IMG-LOGO

Biografía

Doona Bae

Doona Bae

40 años

Doona Bae

Nació el 11 de Octubre de 1979 en Seúl, Corea del Sur
Filmografía
#AquíEstoy

2020 | #jesuislà

Stéphane lleva una vida pacífica en el País Vasco entre sus dos hijos, ahora adultos, su exesposa y su profesión de chef. La chispa de emoción que todos buscamos la encuentra en las redes sociales, donde habla a diario con Soo, una joven surcoreana. Por capricho, decide viajar a Corea con la esperanza de conocerla. Sin embargo, tan pronto como llega al aeropuerto de Seúl, un mundo nuevo se abre ante él…

Kingdom

2019 | Kingdom | Serie TV

El destino de Júpiter

2014 | Jupiter Ascending

Jupiter Jones perdió a su padre, un hombre que miraba a las estrellas con su telescopio, antes de nacer, por culpa de unos asaltantes. Años después, su modesta familia, con ascendientes rusos, se gana la vida limpiando casas, ella se emplea a fondo con su escobilla de limpiar inodoros. Pero resulta que en realidad tiene sangre principesca, y es pieza clave "su majestad" de las luchas de poder que ocurren precisamente en el planeta Júpiter, donde una dinastía de tiranos capitaneados por Balem Abrasax aguardan su cosecha de humanos, cuyo material genético les procura el bien más precioso del universo, el tiempo, con lo que se acercan bastante a su deseo de vivir eternamente. Con la ayuda de Kaine Wise, una especie de hombre lobo que perdió sus alas o algo así, Jupiter se implica en una lucha inesperada por salvar no sólo a su familia, sino a la Tierra entera. Quedan lejanos, muy lejanos, los tiempos en que Andy y Lana (antes Larry) Wachowski hicieron historia con un, ya, clásico de la ciencia ficción Matrix. Las secuelas firmadas por los ahora autodenominados "The Wachowskis" aún se dejaban ver, pero el declive fue evidente con lo que vino después, Speed Racer y El atlas de las nubes, y se confirma con esta apabullante pero hueca y tediosa muestra de ciencia ficción. Con trama y emociones de nulo interés, e interpretaciones acartonadas de Mila Kunis, Channing Tatum y el resto del reparto, lo único a destacar es la imaginería visual, los diseños muy detallados de las naves, de exuberante barroquismo. Porque la acción pura y dura resulta bastante convencional, a veces uno tiene la sensación de estar inmerso en Los 4 fantásticos, Kaine deslizándose por el aire con unas botas brillantes muy "cool", y de que la música de Michael Giacchino, con sus coros, y el sonido a todo trapo, tratan de cumplir la misión imposible de que no se note demasiado el fiasco en que consiste esta película. El destino de El destino de Júpiter es muy probablemente el olvido, un golpe de amnesia de ésos con los que en algún momento nos obsequia la película, cortesía tomada prestada, tal vez, de otro film de ciencia ficción de corte muy distinto, Men in Black.

3/10
Un monstruo en mi puerta (A Girl At My Door)

2014 | Dohee-ya

Young-nam (Doona Bae), una prometedora graduada de la academia de policía, termina siendo trasladada a una pequeña localidad costera por su mala conducta. En su primer día a la aldea se encuentra con Do-hee (Kim Sae-ron), una joven melancólica de carácter difícil, a la que tendrá que cuidar cuando su abuela muere en un accidente y queda a cargo de su abusivo padre. Young-nam deja que Do-hee se quede en su casa, pero pronto descubre que su apariencia ingenua esconde un aterrador misterio.

