IMG-LOGO

Biografía

Douglas McGrath

Douglas McGrath

Douglas McGrath

Filmografía
Historia de un crimen

2006 | Infamous

Nuevo acercamiento a la figura del novelista Truman Capote, prácticamente simultáneo al del film Truman Capote, que le valió a su protagonista Philip Seymour Hoffman el Oscar al mejor actor. Justamente éste es el principal handicap de la interesante película escrita y dirigida por Douglas McGrath (Emma): que había una demasiado próxima en el tiempo, lo que hacía difícil que entre los espectadores hubiera avidez por tomar "doble ración" del escritor. Porque aunque los enfoques pueden ser diferentes (la fuente de Bennett Miller era la biografía de Gerald Clarke, la de McGrath la de George Plimpton), ambos filmes se estructuran, como no podía ser de otra manera, alrededor de la confección de la obra maestra de Capote, su libro "A sangre fría", sobre el horrible asesinato de una familia de granjeros en Kansas a mano de dos tipos que acabaron siendo condenados a la pena capital. Partiendo de ahí, se insertan elementos que ayudan a conocer la biografía de Capote, proporcionados por el propio personaje, o por sus conocidos, en forma de declaraciones a un supuesto programa televisivo, una novedad esto último en el film que nos ocupa. Hay que subrayar el maravilloso reparto de este film, con un Toby Jones verdaderamente transfigurado en Capote, una inteligente Sandra Bullock como su amiga Harper Lee, y un sorprendente Daniel Craig como uno de los asesinos. McGrath subraya convenientemente el marcado narcisismo de Capote, pero al tiempo se esfuerza en humanizarlo para que el espectador empatice mejor con él. Acierta al describir sus numerosas extravagancias y su irresistible afición al cotilleo, y el modo en que finalmente se gana la confianza de un cerrado entorno rural con sus anécdotas de Hollywood, una de las mejores escenas del film. Hay detalles finos, como aquel en que el sheriff recibe la noticia de que han atrapado a los dos asesinos: el egocéntrico Capote se alegra por sí mismo y su libro, pero él mismo detecta lo mezquino de su reacción espontánea y, maravilloso matiz, rectifica al felicitar al que ya puede llamar su amigo. Como ocurría en el film de Miller, se subrayan ciertos paralelismos biográficos entre Capote y Perry Smith, uno de los asesinos. Pero la impresión es que McGrath se toma excesivas licencias al pintar su relación, como la del supuesto enamoramiento homosexual entre ambos, y una agresión física en la celda, a punto de transformarse en violación. De alguna manera parece querer justificar la posterior sequía creativa de Capote con lo que sería un amor truncado, lo que no deja de ser, como mucho, una hipótesis.

8/10
La leyenda de Nicholas Nickleby

2002 | Nicholas Nickleby

Adaptación de una de las novelas menos conocidas de Charles Dickens, a cargo de Douglas McGrath, quien además de coescribir con Woody Allen Balas sobre Broadway, también había llevado al cine Emma, a partir del libro de Jane Austen. El film describe las penurias del joven Nicholas Nickleby y su familia, tras la muerte del padre. Cuando viajan a Londres para encontrarse con el hermano mayor del difunto (estupendo Christopher Plummer) se encuentran con que el tío Ralph tiene un corazón de piedra. A regañadientes consentirá en colocar a Nicholas como empleado de un orfanato, donde va a descubrir la dura realidad con que viven ahí los chicos internos. Quizá le falta un poco de fuelle a esta pulcra película dickensiana, que nos recuerda que el dinero no da la felicidad, por mucho que ayude a conseguirla; en parte se debe a la escasa garra del actor protagonista, el desconocido Charlie Hunnam. Por suerte el film tiene un batallón de secundarios de relumbrón, donde destacan, además de Plummer, Jamie Bell (el chico bailarín de Billy Elliott), Jim Broadbent, Tom Courtenay, Alan Cumming, Edward Fox, Nathan Lane.

