IMG-LOGO

Biografía

Bokeem Woodbine

Bokeem Woodbine

47 años

Bokeem Woodbine

Nació el 13 de Abril de 1973 en Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Cazafantasmas: Más allá

2020 | Ghostbusters: Afterlife

Una madre soltera y sus dos hijos se van a vivir a un pequeño pueblo donde descubrirán su conexión con los orígenes de los Cazafantasmas y el legado secreto que su abuelo les ha dejado.

Spenser: Confidencial

2020 | Spenser Confidential

Spenser se ha pasado cinco años en prisión por arrear una somanta de palos a un superior de la policía, el capitán Boylan. No se nos dicen de entrada las razones de la agresión, aunque intuimos que se los merecía, al fin y al cabo es Mark Wahlberg el que da vida a Spenser, y claro, es el bueno. La idea de Spenser una vez en libertad es convertirse en conductor de camiones, grandes trailers, y empieza a tomar clases para sacarse la licencia. Entretanto comparte cuarto con Hawke, al que Henry entrena para boxeador. Y Cissy, la que fuera novia de Spenser, una mujer de armas tomar, cuidadora de perritos, está muy mosqueada con su ex, porque le esquiva todo el tiempo. El caso es que la primera noche en libertad de Spenser, alguien se carga a Boylan. Y le cargan el muerto... no a Spenser, sino a un policía que pasaba por ahí. Adaptación de una novela de Ace Atkins, parte al parecer de toda una serie de libros que inició Robert B. Parker. Desconocidos para quien estas líneas escribe, al parecer esta versión se toma muchas libertades con su fuente original. Sea como fuere, lo que importa señalar es la arbitrariedad del guion orquestado por Sean O'Keefe y Brian Helgeland, que tiene más agujeros que un queso gruyer. Quinta cinta del director Peter Berg con el actor –aquí también productor– Mark Wahlberg, marca la cota más baja de su colaboración, tal vez sea el momento de que ambos se digan adiós. La cinta está rodada con desgana, y mezcla sin gracia alguna la acción y el thriller policial, con un toque de comedia a destiempo que chirría de modo insoportable. Da la impresión de que han querido rodar algo “comercial” –títulos como Día de patriotas y Marea negra sabían combinar espectacularidad con dramatismo de un modo que podía alejar al espectador conformista–, de ahí las peleas de “saloon”, o algunos momentos de “peli de colegas”, las famosas buddy movies tipo Arma letal. Pero no se da con el necesario equilibrio y cuando nos movemos por la trama de corrupción policial, parece que estemos en otra película. Decepciona además, lo que cualquier espectador está esperando, una buena secuencia de acción climática con el inmenso tráiler “Black Betty”. Cuando llega, la sensación es de desperdicio absoluto, una colisión para mandar cuatro SUVs a la chatarrería es el pobre balance que ofrece ese soso pasaje. Tampoco se saca mucho partido al veterano Alan Arkin, que debe tener amigos en Netflix, aunque le dieron algo mucho mejor en la serie El método Kominsky.

4/10
El lado siniestro de la luna

2019 | In the Shadow of the Moon

Original película policíaca con ribetes de ciencia ficción, sobre un futuro poco halagüeño y una trama que juega con las paradojas de los viajes en el tiempo. El agente de la policía Locke debe atender una emergencia de varios crímenes en su ciudad, Filadelfia, terribles asesinatos inexplicables donde las víctimas presentan unas marcas en el cuello, y en que mueren desangradas tras una imparable hemorragia; la culpable parece ser una mujer afroamericana, que lleva una sudadera azul; y los hechos ocurren la misma noche en que la esposa de Locke se pone de parto. Nueve años después, cuando la asesina se daba por muerta, vuelve a aparecer en una noche con las mismas condiciones lunares; a Locke le tocará enfrentarse cada nueve años con esta misteriosa mujer, en lo que se convierte en un caso obsesivo, que pone en peligro su equilibrio y mental, y su vida familiar. El no excesivamente conocido Jim Mickle logra entregar una cinta inquietante, con un magnífico ritmo en su primera media hora, modélica como cinta de acción en un entorno urbano. El guión de Gregory Weidman y Geoffrey Tock, conocidos por la serie Zoo, manejan una trama intrigante en esa línea, en que nos hacen dudar acerca de si estamos ante un simple policíaco, si anda suelta una psicópata, o si más bien estamos ante la enésima película de vampiros sedientos de sangre, que actúan en noches en que las condiciones de la luna lo permiten. Y la opción de jugar con los viajes en el tiempo y la idea de cambiar el futuro no chirría en absoluto. Probablemente la película habría funcionado mejor con un actor más carismático que Boyd Holbrook, al que le toca llevar el peso de la película, y es que su desquiciamiento no está descrito todo lo bien que sería de desear. Funciona mejor la relación con la familia y colegas policías, pero no dejan de estar aquí presentes ciertos estereotipos, que las interpretaciones de los actores no consiguen disimular. Pero en fin, el conjunto tiene suficiente capacidad de enganche.

