IMG-LOGO

Biografía

Bong Joon-ho

Bong Joon-ho

50 años

Bong Joon-ho

Nació el 14 de Septiembre de 1969 en Daegu, Corea del Sur

Premios: 2 Oscar (más 1 premios)

Oscar
2020

Ganador de 2 premios

Ganador de 1 premio

Filmografía
Parásitos

2019 | Parasite / Gisaengchung

La familia Kim, el matrimonio y dos hijos, malvive en un semisótano de condiciones insalubres. Ninguno tiene trabajo fijo, pero son especialistas en supervivencia y picaresca, desde conseguir wifi gratis a ganarse algo de dinero reciclando envases de cartón para pizzas. Un día asoma a sus puertas una gran oportunidad. Un amigo de Ki-taek le ofrece ser su sustituto en las clases de inglés de una adolescente, la hija mayor de una familia rica, los Park. Poco a poco los miembros del clan consiguen empleo en casa de los Park, sin que éstos conozcan sus lazos de parentesco. La película de tono tragicómico con la que el coreano Bong Joon-ho se ha hecho acreedor de la Palma de Oro en Cannes. Estamos ante un cineasta imaginativo e inclasificable, que se apropia de las reglas de géneros como el policíaco (Memories of Murder) y el fantástico (The Host, Snowpiercer), y que en Okja orquestó una sorprendente sátira social. Un planteamiento que vuelve a asomar en Parásitos, que se diría el reverso cómico y guiñolesco de la ganadora en Cannes el año anterior, la japonesa de intenciones más realistas Un asunto de familia. Coescrita con Han Jin Won, funciona como un tiro, con un ritmo endiablado. Nunca se produce el temido estancamiento, pues cuando Joon-ho parece que ha repartido todas sus cartas, logra sorprender con varios requiebros inesperados. Quizá el clímax resulte excesivo, pero se nota que pese a todo el director se contiene, y sabe entregar un buen final con doble capa. Funciona muy bien la crítica a las clases adineradas, que viven en su particular nube de preocupaciones artificiales, ajenas al mundo real, siendo por ello fácilmente engatusables. Pero tampoco faltan los reproches a quienes no disponen de recursos, pero que los ambicionan en tal medida que son verdaderos parásitos, no tan diferentes de aquellos a quienes envidian y de los que desean aprovecharse en perfecta simbiosis, incluso imitándolos en sus hábitos en lo que les resulta posible, no resulta fácil distinguir quiénes son los parásitos, unos y otros a su modo lo son. De modo que sí, los ricos pueden resultar ridículos, pero los pobres también, porque se mueven por las mismas pulsiones. Además, en una sociedad como la actual, en que nos gusta tener las coas bajo control, se apunta a la idea de la imposible pretensión de tenerlo planificado y previsto todo, hay que admitir el planteamiento de vivir al día, sin agobiarse por lo que traerá el mañana. Todos los actores están muy bien, incluido por supuesto Song Kang-ho, un habitual en el cine de Joon-ho.