5/10
Lío en La Habana

2000 | Company Man

Una comisión del Senado americano interroga a uno de sus espías, implicado en el intento de invasión de Cuba en Bahía de Cochinos. El tipo es deudor de aquel representante de una empresa de aspiradoras, protagonista de la novela de Graham Greene Nuestro hombre en La Habana. Profesor de gramática inglesa con sueldo irrisorio, su mujer siempre le reprochó su mediocre vida. Hasta el punto de hacerse pasar por agente de la CIA, una ficción que se hace realidad.Lío en La Habana es una comedia que recuerda a títulos de Woody Allen como Toma el dinero y corre, Bananas o El dormilón. Douglas McGrath despuntó precisamente como guionista con Woody Allen en Balas sobre Broadway. Ahora, con Peter Askin, insiste en la comedia disparatada. Y, además de ejercer de guionista, se reserva el papel protagonista; parece como si siguiera los pasos de Allen, quien tiene un pequeño papel. Los gags, desternillantes, explotan un doble filón. Por una parte se basan en que el protagonista es un tipo inofensivo y torpe. La otra veta humorística viene del personaje de la esposa (graciosa Sigourney Weaver), marujona excitada ante la idea de escribir un best-seller.

6/10
Emma (1996)

1996 | Emma

Douglas McGrath debuta como director con esta película, y lo hace brillantemente. Basada en una de las novelas más conocidas de Jane Austen, nos narra la historia de Emma, una joven que tras considerarse artífice de la boda de su mejor amiga, la señorita Taylor, planea emparejar a los solteros de la ciudad de Highbury, una pequeña y pacífica localidad inglesa. No obstante, pronto comprobará que sus conocimientos acerca de los sentimientos del prójimo son tan escasos como los que ella tiene de su propio corazón. Romanticismo, elegancia, sentido del humor son elementos de este film realzados por una exquisita fotografía y una excelente banda sonora, ganadora de un Oscar. Emma es interpretada por la cada vez más valorada Gwyneth Paltrow (Grandes esperanzas, Shakespeare enamorado), que se ve acompañada por Toni Collette, Alan Cumming y Ewan McGregor. En definitiva estamos ante una gran película que ningún amante del buen cine debería perderse.

6/10
Balas sobre Broadway

1994 | Bullets Over Broadway

Corren los locos años 20. David Shayne, joven autor teatral muerto de hambre, consigue por fin que le financien una de sus obras, que podrá estrenar en un teatro, con un reparto excelente. Sólo tiene que cumplir una condición: darle un papel a Olive, la novia del productor del espectáculo, el poderoso gángster Nick Valenti. Por desgracia, Olive, que acude a los ensayos siempre acompañada de Cheech, su guardaespaldas, resulta ser una pésima actriz con una voz extremadamente desagradable. David intenta limitar al máximo posible su papel, pero el gángster le presiona para que lo alargue, lo que daría al traste con la obra. Por otro lado, Cheech, resulta ser un imaginativo consejero a la hora de sugerirle a David cambios en la obra... Una de las mejores comedias de Woody Allen, que cede el protagonismo a John Cusack, en un papel de intelectual neurótico de los que suele interpretar el cineasta neoyorquino, aunque debió pensar que ya estaba demasiado viejo para hacerlo él mismo. Esta vez, Allen ofrece una ambientación prodigiosa de la época, y una reflexión, interesante, aunque salpicada de humor negro, sobre la creación y los límites morales del artista.

8/10
Nacida ayer

1993 | Born Yesterday

Nueva versión fílmica de la obra teatral de Garson Kanin, remake de la que en 1950 fue llevada a la pantalla por George Cukor (Nacida ayer), que parece responder a la nostalgia por las comedias de antaño, en las que uno podía encontrar la diversión gracias a una buena historia, unos diálogos ingeniosos y unos actores a la altura. A Luis Mandoki (Gaby, una historia verdadera, Pasión sin barreras) la película le sale a medias. Billie (Melanie Griffith) vive con Harry, un ocupado hombre de negocios (John Goodman). Es guapa, pero ingenua e inculta. Después de hacer sonrojar a Harry en una fiesta de sociedad, comenzará a tomar clases para elevar su nivel cultural. Terminará enamorándose de su profesor (Don Johnson). El film mantiene un tono elegante, pero atraviesa más de un bache en la narración. Un error claro parece la elección de Don Johnson para interpretar al profesor: no resiste la comparación con William Holden en la versión de Cukor. Queda una película simpática, de denuncia a la corrupción en política y canto a la Constitución americana –y nunca mejor dicho en este caso lo segundo–, que se contempla con agrado, pero poco más.

