IMG-LOGO

Biografía

Jacki Weaver

Jacki Weaver

73 años

Jacki Weaver

Nació el 25 de Mayo de 1947 en Sydney, New South Wales, Australia

Veterana de las tablas australianas

03 Febrero 2011

Jacki Weaver es una actriz australiana que ha dedicado su vida al teatro, la televisión, y en contadas ocasiones al cine. Será recordada a nivel internacional por su papel en la gran pantalla de matriarca de una familia, un tanto peculiar, en Animal Kingdom.

Jacqueline Ruth Weaver nació en Sydney (Australia) el 25 de mayo de 1947. Desde muy joven adquirió un enorme interés en la interpretación. A los 19 debutó en Wandjina!, una serie de ciencia ficción que no tuvo repercusión fuera de Australia, y desde entonces se convirtió en una presencia habitual de la televisión de su país.

Tuvo éxito en todo el mundo una de sus películas, la magistral Picnic en Hanging Rock, donde su papel era muy secundario. Dirigida por Peter Weir, narraba la excursión de las alumnas de un internado a la montaña de Hanging Rock, donde tres de las chicas y una profesora se extravían.

Sin embargo, su presencia en el cine es más bien ocasional, pues su verdadera pasión es el teatro. Así, ha llegado a interpretar más de cien obras sobre las tablas. Pero nunca ha dejado de aparecer en series en Australia, como Division 4 o The Last of the Australians.

El mayor éxito de su carrera fílmica ha sido Animal Kingdom, donde interpreta a la madre de una familia de criminales de poca monta, que acoge a su nieto en su casa. “El director me dijo que había escrito el personaje pensando en mí. A veces cuando te dicen eso y lees el guión piensas, ¿pero realmente me ven así? Pero en este caso se trataba de un personaje muy interesante, sabía que sería todo un reto el adentrarme en ella y descubrir qué la motivaba y darle vida”, recuerda. Su apuesta ha obtenido frutos, pues este trabajo ha sido recompensado con una candidatura al Oscar a la mejor actriz secundaria.

Filmografía
La maldición (The Grudge)

2020 | The Grudge

Tras perder a su marido, como consecuencia del cáncer, la agente de policía Muldoon trata de sacar adelante en solitario a su hijo. Con su nuevo compañero, Goodman, investiga la aparición de un cadáver en un coche. La víctima provenía de una casa que Goodman conoce muy bien, pues fue el escenario de otro crimen que investigó en su día, y además, allí ocurren fenómenos inexplicables. Y es que años atrás, se mudó al inmueble el matrimonio formado por Peter Spencer y Nina, que esperaba su primer bebé. Nicolas Pesce ha destacado por su originalidad con sus dos primeros trabajos, Piercing y The Eyes of My Mother. Ahora, le han reclutado para un proyecto más convencional, el reinicio de la franquicia compuesta hasta ahora por el subproducto para vídeo Ju-On (La maldición) (2000), su remake para salas de cine, La maldición (Crudge) (2002), y la versión de Hollywood, El grito (2004); las tres –incluso la americana– estuvieron dirigidas por el japonés Takashi Shimizu. El propio Pesce ha escrito el guión con Jeff Buhler, especialista en terror no demasiado solvente, a juzgar por títulos como Cementerio de animales y The Prodigy, cuyo punto flaco precisamente era su libreto. Tampoco en esta ocasión la trama es demasiado sólida, se diría que entrecruza las peripecias de los diversos personajes que han pasado por la casa porque ninguno de ellos da mucho de sí. En realidad, los filmes precedentes tenían el mismo defecto, si bien Shimizu sabía suplir las carencias argumentales a base de sustos bien compuestos, lo que no sabe hacer tan bien su sucesor. Al menos, al realizador se le da bastante bien la ambientación sugerente, y dirigir a los solventes actores de diversos países con los que ha contado. Éstos logran el prodigio de superar el escollo de que, sobre el papel, sus personajes son meros estereotipos. Es el caso de la británica Andrea Riseborough (Muldoon), el mexicano Demián Bichir (Goodman) y la australiana Jacki Weaver (dudosa especialista en eutanasia).

5/10
Penguin Bloom

2020 | Penguin Bloom

La historia de Sam Bloom, una joven madre que vive feliz con su marido y sus tres hijos. Un día un accidente la deja paralítica. Mientras ella y su familia luchan por adaptarse a su nueva situación, un aliado improbable se presenta en sus vidas en forma de un pájaro herido al que llaman Penguin por el color de su plumaje. La llegada de este animal es una distracción bienvenida para la familia Bloom, que finalmente marca una gran diferencia en Sam, enseñándola a vivir de nuevo.

