasiado peligroso. A pesar del buen tono general del film y la sentimental melodía de John Barry, la historia queda algo desangelada por la falta de química evidente entre Omar Sharif y Julie Andrews.

5/10
Dos hombres contra el Oeste

1971 | Wild Rovers

Uno de los westerns más nostálgicos, bellos y atípicos de la historia del cine, seguramente porque su director y guionista no era un especialista en el género y ofreció una visión diferente de ese mundo. Cuenta la amistad entre el veterano Ross Bodine (William Holden) y el impulsivo joven Frank Post (Ryan O'Neal), que son contratados para conducir una partida de ganado. Viendo sus pocas perspectivas de futuro, deciden atracar un banco. Pronto se verán perseguidos sin descanso por los hombres del ranchero Buckman (Karl Malden). Filmada en las localizaciones naturales de las montañas de Utah, el metraje del film fue aligerado en 25 minutos. La crítica no fue nada magnánima con la cinta –criticando su acercamiento al cine violento de Peckinpah–, pero hoy en día es una obra a reivindicar.

7/10
Darling Lili

1970 | Darling Lili

Primera Guerra Mundial. Lili Smith (Julie Andrews) es una atractiva cantante de gran fama. Pero el éxito encubre su verdadera profesión: espía. Su trabajo consiste en recabar información secreta de los altos mandos ingleses, para enviarla a los alemanes. Su vida se complica cuando recibe un difícil encargo. Debe seducir a un piloto norteamericano, el mayor William Larrabee (Rock Hudson), que no le pondrá las cosas nada fáciles. Sobre todo cuando surge el amor. Una curiosa película, de brillante ambientación y vistosas secuencias de combates aéreos. Sobresale una fantástica Julie Andrews, esposa del director Blake Edwards, muy expresiva en su mezcla de seductora y enamorada confusa, y que interpretas varias canciones -fabulosa "Whistling Away the Dark", compuesta por Henry Mancini y Johnny Mercer- con su preciosa voz. En cambio Rock Hudson aparece algo envarado. Edwards imprime a la narración su clásico toque sofisticado, impregnado de una picardía muy suya, y que resta algo del toque ingenuo con el que se asocia al género musical. El conjunto resulta algo ecléctico -hay lugar para el romanticismo, la música, la acción, la comedia de vodevil, el slapstick...-, pero con cierto equilibrio, no exento de baches. El film juega medianamente bien las bazas de las dudas acerca del interés estratégico de las acciones en que anda metido el mayor, cuya verdadera naturaleza acabarán despertando los celos de Lili.

5/10
El guateque

1968 | The Party

El guateque es la película más divertida del tándem Blake Edwards-Peter Sellers. Si alguien lo duda, no tiene más que acercarse al DVD del film, que viene surtidito de extras. Apostamos pincho de tortilla y caña a que es incapaz de reprimir más de una carcajada. La trama no puede ser más sencilla. Hrundi V. Bakshi, el ser más patoso que existe sobre la faz de la Tierra, se encuentra en Hollywood, dispuesto a triunfar en la pantalla. De origen hindú, está trabajando como extra en una cara película sobre la India colonial. Después de cargarse el rodaje de la explosión de un fortín, con pérdidas colosales, es puesto de patitas en la calle, y su nombre entregado a un productor para ser colocado en una lista bien negra, y así asegurar que no vuelve a trabajar en la meca del cine. Pero la secretaria, por un error, considera que es el último nombre que el jefe ha añadido a la lista de invitados a una fiesta que da en su casa. Así que allá va nuestro hombre, feliz de haber recibido una invitación, con su perfecta sonrisa de idiota y un fuerte acento capaz de sacar de quicio a cualquiera. Nada más atravesar el umbral de la puerta, Hrundi encadena meteduras de pata una tras otra. La película se rodó a partir de un guión de apenas 60 páginas, y el planteamiento se aproxima a las viejas películas de cine mudo, y concretamente al slapstick: el diálogo es el estrictamente necesario, y en cambio tiene muchísima importancia la fisicidad y lo visual. Valgan como botón de muestra los momentos de la pérdida del zapato de Hrundi, y sus denodados esfuerzos por recuperarlo, o el desastre que organiza en el cuarto de baño, con ese rollo de papel higiénico que no acaba nunca de desenrollarse. Edwards y Sellers jugaron mucho a la improvisación, con feliz fortuna. Para el film desarrollaron un sistema que ahora es de uso común en los rodajes: el combo, un sistema de grabación de vídeo unido a la cámara, que permite hacerse una idea de cómo quedará la escena en el celuloide. Gracias a su uso, se consiguió una perfecta sincronización interna de los gags, lo que hace que 35 años después del rodaje sigamos riendo con escenas apoteósicas, como la del elefante.