6/10
Queen & Slim

2019 | Queen & Slim

En Cincinnati, los afroamericanos Ernest Hinds y Angela Johnson quedan para cenar tras conocerse gracias a una aplicación informática de citas. Cuando Ernest conduce su vehículo para llevar a Angela de vuelta a su casa, un agente de la ley detiene el vehículo por una infracción, pero resulta ser un tipo con prejuicios raciales que se propasa, hasta el punto de que dispara a Angela en la pierna por protestar. El chico acaba forcejeando con el policía, hasta el punto de que le arrebata su revólver y lo mata. La pareja decide poner tierra de por medio. Primer largometraje de Melina Matsoukas, que ha elegido un relato estilo Bonnie & Clyde o Thelma & Louise para denunciar las dificultades de la población negra para vivir el día a día en Estados Unidos, y los excesos policiales contra ese sector de la población. El guión de la debutante Lena Waithe trata de ser reflexivo, pues al mismo tiempo que presenta a los protagonistas como víctimas de una injusticia, advierte de que este tipo de personajes pueden dar pie al populismo, así como causar disturbios donde se sigan produciendo situaciones no deseadas. Se estrena poco después de Joker, que de la misma forma analiza cómo nacen este tipo de situaciones, si bien la diferencia es que aquí se aspira a la identificación con la pareja de forajidos. También invita a buscar la felicidad en los pequeños detalles cotidianos. Funciona muy bien un momento en el que la hasta ese momento autodeclarada atea Angela reza para agradecer a Dios tener un lugar para dormir y otros favores cuya importancia sólo se percibe en situaciones extremas. A veces se consigue algún momento de poesía visual, como en una secuencia con un caballo, a la que cabe reprochar una estética que permite adivinar que la realizadora proviene de los videoclips. Pese a que Matsoukas se revela como una realizadora con futuro, no consigue rematar la faena, por numerosos detalles que sacan al espectador de la historia; por ejemplo un vestuario estrafalario de los personajes, sobre todo el que llevan Ernest y Angela, él con chándal de terciopelo, ella con un vestido estampado de cebra y botas de piel de serpiente, lo que queda un tanto surrealista en algunos momentos. Desentonan también detalles poco creíbles, como un estrambótico atraco a una gasolinera que acaba siendo involuntariamente cómico, o el momento en el que un policía negro se dispone a atrapar a los fugitivos a los que ha descubierto abriendo el portón del garaje. Ni éstos ni ninguno de los otros personajes se plantean a lo largo del metraje qué pasaría si se entregaran, ya que la grabación del coche patrulla del fallecido muestra un suceso que posiblemente cualquier jurado consideraría defensa propia. Cae además Matsoukas en un detalle de dudoso gusto. Intercala una secuencia con una muerte violenta –que podía haber tenido gran fuerza editada de otra forma– con un encuentro sexual entre los protagonistas. En cuanto a los actores, Daniel Kaluuya, que demostró su valía con Déjame salir, está muy por encima de Jodie Turner-Smith (The Neon Demon), que parece escogida más por su inmenso atractivo que por otra cosa. Tampoco todos los secundarios logran sacar adelante a personajes en ocasiones un tanto absurdos.

