IMG-LOGO

Biografía

James Frain

James Frain

52 años

James Frain

Nació el 14 de Marzo de 1968 en Leeds, West Yorkshire, Inglaterra, Reino Unido
Filmografía
Headlock

2019 | Headlock

Star Trek: Discovery

2017 | Star Trek: Discovery | Serie TV

Pese a ser humana, la comandante Michael Burnham ha sido educada en una academia vulcana, donde le han enseñado a reprimir sus emociones. Ahora ejerce como primera oficial de la U.S.S. Shenzou, a las órdenes de la capitana Philippa Georgiou. En la frontera de la Federación, la astronave se topará con otros veinticuatro vehículos espaciales de origen klingon. Pronto queda claro que representan a cada una de las casas en las que se divide ese imperio, hasta entonces enfrentadas, pero que han decidido que sólo les unirá una guerra contra sus vecinos. Burnham está convencida de que la Shenzou debe atacarles, a pesar de la inferioridad numérica, pues piensa que los agresivos klingon sólo les respetarán si les perciben como guerreros, pero su superiora se muestra más moderada: no usarán la violencia sin provocación previa. La saga de Star Trek regresa a la televisión, donde nació, con una enorme influencia del reinicio cinematográfico auspiciado por J.J. Abrams, sobre todo por la abundancia de acción y efectos especiales, que la emparentan más con el universo de Star Wars, que con la serie original de los 60, donde todo se tenía que resolver con astucia y diálogo, porque los rivales solían ser armamentísticamente superiores. Algunos analistas han interpretado que le da un toque moderno y feminista el hecho de que al frente de la nueva tripulación esté una capitana, pero en realidad esto aporta muy poco, sí que fue revolucionario en su momento que el creador, Gene Roddenberry, incorporara a una mujer militar entre los protagonistas, y además otra de las series del mismo universo, Star Trek: Voyager, ya tenía al mando a la oficial Kathryn Janeway. De ritmo ágil, debido a las numerosas secuencias de acción, su arranque engancha a cualquier público. Ni siquiera es necesario estar familiarizado con el material previo, de hecho se trata de una precuela de los hechos ya conocidos, que comienza diez años antes. Sonequa Martin-Green, conocida como secundaria en The Walking Dead, realiza un aceptable trabajo, la veterana protagonista de Tigre & Dragón, Michelle Yeoh, cumple como personaje de dos capítulos. Los personajes secundarios, como el alienígena interpretado por Doug Jones, fauno de El laberinto del fauno, no están muy desarrollados en el arranque, pero tienen cierto potencial. No aporta mucho al universo de las numerosas series actuales, pero tampoco decepciona.

6/10
True Detective (2ª temporada)

2015 | True Detective | Serie TV

Segunda temporada de la serie existencialista creada por Nic Pizzolatto, que aunque renueva por completo trama detectivesca y reparto, se mueve en las mismas coordenadas de personajes policiales angustiados ante un mundo inmoral, que muestra su cara más fea, y aunque ellos tratan de hacer su trabajo, no logran esa satisfacción que se supone a "los buenos" de la función. En esta ocasión los hechos transcurren en torno a población de Vinci, en California, donde hay una trama de corrupción inmobiliaria en el entorno del alcalde, y la aparición del cadáver de uno de sus hombres obliga a la colaboración de tres policías muy distintos. Ray Velcoro es un tipo divorciado y que hace trabajos para el dueño de un casino Frank Seymon, con un hijo de 9 años acosado en la escuela, y al que ayuda de modo poco educativo, por decirlo suavemente; Ani Bezzerides es una policía cuya hermana Athena hace porno en internet, y que no soporta a su padre, una especie de gurú religioso que no parece inmutarse ante el trabajo de Athena; y Paul Woodrugh patrulla las carreteras, y por hacer las cosas bien, le acaban de dar la baja temporal, absurdos de la vida, pero volverá al servicio cuando sea él quien descubra el mentado cadáver. Contra pronóstico Justin Lin, conocido por su trabajo en la saga de acción automovilística A todo gas, sabe como director imprimir la deseada atmósfera opresiva en los primeros episodios. También los actores, alejados de sus típicos papeles en cine –Colin Farrell, Rachel McAdams, Vince Vaughn, Taylor Kitsch–, saben dar un aire sombrío en sus composiciones muy adecuado. De todos modos acaba cargando un tanto ese tono fatalista algo solemne de personajes traumados, no hay nadie normal en la narración, cuestiones como abusos sexuales, dudas sobre la propia paternidad –la esposa fue violada y luego dio a luz– o la identidad sexual y el deseo del hijo que no llega. Visualmente resulta muy atractiva, con imágenes muy simbólicas como la red de autopistas a varias alturas, que evoca la complejidad del ser humano, y los pasajes de acción son muy dinámicos y están muy bien rodados.

7/10
Gotham

2014 | Gotham | Serie TV

El universo de Batman antes de Batman. El niño Bruce Wayne sale del cine con sus potentados padres, y éstos son asesinados. James Gordon, un novato policía, se ocupa del caso, pero en la corrupta ciudad de Gotham los poderosos quieren que el caso se resuelva rápido y fabrican falsas pistas para que un inocente cargue con el mochuelo de los crímenes. El caso es que Gordon resulta ser muy tozudo y no se conforma con esta versión de los hechos. Bruno Heller se ocupa de esta inmersión en el universo de los personajes de DC imaginados originalmente por Bob Kane. Con buena factura, aunque actores algo sosos –empezando por el poco conocido Ben McKenzie–, vemos la versión juvenil de Bruce Wayne, James Gordon, Catwoman, Pingüino, Enigma, Falcone y compañía, lo que tal vez haga la delicia de los fans, pero a los menos entusiastas puede dejarles algo indiferentes. Al final estamos ante una típica serie negra policíaca con algo de intriga, bastantes peleas, cuidada atmósfera pero algo rutinaria.

