IMG-LOGO

Biografía

Erich von Stroheim

Erich von Stroheim

71 años

Erich von Stroheim

Nació el 21 Septiembre 1885 en Viena, Austria
Falleció el 12 Mayo 1957 en Maurepas, Yvelines, Francia

Enigmática nobleza

21 Diciembre 2010

Es un cineasta genial, en el que se confunden sus personajes con su auténtica persona. A ello condujo Hollywood y la complicidad del propio Erich von Stroheim, grandísimo director, que compuso además personajes memorables como actor.

Erich Oswald Stroheim, más conocido como Erich von Stroheim, nació en Viena, en pleno imperio austrohúngaro, el 22 de septiembre de 1885. Su pasado antes de triunfar en Hollywood fue siempre una incógnita, pues como era usual en la época, y encajaba perfectamente con la personalidad del cineasta, le rodeó una falsa leyenda de origen noble y casi principesco, según el cual habría sido hijo de un oficial del ejército de alta cuna. Ello encajaba bien con sus papeles de noble militar que le caracterizaron, pero era rematadamente espurio, en realidad sus orígenes eran humildes, nació en una familia judía y su padre era sombrerero.

En 1909 emigró a Estados Unidos, y según comentaba Jean Renoir, su alemán no era demasiado bueno. Conoció en una taberna a su primera mujer, Margaret Knox, en 1912, y parece que ella le ayudó con el idioma, y le guió en la publicación de su primera novela, “In the Morning”, donde aparecían los temas favoritos que también abordaría en sus películas, la añoranza de una nobleza decadente, la frivolidad de las mujeres y la depravación de los hombres, auténticos depredadores. El matrimonio con Knox duraría poco más de un año, Stroheim tenía un carácter muy difícil por su humor cambiante. Aún se casaría otras dos veces, con Mae Jones, que le dio un hijo, y con la actriz Valerie Germonprez, que le dio otro; finalmente estaría con la actriz Denise Vernac, que le acompañaría hasta la muerte.

Desde luego Stroheim fue un hombre hecho a sí mismo, y al llegar a Hollywood empezó desde abajo, realizando las tareas más humildes, como consultor en temas germánicos, ayudante de dirección y figurante. La primera película en que apareció, naturalmente, sin acreditar, fue The Country Boy, de 1915. Tuvo la suerte de ver trabajar a David W. Griffith en Intolerancia, y de hecho muchos rasgos de los rasgos de este director formarían parte de su personalidad futura como cineasta, como el gusto por el melodrama, y la desmesura en decorados y metraje.

A partir de 1918 empieza a destacar como actor con papeles de noble depravado, en títulos como Corazones del mundo, The Hun Within y The Heart of Humanity. Son tales su porte y distinción, que nadie duda de la historia oficial sobre sus orígenes quasi principescos. Ha terminado la Primera Guerra Mundial y con ello la Viena de su infancia, pero al año siguiente Stroheim está listo para debutar como director, adaptando sus propias historias y novelas. Está bien situado en Universal y empieza con Corazón olvidado, y luego siguen The Devil’s Passkey (1920) y Esposas frívolas (1922). Su sensibilidad en la concepción de las escenas y en el perfil psicológico de sus personajes resultan innegables, pero a quien era descrito como actor como “el hombre que amas odiar”, también parecía encajarle esa misma descripción como director.

Llaman la atención su perfeccionismo, los costosos decorados que se empeña en construir y que disparan presupuestos –es asombroso el Montecarlo de Esposas frívolas–, sus cambios de humor, y los muchos metros de película que gasta y que luego no se emplean. Él querría montar filmes de siete horas, pero esto no es posible. Carl Laemmle de Universal está preocupado, y el recién llegado Irving Tahlberg amenaza con el despido en Esposas frívolas. El director se siente seguro, pues el protagonista  no pueden prescindir de él, pero esto ya no le servirá en su siguiente film, El carrusel de la vida (1923), donde acabará siendo sustituido por Rupert Julian. Stroheim diría de Tahlberg que “no tenía en la cabeza más cosa que un sombrero”. Estos dos filmes llaman la atención por cómo se pinta a la nobleza, con bajezas que humanizan aunque no favorezcan, y las cuitas amorosas. Y al realismo de la reconstrucción en estudio de Montecarlo, siguió la no menos perfecta recreación de Viena. En su dibujo de la realeza, y comparándose con Ernst Lubitsch, dijo el cineasta: “él te muestra al rey en el trono y luego en el dormitorio, Yo le muestro primero en el dormitorio. Así cuando le ves en el trono no te haces ilusiones.”