7/10
Gunn

1967 | Gunn

Versión cinematográfica de la serie Peter Gunn, creada por Blake Edwards en 1958 y que relataba las vicisitudes de un detective privado. En esta ocasión intenta averiguar quién ha matado a un antiguo amigo suyo involucrado en el mundo de la delincuencia. De ahí que su investigación le lleve por los bajos fondos de la ciudad, repletos de peligros. Para el film, se recuperó al actor original de la serie, Craig Stevens, y se cargó la mano en las escenas de sexo. Además, Edwards contó con la ayuda en el guión de William Peter Blatty, con quien ya había trabajado en El nuevo caso del inspector Clouseau (1964) y ¿Qué hiciste en la guerra, papi? (1966), y después volvería a hacerlo en Darling Lili (1970). Como el mundo del cine es un pañuelo, Gunn iba a ser dirigida por William Friedkin, aunque desavenencias en el tratamiento del personaje hicieron que Edwards se hiciese cargo del proyecto. Seis años después, Friedkin conseguiría su mayor éxito como director con El exorcista basada en una novela de... William Peter Blatty.

5/10
¿Qué hiciste en la guerra, papi?

1966 | What Did You Do in the War, Daddy?

Una farsa bélica, bien notable desde su paródico título –que suena a las comedias italianas de los años 60–, que transcurre durante la Segunda Guerra Mundial. Una compañía norteamericana toma el pueblecito de Valerno, en Sicilia, y sus habitantes los reciben como héroes. El problema surge cuando el general se niega a concederles el permiso para celebrar una fiesta que proclame su rendición. Entonces la gente del pueblo decide hacer frente al invasor. Dentro de su tono paródico, también hay lugar para una soterrada crítica al autoritarismo militar, dentro de un inteligente planteamiento en un adecuado tono de comedia. La sensible canción “In the Arms of Love”, es una de las más recordadas del compositor Henry Mancini.

7/10
La carrera del siglo

1965 | The Great Race

Una alocada comedia que nos narra una competición de automóviles, que se celebra con motivo de la conmemoración del final de siglo, cuyo recorrido es Nueva York- París. Con este pretexto argumental Blake Edwards (El guateque, La pantera rosa) elabora una de las mejores comedias de todos los tiempos. Toda clase de "gags" ocurren en esta deliciosa película que es también un homenaje al cine mudo y a las películas de Mr. Laurel y Mr. Hardy; es inolvidable la escena de la lucha de tartas para la que llegaron a utilizarse 2.357 pasteles. En el reparto destacan un Tony Curtis en el papel de héroe, una siempre guapísima Natalie Wood como periodista, Jack Lemmon en una doble caracterización (de villano y de príncipe de un pequeño país centro europeo) y Peter Falk (más tarde conocido por encarnar al televisivo inspector de policía Colombo). La película esta acompañada de una excelente banda sonora a cargo de Henry Mancini, y obtuvo en 1965 el oscar a los mejores efectos sonoros.

6/10
El nuevo caso del inspector Clouseau

1964 | A Shot in the Dark

Por error, al inspector Clouseau le asignan el caso de un chófer asesinado en la mansión donde trabajaba. Poco a poco, otros miembros del servicio también aparecen muertos. Aunque Peter Sellers se resistía a retomar el personaje de Clouseau, que había interpretado en La Pantera Rosa, por miedo a ser encasillado, finalmente Blake Edwards le convenció, para esta divertida e hilarante secuela. Sin duda, una de lsa mejores entregas de la saga.