5/10
El llanero solitario

2013 | The Lone Ranger

1869. El joven fiscal John Reid llega a un pueblo de Oeste, en Texas, lugar inhóspito, con la amenaza constante de los indios –ahora en paz inestable con el hombre blanco–, en auge gracias a la construcción del ferrocarril gracias al poderoso Sr. Cole. En el mismo tren viajan arrestados el asesino Butch Cavendish y el comanche Tonto, que van a ser juzgados. Pero antes Cavendish va a escapar, mientras que Reid y Tonto van a formar por casualidad un tándem que salvará la vida de milagro tras el accidente del tren. Una vez en el pueblo Reid contactará con su hermano Dan, hombre de acción que trabaja como Ranger para desgracia de su joven esposa Rebecca. John marchará con su hermano en busca del asesino fugado y de su banda, pero caerán en una sangrienta emboscada... A los pocos minutos de película, y sin ver los títulos de crédito, cualquier espectador será capaz de adivinar que detrás de esta superproducción están los mismos responsables de la saga iniciada por Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra, comenzando por el productor Jerry Bruckheimer, pasando por el director Gore Verbinski y siguiendo con el equipo de guionistas formado por Ted Elliott y Terry Rossio, al que aquí se suma Justin Haythe (Revolutionary Road). En realidad El llanero solitario sigue esquema tan idéntico de la trilogía sparrowiana que es como si Verbinski sólo hubiera cambiado las aguas del mar por las arenas del Oeste. En cuanto a tipologías humanas, ahí están el hombre blanco, justiciero a su pesar, y el salvaje comanche, unidos únicamente por su objetivo común; la diversificación de enemigos; la damisela en apuros entre ambos bandos; y, por supuesto, el botín (sólo que aquí el oro es cambiado por la plata). Al margen de cualquier obra anterior sobre los personajes creados para la radio en 1933 por George W. Trendle y posteriormente desarrollados para la televisión por Fran Striker, aquí los guionistas se las apañan para elaborar un guión sobre el inicio de la asociación entre el enmascarado justiciero y el comanche Tonto, un relato eficaz, aunque quizá algo enrevesado si se tiene que, a la postre, el argumento es simple. Hacia la mitad del film hay claramente un bajón de ritmo, como era de esperar dada su larga duración y la enorme dosis de acción del inicio de la película y a la absolutamente loca secuencia final, en donde asistimos a una ópera de efectos especiales, ritmo frenético, tiroteos y velocidad que no ofrece respiro. Es indudable que estamos ante un perfecto vehículo de entretenimiento, diseñado inteligentemente para la taquilla. Sin embargo, también lo es que se notan sus defectos. Tanto el prólogo como el epílogo resultan superfluos, y canta demasiado su sentido artificioso: servir de anzuelo para el público infantil. Pero, sobre todo, no funcionan bien y empiezan a ser cansinos los enormes contrastes tan típicos en las películas del equipo de Bruckheimer: por un lado, el vaivén continuo entre el humor infantil, tontorrón (al estilo Sparrow), y la seriedad, con algunas escenas violentas que llaman especialmente la atención; por otro lado, hay dosis de realismo cuando se requiere y luego fantasías de cuento de hadas poco digeribles; por último, los efectos especiales resultan demasiado anacrónicos en una ambientación tan clásica como el lejano Oeste, como ya se pudo comprobar en productos fallidos al estilo Wild Wild West. En este sentido, Verbinski homenajea puntual pero claramente a John Ford, con esas preciosísimas tomas de Monument Valley o con el grupo religioso cantando en el tren la legendaria “Shall We Gather At The River”, para luego olvidarse por completo de ese “mood” clasicista. Son remembranzas del "Far West" que terminan pronto para dar paso a enfoques más modernos, sin importar el territorio. En cuanto a los actores, contra pronóstico el que mejor está es probablemente William Fichtner (Black Hawk derribado), que encarna a un psicópata asesino con un rostro poco reconocible. Johnny Depp vuelve a ser Jack Sparrow –sólo que esta vez en lugar de pirata es indio– y genera serias dudas sobre si es capaz de hacer algo diferente. Por su parte, Armie Hammer (La red social) esta correcto, simpático, aunque le falta un poquito de empatía con la historia, con su personaje, con el tono... La chica, una guapa y poco conocida Ruth Wilson (Luther) está poco aprovechada. Se echa en falta además una banda sonora a la altura, aunque se recuperan ciertos ritmos clásicos de Oeste que cuadran la mar de bien.

5/10
Sleepy Hollow (serie)

2013 | Sleepy Hollow | Serie TV

Los superguionistas estrella provenientes de Alias Alex Kurtzman y Roberto Orci, han obtenido éxito con el arranque de Sleepy Hollow (serie), reinvención del cuento de Washington Irving que dio lugar a un mediometraje de Walt Disney y a la imaginativa cinta de Tim Burton. Su principal aportación consiste en que traslada la acción a la actualidad. Ichabod Crane, espía de George Washington durante la Guerra de la Independencia, recibe la orden de acabar con un sanguinario mercenario que apoya a los británicos. Aunque tras el enfrentamiento con él, logra decapitarle, Crane queda fuera de combate. Despierta en el siglo XXI, al igual que su enemigo, reconvertido en un fantasmal jinete sin cabeza. A Crane le detiene una policía, la teniente Abbie Mills, como sospechoso del brutal asesinato de su superior, decapitado. Pronto, Mills se dará cuenta de que Crane en realidad es su única esperanza para detener una siniestra amenaza que se cierne sobre Sleepy Hollow, la localidad en la que está destinada. Sleepy Hollow (serie) no parece tener muchas posibilidades, y encima no aporta nada nuevo al extenso panorama actual de producciones televisivas. Sus protagonistas, Tom Mison, Nicole Beharie, y Orlando Jones no pasan de correctos. Pero en cierta medida engancha, sobre todo porque el realizador Len Wiseman (La jungla 4.0) inicia con mucha garra la serie, con un ritmo endiablado y secuencias de acción dinámicas. Además, funciona el esquema típico de las 'buddy movies', normalmente con dos policías protagonistas opuestos, que aquí son un caballero anticuado y una moderna policía de color.

