IMG-LOGO

Biografía

Brett Rickaby

Brett Rickaby

Brett Rickaby

Filmografía
Mil maneras de morder el polvo

2014 | A Million Ways to Die in the West

El cobardica Albert odia vivir en el viejo Oeste y cuidar su rebaño de ovejas junto a sus cascarrabias padres. Tiene un amigo del alma, Edward, y una chica a la que ama, Louise. Pero cuando ésta la deja plantada para salir con el experto en bigotes Foy, se queda destrozado. Su ánimo se eleva poco a poco cuando se instala en el lugar Anna, pero ignora que es la esposa del forajido Clinch. Seth MacFarlane, creador de Padre de familia vuelve a probar suerte en la gran pantalla tras dar el golpe con el deslenguado y zafio osito de peluche Ted. Lo hace con un western en clave de comedia, 40 años después de que Mel Brooks hiciera lo mismo, con mayor fortuna, en Sillas de montar calientes, y pasados casi 75 años desde Los hermanos Marx en el Oeste. Definitivamente, no es lo mismo, casi podría hacerse una lectura de la evolución del humor mirando a estos tres títulos. El ingenio de Groucho Marx y compañía resultaba memorable; Brooks llevaba al límite las posibilidades de la parodia, recurriendo inteligentemente a anacronismos, con dobles sentidos más o menos elegantes, y saliéndose literalmente del plató de rodaje; MacFarlane sigue su línea de chistes zafios, a lo hermanos Farrelly, apostando por la transgresión. Lo que tiene sus limitaciones, pues las bromas sexuales y marrones acaban produciendo tedio, y en lo referente a “no dejar títere con cabeza”, poco queda ya por inventar. De todos modos, en lo relativo a la transgresión, MacFarlane tiene un problema, pues al adentrarse en el lejano Oeste, con títulos de crédito clásico y música que “fusila” temas populares, lo hace como profanando esos lugares icónicos –Monument Valley y demás–, lo que al amante de John Ford y compañía no dejará de causarle molestos sarpullidos. Cierto que tiene algunos buenos gags y ocurrencias divertidas, con los indios y los guiños inesperados a un par de películas, pero otras veces produce estupor, por ejemplo recurriendo a una violencia de “cartoon” con toques de gore. En general Mil maneras de morder el polvo –“modesta” traducción del “millón de formas de morir” del título original– es un film desequilibrado, estirado en demasía, con fallos básicos de guión como la desaparición inexplicada del villano de la función –Liam Neeson– al inicio del film, para resurgir de no se sabe dónde en el último tramo. MacFarlane adquiere demasiado protagonista, hasta volverse cargante, y no da la sensación de que una actriz tan buena como Charlize Theron esté dotada para la comedia.

4/10
Lazos de sangre

2014 | Bad Blood

Lauren lleva una vida perfecta hasta que un psicópata la culpa de un asesinato cometido por él. La policía cree que la chica es la culpable y es detenida.

3/10
The Crazies

2010 | The Crazies

Refrito de un film de George A. Romero, que los apasionados del fantaterror de España recordarán por el título con el que se tradujo por primera vez: Contaminación demencial. El film va en la línea de La noche de los muertos vivientes (1968), la película más conocida de Romero, salvo por la diferencia de que esta vez, en lugar de zombies, la amenaza proviene de vecinos normales y corrientes contagiados por una enfermedad que les hace atacar a los personas de su alrededor. El personaje central es David Dutton, sheriff de Ogden Marsh, un pueblecito de Iowa de lo más pacífico y tranquilo. La existencia de Dutton es envidiable, pues conoce a todos los habitantes del lugar, no tiene que hacer frente a excesivos delincuentes –como mucho llamar la atención a algún conductor que infringe las reglas–, y espera a que Judy, su mujer, dé a luz a su primer bebé. Pero mientras asiste a un partido de béisbol, el borracho del pueblo se mete en medio del campo con su escopeta, y antes de que aniquile a alguien, Dutton se ve obligado a dispararle. Poco después, otros lugareños también empiezan a comportarse de forma extraña, y uno quema su casa con la familia dentro. David descubre que la culpa es de una toxina del agua, pero el alcalde se niega a cerrar el suministro, en plena época de cosechas, alegando que es un pueblo agrario... Se encarga de la realización Breck Eisner, el director de Sahara (2005), que realiza un producto bastante digno, con secuencias que crean tensión, como aquella en que Judy está atada con otras personas en una habitación de cuarentena, donde uno de los locos siembra el pánico. Pero todo transcurre dentro de los cánones más predecibles del género, y ni los personajes son especialmente memorables, ni tampoco lo es el reparto (con el inexpresivo Timothy Olyphant a la cabeza). Además de su mensaje contra la falta de límites éticos en la experimentación científica, la película critica abiertamente las armas químicas, y se estrenó en Estados Unidos en un momento en que varias ONGs pedían el endurecimiento de las leyes ante la contaminación química.

5/10

Últimos tráilers y vídeos