IMG-LOGO

Biografía

Jamie Thomas King

Jamie Thomas King

Jamie Thomas King

Filmografía
Mr. Turner

2014 | Mr. Turner

El director británico Mike Leigh abandona las películas de temática social, género que le ha deparado sus mayores éxitos –Secretos y mentiras, Todo o nada, Un cuento sobre la felicidad, Another Year– para ofrecer el biopic de uno de los mayores artistas ingleses de todos los tiempos: el pintor J.M.W. Turner (1775-1835), célebre exponente del romanticismo, cuyas pinturas, especialmente sus paisajes marinos, son puerta de entrada al mundo del impresionismo. Leigh no hace una biografía al uso, sino que se centra en los últimos años del pintor, cuando éste se ha convertido en una autoridad en materia pictórica y goza de un prestigio extraordinario en la Royal Academy of Art de Londres. Turner fue un tipo peculiar, huraño –y así lo hace notar Leigh en su largo film–, una personalidad extravagante que apenas tenía amigos y que prácticamente sólo se relacionaba con su padre, quien le ayudó en la exposición de sus obras hasta su muerte, hecho que causó una profunda depresión en el pintor. El film incide especialmente en retratar esa faceta excéntrica y menos atractiva de su existencia, la de un hombre solitario, cuyas motivaciones –vitales, artísticas, emocionales– permanecían ignotas para el resto de los mortales. Tampoco la película ilumina esa opacidad, de modo que el guión de Leigh parece sobre todo un intento por desentrañar el sentido de la vida del pintor, pero sólo puede hacerlo a partir de una colección de episodios cuya datación en el tiempo no importa demasiado pues sólo pretenden ofrecer retazos cotidianos del artista, pistas para conocerlo: las leves relaciones con otros pintores, con su penosa sirvienta, con su padre, con una esposa y unas hijas abandonadas, con algunas visitas ilustres, etc., y todo ello en medio de sus idas y venidas en busca de paisajes naturales que inmortalizar en sus lienzos. Especial interés hay en las secuencias relacionadas con la Academia, lugar donde Turner exponía sus obras y en donde se encontraba con otros pintores. Muy relevante es la rivalidad con John Constable –el otro gran pintor inglés de la época–, que Leigh recoge en una sutil pero clarividente escena. También se emplea el director en humanizar en lo que puede al artista –aunque sea levemente–, mostrando su relación amorosa al final de su vida, dando fe de gestos generosos y llamativos altruismos artísticos, e incluso con el casi humorístico pasaje de la fotografía, tan elocuente y profético. Son momentos que se agradecen dentro de un conjunto anímico poco vibrante y para nada complaciente, alejado de tópicos, con un personaje de escaso atractivo externo. Visualmente Mr. Turner ofrece imágenes que están a la altura de la genialidad pictórica de su protagonista. Desde luego Leigh ha puesto aquí toda la carne en el asador y el trabajo de su habitual director de fotografía, Dick Pope, es sencillamente espectacular, un derrocha belleza en el tratamiento de la luz, sempiternamente presente, en contrastes y colores, a lo largo de todo film. Y, por supuesto, el resultado final del film también debe mucho a otra constante de las obras de Leigh, el actor Timothy Spall. Probablemente despacha el mejor trabajo de su carrera, mimetizándose absolutamente en un personaje único, anómalo, que él adopta maravillosamente con esos modales toscos, esa voz de ultratumba, esos gruñidos. 

6/10
Storage 24

2012 | Storage 24

Francotirador

2012 | Tower Block

Los inquilinos de un bloque de pisos, que meses atrás presenciaron un asesinato, comienzan a ser eliminados uno por uno a manos de un implacable francotirador.

5/10
Marchlands

2011 | Marchlands | Serie TV

La historia de tres familias, en 1968, 1987 y 2010, ligadas por la mansión que habitan en el campo, Marchlands, y la muerte en el lago de la pequeña Alice Bowen en extrañas circunstancias, cuyo espíritu parece continuar en el lugar. En los 60 domina la idea de cómo ha traumatizado la desaparición de Alice a sus padres y abuelos; en los 80, la hija pequeña de los Maynard asegura que tiene una amiga imaginaria, Alice, lo que preocupa a sus padres y hermano; en la época actual una pareja, Mark y Nisha, acaban de mudarse a la casa: ella está en estado y él vivió en el pueblo en el pasado.El punto de partida resulta sugerente, y hay cierta habilidad en el entrelazamiento de las historias, con el distinto aspecto que presenta la misma casa. Pero los personajes resultan demasiado estereotipados, a sus frases les falta brillantez y la intriga no lo es tanto. Para pasar el rato.