5/10
La reina blanca (The White Queen)

2013 | The White Queen | Serie TV

Grimm (3ª temporada)

2013 | Grimm | Serie TV

Debido a lo sucedido en el jet privado del Barón Samedi, Nick se convierte en un Grimm aún más fuerte y con mejores reflejos. Sin embargo, el suceso también ocasiona una tragedia de la cual le cuesta recuperarse. Ahora que Juliette sabe todo sobre Nick ella decide aceptarlo, ayudándole a cumplir con su destino como Grimm. Adalind regresa a Portland e irrumpe en la boda de uno de los amigos de Nick causando un gran revuelo y suprimiendo los poderes Grimm de Nick. Tercera temporada con una nueva historia, nuevos enemigos y nuevos aliados que deja un final abierto a todo tipo de especulaciones futuras, pues Nick (David Giuntoli) ha perdido sus habilidades especiales como un Grimm.

6/10
Londres: Distrito criminal

2013 | All Things to All Men

Londres. Riley es un experto ladrón. Será contratado para llevar a cabo o un golpe perfecto. Pero entonces se verá atrapado entre dos fuerzas contrarias: la policía y una banda mafiosa. Discreto aunque correcto thriller criminal, cuyo guión es sin embargo un tanto soso y no acaba de atrapar. Lo mejor para el debutante George Isaac es sin duda el espléndido reparto de rostros de prestigio.

4/10
Transit

2012 | Transit

El realizador colombiano Antonio Negret (Overdrive) dirige este thriller de escaso presupuesto y cámara nerviosa, a menudo con planos de fotografía quemada que no acaban de ser atractivos. Al menos el reparto solvente y hay un mínimo de intriga que resulta eficaz, aunque también resulte más o menos previsible. La trama se centra en lo acontecido tras un robo perpetrado por una banda de ladrones. Para eludir la frontera esconden el botín en el coche de una familia. Pero recuperarlo va a ser más difícil de lo que parecía. Destacan Jim Caviezel, James Frain y Elisabeth Röhm.

4/10
Grimm (2ª temporada)

2012 | Grimm | Serie TV

Poco a poco Nick se va adaptando a la que es su nueva vida como un Grimm. Ahora contará con la ayuda de su mejor amigo, Hank, y con Monroe y Rosalee, para combatir contra los malvados “Wesen”. Por su parte, Juliette se entera de la existencia de los seres que su novio está cazando y descubre que Nick es un guerrero con sangre de un linaje muy antiguo, lo cual lo convierte en asesino profesional de bestias mágicas. Ahora más que nunca Nick deberá tener cuidado y realizar alianzas inesperadas si quiere proteger lo que él más ama. Segunda temporada de la serie fantástica de NBC, donde el elenco principal se repite, con la adición de Claire Coffee en un papel más recurrente.

6/10
Agua para elefantes

2011 | Water for Elephants

El joven Jacob, estudiante de veterinaria en los años de la Gran Depresión en EE.UU., abandona su carrera tras la trágica muerte de sus padres. Deprimido y sin amigos, la providencia quiere que se suba por la noche en un tren en marcha, que resulta ser un circo que recorre el país ofreciendo sus funciones. Dirige con mano férrea la empresa con más de un centenar de personas August, un tipo alcohólico de carácter mercurial, tiránico con sus empleados y con su esposa Marlena. August acepta que Jacob se sume a la gran familia circense, aunque no puede prever que se va a enamorar de su mujer. Adaptación de la novela superventas de Sara Gruen, sigue la estela romanticona y melodramática de autores como Nicholas Spark. Básicamente la película está planteada como un largo flash-back en que el anciano Jacob recuerda su aventura en el espectáculo más grande del mundo; y el eje primordial de tales recuerdos es el triángulo amoroso que componen Marlena, Jacob y August, aunque no falten momentos que pintan la camaradería y las diferencias entre la gente del circo, la crueldad del líder, o las acrobacias de la elefanta Rossie, que podría salvar una empresa que está en declive. Aunque a veces se diría que el modelo que inspira a Richard LaGravenese (guionista, entre cuyos trabajos se encuentra el de otro amor adúltero, Los puentes de Madison) y Francis Lawrence (director, que cambia de registro después de Soy leyenda) es Titanic, el resultado dista bastante del film de referencia. No logran ambos disimular un poco el carácter folletinesco de la trama, y el clímax de la última función no consigue el objetivo de ser memorable. Se agradece el esfuerzo de Robert Pattinson por acometer un papel dramático que demuestre que es capaz de algo más que Crepúsculo, pero le pesa la responsabilidad de llevar el peso de la historia. Y resulta demasiado obvio que Christoph Walz ha sido escogido para encarna a August por su anterior trabajo en Malditos bastardos, el actor corre el riesgo de quedar encasillado, al menos en el paisaje hollywoodiense. La más entonada es sin duda Reese Witherspoon, que no sólo se ha preparado para trabajar con el elefante, sino que imprime credibilidad a un personaje cercano al estereotipo.