Mejor que nunca

2019 | Poms

Diagnosticada de cáncer, Martha se niega a recibir tratamiento. Decide vender sus pertenencias y abandonar Nueva York para ingresar en Sun Springs, una comunidad de jubilados, donde conoce a nuevas amigas como la pícara Sheryl, que organiza timbas de póker, pese a que están prohibidas por la organización. Una vez instalada, Martha propone a sus compañeras del lugar formar un equipo de animadoras, ya que deseaba formar parte de uno en su juventud, pero no pudo hacerlo por tener que cuidar a su madre enferma. La directora de documentales Zara Hayes (Dian Fossey: Secrets in the Mist) debuta en el largometraje de ficción con un producto poco ambicioso, al servicio de Diane Keaton, que habla con un tono muy amable de la fase final de la vida. Acierta al resaltar que a cualquier edad se puede luchar por aprender y sacar adelante los viejos sueños, con el tono positivo propio de lo que en Hollywood consideran una ‘feel good movie’, estilo Ahora o nunca, donde Jack Nicholson y Morgan Freeman intentan llevar a cabo todo lo que les ha quedado pendiente, aunque aquélla estaba mejor resuelta. Se echa de menos algún momento un poco trascendente; al fin y al cabo la protagonista está a punto de morir, y no parece que tenga ninguna duda o preocupación sobre qué será de su alma. Tampoco se conocen demasiados datos sobre ella, ni siquiera si existe alguna razón por la que haya decidido no seguir los dictámenes de los médicos. Diane Keaton sigue en la misma línea desde que en los ochenta dejara de esforzarse dejando atrás películas como La chica del tambor, para especializarse en subproductos. De hecho, luce sus gafas habituales y la ropa de siempre, en un personaje intercambiable por cualquier otro que haya hecho en los últimos años. De sus acompañantes sólo parece echarle un poco de pasión la australiana Jacki Weaver, porque otras veteranas como Rhea Perlman o Pam Grier, ni siquiera intentan darle tridimensionalidad a sus personajes.

4/10
Zeroville

2019 | Zeroville

Entre amor al cine, cinefilia, afición al cine y mitomanía, existe un amplio rango de mayor o menor vinculación con el Séptimo Arte. Algunos espectadores buscan pasar el rato con las películas, otros incluso piensan que son una invitación a la reflexión, pero los que hay que las convierte en algo tan necesario para vivir como el aire que respiramos. A esta categoría pertenece Vikar, el protagonista de Zeroville, la nueva película de James Franco. El extremismo fílmico de Vikar se presenta ya desde los primeros compases de Zeroville, el personaje, con el pelo cortado al cero, tiene grabado en la nuca un tatuaje de sus admirados Montgomery Clift y Elizabeth Taylor, su película favorita es Un lugar en el sol, y él mismo en efecto también busca su sitio a la luz del astro que nos ilumina, y piensa que tal lugar sólo puede encontrarse en Hollywood. Arquitecto frustrado, le acompaña en su habitación de un hotel –una que antaño ocupó Monty– la maqueta de una iglesia por él diseñada tiempo atrás. Tal vez esa fe le decepcionó, no se nos aclara este punto, pero ahora vive para el cine, es capaz de citar con soltura nombres de directores y películas, aunque no había visto cine hasta tiempos muy recientes, y se abriendo paso en lo profesional, hasta el punto de ser requerido para montar una película de corte erótico, donde actúa la mujer a la que ha sublimado, Soledad, que le hace evocar a la Taylor. Franco ambienta la película a finales de los 60, la misma época en que Tarantino sitúa Érase una vez en... Hollywood, hasta se menciona el asesinato de Sharon Tate, aunque el tono es muy diferente. Resulta difícil hablar en este caso de nostalgia romántica, a pesar de los numerosos guiños cinéfilos, y predomina en cambio un tono entre alucinado y disparatado, en que se anticipa la llegada del nuevo Hollywood, con presencias juveniles de Martin Scorsese, Francis Ford Coppola y Steven Spielberg. Se pinta con cariño a algunos mentores de Vikar, y se fustiga a la figura del productor que no tiene en verdadera consideración a las personas ni a las películas que hacen. Estamos decididamente ante una propuesta bizarra, que seguramente tiene el tono que el director pretende, pero que resulta bastante banal y vacía, ya sea en la subtrama romántica, en la cuestión de Soledad y su hija, en la idea de que la única eternidad a la que podemos aspirar reside en los fotogramas de las películas.

