IMG-LOGO

Biografía

Fred C. Newmeyer

Fred C. Newmeyer

Fred C. Newmeyer

Filmografía
Queen High

1930 | Queen High

Dos socios andan constantemente discutiendo. Deciden preguntarle a su abogado si deben disolver la sociedad, pero éste les aconseja que jueguen una mano de póker. El perdedor ejercerá de sirviente para el que gane durante un año. Comedia con números musicales, con un buen trabajo de Ginger Rogers.

5/10
El estudiante novato

1925 | The Freshman

Uno de los mejores filmes de Harold Lloyd, de trama perfectamente cohesionada. Su personaje, Harold, es un joven ilusionado por iniciar su vida universitaria, para la que ha ahorrado con tesón. Pero una vez llega al campus, sus nuevos compañeros le toman el pelo todo el tiempo sin que él lo advierta, creyendo en cambio que se está haciendo tremendamente popular. Se enamorará de la chica que atiende la recepción de su residencia, y pondrá todo su empeño en formar parte del equipo de fútbol americano de su facultad.Como es norma general en el cine de Lloyd, abundan las escenas tronchantes. Sólo ver al actor dando unos ridículos pases de baile guay, con los que se presenta siempre ante propios y extraños, es para partirse de risa. Pero además el genial cómico sabe introducir en esta ocasión momentos muy líricos, de un agridulce a lo Chaplin. Ocurre en la fiesta en que un traje mal hilvanado le va a dar muchos problemas, hasta llegar el momento del ridículo mayúsculo, en que un compañero cruel le dice la verdad de que todos se burlan de él; ese momento duro, y el consuelo de la chica son muy emotivos. Por supuesto hay que destacar los últimos diez minutos de la cinta, en que Harold, chico del agua del equipo de fútbol, acaba jugando en un partido. Además de gags inspiradísimos, se contiene toda la emoción del género subdeportivo sobre el resultado incierto del envite.

9/10
El tenorio tímido

1924 | Girl Shy

Harold es un aprendiz de sastre, que padece una terrible timidez a la hora de tratar con las mujeres. Cuando toca atender a una cliente el pobre lo pasa fatal. Paradójicamente, tiene una inclinación a escribir, y desea llevar a un editor su manual de seducción de mujeres, donde asegura hablar de lo que sabe aunque, claro está, el hombre no tiene ni idea. El caso es que cuando viaja en tren para presentar su libro, conoce a una joven a la que ayuda en su apuro de llevar oculto un perrito -está prohibido llevar animales a bordo-, y de la que se enamora locamente. Con lo cual cambia su percepción de las mujeres.Elaborado film de Harold Lloyd, donde concede a su personaje nuevos matices, al dotarle de una terrible timidez, a lo que se unen sus tronchantes gestos cuando le acomete una imparable tartamudez. Hay dos pasajes al inicio sublimes, recreación de dos capítulos en que señala cómo seducir a las vampiresas con el puro desprecio, y a las 'flappers' comportándose como un 'un hombre de las cavernas'. Pero también hay sitio para el lirismo, sobre todo en la secuencia campestre, en que el reflejo de la chica en el agua cree Harold que es producto de su ensoñación de enamorado. A destacar el largo clímax, una trepidante secuencia montada en paralelo de la larga carrera de Harold para impedir la boda de su chica con un sinvergüenza que ya está casado (en ella el 'acróbata' actor pasa por todo tipo de vehículos, incluidos los de a motor, automóvil y motocicleta, y los de tracción animal, con piruetas dignas de Ben-Hur), con los preliminares del enlace.

9/10
Casado y con suegra

1924 | Hot Water

Harold era de los que decía que nunca se casaría, que nada había como ser el eterno soltero... hasta que dos ojos dulces le llevaron ante el altar. A partir de ese momento la trama de este divertido film de Harold Lloyd se articula en torno a tres tramos: una serie de recados que Harold debe hacer para su esposa; su paseo en el coche nuevo, acompañado por la familia política, lo que incluye una suegra insoportable, un cuñado gandul y un sobrino monstruito; y la equivocada creencia de Harold de que ha matado sin querer a su madre política. Hay pasajes genuinamente tronchantes, como la de Harold cargado de paquetes, a lo que se suma el pavo que le toca un sorteo; o los de la suegra sonámbula, para Harold un espectro regresado del más allá.

7/10
El hombre mosca

1923 | Safety Last!

