IMG-LOGO

Biografía

Cole Hauser

Cole Hauser

45 años

Cole Hauser

Nació el 22 de Marzo de 1975 en Santa Barbara, California, EE.UU.
Filmografía
Actos de violencia

2017 | Acts of Violence

Transcendence

2014 | Transcendence

Película construida sobre un flash-back, el científico Max Waters recuerda a sus amigos y colegas de investigación artificial, el matrimonio formado por Will y Evelyn Casters, en un futuro distópico próximo, en que las comunicaciones se han colapsado, han desaparecido las redes de internet y telefonía móvil que supuestamente hacían el mundo más pequeño. Will es un científico visionario de gran prestigio pero al mismo tiempo muy controvertido, que en colaboración con varios laboratorios, y al margen de las agencias gubernamentales, ha trabajado en una máquina inteligente con ciertas capacidades emocionales y conocimiento en continua progresión, que podría hacer más fácil la vida al hombre. Pero grupos antisistema, que recurren incluso a actos terroristas para lograr sus objetivos, consideran que su trabajo está dando paso a una especie de versión blasfema de Dios, un ente artificial que podría tomar sus propias decisiones, sin seguir las órdenes de sus creadores, limitando así la libertad del ser humano. De modo que atentan contra la vida de Will utilizando balas radioactivas, y éste, sabiendo que sus días están contados, acelerará con ayuda de su esposa sus trabajos con la idea de transferir su propia conciencia a la máquina. Un modo de proceder que desagrada a Max, que piensa que existen límites éticos en la investigación científica. Los resultados son en cualquier caso increíbles, pero la duda es si Will máquina es el Will humano que todos conocieron. Debut en la realización de Wally Pfister, habitual director de fotografía de las películas de Christopher Nolan, quien figura junto a sus esposa en los créditos del film como productor ejecutivo. Lleva a la pantalla el guión de otro novato en lides fílmicas, Jack Paglen, y en la compleja y sugestiva trama de ciencia ficción se nota la influencia de quien sin duda puede considerarse como una especie de mentor, no en balde Pfister ha hecho con Nolan media docena de películas. Hay que reconocer que lo que se nos cuenta en Transcendence resulta intrigante, el ritmo es excelente, y la capacidad visual del director, ya probada en su rol de operador de cámara, asombrosa. El modo en que progresa el proyecto Transcendence, alimenta los rasgos de la vieja tentación de ser como Dios, en clave semejante a la construcción de la bíblica torre de Babel, pues verdaderamente la máquina es capaz de hacer verdaderos milagros, y a modo de Jesús virtual con gafas de concha, el Will de Johnny Depp incluso tiene un curioso grupo de obreros-discípulos que trabajan para él en su gran proyecto para el Planeta Tierra. La dificultad del film estriba en que Pfister y Paglen no parecen tener muy claro adónde quieren ir a parar. No se trata de caer en el maniqueísmo, se pueden hacer las cosas medianamente complejas, pero algo muy distinto es acabar entregando una verdadera ceremonia de la confusión, donde surgen muchas dudas sobre qué se desea sugerir acerca de la postura correcta del científico ante la tentación de cruzar ciertas líneas que endiosan fatuamente. Así, hay momentos en que parece que se nos quiere decir que estamos siendo testigos de una gran historia de amor, donde es necesario "creer", otros en que se ensalza la labor científica, benefactora de la humanidad, e incluso otros en que las inquietudes de los antisistema y el gobierno estarían sobradamente justificadas. De modo que el desenlace acaba siendo insatisfactorio. Lo que es una lástima en un film ambicioso, que engancha, y que tal vez tenía vocación de convertirse en título de culto.

