IMG-LOGO

Biografía

Fred Cavayé

Fred Cavayé

Filmografía
El juego (Le jeu)

2018 | Le jeu

Manual de un tacaño

2016 | Radin!

El profesor de violín y primer violinista de la orquesta local François Gautier gasta lo menos posible en sí mismo, hasta el punto de ir andando por no coger el autobús, comer poco, y no tirar nada aunque caduque... Y absolutamente nada en los demás, por ejemplo huye cuando se recolecta dinero para comprar un regalo por la jubilación de un compañero. Se resiste a cambiar incluso cuando se enamora de la mujer ideal, y acude a su casa una hija, cuya existencia ignoraba, que piensa erróneamente que se trata de un tipo desprendido. Mentirle a ambas para que no salgan huyendo no será una labor fácil. A la segunda va la vencida, al menos por esta vez. Fred Cavayé se salió en una ocasión del género que mejor se le da, el thriller, como ha demostrado en Cruzando el límite y Cuenta atrás, para incursionar en la comedia en el prólogo de la infame Los infieles. Vuelve a intentar hacer reír, pero ahora tiene a su favor que ha coescrito con otros autores un guión que aprovecha el carácter mezquino del personaje central, dando lugar a secuencias desternillantes, sobre todo en la que interpreta con la orquesta “Las cuatro estaciones”, pero también en cierta medida otras, como la del restaurante a la que ha invitado a la chica, o el improvisado discurso en... ¡una cena benéfica! Dany Boon le saca partido a que su personaje parece estar escrito sin duda pensando en él, y está bien secundado. Que nadie se llame a engaño, se trata de un film predecible, sin pretensiones, que parte de esquemas trillados, y acumula estereotipos. Pero tiene cierto mérito mantener el espíritu de la tradición cómica francesa (algunos momentos hacen recordar a Louis de Funès cuando estaba en forma), y más teniendo en cuenta que Hollywood renunció hace tiempo a retomar los senderos de sus ‘screwball comedies’. Además, encierra una pequeña reflexión sobre la necesidad de abrirse a los demás, y las consecuencias del egoísmo, que no oculta que se inspira en el clásico “Cuento de Navidad”, de Charles Dickens. 

6/10
Mea culpa

2014 | Mea culpa

Hace un tiempo que Simon dejó a tras su carrera de policía y ahora trabaja en una empresa de seguridad. Su vida se fue al traste cuando, borracho al volante, tuvo un accidente y mató a dos personas. Una temporada en la cárcel no ha servido para devolverle la paz y se siente incapaz de “llegar” hasta su mujer Alice y su hijo Théo, que le adora. Cuenta también con el afecto y el apoyo de Franck, su compañero de la policía, quien hace lo posible para que su amigo enderece su vida, reaccione, regrese del estado insensible en que se encuentra. Las cosas cambiarán cuando el pequeño Théo presencia un ajuste de cuentas de la mafia rumana. Su vida pende de un hilo. Tras cambiar de tercio en la desdeñable comedia Los infieles, el francés Fred Cavayé vuelve en este film a lo que mejor sabe hacer: contar historias criminales con ritmo y atmósferas realistas en donde los personajes se ven sometidos a una presión que no pueden controlar. Así lo hizo en Cruzando el límite –de la que hubo una estimable versión hollywoodiense titulada Los próximos tres días– y en la adrenalítica Cuenta atrás. Ahora, en Mea culpa reúne a los dos actores de sus dos mejores películas –Vincent Lindon y Gilles Lellouche– y entrega un más que apañado thriller con bastante enjundia, gracias a un guión que atrapa e interesa, aunque el punto de partida se haya visto en multitud de ocasiones, la más célebre de ellas quizá en Único testigo. Más allá de la acción, que la hay considerable, Cavayé crea una ambientación muy realista (las peleas son muy, muy verosímiles), y no sólo con esa fotografía apagada, nublada, sino en cuanto al interior de los personajes y las cuestiones que les mueven, esa “mea culpa” que los define. Y es que el trauma del protagonista es una constante que afecta a todos: a su colega Franck y, sobre todo, a su sufriente mujer Alice (magnífica la actriz y directora libanesa Nadine Labaki) y al chiquillo al que ha de proteger, de modo que además de intentar solucionar la angustiosa situación tiene por delante algo mucho más difícil: recuperar una vida echada a perder. Vincent Lindon es el perfecto actor para interpretar al traumado Simon, tipo de pocas palabras, pero de ideas claras; mientras que Gilles Lellouche convence cómo el amigo dispuesto a hacer lo que sea para no volver a perder a Simon.

