IMG-LOGO

Biografía

Isak Férriz

Isak Férriz

Isak Férriz

Filmografía
Bajocero

2020 | Bajocero

Invierno. Bajo cero. Noche cerrada. En mitad de una carretera despoblada, un furgón blindado es asaltado durante un traslado de presos. Alguien busca a uno de los presos y no parará hasta sacarlo. Su plan no tiene fisuras, no le importan las consecuencias, nada le va a detener. Pero Martín, el conductor del furgón, consigue atrincherarse dentro del cubículo blindado con los reclusos, convirtiéndose en su único obstáculo. Obligado a entenderse con sus enemigos naturales, Martín tratará de sobrevivir y cumplir con su deber en una larga noche de pesadilla que acabará haciendo que ponga en duda todos sus principios.

La mujer ilegal

2020 | La dona il·legal

En un momento de éxodos de población, grandes grupos de inmigrantes se instalan en el Estado español. Uno de los núcleos donde empezar de nuevo es Lleida, una ciudad llena de vida y dinamismo donde no faltan oportunidades. Pero donde hay luz, también hay oscuridad. Bajo la protección de la noche, subyace la otra cara de esta ciudad. Destacan las luces de neón de los prostíbulos, lugares donde los débiles no tienen más remedio que someterse a la tiranía de los fuertes. Fernando Vila (Daniel Faraldo) es un abogado en el ocaso de su carrera profesional que se dedica a ayudar a inmigrantes a conseguir sus permisos de residencia. La muerte de Zita Krasniqi (Klaudia Dudova), una joven clienta kosovar de Fernando, en el interior de las instalaciones de un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) lo cambia todo. Fernando decide aliarse con Fátima, una activista musulmana, para aclarar las circunstancias de esta turbia muerte que la burocracia del centro ha archivado como “suicidio”. En este proceso conoce a Juliet Okoro (Yolanda Sey), amiga de Zita, que está atrapada por una mafia que la obliga a prostituirse. Fernando se implica para liberar a Juliet de la mafia y legalizar su situación, pero se encuentra con un rival sin escrúpulos: Oriol Cadenas (Isak Férriz), un comisario de policía corrupto y racista que siente debilidad por Juliet.

Las distancias

2018 | Les distàncies

Dos hombres y dos mujeres llegan a Berlín procedentes de Barcelona en un viaje relámpago de fin de semana. El motivo es darle una sorpresa a otro amigo común, compañero de universidad, que ahora vive en la capital alemana y que cumple 35 años. Pero cuando llegan a su destino no son recibidos precisamente con entusiasmo. Parece que la sorpresa le ha pillado al “berlinés” con el pie cambiado. Una película muy del siglo XXI, donde las relaciones y las amistades están a menudo confeccionadas con tres puntadas, prestas a ser deshilachadas con el primer forcejeo. Rodada con gran realismo, con la cámara a la altura de los personajes, siguiéndoles uno a uno con la cámara, con apagada luz natural, la directora Elena Trapé (Blog) entrega una radiografía bastante deprimente sobre treintañeros que se acercan a los cuarenta, personas desubicadas emocional y vitalmente, incapaces de desprenderse del pasado, de ponerse en el lugar del otro, de afrontar sus miedos, de sentirse amados en momentos difíciles. Ese planteamiento servido con indudable sobriedad, diálogos directos y silencios incómodos, con adecuado uso de la elipsis, logra transmitir ese estado de soledad y aislamiento que en el fondo embarga a todos los personajes, esas distancias del título, no tanto geográficas sino personales. Pero puede achacarse a Trapé que no propone ninguna salida, un mínimo asidero para no hundirse en el pozo de la desidia y la desesperanza que invaden a un segmento de población que sufre profundamente las consecuencias de la crisis de valores. Rodada íntegramente en Berlín en catalán, español e inglés, cuenta con veraces interpretaciones del reducido reparto, encabezado por una destacada Alexandra Jiménez y por un deprimido Miki Esparbé fuera de sus roles habituales.

5/10
Gigantes

2018 | Gigantes | Serie TV

La familia Guerrero. Que mueve droga por España y Portugal. Un clan que tiene al frente al patriarca Abraham, con sus cuarteles generales en el Madrid más castizo, en pleno rastro. Ante la muerte de la madre, siendo los tres hijos unos críos, el duro progenitor sólo permite escasas lágrimas el día de la defunción, y nunca más. Ya adultos, y cada uno según su carácter, se ven influidos por el negocio de la familia. Daniel es el que más sigue los pasos del padre, aunque con estilo diferente, adaptado a los nuevos tiempos. Tomás es más de mover negocios honrados "tapadera", y su casamiento con una gitana, con la que tiene una niña, no es bien visto por Abraham. Finalmente está el pequeño, Clemente, que querría dedicarse al boxeo, pero su personalidad, poco decidida, puede hacer pensar que jamás hará realidad sus anhelos más profundos. La serie sigue a los personajes a lo largo de los años, incluido el declive de Abraham, finalmente anclado en una silla de ruedas. Miniserie televisiva de Movistar+ de trama familiar gangsteril, conviene decir que los Guerrero no son los Corleone, que José Coronado no es Marlon Brando, y que Enrique Urbizu no es Francis Ford Coppola. Pero si se hace abstracción de las odiosas comparaciones padrinescas, y de algún que otro cliché, podemos hablar de una producción vistosa, con empaque, rodada con estilo y ritmo, que se sigue bien. A Urbizu debe el cine español la incursión de nivel en el cine de género, especialmente el thriller, en una época en que no estilaba y había complejos ante el cine de Hollywood, con Todo por la pasta y lo que vino después demostró que se podía seguir esa senda, con notas típicamente hispanas. Aunque Urbizu ya probó el formato de serie con la fallida Las aventuras del capitán Alatriste, quizá no acaba de dominarlo del todo, hay transiciones algo bruscas, aunque aquí se le ve más suelto. Lo que está claro es que logra escenas impactantes, de rivalidades, peleas, tiroteos y venganzas, y maneja un reparto ajustado donde vuelve a apostar por Coronado.