6/10
Jarhead 2: Tormenta de fuego

2014 | Jarhead 2: Field of Fire

Marcado y desilusionado por la guerra, el cabo Chris Merrimette es puesto a cargo de una unidad cuya próxima misión consiste en reabastecer un remoto puesto de avanzada junto al territorio controlado por los talibanes. Cuando se encuentran atravesando la provincia hostil de Helmand, un Navy Seal para el convoy y pide su ayuda para una operación de relevancia internacional: han de lograr que una mujer afgana, conocida por su resistencia a los talibanes, escape del país. Sin tanques ni ayuda aérea, Merrimette y su grupo necesitarán de todo su valor y potencia de su armamento para abrirse camino en un país desgarrado por la guerra y llevar a la mujer a un lugar seguro.

Objetivo: La Casa Blanca

2013 | Olympus Has Fallen

Tras un desafortunado accidente de tráfico que le cuesta la vida a la primera dama, Mike Banning, el jefe de seguridad del presidente de los Estados Unidos, no puede superar el suceso y queda relegado a un puesto menor. Tiempo después, durante una visita de una delegación norcoreana a la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos es secuestrado junto con todo su gabinete. Muy pronto todo el edificio es tomado por los terroristas, quienes demuestran que sus amenazas criminales van muy en serio. El alto mando del ejército y el portavoz del gobierno, ahora presidente en funciones, se encuentran en un tremendo dilema. No saben qué hacer hasta que reciben una llamada de Banning, que ha entrado en el edificio. Acción a todo trapo es lo que ofrece Objetivo: La Casa Blanca. Si antes los malos fueron los alemanes, los rusos o los chinos ahora la amenaza llega desde una facción terrorista de Corea del Norte, dispuesta a borrar del mapa a los Estados Unidos. El director Antoine Fuqua es conocido por saber llevar con enorme ritmo y contundencia las escenas de acción, como ya dejó claro en filmes como Training Day (Día de entrenamiento) o Shooter: El tirador. Aquí ofrece una muestra más de su buen oficio aportando bastante realismo a la acción, con planos poderosos y un montaje muy vibrante. Desde luego, la película se disfruta a tutiplén. Otra cosa, claro, es la verosimilitud de la trama. El espectador tendrá que rendir pronto el juicio y aceptar que está ante una película de pura acción, con disparos, explosiones, luchas cuerpo a cuerpo, etc., y donde un hombre es capaz de enfrentarse él solito a todo un ejército de terroristas, al más puro estilo Rambo. De cualquier forma es un acierto la elección de Gerard Butler para encarnar al héroe, pues tiene la presencia física necesaria y aporta además cierta socarronería al estilo Bruce Willis que le sienta bastante bien.

6/10
Cisne blanco

2013 | Assassins Run

Maya es una de las más grandes estrella rusas de ballet. Sin embargo, verá cómo su vida se convierte en una pesadilla cuando la mafia vaya tras ella, tras aparecer asesinado su marido, un brillante empresario norteamericano. Convencional thriller de acción, que pese a los esfuerzos no puede evitar caer en el tópico de un guión bastante plano. Tampoco la producción es como para tirar cohetes. El reparto, con algunos rostros conocidos, como el de Christian Slater, cumple.

3/10
Caza al traidor

2013 | Dead Drop

Michael Shaughnessy es un agente de la CIA que es arrojado de un avión mientras volaba a 3.000 pies sobre el océano. Empeñado en saber los motivos de lo ocurrido se infiltrará en una red de narcotráfico en México. Apañada película de acción criminal cuyo limitado presupuesto se compensa más o menos con el ritmo y la intensidad de la acción. La cosa es bastante superficial, pero se pasa el rato. Protagoniza el duro Luke Goss (Asesino a sueldo).

