IMG-LOGO

Biografía

Jo Willems

Jo Willems

Jo Willems

Filmografía
Casa ajena

2020 | His House

La historia de una pareja de refugiados que tras una angustiosa huida desde Sudán del Sur, devastado por la guerra, lucha por adaptarse a su nueva vida en un pequeño pueblo inglés que tiene un mal indescriptible acechando bajo la superficie.

Gorrión rojo

2018 | Red Sparrow

Cuando la joven Dominika Egorova se rompe la pierna en plena actuación en el Teatro Bolshoi, su carrera de bailarina queda definitivamente truncada. Su situación económica, con su padre fallecido y su madre impedida, pasa rápidamente a ser muy delicada. Por suerte, su tío Vania, alto funcionario del servicio secreto ruso, ve en su sobrina un gran potencial para servir a los intereses del estado y le propone colaborar con él. Acabará ingresando así en la llamada escuela de Gorriones, agentes especializados en la seducción de sus víctimas. Adaptación de la novela homónima de Jason Matthews, que durante más de treinta años trabajó como agente de la CIA. Aunque con hechuras modernas, Gorrión rojo bebe de esa experiencia y tiene ese sabor añejo de las películas de espías de otra época, cuando americanos y rusos jugaban al ajedrez de las relaciones internacionales, desarrollaban implacables programas para reclutar agentes, sacrificaban peones sin dudarlo u ocultaban agentes dobles entre las filas enemigas. En este sentido, sin ser memorable el film cumple con el cometido de entretener y atrapar al espectador, que seguirá el itinerario de la protagonista sin pestañear. Pero estamos ante una película moderna (aunque algún extraño anacronismo hay) y por lo que se ve eso ha de tener sus inevitables concesiones. Por varios motivos, Gorrión rojo emparenta claramente con un film coetáneo protagonizado por Charlize Theron, Atómica. Al tirón de las actrices y la temática del espionaje entre las dos potencias se suma aquí especialmente el morboso tratamiento del sexo, tan insistente y gráfico que llega a ser desconcertante sobre todo en la primera mitad del metraje. Por supuesto hay también violencia, aunque en este caso menos espectacular, y por eso quizá más dura, más veraz. Es otro de los puntos en los que la trama tiene un mayor sesgo hacia el film clásico, menos efectista, aunque eso no quita que el guionista Justin Haythe (Revolutionary Road) simplifique la historia, juegue al despiste y también se guarde el conveniente as en la manga. Entre otras cosas, le sirve para ello un actor como la copa de un pino, el belga Matthias Schoenaerts, que compone magníficamente al maquiavélico agente ruso tío de la protagonista. Por lo demás, con ritmo sostenido el director Francis Lawrence usa bien sus armas para mantener el interés durante el amplio metraje, la primera de las cuales es la actriz con quien comparte apellido, Jennifer Lawrence, a quien ya dirigió en varias películas de la saga de Los juegos del hambre. Pese a su juventud, vuelve a llamar la atención su madurez frente a las cámaras y su capacidad de transmitir estados de ánimo y credibilidad, en este caso con su personaje de Dominika, una mujer preparada meticulosamente para convertirse en un tipo de agente secreto experto en manipular sexualmente a sus víctimas. Su némesis, el agente norteamericano Nate Nash, es más convencional pero está a la altura gracias sin duda al también carismático Joel Edgerton. Funciona más o menos el “feeling” entre ellos, aunque justo es reconocer que su fulgurante conexión no deja de tener algo de “deus ex machina”. Quizá algún titubeo hubiera sido más efectivo. El resto de secundarios cumple, con mención especial para Jeremy Irons.

5/10
American Gods

2017 | American Gods | Serie TV

Adaptación de la novela homónima de Neil Gaiman al formato televisivo, se encargan de hacerlo Bryan Fuller y Michael Green. Se trata de una rocambalesca historia que incluye la recreación bastante libre y pintoresca de algunos episodios históricos, pasajes de delirante surrealismo y abundantes escenas de sexo. Ello para contar la salida de la cárcel de Shadow Moon dos días antes de cumplir su condena, su mujer ha muerto en un accidente con circunstancias especialmente morbosas. En el camino al entierro conoce al señor Miércoles, un tipo misterioso que le propone que trabaje para él. A medida que avanza la trama descubrimos que es uno de los viejos dioses, que se enfrentan a otros nuevos que encarnan conceptos como la tecnología y la globalización. De cuidada producción, es la típica serie que puede aglutinar a una base determinada de fans, pero que a la mayoría del público le producirá rechazo y repulsión, por lo disparatado y caprichoso que es todo, epíteto distinto a intrigante. Se diría que la idea es jugar un poco a David Lynch y su Twin Peaks, pero los emuladores se quedan bastante lejos de su modelo, lo que entregan es desesperadamente grotesco.