5/10
Overlord

2018 | Overlord

Son muchas las veces que el cine ha abordado la mezcla del género bélico y del terror. El mundo de los nazis y la II Guerra Mundial se presta perfectamente a ello, pero además en ocasiones se le ha añadido el elemento fantástico, en el cual vienen al pelo los experimentos que el nazismo llevaba a cabo con seres humanos. Ahí tenemos filmes desiguales como La masacre de Town Creek, Zombis nazis o Avance del más allá, muestras a las que ahora se suma Overlord, un film de calidad muy superior que viene avalado por la producción de J.J. Abrams. Si hablamos de cine de guerra y terror fantástico, estamos aquí ante la simbiosis perfecta. La película comienza en el interior de un avión norteamericano que sobrevuela Francia y se dispone a soltar a un equipo de paracaidistas durante la operación coordinada del Desembarco de Normandía, el 6 de junio de 1944. Una vez en tierra seguimos los pasos de tan sólo seis hombres, cuya misión será llegar hasta un pueblecito y destruir la torre de la iglesia, nido de comunicaciones nazi y pieza clave para que el desembarco de las tropas aliadas sea un éxito. Pero cuando llegan al lugar van a encontrar algo más que simples soldados. Lo primero que llama la atención es que estamos ante una producción impecable, ejemplo de lo cual es la secuencia inicial en el aire, cuya calidad no tiene nada que envidiar a la de otras superproducciones bélicas tipo Dunkerque. El realismo es máximo, reforzado por un aparato técnico a la altura, con sonido atronador e imágenes impactantes, magníficamente rodadas. Ya en tierra la cosa se serena un poco, con enfrentamientos más clásicos mientras asistimos al esfuerzo del equipo por llevar a cabo su misión, durante el cual contarán con la ayuda de una joven lugareña. Pero el ritmo no decae y avanza hasta el extremo cuando se produce el vuelco al terror, con muertos deformes que vuelven a la vida y escenas sanguinolentas de enorme truculencia al estilo gore, algunas horripilantes. A este respecto, los efectos especiales cumplen su función de modo ejemplar. Y hay tiempo también para algún susto y para ofrecer violentísimas peleas cuerpo a cuerpo. A la eficaz dirección de Julius Avery (Son of a Gun) se suma un reparto bien escogido, sin grandes estrellas pero muy equilibrado y convincente, encabezado por el joven Jovan Adepo (el hijo de Denzel Washington en Fences), Wyatt Russell (Ingrid Goes West), la casi debutante Mathilde Ollivier o el inquietante danés Pilou Asbæk (Profanación: Los casos del departamento Q), que da vida a un odioso oficial de las SS.

6/10
Spider-Man: Homecoming

2017 | Spider-Man: Homecoming

Tras el enfrentamiento de los Vengadores en Nueva York contra la invasión chitauri, Adrian Toomes trabaja recogiendo escombros provocados por la refriega al frente de sus empleados. Como le despiden de mala manera cuando agentes del gobierno se hacen cargo de la tarea, decide no entregar la basura alienígena que ya ha retirado. Con estos desechos creará con el tiempo un traje que le convierte en el temible Buitre, y también diversas armas tecnológicas que vende a delincuentes. Por su parte, Peter Parker siente auténtica devoción por su mentor, Tony Stark, alter ego de Iron Man, que le reclutó para ayudarle en la guerra civil contra el Capitán América y sus partidarios, y le regaló un sofisticado traje con el que mejora su eficacia en la lucha contra los delincuentes. Mientras, trata de llevar una vida normal en casa con la tía May, que piensa que el millonario le ha concedido una importante beca. En el instituto está a punto de celebrarse un importante baile, aunque Michelle, la chica que le gustaría como acompañante, no le hace demasiado caso. Parecía que la franquicia arácnida estaba ya sobreexplotada, y que reiniciarla por tercera vez en menos de dos décadas no era buena idea. Pero ha sido un acierto buscar savia nueva, encomendándole la realización al joven lleno de ideas Jon Watts –hasta ahora responsable de dos largos ‘indies’ poco conocidos, Clown y Coche policial–, que también forma parte del equipo de seis guionistas, se diría apasionados del universo Marvel, tanto en cine como en los comics. Quizás debe advertirse que el argumento está muy integrado en el resto de películas de personajes de la editorial, hasta el punto de que quien no esté al tanto podría perderse un poco. Y que ofrece numerosísimas referencias a las viñetas, a los filmes de Sam Raimi y Marc Webb, y hasta la banda sonora brillantísima de Michael Giacchino se convierte de repente en la sintonía de la serie televisiva del Trepamuros. Se reinventa al personaje con gran originalidad, pues se le ha convertido en un adolescente, iniciándose en la vida, que a pesar de su potencial carece de la suficiente experiencia para tomar las decisiones adecuadas. Establece una relación paternofilial con el millonario Stark, al tiempo que depende emocionalmente de su adorada tía May, aquí más rejuvenecida que nunca. Se incorporan también rasgos fundamentales de Spider-Man en los comics, sobre todo su sentido del humor a la hora de enfrentarse a los malos, y sus meteduras de pata. Todo funciona a la perfección gracias al trabajo del joven Tom Holland, al que le va mejor este papel que a Andrew Garfield, dándole un carácter muy juvenil, con locuras propias de su edad. Le apoyan bien la carismática Marisa Tomei (aunque se echa de menos que tenga más presencia), y Robert Downey Jr., que no necesita de muchas variaciones en su papel de ególatra con gracia. Se acierta también con el poco experimentado Jacob Batalion, como aliado friki del protagonista, la cantante Zendaya como contrapunto amoroso, o al darle cancha al guardaespaldas de Stark, Happy Hogan, de nuevo interpretado por Jon Favreau. El reparto depara alguna sorpresa, y por supuesto no falta un divertido cameo de Stan Lee, creador del Hombre Araña. Pero en cuanto a actores se refiere, se apropia de la función Michael Keaton. Tras triunfar como superhéroe, Batman, y una candidatura al Oscar por dar vida a un actor encasillado en este rol, en Birdman, aquí interpreta a un villano con entidad, pieza clave en las mejores películas del género, luciéndose sobre todo en un momento que transcurre en un coche. Con personajes tan bien definidos, grandes dosis de simpatía y un ritmo trepidante, funcionan a la perfección las secuencias de acción, que logran no ser tópicas a pesar de la saturación de supertipos en pijama. Se llevan la palma una en el obelisco del Mall de Washington, otra en torno a un barco que se parte en dos, y un enfrentamiento aéreo. Quien piense que la película no podría dejarle mejor sabor de boca, que espere a ver todos los títulos de crédito, con dos escenas extras, la segunda hilarante.