8/10
Okja

2017 | Okja

2007. Lucy Mirando, CEO de la megacorporación Mirando, anuncia que su compañía creará genéticamente en unos años una especie de cerdo gigantesco. Una década más tarde, la pequeña huérfana Mija, que vive en las montañas en Corea del Sur con su abuelo, pasa todo el día en compañía de un ejemplar de estos nuevos animales, Okja, que le guarda una extrema lealtad. Pero éste resulta ser sólo un préstamo temporal, así que cuando los representantes de la compañía se lo lleven, pues tienen planes poco ortodoxos para su futuro, la niña decide viajar a Seúl para recuperarlo. Brad Pitt produce a través de su compañía, Plan B, un film para Netflix que generó una polémica cuando el Festival de Cannes lo seleccionó para competir en la sección oficial de 2017, junto con The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach, también destinado a su estreno directo en la popular plataforma de ‘streaming’. Ha sido la primera vez que el certamen incluía entre los candidatos a la Palma de Oro producciones que, salvo en el caso de alguna sala aislada coreana, no van a pasar por los cines. Coescribe el guión y dirige el surcoreano Bong Joon-ho, que sigue la línea de sus filmes más conocidos, The Host y Snowpiercer (Rompenieves), pues se adscribe al género fantástico, logra un frenético ritmo narrativo, filma eficaces secuencias de acción, y añade toques de humor bizarro, aquí a veces un poco tontorrón. Sigue el esquema de E.T., el extraterrestre y otras cintas de amistad entre infante y monstruo, con elementos del cine de aventuras. Pero el realizador se distingue sobre todo por incluir crítica social, y en esta ocasión, con un tono cercano a la sátira, pone en solfa los excesos de la industria alimentaria, que lanza alimentos transgénicos movida únicamente por el afán de aumentar sus beneficios. Contra lo que se puede suponer, Joon Ho no se muestra complaciente con los animalistas en contra de este tipo de prácticas; el realizador –que recuerda en algunos momentos, sobre todo los más corales, al cineasta español que posiblemente ni conozca Luis García Berlanga– también la emprende contra ellos. Aquí no queda títere con cabeza, y éstos parecen más ingenuos que idealistas, y pese a su amor por las bestias, no dudan en golpear a humanos, sin consideración alguna. Amena, visualmente brillante, con una utilización inteligente de los efectos especiales, sobre todo a la hora de crear al expresivo marrano, Okja cuenta con un reparto internacional de altura. Repite con Joon Ho tras el film sobre el tren futurista Tilda Swinton, que esta vez compone muy bien una villana exagerada de cómic; está acompañada por un histérico Jake Gyllenhaal, como presentador televisivo, una correcta Lily Collins como activista, en el rol de líder de esta última el siempre sorprendente Paul Dano, y el carismático Giancarlo Esposito en el papel de un sicario de la malvada, que recuerda a su creación más inolvidable, Gus Fring, en Breaking Bad. Soporta la mayor parte de la trama la talentosa Ahn Seo-Hyun, que pese a su juventud tiene una vasta experiencia en series y largometrajes coreanos.

6/10
Snowpiercer (Rompenieves)

2013 | Snowpiercer

El mundo camina hacia el desastre. Un intento por evitar el calentamiento global ha convertido la Tierra en un planeta congelado. 17 años han pasado desde entonces, y los únicos supervivientes ocupan un tren que nunca se detiene y recorre el mundo entero, una especie de apocalíptico "arca de Noé". Y en el interior impera un tiránico sistema clasista, donde la chusma ocupa el furgón de cola, comiendo verdadera porquería, mientras que los vagones de delante los ocupa la clase dirigente, y los niños que constituyen el futuro de la humanidad. El injusto estado de cosas podría romperse si Curtis decide asumir al fin el liderazgo de una revolución contra el tirano Wilson, el dueño del tren. Pero la hora de la rebelión se diría que nunca acaba de llegar. Primera película en inglés del coreano Bong Joon-ho, director y guionista, que se inscribe en la moda contemporánea del cine con tintes apocalípticos al que él mismo no es ajeno, como demostró en The Host, sobre una criatura nacida de la contaminación radioactiva. El cineasta de ojos rasgados entrega una película dinámica, atravesada del humor bizarro que es su personal marca de fábrica, que a veces puede chocar a la mentalidad occidental. Resulta divertida Tilda Swinton en su papel de excéntrica y cobarde ministra de Wilson, y también hace acto de presencia Song Kang-ho, uno de sus actores habituales, eficaz en su laconismo. El film peca de reiterativo, y los personajes resultan algo esquemáticos, pero al menos Joon-ho se las arregla para que muera quien le parezca, no se ata a las convenciones a la hora de "decidir" quien debe sobrevivir en el mundo congelado para conceder una nueva oportunidad a la humanidad. Las escenas de acción están bien rodadas, los espacios claustrofóbicos bien aprovechados, y los distintos "universos" del tren conceden algo de variedad. La escena final tiene su encanto y concede al espectador espacio para la esperanza.