6/10
La Pantera Rosa

1963 | The Pink Panther

Blake Edwards es un excelente director. Destaca en el terreno de la comedia, con clásicos como El guateque, Víctor o Victoria, y sobre todo la mítica Desayuno con diamantes, protagonizada por Audrey Hepburn y George Peppard. Pero el cineasta ha tocado la mayoría de géneros, filmando algún excelente drama, como Días de vino y rosas y Diagnóstico: asesinato, un clásico del cine policíaco. En los últimos años de su carrera, bajó en calidad, con títulos muy inferiores a los citados, como Una rubia muy dudosa o Una cana al aire. Con esta película, que ha fue objeto de un aburrido e indigno remake, Edwards inició una saga de películas protagonizadas por el incomparable Peter Sellers. El argumento sigue los pasos de Sir Charles Litton, un aristócrata británico que roba joyas bajo la identidad de “El fantasma”, viaja a una estación invernal en Italia en la que se aloja la bella princesa Dala. Su intención es apropiarse de una joya de gran valor llamada “la pantera rosa”. Pero un policía francés, el inspector Clouseau, intentará impedírselo. Aunque Clouseau lleva mucho tiempo detrás de "El fantasma", su esposa, Simone, se ha convertido en amante del fugitivo, por lo que le avisa siempre de los pasos de su marido. Se trata de una enloquecida parodia de las películas de ladrones de guante blanco, con hilarantes gags visuales y trabajados diálogos que supuso uno de los mayores éxitos en la carrera del realizador. Influida por los clasicos del vodevil, conserva en todo momento un ritmo dinámico a pesar de su extensa duración (115 minutos). Los gags visuales protagonizados por el inspector Clouseau recuerdan al 'slapstick' de los maestros del cine mudo. Destaca la creación del disparatado personaje del inspector Clouseau, interpretado por el genial Peter Sellers, en uno de sus papeles más recordados por el público. Aunque aquí aparece como secundario, y está menos tiempo en pantalla que David Niven, el auténtico protagonista, el cómico británico roba claramente la película. No es de extrañar que se convirtiese en el protagonista de numerosas secuelas. Tras El nuevo caso del inspector Clouseau, también de Edwards, actor y realizador repetirían en El regreso de la Pantera Rosa, La Pantera Rosa ataca de nuevo, La venganza de la Pantera Rosa. Edwards honró la memoria del actor tras su muerte con Tras la pista de la Pantera Rosa, y rodaría sin él La maldición de la Pantera Rosa y El hijo de la Pantera Rosa, con Roberto Benigni como vástago del inspector Clouseau. Steve Martin se pondría en la piel de Clouseau en el remake, La pantera rosa (2006), que no alcanza ni de lejos la gracia de los films originales. Aún así, alcanzó el éxito, lo que propició la secuela, La pantera rosa 2, de 2009, una cinta aún peor. Como curiosidad cabe destacar que fue el propio Sellers el que pensó en el animador Friz Freleng, procedente de Warner, para que diseñara al felino que aparecía durante los títulos de crédito. El que había sido el creador de personajes tan populares como Piolín, aprovechó que su Pantera Rosa había tenido una buena aceptación, para convertirla en protagonista de un corto, The Pink Think, que ganó el Oscar en 1965. Posteriormente, el felino triunfaría en televisión. En los premios de la Academia también compitió el compositor Henry Mancini, por el film de Edwards, para elq ue había escrito una joya (nunca mejor dicho), de sonoridad jazzística, que se convirtió en uno de sus temas más populares. Perdió en favor de la música de Mary Poppins.

6/10
Compañeros de armas y puñetazos

1963 | Soldier in the Rain

El sargento de suministros Eustis Clay (Steve McQueen) trata a diario de convencer a su compafiero el sargento Maxwell Slaughter (Jackie Gleason) para que, una vez abandonado el ejercito, se alien en una union empresarial imbatible gracias a las disparatadas ideas de negocio de Eustis y al buen saber hacer empresarial de Maxwell. Pero ademas de sus planes de futuro, Eustis desea ayudar a Maxwell en su vida personal por lo que decide presentarle a su guapa y jovencisima amiga Baby Jo Pepperdine (Tuesday Weld) y ver si es posible que surja una amistad entre ellos. Por otra parte, Eustis tambien pretende aprovechar las cualidades atleticas de su amigo el soldado Jerry Meltzer (Tony Bill). Los dias van pasando en la base military poco a poco Eustis ve mas cercano el anhelado dia en que vuelva a ser un civil...