5/10
Tentación en Manhattan

2011 | I Don't Know How She Does It

Tras la discreta acogida por parte del público de la excelente Historia de un crimen, sobre la relación de Truman Capote con los asesinos que le inspiraron para escribir "A sangre fría", Douglas McGrath cambia por completo de registro, y dirige una comedia romántica sin muchas pretensiones. Parte de un guión de Aline Brosh McKenna, que basándose en su propia experiencia personal escribió El diablo viste de Prada. En esta ocasión, McKenna adapta el libro de Allison Pearson que se editó en España como "La vida frenética de Kate". Casada y con dos hijos y también prolífica guionista, y aunque parte de un libro ajeno, se intuye que McKenna ha puesto también en esta ocasión mucho de sí misma en el libreto. Kate Reddy, ejecutiva de éxito de una importante empresa de gestión financiera, se ve obligada a hacer auténticos malabarismos para atender a su marido, arquitecto, y a sus hijos, a los que casi no puede ver por sus constantes viajes. Su situación se vuelve más complicada cuando tiene que ocuparse de un nuevo proyecto profesional junto con Jack Abelhammer, un tipo tan refinado como atractivo. Como pasa mucho tiempo con Jack, entre ellos surge cierta atracción, por mucho que Kate ni se plantea la infidelidad... Se puede argumentar en contra de esta cinta que todo es convencional, y excesivamente rutinario y previsible, y que el conflicto apenas despierta tensión dramática. Además, los personajes son claros clichés, y todo parece montado como vehículo de lucimiento facilón en torno a Sarah Jessica Parker, que viene a interpretar a una prolongación de su Carrie Bradshaw de Sexo en Nueva York con la variante de que se ha convertido en madre. McGrath, cuyo mayor logro es que ha sido uno de los pocos guionistas con los que ha colaborado Woody Allen, en concreto en Balas sobre Broadway, aspira también a retratar a neoyorquinos típicos con una puesta en escena que quiere recordar lejanamente a la de las películas del genial realizador y actor. No llega ni mucho menos a la altura, pero aunque se aparta del cine de su modelo en el tono, se agradece que sea extremadamente positivo en sus reflexiones sobre la conciliación entre trabajo y vida laboral. El film es poca cosa, pero contiene un sentido alegato a favor de la maternidad. Además, Sarah Jessica Parker es un actriz solvente, con gracia para la comedia y está rodeada de actores eficaces, como Pierce Brosnan (Abelhammer), Greg Kinear (el marido), la actriz de Mad Men Christina Hendricks (compañera de trabajo y amiga) y el inolvidable actor de Cheers y Frasier Kelsey Grammer (el gran jefazo).

5/10
Historia de un crimen

2006 | Infamous

Nuevo acercamiento a la figura del novelista Truman Capote, prácticamente simultáneo al del film Truman Capote, que le valió a su protagonista Philip Seymour Hoffman el Oscar al mejor actor. Justamente éste es el principal handicap de la interesante película escrita y dirigida por Douglas McGrath (Emma): que había una demasiado próxima en el tiempo, lo que hacía difícil que entre los espectadores hubiera avidez por tomar "doble ración" del escritor. Porque aunque los enfoques pueden ser diferentes (la fuente de Bennett Miller era la biografía de Gerald Clarke, la de McGrath la de George Plimpton), ambos filmes se estructuran, como no podía ser de otra manera, alrededor de la confección de la obra maestra de Capote, su libro "A sangre fría", sobre el horrible asesinato de una familia de granjeros en Kansas a mano de dos tipos que acabaron siendo condenados a la pena capital. Partiendo de ahí, se insertan elementos que ayudan a conocer la biografía de Capote, proporcionados por el propio personaje, o por sus conocidos, en forma de declaraciones a un supuesto programa televisivo, una novedad esto último en el film que nos ocupa. Hay que subrayar el maravilloso reparto de este film, con un Toby Jones verdaderamente transfigurado en Capote, una inteligente Sandra Bullock como su amiga Harper Lee, y un sorprendente Daniel Craig como uno de los asesinos. McGrath subraya convenientemente el marcado narcisismo de Capote, pero al tiempo se esfuerza en humanizarlo para que el espectador empatice mejor con él. Acierta al describir sus numerosas extravagancias y su irresistible afición al cotilleo, y el modo en que finalmente se gana la confianza de un cerrado entorno rural con sus anécdotas de Hollywood, una de las mejores escenas del film. Hay detalles finos, como aquel en que el sheriff recibe la noticia de que han atrapado a los dos asesinos: el egocéntrico Capote se alegra por sí mismo y su libro, pero él mismo detecta lo mezquino de su reacción espontánea y, maravilloso matiz, rectifica al felicitar al que ya puede llamar su amigo. Como ocurría en el film de Miller, se subrayan ciertos paralelismos biográficos entre Capote y Perry Smith, uno de los asesinos. Pero la impresión es que McGrath se toma excesivas licencias al pintar su relación, como la del supuesto enamoramiento homosexual entre ambos, y una agresión física en la celda, a punto de transformarse en violación. De alguna manera parece querer justificar la posterior sequía creativa de Capote con lo que sería un amor truncado, lo que no deja de ser, como mucho, una hipótesis.