5/10
Mother

2009 | Madeo

Bong Joon-ho, el director coreano responsable de Memories of Murder y The Host, vuelve a entregar lo que parece un cóctel imposible, dosis de comedia en el interior de un thriller de alto contenido dramático. Su film describe básicamente los denodados esfuerzos de una madre experta en acupuntura, que trata de demostrar la inocencia de su hijo retrasado en un sangriento crimen. Como ocurría en Memories of Murder, se apunta a la ineficacia policial para resolver el caso, lo que obliga a esta 'madre coraje' a tomar las riendas de una personal investigación. En esta ocasión la mencionada mezcla de tonos resulta excesiva, sobre todo cuando las acciones de la protagonista caen en las garras de una fatal ironía. Además el sentido del humor de Joon-ho resulta demasiado personal, exige un grado de complicidad en el público en el caso que comentamos resulta difícil que se produzca. De todos modos la buena dirección y el esforzado trabajo de los actores, junto a un par de golpes de efecto, ayudan a sostener la película.

5/10
Tokyo!

2008 | Tokyo!

'Interior Design' es la adaptación de un cómic de Gabrielle Bell que desarrolla un relato corto titulado 'Cecil and Jordan in New York'. Hiroko y Akira son una joven pareja de provincias que llegan a Tokio con escasos recursos, un alojamiento provisional y una relación que parece sólida y caracterizada por el apoyo mutuo: una relación capaz de aguantar cualquier desafío. Akira quiere ser director de cine y su primera película no tardará en estrenarse en la ciudad; mientras tanto, ha encontrado trabajo envolviendo regalos en unos grandes almacenes.

The Host

2006 | Gwoemul

El nuevo trabajo del cineasta coreano Bong Joon-ho se esperaba como agua de mayo, tras el buen sabor de boca que dejó con Memories of Murder, su segunda película, un thriller clásico sobre la búsqueda del primer asesino en serie de Corea, que tuvo mucho que ver en la explosión que vive actualmente el cine de su país, cada vez mejor valorado a nivel internacional. Joon-ho no defrauda, aunque esta vez cambia de género, con una película de monstruo gigante que sigue la tradición de King Kong y las gigantescas criaturas de aquellas encantadoras películas japonesas de serie B, como Japón bajo el terror del monstruo, con el irrepetible Godzilla. Curiosamente, esta película es uno de los más sinceros alegatos en defensa de la unidad familiar que ha dado el cine reciente. De hecho, pocas películas fantásticas o de terror están protagonizadas por una familia como los Park, bastante excéntricos, y que tienen sus más y sus menos, pero que en el fondo se adoran. Gang-du Park es un holgazán, que regenta el negocio familiar, un puesto de chucherías cercano a la orilla del río Han, en Seúl. Alrededor del chiringuito, se forma una algarabía, una tarde en la que los paseantes descubren una extraña figura que cuelga de un puente. Resulta ser un colosal ser que se arroja contra la gente, devorando a todo el que se pone a su alcance. Gang-du tarda demasiado en darse cuenta de lo que está ocurriendo y de que su hija deambula por los alrededores. Cuando intenta reaccionar, es tarde, y Gang-du es testigo del momento en que el monstruo se lleva a la niña. Intentará rescatarla con ayuda de su padre y sus estrambóticos hermanos, a pesar de los obstáculos gubernamentales.  Pese a su gran calidad, el film podría desencantar a algunos espectadores, que guiados por la errónea promoción de la película, esperen una cinta de terror al estilo de Tiburón y Alien, títulos que se citan en los carteles. Como ocurría en la anterior película del director, mezcla con elegancia varios géneros, pero sobre todo predomina un tono de comedia. Los numerosos momentos hilarantes no impiden que Joon-ho logre una inusitada tensión dramática en momentos clave, por ejemplo en la secuencia del rapto de la niña. Además, el monstruo está mostrado con un inusitado realismo, con la dificultad añadida de que aparece a plena luz del  día, gracias a la esmerada labor de Weta Workshop, empresa neozelandesa que creó las criaturas de El Señor de los Anillos, cuyos efectos especiales propician sustos y secuencias de enorme suspense. La primera aparición, en el río del ser, pasará sin duda a la historia del cine fantástico. Y lo mejor de todo es que Joon-ho tiene claro que los efectos son sólo un instrumento que debe quedar en segundo plano, que lo importante es dirigir bien a sus extraordinarios actores, y que estos le saquen la máxima humanidad a sus personajes. Donde brilla especialmente el director es en sus sutiles críticas al gobierno de su país, y a la manipulación política. El monstruo al final resulta ser una brillante excusa para mostrar a los gobernantes más interesados en crear una cortina de humo, para esconder su ineficacia, que en solucionar realmente el problema. Y que además, son capaces de tomar decisiones que en lugar de solucionar las cosas, podrían agravarlas todavía más.