4/10
Los juegos del hambre: Sinsajo (parte 2)

2015 | The Hunger Games: Mockingjay - Part 2

Después de sufrir el severo ataque del "alienado" Peeta, que casi acaba con su vida, Katniss se recupera de sus heridas y comprueba que el mal que aqueja a su compañero es tan profundo que quizá no se reponga nunca. Acuciada por esa idea no está dispuesta a esperar más tiempo para arremeter con toda su fuerza contra Snow, y sabedora de que para las autoridades rebeldes el Sinsajo ya ha cumplido su misión, escapará del distrito 13 para llegar al Capitolio por su cuenta. Pero un comando de soldados fieles le seguirán: entre ellos, Gale, Finnick, Boggs y también Peeta, aunque en cualquier momento podría atentar de nuevo contra Katniss. Digno colofón de las aventuras de Katniss Everdeen, basadas en la trilogía distópica ideada por Suzanne Collins. Mucho ha transcurrido desde que la inocente Katniss se enfrentó a la cruel y terrible prueba de los 74 Juegos del hambre, entretenimiento con el que el tirano presidente Snow distrae y somete al pueblo de Panem. Ahora los 13 distritos están unidos por primera vez, aunque todo el protagonismo recae sobre Katniss, quien buscará con vehemencia su particular venganza, sin atender a políticas ni estrategias. La verdad es que tras la entrega anterior –un prólogo de esta película donde aparentemente apenas ocurría nada relevante– se agradece que aquí los hechos se precipiten y se dé prioridad absoluta a la acción, obviando discursos, reuniones y la palabrería publicitaria tan presente en la saga. Tiene atractivo la entrada del comando en la ciudad, con esas trampas mortíferas que ha preparado el enemigo, al igual que el director Francis Lawrence sabe crear el clima adecuado en la angustiosa secuencia de los túneles, con imágenes que parecen salidas de Guerra Mundial Z. Pero esa primacía de la acción, bien rodada y con eficaces efectos especiales, con la línea narrativa encabezada por Katniss, deja inevitablemente de lado a muchos personajes que tenían bastante peso en los demás filmes, aquí prácticamente ausentes, como Alma Coin (Julianne Moore), Plutarch (Philip Seymour Hoffman, quien desgraciadamente falleció antes de acabar el rodaje), Haymitch (Woody Harrelson), Effie (Elizabeth Banks), etc. Es un detalle que confirma desde luego la inconveniencia de convertir la última parte de la trilogía literaria en dos películas. Ya se sabe, los intereses comerciales mandan. Como era de esperar el personaje de Katniss es el más interesante y se ve que Jennifer Lawrence ha madurado con el personaje. Aquí vuelve a tener que enfrentarse con serias dudas acerca de su cometido, y a poner en entredicho su liderazgo. Y, por supuesto, nunca está claro de qué lado se inclina y se inclinará su corazón con respecto a Gale y Peeta, una cuestión bastante tratada en el film. Por otra parte, en la línea de toda la saga Los juegos del Hambre: Sinsajo (parte 2) no es un film complaciente y optimista. Se habla explícitamente de venganza y asesinato, único móvil de la protagonista, y el mundo que se pinta no es para nada esperanzador. La historia transmite además un agridulce mensaje sobre la condición humana, siempre ávida de poder, donde el mundo de la política se muestra, una vez más, como ámbito natural de la corrupción y la mentira.

6/10
Los juegos del hambre: Sinsajo (parte 1)

2014 | The Hunger Games: Mockingjay - Part 1

Katniss Everdeen es acogida en el distrito 13, y aleccionada por Plutarch, la presidenta Alma Coin alberga grandes esperanzas de que la joven pueda galvanizar el imparable movimiento de rebelión contra el tirano presidente Snow. Las dudas surgen en cómo puede afectarle que Peeta haya quedado atrás, prisionero de Snow. Pues éste lo exhibe en las pantallas de televisión en entrevistas conducidas por Filckerman, con mensajes equívocos y manipuladores que podrían minar la moral de Katniss. La novela con que culmina la trilogía distópica de novelas juveniles de Suzanne Collins ha sido dividida en dos partes, y aquí llega la primera entrega de "Sinsajo", de la que lo menos que puede decirse es que no defrauda. Francis Lawrence sigue describiendo un mundo oscuro, donde se muestran las masacres ejecutadas por un Snow al que no detiene ningún escrúpulo a la hora de trazarse sus objetivos. Las claves que sostienen la trama siguen siendo las de los otros filmes: una innegable madurez en la heroína Katniss, que maneja sus condiciones de liderazgo con humildad, sin que se le suban a la cabeza, y confiando más en la atención sincera a los otros, que en las armas de propaganda, los videoclips patrióticos que desea rodar Plutarch, y que sólo funcionarán sin responden de verdad a las convicciones íntimas de la protagonista. Una vez más la idea de que importan más las personas concretas que las metas abstractas funciona, porque el bien de la colectividad pasa por el bien personal de cada uno de los que sufren la tiranía de Snow; esto permite a la protagonista sacrificarse y tomar las decisiones adecuadas. Las escenas de acción funcionan muy bien, y algunos pasajes que podían haber sido convencionales, como un intento de rescate, funcionan bien por que se combinan paralelamente con otra guerra, la mediática, de innegable interés. Los actores están bien en sus personajes, casi todos arquetípicos, los veteranos Donald Sutherland, Julianne Moore y el fallecido Philip Seymour Hoffman los llenan casi con su sola y poderosa presencia. Destaca especialmente Jennifer Lawrence, que le imprime dramatismo y grandeza en sus momentos culminantes –los relativos a Peeta y Gale, o sus encuentros con las personas sufrientes–, se trata sin duda de una grandísima actriz.

