IMG-LOGO

Biografía

Clark Gregg

Clark Gregg

58 años

Clark Gregg

Nació el 02 de Abril de 1962 en Boston, Massachusetts, EE.UU.
Filmografía
Capitana Marvel

2019 | Captain Marvel

Karell, valiosa combatiente del ejército de los Kree, raza alienígena enfrentada a los skrull, seres que pueden cambiar de forma. Tras recibir entrenamiento por parte de Yon-Rogg, líder de su escuadrón, acaba en una escaramuza que no acaba bien, y como consecuencia se estrella en la Tierra, perseguida por el enemigo. En nuestro planeta encontrará pistas que le ayuden a esclarecer los fogonazos que le sobrevienen de un pasado que no recuerda, y recibirá la ayuda de un humano, Nick Furia, agente de la organización SHIELD, que no entiende muy bien qué está pasando. Puesto que Elektra, de 2005, fracasó en las taquillas, más por falta de calidad que por ninguna otra razón, han tenido que pasar catorce años para que otra superheroína de Marvel tenga su propio largometraje en solitario. A rebufo del éxito de Wonder Woman, de la competencia, DC, llegan a la pantalla las peripecias del personaje, creado por el guionista Roy Thomas y el artista Gene Colan, en 1968. Supone la primera cinta de la casa que tiene al frente a una mujer, Anna Boden, que la ha codirigido y coescrito con su pareja profesional, Ryan Fleck, con quien por ejemplo había elaborado el guión del film de profesor desorientado Half Nelson, dirigida por el segundo. Geneva Robertson-Dworet (Tomb Raider) ha retocado su libreto para darle agilidad y algo de humor. Se consigue imprimir algo de frescura a lo que no deja de ser una convencional historia del género, sobre todo porque no se muestra cronológicamente el origen de la protagonista, el espectador descubre su origen al mismo tiempo que ella, que sufre de amnesia. También se ha incluido algún giro eficaz, y se le da un aire nostálgico al relato, que transcurre en los 90, con referencias a elementos de entonces como los videoclubs, cibercafés, canciones de Nirvana, etc. Por supuesto, los sofisticados efectos especiales de rigor garantizan la suficiente espectacularidad. Tiene de fondo un mensaje positivo, que ensalza el valor de la perseverancia, lo importante sería seguir adelante, levantándose después de cada caída. Su principal acierto reside en que no carga las tintas en el discurso feminista, se limita a presentar a una mujer independiente, a la que Brie Larson dota sin despeinarse de cierta humanidad, estando a su altura Samuel L. Jackson, como la versión rejuvenecida de Nick Furia, presentado con más humor del habitual, aunque parte de las carcajadas las desata Goose, el gato. Se disculpa que el ritmo sea un poco irregular, y que le falte algo de tensión, porque la Capitana Marvel resulta tan poderosa que no parece que sus adversarios estén a la altura, ni que tenga un tendón de Aquiles.

6/10
Falsa evidencia

2018 | Spinning Man

Evan Birch es un hombre de familia, felizmente casado, que trabaja como profesor en la universidad. Cuando una joven desaparece, su esposa empieza a sospechar de él, pues es habitual que Evan estreche demasiados lazos con sus alumnas. A esas pesquisas se unen las sospechas del detective de la policía Malloy. Entretenido thriller dirigido por el sueco Simon Kaijser, con amplia experiencia televisiva, que juega bien las bazas del supuesto "falso culpable" sembrando la duda durante todo el metraje. Basado en el libro de George Harrar, aquí todo gira en torno a la investigación del caso y al hostigamiento que sufre el sospechoso, un tipo magníficamente interpretado por Guy Pearce en una buena elección de casting. El veterano Pierce Brosnan hace un trabajo sólido en esta especie de duelo de personalidades. Y el resto del reparto incluye algunos rostros conocidos, como el de Minnie Driver en el papel de la esposa de Birch o el de la joven en alza Odeya Rush.

5/10
Very Good Girls

2013 | Very Good Girls

Una vida en tres días

2013 | Labor Day

En la década de los 80 el adolescente Henry vive con su madre separada Adele en una población rural, sobrellevando lo mejor que puede el habitual estado depresivo de ella. La vida de ambos se altera cuando irrumpe en su vida Frank, un tipo fugado de una prisión, que se refugia en su casa en el fin de semana festivo del día del trabajo, el Memorial Day. Aunque buscado por las autoridades y considerado peligroso debido a la condena que pesa sobre él por asesinato, Henry y Adele descubren en él a alguien sensible, el padre y marido que añoran en su hogar. Adaptación de una novela de Joyce Maynard -su obra dio lugar antes a Todo por un sueño- a cargo de Jason Reitman, también director de la cinta. El resultado es irregular. Funciona en el primer tramo, en que el director de Juno y Up in the Air presenta el surgimiento de una especie de situación idílica, la segunda oportunidad de una arcadia feliz que, sospechamos, no puede durar mucho, cuando sus protagonistas acaben dándose de bruces con el mundo real que les aguarda afuera. Pero a la hora de ofrecer razones que expliquen las disfunciones de la familia que conforman Adele y Henry por un lado, y el padre Gerald con su nueva esposa, un hijo de ella y otro en común, se muestra menos convincente, apuntando a un trauma presentado muy confusamente, y con elementos propios de culebrón. Tampoco el desenlace, con su salto en el tiempo, resulta satisfactorio, los cabos acaban atándose demasiado apresuradamente. En cualquier caso se nota el esfuerzo por ofrecer una pequeña “historia de cámara”, con personajes con rasgos más o menos definidos que dan pie a una interesante descripción de la difícil etapa de la adolescencia y del agostamiento del amor conyugal. Cuenta además con un buen trabajo actoral de Kate Winslet, Josh Brolin y el desconocido Gattlin Griffith.

5/10
Agentes de S.H.I.E.L.D.