Asombrosa película de Harold Lloyd, probablemente la mejor de su filmografía, que figura en cualquier antología del cine por sus escenas acrobáticas. Harold es un joven que deja en el pueblo a su amada para labrarse un porvenir en la ciudad. Allí trabaja en unos grandes almacenes, pero sus deseos de prosperar no avanzan tan rápidos como quisiera. Sin embargo, cara a su chica, mantiene la ficción de que todo va viento en popa, y que es poco menos que el jefe del negocio donde es un simple dependiente. Las cosas se complican cuando su novia decide visitarle en la ciudad...El film está sembrado de momentos superdivertidos, cuando ella va a visitar a Harold en la tienda, y él simula ser alguien que manda mucho. Pero la secuencia estrella de la función está ligada a la idea que Harold tiene para publicitar los grandes almacenes: pedir a un amigo suyo que trabaja en la construcción que trepe hasta arriba el alto edificio donde tienen su sede los grandes almacenes; el hombre araña no puede cumplir lo pactado por el acoso de un policía, lo que obliga a Harold, muy a su pesar, a convertirse en improvisado trepador. Esto da lugar a imágenes grabadas indeleblemente en la historia del cine, donde se combina lo hilarante con el más genuino suspense. Harold Lloyd hizo sin dobles estas escenas. La protagonista femenina es la que sería su esposa, la actriz Mildred Davis.

8/10
¡Venga alegría!

1923 | Why Worry?

Un joven millonario hipocondríaco viaja con su guapa enfermera y su servicial mayordomo a la imaginaria isla sudamericana de Paradiso, que como su propio nombre indica para el lugar perfecto para cuidar la salud. No imagina que se va a ver atrapado en la vorágine de una revolución llevada a cabo por la clásica cuadrilla de militronchos aprovechados. A cambio va a ganar a un amigo inmenso, va a descubrir el amor, y puede que desaparezca su adicción a las medicinas. Divertido film de Harold Lloyd, a cuento de los tópicos de la clásica república bananera, poblada de soldados torpes y ambiciosos, e incluso de un renegado yanqui. Hay buenos hallazgos en los gags, como el Coloso “jugando a los bolos” con los soldados, o la simulación tras una pared de un ejército armado con poderosos cañones, cuando sólo están Lloyd, su amada enfermera y el gran amigo. Quizá el gran hallazgo del film es el altísimo John Aasen, 2,67 metros nada menos, que con su ingenuidad casi roba la función al genial Lloyd. También hay que señalar la incorporación a los filmes de Lloyd de Jobyna Ralston, después de que el actor se casara con Mildred Davis y ésta diera por terminada su carrera en el cine.

6/10
El mimado de la abuelita

1922 | Grandma's Boy

Divertida comedia del genial y hierático Harold Lloyd, que es el niño mimado de su abuela, pero que arrastra un fuerte complejo de inferioridad desde que era pequeño, cuando un compañero del cole se burlaba de él. El tiempo ha pasado, pero aquel compañero es ahora su rival amoroso, y le hace la vida imposible. Cuando el sheriff pide voluntarios para buscar a un vagabundo facineroso, él se convierte a la fuerza en uno de ellos. El miedo le domina, pero su abuela le da un amuleto que supuestamente fue la clave del valor que mostró el abuelo durante la guerra de secesión.El film muestra a Lloyd en su faceta más timorata; resulta tronchante el contraste entre su miedo con un intruso, y cómo la abuela se deshace de él a escobazo limpio. Como en sus mejores películas, hay gags muy visuales, algunos a cuento de que un personaje no ve lo que sucede ante él, como el momento en que Harold y su rival creen estar haciendo manitas con la chica, cuando en realidad ambos han juntado sus manos entre sí. El vagabundo tiene un rostro de auténtico bruto, y resulta muy divertido ver a todo el pueblo acobardado, que deja a Harold sólo ante individuo tan peligroso.

7/10
El doctor Jack

1922 | Dr. Jack

La joven hija de un ricachón siempre ha estado bajo los cuidados de un médico farsante bajo sus aires de docta sapiencia, que recomienda para su paciente un perpetuo encierro que le hace más mal que bien. Un abogado amigo de la familia no acaba de fiarse, y recomienda una segunda opinión: la de un médico rural que rebosa sentido común. Como terapia ensayará una aventura repleta de emociones fuertes, aprovechando que un loco huido de un manicomio próximo.Divertida película cómica de Harold Lloyd, coprotagonizada con la que sería su esposa, Mildred Davis. Tiene momentos inspiradísimos, cuando Lloyd ejerce de médico rural, o cuando rivaliza con el supuesto sabio. Pero el plato fuerte es el tramo de "aventura" del film, sencillamente desternillante, en que el genial cómico adopta un doble papel de hombre valeroso y de loco vestido con sombrero, capa y barba postiza.