Doomsday Book

2012 | In-Ryu-Myul-Mang Bo-Go-Seo

El atlas de las nubes

2012 | Cloud Atlas

En el siglo XIX el dueño de una plantación del Pacífico decide ayudar a un esclavo para que escape. En los años 60 del siglo XX, una periodista quiere destapar un caso de corrupción a gran escala y se jugará la vida. Años atrás el hombre que compuso la más bella sinfonía ve cómo otra persona se apodera injustamente de su obra. En el siglo XXII una joven oriental creada en una cadena de producción es salvada de su esclavizada vida por un miembro de las fuerzas rebeldes. Muchos siglos después una mujer venida del espacio busca la ayuda de otros humanos para evitar la extinción de su raza, etc. Los hermanos Wachowski y Tom Tykwer ofrecen un aturullada película, que entremezcla una enormidad de personajes, diferentes escenarios, épocas y puesta en escena, para transmitir una visión global del mundo de tinte filosófico-esotérico procedente de la voluminosa novela homónima de David Mitchell. Durante la primera hora y media de película (las tres horas de duración son desde todo punto de vista exageradas) el espectador puede quedar absolutamente desconcertado, ante un film muy confuso que amalgama todo tipo de tramas y subtramas en un "totum revolutum". Desde luego el trío de cineastas alcanza cotas altísimas de megalomanía al intentar transmitir con esa estructura poliédrica una especie de visión cósmico-profética de la vida humana que daría sentido al mundo. Pero el peligro de contar esto en imágenes wachowskianas es obvio y la superficialidad campea a sus anchas bajo una supuesta hondura metafísica. Lo más interesante de El atlas de las nubes es que busca hacer comprender que la historia del mundo se puede explicar con la frase "el pez grande se come al chico". A lo largo de las eras, la épocas, los años, siempre habrá una lucha de los pobres contra los ricos, de la libertad contra la esclavitud, del amor contra el odio, de la justicia contra la opresión. Jamás el espíritu humano se rendirá ante cualquier forma de tiranía, y nunca podrá quedar aniquilado ante quienes desean someter bajo su mando a los demás hombres. Siempre ha sido así en cada época: en el siglo XIX, en el XX, y lo seguirá siendo en el XXI. Cada uno es libre de elegir el bando, y así forjará su destino... Hasta aquí vamos bien. No hay derrapes. Pero donde la cosa ya se vuelve muy resbaladiza es en el axioma de que "todo está conectado", la otra idea magna que impera en El atlas de las nubes. La cosa resulta un poquito infantil a la hora de hacer comprender al respetable que las vidas que vivimos tienen su inicio en existencias anteriores y que su prolongación se extiende hasta las futuras formas de ser en que nuestros espíritus se desplegarán a su vez, para seguir así una cadena cósmica de vidas, de experiencias que derivan de los diversos actos libres del pasado remoto. Como las imágenes y la sucesión de historias no siempre funcionan para entregar esta visión pseudopanteísta del eterno retorno, los cineastas no dudan en dejar clarito su mensaje explicitándolo burdamente en las bocas de algunos personajes. La sensación es que los Wachowski y su socio Tykwer quieren erigirse aquí en gurús que ofrecen una salida a los infelices humanos que no nos enteramos de que va la vida. Este limitado y pretencioso planteamiento es compatible con una propuesta visual impactante. La imaginación de los creadores de Matrix está fuera de toda duda y aquí vuelven a dar rienda suelta a esa creatividad. Los efectos especiales desplegados a lo largo de todo El atlas de las nubes son considerables, y merece atención especial el esfuerzo por caracterizar de modo diferente a los mismos actores para en cada una de las historias. Aunque es cierto también que el derroche de maquillaje parece a veces descontrolado. Narrativamente la película es muy ecléctica y los hilos narrativos se reparten por doquier, con transiciones más o menos eficaces. Cada espectador tendrá sus preferencias en cuanto a las subtramas. Tienen su gracia las cómicas vicisitudes de Timothy Cavendish (Jim Broadbent), aunque seguramente las aventuras de Chang (Jim Sturgess) y Sonmi (Doona Bae) en un futuro de ciencia ficción son las más logradas, amén de ser las más entretenidas por sus escenas de acción y su sencilla comprensión, y quizá también porque a Somni es a quien corresponde poner inicio y fin al relato y darle de coherencia al conjunto.