3/10
La jungla: Un buen día para morir

2013 | A Good Day to Die Hard

John McClane (Bruce Willis) recibe la noticia de que su hijo Jack (Jai Courtney) se encuentra detenido en una cárcel rusa. La cosa pinta mal y como mínimo podría caerle la perpetua. Allá irá entonces papá McClane dispuesto a sacar a su hijo de apuros. Pero el poli de Nueva York no sabe muy bien a qué se dedica su retoño y su sorpresa será mayúscula cuando compruebe que es agente de la CIA y que se encuentra en una misión para salvar de la muerte a un tal Komarov (Sebastian Koch), un millonario ruso cuya vida está en peligro porque posee información clave que podría acabar con el futuro de un importante y peligroso jerarca llamado Chagarin. Cine de palomitas. John McClane no envejece, o al menos eso da a entender esta quinta entrega de la que ya es una de las sagas más exitosas de Hollywood. Conforme han ido pasado los años (desde la lejana Jungla de cristal de 1988), el protagonista tan sólo ha perdido pelo. Mantiene su inconfundible sorna, su tozudez frente a la adversidad y su resistencia física, hasta el punto de que su cuerpo ha adquirido la característica de ser indestructible. Es inimaginable la cantidad de golpes que sufre en La Jungla: Un buen día para morir, y más inimaginable aún lo ileso que sale de cada uno de sus accidentes, explosiones, disparos, caídas al vacío, etc. El espectador ha de rendir el juicio desde la primera, hiperdestructiva y larguísima secuencia del rescate en el juzgado y la posterior huida por la autopista, si no quiere sentir un cortocircuito cerebral. Más que en ningún otro film de la saga el guión se consolida aquí como una enorme excusa para ofrecer un alocado circo de fuegos artificiales y actuaciones más propias de superhéroes que de personas de carne y hueso. Algún giro hay, y los guionistas se descuelgan con un par de diálogos de más de dos líneas con la pretensión de dar algo de juego a la tirante relación entre padre e hijo. Pero no dejan de ser simples transiciones entre el silbar de las balas y el fuego de las granadas. Porque en este fin no hay otra cosa que acción desenfrenada y hueca, y desde luego la mesura no es un concepto que maneje el director John Moore, responsable de títulos desiguales como Tras la línea enemiga o Max Payne. Ciertamente, en La Jungla: Un buen día para morir lo único que se puede decir de Moore es que rueda bien las escenas de acción. En cuanto a los personajes, hay poco que decir. La película apunta a que estamos ante un relevo generacional, cosa que ya se entrevió con su hija Lucy en La Jungla 4.0. Aquí el personaje de Mary Elizabeth Winstead tiene escasa presencia, mientras que el fornido hermano se reparte el protagonismo con su padre Bruce Willis. Lástima que el estólido Jai Courtney no parezca la mejor elección para encarnar a MacClane Jr. Su escaso sentido del humor e inexpresividad no son precisamente una prueba del buen funcionamiento de la genética. De cualquier forma es un detalle que tampoco tiene demasiada importancia y sea como fuere el último plano familiar deja abiertas las puertas para la continuidad.

4/10
Marcados para morir

2011 | The Hit List

¿Has tenido ganas alguna vez de vengarte del jefe que te menospreció... del cónyuge que te fue infiel... o del amigo que te engañó?. Una noche, Allan Campbell (Cole Hauser), un hombre de negocios que pasa por una mala racha, conoce a un hombre misterioso, Jonas Arbor (Cuba Gooding Jr.), que asegura ser un sicario. Jonas le ofrece asesinar a cinco personas gratis. Creyendo que se trata de una broma de mal gusto, Allan confecciona su lista privada de víctimas. Al día siguiente, las personas que anotó en su lista empiezan a aparecer muertas y todas las pruebas apuntan hacia Allan. Perseguido por la policía y atormentado por la culpa, Allan lucha contra el reloj para poner fin a los asesinatos que desencadenó. En este mundo, la venganza siempre tiene un precio.

Buenos días, asesino

2011 | Good Morning, Killer

Una mujer recibe la llamada de su hija donde esta le avisa de que ha sido secuestrada y la quieren asesinar. Ana es una agente del FBI que se encargará de investigar el caso. Las horas pasan y el secuestrador no pide nada por el rescate. En la investigación habrá varios sospechosos entre los que figuran el novio de Julianna y el amante de su madre.

Deseos al viento

2009 | Like Dandelion Dust

Rip Porter se encuentra de nuevo con su familia tras pasar siete años en la cárcel. Su objetivo es el de rehacer la vida que dejó hace años. Sin embargo, su mujer ha dado en adopción al hijo que tenían en común. Rip intentará recuperarle a toda costa aunque para ello tenga que enfrentarse a sus padres adoptivos. Potente drama, cuya historia está tratada con hondura. Bien protagonizada por Barry Pepper y Mira Sorvino.