4/10
Viudas

2018 | Widows

Chicago. Los cuatro criminales implicados en un audaz golpe, mueren carbonizados cuando se enfrentaban a la policía. Dos millones de dólares se han esfumado convirtiéndose en cenizas, y Jamal Manning, un gángster afroamericano que busca la honorabilidad postulándose a concejal de uno de los distritos más conflictivos de la ciudad, contaba con ellos para financiar su campaña, que le enfrenta a Jack Mulligan, hijo del concejal actual Tom, ambos pertenecientes a una saga familiar habitual en los círculos de poder municipales. Con uno de sus matones Jamal presiona a Veronica, viuda de Harry Rawlings, líder de la banda caída, para obtener su dinero. Junto a las otras tres viudas, y para escapar del lazo en que les dejaron atrapadas sus maridos muertos, retomarán los planes que había trazado Harry para ejecutar otro golpe que podría valerles cinco millones de dólares. Potente adaptación de la novela homónima de Lynda La Plante, que ya había sido adaptada como miniserie británica en 2002, de la mano de Geoffrey Sax. La nueva versión cuenta con la pluma de otra novelista con recientes y exitosas adaptaciones de su obra para cine y televisión, Gillian Flynn (Perdida, Heridas abiertas), que ha trabajado en el libreto con el director del film, Steve McQueen. Sorprende la solidez del guión, que depara muchas sorpresas inesperadas, perfectamente introducidas, y lo bien dibujados que están los personajes femeninos, esto sí que es empoderamiento de la mujer a través del thriller y el subgénero de las películas de robos, y no la convencional Ocean's 8. La película combina bien la intriga con los dramas personales, y los temas de fondo de la corrupción, el gangsterismo, la manipulación, las familias desestructuradas, las tragedias que a todos nos tocan en lo más hondo, a veces rompiéndonos el alma. Viola Davis, Michelle Rodriguez y Elizabeth Debicki encarnan muy bien lo que es la lucha por la supervivencia, y las tres tienen escenas de alto calado dramático. Aunque estamos ante uno de esos filmes que bien merecerían un premio a todo su reparto, están muy bien escogidos los actores para los roles de padre e hijo concejales, Robert Duvall y Colin Farrell, el cabecilla de los ladrones, Liam Neeson, el candidato negro Brian Tyree Henry, su hermano matón Daniel Kaluuya, la niñera peluquera reconvertida en conductora Cynthia Erivo, y aún podríamos citar a más, hasta las partes más pequeñas están tratadas con esmero.

7/10
Irreplaceable You

2018 | Irreplaceable You

A ciegas

2018 | Bird Box

Adaptación de una terrorífica novela de Josh Malerman narrada en dos tiempos. Por un lado seguimos a Malorie en compañía de dos niños, los tres llevan habitualmente una venda en los ojos, y emprenden el peligroso descenso de un río caudaloso en una frágil barquichuela. Por otro lado nos remontamos a cinco años atrás, cuando se produce a escala mundial una extraña epidemia de suicidios por todo el mundo, algo que se produce por desconocidas razones cuando se mira en el exterior al sol. Un grupo variopinto de personajes, entre los que se cuenta Malorie, logran encontrar refugio. Ella está embarazada, aunque en ese momento no tenía muy claro cómo afrontar su maternidad, y de hecho estaba dando vueltas a la posibilidad de dar a su hijo en adopción. Si alguien decidiera hacer una pentalogía de películas de terror basadas en los cinco sentidos, Un lugar tranquilo podría ser la primera entrega, centrada en el oído, y A ciegas la secuela, giraría alrededor de la vista. Pero como las comparaciones son odiosas, las que nos ocupa sale mal parada con respecto a la película de John Krasinski, que estaba muy lograda. Susanne Bier es una buena directora, pero su film resulta excesivamente largo y reiterativo. Realmente la estructura narrativa no está muy justificada, la película podría haberse narrado linealmente, y nada cambiaría de modo sustancial. Tiene interés el conflicto de la protagonista en torno a la asunción de la maternidad, llamar "niño" y "niña", sin nombres auténticos, a los chavales con los que Malorie intenta encontrar un lugar seguro, y el cambio de denominaciones al final, habla con inteligencia de la personalización y asunción de responsbilidades. Sandra Bullock se esfuerza con su personaje, pero a ratos se hace algo antipática, y lo mismo sucede con otros que comparten su angustia, como el que interpreta John Malkovich. Hay algunos buenos pasajes terroríficos, en torno a la luz, y los pájaros de la jaula que dan título original al film, tienen una interesante presencia. Pero también se abusa de una violencia algo exagerada, los ataques con tijeras duelen como si la directora se las clavara al espectador.