5/10
Tron Legacy

2010 | Tron Legacy

Steven Lisberger dirigió en 1982 Tron, una cinta adelantada a su tiempo por su temática (la realidad virtual, las redes informáticas), y por la utilización de gráficos elaborados por ordenador. Contaba con diseños de Jean Giraud “Moebius”, y aunque se estrelló en las taquillas, cosechó incondicionales y con el tiempo ha pasado a estar considerada en cierto sentido una película de culto. Por estas razones, Disney ha producido esta lujosa secuela, casi tres décadas después, con Lisberger como productor ejecutivo, mientras que cede la silla del director al debutante Joseph Kosinski, reputado realizador publicitario. Esta vez el protagonista es Sean Flynn, hijo de Kevin Flynn, personaje que interpretó Jeff Bridges en el film original. Cuando era muy pequeño, Sean fue abandonado por su padre, director general de la potente compañía informática Encom, que desapareció sin dejar rastro. Cuando Sean es un brillante experto en tecnología de 27 años, frustra el lanzamiento de uno de los productos estrella de Encom, filtrándolo en internet para su descarga gratuita, como protesta contra los ambiciosos ejecutivos nuevos de la compañía, tan ambiciosos como carentes de principios. Mientras investiga la desaparición de su padre, Sean pasa por el antiguo salón de videojuegos que éste regentaba, ahora abandonado. Descubre una sala oculta tras una máquina de videojuegos, desde donde se ve transportado al mundo virtual donde fue a parar tiempo atrás su progenitor. Se reencontrará con él en este lugar, ahora dominado por Clu, un antiguo programa que se ha convertido en un déspota. Disney ha apostado fuerte por esta producción que ha promocionado a lo grande desde años antes de su estreno, a base de lanzamiento de trailers, encuentro con los fans en convenciones como la Comic-Con de San Diego, avances de imágenes, etc., por lo que han creado altas expectativas. El film ha sido tan costoso que la campaña de lanzamiento va dirigida al público familiar, pues para que sea rentable debe convencer no sólo a quienes la esperan con impaciencia, sino a todos los sectores del público. ¿Gustará esta película a todos los espectadores? Está por ver, ya que tanto la trama como la estética parece sólo para apasionados de la informática, fans de la cinta de los 80 e incondicionales del cine fantástico. Tron Legacy se distingue por sus llamativos efectos especiales, y por sus grandes dosis de acción al estilo de los videojuegos, todo ello muy del gusto de los espectadores actuales. Sin embargo, y a pesar del derroche de medios, el mundo virtual supuestamente impactante, es más frío y menos original por ejemplo que el planeta Pandora, de Avatar, compuesto por su propia flora y fauna inventada, y claramente más vistoso. Básicamente los platos fuertes de la función son las secuencias de acción, pero las tres principales, a pesar de estar muy trabajadas no son demasiado novedosas. Dos de ellas (el duelo de discos y la guerra de motos) son reelaboraciones de las que ya había en la primera entrega, mientras que la otra es una batalla de naves que “homenajea” a un conocido momento de La guerra de las galaxias: Una nueva esperanza. El guión de los habituales de la serie Perdidos Edward Kitsis y Adam Horowitz cumple su función y se puede calificar de trabajo impecable, pero también es cierto que resulta un tanto insulso. Se rehuye el tratamiento de cualquier tema de calado, pues por ejemplo no aprovecha demasiado la metáfora religiosa presente en su predecesora, donde Flynn, el creador, se encontraba con uno de los programas que él mismo había elaborado, y éste le preguntaba si sus actos correspondían a un plan minuciosamente elaborado. Aquí se ofrece algún apunte sobre las consecuencias de la desobediencia de una criatura (Clu) a los designios de su creador, pero se pasa de lado por el asunto, como si algún ejecutivo hubiera dicho a los guionistas que el film no podía ser demasiado denso, a lo Blade Runner, no sea que se espante al público. Curiosamente, se deduce de la cinta un mensaje pro ‘libertad absoluta y gratuidad en la red’, pero más parece una estrategia para ganarse la complicidad del público juvenil, por parte de una compañía, Disney, tan afectada como el resto de majors por las descargas de archivos sin pago de derechos. El punto más débil de Tron Legacy son los personajes, todos ellos muy irreales. Por un lado, el joven protagonista, Sean Flynn, se reduce a un arquetipo de aspirante a héroe muy esquemático, y el actor que le interpreta, Garrett Hedlund (Eragon, Troya) no tiene demasiado carisma. El siempre solvente Jeff Bridges fracasa por completo al intentar insuflar vida de nuevo a Kevin Flynn, tan desdibujado que parece un robot sin sentimientos, que apenas se emociona cuando se reencuentra con su vástago al que lleva un par de décadas sin ver. Llama la atención que mucho después de verle por primera vez le pregunte si han fallecido ya los abuelos, como si los guionistas trataran de arreglar el desaguisado y darle un poco de profundidad, demasiado tarde. Tampoco resulta convincente otro actor de primera, Michael Sheen, que se esfuerza por hacer interesante a Castor, el dueño de un club, que queda como un loco extravagante sin mucho atractivo. A Olivia Wilde le ha correspondido un personaje muy inhumano sin gracia y el veterano Bruce Boxleitner –que repite como el programa Tron y Alan Bradley, su programador– apenas tiene presencia en el film.

5/10
Los Tudor (3ª temporada)

2009 | The Tudors | Serie TV

Nuevas intrigas palaciegas ambientadas en la Inglaterra del siglo XVIII, centradas en la licenciosa vida de los primeros años de un joven rey Enrique VIII (Jonathan Rhys Meyers), ávido de lujuria y de poder. Bien ambientada y con un espléndido reparto, los episodios atrapan y están bien rodados. Se incorpora en esta temporada, que consta de 8 episodios, el veterano Max Von Sydow, en el papel del Cardenal Von Waldburg.