6/10
Torturado

2008 | Tortured

Un agente infiltrado del FBI se enfrenta a una dura prueba cuando un gran capo de la droga lo contrata para interrogar a su contable. Torturar hasta conseguir una confesión, es una dura tarea que pondrá a prueba la profesionalidad del infiltrado. Esta película rescata un tema muy cinematográfico que muestra la dureza y complejidad de la vida del infiltrado. Las personas que viven dos vidas aparecen en numerosos títulos como Donnie Brasco e Infiltrados.

4/10
Separados

2006 | The Break-Up

Gary y Brooke se casaron muy enamorados. Pero el tiempo ha pasado, y sus diferencias de carácter han empezando a abrir grietas en su matrimonio. Él trabaja en una empresa familiar turística; es un tipo campechano, poco refinado, y que suele ir ‘a su bola’; ella es más sofisticada, detallosa y sensible, y presta sus servicios profesionales en una galería de arte. Los pequeños resquemores se van sumando y un día estalla la trifulca; en lo que se diría una reedición de La guerra de los Rose a pequeña escala empiezan a hacerse la vida imposible. Y lo curioso y absurdo del caso es que, en el fondo, se quieren. Peyton Reed (A por todas, Abajo el amor) tiene un pequeño gran problema en su film de ribetes tragicómicos: la situación única en que consiste todo él. Y una vez planteada ésta, la cosa se estanca hasta hacerse insufrible. Ni todo el encanto de la ‘friend’ Jennifer Aniston puede remediarlo.

2/10
La caverna maldita

2005 | The Cave

Un grupo de científicos descubre en tierras rumanas una desconocida abadía del siglo XIII, perdida en mitad del bosque. Junto a ella, encuentran una entrada subterránea que lleva a una gigantesca caverna. Al equipo se unen biólogos, espeleólogos, submarinistas y los hermanos Jack y Tyler, dos aventureros. Mientras exploran los túneles del lugar, descubren que allí habita una siniestra especie de criaturas asesinas, que están a punto de acabar con todo el grupo. Curiosamente, el guión se basa en una anécdota real, el descubrimiento de pequeños ecosistemas en lugares como la caverna de Movila, en Rumanía. Precisamente, uno de los descubridores de esta cueva, el reputado espeleólogo rumano, Chriti Lascu, participó como asesor durante el rodaje del film. De argumento similar a la reciente The Descent, que también se desarrollaba en una cueva poblada de criaturas malignas, destaca la ambientación, a base de impactantes imágenes de los subterráneos.

3/10
Paparazzi

2004 | Paparazzi

Bo Laramie, estrella del cine de acción, sufre el acoso de unos paparazzi sin escrúpulos. Aunque trata de disuadirles amistosamente, los fotógrafos le persiguen durante un desplazamiento en coche, provocando un accidente en el que la esposa y el hijo de Laramie resultan malheridos. Éste decide tomarse la justicia por su mano. Una superestrella del cine, Mel Gibson, ha producido este thriller que denuncia el comportamiento de los medios de comunicación que persiguen a famosos, para vender su intimidad. Paul Abascal, que debuta como director en cine, compone un thriller asumidamente ligero y convencional, con diálogos y actores susceptibles de mejora. Lo mejor es el divertido cameo del propio Gibson.