8/10
La leyenda de Nicholas Nickleby

2002 | Nicholas Nickleby

Adaptación de una de las novelas menos conocidas de Charles Dickens, a cargo de Douglas McGrath, quien además de coescribir con Woody Allen Balas sobre Broadway, también había llevado al cine Emma, a partir del libro de Jane Austen. El film describe las penurias del joven Nicholas Nickleby y su familia, tras la muerte del padre. Cuando viajan a Londres para encontrarse con el hermano mayor del difunto (estupendo Christopher Plummer) se encuentran con que el tío Ralph tiene un corazón de piedra. A regañadientes consentirá en colocar a Nicholas como empleado de un orfanato, donde va a descubrir la dura realidad con que viven ahí los chicos internos. Quizá le falta un poco de fuelle a esta pulcra película dickensiana, que nos recuerda que el dinero no da la felicidad, por mucho que ayude a conseguirla; en parte se debe a la escasa garra del actor protagonista, el desconocido Charlie Hunnam. Por suerte el film tiene un batallón de secundarios de relumbrón, donde destacan, además de Plummer, Jamie Bell (el chico bailarín de Billy Elliott), Jim Broadbent, Tom Courtenay, Alan Cumming, Edward Fox, Nathan Lane.

5/10
Lío en La Habana

2000 | Company Man

Una comisión del Senado americano interroga a uno de sus espías, implicado en el intento de invasión de Cuba en Bahía de Cochinos. El tipo es deudor de aquel representante de una empresa de aspiradoras, protagonista de la novela de Graham Greene Nuestro hombre en La Habana. Profesor de gramática inglesa con sueldo irrisorio, su mujer siempre le reprochó su mediocre vida. Hasta el punto de hacerse pasar por agente de la CIA, una ficción que se hace realidad.Lío en La Habana es una comedia que recuerda a títulos de Woody Allen como Toma el dinero y corre, Bananas o El dormilón. Douglas McGrath despuntó precisamente como guionista con Woody Allen en Balas sobre Broadway. Ahora, con Peter Askin, insiste en la comedia disparatada. Y, además de ejercer de guionista, se reserva el papel protagonista; parece como si siguiera los pasos de Allen, quien tiene un pequeño papel. Los gags, desternillantes, explotan un doble filón. Por una parte se basan en que el protagonista es un tipo inofensivo y torpe. La otra veta humorística viene del personaje de la esposa (graciosa Sigourney Weaver), marujona excitada ante la idea de escribir un best-seller.

6/10
Emma (1996)

1996 | Emma

Douglas McGrath debuta como director con esta película, y lo hace brillantemente. Basada en una de las novelas más conocidas de Jane Austen, nos narra la historia de Emma, una joven que tras considerarse artífice de la boda de su mejor amiga, la señorita Taylor, planea emparejar a los solteros de la ciudad de Highbury, una pequeña y pacífica localidad inglesa. No obstante, pronto comprobará que sus conocimientos acerca de los sentimientos del prójimo son tan escasos como los que ella tiene de su propio corazón. Romanticismo, elegancia, sentido del humor son elementos de este film realzados por una exquisita fotografía y una excelente banda sonora, ganadora de un Oscar. Emma es interpretada por la cada vez más valorada Gwyneth Paltrow (Grandes esperanzas, Shakespeare enamorado), que se ve acompañada por Toni Collette, Alan Cumming y Ewan McGregor. En definitiva estamos ante una gran película que ningún amante del buen cine debería perderse.