7/10
Memories of Murder

2003 | Salinui chueok

Una mujer aparece asesinada en Corea del Sur. No será la única. Dos meses después, el descubrimiento de cuerpos similares hace sospechar que el culpable es un asesino en serie. Tres detectives inician las pesquisas para capturarle, al estilo “C.S.I” en versión chapucera por falta de medios. A partir de una historia real, que conmocionó a Corea en 1986, Bong Joon-ho mezcla intriga, humor, drama y sobre todo, crítica política y análisis sociológico de su país, con un thriller un tanto atípico pero bastante logrado. Ganó la Concha de Plata al mejor director en el Festival de San Sebastián.

6/10
Peullandaseui Gae

2000 | Peullandaseui Gae

Chispeante comedia de humor negro acerca de un joven sometido a las vejaciones de humanos y animales por igual. Su mujer, que está embarazada, lo trata como a una piltrafa, mientras que sus sueños de convertirse en profesor titular de universidad se han hecho añicos por culpa de un decano con malas intenciones. Para colmo de sus desdichas, uno de los molestos perros que viven en su mismo edificio no para de ladrar ni un segundo. Aquello no puede continuar: el joven resuelve deshacerse para siempre de aquel incordio peludo... Eso, al menos, cree él.

Parásitos

2019 | Parasite / Gisaengchung

La familia Kim, el matrimonio y dos hijos, malvive en un semisótano de condiciones insalubres. Ninguno tiene trabajo fijo, pero son especialistas en supervivencia y picaresca, desde conseguir wifi gratis a ganarse algo de dinero reciclando envases de cartón para pizzas. Un día asoma a sus puertas una gran oportunidad. Un amigo de Ki-taek le ofrece ser su sustituto en las clases de inglés de una adolescente, la hija mayor de una familia rica, los Park. Poco a poco los miembros del clan consiguen empleo en casa de los Park, sin que éstos conozcan sus lazos de parentesco. La película de tono tragicómico con la que el coreano Bong Joon-ho se ha hecho acreedor de la Palma de Oro en Cannes. Estamos ante un cineasta imaginativo e inclasificable, que se apropia de las reglas de géneros como el policíaco (Memories of Murder) y el fantástico (The Host, Snowpiercer), y que en Okja orquestó una sorprendente sátira social. Un planteamiento que vuelve a asomar en Parásitos, que se diría el reverso cómico y guiñolesco de la ganadora en Cannes el año anterior, la japonesa de intenciones más realistas Un asunto de familia. Coescrita con Han Jin Won, funciona como un tiro, con un ritmo endiablado. Nunca se produce el temido estancamiento, pues cuando Joon-ho parece que ha repartido todas sus cartas, logra sorprender con varios requiebros inesperados. Quizá el clímax resulte excesivo, pero se nota que pese a todo el director se contiene, y sabe entregar un buen final con doble capa. Funciona muy bien la crítica a las clases adineradas, que viven en su particular nube de preocupaciones artificiales, ajenas al mundo real, siendo por ello fácilmente engatusables. Pero tampoco faltan los reproches a quienes no disponen de recursos, pero que los ambicionan en tal medida que son verdaderos parásitos, no tan diferentes de aquellos a quienes envidian y de los que desean aprovecharse en perfecta simbiosis, incluso imitándolos en sus hábitos en lo que les resulta posible, no resulta fácil distinguir quiénes son los parásitos, unos y otros a su modo lo son. De modo que sí, los ricos pueden resultar ridículos, pero los pobres también, porque se mueven por las mismas pulsiones. Además, en una sociedad como la actual, en que nos gusta tener las coas bajo control, se apunta a la idea de la imposible pretensión de tenerlo planificado y previsto todo, hay que admitir el planteamiento de vivir al día, sin agobiarse por lo que traerá el mañana. Todos los actores están muy bien, incluido por supuesto Song Kang-ho, un habitual en el cine de Joon-ho.