5/10
Todos están bien

2009 | Everybody's Fine

Remake de la película homónima de Giuseppe Tornatore de 1990, cuenta con el mismo andamiaje argumental de aquélla, aunque con traslación espaciotemporal a los Estados Unidos de 2010, lo que supone paisaje y costumbres diferentes. Frank es un tipo jubilado, viudo desde hace unos meses, que contaba con reunir a sus cuatro hijos en casa durante el fin de semana. Pero cada uno ha excusado su asistencia, otra vez será. De ninguna manera, piensa Frank, que a pesar de una dolencia cardíaca, decide visitarlos en sus distintos lugares de residencia, saltando de ciudad en ciudad, con su maleta a cuestas. El planteamiento es que los hijos no han respondido a las expectativas de su progenitor, pero al ser éste muy exigente los cuatro han orquestado una telaraña de 'mentiras piadosas' acerca de su estatus, que al final acaban saliendo a la luz. Sólo la madre les ha conocido de verdad. Y Frank tendrá que aprender a aceptar, en algún caso con dolor, que sus retoños ya no son unos 'niños', y que han hecho cosas bien y cosas mal. El problema es que el film no va más allá de apuntar la importancia de la familia, de la que hay que aceptar sus imperfecciones, y no aporta nada en la dirección de que lo que marcha mal, hay que procurar arreglarlo. Por ello, las emociones brillan por su ausencia en muchos pasajes. Kirk Jones (Despertando a Ned, La niñera mágica) mantiene ideas como las de Frank asociando la visión de sus hijos con la de su 'versión infantil'. Pero el tono nostálgico se rebaja, y desaparecen ciertos pasajes 'fellinianos' de Tornatore. A cambio se introduce un metáfora algo forzada: Frank trabajó en el revestimiento de cables telefónicos, alusión al problema de comunicación padre-hijos (y esposa, si nos apuran), pero la verdad, en plena era de la telefonía móvil, tal símbolo carece de fuerza. O se varían las situaciones familiares-sentimentales-profesionales de los hijos, con novedades tan 'originales' como las dudas de una hija sobre su identidad sexual. Robert De Niro se enfrentaba a la sombra de un gigante, la de Marcello Mastroianni, y se puede decir que soporta la comparación, aunque en los últimos tiempos al actor se le ve algo desganado, como si no supiera qué dirección dar a su carrera como intérprete; y aquí asume un papel que hace prácticamente sin despeinarse. El resto de actores -los hijos interpretados por Kate Beckinsale, Drew Barrymore y Sam Rockwell, más la camionera Melissa Leo- se limitan a estar, ninguna de sus composiciones es memorable.

4/10
Los Tudor (2ª temporada)

2008 | The Tudors | Serie TV

Enrique VIII persigue a la seductora Ana Bolena. Mientras tanto, el Papa y Tomás Moro tratan de derrocarle. Segunda temporada de la serie protagonizada por Johathan Rhys Meyers, que reconstruye las intrigas palaciegas de los Tudor en la Inglaterra del siglo XVI. La principal novedad de estos nuevos episodios es la incorporación al reparto del veterano Peter O'Toole, que interpreta con su innegable carisma al Papa Pablo III.

6/10
Los Tudor

2007 | The Tudors | Serie TV

Traslación a la pequeña pantalla de las intrigas dinásticas de los Tudor en la Inglaterra del siglo XVI. La lujosa serie televisiva británica, producida con abundantes medios, se publicita diciendo que para conocer bien el final sabido por todos (es de suponer que se refiere a cosas como los matrimonios múltiples de Enrique VIII) hay que tener idea antes del principio, de cómo empezó todo, algo sobre lo que arrojaría luz Michael Hirst con Los Tudor. Y esta primera temporada y lo que da de sí, parece tener como modelo series tan espléndidas como Yo, Claudio, aunque la realidad es que el resultado es inferior, más cercano a la reciente Roma. O sea, gran despliegue en la recreación de la época, y un cierto aire de culebrón en las diferencias motivadas por la ambición desmedida y la pasión lujuriosa, presentadas con todo lujo de detalles como si ante un culebrón de los muchos que las teles emiten a mediodía estuviéramos. Lo que conduce a más de uno a presentar pegas al rigor histórico de más de un pasaje. Jonathan Rhys Meyers compone a un Enrique VIII inmaduro e infantiloide, algo no reñido con el hecho de que cambia en la alcoba de dama como si de un juego de sábanas se tratara. Esta visión de la juventud voluble conecta bien con cierta visión contemporánea donde jóvenes guapitos y con muchas posibilidades personales y profesionales caminan sin rumbo hacia ninguna parte. Amante de los torneos, poco sólido en la concepción de una política que diseña el cardenal Wolsey, Enrique no es capaz de corresponder al amor sincero de su esposa Catalina de Aragón, bien interpretada por Maria Doyle Kennedy. Resulta llamativo el dibujo de Tomás Bolena, el padre de las hermanas María y Ana Bolena, que utiliza a sus bellas hijas como el más miserable de los alcahuetes para manipular al monarca. La serie creada por Hirst acentúa los elementos folletinescos y de manipulación como si los Tudor fueran un reflejo de los Borgia en las luchas por el poder, a veces en la frontera del ridículo, como en la obligada boda de Margarita, hermana de Enrique, con el repugnante vejestorio que es rey de Portugal, a quien ahogará convenientemente con la almohada del real lecho. Y convence más en unos aspectos con otros. Por ejemplo, en la camarilla de amigotes de Enrique la cosa funciona, pero cuesta creerse la pasión ciega del monarca por Ana Bolena desde la primera vez que posa los ojos sobre ella. La serie cuenta con un reparto de lujo, y Sam Neill y Jeremy Northam se esfuerzan en dar empaque a sus personajes, Wolsey y Tomás Moro respectivamente. En todo caso no deja de llamar la atención cómo se ha perfilado a Moro, un hombre bueno y de familia, y leal súbdito de su majestad, pero cuya ingenuidad política y de la vida misma parece rebosar por todos sus poros.