6/10
Rifkin’s Festival

2020 | Rifkin’s Festival

Mort Rifkin es un profesor universitario con ínfulas que rayan, si es que no sobrepasan sobradamente, la pedantería. Acompaña a su esposa Sue, representante de artistas, al Festival de Cine de San Sebastián. Entre los representados de ella se encuentra Philippe, el director de cine del que todo el mundo habla, se supone que sus películas podrían poco menos que contribuir a alcanzar al fin la paz mundial. El caso es que Sue está muy ocupada, y el neurótico Mort dispone de bastante tiempo libre, entre otras cosas para preocuparse de un pálpito del corazón. Acude a la consulta de un doctor que le han recomendado, y que resulta ser una mujer, la doctora Rojas, encantadora, con gustos parecidos a los suyos, y que ha vivido en su amada Nueva York. Buscará excusas para pasar tiempo con ella, que está casada con un pintor, algo que hace sin demasiados remordimientos, pues resulta indudable que Sue está flirteando con Philippe. No me cansaré de repetirlo, una película de Woody Allen siempre compensa. Aunque no todos sus títulos están a la altura de las posibilidades de su inmenso talento. Es lo que le pasa a Rifkin's Festival, una película ligera, amable, y por qué no decirlo, un tanto insulsa. Dan ganas de psicoanalizar al cineasta, y la primera conclusión que se instala en la cabeza del psicoanalista aficionado que escribe estas líneas, es que Woody Allen está triste. Los fantasmas de las acusaciones de abusos sexuales del pasado y el ostracismo consiguiente, propiciados por el movimiento #MeToo, con tantos artistas que antes le alababan y ahora le han dejado de lado, cuando no abjuran abiertamente de él, han hecho mella en él. El film transpira una cierta pena, que es expresada abiertamente en una de las escenas finales, la que homenajea a El séptimo sello de Ingmar Bergman, donde con resignación se consigna que, para pasar la vida con un poquito de felicidad, hay que agarrarse a lo de siempre, o sea, amor, amigos, trabajo, y nada, esperar a que venga la muerte –le da, "vida", Christoph Waltz, que parece disfrutar con este rol–, que nunca será bienvenida.  Woody Allen no cuenta en esta ocasión con actores de relumbrón. Ha logrado financiación española, bien por Jaume Roures, y recoge con su director de fotografía Vittorio Storaro la belleza de la ciudad donostiarra donde transcurre la acción. Saca todo el partido al reparto, que encaja bien en los papeles asignados. A Wallace Shawn le viene al pelo (poco pelo, cierto) hacer de Woody Allen, y son perfectos Gina Gershon como su esposa, y Louis Garrel como el director pagado de sí mismo. A Elena Anaya le quiere la cámara, pero quizá los momentos de flirteo que comparte con Shawn acaban cansando; la escena de vodevil con Sergi López, o las escenas a voz en grito, resultan un pelín estereotipadas. Da la impresión de que, para el film, Woody Allen ha sacado de su cajón de ideas ingeniosas una que funciona bien, y que invita a la complicidad de los cinéfilos; y es remedar como pasajes oníricos o de ensoñaciones provocados por la situación anímica del protagonista, escenas célebres de obras maestras de Orson Welles, Federico Fellini, François Truffaut, Jean-Luc Godard, Luis Buñuel o el ya citado Bergman. Esto y un puñado de chistes con su chispa habitual salvan la función, pero no estamos, desde luego, ante uno de los mejores filmes de Woody Allen.

6/10
Lío en La Habana

2000 | Company Man

Una comisión del Senado americano interroga a uno de sus espías, implicado en el intento de invasión de Cuba en Bahía de Cochinos. El tipo es deudor de aquel representante de una empresa de aspiradoras, protagonista de la novela de Graham Greene Nuestro hombre en La Habana. Profesor de gramática inglesa con sueldo irrisorio, su mujer siempre le reprochó su mediocre vida. Hasta el punto de hacerse pasar por agente de la CIA, una ficción que se hace realidad.Lío en La Habana es una comedia que recuerda a títulos de Woody Allen como Toma el dinero y corre, Bananas o El dormilón. Douglas McGrath despuntó precisamente como guionista con Woody Allen en Balas sobre Broadway. Ahora, con Peter Askin, insiste en la comedia disparatada. Y, además de ejercer de guionista, se reserva el papel protagonista; parece como si siguiera los pasos de Allen, quien tiene un pequeño papel. Los gags, desternillantes, explotan un doble filón. Por una parte se basan en que el protagonista es un tipo inofensivo y torpe. La otra veta humorística viene del personaje de la esposa (graciosa Sigourney Weaver), marujona excitada ante la idea de escribir un best-seller.

6/10
The Daytrippers

1996 | The Daytrippers

Eliza D'Amico cree que su matrimonio va bien hasta que encuentra en su casa un poema de amor dirigido a su marido. Su familia decide ayudarla a descubrir qué ha ocurrido. Producción independiente que supuso el debut como director de Greg Mottola (Supersalidos, Adventureland). El guión es ingenioso e inteligente, y los personajes son memorables. Además, cuenta con un amplio elenco de actores solventes.

6/10

Últimos tráilers y vídeos