4/10
El topo

2011 | Tinker, Tailor, Soldier, Spy

Años 70. Los servicios de espionaje británicos están en entredicho tras el fiasco de una operación encubierta en Budapest, Hungría. Son los años de la guerra fría, y todo apunta a que la Unión Soviética tiene infiltrado un topo en la cúpula del MI6. Para descubrir su identidad, el gobierno acude a uno de sus mejores agentes, George Smiley, que fue obligado a jubilarse unos meses atrás. Se diría que Smiley y otros veteranos espías han sido retirados de la actividad gracias a las jugadas maestras de Karla, uno de los jefes de los espías soviéticos, que mueve con extrema habilidad la pieza de su topo en el gran tablero ajedrecístico del espionaje. Intensa y lograda adaptación de la que seguramente es la mejor novela de espías de John le Carré. No era una tarea sencilla armar en dos horas esta tupida tela de araña argumental, ya que existe una excelente miniserie televisiva de 1979 de más de cinco horas, Calderero, sastre, soldado, espía, basada en la misma obra, con un reparto fantástico encabezado por Alec Guinness. Aquí toma el relevo en el rol de inteligentísimo espía gris Gary Oldman, y le acompaña un elenco de actores maravilloso, estamos ante la clásica película que merecería un Oscar al mejor reparto si tal categoría existiera en los premios de la Academia. Tiene gran mérito el guión trabado por Bridget O'Connor y Peter Straughan, hay una sabia labor de condensación de la novela y disposición de los saltos temporales, agil e intrigante, que conserva la emoción del original junto a esa presentación del mundo de los espías como un mundo gris y burocrático, en que las hojas impiden ver el bosque, con el peligro de olvidar en qué y para qué está uno trabajando. Si en Déjame entrar el sueco Tomas Alfredson tenía el mérito de mostrar vampiros en un entorno realista, quizá aquí su gran aportación es presentar a los espías como almas en penas que arrastran sus existencias hacia no se sabe dónde. De algún modo estaríamos ante la otra cara de la misma moneda, hay algo etéreo e inconsistente en ese mundo de duplicidades y traiciones, donde conceptos como lealtad y patriotismo se desdibujan, y el amor de una esposa o unos hijos es sacrificado, ahí está la “fantasmal” Anne, la eternamente nombrada y apenas vislumbrada mujer de Smiley, que tanto le hace sufrir. Logra el director decir mucho sin palabras, lo que tiene gran mérito en una película donde los diálogos con nombres e información importantes no escasean. Las miradas entre los “camaradas de armas”, los silencios que siguen a frases significativas, el espejo que resulta ser un niño para uno de ellos, todo tiene importancia, y Alfredson sabe sacarle valioso partido para dotar a su película de la misma densidad que presentaba la novela de Le Carré, y mostrar con pudor, como pidiendo perdón, las heridas que los personajes presentan en sus almas.

8/10
Como locos

2011 | Like Crazy

Anna, británica,  estudia en Los Ángeles y se enamora terriblemente de un joven llamado Jacob. La desgracia sobreviene cuando a ella no le renuevan el visado y ha de regresar a su país. Ambos enamorados mantendrán la relación a distancia, lo cual no será fácil. Los estimables actores Anton Yelchin y Felicity Jones demuestran un gran oficio al encarnar convincentemente a sus personajes. Gran parte de los diálogos fueron improvisados.

4/10
Los Tudor (2ª temporada)

2008 | The Tudors | Serie TV

Enrique VIII persigue a la seductora Ana Bolena. Mientras tanto, el Papa y Tomás Moro tratan de derrocarle. Segunda temporada de la serie protagonizada por Johathan Rhys Meyers, que reconstruye las intrigas palaciegas de los Tudor en la Inglaterra del siglo XVI. La principal novedad de estos nuevos episodios es la incorporación al reparto del veterano Peter O'Toole, que interpreta con su innegable carisma al Papa Pablo III.

6/10
En busca del tesoro perdido

2008 | Lost City Raiders

Debido al calentamiento global, la Tierra está inundada. Ante tal desastre, la Iglesia Católica decide contratar un equipo de buceo especializado en rescates especiales para que localice un objeto que puede lograr que el orden del mundo se restablezca. Este objeto es un cetro que tiene un poder especial. Los buceadores deberán encontrar este artefacto antes de que caiga en manos de un magnate con oscuras intenciones.