7/10
El club de los jóvenes multimillonarios

2016 | Billionaire Boys Club

En 1983 Joe Hunt, experto financiero con gran visión para los negocios, y Dean Karny, jugador de tenis profesional con muchos contactos entre la alta sociedad de Los Ángeles, convencen a sus excompañeros de Harvard para crear un fondo de inversiones llamado Billionaire Boys Club (El Club de los Jóvenes Multimillonarios). Basado en un esquema piramidal fraudulento, el Club es un éxito rotundo y el grupo de amigos se enriquece con rapidez disfrutando de una vida de lujo propia del sueño americano...

Fargo (2ª temporada)

2015 | Fargo | Serie TV

Segunda entrega televisiva que se ajusta a la perfección al formato de la película Fargo, pero con entregas seriadas. De nuevo tenemos un caso supuestamente inspirado en la realidad, sucedido en la América profunda de Minnesota, cerca de Dakota, en 1979, cuando tiene lugar la campaña presidencial que terminaría ganando Ronald Reagan. Los Gerhardt son una familia gangsteril y paleta que controla la zona, donde el patriarca sufre un derrame cerebral, con lo que el mando no está ya nada claro. Lo que, ya es mala pata, coincide con el intento chapucero de un Gerhardt por presionar a una jueza, que termina con tres cadáveres por culpa de su arma de fuego, a los que se suma el suyo propio, pues es atropellado accidentalmente por Peggy Blumquist. Ella es una peluquera casada con Ed, ayudante del carnicero, y sueña siempre con dejar el pueblo, y labrarse un futuro mejor, aunque el esposo querría comprar la carnicería. Las muertes serán investigadas por el agente Lou Solverson, felizmente casado y con una niña, pero cuya esposa padece cáncer; cuenta con el apoyo del sheriff, que es también su suegro, Hank Larsson. Y disparan el enfrentamiento de los criminales con otra banda de Kansas City, que quiere hacerse con los negocios de los Gerhardt. Noah Hawley demuestra por segunda vez lo bien que se mueve en el universo Fargo, con un muy medido humor negro en el mundo criminal, donde abundan los cadáveres, que convive con ese sentido común y bondad innata de algunos personajes, más el cúmulo de casualidades que complican la vida a unos y otros. Atrapa lo cuidado de la narración, y lo bien perfilados que están los personajes, ya sean los descerebrados y cortitos, los temibles criminales, los ciudadanos "corrientes" y los agentes de la ley. Sería injusto destacar a un actor por encima de otro, pero ya que es casi inevitable hacerlo, digamos que están fantásticos los matrimonios Patrick Wilson-Cristin Milioti y Kirsten Dunst-Jesse Plemons, pero también el envejecido Ted Danson, y los diversos matones y perdedores, todos con rasgos patéticos y tragicómicos. Resultan novedosas las ideas quiméricas, aunque con base real, de Peggy, que busca elevarse y ser ella misma, un feminismo que intenta superar barreras a las que se enfrentan tantas mujeres, pero que a veces llevan a olvidar lo que ya se tiene y es propio, y que se puede perder en el camino de esa lucha. Hay audacias como la división de la pantalla en algunos momentos, que al principio parece caprichosa, pero que se revela como ingenioso recurso para mostrar varias acciones simultáneas o relacionadas. Y funciona muy bien, una vez más, la idea de contraponer el cinismo o el existencialismo pesimista con una filosofía común de andar por casa, que todos tenemos en el fondo, la idea de hacer lo correcto, de cuidar de los tuyos y poder acostarte con la conciencia tranquila, incluso recordando que deberemos dar cuenta un día de nuestras acciones ante Dios.