8/10
Okja

2017 | Okja

2007. Lucy Mirando, CEO de la megacorporación Mirando, anuncia que su compañía creará genéticamente en unos años una especie de cerdo gigantesco. Una década más tarde, la pequeña huérfana Mija, que vive en las montañas en Corea del Sur con su abuelo, pasa todo el día en compañía de un ejemplar de estos nuevos animales, Okja, que le guarda una extrema lealtad. Pero éste resulta ser sólo un préstamo temporal, así que cuando los representantes de la compañía se lo lleven, pues tienen planes poco ortodoxos para su futuro, la niña decide viajar a Seúl para recuperarlo. Brad Pitt produce a través de su compañía, Plan B, un film para Netflix que generó una polémica cuando el Festival de Cannes lo seleccionó para competir en la sección oficial de 2017, junto con The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach, también destinado a su estreno directo en la popular plataforma de ‘streaming’. Ha sido la primera vez que el certamen incluía entre los candidatos a la Palma de Oro producciones que, salvo en el caso de alguna sala aislada coreana, no van a pasar por los cines. Coescribe el guión y dirige el surcoreano Bong Joon-ho, que sigue la línea de sus filmes más conocidos, The Host y Snowpiercer (Rompenieves), pues se adscribe al género fantástico, logra un frenético ritmo narrativo, filma eficaces secuencias de acción, y añade toques de humor bizarro, aquí a veces un poco tontorrón. Sigue el esquema de E.T., el extraterrestre y otras cintas de amistad entre infante y monstruo, con elementos del cine de aventuras. Pero el realizador se distingue sobre todo por incluir crítica social, y en esta ocasión, con un tono cercano a la sátira, pone en solfa los excesos de la industria alimentaria, que lanza alimentos transgénicos movida únicamente por el afán de aumentar sus beneficios. Contra lo que se puede suponer, Joon Ho no se muestra complaciente con los animalistas en contra de este tipo de prácticas; el realizador –que recuerda en algunos momentos, sobre todo los más corales, al cineasta español que posiblemente ni conozca Luis García Berlanga– también la emprende contra ellos. Aquí no queda títere con cabeza, y éstos parecen más ingenuos que idealistas, y pese a su amor por las bestias, no dudan en golpear a humanos, sin consideración alguna. Amena, visualmente brillante, con una utilización inteligente de los efectos especiales, sobre todo a la hora de crear al expresivo marrano, Okja cuenta con un reparto internacional de altura. Repite con Joon Ho tras el film sobre el tren futurista Tilda Swinton, que esta vez compone muy bien una villana exagerada de cómic; está acompañada por un histérico Jake Gyllenhaal, como presentador televisivo, una correcta Lily Collins como activista, en el rol de líder de esta última el siempre sorprendente Paul Dano, y el carismático Giancarlo Esposito en el papel de un sicario de la malvada, que recuerda a su creación más inolvidable, Gus Fring, en Breaking Bad. Soporta la mayor parte de la trama la talentosa Ahn Seo-Hyun, que pese a su juventud tiene una vasta experiencia en series y largometrajes coreanos.

6/10
Niebla (Haemoo)

2014 | Haemoo

Al parecer Haemoo, que significa “niebla”, se inspira en hechos reales, pero por el tono desmesurado que acaba adoptando el film, es de esperar que lo haga un tanto libremente. Resulta curioso cómo discurre el film, pues arranca con un tono realista, seguimos a un pesquero faenando, y a su capitán asfixiado por las deudas cuando recala en tierra. Hasta el punto de que acepta recoger a un grupo de inmigrantes chinos de origen coreano, para introducirlos en Corea del Sur. Los marineros tratan a los recién llegados con relativa humanidad, e incluso un joven novato salta al mar para salvar a una mujer que se había caído. Pero la inspección de un corrupto funcionario de pesca, obliga a esconder a los inmigrantes en la bodega del pescado, y a partir de aquí un accidente desata una espiral de violencia gore y sentimientos depravados, que apenas dejan respirar con algunas escasas bocanadas de humanidad. Shim Sung-bo, que escribió el guión de Memories of Murder junto a su director, Bong Joon-ho, intercambia posiciones con éste en su debut tras la cámara, y bien podría decirse aquello de monta tanto, tanto monta, sus universos no difieren demasiado. El film tiene un punto de sadismo, y que en medio de la violenta locura alguien piense en satisfacer su pasión sexual, aproxima las cosas al esperpento, también por un sentido del humor muy particular. Dice Joon-ho que ha querido mostrar cómo personas supuestamente normales se transforman por el miedo, pero en realidad, aparte del creíble jefe de máquinas trastornado, el resto siguen poco más o menos donde estaban al principio. Aunque técnicamente bien rodada, se trata de una cinta desquiciada, con apuntes raritos desde el principio, cuando vemos al capitán aceptando las golferías de su esposa sin pestañear siquiera. Y desde el incidente de la bodega, aquello es una especie de locura para incondicionales del cine coreano más descocado, jugando al contraste entre el joven ingenuo y una variación de zumbado capitán Achab.