5/10
Lágrimas del sol

2003 | Tears of the Sun

Mal que nos pese estamos acostumbrados a recibir noticias de las atrocidades que han vivido y aún viven muchas poblaciones africanas, víctimas de milicias descontroladas que siembran el terror entre la población. Lágrimas del sol recrea una historia de este tipo, ambientada en las selvas de Nigeria, infestadas de los rebeldes que han derrocado al presidente. Hasta ahí ha de llegar A.K. Waters (Bruce Willis), teniente de las Fuerzas Especiales de las Navy SEAL, con la misión de traer con vida a Lena Kendricks (Monica Bellucci), una doctora que realiza labores humanitarias en una misión católica situada en plena selva. El cometido de Waters no va a ser nada fácil cuando pise territorio hostil, porque llevar a cabo su plan de evacuación va a encontrar una oposición con la que no contaba: la doctora se niega a abandonar la misión si no es acompañada de los refugiados que se encuentran en ella. Ésta podría ser una película plana, una variación más sobre la típica y tópica intervención yanqui al estilo Rambo o Delta Force, pero muy pronto nos damos cuenta de que algo importante aporta un valor añadido a las imágenes. En este sentido, las palabras que introducen la película, tomadas del pensador irlandés Edmund Burke, son esclarecedoras: “Lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres de buena voluntad no hagan nada”. Así, el guión de Lagrimas del sol, obra de Alex Lasker (quien también escribió el libreto de Más allá de Rangún, una película con la que comparte muchos puntos de vista), acaba por hacer clara referencia a la resposabilidad personal del individuo. Bruce Willis se lo toma muy a pecho y da buena cuenta de ello con una interpretación reconcentrada y nada maniquea respecto al dilema moral que se le presenta: limitarse a seguir las órdenes que ha recibido o implicarse en el futuro inmediato de un grupo de personas inocentes. La película acierta además al mostrar la heroicidad de tantas personas desconocidas que dan la vida por los necesitados, como el caso del sacerdote de la misión. Antoine Fuqua ya sorprendió con su vibrante dirección de Training Day (Día de entrenamiento), una película de enorme poder visual, gracias a la cual Denzel Washington logró el Oscar al mejor actor. Aquí vuelve a mostrar su solvencia en este aspecto, con escenas de ritmo trepidante y tensión creciente, aunque en ocasiones cargue la mano en una violencia excesiva.

6/10
A todo gas 2

2003 | 2 Fast 2 Furious

Vuelta al mundo de los automovilistas temerarios. Como recordamos del primer film, el poli Brian OConner amaba tanto la velocidad y los motores, que acababa perdiendo su placa. Pero el chico es tan hábil al volante, que la pasma de Miami debe recurrir a él, para infiltrarse y deshacer un turbio negocio de importanción-exportación. Tan bueno es el ex poli, que puede escoger compañero de faena: y el elegido es Roman Pearce, un delincuente al que Brian ayudó a enchironar. Un tercer aliado es la inevitable “chica”, Monica Fuentes, una agente que lleva tiempo infiltrada en la citada banda, como amante del jefe. Por supuesto, Monica no tardará en hacer tilín a Brian. A falta de Vin Diesel, que no quiso hacer esta secuela (parece ser que Universal, que no se fiaba mucho del carácter cambiante del actor, encargó dos guiones, uno con él y otro sin él, “por si acaso”), bueno es Paul Walker, que se convierte en rey de la función. Y entre las caras femeninas, belleza latina al canto: Eva Mendes, que ya tuvo su papelito en Training Day (Día de entrenamiento) y que también se apuntó al El mexicano de Antonio Banderas.

4/10
La guerra de Hart

2002 | Hart's War

Los años de la II Guerra Mundial. El teniente Hart (Colin Farrell), estudiante de derecho en la vida civil, es hecho prisionero por los nazis. No es un héroe y lo sabe; lo que le cuesta es reconocerlo, y esto molesta al coronel William A. McNamara (Bruce Willis), cuyas raíces castrenses se remontan cuatro generaciones. No quiere a ese hombre en su barracón del campo de prisioneros, y lo manda con los suboficiales. Allí –giro dramático de doble vuelta y pelín forzado– van a parar también dos oficiales negros; en un ambiente de racismo nada soterrado, se fuerza la muerte violenta de uno de ellos. La atmósfera se carga, y se produce el asesinato de un suboficial blanco: el negro superviviente es el principal sospechoso y tras lograr, graciosa concesión de los nazis, la posibilidad de formar un consejo de guerra, Hart se encarga de su defensa. Gregory Hoblit maneja bien la historia, a la vez que muestra con atino a un grupo de hombres que combaten por su país, pero que no son de una pieza. Tanto el razonable Hart (el joven Farrell) como el soldado a machamartillo McNamara (Willis, al que le basta saber estar), presentan rasgos sombríos; pero a la vez son capaces de sacrificarse y pensar en los otros. Los nazis son unos malvados, como mandan los cánones; pero el coronel que compone Marcel Iures también muestra su humanidad al aflorar sentimientos paternales en su endurecido corazón. Hasta tenemos a un par de actores de color (Terrence Howard y Vicellous Reon Shannon) dispuestos a reclamar la cuota de pantalla que piden Denzel Washington, Halle Berry y compañía. Si encima tenemos un par de espectaculares escenas de acción –dos ataques aéreos, posibles gracias al software desarrollado para la bastante inferior Pearl Harbor–, podemos decir en verdad “miel sobre hojuelas”.