2013 | Agents of S.H.I.E.L.D. | Serie TV

Joss Whedon, creador de diversas series, se coronó como gran gurú de los apasionados del fantástico y los superhéroes como director de Marvel Los Vengadores. Su regreso a la televisión, Agentes de S.H.I.E.L.D., viene a ser una especie de spin-off del espectacular film que reunía a los principales superhéroes de la editorial especializada en cómics. Tiene como protagonista a Clark Gregg, de nuevo como el agente Philip Coulson, que apareció en varias adaptaciones de personajes de Marvel, desde Iron Man, y cuya supuesta muerte en Marvel Los Vengadores, tenía gran importancia en la trama, pues Nick Furia (Samuel L. Jackson) enseñaba a los protagonistas sus cromos ensangrentados, lo que les motivaba para trabajar unidos cuando parecía que no lo tenían muy claro. Pero en Agentes de S.H.I.E.L.D. se desvela que el fallecimiento de Coulson fue un ardid tramado con Furia para dar a los superhéroes el estímulo que necesitaban. Así que éste en realidad sigue vivo y se hace cargo de un grupo de superespías, compuesto por la agente experta en artes marciales Melinda May, el asocial Grant Ward, la hacker Skye, el experto en tecnología Leo Fitz y la científica Jemma Simmons. Juntos tendrán que hacer frente a la aparición de sujetos incontrolados con poderes, y a otras amenazas inesperadas. Si se compara con el espectacular film rodado por Whedon para la gran pantalla, sabe a poco. Además, carece de originalidad y recuerda entre otros modelos a su serie más conocida, Buffy, la cazavampiros, también en torno a un grupo de variopintos personajes con líder carismático que perseguían a personajes sobrenaturales. En un momento de saturación de propuestas para la pequeña pantalla, carece de esa chispa distintiva que por otra parte cada vez escasea más. Sus personajes, al menos en un principio, resultan un tanto esquemáticos y hasta pueriles. Pero se agradecen los golpes de humor, muy distintivos de Whedon, que escribió y dirigió el episodio piloto. Además, se apoya la táctica propia de Marvel de relacionar estrechamente todos sus productos, lo que acaba enganchando a los espectadores. Y la riqueza del universo de la editorial podría dar pie a historias lo suficientemente convincentes. También sorprenden ocasionalmente cameos de actores como Samuel L. Jackson (Nick Furia) o Cobie Smulders (Maria Hill).

5/10
Marvel Los Vengadores

2012 | The Avengers

Loki, el acomplejado hermano de Thor, aprovecha la apertura de un portal de acceso a la Tierra, en el contexto de un experimento militar, para apoderarse del Teseract, un artilugio cúbico que le puede dar la clave para adueñarse del planeta con un poderoso ejército alienígena. Enormemente preocupado, Nick Furia pone en marcha con discreción desde S.H.I.E.L.D., una misteriosa organización, el proyecto de “Los Vengadores”, una reunión de superhéroes que, unidos, pueden constituirse en los guardianes de la Tierra. Ellos son Iron Man (el famoso magnate Tony Stark), Hulk (el doctor Bruce Banner), el capitán América (Steve Rogers), Thor, la Viuda Negra (la agente Natasha Romanoff) y Ojo de Halcón (Clint Barton), y deben dejar a un lado sus egos, correr el riesgo de ser manipulados por los que mandan, y soportar con paciencia las provocaciones del petulante Loki, para cumplir sus objetivos. Furia cuenta con la competente colaboración de sus ayudantes Hill y Coulson. Marvel Los Vengadores es la película con mayor densidad de superhéroes Marvel por fotograma de la historia del cine. Tras irlos presentando uno a uno en anteriores filmes, los personajes creados por Stan Lee y Jack Kirby tienen al fin una historia que los reúne a todos, igual que ocurrió en el cómic desde 1963. Se pone tras la cámara Joss Whedon, bien conocido por ser el creador de la popular serie televisiva Buffy, la cazavampiros, además de haber participado en guiones de filmes tan importantes como Toy Story. Y hay que reconocerle el mérito de un libreto sólido y coherente, donde el argumento “salvar la Tierra” es mera excusa para construir razonablemente a los personajes y sus relaciones, con un divertido sentido del humor que descubre el matiz que define la personalidad de cada uno y da pie a determinados roces. Sirva de botón de muestra de sus gags el relativo a las malas relaciones fraternales de Loki y Thor, definidas con guasa como Shakespeare en malo, una divertida alusión a la dirección de Thor por parte del shakespeareano Kenneth Branagh. Incluir tanto personaje, y que ningún actor pueda quejarse de que no se le han dado un puñado de escenas interesantes, es un logro indudable de Whedon. Incluso los no-superhéroes tienen presencia, incluida Potts, la eficaz secretaria de Stark, o el científico Selvig. El estelar reparto parece encontrarse, definitivamente, muy a gusto, no parece que se hayan pegado para robar plano. El capítulo de los efectos especiales brilla por su espectacularidad en Marvel Los Vengadores. A estas alturas parece que queda poco por inventar, pero ver a Hulk arremetiendo contra un caza, o darse de bofetadas con Thor, el camuflaje de la fortaleza espacial y Iron Man tratando de solucionar ciertos desperfectos, más la espectacular invasión y destrozos de Nueva York por una especie de escorpiones gigantes, constituyen momentos que son un regalo para los sentidos, especialmente en una gran pantalla de cine. Sobre el uso del 3D, puede ayudar a hacer más vistosos algunos pasajes, pero la verdad, no aporta gran cosa, una vez más, aparte de justificar el sobreprecio de una entrada para sufragar los gastos del costoso juguete en que consiste el film.

6/10
Mucho ruido y pocas nueces, según Joss Whedon

2012 | Much Ado About Nothing

Adaptación de la obra de William Shakespeare, rodada en apenas 10 días en el tiempo de descanso del que disponía Joss Whedon entre la filmación de Marvel Los Vengadores y su inmersión en la fase de postproducción. Coproducida con su esposa Kai Cole, ambos decidieron demostrar su amor por la obra del genial dramaturgo reuniendo a un grupo de amigos para el reparto, vistiéndolos con atuendo contemporáneo, y utilizando como set la propia casa con jardín del matrimonio, diseñada por Kai , que es arquitecta. De este modo rodaron en blanco y negro, y actores bastante desconocidos pero competentes, que han hecho sobre todo televisión, y en algún caso, como el de Jillian Morgese, estrenándose en la interpretación fílmica. Whedon, además de la adaptación y la dirección, ha compuesto la banda sonora y se ha ocupado del montaje. Así, seguimos las cuitas amorosas de Beatrice y Benedick, ambos de afilada lengua y eternos reproches mutuos, a los que sus amigos se han empeñado en emparejar. Y las de Claudio y Hero, que empiezan con una proposición de matrimonio aceptada gracias al buen hacer de don Pedro de Aragón con Leonato, el padre de ella, pero que se enredan por las intrigas de don Juan y sus compinches, que simulan una supuesta vida disoluta de Hero. Mucho ruido y pocas nueces, según Joss Whedon es una película que demuestra dos cosas. El valor perenne de la obra de Shakespeare, con sus consideraciones sobre el amor, la confianza, la lealtad y la fidelidad, y el perfecto entramado de los enredos, que sigue funcionando en cualquier contexto. Y que Whedon, a la hora de componer su trabajos de superhéroes y vampiros, tiene una base clásica sólida, que explica lo cuidado del perfilado de personajes y situaciones en su obra original como cineasta y creador de series televisivas. El film se sigue con enorme interés, conserva su frescura a pesar de que la decisión de vestir a los personajes con ropa actual saca un poco de la trama al espectador, hablar de don Pedro de Aragón en una casa de los Ángeles no puede dejar de despistar un poco. Los actores están muy bien, y el equilibrio entre drama y comedia está cuidado, incluidos los personajes cómicos, aquí transformados en policías.