6/10
Los infieles

2012 | Les infidèles

Comedia coral en torno a la infidelidad, impulsada por Michel Hazanavicius, que también ha dirigido uno de los episodios. Como otras creaciones colectivas, Los infieles tiene altibajos, si bien prima cierto sentimiento de decepción, sobre todo para espectadores que acudan con el recuerdo de The Artist, el trabajo inmediatamente anterior de Hazanavicius, ganador de cinco Oscar, con el que poco (o nada) tiene que ver. En todo caso, que cuenta con el protagonista de aquélla, Jean Dujardin, aquí en varios papeles, al igual que Gilles Lelouche (Pequeñas mentiras sin importancia), otro de los astros del cine francés. La parte de Hazanavicius se titula "La Bonne Conscience", con Dujardin como un patético individuo que durante un viaje organizado intenta ponerle los cuernos a su esposa, con la que ha discutido. Aunque algunos momentos tienen su gracia, y subyace la idea de que es importante mantener el amor estable a pesar de los bajos instintos, el cineasta parece haber buscado el extremo contrario a la elegancia de su película muda, sobre todo en la repetición de planos del actor principal masturbándose en su habitación de hotel. En la misma línea se sitúa "Lolita", de Eric Lartigau, sobre un dentista que mantiene una relación con una muchacha mucho más joven. La imposibilidad de que haya entendimiento entre un maduro, amante de los planes tranquilos, y una chica que prefiere el alboroto de las discotecas, y pasar el tiempo con los amigos, recuerda en cierta forma a la subtrama de Manhattan protagonizada por el propio Woody Allen, pero los resultados cinematográficos no están a la altura. El mejor segmento de Los infieles es sin duda "La Question", de Emmanuelle Bercot (una mirada femenina sobre el tema central se hacía necesaria), que tiene como protagonistas a Dujardin y a Alexandra Lamy, su esposa en la vida real. Después de que un amigo opine que la infidelidad está a la orden del día, una mujer le pide a su marido despreocupadamente que le confiese si ha estado con otra durante su matrimonio, lo que supuestamente ella toleraría, pues se siente moderna. Pero cuando él desvela que tuvo una amante, le provoca a su cónyuge –lógicamente– un ataque de celos... Es la única parte donde aunque también hay risas, se alcanza un tono dramático. Poco interés tiene "Les infideles anonymes", de Alexandre Courtes, en torno a un grupo de hombres que acuden a una sesión de terapia colectiva con una especialista, para tratar su adicción al sexo. Predominan los chistes tópicos con poca gracia. Cierra el conjunto "Las Vegas", prescindible crónica de la visita a Las Vegas de dos hombres casados deseosos de tener aventuras y que en realidad parecen sentir atracción el uno por el otro. Dirigida al alimón por Jean Dujardin y Gilles Lelouche, que encarnan a los dos personajes, logran un corto técnicamente impecable, pero con poco interés.