6/10
Pitch Black

2000 | Pitch Black

Una nave especial se pega una galleta en un planeta misterioso. Sobrevive la segunda de abordo, y un grupo variopinto de viajeros que estaban hibernados cuando ocurrió el accidente: algunos devotos musulmanes, un peligroso asesino y su guardián, un comerciante de antigüedades. Pronto descubren que ese planeta con tres soles esconde unas bestias asesinas, que se encuentran muy a gusto cuando actúan letalmente en la oscuridad. Curiosa mezcla de Alien, el octavo pasajero y Cube, rodada casi íntegra en un desértico paraje australiano. La idea de prever un eclipse que sume el planeta en tinieblas se revela eficaz para presentar terroríficos pasajes sanguinolentos. Los actores son desconocidos, pero el guión les entrega diversas escenas de enfrentamientos que contribuyen a acrecentar la tensión.

5/10
Camino hacia la gloria

2000 | A Shot at Glory

El entrenador de un equipo de fútbol escocés que atraviesa una mala racha, ficha a una vieja gloria con problemas con el alcohol. Combina elementos del cine deportivo con un amable retrato de costumbres del entorno rural escocés. 

5/10
Hi-Lo Country

1998 | Hi-Lo Country

Los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. El Viejo Oeste americano, donde la frontera todavía existe. Peter Calder y Big Boy, viejos compadres, se reúnen tras años de separación. Ambos desean cooperar en un negocio de ganado, en el que desafían a los grandes propietarios. Paralelamente, corren sus asuntos del corazón: la pasión de Peter por Mona, una mujer casada; las relaciones con su fogosa novia de toda la vida; el descubrimiento de que es finalmente Big Boy el que tiene una aventura con Mona; etcétera, etcétera. Todo entre cabalgada y cabalgada, atención a las reses y nubes de polvo. Sam Peckinpah quiso filmar la novela de Max Evans Hi-Lo Country. No pudo ser, pero Martin Scorsese se hizo con los derechos, y le ofreció la posibilidad de hacer la película al británico Stephen Frears. Enfrentamiento entre débiles y poderosos, grandes espacios, afán de independencia y libertad… están ahí. Aunque faltan los clásicos referentes morales que han hecho grande al western. Frears se llevó un Oso de Plata en Berlín a la mejor dirección.

4/10
El indomable Will Hunting

1997 | Good Will Hunting

Will Hunting es un genio. Y parece no darse cuenta: tan poca importancia concede al hecho de ser un superdotado. Su prodigiosa cabeza sólo la usa para humillar a sus rivales cuando está ligando con alguna chica. Un buen día, un profesor universitario descubre que el joven que limpia las aulas es capaz de resolver los más complicados teoremas matemáticos. Y lo toma bajo su protección. Pero existe un problema: el difícil carácter del chico, que requiere atención psiquiátrica. Y lo malo es que Will, gracias a su inteligencia prodigiosa, se dedica a hacer trizas –psicológicamente hablando­– a todos los médicos que le tratan. Hasta que se topa con Sean McGuire, un psiquiatra viudo que hará que cambie su perspectiva de la vida. Grandes interpretaciones, personajes complejos, entretenimiento... El film gustará a jóvenes y mayores, pues la sangre joven corre por las venas de Matt Damon, Ben Affleck y Minnie Driver, mientras que los maduros Robin Williams y Stellan Skarsgård representan un punto de vista más adulto. Al enfrentamiento generacional y al tratamiento de los problemas de los superdotados se suma una preocupación social (Will Hunting vive en los suburbios de Boston) y la inevitable y poderosa historia de amor.