8/10
Operación AWOL-72

2015 | AWOL-72

Un marine que se encuentra en paradero desconocido y tiene en su poder valiosa información para el gobierno, será perseguido por numerosas facciones: la policía, un grupo de operaciones especiales ruso y un asesino. Vehículo de acción para el lucimiento de Luke Goss, cuyo guión es de absoluta planicie. Sirve al menos para descansar un rato el cerebro y distraerse mínimamente.

3/10
Soldado de la noche

2015 | The Night Crew

Un grupo de cazarrecompensas de élite se encuentra en un complejo hotelero del desierto mexicano, en donde protegen a una mujer de unos violentos criminales de un peligroso cártel. Asediados, se irán dando cuenta entonces de que su protegida, una mujer oriental, es mucho más poderosa de lo que pensaban. Vehículo de acción de serie B, para el perfecto lucimiento de un actor como Luke Goss, especialista en estas lides. Le acompaña un secundario de lujo, Danny Trejo.

3/10
Jarhead 2: Tormenta de fuego

2014 | Jarhead 2: Field of Fire

Marcado y desilusionado por la guerra, el cabo Chris Merrimette es puesto a cargo de una unidad cuya próxima misión consiste en reabastecer un remoto puesto de avanzada junto al territorio controlado por los talibanes. Cuando se encuentran atravesando la provincia hostil de Helmand, un Navy Seal para el convoy y pide su ayuda para una operación de relevancia internacional: han de lograr que una mujer afgana, conocida por su resistencia a los talibanes, escape del país. Sin tanques ni ayuda aérea, Merrimette y su grupo necesitarán de todo su valor y potencia de su armamento para abrirse camino en un país desgarrado por la guerra y llevar a la mujer a un lugar seguro.

The Host (La huésped)

2013 | The Host

Adaptación de la novela homónima de Stephenie Meyer, escrita en 2008, justo después de concluir la saga de Crepúsculo, que había convertido a la autora en un fenómeno mundial. The Host (La huésped) se anunció como el principio de una trilogía –aunque hasta el momento no hayan aparecido las continuaciones literarias– y mantiene algunos elementos de la serie vampírica, pues por mucho que se vendiera como su primera novela adulta, también se dirige a adolescentes. De la misma forma, se inscribe en el género fantástico, aunque prima el romanticismo. La propia Meyer ejerce como productora del film, que ha dirigido Andrew Niccol, responsable de Gattaca, la película de ciencia ficción favorita de la autora. En The Host (La huésped), la Tierra ha sido colonizada por alienígenas cuyas almas se instalan en el cuerpo de los humanos. Quedan pocos que hayan conseguido escapar, como la jovencísima Melanie Stryder, capaz de cualquier sacrificio para proteger a su hermano, Jamie, y a Jareb, su novio. Cuando es capturada por el enemigo, le inoculan a una de las criaturas extraterrestres que toma el control de su cuerpo. Sin embargo, algo queda de la consciencia de la testaruda Melanie... The Host (La huésped) tenía una difícil adaptación al cine, pues gran parte de la trama se desarrolla en el interior de la mente de la protagonista, donde Melanie se enfrenta con la alienígena que la posee. Andrew Niccol resuelve la papeleta con una omnipresente voz en off, que al principio resulta un tanto chocante, pero que funciona gracias a la sugerente y aséptica ambientación creada por el realizador y a la excepcional interpretación de la joven Saoirse Ronan. Varias secuencias melosas dejan clara la mano de Meyer, así como el culebrón amoroso que se genera cuando las dos ocupantes del mismo cuerpo descubren que se han enamorado de chicos diferentes. Pero en general, Andrew Niccol, que ha escrito el guión adaptado, parece haber gozado de cierta libertad operativa, pues consigue ser fiel a su filmografía. Así, evita claramente la espectacularidad y las exhibiciones de efectos especiales que podrían distraer al público de la historia y de las reflexiones sobre la naturaleza imperfecta del ser humano, el pacifismo y la importancia de la espiritualidad en el amor (esto último muy en la línea de la historia de Bella y Edward). Sorprende lo poco que necesita el cineasta (algún coche raro, los ojos luminosos de los poseídos, etc.) para que el público acepte que está viendo ciencia ficción. The Host (La huésped) pivota en torno a los trabajos de la citada Saoirse Ronan, Diane Kruger (una creíble buscadora que persigue a los humanos que aún quedan) y el veterano William Hurt (el excéntrico tío de la protagonista). Los jovencísimos Max Irons y Jake Abel se esfuerzan pero acaban siendo un tanto insulsos.