4/10
Cuenta atrás

2011 | À bout portant

Tras una trepidante persecución, Hugo es atropellado y llevados posteriormente a un hospital donde permanece sedado. Le cuida el enfermero Samuel, cuya mujer Nadia espera un niño, y que le salva la vida in extremis cuando un desconocido intenta asesinarle quitándole la respiración asistida. Los problemas de Samuel no han hecho más que empezar, pues unos desconocidos secuestran a su esposa encinta, y le exigen que se las arregle para sacar a Hugo del hospital, tarea no tan sencilla, pues está custodiado por un policía. Con Cuenta atrás, Fred Cavayé entrega un dinámico y entretenido film cortado por el mismo patrón que su anterior trabajo, Pour elle, que fue objeto de un remake hollywoodiense, Los próximos tres días. La idea es, una vez más, dejar sin resuello al espectador por el modo en que se le complica la vida a un pacífico matrimonio. Ello enmarcado en una trama de corrupción policial, donde un villano puede convertirse en inesperado aliado, y un supuesto servidor de la ley en el peor enemigo. El problema es que Cavayé fuerza demasiado la petición al espectador de que suspenda su incredulidad. Verdaderamente, una vez que Samuel saca a Hugo del hospital, no se justifica medianamente que Samuel y Nadia sigan enredados en una trama que no va con ellos, la idea de que son testigos incómodos no resulta fácil de aceptar. Tampoco el caos en que se convierte en cierto momento una comisaría, o la eliminación de personajes a sangre fría. Además, hay algo de regodeo en cierta violencia desagradable que no viene a cuento.

5/10
Cruzando el límite

2008 | Pour elle

De modo completamente inesperado, la vida de Julien y su esposa Lisa da un vuelco cuando ella es arrestada por asesinato y condenada a 20 años de prisión. Ante la ineficacia del sistema legal, y el modo en que afecta la cosa a la esposa –que intenta suicidarse– y a su pequeño hijo –casi autista–, Julien empezará a trazar un improbable plan de fuga movido sólo por el amor. Entretenido thriller que juega con la situación de personas normales sometidas a condiciones límite. Tiene buen ritmo y un reparto bien escogido, encabezado por el francés Vincent Lindon (Mademoiselle Chambon) y la alemana Diane Kruger (La búsqueda). En el año 2010 Cruzando el límite tuvo su remake hollywoodiense en la más que entretenida Los próximos tres días, protagonizada por Russell Crowe.

6/10
El juego (Le jeu)

2018 | Le jeu

Manual de un tacaño

2016 | Radin!

El profesor de violín y primer violinista de la orquesta local François Gautier gasta lo menos posible en sí mismo, hasta el punto de ir andando por no coger el autobús, comer poco, y no tirar nada aunque caduque... Y absolutamente nada en los demás, por ejemplo huye cuando se recolecta dinero para comprar un regalo por la jubilación de un compañero. Se resiste a cambiar incluso cuando se enamora de la mujer ideal, y acude a su casa una hija, cuya existencia ignoraba, que piensa erróneamente que se trata de un tipo desprendido. Mentirle a ambas para que no salgan huyendo no será una labor fácil. A la segunda va la vencida, al menos por esta vez. Fred Cavayé se salió en una ocasión del género que mejor se le da, el thriller, como ha demostrado en Cruzando el límite y Cuenta atrás, para incursionar en la comedia en el prólogo de la infame Los infieles. Vuelve a intentar hacer reír, pero ahora tiene a su favor que ha coescrito con otros autores un guión que aprovecha el carácter mezquino del personaje central, dando lugar a secuencias desternillantes, sobre todo en la que interpreta con la orquesta “Las cuatro estaciones”, pero también en cierta medida otras, como la del restaurante a la que ha invitado a la chica, o el improvisado discurso en... ¡una cena benéfica! Dany Boon le saca partido a que su personaje parece estar escrito sin duda pensando en él, y está bien secundado. Que nadie se llame a engaño, se trata de un film predecible, sin pretensiones, que parte de esquemas trillados, y acumula estereotipos. Pero tiene cierto mérito mantener el espíritu de la tradición cómica francesa (algunos momentos hacen recordar a Louis de Funès cuando estaba en forma), y más teniendo en cuenta que Hollywood renunció hace tiempo a retomar los senderos de sus ‘screwball comedies’. Además, encierra una pequeña reflexión sobre la necesidad de abrirse a los demás, y las consecuencias del egoísmo, que no oculta que se inspira en el clásico “Cuento de Navidad”, de Charles Dickens. 