4/10
Los Tudor

2007 | The Tudors | Serie TV

Traslación a la pequeña pantalla de las intrigas dinásticas de los Tudor en la Inglaterra del siglo XVI. La lujosa serie televisiva británica, producida con abundantes medios, se publicita diciendo que para conocer bien el final sabido por todos (es de suponer que se refiere a cosas como los matrimonios múltiples de Enrique VIII) hay que tener idea antes del principio, de cómo empezó todo, algo sobre lo que arrojaría luz Michael Hirst con Los Tudor. Y esta primera temporada y lo que da de sí, parece tener como modelo series tan espléndidas como Yo, Claudio, aunque la realidad es que el resultado es inferior, más cercano a la reciente Roma. O sea, gran despliegue en la recreación de la época, y un cierto aire de culebrón en las diferencias motivadas por la ambición desmedida y la pasión lujuriosa, presentadas con todo lujo de detalles como si ante un culebrón de los muchos que las teles emiten a mediodía estuviéramos. Lo que conduce a más de uno a presentar pegas al rigor histórico de más de un pasaje. Jonathan Rhys Meyers compone a un Enrique VIII inmaduro e infantiloide, algo no reñido con el hecho de que cambia en la alcoba de dama como si de un juego de sábanas se tratara. Esta visión de la juventud voluble conecta bien con cierta visión contemporánea donde jóvenes guapitos y con muchas posibilidades personales y profesionales caminan sin rumbo hacia ninguna parte. Amante de los torneos, poco sólido en la concepción de una política que diseña el cardenal Wolsey, Enrique no es capaz de corresponder al amor sincero de su esposa Catalina de Aragón, bien interpretada por Maria Doyle Kennedy. Resulta llamativo el dibujo de Tomás Bolena, el padre de las hermanas María y Ana Bolena, que utiliza a sus bellas hijas como el más miserable de los alcahuetes para manipular al monarca. La serie creada por Hirst acentúa los elementos folletinescos y de manipulación como si los Tudor fueran un reflejo de los Borgia en las luchas por el poder, a veces en la frontera del ridículo, como en la obligada boda de Margarita, hermana de Enrique, con el repugnante vejestorio que es rey de Portugal, a quien ahogará convenientemente con la almohada del real lecho. Y convence más en unos aspectos con otros. Por ejemplo, en la camarilla de amigotes de Enrique la cosa funciona, pero cuesta creerse la pasión ciega del monarca por Ana Bolena desde la primera vez que posa los ojos sobre ella. La serie cuenta con un reparto de lujo, y Sam Neill y Jeremy Northam se esfuerzan en dar empaque a sus personajes, Wolsey y Tomás Moro respectivamente. En todo caso no deja de llamar la atención cómo se ha perfilado a Moro, un hombre bueno y de familia, y leal súbdito de su majestad, pero cuya ingenuidad política y de la vida misma parece rebosar por todos sus poros.

5/10
The River King

2005 | The River King

Dos policías encuentran un cadáver bajo el hielo de un río congelado de una pequeña población canadiense. Todo apunta a que el joven en cuestión se cayó al agua por accidente o se suicidó. Pero uno de los polis, Abel, parece inclinado a pensar que se trata de un homicidio. Sus pesquisas le llevan a una prestigiosa aunque inquietante escuela a las afueras del pueblo. Allí contacta con una profesora y una chica que conocieron de cerca al muerto. Sin embargo, el departamento de policía es reacio a investigar y él tendra que hacer el trabajo por su cuenta. Estamos ante un convencional thriller, con mucha dosis de drama, protagonizado por el eficiente Edward Burns (Confidence) y dirigido correctamente por Nick Willing (Jason y los argonautas, Alicia en el País de las Maravillas). La ambientación está lograda, pero la historia es poca cosa y no interesa demasiado al espectador, quizá porque carece de suficientes elementos de tensión. Todo es demasiado leve. Aunque el guión, basado en una novela de Alice Hoffman, cuida especialmente al protagonista, preso de sus fantasmas interiores, los demás personajes podían haber dado para más (la profesora, su compañero poli), aunque sí que se aprecia un esfuerzo por ofrecer un enfoque interesante en el desarrollo de los hechos y mostrarlos fragmentadamente, con un punto de originalidad.

4/10

Últimos tráilers y vídeos