6/10
Thor

2011 | Thor

El reino mítico de Asgard, un planeta donde moran los dioses de la mitología nórdica. Allí reina Odín, que con su sabiduría se esfuerza en mantener la paz con sus belicosos vecinos de Jotunheim, los gigantes de hielo. No es fácil, pues el mismo día en que debía ser coronado rey su hijo Thor, sufren un ataque que es repelido. Pero el impulsivo Thor, desoyendo las órdenes paternas, arrastra a sus amigos guerreros y a su envidioso hermano Loki a pergeñar una venganza por su cuenta. El resultado será el destierro, y Thor va a parar a la Tierra, en el desierto de Nuevo México, donde la astrofísica Jane estudia los cuerpos celestes en una concienzuda investigación que corre peligro por culpa de agentes del gobierno. Adaptación del cómic de Marvel creado en 1962 por Stan Lee y Jack Kirby. Ante el goteo cansino que no cesa, de superhéroes que saltan de la viñeta a la pantalla, la duda en este caso, teniendo tras la cámara al shakespereano Kenneth Branagh, residía en si el cineasta sería capaz de insuflar resonancias de gran drama a las rencillas familiares y de poder de los dioses nórdicos, Thor y compañía. Pues bien, conviene no llevarse a engaño. Aquí tenemos un film pasablemente entretenido, pero las diferencias paternofiliales o fraternales no dan para mucho, por mucha frase grandilocuente que se haya preparado para la ocasión, o el selecto reparto con dos actores oscarizados, Anthony Hopkins y Natalie Portman. En realidad lo más logrado en relación a la trama es la parte que podríamos denominar “de comedia”, en que se juega con la clásica situación de “pez fuera del agua”, o sea, “dios fuera de su Olimpo”, donde ciertamente hay algún gag divertido, en que las andanzas de Chris Hemsworth pueden recordar también a las de otro superhéroe de Lee y Kirby, el increíble Hulk, o a Tarzán paseándose por la ciudad de los rascacielos en Tarzán en Nueva York. También parece haber un guiño a E.T., el extraterrestre, con el despliegue de siniestros agentes del gobierno alrededor del meteorito-martillo de Thor, caído en medio del desierto. No faltan, como es habitual, las referencias que sólo los más fans del universo Marvel sabrán captar para su goce personal, y que preparan el terreno a la próxima llegada fílmica de “Los vengadores”. Por lo demás hay un gran esfuerzo en el apartado visual, con el puente que une mundos diversos, o los planetas míticos de Asgard, con su peculiar arquitectura, o los hielos de Jotynheim. Pero la parafernalia digital puede agotar, y es que a estas alturas, entre videojuegos y pelis de efectos especiales, empieza a haber una cierta saturación.

5/10
Iron Man 2

2010 | Iron Man 2

Puesto que Iron Man superó las previsiones más optimistas de recaudación (se embolsó más de 572 millones en todo el mundo), la secuela era inevitable. Repite como director Jon Favreu, que como en la primera parte también interpreta a un personaje secundario, el guardaespaldas de Tony Stark, que aquí tiene más peso. Como se vio al final de la primera entrega, el industrial Tony Stark ha declarado públicamente en rueda de prensa que él es Iron Man, cuando se pone una sofisticada armadura de combate de alta tecnología. Poco después de inaugurar Expo Stark, donde muestra las innovaciones tecnológicas realizadas en su empresa, y sus aplicaciones humanitarias, los políticos pretenden que el empresario revele los secretos de su revolucionaria armadura al ejército, para salvaguardar la seguridad nacional. Además, el ruso Ivan Vanko, que culpa al padre de Stark de la desgracia de su familia, se ha propuesto vengarse enfrentándose a él con ayuda de sus propios inventos. El film ofrece lo que se supone que los espectadores esperan de una secuela como ésta: más efectos, más villanos y más explosiones que la primera parte. Además, cuenta con actores carismáticos que permiten pasar por alto que sus personajes sean esquemáticos, sobre todo en el caso de Robert Downey Jr., que ha pasado de ser un intérprete de películas un tanto minoritarias a una estrella que sabe captar la atención del espectador. Se luce especialmente Mickey Rourke, cuyo personaje es el típico villano caricaturesco muy desdibujado, pero que el protagonista de El luchador se empeña en interpretar como si estuviera sacado de una tragedia de Shakespeare. Sam Rockwell logra imprimirle cierto humor a su personaje, Justin Hammer, rival de Stark. El militar James ‘Rhodey’ ya no está interpretado por Terrence Howard, que ha debido ser despedido, sino por Don Cheadle, que cumple con su trabajo. Otras estrellas sin embargo, parecen un poco desaprovechadas, como Gwyneth Paltrow, cuyo personaje pasa a dirigir la empresa, pero no se le saca punta a esta subtrama. Scarlett Johansson es la Viuda Negra, sobradamente conocida por los seguidores de los cómics, pero se limita a componer a una mujer rusa tan fría como excepcional luchadora, que resulta un tanto plana. Especialmente decepcionante es la inclusión de Samuel L. Jackson, el duro Nick Furia, pues su presencia en un par de escenas sólo se justifica como promoción de la inminente película de Los vengadores, pero si se suprimieran sus apariciones, los espectadores no se darían cuenta. El guión de Justin Theroux (Tropic Thunder. ¡Una guerra muy perra!) funciona más o menos, aunque es un tanto plano y previsible y parece pasar de largo por algunas cuestiones que plantea, sobre todo el problema del alcoholismo, sacado de una de las sagas más famosas de los cómics: “El demonio en una botella”. Pero aquí no se profundiza en el tema, ni tampoco en la relación paternofilial del protagonista con su padre fallecido, otro de los asuntos que se supone que son fundamentales en la trama. Como era de esperar, los reyes de la función son los efectos especiales. Es cierto que se echa de menos alguna escenita más, pero las que hay resultan lo suficientemente espectaculares como para justificar el dinero de la entrada, sobre todo la aparición de Iron Man en la Expo Stark, el combate en el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco, y sobre todo la gran confrontación final. Todas ellas a ritmo de música de rock duro, con grupos como AC/DC.