5/10
Inmersión letal

2005 | Into The Blue

Cuatro buscadores de tesoros descubren en una de sus habituales inmersiones en las profundas aguas del océano un antiguo galeón. Su alborozo se ve empañado por varios factores: deben ser discretos hasta tener el equipo para sacar a la superficie el preciado botín, pues tienen competencia; y la mala suerte ha querido que unos narcotraficantes, acosados por la policía costera, hayan arrojado su carga justo, justo en el mismo punto donde se hundió el viejo barco. Película de acción más o menos previsible, que sirve para que las protagonistas femeninas, sobre todo Jessica Alba, a la que alguna revista de cine ha calificado, glup, de “última diosa de Hollywood”, luzcan palmito. En efecto, y pese a la relativamente fría temperatura del agua, 21ºC, las actrices buceaban en bikini, lo que les obligaba a salir del líquido elemento a los 20 minutos para evitar hipotermias. La trama juega con la tentación de los buceadores de quedarse con algún saquito de droga, que podría ayudarles a financiar su expedición; el acecho de los malos malotes; y los vaivenes en la relación amorosa Paul Walker-Jessica Alba. Tras la cámara se encuentra John Stockwell, que ya ha dado muestras de su afición a rodar en torno al océano en la surfera En el filo de las olas. El director es un tipo sencillo y confiesa que “me gusta estar en el agua, y el setenta por ciento de este filme está concebido para transcurrir en o bajo el agua”. El film se rodó en la paradisíaca isla de Las Bahamas de New Providence.

4/10
24 (4ª temporada)

2005 | 24 | Serie TV

Apasionante cuarta entrega de la serie que transcurre en tiempo real, 24 horas trepidantes. Como novedades en la nueva amenaza terrorista tenemos al pobre Jack enredado en el asalto de la embajada china; los problemas con su recién halladao 'amorcito', hija del secretario de defensa; y al nuevo y pusilánime presidente Logan que en sus continuas deudas no tiene más remedio que acudir al consejo del ex presidente Palmer.

7/10
Espartaco (2004)

2004 | Spartacus | Serie TV

Cuarenta y cuatro años después de que Stanley Kubrick rodara su visión de la rebelión del esclavo Espartaco contra el todopoderoso imperio romano, llega esta cuidada miniserie televisiva, también inspirada por el conocido libro de Howard Fast. Con Goran Visnjic en el papel del gladiador que es capaz de liderar a un ejército de antiguos esclavos, el film describe cómo tal revolución hizo temblar, siquiera un poquito, los cimientos de la antigua Roma. Destaca la interpretación de Alan Bates, que compone un intenso Agripa.

4/10
Camino a la guerra

2002 | Path To War

Tras el asesinato de John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson accedió a la presidencia americana. Además de intentar aguantar el paso del tirón de JFK, le tocó tomar decisiones nada populares, como las relacionadas con la guerra de Vietnam. Último film de John Frankenheimer, fallecido el 6 de julio de 2002. El director de El tren y Siete días de mayo se encuentra como pez en el agua en este film de intriga política, que pone buen colofón a una carrera impecable.

6/10
La venganza del Conde de Montecristo

2002 | The Count of Montecristo

“Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va”, dice la popular canción sevillana. No digamos nada, si ese amigo te traiciona y te roba a tu chica. En tal caso, el alma sufre una puñalada mortal. Es lo que le pasa a Edmundo Dantès, injustamente condenado a prisión de por vida. Pasan los años, y lo único que mantiene vivo a Edmundo son los deseos de venganza. Gracias a eso, y a la ayuda inestimable de otro prisionero, logra escapar. Entretenida y cuidada adaptación del clásico de Alejandro Dumas padre, dirigida por un incondicional del cine de aventuras, Kevin Reynolds, que ya entregó Robin Hood, príncipe de los ladrones. Según él, la película “incluye todos los elementos de la historia perfecta: amistad y traición, amor y desengaño, acción y aventura”. Apasionantes son los duelos de espadas, pero también hay lugar para la reflexión sobre el descenso a los infiernos del protagonista y sus deseos de venganza. Como dice el personaje del prisionero anciano, magnífico Richard Harris, la venganza “es un plato que se cocina muy a menudo, pero que raras veces se come”.

6/10
La fuerza del amor

2000 | Where The Heart Is

Lágrimas. Éste es el programa que ofrece el dramático film que se comenta, y que cuenta con reparto mayoritariamente femenino. Novalee es una jovencita adolescente, embarazada. Su novio le da plantón, y ella sobrevive, hasta dar a luz, escondiéndose ¡en un supermercado! La noticia despierta el interés de los medios de comunicación y ella consigue algunos donativos para criar a su bebé. La ayuda de buena gente diversa –una es Lexie, madre de cinco hijos, pero que no logra estar con un hombre establemente– resulta un estímulo para su precoz maternidad. Al lacrimógeno argumento contribuyen las andanzas del ex novio de Novalee, que alcanza el éxito musical con una canción, pero luego la vida da muchas vueltas y... La peli puede estar un tanto pasada de rosca (demasiadas desgracias, tornado incluido, para 2 horas de metraje), pero tiene como aliciente un reparto femenino de ensueño. Natalie Portman lleva gran parte del peso de la historia, pero le apoyan bien las carismáticas Ashley Judd, Stockard Channing y Joan Cusack.