6/10
Mea culpa

2014 | Mea culpa

Hace un tiempo que Simon dejó a tras su carrera de policía y ahora trabaja en una empresa de seguridad. Su vida se fue al traste cuando, borracho al volante, tuvo un accidente y mató a dos personas. Una temporada en la cárcel no ha servido para devolverle la paz y se siente incapaz de “llegar” hasta su mujer Alice y su hijo Théo, que le adora. Cuenta también con el afecto y el apoyo de Franck, su compañero de la policía, quien hace lo posible para que su amigo enderece su vida, reaccione, regrese del estado insensible en que se encuentra. Las cosas cambiarán cuando el pequeño Théo presencia un ajuste de cuentas de la mafia rumana. Su vida pende de un hilo. Tras cambiar de tercio en la desdeñable comedia Los infieles, el francés Fred Cavayé vuelve en este film a lo que mejor sabe hacer: contar historias criminales con ritmo y atmósferas realistas en donde los personajes se ven sometidos a una presión que no pueden controlar. Así lo hizo en Cruzando el límite –de la que hubo una estimable versión hollywoodiense titulada Los próximos tres días– y en la adrenalítica Cuenta atrás. Ahora, en Mea culpa reúne a los dos actores de sus dos mejores películas –Vincent Lindon y Gilles Lellouche– y entrega un más que apañado thriller con bastante enjundia, gracias a un guión que atrapa e interesa, aunque el punto de partida se haya visto en multitud de ocasiones, la más célebre de ellas quizá en Único testigo. Más allá de la acción, que la hay considerable, Cavayé crea una ambientación muy realista (las peleas son muy, muy verosímiles), y no sólo con esa fotografía apagada, nublada, sino en cuanto al interior de los personajes y las cuestiones que les mueven, esa “mea culpa” que los define. Y es que el trauma del protagonista es una constante que afecta a todos: a su colega Franck y, sobre todo, a su sufriente mujer Alice (magnífica la actriz y directora libanesa Nadine Labaki) y al chiquillo al que ha de proteger, de modo que además de intentar solucionar la angustiosa situación tiene por delante algo mucho más difícil: recuperar una vida echada a perder. Vincent Lindon es el perfecto actor para interpretar al traumado Simon, tipo de pocas palabras, pero de ideas claras; mientras que Gilles Lellouche convence cómo el amigo dispuesto a hacer lo que sea para no volver a perder a Simon.

6/10
Cuenta atrás

2011 | À bout portant

Tras una trepidante persecución, Hugo es atropellado y llevados posteriormente a un hospital donde permanece sedado. Le cuida el enfermero Samuel, cuya mujer Nadia espera un niño, y que le salva la vida in extremis cuando un desconocido intenta asesinarle quitándole la respiración asistida. Los problemas de Samuel no han hecho más que empezar, pues unos desconocidos secuestran a su esposa encinta, y le exigen que se las arregle para sacar a Hugo del hospital, tarea no tan sencilla, pues está custodiado por un policía. Con Cuenta atrás, Fred Cavayé entrega un dinámico y entretenido film cortado por el mismo patrón que su anterior trabajo, Pour elle, que fue objeto de un remake hollywoodiense, Los próximos tres días. La idea es, una vez más, dejar sin resuello al espectador por el modo en que se le complica la vida a un pacífico matrimonio. Ello enmarcado en una trama de corrupción policial, donde un villano puede convertirse en inesperado aliado, y un supuesto servidor de la ley en el peor enemigo. El problema es que Cavayé fuerza demasiado la petición al espectador de que suspenda su incredulidad. Verdaderamente, una vez que Samuel saca a Hugo del hospital, no se justifica medianamente que Samuel y Nadia sigan enredados en una trama que no va con ellos, la idea de que son testigos incómodos no resulta fácil de aceptar. Tampoco el caos en que se convierte en cierto momento una comisaría, o la eliminación de personajes a sangre fría. Además, hay algo de regodeo en cierta violencia desagradable que no viene a cuento.