5/10
(500) Días juntos

2009 | (500) Days of Summer

Notable debut en el largometraje del director Marc Webb, hasta ahora responsable de algunos videos y cortos musicales. Para hacerse un hueco en la nómina de realizadores con talento elige una comedia romántica atípica, sazonada con mucho acierto con numerosos temas musicales –que para algo es un experto en el tema– y un aire cínico de modernidad deprimente (tan propio ya del cine 'indie'), cuidadosamente estudiado, pero también fresco y eficaz. "Chico conoce chica. Él se enamora. Ella no". Así de simple reza el 'tagline' de 500 días juntos, y es justamente eso: el amor y el desamor, las cuitas provocadas por las misteriosas relaciones entre los seres humanos, difíciles sobre todo cuando no se comparten ni el mismo enfoque ni la meta a la que se dirigen. En el fondo el planteamiento viene a desentrañar dos clásicas visiones del mundo: la de los que creen en el amor, en el destino, en un porqué de la existencia; y la de los que no creen en absoluto en que la palabra amor signifique algo, la de los que opinan que todo es casualidad, mero azar sin paliativos. Tom es el joven que se enamora de Summer, una chica que conoce en su trabajo. Él es idealista, romántico, capaz de caer hechizado al primer vistazo de la mujer de sus sueños. Ella es práctica, vital, divertida y poco dada a crear fantasías de princesa. Ambos se gustan y el espectador contemplará su historia: el encuentro, los días y días que pasan juntos, las conversaciones, las miradas, las tonterías, las risas, el sexo, las riñas, las dudas, etc. Como se ve no hay nada nuevo en el horizonte, pero tanto los guionistas –también debutantes en este film– como el director se las ingenian para ofrecer un producto original, visualmente muy atractivo, con variadas secuencias excelentes. Mucho debe el resultado a la química y el buen hacer de los actores, el fantástico Joseph Gordon-Levitt (Brick) y la luminosa Zooey Deschanel (El incidente). Destaca, claro, la abrupta estructura narrativa, pues la narración no lleva un orden cronológico, sino que se presenta salteadamente dentro del amplio abanico de los 500 días del título. La cosa funciona sin más y da lugar a algunas transiciones muy cómicas, aunque en honor a la verdad tanto “capítulo-día” puede resultar un poco reiterativo. Pero felizmente Webb no se estanca en ese montaje, sino que ofrece además verdaderas audacias con la imagen y da lugar a momentos memorables, como el numerito musical –¡con dibujo animado incluido!– que expresa la emoción del enamorado, o las divertidas imágenes en que Tom se imagina soportando su sufrimiento en sesudas películas francesas o del mismísimo Ingmar Bergman. También resulta llamativo que la narración tenga un sesgo muy literario, ejemplo de lo cual es la extraordinaria secuencia de la fragmentacion de pantalla, en donde una parte de ella recoge las expectativas del protagonista y otra la realidad de los hechos. Son, en fin, grandes detalles que hacen diferente a este film romántico, cómico y dramático, de vitola decididamente independiente.

7/10
Asfixia

2008 | Choke

Adaptación de la novela homónima del rarito autor Chuck Palahniuk, conocido sobre todo por la obra que dio pie al film de David Fincher El club de la lucha. Intregrante del grupo de autores de la Generación X, como Bret Easton Eallis y Douglas Coupland, sus argumentos se caracterizan por sus pretensiones iconoclastas y transgresoras, con “idas de olla” sorprendentes, por así decir. En Asfixia seguimos la pista a Victor Mancini, un adicto al sexo que acude a sesiones de rehabilitación. Su mejor amigo, también con problemas sexuales, es un compañero de trabajo de un parque temático, que recrea del modo más hortera posible la vida de los antiguos colonos americanos. Victor tiene a su madre Ida (se llama así, de verdad, no es un juego de palabras, al menos, no nuestro) con demencia senil, internada en una residencia. El hombre ha tenido relaciones sexuales prácticamente con todo el personal de la residencia, pero hete aquí que ha llegado una nueva doctora, que se le resiste, razón por la cual se enamora de ella. La doctora de marras le dice que existe un nuevo tratamiento experimental para tratar a su madre con células embrionarias, y propone a Victor tener un escarceo rápico, nada serio, pues ella está dispuesta a engendrar un hijo para la ocasión; ¿y qué mejor lugar para ello que la capilla? Por otro lado, Ida revela al amigo de Victor la existencia de un diario, que podría permitirle saber quién es su padre. ¡Y atiza!, resulta que con células de una santa reliquia nació Victor, que podría ser un nuevo mesiás. Nos hemos detenido en describir con pelos y señales la trama de este film, porque hay que verlo para creerlo, es difícil encadenar más tonterías en menos tiempo. Se trata de una auténtica diarrea mental, que en fin, debe pretender ser satírica y tal, y hasta en el camino trata de sembrar buenos sentimientos, el amor, la amistad, la filiciación y la maternidad, pero que en definitiva resulta insufrible, todo consiste en una montaña rusa en que la “gracia” consiste en saber cuál será el nuevo disparate supuestamente ingenioso que viene a superar al anterior en “rizar el rizo”. Preocupan algunos de los intérpretes, que se diría se están encasillando peligrosamente en personajes enfermizos y estrambóticos, véase a Sam Rockwell (Confesiones de una mente peligrosa) y Anjelica Huston (asociada con Wes Anderson en Los Tenenbaums, Life Aquatic, Viaje a Darjeeling).