5/10
Riddick

2013 | Riddick

Tras su fallido intento de interpretar papeles más realistas y serios, en dramas o comedias, como Declaradme culpable o Un canguro superduro, el forzudo Vin Diesel se ha rendido finalmente a la evidencia y parece haber regresado definitivamente a los roles que le hicieron famoso, primero en la saga de A todo gas y luego en la protagonizada por el convicto Richard Riddick, que llamó la atención sobre todo en Pitch Black, film de tono terrorífico en ambiente futurista al estilo Alien, el octavo pasajero. En Riddick se recupera un poco ese aire de pánico ante la amenaza de horribles criaturas de planetas lejanos, al tiempo que mantiene el tono de acción y variadas situaciones de gallos de pelea entre humanos. Dirige de nuevo David Twohy, que por el momento ha firmado las tres películas de la franquicia, además de sus guiones. Pero la inventiva también se acaba. Aquí más que nunca ha convertido a Riddick en un ser indestructible, muy poco empático, más propio de un cómic que del mundo real, y Vin Diesel está en esta tercera entrega más exagerado que nunca en su papel de malote, de bestia animalesca, silencioso pero implacable, capaz de acabar con todo lo que se menee y de soportar el dolor al más puro estilo Rambo. Pero son demasiadas las fantasmadas que acumula la historia como para darle entidad, y el colmo es ya la escena de los 5 segundos, en que el actor Jordi Mollà –cuya actuación es probablemente lo más original del film– se lleva la peor parte. Por lo demás, hay algunas concesiones sensuales sin sentido y algún punto de humor que tiene su gracia.

3/10
Desafío total (Total Recall)

2012 | Total Recall

Futuro no muy lejano. La Tierra ha quedado reducida a la Unión Federal Británica en Europa, que gobierna tiránicamente la Colonia (Australia) a la que se llega por la llamada Catarata. Quaid es un obrero que construye policías cibernéticos, casado pero insatisfecho con su vida, que tiene sueños recurrentes donde es un valiente agente que lucha contra los malos de turno. La publicidad de Rekall, una empresa que ofrece implantar recuerdos en el cerebro, le seduce: quiere tener en la memoria algo más que la rutina diaria, algo que le acerque a aquello con que sueña. Cuando proceden a grabarle los recuerdos solicitados, algo sale mal: y es que el cerebro de Quaid ya había sido manipulado previamente, puede que no sea quien cree que es. Remake de Desafío total (Paul Verhoeven, 1990), de nuevo a partir del relato corto de Philip K. Dick “Podemos recordarlo todo por usted”, que también ha inspirado filmes como la saga Matrix. Los mimbres de la historia son los mismos, o sea, la situación del protagonista tratando de averiguar quién es, con el juego de qué será realidad y qué puro sueño, y el vértigo de descubrir que uno puede ser un héroe o bien un villano sin escrúpulos, con las dudas subsiguientes sobre el libre albedrío, la capacidad de escoger entre el bien y el mal. En tal tesitura, la novedad de Desafío Total (Total Recall), aparte de algunos cambios de guión, casi guiños al conocedor del film original para que participe en una especie de juego de las 7 diferencias (ya saben, ese de "a ver, mire usted, los dibujos son casi idénticos, pero observe atentamente y descubra las 7 diferencias..."), provienen de la traca de efectos visuales e imaginería futurista, donde se constata que en 12 años las posibilidades creativas se han quintuplicado. El problema es que Len Wiseman, conocido por la saga Underworld realizada con su esposa, y actriz también aquí, Kate Beckinsale, entrega su film con una rutina parecida a aquélla de la que se queja su protagonista. La narración de Desafío total (Total Recall) discurre cansinamente, con mucha parafernalia y pocas nueces de personajes que nos conmuevan y con los que compartir andanzas. Vamos, que si nos grabaran la película en el cerebro, el recuerdo no sería memorable.