5/10
Snowpiercer (Rompenieves)

2013 | Snowpiercer

El mundo camina hacia el desastre. Un intento por evitar el calentamiento global ha convertido la Tierra en un planeta congelado. 17 años han pasado desde entonces, y los únicos supervivientes ocupan un tren que nunca se detiene y recorre el mundo entero, una especie de apocalíptico "arca de Noé". Y en el interior impera un tiránico sistema clasista, donde la chusma ocupa el furgón de cola, comiendo verdadera porquería, mientras que los vagones de delante los ocupa la clase dirigente, y los niños que constituyen el futuro de la humanidad. El injusto estado de cosas podría romperse si Curtis decide asumir al fin el liderazgo de una revolución contra el tirano Wilson, el dueño del tren. Pero la hora de la rebelión se diría que nunca acaba de llegar. Primera película en inglés del coreano Bong Joon-ho, director y guionista, que se inscribe en la moda contemporánea del cine con tintes apocalípticos al que él mismo no es ajeno, como demostró en The Host, sobre una criatura nacida de la contaminación radioactiva. El cineasta de ojos rasgados entrega una película dinámica, atravesada del humor bizarro que es su personal marca de fábrica, que a veces puede chocar a la mentalidad occidental. Resulta divertida Tilda Swinton en su papel de excéntrica y cobarde ministra de Wilson, y también hace acto de presencia Song Kang-ho, uno de sus actores habituales, eficaz en su laconismo. El film peca de reiterativo, y los personajes resultan algo esquemáticos, pero al menos Joon-ho se las arregla para que muera quien le parezca, no se ata a las convenciones a la hora de "decidir" quien debe sobrevivir en el mundo congelado para conceder una nueva oportunidad a la humanidad. Las escenas de acción están bien rodadas, los espacios claustrofóbicos bien aprovechados, y los distintos "universos" del tren conceden algo de variedad. La escena final tiene su encanto y concede al espectador espacio para la esperanza.

5/10
Mother

2009 | Madeo

Bong Joon-ho, el director coreano responsable de Memories of Murder y The Host, vuelve a entregar lo que parece un cóctel imposible, dosis de comedia en el interior de un thriller de alto contenido dramático. Su film describe básicamente los denodados esfuerzos de una madre experta en acupuntura, que trata de demostrar la inocencia de su hijo retrasado en un sangriento crimen. Como ocurría en Memories of Murder, se apunta a la ineficacia policial para resolver el caso, lo que obliga a esta 'madre coraje' a tomar las riendas de una personal investigación. En esta ocasión la mencionada mezcla de tonos resulta excesiva, sobre todo cuando las acciones de la protagonista caen en las garras de una fatal ironía. Además el sentido del humor de Joon-ho resulta demasiado personal, exige un grado de complicidad en el público en el caso que comentamos resulta difícil que se produzca. De todos modos la buena dirección y el esforzado trabajo de los actores, junto a un par de golpes de efecto, ayudan a sostener la película.