3/10
Cuatro vidas

2007 | The Air I Breathe

Curiosa película acerca de las vueltas que da la vida, firmada por el director neoyorquino de origen oriental Jieho Lee. Se divide en cuatro segmentos sobre actitudes tan humanas como la felicidad, el placer, la compasión y el amor, plasmadas en un amplio grupo de personajes.La cosa arranca con Felicidad, un hombre de color de vida triste y solitaria, pero que cree poder atrapar la felicidad cuando escucha por casualidad la información de una carrera de caballos apañada; cuando apuesta por el supuesto caballo ganador, las cosas no salen como espera y se encuentra endeudado hasta las cejas; llega la angustia, pero al menos "vive la vida", y ésa va a ser la felicidad que va a conocer. Esta historia conecta con Placer, encarnado por el matón de un gángster que se encarga de cobrar deudas; dotado de un extraño don que le permite anticipar el futuro, descubrirá lo que es la Compasión, cuando su jefe decide explotar a una prometedora cantante, para saldar una deuda pendiente. Finalmente, el Amor se hace presente cuando un médico que no pudo casarse con la mujer que amaba, va a tener ocasión de demostrar que la quiere salvándole la vida con una transfusión de sangre.En cierto modo este film hecho al marge de los estudios es un ejercicio de estilo, bien rodado, tal vez en algunos momentos demasiado efectista y violento, pero que recuerda lo que nos hace humanos frente a los rasgos del hombre más animalescos. Hay un gran acierto en el reparto (qué gran selección en los Forest Whitaker, Kevin Bacon, Brendan Fraser, Andy garcía, Emile Hirsch, Sarah Michelle Gellar, Julie Delpy...) , en los diálogos sobrios, y en una declaración de principios muy atractiva sobre cómo la felicidad son los otros, o sea, consiste en saber olvidarse de uno mismo.

6/10
Entre mujeres

2007 | In the Land of Women

De tal palo, tal astilla... en parte. A Lawrence Kasdan le han salido hijos directores de cine: Jake Kasdan dirigió El efecto cero y Orange County, y ahora Jon Kasdan debuta tras la cámara con Entre mujeres. Eso sí, a ambos retoños aún les queda bastante camino que recorrer si quieren alcanzar la altura de los mejores logros de su progenitor. Carter es un joven aspirante a escritor -de momento escribe, en plan alimenticio, guiones de películas pornoblandas-, en crisis tras haber roto con su novia -la española Elena Anaya-, que decide cambiar de aires yéndose a vivir con su abuela, que vive lejos de Los Ángeles, en un barrio residencial. Allí trabará relación con una familia vecina, sobre todo con la madre, Sarah, a la que un cáncer de pecho hace tambalear su imagen acartonada de "madre y esposa perfecta", y con la hija adolescente, Lucy. De modo que sus coordenadas vitales en esta etapa van a estar marcadas por mujeres: la abuela, con la que no tenía contacto, y que se encuentra en un lamentable estado de abandono, próxima a la demencia senil; Sarah, que necesita afecto, y no acaba de encontrarlo en un marido que le engaña, algo que nunca le ha reprochado como debiera; y Lucy, que está empezando a descubrir el amor. Estamos ante una de esas películas "poquita cosa", que casi ofrecen un retrato robot de su responsable, ya que Kasdan ejerce de director y guionista; todas las inseguridades del protagonista se dirían tomadas de una experiencia personal. Aunque hay cierta pericia técnica, también se nota la bisoñez a la hora de acumular elementos, algunos risibles como el del trauma infantil de Lucy jugando "a los médicos" con un amiguito. El apañado reparto no salva los muebles, y se diría que la estrella Meg Ryan ha empezado su declive. La edad no perdona, el cine, y más el actual, es así de cruel.

4/10
Cuando llama un extraño

2006 | When A Stranger Calls

Remake de una película de terror de 1979 titulada Llama un extraño. Una jovencita que ejerce de canguro en un aislado chalet es acosada a llamadas telefónicas por un desconocido. Al principio piensa que es un bromista, pero la insistencia empieza a preocuparla. Y su inquietud será aún mayor cuando un amable policía que se ha preocupado de localizar la llamada, le informa de que están llamando… ¡desde dentro de la casa! Film para incondicionales del género. La trama no es especialmente novedosa, pero abundan los sustos, y Camilla Belle, además de hacer honor a su apellido, grita hasta desgañitarse.

2/10
In Good Company

2004 | In Good Company

A sus 51 años, Dan Foreman parece estar en su mejor momento. Gracias a sus habilidades como negociador y jefe de equipo, ha cerrado su mejor año como responsable de publicidad de Sports America, la revista para la que trabaja. La mayor de sus dos hijas, Alex, su ojito derecho, está a punto de marcharse a la Universidad de Nueva York, y además, ha recibido una inesperada y fantástica noticia: va a ser padre una vez más. Eso sí, habrá que apretarse el cinturón. Pero en éstas hace su entrada en el tablero de juego un nuevo personaje, Carter Duryea, ejecutivo de 26 años que Globecom, la multinacional que acaba de adquirir la revista, ha designado como jefe de Dan. Por su parte, Carter no es el ‘triunfador’ que parece. Acaba de romper con su novia, y carece de una familia tan unida como los Foreman. Por ello se autoinvita a cenar a la casa de éstos, y acaba iniciando una relación con Alex. Cabría esperar que el responsable de American Pie, Paul Weitz, director de este film que también ha coescrito con su hermano Chris, compusiera otra comedia en la misma línea, alocada y sin contenido. Nada más lejos de la realidad. Weitz supera incluso la calidad de la interesante Un niño grande (también sobre relaciones paterno-filiales) en una comedia que habla de los modernos conglomerados empresariales que absorben a las compañías pequeñas, el peligro de la deshumanización en las grandes corporaciones, la conciliación entre la vida laboral y la familia, la competitividad, y sobre todo, el choque generacional entre los veteranos y los jóvenes cracks que revolucionan el mundo empresarial sin atender a la experiencia de los que le preceden. Y lo hace con un estilo elegante, que entronca con comedias laborales tipo El apartamento, de Billy Wilder, o Luna nueva, de Howard Hawks. Aunque las comparaciones son odiosas, Weitz hereda de esos maestros la habilidad para lograr un tempo muy ágil, y una modélica dirección de actores. Encadenando un éxito tras otro, Dennis Quaid viene demostrando últimamente su capacidad para los papeles maduros de padre modélico. El desconocido Topher Grace está a la altura de la ocasión, y la siempre insuperable Scarlett Johansson eclipsa al resto del reparto en sus escasas escenas.