5/10
Out of Blue

2018 | Out of Blue

The Disaster Artist

2017 | The Disaster Artist

Una película que parte de hechos auténticos, de las andanzas de un director de esos que, al estilo Ed Wood, son definidos como el peor de la historia, o que han hecho el mayor bodrio de todos los tiempos. Lo que permite situaciones humorísticas muy divertidas. Pero a la vez, se atrapa la pasión por el oficio, la ilusión por convertir en celuloide –ahora también en soporte digital– esas historias que bullen en el espíritu de uno, quien considera que deben ser contadas y conocidas por el público. Lo patético y risible reviste cierta grandeza, que merece ser destacada, hasta con alguien con tan poco talento como Tommy Wiseau, director de The Room. De origen incierto –él decía que era de Nueva Orleans a pesar de su imposible acento, según IMDb nació con el nombre de Piotr Wieczorkiewicz en Poznan, Polonia, en 1955– vemos en The Disaster Artist que aspira a lo más alto de la carrera artística, ser actor y director de cine. Pero no trata de realizar su sueño hasta que encuentra un alma gemela, una suerte de hermano con todo el ímpetu de la juventud, que sienta lo mismo. Se trata de Greg Sestero, con quien conecta inmediatamente, de modo que ambos marchan juntos a Los Angeles. Tras intentos infructuosos para conseguir trabajo, será el propio Wisau quien ponga en marcha su propia película con guión escrito por él, The Room, que financia gracias a su nutrida cuenta corriente, nadie sabe de donde ha podido sacar el dinero. El actor James Franco es el responsable de este film, bien llevado, donde también él es protagonista junto a su hermano Dave. La Concha de Oro ganada en San Sebastián resulta totalmente razonable, aunque podía haber ido a parar a otros títulos con méritos no tan distantes. Y aunque el tono de la película de Tim Burton es diferente, un aura de romanticismo envuelve Ed Wood, lo cierto es que son inevitables las comparaciones, y la película citada es indudablemente mejor. Todo el mundo sabe que James Franco no para quieto un momento, a su inicial carrera de actor ha sumado la de director y productor, en la que sobreabundan los proyectos, algunos ya realizados. Esa pasión por la profesión de cineasta es lo que sin duda le ha cautivado de la estrafalaria personalidad de Tommy Wiseau, que suple su falta de talento con el entusiasmo puro y duro. Puede ser raro, egocéntrico, celoso, de carácter imposible, pero su determinación para hacer lo que desea, sin dejar que le afecte la pésima opinión que tienen de él los demás como cineasta, resulta admirable, y es que nunca se viene abajo. Y cuando está a punto, ahí está la amistad de Greg Sestero, quien resiste lo loco y absurdo que parece un proyecto que podría echar por tierra su trayectoria futura, de un artista desastre sólo cabe esperar una película desastre. La película logra su propósito, contagiar el amor al cine y por ende a la propia profesión a través de alguien que no es el mejor ni mucho menos, pero que lo intenta. La paradoja de que la chapuza pueda caer en gracia engancha, aunque al mismo tiempo deja la sensación de que este “así se hizo” dramatizado no da para tanto. Podría uno preguntarse por qué James Franco, que interpreta a Tommy, ha decidido que su hermano encarne a Greg Sestero. Todo apunta a subrayar la metáfora de que tenemos a unos “hermanos del alma”, de los que al principio se acentúa su innegable parecido físico. En cambio, a medida que discurre la narración y surgen los problemas, las diferencias en su aspecto son más marcadas, uno sigue en las nubes, mientras que el otro quiere pisar el suelo.

6/10
La ciudad secreta

2016 | Secret City | Serie TV

Intriga política a la australiana. Después de que una activista política se prendiera fuego a lo bonzo en Beijing, para ser luego recluida en prisión, aparece un conocido suyo abierto en canal en un lago próximo a Camberra. La periodista Harriet Dunkley se encuentra en los alrededores remando, y con su olfato profesional detecta que hay noticia. Más compleja de lo que se imagina, pues las fotos que toma con su móvil son interceptadas y borradas un hacker. De modo que recurre a Kim, un travesti que trabaja en los servicios secretos australianos, y su fuente secreta ahí, para que le eche un cable en su investigación. A medida que ahonda la madeja se enreda, el mismísimo ministro ha tenido manejos inconfensables con los chinos. Se trata de una serie de factura impecable, que se basa en las novelas de Steve Lewis y Chris Uhlmann. Aunque con adecuado aire de intriga, no inventa la pólvora, y los personajes son un tanto planos, de modo especial sus convencionales relaciones sentimentales. El protagonismo es para Anna Torv, rostro visto en series interesantes como Fringe y Mindhunter.