6/10
Lobos sucios

2015 | Lobos sucios

Los años de la Segunda Guerra Mundial. Aunque España se mantiene neutral, una mina de wolframio en Galicia, donde trabajan presos políticos entre otros, provee del preciado mineral a la Alemania nazi, lo que trae pingües beneficios a la zona. Pero dos hermanas muy distintas, Manuela y Candela, tomarán conciencia de que el wolframio sirve para construir armas, y respaldarán los intentos de una resistencia extranjera clandestina de sabotear la explotación minera. Intento hispano de contar una historia al estilo de las de la Francia ocupada en la Segunda Guerra Mundial,a cargo del debutante en el largo Simón Casal. Está inspirada vagamente en hechos reales. Pero no lo parece. Acumula tópicos, entrega personajes estereotipados, no logra ocultar un presupuesto justito, y resulta poco creíble en muchas de las situaciones planteadas y en su historicidad. Una lástima, pues podía ser un producto digno, aparte de que el paraje natural donde se ha rodado es impresionante. Ni la Manuela medio meiga y Matahari aficionada, ni la Candela protectora de judíos –a pesar de que "el cura dice que son los que mataron a Jesús"–, convencen, a pesar los esfuerzos de Marián Álvarez y Manuela Vellés. Y se yerra el tiro al mostrar una España asimilada a la Francia ocupada por los nazis, donde se supone que están cazando judíos, como Pedro por su casa, y en que se podría extraer la falsa conclusión de que el franquismo los entregaba a los alemanes.

2/10
Citas

2015 | Cites | Serie TV

La serie está  formada por 13 episodios de 45 minutos y aborda el mundo de las citas a ciegas en torno a 24 personajes que se irán cruzado y reencontrando a lo largo de la temporada. En cada capítulo se mostrarán dos citas donde se harán evidentes los miedos, los secretos y las expectativas de unos protagonistas que buscan amor, sexo o simplemente no estar solos.

Tras un primer encuentro a través de una web de contactos, los personajes se verán cara a cara, llenos de inseguridades pero también de esperanzas.
Así conoceremos diferentes historias: la de una maestra de primaria que ve cómo se acercan los 40 y sus planes de vida se vuelven a posponer; la de un joven viudo y padre de tres hijas que desea encontrar otra vez el amor; la de una ‘scort’ que intenta cambiar su manera de relacionarse con los hombres; o la de una chica que necesita resolver las dudas sobre su sexualidad antes de casarse.

Los últimos días

2013 | Los últimos días

Los barceloneses David y Àlex Pastor debutaron en el largometraje con Infectados, producción estadounidense de Paramount sobre un virus que devastaba a la humanidad. También se adscribe al género apocalíptico su segundo trabajo, Los últimos días, esta vez bajo bandera de su propio país, y rodada en español, que parte de un guión de los propios hermanos. Los últimos días parte del supuesto de que por razones inexplicadas los seres humanos han adquirido una variedad extrema de agorafobia que les impide abandonar los espacios cerrados. El que lo intenta muere por un ataque de pánico. Marc, un informático que sobrevive encerrado con sus compañeros de trabajo en su propia oficina, se aventura por el metro y las alcantarillas, pobladas de vagabundos desesperanzados, para buscar a su novia con ayuda de Enrique, su antiguo superior, que cuenta con un GPS, lo que se ha convertido en una preciada posesión. Se le pueden sacar defectos, sobre todo su extremada falta de originalidad, pues desarrolla en clave de thriller la misma idea de El ángel exterminador, mientras que las diferentes secuencias homenajean progresivamente a títulos como Soy leyenda, Hijos de los hombres, The Road (La carretera), Mad Max, más allá de la Cúpula del Trueno y hasta aparece de buenas a primeras un oso que trae a la memoria la serie Perdidos. También algunos segmentos (sobre todo el encuentro fortuito con el personaje de Leticia Dolera) resultan excesivamente efectistas y sus dos horas de metraje se hacen innecesarias. Pero Los últimos días acierta al apuntarse al camino que más alegrías puede dar al cine español, el de las producciones de género de calidad con la vista puesta en el mercado, al estilo –salvando las distancias– de las películas de Juan Antonio Bayona. Técnicamente impecable en todos sus aspectos, cuenta con una lograda y sugerente ambientación de una Barcelona devastada que evidencia un buen uso de los efectos digitales y un presupuesto ajustado. Incluye alguna secuencia de acción, no especialmente memorable, pero con un nivel impensable en la mayoría del cine español hasta el momento. Encabezan el reparto de Los últimos días los expresivos Quim Gutiérrez, José Coronado y Marta Etura –con una presencia menor–, que se han trabajado a fondo a sus personajes. Además, tiene un toque esperanzador y reflexiona de forma positiva sobre la necesidad de afrontar los miedos personales.

6/10

Últimos tráilers y vídeos