7/10
U-Boat

2004 | In Enemy Hands

Un submarino alemán acoge a un grupo de soldados americanos, rescatados de un hundimiento. Son, pues, prisioneros de guerra. Pero captores y presos se ven obligados a colaborar cuando una epidemia hace estragos entre la tripulación de la nave. Entretenido film del subgénero bélico bajo el agua, donde destaca William H. Macy, quien ya protagonizó y se mojó con otro título de submarinos, Abajo el periscopio.

4/10
Spartan

2004 | Spartan

Robert Scott, un lacónico agente especial, de los duros, de esos que disparan y luego hacen las preguntas. Le encargan una delicada misión: encontrar a Laura Newton, una joven universitaria que ha desaparecido sin dejar pistas. Con ayuda de Curtis, un afroamericano agente novato, y personal de la CIA y el FBI, Scott averiguará que el asunto está relacionado con una red árabe de trata de blancas, que comercia con prostitutas en los mercados clandestinos de Dubai. Además, descubre que la chica es hija de alguien muy, muy importante. Cuando la investigación está a punto de dar sus frutos, Scott recibe la inexplicable orden de parar. De nuevo el cineasta y dramaturgo David Mamet reflexiona sobre el poder, su tema favorito junto con el dinero, en una historia que muestra que un hombre puede llegar a sacrificar a su propia hija por conservar el poder político. El cineasta se pliega demasiado a las convenciones del cine policíaco, y no llega a la altura de sus grandes obras, como El caso Winslow y Casa de juegos, pero sigue teniendo diálogos brillantes y logra sorprender con giros inesperados pero, eso sí, bastante tramposos. Aunque Mamet vuelve a ser el autor del guión, esta vez se basa en un libro de Eric L. Haney, un ex militar estadounidense que contaba él sus experiencias en el legendario escuadrón Delta Force. El título hace referencia a la “polis” griega, donde se solía encomendar las misiones más peligrosas a un único pero eficiente soldado.

6/10
11:14. Destino fatal

2003 | 11:14

Prometedor debut de Greg Marcks, joven director recién salido de la Escuela de cine de Florida, que parte de un curioso punto de partida. Middleton, una pequeña ciudad estadounidense de provincias. A las 11:14 de la noche, Jack, un joven conductor borracho, atropella a un muchacho con su coche. Se pone tan nervioso que decide fugarse sin llamar a la policía. Mediante la técnica del "flash-back", el cineasta retrocede para narrar la curiosa cadena de acontecimientos que condujeron a este accidente. En los hechos, están involucrados heterogéneos personajes. Cheri, una joven manipuladora, intenta convencer a su novio de que cometa un crimen. Tres adolescentes gamberros arrojan objetos a los vehículos de la carretera desde su camioneta.  Buzzy resulta herida durante un atraco en la tienda donde trabaja como cajera. En realidad, Marcks cuenta cinco veces la misma historia, aunque desde puntos de vista diferentes. Su humor, macabro, en ocasiones resulta grosero. Pero mantiene el interés en todo momento, compone gags visuales sorprendentes, y describe situaciones propias de la América profunda, con personajes característicos de la zona. Además, todas las piezas del puzzle encajan, por lo que se puede decir que el cineasta sale airoso de esta opera prima, que llevaba algunos años rodada, y que se ha estrenado en nuestro país para aprovechar que Hilary Swank ganó el Oscar este año. Su trabajo como mojigata dependienta es excelente.

6/10
La mancha humana

2003 | The Human Stain

El profesor Coleman Silk tiene un gran prestigio en la universidad. Está a punto de jubilarse, sin embargo su carrera académica termina de un modo inesperado: enfrentándose a unas falsas acusaciones de racismo. Tras el improvisto varapalo, Coleman conoce a Faunia, una mujer mucho más joven que él, con la que comienza a vivir una aventura erótica que va a traerle severos problemas. El más importante tiene que ver con su propia identidad, con la sinceridad de su vida y con un secreto del pasado que atormenta su memoria una y otra vez. Junto a ello, deberá enfrentarse a la violencia del ex marido de Faunia. El reputado director Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto) adapta una novela de Philip Roth, prestigioso novelista estadounidense, propenso a narrar con desesperanza los sinsabores de la sociedad norteamericana. La película es una indagación acerca del sufrimiento que supone vivir en la mentira y cómo ésta acaba sin duda revolviéndose contra uno mismo. Benton rueda con estilo correcto, límpido en las escenas ambientadas en 1998, pero vertiendo una fotografía más calida cuando rescata momentos del pasado. Pero quizá lo que provoque extrañeza sean los personajes y sus vivencias: los postulados del secreto de Coleman pueden resultar fácilmente rebuscados y la expansión erótica entre él y Faunia, una mujer claramente desequilibrada, padece de falta de credibilidad. Si esto no es suficiente para alejar al espectador de sus problemáticas, se debe exclusivamente a la labor de los actores, unos Anthony Hopkins y Nicole Kidman que demuestran su talento también en proyectos desiguales, y que están estupendamente secundados por Gary Sinise, como el biógrafo de Coleman, y por Ed Harris como el violento ex marido.

4/10
Cuando éramos soldados

2002 | We Were Soldiers

Tras el revisionismo a que ha sido sometido el tratamiento fílmico de la Segunda Guerra Mundial (Salvar al soldado Ryan y La delgada línea roja sumaban, a la seguridad del cine de antaño de que se combatía por una causa justa, el a veces obviado horror de cualquier guerra), le toca el turno a la Guerra de Vietnam. Acostumbrados a personajes tarados, sobre los que pesan mil y un traumas, sorprende gratamente Cuando éramos soldados, una película que viene a recordar que el comportamiento heroico es posible en cualquier conflicto bélico. Incluso en aquél cuyas motivaciones de fondo son discutibles. El material perfecto para este nuevo punto de vista lo proporciona "We Were Soldiers Once… and Young", libro escrito al alimón por el teniente general ya retirado Harold G. Moore y el corresponsal de guerra Joseph L. Galloway. Ambos fueron protagonistas de una acción de guerra en la Zona de Rayos X, en el valle de Drang, y plasmaron sobre el papel su experiencia y la de los hombres con los que combatieron. Randall Wallace, guionista de Braveheart y Pearl Harbor, y que había dirigido la entretenida El hombre de la máscara de hierro, filma con aplomo su historia, y la insufla de un tono épico. Sin ocultar el horror –algunas escenas bélicas son sencillamente espeluznantes–, calan en la humanidad de sus compañeros, en su heroísmo cotidiano. Los soldados son personas normales, con familia, que rezan y aman, que se esfuerzan por vivir el espíritu de las viejas virtudes castrenses. Esto no quita para que haya muerte y destrucción por doquier (se menciona expresamente la masacre que sufrió el general Custer, como referencia), o momentos en que los nervios se rompen. Pero se evita el sadismo que se había convertido en “marca de la casa” del subgénero vietnamita. Humanizar no significa dulcificar o suavizar el infierno bélico. Es dar la “foto” completa.