4/10
Operación Reno

2000 | Reindeer Games

El veterano director John Frankenheimer nos regala una aventura de acción con reparto explosivo. Narra la historia de Rudy Duncan (Ben Affleck), un simple ladrón de coches que sale de la cárcel días antes de Navidad, después de estar encerrado una breve temporada. Ése parece ser el comienzo de una nueva vida, pero pronto se dará cuenta de que estar libre puede ser todavía peor que estar privado de libertad. Aunque lo que Rudy desea por encima de todo es la tranquilidad de una comida navideña junto a su familia, el caso es que una vez fuera de la cárcel decide en un impulso hacerse pasar por su compañero de celda fallecido y verse con Ashley (Charlize Theron), una bella joven con quien su compañero mantenía una relación epistolar. Pero el idilio se complica con la aparición de Gabriel (Gary Sinise), el psicópata hermano de Ashley, el cual acabará por implicar al protagonista en el atraco de un casino. A partir de ahí se desata un peligroso juego de atracción, redención, traición, equívocos y trampas del que Rudy no podrá escapar. Frankenheimer sabe hacer cine, no cabe duda. Después de notorios éxitos como El hombre de Alcatraz, Domingo negro o la fantástica Ronin (genial De Niro), editada ya en vídeo, vuelve a poner todas sus armas al servicio de una película donde cabe todo: acción, intriga, psicología y comicidad. Su modo de hacer cine se refleja también en el tratamiento de la imagen, como él mismo dice: “Siempre miro de no saturar los colores tanto como puedo”. A este respecto, la película es rica en tonos grises y colores opacos, los cuales consiguen el propósito de dar a las escenas un tono sombrío. Además maneja a la perfección a un magnífico plantel de actores, donde sobresale un Ben Affleck realmente convincente en un papel que le va como anillo al dedo. Le secundan con eficacia una hermosísima Charlize Theron y un descerebrado Gary Sinise. Hay que resaltar el trabajado guión de Ehren Kruger, un tipo que sabe llevar al espectador al territorio del desconcierto y de los giros inesperados sin perder verosimilitud, como ya demostró con creces con Arlington Road. Y aquí hay más de una sorpresa que, una vez vista, conviene no desvelar a los amigos.

5/10
Las mil y una noches

2000 | Arabian Nights

Traslación a la pantalla de las legendarias historias de "Las mil y una noches" en formato de miniserie de casi tres horas de duración. Aunque los efectos especiales no son demasiado perfectos, el director Steve Barron (La isla del tesoro) logra un conjunto más que digno, entretenido gracias a un elaborado guión de Peter Barnes. Reúne a un conjunto de actores muy numeroso, entre ellos algunos bastante conocidos, como Mili Avital como Sherezade, John Leguizamo como el genio de la lámpara o Jason Scott Lee como Aladino, entre otros.

6/10
Sunshine (1999)

1999 | Sunshine

La Historia del siglo XX a través de tres generaciones de una familia húngara de origen judío. Odios y amores, risas y lágrimas, el deseo de lograr una posición en la sociedad y el precio que se puede (o se debe) pagar. El director húngaro István Szabó se enfrenta a una complicada película donde encajan a la perfección las intimidades de los personajes, con el marco histórico en el que transcurren sus vidas. Szabó pinta un cuadro de personajes vivos, creíbles, y conmueve, hace que nos interesen sus cuitas. Cuenta con un reparto estupendo donde Ralph Fiennes se muestra muy inspirado al dar vida a varios personajes distintos de la citada familia, sin que resulte forzado o ridículo. Como el actor, asegura, este film "analiza las más profundas emociones humanas". Una película a lo grande, al estilo de Doctor Zhivago o El barbero de Siberia.

7/10
Titus

1999 | Titus

William Shakespeare es sin duda uno de los autores más adaptados a la gran pantalla. Sus obras son famosas en el mundo entero gracias a su objetiva y certerísima disección de las pasiones humanas. Pero entre ellas hay también algunas historias que no han adquirido el peso de sus hermanas mayores, y tal es el caso de Tito Andrónico, un drama donde la violencia y la venganza son las protagonistas. El mejor general romano, Titus Andronicus, regresa victorioso de la guerra contra los bárbaros. Con él trae prisionera a la reina de los godos, Tamora, a tres de sus hijos y al moro Aarón. Para seguir con el ritual de la victoria, Titus lleva a cabo el sacrificio de uno de los hijos de Tamora, pese a las súplicas de ésta. Pero cuando el caprichoso Saturninus es nombrado nuevo emperador del imperio y concede la libertad a la reina cautiva, ésta pergeñará una atroz venganza contra el prestigioso general. Que la película no está al alcance de todos los paladares lo explica el hecho de que se estrenara en nuestro país con cinco años de retraso. La directora Julie Taymor, más tarde encumbrada gracias a Frida, despliega un espectáculo visualmente impactante, entre barroco y kitsch, y excesivo también en la explicitud de la violencia y del hedonismo que domina el imperio. La puesta en escena es enormemente audaz al mezclar pasado y presente dando lugar a arriesgados anacronismos narrativos (el niño del inicio, los automóviles, la estética nazi, los discursos con micrófono, guerreros tipo Mad Max…). La sorpresa de esas imágenes y cierto tono teatral dota a la historia de un aire irreal y fantasioso, aunque lleno de vigor, donde el aspecto formal acaba por llevarse el gato al agua. Y la bella Jessica Lange y el sufriente Anthony Hopkins mantienen un duelo tan brillante como sobrecogedor.

6/10
Hilary y Jackie

1998 | Hilary and Jackie

Inglaterra, años 50. Dos hermanas muy unidas: Hilary y Jackie. Ambas aman la música, y dedican parte de su tiempo a tocar un instrumento. Una de ellas, Jackie, tiene un don especial: con el tiempo llega a ser la legendaria violoncelista Jacqueline du Pré. Y se casa con el prestigioso pianista y director de orquesta Daniel Barenboim. Hilary, en cambio, está destinada a llevar una vida normal: se casa, forma una familia... El amor de las dos hermanas se mantiene, pese a ciertas diferencias: Hilary hubiera querido gozar del talento de Jackie, y ésta de la vida familiar normal de aquélla. Intenso drama basado en hechos reales. Anand Tucker refleja con acierto la relación de las dos hermanas protagonistas: las dos actrices que les dan vida, Emily Watson y Rachel Griffiths, fueron, con toda justicia, candidatas a los Oscar. Aunque Watson aprendió a tocar el celo cuando tenía catorce años, tuvo que dar clases de nuevo para hacer creíble a su personaje. Parte fundamental del film es la música: estupendos temas originales y buena selección de clásicos. En algún caso se han usado las grabaciones originales de Jacqueline du Pré.