4/10
Little Murder

2011 | Little Murder

La trampa del mal

2010 | Devil

M. Night Shyamalan lleva años y años escribiendo historias que con el paso del tiempo podrían convertirse en películas. El imaginativo guionista y director ha llegado a concebir tantas que en cierto momento se ha dado cuenta de que nunca podrá dirigirlas todas. Como algunas de ellas tenían muchas posibilidades de convertirse en películas de interés, decidió usarlas en un proyecto que ha llamado “The Night Chronicles”, que se inaugura con La trampa del mal. La premisa es bastante sencilla. Cinco extraños –un mecánico, un comercial de colchones, una mujer mayor, una chica y un guardia de seguridad– coinciden en un ascensor de un edificio de oficinas que visitan por variopintos motivos. En principio, se supone que va a ser el típico viaje rápido y rutinario en ascensor, pero sin motivo aparente, éste se queda parado. Mientras intentan arreglar el problema desde el exterior, se corta fugazmente la luz y la mujer más joven sufre una agresión... Una de las personas atrapadas está atacando a los otros... Según la opinión de Ramírez, vigilante latino muy religioso que está viendo el interior del ascensor por las cámaras de seguridad, uno de los cinco es el mismísimo diablo... La historia de Shyamalan ha sido reconvertida en guión por Brian Nelson, autor de la interesante Hard Candy. El autor de El sexto sentido ejerce como productor, apadrinando al joven cineasta John Erick Dowle, responsable de Quarantine. Dowle dirige con corrección y crea cierta tensión, al tiempo que en la línea del cine de Shyamalan, intenta introducir algunas reflexiones, en este caso sobre la fe, el mal y el perdón. Se queda en una cinta convencional, en algunos momentos –sobre todo en el epílogo– falta sutilidad, y es inevitable pensar qué habría ocurrido de dirigirla el mismo Shyamalan, pero tiene su interés.

5/10
Ray

2004 | Ray

Si hay un género capaz de evidenciar las debilidades del cine a la hora de ahondar en las interioridades del ser humano, ése es el llamado biopic, historias que pretenden abarcar y hacer balance de lo que ha sido la vida de una persona real. El mayor elogio que cabe hacer de Ray es que nos lleva extraordinariamente cerca de Ray Charles Robinson (1930-2004), leyenda musical que aunó estilos tan variados como el jazz, el rythhm & blues, el gospel, el rock & roll e incluso el country. Taylor Hackford (director de Noches de sol y Prueba de vida, y productor de Cuando éramos reyes) evita entregar una serie de retazos biográficos, cosidos con más o menos esmero, gracias al sólido guión de James L. White. La historia arranca con el viaje en autobús que lleva al joven ciego negro Ray desde Florida al ambiente jazzístico de Seattle. Trama líneal ascendente de corte clásico, ayuda a conocer la limitación física del protagonista, su incipiente genio musical, las gentes de su entorno, los primeros éxitos, y la relación con la discográfica Atlantic Records, sorprendentemente humana. Los logros en su carrera artística vienen entreverados con una agitada vida personal, donde la presencia de una esposa que le quiere, Della Bea, no impide las relaciones amorosas con otras mujeres, algunas prolongadas en el tiempo, o la caída en la drogadicción. Pero lo que imprime hondura emocional a la narración de la lucha profesional y familiar de Ray son los flash-backs, que retrotraen a su infancia, Arcadia feliz pero también época de traumas: importancia esencial, en estas escenas y en otras oníricas, reviste la maravillosa figura materna de Aretha Robinson. Antes de su muerte, el propio Ray Charles dio luz verde al film. Lo que no significa que se caiga en la pura hagiografía, pues se aborda su descenso a los infiernos con sinceridad, no reñida con la elegancia. Pero sobre todo se intenta contar una historia de superación, gracias a los apoyos adecuados; la realización, una vez más, del sueño americano, con actos que redimen, como el significarse en la lucha por la igualdad racial. Jamie Foxx hace una gran caracterización del genial músico, a lo largo de todo el metraje. Y los demás actores, sin duda secundarios, están a su altura, con mención especial para la desconocida Sharon Warren, que compone una madre inolvidable.

7/10
Dinero sucio

2002 | Hard Cash

Taylor, un famoso ladrón, acaba de salir de la cárcel. Pronto vuelve a la vida delictiva, atracando una sala de apuestas de la mafia, con ayuda de su novia y de un antiguo socio. El plan parece funcionar, pero Taylor ignora que el dinero está marcado por dos corruptos agentes del FBI que intentarán recuperarlo, así como varios peligrosos mafiosos. El director yugoslavo Peter Antonijevic, responsable de Savior, dirige este thriller rodado en Bulgaria y que adapta libremente Crónica negra, de Jean-Pierre Melville. El predecible argumento sirve como excusa para una sucesión de secuencias de acción. Notables interpretaciones de Christian Slater, como ladrón, y Val Kilmer, como policía.