6/10
Inteligencia artificial

2001 | Artificial Intelligence: AI

¿Cuál es la verdadera naturaleza del amor? ¿Se pueden crear los afectos artificialmente? ¿Hasta qué punto? En un mundo futuro donde los robots desempeñan todo tipo de funciones, sólo falta un último eslabón que separa a las máquinas de los seres humanos: la capacidad de amar. Pero la poderosa empresa Cybertronics Manufacturing acaba de superar este obstáculo con la creación de David, un robot-niño de 12 años diseñado específicamente para desarrollar lazos afectivos. Henry y Mónica, cuyo matrimonio comienza a resquebrajarse debido a la enfermedad de su hijo –crionizado hasta que se encuentre remedio para su mal–, decidirán superar la situación “haciéndose con los servicios” de David. Tras las dudas iniciales, será sobre todo Mónica quien pretenda así llenar el vacío afectivo dejado por su hijo. Sin embargo, el desmedido cariño del niño-robot acabará por no ser asumido satisfactoriamente por la sociedad que le ha creado. Sin nadie a quien acudir, el pequeño David emprenderá un viaje para comprender de dónde procede. Spielberg toma un proyecto del gran Stanley Kubrick y ofrece una entrañable película sobre uno de los aspectos que más atrae a los científicos: el de la capacidad de crear inteligencia. Y lo hace contando su particular versión futurista de Pinocho, el muñeco que quería ser niño. Quizá pueda achacársele un metraje excesivo y una perspectiva demasiado sentimental, pero esta película es ya un monumento del género de la ciencia ficción. Muy bien ambientada –los escenarios de Rouge City son un buen ejemplo– y con notables efectos especiales, la historia de David atrapa sin embargo por su paradójica humanidad, un mérito que pertenece íntegramente a Haley Joel Osment, quien da vida al robot con una profundidad asombrosa. El guión de Spielberg y una buena galería de secundarios, entre los cuales brilla Jude Law con su papel de “Joe el gigoló”, ponen el resto.

6/10
State and Main

2000 | State and Main

Un pintoresco y perdido pueblecito de Nueva Inglaterra. La llegada de un equipo de cine revoluciona a los lugareños. Pretenden rodar allí un guión titulado "El viejo molino". Sólo hay un pequeño inconveniente: el molino del pueblo, descrito con pelos y señales en un folleto turístico, se quemó hace años. Es uno de los “detalles sin importancia” que el guionista tendrá que sacrificar para ver convertida su historia en celuloide. El prestigioso David Mamet (El caso Winslow, Casa de juegos) orquesta una divertida sátira de la frivolidad hollywoodiense: actores estrellas que se acuestan con menores, productores ‘huesos duros’, frágiles actrices que necesitan consuelo... Tipos humanos que ofrecen un fuerte contraste con la gente del pueblo, más sencilla y ‘de campo’. Mamet confiesa haber tomado como referencia las demoledoras comedias de Preston Sturges (Las tres noches de Eva, Los viajes de Sullivan). Y sabe conjugar el humor, con la sensible historia de amor entre el guionista y una chica del pueblo que regenta una librería, y que demuestra ser dueña de una enorme creatividad.

6/10
Tyson

1995 | Tyson

Como reza el título, la película es la biografía de Mike Tyosn, el boxeador que ganó a los 20 años el campeonato del mundo de los pesos pesados. El film empieza desde que empezó como aficionado, la relación con Cus D'Amato y Don King, entre otros, hasta que fue encarcelado durante tres años por la violación a Robin Givens. Uli Edel llevó a la televisión este biopic basado en la novela 'Fire and Fear: The inside Story of Mike Tyson', escrita por José 'Chegui' Torres, también campeón de boxeo que escribió varias biografías de otros boxeadores. Michael Jai White (Spawn, Soldado universal. El retorno) actor de series, se encarga de dar vida al boxeador y el nominado al Oscar por El buscavidas George C. Scott, es Cus D'Amato, descubridor de Mike Tyson.

5/10
Asfixia

2008 | Choke

Adaptación de la novela homónima del rarito autor Chuck Palahniuk, conocido sobre todo por la obra que dio pie al film de David Fincher El club de la lucha. Intregrante del grupo de autores de la Generación X, como Bret Easton Eallis y Douglas Coupland, sus argumentos se caracterizan por sus pretensiones iconoclastas y transgresoras, con “idas de olla” sorprendentes, por así decir. En Asfixia seguimos la pista a Victor Mancini, un adicto al sexo que acude a sesiones de rehabilitación. Su mejor amigo, también con problemas sexuales, es un compañero de trabajo de un parque temático, que recrea del modo más hortera posible la vida de los antiguos colonos americanos. Victor tiene a su madre Ida (se llama así, de verdad, no es un juego de palabras, al menos, no nuestro) con demencia senil, internada en una residencia. El hombre ha tenido relaciones sexuales prácticamente con todo el personal de la residencia, pero hete aquí que ha llegado una nueva doctora, que se le resiste, razón por la cual se enamora de ella. La doctora de marras le dice que existe un nuevo tratamiento experimental para tratar a su madre con células embrionarias, y propone a Victor tener un escarceo rápico, nada serio, pues ella está dispuesta a engendrar un hijo para la ocasión; ¿y qué mejor lugar para ello que la capilla? Por otro lado, Ida revela al amigo de Victor la existencia de un diario, que podría permitirle saber quién es su padre. ¡Y atiza!, resulta que con células de una santa reliquia nació Victor, que podría ser un nuevo mesiás. Nos hemos detenido en describir con pelos y señales la trama de este film, porque hay que verlo para creerlo, es difícil encadenar más tonterías en menos tiempo. Se trata de una auténtica diarrea mental, que en fin, debe pretender ser satírica y tal, y hasta en el camino trata de sembrar buenos sentimientos, el amor, la amistad, la filiciación y la maternidad, pero que en definitiva resulta insufrible, todo consiste en una montaña rusa en que la “gracia” consiste en saber cuál será el nuevo disparate supuestamente ingenioso que viene a superar al anterior en “rizar el rizo”. Preocupan algunos de los intérpretes, que se diría se están encasillando peligrosamente en personajes enfermizos y estrambóticos, véase a Sam Rockwell (Confesiones de una mente peligrosa) y Anjelica Huston (asociada con Wes Anderson en Los Tenenbaums, Life Aquatic, Viaje a Darjeeling).