4/10
Air Doll

2009 | Kuki ningyo

El director Hirokazu Koreeda ha alcanzado bastante prestigio internacional gracias a películas como Still Walking o Nadie sabe. En esos filmes deja constancia de su sensibilidad a la hora de trasladar en imágenes sus historias. El director de Tokio suelen hablar en ellas de la búsqueda del amor y de la dificultad de encontrar la felicidad en el bullicio de las grandes ciudades. Vuelve a hacerlo en el caso de Air Doll, sólo que ahora da una arriesgada vuelta de tuerca más para incidir con gran insistencia en la soledad. Hideo es un hombre de mediana edad que trabaja en un restaurante y que cada día llega a su casa avanzada la tarde. Allí gasta las horas charlando y desfogando su sexualidad con Nozomi, una muñeca hinchable de tamaño natural. Él se comporta como si Nozomi fuera real, de modo que la saca a pasear por la noche, la baña, etc. Pero, sorprendentemente, una mañana, cuando Hideo se marcha a trabajar, Nozomi adquiere vida y apariencia humana. Todo lo que ve, toca, huele y siente es nuevo para ella, así que empieza a experimentar la alegría del descubrimiento del mundo, de la vida. A partir de ese momento sus días los pasará en la ciudad, conociendo gente, caminando, observando, etc., y por las noches volverá a asumir su rol de juguete sexual. Sin embargo, cuando se enamora de un chico llamado Junichi, Nozomi se da cuenta de que tener un corazón implica también convivir con el sufrimiento. En el rarito planteamiento del film se pueden encontrar similitudes con historias como las de Pinocho o Frankenstein y en el terreno cinematográfico es obligado referirse a Lars y una chica de verdad. Sin embargo, Air Doll dista mucho del aire de comedia independiente de ese film norteamericano, pues aquí todo está imbuido de la parsimonia dramática típica del cine oriental (gran trabajo en este aspecto de la actriz coreana Doona Bae), unida a una ficción muy fantasiosa con un acendrado componente sexual. Koreeda escribe el guión inspirándose al parecer en un manga que ha tenido cierto éxito en Japón, el cual le sirve para referirse sobre todo a la insatisfacción emocional que supone para la mujer ser un mero objeto de placer, sustitutivo del amor. El modo explícito en que Koreeda muestra repetidamente esta cuestión es más discutible, sobre todo en esa larga escena erótica de hinchar y deshinchar la “muñeca”, que por momentos puede rayar en el ridículo. De cualquier forma, en el fondo, todo el film se lee como una gran metáfora de la vida del ser humano, de su inscansable lucha por huir de la soledad (ese vacío que llena a la protagonista). Con imágenes bellas, delicados movimientos de cámara, palabras líricas –como el bello poema “La vida es” , de Yoshino Hiroshi– o con personajes secundarios tan entrañables como el anciano profesor o el fabricante de muñecas, Koreeda muestra su tremendo talento creativo y se perfila como uno de los grandes del cine actual japonés. Y, por eso, aunque se trate de una película claramente minoritaria, plagada de momentos de contemplación, ciertamente un poco marciana y probablemente de una duración excesiva, es interesante porque plantea cuestiones antropológicas de envergadura, que hacen referencia al sentido de la vida y a la soledad que invade a menudo el corazón del hombre, incapaz de vivir sin la compañía de los demás.