7/10
Elizabeth

1998 | Elizabeth

El film del director indio Shekhar Kapur especula con la vida sentimental de Elizabeth, dándole un "toque oriental". Fue conocida como "la reina virgen" y, desde luego, nunca se casó. Pero antes de tomar tal decisión, para dedicarse a gobernar, ¿tuvo alguna aventura sentimental? Lapur y su guionista, Michael Hirst, piensan que sí; y además, bastante tórrida. La historia, en este punto, parece darles la razón. La reconstrucción ambiental de la película es de primera clase. Pero, en la precisión histórica, el film se toma algunas libertades. No sólo en la vida amorosa de la reina, sino en las diversas intrigas políticas, y en las diferencias entre anglicanos y católicos. Para imprimir un aire de conspiración al film, Kapur ha convertido a la cámara en el "principal conspirador": "se mueve como una serpiente, siempre lista para atacar". El éxito del film en Estados Unidos ha sorprendido a sus productores británicos. No sólo ha valido un Globo de Oro a su actriz principal, Cate Blanchett, sino que la película ha obtenido 7 candidaturas a los Oscar, incluida la de mejor película.

6/10
Robinson Crusoe (1997)

1997 | Robinson Crusoe

Adaptación de la célebre novela de Daniel Defoe, sobre un náufrago en una isla desierta, y su relación con viernes. El protagonismo es para el entonces Pierce "007" Brosnan, mientras que Ian Hart encarna brevemente a Defoe.

4/10
Rasputin

1996 | Rasputin

Rusia, año 1907. Los tiempos son díficiles y la agitación social se respira en todas partes. Se está fraguando la Revolución. En este escenario irrumpe un peculiar personaje: Rasputín. Iluminado o loco, farsante o santo, lo cierto es que es introducido en la corte zarista y pronto tiene una excesiva influencia en la familia del Zar Nicolas II, hasta tomar parte en las grandes cuestiones de Estado. Esta enigmática e inquietante figura se une para siempre al trágico destino de los Romanov. Producida directamente para la televisión por cable, estamos ante un más que aceptable film de corte histórico, dirigido hábilmente por Uli Edel. La película cuenta con magníficos escenarios naturales de Rusia, donde se rodó la mayor parte de la misma. Destaca también un gran reparto encabezado por Alan Rickman, Greta Scacchi e Ian Mckellen

4/10
Lago Ness

1996 | Loch Ness

Un científico estadounidense pretende demostrar de modo contundente que el monstruo del Lago Ness no existe. Humor y sustos eficaces, en un film que, ya de paso, critica la mentalidad cientifista del “si no lo veo, no lo creo”.

3/10
Una insólita aventura

1995 | An Awfully Big Adventure

Sigue los pasos de una compañía teatral de Liverpool, tras el fin de la II Guerra Mundial. Está dirigida por Meredith Potter, un exigente individuo. Un día aparece Stella, una joven ingenua que pide el trabajo de ayudante de dirección. Tras el éxito internacional de Cuatro bodas y un funeral, Mike Newell cambió por completo de registro con este drama sobre el mundo del teatro, basado en una novela de Beryl Bainbridge. El director volvió a contar con el mismo protagonista, Hugh Grant, que se había convertido en una gran estrella, y con Alan Rickman, uno de los grandes actores británicos.

5/10
Tierras de penumbra

1993 | Shadowlands

Sensible acercamiento a la figura del escritor británico C.S. Lewis, célebre por su obra apologética del cristianismo, y por su saga infantil "Las crónicas de Narnia". El film se basa en la pieza teatral de William Nicholson, inspirada a su vez por la obra de Lewis "Una pena en observación", transformada en guión cinematográfico por él mismo. En él se nos muestra a Lewis, o Jack, como le llaman sus amigos, como una figura pública bien asentada, prestigioso escritor y profesor universitario en Oxford, que vive una vida cómoda y ordenada con su hermano Warnie, según el "estuche" que él mismo se ha fabricado cuidadosamente. Un día recibe una carta de Joy Gresham, una escritora estadounidense admiradora de su obra que desea conocerle con su hijo. Creyendo que se tratará de un encuentro más, Lewis pronto queda fascinado por Joy, y nacerá algo llamado amor. Pero junto al amor llegará el dolor del que tanto ha hablado teóricamente en conferencias -"El dolor es el cincel con el que Dios habla a un mundo de sordos", suele tronar con convicción-, pues a Joy le diagnostican una enfermedad terminal. Aceptar trance tan doloroso es el desafío de Lewis, a quien como le recordará su amada, ha de tener en cuenta que "el dolor de hoy es parte de la felicidad de entonces". Richard Attenborough ha sido tachado, con cierta injusticia, de director academicista. Sea como fuere, en este su mejor film demuestra una exquisita sensibilidad al plasmar la historia en imágenes. Cuenta para ello con una trama rica en sugerencias -el estudiante que se duerme en las clases de Lewis, rival de su ingenio, que le sugiere acudir a Aristóteles para explicar que "la acción es el personaje" en las obras de ficción; el niño que desea ver el armario que conduce a Narnia en el desván de la casa de Lewis, y que, cuando llega la muerte, descubre su fondo de sólida madera...- y un espléndido reparto donde brillan, por supuesto, la pareja protagonista compuesta por Anthony Hopkins y Debra Winger.

7/10

Últimos tráilers y vídeos