5/10
Equals

2015 | Equals

Magia a la luz de la luna

2014 | Magic in the Moonlight

Años 20 del pasado siglo XX. Stanley es un afamado mago británico que, caracterizado como oriental, sorprende con sus trucos a medio mundo. Pero es un tipo racionalista, que rechaza cualquier cosa que huela a sobrenatural, no cree en Dios ni en espíritus, y disfruta desenmascarando a cualquiera que se atreva a decir que tiene dotes de adivinación o de hablar con fantasmas. Su amigo y colega Howard le propone conocer en la Provenza francesa a la joven americana Sophie, quien asistida por su madre tiene obnubilada por completo a una adinerada familia, con la idea de que la ponga en evidencia. Y aunque Stanley está convencido de que está ante una embaucadora, ésta resulta ser demasiado buena, y hasta empiezan a entrarle las dudas de si no habrá dado por fin con alguien capaz de poner sus convicciones patas arriba. Woody Allen vuelve a hacerlo. Una vez más. Fiel a su cita anual. El cinesta, director y guionista, entrega una fábula deliciosa, muy suya, donde sabe dar vueltas y revueltas a la idea de si hay algo más de lo que detectan nuestros cinco sentidos, existe Dios o no –o al menos algo que podamos llamar "magia", capaz de animarnos la existencia y darle sentido–, he ahí el dilema. Puede parecer que Allen apenas araña la cuestión, o que la trivializa, pero encarna como nadie la añoranza, el deseo, de saber que alguien se ocupa de nosotros. Nos hemos acostumbrado tanto a las genialidades del neoyorquino bajito, que si no nos entrega algo que se acerque a lo sublime, parece que nos quedamos insatisfechos. El hecho es que su film funciona como un perfecto mecanismo de relojería en el juego que Allen se lleva entre manos, envolviéndolo de un delicioso halo romántico, con bromas y sorpresas de buena ley, sembrando las dudas que el mismo director alberga en su interior. Resulta muy adecuada esa andanada a los intelectuales sabelotodos, tan egocéntricos que incluso cuando cambian su punto de vista, lo hacen para admirarse a sí mismos, por lo abiertos que estarían a nuevos conocimientos (aunque nunca estarán abiertos a las personas que tienen al lado, y así acabará luciéndoles el pelo). Again, Allen potencia a grandes actores a los que no había acudido hasta la fecha para su film, en Magia a la luz de la luna, Colin Firth se encuentra muy a gusto, Emma Stone resulta encantadora, y a muchos secundarios –Simon McBurney, Eileen Atkins, Hamish Linklater...– da gloria verlos. 

7/10
The Voices

2014 | The Voices

Jerry vive en un piso con la única compañía de su perro Bosco y de su gato Mr. Whiskers. Hasta aquí todo parece normal, pero cuando conoce a la bella Fiona, nuestro protagonista llega a su casa y no duda en contarle a sus animales de compañía sobre el encuentro. Evidentemente, ellos contestan. Marjane Satrapi y un soberbio Ryan Reynolds nos brindan una de las perlas del pasado Sundance.

Secuestrada

2014 | Reclaim

Shannon viaja con su marido a Puerto Rico para adoptar una niña; sin embargo, las cosas no serán fáciles y descubrirán que la agencia de adopción no es trigo limpio. Thriller dramático medianamente entretenido, pero de insulso desarrollo y del que se espera más debido sobre todo al solvente reparto, con rostros tan conocidos como el de John Cusack, Ryan Phillippe o Rachelle Lefevre.

4/10
Gracepoint

2014 | Gracepoint | Serie TV

Adaptación para Estados Unidos de la serie británica Broadchurch, a cargo de su mismo creador, Chris Chibnall. La acción se traslada a un pueblecito costero de California, donde nunca pasa nada, hasta que pasa. La detective de la policía Ellie Miller no está nada contenta de que le hayan asignado a un superior recién llegado, el seco y algo obsesionado con el trabajo Emmett Carver. Su incapacidad de tratar con las personas, es puesta a prueba cuando aparece en la arena de la playa, como si lo hubieran arrojado desde un acantilado, el cadáver del chaval de doce años Danny Solano. Porque frente la sensibilidad de Ellie, que conoce a todos los lugareños –de hecho Danny era el mejor amigo de su hijo Tom–, Emett muestra poca mano izquierda con las personas, empezando por su propia subalterna. La miniserie de diez capítulos tiene todos los ingredientes para enganchar. Por supuesto, está la propia investigación policial, con la intriga de quién será el culpable del asesinato, y el choque de caracteres entre los dos personajes principales, los detectives de caracteres tan diferentes. Pero también la presentación de los distintos personajes, con sus secretos inconfensables y pequeñas mezquindades, junto al sufrimiento de la familia del fallecido, y el modo en que queda alterada la vida de los diversos sospechosos: de modo que seguimos la pista al alquilador de piraguas al que da vida Nick Nolte, al sacerdote, al misterioso mochilero, a la vieja de la caravana –una siniestra Jacki Weaver– a la chica del hotel, a la periodista de San Francisco y a los periodistas locales, a los distintos policías, etcétera, que conforman un microcosmos de tipos humanos, con los que el espectador puede empatizar, donde chocan los modos provincianos con los propios de la gran ciudad.