La misteriosa dama de negro

1960 | The Notorious Landlady

Bill es un diplomático estadounidense, recién llegado a Londres, que busca donde alojarse. Responde a un anuncio de una casa que le conviene, que alquila una misteriosa mujer, Carly, a la que todo el mundo mira con recelo. En efecto, se considera que asesinó a su marido, pero como no se ha encontrado el cadáver, no puede ser juzgada por el supuesto crimen. Ignorante de estos hechos, Bill se queda en esa casa, y su enamoramiento de Carly crece por momentos. Lo que pone en apuros al embajador, aunque Scotland Yard quiere aprovechar la situación para resolver definitivamente el caso. Amable comedia de suspense, en el guión intervino Blake Edwards, y dirige Richard Quine, que volvía a coincidir con Kim Novak y Jack Lemmon dos años después de Me enamoré de una bruja. El tono es ligero, con Novak de mujer misteriosa –no olvidemos que también dos años antes había hecho De entre los muertos (Vértigo)–, y Lemmon encarnando a la perfección al hombre corriente y risueño metido en líos. Curiosamente Fred Astaire asume un papel ligeramente serio, no es el hombre que estamos acostumbrado a ver en los musicales. Para intensificar la intriga se muestra un Londres nocturno con niebla. Destaca el excelente clímax junto al mar, con una escena de suspense muy hitchcockiana y de humor soterrado, donde la pareja protagonista debe encontrar a una testigo entre una multitud de ancianos en silla de ruedas cubierta; a esto se une una persecución de puro 'slapstick' con un Lemmon sencillamente genial.

6/10
La pícara edad

1958 | This Happy Feeling

Enredo servido por Blake Edwards, a partir de la obra de teatro de F. Hugh Herbert. Cuenta las tribulaciones de una joven a la que un tipo de su edad aborda en una fiesta con demasiado descaro. Huyendo de su coche en una lluviosa noche, la acoge en su casa un actor de teatro maduro, que acabará ofreciéndole un puesto de secretaria. Entretanto, se ve que el joven es vecino del actor. Y que ambos están prendados de la muchacha. Debbie Reynolds es la protagonista que hace enloquecer a los hombres, en una trama que no se cuenta entre lo mejor de Edwards.

4/10
El temible Mr. Cory

1957 | Mister Cory

Cory es un muchacho criado en un barrio marginal de Chicago, que se marcha de allí decidido a ser alguien importante en la vida. Mientras trabaja como camarero, con mentiras y argucias se hace pasar por empresario para impresionar a la joven Abby, que es hija de un millonario. Sin embargo, la hermana de ésta, Jen, se siente atraída por Cory sin conocer sus auténticas intenciones. Una comedia nada amable y con toques de denuncia social, que supuso la primera colaboración entre el actor Tony Curtis y el director Blake Edwards, quienes volverían a coincidir en Vacaciones sin novia (1959), Operación Pacífico (1959) y La carrera del siglo (1965).

5/10
Operación gran baile

1957 | Operation Mad Ball

He Laughed Last

1956 | He Laughed Last

Nueva York, años 20. Gino Lupo es un joven que lidera un imperio criminal con el que pretende apoderarse de los principales ‘night clubs’ de la ciudad. Película realizada para mayor gloria del cantante Frankie Laine. En esta tragicomedia Laine intentaba demostrar que también podía hacer papeles más serios, en la tradición de Elvis Presley, si bien nunca llegó a destacar en el cine. Fue la segunda película dirigida por Blake Edwards, uno de los grandes nombres de la comedia norteamericana principalmente conocido por su saga sobre la Pantera Rosa.

4/10
Venga tu sonrisa

1955 | Bring Your Smile Along

Debut en la dirección de Blake Edwards después de un breve paso por la televisión, y una carrera como guionista en títulos de su gran amigo Richard Quine, como Mi hermana Elena (1955) y La misteriosa dama de negro (1962). Frankie Laine protagoniza esta comedia musical con demasiados números de canciones juveniles, que acaban por agotar al espectador. Laine es un célebre cantante que ayuda a triunfar a una joven maestra que ha abandonado su pueblo para ser una estrella. El largometraje también significaba la primera aparición en pantalla de su protagonista femenina Constance Towers, quien tras participar en dos obras maestras de John Ford (Misión de audaces, El sargento negro) y Samuel Fuller (Corredor sin retorno, Una luz en el hampa), centró su carrera en el mundo de la televisión.