Para su siguiente film Stroheim recala en MGM, y entrega la que para muchos es su obra maestra, Avaricia (1924), adaptación de la novela McTeague de Frank Norris, rodada en el Valle de la Muerte, y verdaderamente sobrecogedora. Como es habitual, sufre vicisitudes en el montaje, debe ser recortada su duración ostensiblemente. Vendrán más tarde dos de los títulos más populares de Stroheim, también protagonizados por él, La viuda alegre (1925) y La marcha nupcial (1928). La película Honeymoon, de 1928, desgraciadamente se ha perdido. Nuevos problemas para rodar afectan al cineasta con La reina Kelly, película inacabada donde él no actuaba, y que producía para United Artists una de las artistas, Gloria Swanson. Se trata de una joyita de la que uno sólo puede lamentarse que falte la mitad de la historia. A estas alturas la carrera de director de Stroheim estaba condenada al fracaso, nadie estaba dispuesto a apoyarle, aunque aún dirigiría, de modo bastante accidentado, su único film sonoro, Hello, Sister! (1933).

Seguiría escribiendo novelas. Y, como le pasó a Orson Welles, siempre le quedaría actuar, tarea que alternaría en Francia y Estados Unidos. Destacan sus composiciones en The Lost Squadron –donde se remeda a sí mismo como director de cine–, Cinco tumbas al Cairo, El crepúsculo de los dioses –que le reunió con Gloria Swanson, y sugirió a Billy Wilder la idea de que su personaje de mayordomo escribiera falsas cartas de fans a su ama, antigua diva– y La regla del juego –de nuevo genial en su papel recurrente de oficial con honor para Jean Renoir–. Uno de sus últimos trabajos fue para una película que le pega mucho, Napoleón (1955), aunque no era el emperador su personaje, sino el compositor Beethoven.

Pudo ejercitar su gusto por la ‘grandeur’ y la ceremonia cuando se le concedió la Legión de Honor estando ya enfermo. René Clair describió que el acto tuvo lugar en su lecho dispuesto en un elegante catafalco con terciopelos rojos, y él en pijama de seda negra. De todos modos, y aunque le gustaba el lujo y gastó tanto como director, murió más bien pobre y con escasos recursos en Maurepas, Seine-et-Oise, en Francia, el 12 de mayo de 1957.

Filmografía
Napoleón (1955)

1955 | Napoléon

5/10
El crepúsculo de los dioses

1950 | Sunset Boulevard

9/10
El gran Flamarion

1945 | The Great Flamarion

5/10
La Estrella del Norte

1943 | The North Star

5/10
Cinco tumbas al Cairo

1943 | Five Graves to Cairo

7/10
So Ends Our Night

1941 | So Ends Our Night

5/10
I was an adventuress

1940 | I was an adventuress

4/10
La gran ilusión

1937 | La grande illusion

9/10
Como tú me deseas

1932 | As You Desire Me

5/10
The Lost Squadron

1932 | The Lost Squadron

4/10
¿Amigos o rivales?

1931 | Friends and Lovers

5/10
La marcha nupcial

1928 | The Weddign March

8/10
Esposas frívolas

1922 | Foolish Wives

8/10
Corazón olvidado

1919 | Blind Husbands

6/10
La reina Kelly

1929 | Queen Kelly

7/10
La marcha nupcial

1928 | The Weddign March

8/10
La viuda alegre (1925)

1925 | The Merry Widow

8/10
Avaricia

1924 | Greed

9/10
El carrusel de la vida

1923 | Merry-Go-Round

7/10
Esposas frívolas

1922 | Foolish Wives

8/10
Corazón olvidado

1919 | Blind Husbands

6/10
La reina Kelly

1929 | Queen Kelly

7/10
La marcha nupcial

1928 | The Weddign March

8/10
La viuda alegre (1925)

1925 | The Merry Widow

8/10
Avaricia

1924 | Greed

9/10
El carrusel de la vida

1923 | Merry-Go-Round

7/10
Esposas frívolas

1922 | Foolish Wives

8/10
Corazón olvidado

1919 | Blind Husbands

6/10
Corazón olvidado

1919 | Blind Husbands

6/10