5/10
Cruzando el límite

2008 | Pour elle

De modo completamente inesperado, la vida de Julien y su esposa Lisa da un vuelco cuando ella es arrestada por asesinato y condenada a 20 años de prisión. Ante la ineficacia del sistema legal, y el modo en que afecta la cosa a la esposa –que intenta suicidarse– y a su pequeño hijo –casi autista–, Julien empezará a trazar un improbable plan de fuga movido sólo por el amor. Entretenido thriller que juega con la situación de personas normales sometidas a condiciones límite. Tiene buen ritmo y un reparto bien escogido, encabezado por el francés Vincent Lindon (Mademoiselle Chambon) y la alemana Diane Kruger (La búsqueda). En el año 2010 Cruzando el límite tuvo su remake hollywoodiense en la más que entretenida Los próximos tres días, protagonizada por Russell Crowe.

6/10
Guerra de misses

2008 | La guerre des miss

Un grupo de vecinos del pueblo de Charmoussey se unen, para arrebatarle la victoria de Miss Regional a Super Charmoussey, una estación de esquí que ha ganado 22 veces seguidas. En este juego sucio vale cualquier artimaña, desde espiar hasta sobornar. Simpática pero ligera comedia de bajo presupuesto, con un guion poco elaborado y en algunos momentos extravagante. No triunfó y es considerada una obra menor en la filmografía de Leconte.

4/10
Point Blank

2019 | Point Blank

Los próximos tres días

2010 | The Next Three Days

La pesadilla de una familia corriente. Josh, profesor universitario casado con Lara, y con un niño, Luke, ha salido a cenar con su hermano y su mujer. Han discutido, pero nada del otro mundo. Al poco de volver a casa, la policía irrumpe intempestivamente, y se lleva detenida a Lara, a la que acusan de asesinato. Y en efecto, es condenada, pues todas las pruebas apuntan a que mató a una mujer en un aparcamiento. El tiempo pasa, y las distintas apelacionas no sirven de nada. Tan desesperado está Josh, que empieza a idear un plan de fuga para Lara. Lo que implica pensar no sólo en sacarla de la cárcel, sino en el traslado de la familia al completo a otro país. Paul Haggis (Crash, En el valle de Elah) escribe y dirige un dinámico y hitchcockiano remake de la reciente película francesa Pour elle. Se trata de un angustioso thriller contado desde el punto de vista de Josh, un tipo normal, no especialmente mañoso, que convencido de la inocencia de su esposa acometerá toda clase de acciones arriesgadas para devolverle la libertad. Su motivación, claro está, es el amor, él nunca duda de la esposa, porque la conoce; lo que no quita para que Haggis siembre interrogantes en el espectador. Quizá Haggis estira demasiado la trama en la parte que se refiere a los minuciosos preparativos de la fuga, pero lo hace con la idea de dar verosimilitud a lo que cuenta, se trata de no escamotear al espectador los muchos obstáculos con que se topa Josh, bien encarnado por el siempre convincente Russell Crowe. Desde los tratos con maleantes de diversa calaña, a la mirada preocupada de los padres de Josh, el distanciamiento de Luke de su madre... Es posible que en esta ‘obsesión’ excesiva por atar cabos el director haya tenido en la cabeza Un ciudadano ejemplar, hecha el año anterior y de temática comparable –se incide también en los errores del sistema a la hora de administrar justicia–, aunque bastante menos creíble. De este modo, cuando llega el último tercio de la película, la huida pura y dura, uno puede aceptar trucos y sorpresas destinados a despistar a sus perseguidores. Desde el punto de vista de guión y realización, destaca la escena de la autopista, un alarde de concatenar máximo peligro y tensa calma. Hemos hablado ya del buen trabajo de Crowe, pero conviene subrayar el completo acierto en el resto del reparto.

6/10

Últimos tráilers y vídeos