6/10
Stoker

2013 | Stoker

India Stoker se encuentra desconsolada, pues justo el día que cumplía 18 años, su padre, al que estaba muy unida, ha muerto accidentalmente, carbonizado en su coche. Su madre Evelyn es una mujer frívola y desustanciada, que poco le ayuda a sobrellevar la situación. Para colmo de males ha aparecido por sorpresa en las honras fúnebres el tío Charlie, hermano de su padre, y cuya existencia India simplemente ignoraba. Aparentemente encantador, el tío Charlie decide quedarse en el hogar de India y Evelyn una temporada, lo que la joven que acaba de inaugurar su mayoría de edad no acaba de llevar demasiado bien. Debut hollywoodiense del coreano Park Chan-wook, rarito cineasta al que chiflan las historias malsanas, y responsable de títulos como Oldboy y Simpathy for Mr. Vengeance. Para la ocasión maneja un guión escrito por Wentworth Miller, el protagonista de Prison Break, que se estrena en labores de pergeñar libretos de película. Stoker parece material ideal para Chan-wook, y que seguramente ha hecho más suyo todavía de lo que era sobre el papel; en el film llaman la atención los numerosos guiños hitchcockianos, pues además del tío Charlie que remite a La sombra de una duda, y que físicamente recuerda al Norman Bates de Psicosis, tenemos una cabina deudora de Los pájaros, y una chorro de agua de una ducha, entre otras referencias innegables. El cineasta coreano rueda muy bien, y crea en Stoker una de esas atmósferas inquietantes en las que es especialista. Resulta muy plástico, esas florecillas salpicadas de sangre, aunque no faltan tampoco los toques algo sádicos, como Mia Wasikowska reventándose una ampolla del pie. Pero la trama en torno al mal y/o la locura es poca cosa, en realidad pura excusa para entregar un ejercicio de estilo tirando a vacuo, donde la sorpresa es, como mucho, relativa.

5/10
Una vida en tres días

2013 | Labor Day

En la década de los 80 el adolescente Henry vive con su madre separada Adele en una población rural, sobrellevando lo mejor que puede el habitual estado depresivo de ella. La vida de ambos se altera cuando irrumpe en su vida Frank, un tipo fugado de una prisión, que se refugia en su casa en el fin de semana festivo del día del trabajo, el Memorial Day. Aunque buscado por las autoridades y considerado peligroso debido a la condena que pesa sobre él por asesinato, Henry y Adele descubren en él a alguien sensible, el padre y marido que añoran en su hogar. Adaptación de una novela de Joyce Maynard -su obra dio lugar antes a Todo por un sueño- a cargo de Jason Reitman, también director de la cinta. El resultado es irregular. Funciona en el primer tramo, en que el director de Juno y Up in the Air presenta el surgimiento de una especie de situación idílica, la segunda oportunidad de una arcadia feliz que, sospechamos, no puede durar mucho, cuando sus protagonistas acaben dándose de bruces con el mundo real que les aguarda afuera. Pero a la hora de ofrecer razones que expliquen las disfunciones de la familia que conforman Adele y Henry por un lado, y el padre Gerald con su nueva esposa, un hijo de ella y otro en común, se muestra menos convincente, apuntando a un trauma presentado muy confusamente, y con elementos propios de culebrón. Tampoco el desenlace, con su salto en el tiempo, resulta satisfactorio, los cabos acaban atándose demasiado apresuradamente. En cualquier caso se nota el esfuerzo por ofrecer una pequeña “historia de cámara”, con personajes con rasgos más o menos definidos que dan pie a una interesante descripción de la difícil etapa de la adolescencia y del agostamiento del amor conyugal. Cuenta además con un buen trabajo actoral de Kate Winslet, Josh Brolin y el desconocido Gattlin Griffith.

