IMG-LOGO

Biografía

Bogumil Kobiela

Bogumil Kobiela

Bogumil Kobiela

Filmografía
¡Manos arriba!

1981 | Rece do góry

Extraña película de Jerzy Skolimowski que sufrió los avatares de la censura, hasta el punto de que rodada en 1967, las autoridades sólo permitieron su exhibición en 1981, momento en que el cineasta añadió algunos retazos de un rodaje donde él era un actor a las órdenes del alemán Volker Schlöndorff, entre las ruinas de edificios del Líbano bombardeados. Deudor de los pasajes más sicodélicos de Stanley Kubrick, el director polaco ofrece una obra experimental iconoclasta, que dirige dardos contra la tiranía de Stalin, trufado de secuencias visualmente fascinantes, pero demasiado obtusas y de difícil interpretación. El mismo Skolimowski parece querer justificarse en los primeros minutos del film, donde aclara que se trata de una película que no es lo que pudo ser, se encuentra descontextualizada, barrida por los nuevos impulsos creativos del artista.

5/10
Todo a la venta

1969 | Wszystko na sprzedaz

Homenaje de Andrzej Wajda a Zbigniew Cybulski, joven actor que protagonizó sus primeras películas, y que murió prematuramente, al estilo de un James Dean. Muestra de “cine dentro del cine”, que parece inspirada en los planteamientos de Fellini 8 y 1/2, se desarrolla en torno al rodaje de una película, donde intervienen el director y su esposa actriz, además del actor que va a morir en un accidente, y su mujer, también actriz. De desarrollo demasiado parsimonioso, el director y guionista parece más interesado en capturar las vidas anodinas de la gente del cine, y la impresión que le causó la inesperada muerte de un actor, que en contar una verdadera historia en progresión. Así, el film tiene un aire demasiado sesentero, al estilo de un plúmbeo Antonioni, con personajes que parlotean y poco más. Es como si Wajda hubiera querido traspasar a la pantalla el vacío que sintió cuando Roman Polanski le llamó para comunicarle la muerte de Cybulski. Pero la comprensión total de tal vacío parece reservada al director y a los que conocieron al actor, no al público no iniciado.

4/10
Mala suerte

1960 | Zezowate szczescie

Jan Piszczyk está en la cárcel a punto de ser puesto en libertad. Pero ante un individuo al que vemos siempre de espaldas comienza a hacer un recuento de lo que ha sido su vida hasta la fecha, una sucesión de acontecimientos presididos por la mala suerte y que siempre le han dejado insatisfecho, dando una muy particular versión “existencialista” de esa vida suya como “pasión inútil”. El relato se inicia en la niñez, mostrada como un slapstick mudo, donde vemos al pequeño Jan torturado por el perpetuo ruido de las tijeras de su padre sastre, por las burlas de su compañeros de colegio, y por su peculiar nariz, de la que muchos deducen, erróneamente, sus raíces judías. De aquí pasamos a su etapa de estudiante universitario, donde sus lances amorosos no acaban de ser culminados. Y cuando decide vestir el uniforme militar, estalla la Segunda Guerra Mundial, lo que dará pie a varios equívocos que le identifican como soldado valeroso y miembro de la resistencia, pero también como colaboracionista con los alemanes. Más tarde encontrará acomodo en el nuevo régimen comunista. Pero siempre, en cada caso, cuando parece haberse posicionado al fin en la vida, o conocido a la mujer de sus sueños, al externo e incontrolable viene a desbaratar sus planes. Segunda colaboración de Andrzej Munk y Jerzy Stefan Stawinski tras Heroica. Nuevamente prevalece el tono de farsa, más depurado, que podría interpretarse como sátira del eterno romanticismo de la patria polaca, algo que satisfaría a las autoridades comunistas que gobernaban entonces, pero que también puede verse como un “rizar el rizo” a la hora de poner en solfa las situaciones casi kafkianas que provocaba el nuevo régimen. Munk logra una película muy sólida y moderna, perfectamente trabada, que concilia tonos y estilos muy diversos, desde la fotografía de estilo casi documental, a momentos muy físicos y divertidos como Jan en la fábrica o en el campo de coles, otros de inexperiencia amorosa, o los de presunción y desenmascaramiento. Bogumil Kobiela soporta bien el peso de la película con su patético protagonista, logrando que el espectador empatice con él, e incluso le compadezca.

7/10
Cenizas y diamantes

1958 | Popiól i diament

Casi el final de la Segunda Guerra Mundial. Jóvenes de la resistencia polaca se encuentran desencantados ante el panorama de que los nazis van a ser sustuidos por las autoridades comunistas. De modo que planean el asesinato de un importante líder del partido, pero confunden su objetivo y matan a dos obreros inocentes. Lo intentarán de nuevo, y es Maciek quien debe no fallar esta vez. Son momentos de extremismos y de exaltación de la identidad nacional, pero el protagonista también se va a enfrentar al amor, una hermosa camarera y la posibilidad de una vida normal, le hacen dudar acerca del asumido encargo fatal. El gran Andrzej Wajda se mueve con maestría entre realismo y romanticismo, en esta adaptación de la novela de Jerzy Andrzejewski, también coguionista. Logra atrapar la controvertida situación generada en esa época convulsa, donde todo podía volverse cenizas en cuestión de segundos. Con razón, el film es considerado un obra de referencia del cine polaco, y sorprende que pudiera rodarse en 1958, aunque algo empezaba a agitarse en Europa del Este, con el levantamiento aplastado de Budapest. Destacan la fotografía en blanco y negro, de fuerte sabor expresionista, y el fatalismo que recorre la narración.

6/10

Últimos tráilers y vídeos