5/10
The Host

2006 | Gwoemul

El nuevo trabajo del cineasta coreano Bong Joon-ho se esperaba como agua de mayo, tras el buen sabor de boca que dejó con Memories of Murder, su segunda película, un thriller clásico sobre la búsqueda del primer asesino en serie de Corea, que tuvo mucho que ver en la explosión que vive actualmente el cine de su país, cada vez mejor valorado a nivel internacional. Joon-ho no defrauda, aunque esta vez cambia de género, con una película de monstruo gigante que sigue la tradición de King Kong y las gigantescas criaturas de aquellas encantadoras películas japonesas de serie B, como Japón bajo el terror del monstruo, con el irrepetible Godzilla. Curiosamente, esta película es uno de los más sinceros alegatos en defensa de la unidad familiar que ha dado el cine reciente. De hecho, pocas películas fantásticas o de terror están protagonizadas por una familia como los Park, bastante excéntricos, y que tienen sus más y sus menos, pero que en el fondo se adoran. Gang-du Park es un holgazán, que regenta el negocio familiar, un puesto de chucherías cercano a la orilla del río Han, en Seúl. Alrededor del chiringuito, se forma una algarabía, una tarde en la que los paseantes descubren una extraña figura que cuelga de un puente. Resulta ser un colosal ser que se arroja contra la gente, devorando a todo el que se pone a su alcance. Gang-du tarda demasiado en darse cuenta de lo que está ocurriendo y de que su hija deambula por los alrededores. Cuando intenta reaccionar, es tarde, y Gang-du es testigo del momento en que el monstruo se lleva a la niña. Intentará rescatarla con ayuda de su padre y sus estrambóticos hermanos, a pesar de los obstáculos gubernamentales.  Pese a su gran calidad, el film podría desencantar a algunos espectadores, que guiados por la errónea promoción de la película, esperen una cinta de terror al estilo de Tiburón y Alien, títulos que se citan en los carteles. Como ocurría en la anterior película del director, mezcla con elegancia varios géneros, pero sobre todo predomina un tono de comedia. Los numerosos momentos hilarantes no impiden que Joon-ho logre una inusitada tensión dramática en momentos clave, por ejemplo en la secuencia del rapto de la niña. Además, el monstruo está mostrado con un inusitado realismo, con la dificultad añadida de que aparece a plena luz del  día, gracias a la esmerada labor de Weta Workshop, empresa neozelandesa que creó las criaturas de El Señor de los Anillos, cuyos efectos especiales propician sustos y secuencias de enorme suspense. La primera aparición, en el río del ser, pasará sin duda a la historia del cine fantástico. Y lo mejor de todo es que Joon-ho tiene claro que los efectos son sólo un instrumento que debe quedar en segundo plano, que lo importante es dirigir bien a sus extraordinarios actores, y que estos le saquen la máxima humanidad a sus personajes. Donde brilla especialmente el director es en sus sutiles críticas al gobierno de su país, y a la manipulación política. El monstruo al final resulta ser una brillante excusa para mostrar a los gobernantes más interesados en crear una cortina de humo, para esconder su ineficacia, que en solucionar realmente el problema. Y que además, son capaces de tomar decisiones que en lugar de solucionar las cosas, podrían agravarlas todavía más.

7/10
Memories of Murder

2003 | Salinui chueok

Una mujer aparece asesinada en Corea del Sur. No será la única. Dos meses después, el descubrimiento de cuerpos similares hace sospechar que el culpable es un asesino en serie. Tres detectives inician las pesquisas para capturarle, al estilo “C.S.I” en versión chapucera por falta de medios. A partir de una historia real, que conmocionó a Corea en 1986, Bong Joon-ho mezcla intriga, humor, drama y sobre todo, crítica política y análisis sociológico de su país, con un thriller un tanto atípico pero bastante logrado. Ganó la Concha de Plata al mejor director en el Festival de San Sebastián.

6/10
Peullandaseui Gae

2000 | Peullandaseui Gae

Chispeante comedia de humor negro acerca de un joven sometido a las vejaciones de humanos y animales por igual. Su mujer, que está embarazada, lo trata como a una piltrafa, mientras que sus sueños de convertirse en profesor titular de universidad se han hecho añicos por culpa de un decano con malas intenciones. Para colmo de sus desdichas, uno de los molestos perros que viven en su mismo edificio no para de ladrar ni un segundo. Aquello no puede continuar: el joven resuelve deshacerse para siempre de aquel incordio peludo... Eso, al menos, cree él.

Doomsday Book

2012 | In-Ryu-Myul-Mang Bo-Go-Seo

Últimos tráilers y vídeos