7/10
Now or Never

1921 | Now or Never

A una pobre niña sus ricachones padres no le hacen ningún caso. Compadecida, la niñera se la lleva en un breve viaje para ver a su novio sin que lo sepan los despreocupados papás. Pero, casualidades de la vida, el tren en que viajan los novios (él sin billete, por cierto), está ocupado también por el padre, por motivos de trabajo. Así que el viajero sin billete debe hacerse cargo de la niña.Este corto de Harold Lloyd tiene pasajes desternillantes, con la niña como 'leit-motif', cuando pide un vaso de agua, o cuando toca vestirla. También resulta divertido el modo en que Lloyd se hace con un billete o con una litera para dormir. Destacan las acrobacias del actor debajo y encima del tren, aquí evitando darse con un túnel cuando corre en dirección contraria a la del avance de la máquina.

7/10
La caza del zorro

1921 | Among Those Present

El joven botones de un hotel presenta elegantes ademanes señoriales. Lo que es aprovechado por un sinvergüenza que quiere camelar a una familia pudiente, haciéndolo pasar por un conocido lord experto en la caza del zorro. El chico se enamorará de la hija de tan distinguida familia.Divertido corto de Harold Lloyd, sobre todo cuando se inventa historias acerca de su supuestas proezas como cazador, por tierra, agua y aire, e incluso con peligrosas fieras, animado por unas cuantas copas. También demuestra que es un estupendo actor físico cabalgando sobre el peligro jamelgo Dinamita e incluso sobre una vaca.

6/10
Marino de agua dulce

1921 | A Sailor-Made Man

Un joven de posición acomodada, extremadamente indolente, se pasa el día en el club de campo holgazaneando. Un día se fija en una rica y bella heredera, y pide su mano al padre. Pero éste no acepta que su hija se una a alguien sin ocupación conocida. Para demostrar su valía, el chico se enrola en la marina, y viaja a Oriente, lo que coincide con el viaje de placer que su amada y un grupo de amigos hacen al mismo lugar.De nuevo Harold Lloyd demuestra su asombrosa vis cómica, junto a una gran capacidad de vertebrar gags de índole diversa en una historia sencilla. De modo que hay ocasión de reír en los prolegómenos, con un Lloyd con aires de superioridad sobre el resto de los mortales en el club, para pasar a su posición de marino de a pie en un barco, donde hay algún pasaje de cierto lirismo, a cuento de la amistad que traba con un colega con el que inicialmente se llevaba a matar. La apoteosis, también en el terreno de la acción, acontece en la India, cuando Lloyd debe rescatar a su amada de las garras de un marajá que la retiene en su palacio.

6/10
Siempre fuerte

1921 | Never Weaken

Harold es el secretario de un broker que está pared con pared con la consulta de un médico. Su recepcionista es la novia de Harold, que podría perder el empleo en cualquier momento, pues los pacientes escasean. Pero su amado ideará el método ideal para aumentar la clientela, provocando caídas y repartiendo tarjetas del médico a troche y moche. Lo que no evita un chasco cuando cree averiguar que su novia tiene otro pretendiente, lo que le empuja a intentar el suicidio.De nuevo Harold Lloyd entrega gags muy divertidos, a cuento de su cómplice acróbata, que simula caídas para atraer pacientes al doctor. El actor tiene ocasión para demostrar su buena forma física haciendo equilibrios en el exterior de un edificio, y a bordo de una viga que transporta un grúa, motivo por el cual cree estar ya en el cielo, lo que parece corroborar una estatua de piedra de un ángel en la fachada.

7/10
Number, Please?

1920 | Number, Please?

Chico que ha perdido chica intenta recuperarla, aunque tiene ante sí a un difícil rival. Alrededor de tan sencilla y universal prima Harold Lloyd protagoniza un divertido corto que arranca y termina en una feria de atracciones. Llama la atención la habilidad del cómico para engarzar gags y situaciones que aparentemente poco tienen que ver, pero que consiguen conformar una unidad carcajeante. Así, tenemos al protagonista, tirando al blanco enfadado, o paseando entre atracciones varias como el tiovivo, los espejos deformantes, o una prueba de fuerza; buscando a un perrito perdido, o haciendo lo imposible por hacer la llamada telefónica a que alude el título; o una tronchante persecución policia a cuento de un bolso robado, que siempre acabando, sin quererlo él, en manos de Harold Lloyd.

7/10
Harold Lloyd: el rey de la comedia

1916 | Harold Lloyd's Worlds Of Comedy, 1916-1920

Harold Lloyd fue una de las grandes estrellas cómicas del cine mudo, a la altura de Charles Chaplin y Buster Keaton. Este volumen recopila sus mejores cortos, protagonizados casi todos por "Gafitas", su más recordada creación. Destacan Harold director de un cine y El chef. En algunos aparece como seucundaria Mildred Davis, que se convirtió en esposa de Lloyd.

7/10

Últimos tráilers y vídeos