5/10
Haunt

2013 | Haunt

Cuando Evan y su familia se mudan a la antigua Casa Morello no son conscientes de la historia de muerte y terror que esconde la casa. Tras su llegada Evan comienza a notar cosas extrañas y le pide a su vecina Sam que le ayude a descubrir lo que está pasando. Pero los dos jovenes se enamoran sin saber que sus vidas corren serio peligro.

Eternamente comprometidos

2012 | The Five-Year Engagement

Violet y Tom son tal para cual. Viven en San Francisco y se conocieron durante la fiesta de fin de año. El flechazo fue instantáneo. Se quieren de verdad y pocos meses después Tom le pide que se case con ella. Por supuesto, Violet acepta. No pueden ser más felices. Las familias y los amigos están encantados. Sin embargo, los planes de boda se trastocarán debido a que Violet consigue un ansiado puesto de trabajo en la Universidad de Michigan. No pasa nada: retrasarán la boda y Tom dejará su prestigioso puesto de chef en San Francisco y marchará con ella al frío Michigan. Y se casarán cuando puedan, cuando sus vidas se estabilicen... Pero ¿y si ese momento nunca acaba de llegar? El director Nicholas Stoller (Todo sobre mi desmadre) vuelve a formar equipo con Judd Apatow para ofrecer una comedia en su línea de “cine de autor”, el de la nueva y gruesa comedia norteamericana. Apatow cuenta además como protagonista con uno de sus actores fetiche, Jason Segel (Paso de ti), que también ejerce como productor ejecutivo y coguionista. Eternamente comprometidos tiene un planteamiento argumental más clásico de lo habitual en Apatow y la historia es en líneas generales un poco más amable que otras generadas por el escatológico productor. Esto no impide, claro, que ofrezca un sinnúmero de molestas zafiedades sin las cuales parece que su cine carecería de sentido, para bien o para mal. Pero, en fin, el talón de Aquiles de Eternamente comprometidos es el guión. Dista mucho de ser redondo; hay un claro estancamiento en el núcleo del conflicto (en parte porque resulta forzado) y el tramo final carece del encanto necesario para levantar el conjunto. Además, y esto es quizá lo más importante, falta chispa en la mayoría de los gags, chistes que presumiblemente tendrían que hacer despatarrarse al público y que no tienen el efecto deseado. Algunos arrancan la risa, claro, pero son más bien escasos. Lo mejor del film es el trabajo actoral, encabezado por una fascinante Emily Blunt, que demuestra una vez más su enorme talento. Segel está correcto, en su línea de lentorro y buena gente, mientras que los secundarios cumplen.

4/10
El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook)

2012 | Silver Linings Playbook

Se diría que David O. Russell –realizador y guionista que ha amasado un gran prestigio aunque se prodiga poco– va buscando cambiar de género en cada uno de sus títulos. Tras la hilarante Flirteando con el desastre, la bélica Tres Reyes, la surrealista Extrañas coincidencias, y la pugilística The Fighter, recupera el tono tragicómico de Spanking the Money, su prometedor debut, en El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook). Pat Solatano (Bradley Cooper) sale de una institución mental tras pasar ocho meses entre sus paredes, por haber perdido los estribos al sorprender a su esposa con otro hombre. Forzado por las circunstancias, puesto que perdió el trabajo y la casa, Pat se ve obligado a vivir con sus padres, y sigue estando alterado, pues habla sin parar y tiene reacciones extrañas. Con ayuda de Tiffany, una adicta al sexo con numerosos problemas pero clara voluntad de regenerarse, Pat tratará de recuperar a su esposa aunque pesa sobre él una orden de alejamiento. El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbooks) adapta una novela de Matthew Quick. Retrata con frescura y una factura típica del cine indie americano el desconcierto que ha provocado la obsesión por el sexo en la sociedad. En un panorama actual bastante sombrío, resultan reconocibles unos personajes traumados, que sufren todo tipo de problemas psiquiátricos, como los protagonistas de este film. El guión del propio Russell huye de maniqueísmos y trata de acercar al público (que no de justificar) la postura del personaje de Bradley Cooper, que tuvo desafortunadamente una reacción violenta al enterarse de golpe de que su mujer le era infiel, y por eso ha perdido cualquier tipo de apoyo, pese a que él fue el engañado. El realizador equilibra muy bien comedia y drama, imprime un tono romántico que se agradece y se luce en secuencias tan logradas como la del baile amateur. Pero sobre todo acierta en el tono positivo y casi siempre elegante. No en vano, el título original alude a la frase de John Milton "cada nube tiene un revestimiento plateado", que vendría a significar "no hay mal que por bien no venga". David O. Russell ha convertido en su marca de fábrica las destacadas interpretaciones de sus actores. En El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook) sobresale especialmente Jennifer Lawrence. Como viuda problemática, promiscua sexualmente que encuentra a su media naranja, la joven actriz realiza una interpretación magistral que la consagra por completo tras sorprender al público en Winter's Bone, y realizar trabajos más convencionales pero efectivos en Los juegos del hambre y X-Men: Primera generación. Junto a ella, un eficaz Bradley Cooper aprovecha su capacidad para los gags divertidos que le hizo famoso tras Resacón en Las Vegas, pero también demuestra que vale para los momentos dramáticos. Cooper y Lawrence están arropados por secundarios de primera categoría, como Robert De Niro, que por una vez en los últimos años escoge la película indicada, y que le saca tajada al tipo obsesionado por el deporte, padre del personaje de Cooper. También llama la atención la madre del mismo, la excelente Jacki Weaver, candidata al Oscar a la mejor secundaria por Animal Kingdom. El resto del reparto no tiene fisuras, con actores como Chris Tucker y Julia Stiles esforzándose en papeles más episódicos.