5/10
The Host

2006 | Gwoemul

El nuevo trabajo del cineasta coreano Bong Joon-ho se esperaba como agua de mayo, tras el buen sabor de boca que dejó con Memories of Murder, su segunda película, un thriller clásico sobre la búsqueda del primer asesino en serie de Corea, que tuvo mucho que ver en la explosión que vive actualmente el cine de su país, cada vez mejor valorado a nivel internacional. Joon-ho no defrauda, aunque esta vez cambia de género, con una película de monstruo gigante que sigue la tradición de King Kong y las gigantescas criaturas de aquellas encantadoras películas japonesas de serie B, como Japón bajo el terror del monstruo, con el irrepetible Godzilla. Curiosamente, esta película es uno de los más sinceros alegatos en defensa de la unidad familiar que ha dado el cine reciente. De hecho, pocas películas fantásticas o de terror están protagonizadas por una familia como los Park, bastante excéntricos, y que tienen sus más y sus menos, pero que en el fondo se adoran. Gang-du Park es un holgazán, que regenta el negocio familiar, un puesto de chucherías cercano a la orilla del río Han, en Seúl. Alrededor del chiringuito, se forma una algarabía, una tarde en la que los paseantes descubren una extraña figura que cuelga de un puente. Resulta ser un colosal ser que se arroja contra la gente, devorando a todo el que se pone a su alcance. Gang-du tarda demasiado en darse cuenta de lo que está ocurriendo y de que su hija deambula por los alrededores. Cuando intenta reaccionar, es tarde, y Gang-du es testigo del momento en que el monstruo se lleva a la niña. Intentará rescatarla con ayuda de su padre y sus estrambóticos hermanos, a pesar de los obstáculos gubernamentales.  Pese a su gran calidad, el film podría desencantar a algunos espectadores, que guiados por la errónea promoción de la película, esperen una cinta de terror al estilo de Tiburón y Alien, títulos que se citan en los carteles. Como ocurría en la anterior película del director, mezcla con elegancia varios géneros, pero sobre todo predomina un tono de comedia. Los numerosos momentos hilarantes no impiden que Joon-ho logre una inusitada tensión dramática en momentos clave, por ejemplo en la secuencia del rapto de la niña. Además, el monstruo está mostrado con un inusitado realismo, con la dificultad añadida de que aparece a plena luz del  día, gracias a la esmerada labor de Weta Workshop, empresa neozelandesa que creó las criaturas de El Señor de los Anillos, cuyos efectos especiales propician sustos y secuencias de enorme suspense. La primera aparición, en el río del ser, pasará sin duda a la historia del cine fantástico. Y lo mejor de todo es que Joon-ho tiene claro que los efectos son sólo un instrumento que debe quedar en segundo plano, que lo importante es dirigir bien a sus extraordinarios actores, y que estos le saquen la máxima humanidad a sus personajes. Donde brilla especialmente el director es en sus sutiles críticas al gobierno de su país, y a la manipulación política. El monstruo al final resulta ser una brillante excusa para mostrar a los gobernantes más interesados en crear una cortina de humo, para esconder su ineficacia, que en solucionar realmente el problema. Y que además, son capaces de tomar decisiones que en lugar de solucionar las cosas, podrían agravarlas todavía más.

7/10
The Tube

2003 | Tube

Un antiguo agente del gobierno, T, se siente traicionado por sus antiguos jefes. En busca de venganza, planea montar un atentado terrorista con explosivos en el metro de Seúl. Pero una ladrona de medio pelo le sorprende preparando los detonadores, e informará a un detective, Jay, que intentará capturar al terrorista. Trepidante cinta coreana de montaje frenético, que suma una historia intrigante y logradas secuencias de acción al estilo oriental.

4/10
Sympathy For Mr. Vengeance

2002 | Boksuneun naui geot

Ryu, un joven sordomudo, intenta ayudar a su hermana, su única familiar viva, que necesita con urgencia un trasplante de riñón. Para conseguir la enorme cantidad de dinero necesario para la operación, Ryu y su novia planean el secuestro de la hija de un importante hombre de negocios. Primera parte de la "Trilogía de la venganza", seguida por Old Boy, una producción de Corea del Sur que recientemente ha obtenido cierto éxito en nuestras carteleras. El director de ambas, Park Chan-Wook, demuestra mucho talento visual, y una insana fascinación por la violencia y los argumentos retorcidos. La saga finalizará con Sympathy for Lady Vengeance, actualmente en rodaje.

5/10
Take Care of My Cat

2001 | Go-yang-i-leul boo-tak-hae

Últimos tráilers y vídeos