4/10
Mi hermana Elena

1955 | My Sister Eileen

Elena (Janet Leigh) es la hermana de Ruth (Betty Garrett). Elena es actriz y Ruth es escritora. Ambas sueñan con triunfar en sus respectivas profesiones. Con este fin llegan a Nueva York dispuestas a probar suerte, con una tremenda ilusión. Conocen a un simpático editor llamado Bob Baker (Jack Lemmon), que enseguida se siente atraído por Ruth. Ella le presenta su serie de historias titulada "Mi hermana Elena", que a Baker le parecen estupendas y está dispuesto a publicar. Debido a una serie de circunstancias, la situación se acaba enredando, lo que provocará algunas divertidas situaciones. Entretenida comedia escrita por el prestigioso Blake Edwards, que dirigió a Jack Lemmon en Días de vino y rosas (1962). Lemmon construyó una sólida carrera gracias a su reconocida versatilidad, que le permitió pasar de papeles cómicos a dramáticos. Ésta es una de sus primeras películas, considerada menor dentro de su extensa filmografía, donde destacan Con faldas y a lo loco (1959) y El apartamento (1960). Diálogos ágiles e ingeniosos y un buen ritmo, en una película adecuada para pasar un buen rato.

6/10
Marino al agua

1953 | All Ashore

Una de las muchas colaboraciones entre el director Richard Quine y Blake Edwards, quienes durante los años 50 escribieron unas diez películas en conjunto, entre ellas Mi hermana Elena (1955) y La misteriosa dama de negro (escrita en 1958, aunque la película no se realizó hasta cuatro años después). También el actor Mickey Rooney se unió a la pareja creativa en varios de sus títulos como Sound Off (1952), Drive a Crooked Road (1954) y éste Marino al agua. El joven actor encarna, junto a Dick Haymes y Ray McDonald, a un trío de marineros que buscan seducir a la hija de un millonario. En realidad el argumento parece una mera excusa –o un homenaje a Un día en Nueva York– para incluir canciones, gags más o menos afortunados (el de un pianista con doce dedos) y las ya consabidas situaciones románticas.

4/10
La Pantera Rosa 2

2009 | The Pink Panther 2

El temible ladrón El Tornado ha vuelto a hacer de las suyas. Esta vez no se ha contentado con robar una sola obra de arte, sino que en pocos días se hace con algunos de los tesoros más valiosos de la humanidad, como la Sábana Santa. Como no puede ser de otra manera, El Tornado también roba la Pantera Rosa, la genial joya que trajo de cabeza al inspector Clouseau en la primera entrega de la saga. La indignación por los robos se extiende a nivel mundial, por lo que se forma un “dream team” de investigadores internacionales para detener a El Tornado. Dada la fama adquirida por Clouseau en el anterior capítulo, todos están de acuerdo en que él es el hombre indicado para comandar a lo mejor de lo mejor del mundo de la investigación. Secuela de La Pantera Rosa (2006), donde el inspector Clouseau vuelve a ser ese hombre torpe y ajeno a la realidad, que, sorprendentemente, tiene la virtud de dar siempre con la clave del caso. Esta película sigue la línea de la anterior en cuanto al tipo de humor, algo más picantón e irreverente que el de las cintas que en su día protagonizara Peter Sellers. Steve Martin repite como Clouseau, al igual que sus colegas de la jefatura de policía Jean Reno y Emily Mortimer. Reno vuelve a estar magistral como el buenazo de Ponton. Entre las caras nuevas cabe destacar a John Cleese, que toma el relevo de Kevin Kline como el sufrido inspector jefe Dreyfus. A pesar de su carácter secundario, Cleese consigue ser uno de los personajes más divertidos de la película. Con algo más de presencia nos encontramos a Andy García y Alfred Molina. Están fantásticos como dos de los miembros del “dream team”. Pero la creación de este equipo está relacionado con uno de los aspectos más pesados de la cinta. Si ya es cansino soportar a Clouseau con su peculiar acento francés, Andy García se pasa toda la película hablando con acento italiano. En ocasiones este tema verbal es divertido, pero en la mayoría de los casos resulta extraordinariamente cansino. Quienes disfrutaran con la primera película harán lo propio con ésta. No es para empezar a reír y no parar, pero hay que reconocer que sí que hay varios momentos en los que el espectador soltará una carcajada, como durante el interrogatorio del “dream team” al personaje de Jeremy Irons o en las sesiones de Clouseau con la señora Berenger.

4/10

Últimos tráilers y vídeos