3/10
Lo que la verdad esconde

2000 | What Lies Beneath

El doctor Norman Spencer y su esposa Claire parecen el matrimonio perfecto. Pero las apariencias engañan. Norman engañó a Claire hace un año; ella no sabe nada, pero la verdad es tozuda, y el camino que va a escoger en esta ocasión para salir a la luz resultará bastante inesperado. ¿Qué son las misteriosas voces y las imágenes espectrales que cree advertir Claire? ¿Está alucinando? ¿Son consecuencia de su soledad en casa, ahora que su hija marcha a estudiar a la universidad? ¿Qué tienen que ocultar unos misteriosos vecinos? Lo que la verdad esconde es la película que Robert Zemeckis decidió rodar entre medias de la filmación de Náufrago. Mientras Tom Hanks perdía los kilitos necesarios para rodar la segunda parte del film, Zemeckis se lanzó a rodar una película de suspense con ribetes sobrenaturales, al más puro estilo Alfred Hitchcock. El director asegura: “Creo que suspense y cine están hechos el uno para el otro. Ciertamente hay libros y obras de teatro con mucho suspense, pero no creo que nada pueda manipular el tiempo, el lugar y la técnica para contar una historia, de la forma en que se puede hacer en una película.” El film bebe de muchos títulos clásicos: Crimen perfecto y Rebeca de Hitchcock, o Luz que agoniza de George Cukor, vienen enseguida a la cabeza; en esas películas hay un misterio por resolver y un matrimonio con problemas, como el que forman Harrison Ford y Michelle Pfeiffer.

6/10
Asfixia

2008 | Choke

Adaptación de la novela homónima del rarito autor Chuck Palahniuk, conocido sobre todo por la obra que dio pie al film de David Fincher El club de la lucha. Intregrante del grupo de autores de la Generación X, como Bret Easton Eallis y Douglas Coupland, sus argumentos se caracterizan por sus pretensiones iconoclastas y transgresoras, con “idas de olla” sorprendentes, por así decir. En Asfixia seguimos la pista a Victor Mancini, un adicto al sexo que acude a sesiones de rehabilitación. Su mejor amigo, también con problemas sexuales, es un compañero de trabajo de un parque temático, que recrea del modo más hortera posible la vida de los antiguos colonos americanos. Victor tiene a su madre Ida (se llama así, de verdad, no es un juego de palabras, al menos, no nuestro) con demencia senil, internada en una residencia. El hombre ha tenido relaciones sexuales prácticamente con todo el personal de la residencia, pero hete aquí que ha llegado una nueva doctora, que se le resiste, razón por la cual se enamora de ella. La doctora de marras le dice que existe un nuevo tratamiento experimental para tratar a su madre con células embrionarias, y propone a Victor tener un escarceo rápico, nada serio, pues ella está dispuesta a engendrar un hijo para la ocasión; ¿y qué mejor lugar para ello que la capilla? Por otro lado, Ida revela al amigo de Victor la existencia de un diario, que podría permitirle saber quién es su padre. ¡Y atiza!, resulta que con células de una santa reliquia nació Victor, que podría ser un nuevo mesiás. Nos hemos detenido en describir con pelos y señales la trama de este film, porque hay que verlo para creerlo, es difícil encadenar más tonterías en menos tiempo. Se trata de una auténtica diarrea mental, que en fin, debe pretender ser satírica y tal, y hasta en el camino trata de sembrar buenos sentimientos, el amor, la amistad, la filiciación y la maternidad, pero que en definitiva resulta insufrible, todo consiste en una montaña rusa en que la “gracia” consiste en saber cuál será el nuevo disparate supuestamente ingenioso que viene a superar al anterior en “rizar el rizo”. Preocupan algunos de los intérpretes, que se diría se están encasillando peligrosamente en personajes enfermizos y estrambóticos, véase a Sam Rockwell (Confesiones de una mente peligrosa) y Anjelica Huston (asociada con Wes Anderson en Los Tenenbaums, Life Aquatic, Viaje a Darjeeling).

3/10
Lo que la verdad esconde

2000 | What Lies Beneath

El doctor Norman Spencer y su esposa Claire parecen el matrimonio perfecto. Pero las apariencias engañan. Norman engañó a Claire hace un año; ella no sabe nada, pero la verdad es tozuda, y el camino que va a escoger en esta ocasión para salir a la luz resultará bastante inesperado. ¿Qué son las misteriosas voces y las imágenes espectrales que cree advertir Claire? ¿Está alucinando? ¿Son consecuencia de su soledad en casa, ahora que su hija marcha a estudiar a la universidad? ¿Qué tienen que ocultar unos misteriosos vecinos? Lo que la verdad esconde es la película que Robert Zemeckis decidió rodar entre medias de la filmación de Náufrago. Mientras Tom Hanks perdía los kilitos necesarios para rodar la segunda parte del film, Zemeckis se lanzó a rodar una película de suspense con ribetes sobrenaturales, al más puro estilo Alfred Hitchcock. El director asegura: “Creo que suspense y cine están hechos el uno para el otro. Ciertamente hay libros y obras de teatro con mucho suspense, pero no creo que nada pueda manipular el tiempo, el lugar y la técnica para contar una historia, de la forma en que se puede hacer en una película.” El film bebe de muchos títulos clásicos: Crimen perfecto y Rebeca de Hitchcock, o Luz que agoniza de George Cukor, vienen enseguida a la cabeza; en esas películas hay un misterio por resolver y un matrimonio con problemas, como el que forman Harrison Ford y Michelle Pfeiffer.

6/10

Últimos tráilers y vídeos