4/10
Beckett. La última misión

2002 | Sniper 2

El duro (y maduro) Tom Berenger repite en la segunda parte de la movidita En el corazón de la jungla (1993). En este caso el aguerrido sargento Beckett es requerido para realizar, con ayuda de un recluso, una misión suicida en los Balcanes relacionada con la limpieza étnica, aunque pronto se dará cuenta de que el alto mando le utiliza para otros fines. Acción y violencia a todo trapo.

3/10
Los reyes del crimen

2001 | 3000 Miles To Graceland

Cada año, en Las Vegas, se celebra una convención de imitadores de Elvis. Aprovechando la coyuntura, cinco atracadores deciden asaltar el casino Riviera. Pasarán desapercibidos entre la multitud vestidos como “el rey del rock”. Consiguen llevar a buen término el atraco, provocando muchos destrozos, y emprenden la huida a través del desierto, donde se encuentran con una madre soltera que no tiene dónde ir. Además, el líder de la banda, Thomas Murphy, no es trigo limpio y tiene planeado desembarazarse de todos sus socios para quedarse él solo con el dinero. Una de atracos, uno de los géneros que mejores resultados ha dado en el celuloide. El reputado autor de vídeos musicales Demian Lichtenstein, que ha trabajado con Sting, mezcla golpes de comedia con secuencias de acción a lo Tarantino, y aprovecha que tiene un reparto de primera. Aunque sus carreras profesionales no atraviesan su mejor momento, Kevin Costner y Christian Slater consiguen darle un divertido aire de chulería a sus macarras personajes, típicos perdedores que en el fondo esperan un golpe de suerte para rehabilitarse y formar una familia. Y el que más se luce es sin lugar a dudas Kurt Russell, otro de los delincuentes, que en el fondo tiene buen corazón.

6/10
Runner. La última apuesta

1999 | The Runner

Edward Harrington. Un joven. Tiene un vicio del que no puede escapar: es adicto al juego. No lo puede evitar, en cuanto están el dinero y el azar de por medio... ¡zas!, se deja llevar. Para colmo, vive... ¡en las Vegas!, la ciudad del juego por antonomasia. Edward trabaja para un mafioso de la ciudad: se ocupa de llevar su dinero de un sitio para otro. Y claro, la tentación de usar ese dinerillo para menesteres distintos a los previstos por su jefe es demasiado fuerte. Entretenido film, que desmitifica bastante la aureola con que otros títulos muestran la ciudad de Las Vegas. Tiene un reparto bien pensado: el joven Ron Eldard sabe dar carácter a su personaje, y está bien secundado por veteranos como Joe Mantegna y John Goodman, y por los televisivos Courteney Cox y David Arquette, vistos también en la trilogía de Scream.

5/10
Wishmaster 2

1999 | Wishmaster 2. Evil Never Dies

Morgana Kuleshov es herida en medio del tiroteo que se produce en el atraco a una galería de arte. Su vida se salva sólo gracias a una piedra preciosa que encierra en su interior a Djinn, un diabólico monstruo. Al cobrar vida humana, Djinn comienza a absorber las almas de todos aquellos que caen bajo su maligna influencia. La Tierra comienza a estar en muy serio peligro.

4/10
Destinos cruzados

1999 | All the Rage

Llevar armas puede ser arriesgado, sobre todo cuando cualquiera puede accdeder a ellas. Siete personas desconocidas tendrán que enfrentarse a esta dura realidad. Comedia absolutamente disparatada plagada de personajes estrafalarios y paranoicos, con una puesta en escena que se ha quedado un tanto pasada de moda. Se disfruta sobre todo porque cuenta con un elenco interpretativo de primer orden, lleno de rostros conocidos.

5/10
Equipo mortal

1998 | The Big Hit

El equipo de delincuentes que da título al film ha planeado con todo detalle un secuestro. Cuando están a punto de dar el golpe descubren que la víctima es... ¡la hija de su propio jefe!. Hollywood ficha a Che-Kirk Wong, un director procedente de Hong Kong, para que filme las abundantes bofetadas y explosiones del film.

3/10
Héroes por casualidad

1998 | Almost Heroes

Comedia que atribuye a dos anónimos personajes el mérito de la conquista del Oeste. Ellos son un explorador borrachín y su fiel compañero, que deben guiar a un grupo de colonos recién llegados. El especialista Christopher Guest dirige un reparto que destaca en comedia, pero el resultado no es demasiado estimulante.

4/10

Últimos tráilers y vídeos