7/10
Patrulla de asfalto

1996 | High Incident | Serie TV

Patrulla de asfalto es una serie compuesta por dos temporadas donde los protagonistas son policías. Desarrollan su trabajo en una localidad al sur de California. Los agentes combaten el crimen en un lugar sin muchos recursos donde la delincuencia es el pan nuestro de cada día y resulta cercana a las vidas de todos. Protagoniza David Keith, que secundó a Richard Gere en Oficial y caballero, donde ejerció de compañero de armas del protagonista.

4/10
Semillas de rencor

1995 | Higher Learning

En la Universidad de Columbus se dan cita estudiantes de las más diferentes nacionalidades y razas. Tres jóvenes recién llegados se dan cuenta de que se encuentran en un auténtico polvorín a punto de estallar. Grupos de neonazis se enfrentan a radicales negros, homosexualidad y lesbianismo. Violencia, racismo e intolerancia se juntan en esta Universidad, que corre el riesgo de convertirse en un campo de batalla. John Singleton dirige este film aleccionador sobre la convivencia multirracial, que cuenta con un eficiente reparto. Destacan Laurence Fishburne, Omar Epps, Kristy Swanson e Ice Cube.

5/10
Movida del 76

1993 | Dazed and Confused

Indagación tragicómica acerca de la desorientación y superficialidad de la vida de un grupo de estudiantes de instituto a mediados de los años 70. Están los mayores, que deben pensar que van a hacer con sus vidas, y los jóvenes que empiezan a tener sus primeras salidas nocturnas, sus particulares botellones y primeras experiencias amorosas. La película cuenta con una imaginería notable y unas interpretaciones verosímiles. Narra el final de las clases antes de las vacaciones de verano de 1976. Es una época donde aún perviven con fuerza los estimulantes juveniles nacidos en los años sesenta: el sexo libre está a la orden del día y las drogas son concebidas aún como una vía de escape. Pink, Mitch, Jodie y sus amigos se preguntan de vez en cuando sobre el sentido de sus vidas, mientras se centran en lo inmediato, que es divertirse y autoafirmarse. Se trata de una nostálgica radiografía juvenil de cierta frescura, con una interesante galería de personajes todavía muy actuales y que muestra a las claras cuán superficial puede llegar a ser una vida si carece de asideros sólidos. Junto a American Graffiti forma un tándem imprescindible del cine adolescente de Estados Unidos. En el reparto de distinguen actores que llegarían lejos, como Ben Affleck y Matthew McConaughey, y otros que tuvieron que conformarse con una trayectoria más discreta.

6/10
Private School

1992 | School Ties

David Greene (Brendan Fraser) es un adolescente de clase media que ha conseguido una beca para estudiar en una escuela privada. Todo se debe a su enorme capacidad física para la práctica del deporte. Sus compañeros en la elitista escuela están interpretados por Chris O'Donnell, Matt Damon y Ben Affleck. Aunque levanta algunos recelos por su relación con una hermosa joven, interpretada por Amy Locane, no tienen problemas en su convivencia. Hasta que un día se descubre el secreto que tan cuidadosamente guardaba David: su condición judía. Esto plantea entre ellos una revisión de sus valores y de la manera de comportarse. En esta película se reúnen varios actores llamativos de los últimos años 90. Los cuatro saltaron al estrellato desde interpretaciones muy diversas, pero han demostrado sus excelentes cualidades para la interpretación. La película nos transporta a una época complicada, en un atractivo ambiente estudiantil. Una historia sobre la amistad y la tolerancia.

4/10

Últimos tráilers y vídeos