7/10
Animal Kingdom

2010 | Animal Kingdom

Tras morir su madre de una sobredosis, el joven J Cody se va a vivir con su abuela y sus tíos, que conforman un peculiar clan ligado al mundo del crimen. La intención del chico consiste en no meterse en líos y vivir su vida, pero la convivencia diaria le conduce a ser involuntario testigo de los tejemanejes de su familia, enzarzada en una guerra sucia con la policía. En una operación J es detenido e interrogado, lo que empieza a levantar suspicacias entre los suyos, que temen que les delate. La lucha por la supervivencia, el deseo de hacer lo correcto y los límites de la lealtad a su familia le ponen en una situación extremadamente complicada. Sólida película gangsteril australiana, ganadora del Gran Premio del Jurado en Sundance. El desconocido David Michôd, director y guionista, orquesta una original trama del mundo de los bajos fondos, que no se parece a sus equivalentes ingleses, italianos y estadounidenses, la cosa posee su propia idiosincrasia. La historia se cuenta desde el punto de vista de J –gran trabajo de James Frecheville, perfecto en su laconismo, que acentúa el momento en que su emoción se desborda–, ya desde el poderoso arranque que aúna mediocridad cotidiana con los estragos de cierto submundo. En efecto, lo que parece una anodina escena de madre e hijo viendo un estúpido programa televisivo, se torna en desgracia por la muerte de ella, cargada de droga hasta las cejas, sin que tal hecho conmueva a nadie. Sorprende el excelente tempo narrativo, lo bien trenzadas que están la parte familiar –la familia propiamente dicha, y la novia y sus padres–, los manejos criminales y la presión policial para que J colabore. La forma de contar es asumidamente abrupta, con una violencia seca e impactante, que deja huella aunque se use con acierto el fuera de campo. Aparte del mentado protagonista, y estando todos los actores bien, destaca la interpretación de Jacki Weaver, la abuela.

7/10
Picnic en Hanging Rock

1975 | Picnic at Hanging Rock

Desasosegante película del australiano Peter Weir, basada en hechos reales recreados novelísticamente por Joan Lindsay. La acción arranca el día de San Valentín de 1900 en el Sur de Australia, en un colegio para señoritas bien, situado en una casa señorial en medio del campo, el Appleyard. Durante una excursión de picnic al paraje de rocas volcánicas de Hanging Rock desaparecieron tres chicas y una profesora. Con extraño magnetismo, Weir cuenta las dificultades para dar respuestas que expliquen lo ocurrido, y las reacciones de unos y otros: la directora del colegio, la profesora de francés, la policía, las otras alumnas incluida la chica gordita que iba en el grupo que se apartó del resto, dos chicos que se cruzaron con las excursionistas... El film anticipa algunos de los temas favoritos de la filmografía de Weir, como el choque de las costumbres establecidas con cierto atavismo que encierra todo ser humano... También se cuestiona a las personas revestidas de autoridad, incluidos los "invisibles" padres de las chicas, tema de vital importancia en la bastante posterior El club de los poetas muertos. El director se revela como genial creador de atmósferas, tanto en el montaje de unas escenas hermosamente fotografiadas, como en el excelente uso de la música inquietante de Gheorghe Zamfir y Bruce Smeaton. La película es modélica en lo que se refiere a producir miedo y suspense sin acudir a recursos facilones. Aunque el reparto lo componen en su mayor parte desconocidos, es sencillamente excelente.

8/10

Últimos tráilers y vídeos