6/10
Los juegos del hambre: En llamas

2013 | Catching Fire

Segunda entrega de la saga iniciada con la exitosa Los juegos del hambre. Aún queda la adaptación de la última de las novelas de Suzanne Collins, Sinsajo, que según está previsto se fragmentará en dos películas. Por primera vez ha habido dos ganadores de “Los juegos del hambre”, Katniss Everdeen y Peeta Mellark, que según la tradición, inician el Tour de la Victoria, por todos los distritos, donde se encontrarán con los familiares de los caídos durante el torneo. Pero la población percibe a Katniss como una rebelde que ha desafiado con éxito al oscuro poder del Capitolio, lo que podría avivar una insurrección. Tras un intento fallido de usar a la muchacha para manipular a la opinión pública, el nuevo y maquiavélico Vigilante Jefe, Plutarch Heavensbee, le dará la solución al presidente Snow, organizar una edición del 75 aniversario de la macabra gesta, que recupere a ganadores de los años anteriores, por lo que como sólo puede ganar uno, lo más probable es que Katniss muera. El director Gary Ross, que realizó un correcto trabajo en la primera parte, cede el testigo a Francis Lawrence (Soy leyenda), que le saca partido sobre todo a la numerosa acción presente en la trama derivando en un tramo final trepidante. Los juegos del hambre: En llamas ofrece la suficiente espectacularidad como para mantener al público ensimismado, pese a que repite forzadamente el mismo esquema, con la protagonista enfrentándose de nuevo a la misma competición, cuando se suponía que no lo tendría que hacer más. Aunque está claro que su público natural son adolescentes, no se realizan concesiones fáciles a este sector, como podrían haber sido, por ejemplo, la sobredosis de diálogos empalagosos, y personajes quitándose la camisa forzadamente de Crepúsculo. Los juegos del hambre: En llamas tiene un tono más adulto incluso que el de su predecesora. A todo esto se le suma que tiene cierto interés su análisis del funcionamiento de la propaganda mediática, en concreto del poder de la televisión para mantener distraída a la población de los verdaderos problemas. Además, Los juegos del hambre: En llamas reincide sobre el sacrificio, el trabajo en equipo, la familia y la necesidad de cuestionar de forma crítica las doctrinas oficiales del poder que promueve la caja tonta. Por su parte, Jennifer Lawrence vuelve a demostrar que su capacidad interpretativa supera con mucho la media, y está bien acompañada por los jóvenes Josh Hutcherson y –en menor medida– Liam Hemsworth. De nuevo choca, quizás, que se haya recurrido a actorazos como Donald Sutherland, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Toby Jones o Stanley Tucci para papeles que apenas tienen presencia. Así y todo, el insuperable Philip Seymour Hoffman no necesita más que un par de secuencias breves para componer a un villano retorcido y memorable.

6/10
Touch (serie)

2012 | Touch | Serie TV

Martin es viudo, padre de un niño autista, y trabaja en el aeropuerto llevando maletas. Jake, el hijo de Martin, se escapa por tercera vez en tres semanas del colegio y acaba apareciendo, como de costumbre, subido a una torre de teléfonos. La alarma de los bomberos salta siempre a la misma hora: a las 3 horas, 18 minutos. La situación es límite y los asuntos sociales deciden intervenir para estudiar si Martin es capaz de criar a Mike. El niño no ha hablado nunca, pero sin embargo tiene una enorme capacidad para los números y últimamente está obsesionado con el 3.18. Según se van sucediendo los acontecimientos, Martin y la asistenta social encargada del caso descubrirán que la cifra que constantemente escribe Jake esconde un mensaje. Y es que el pequeño es capaz de ver las numerosas conexiones que gobiernan el mundo y que hacen que unas personas se relacionen con otras. Es la forma de prever ciertos acontecimientos del futuro. Touch es un drama con tintes sobrenaturales, de historias cruzadas y con ciertos toques de intriga. Un producto lo que se dice elaborado a conciencia. No en vano está creado por Tim Kring, responsable de Héroes y se ha contado con un actor de garantías para hacer de protagonista. Así, Kiefer Sutherland vuelve a la pequeña pantalla con ganas de repetir el éxito acumulado durante ocho temporadas en la piel de Jack Bauer, en la serie 24. Su papel del famoso agente federal le valió numerosos reconocimientos, y ahora se presenta como un hombre atenazado por los hechos, aunque abocado a cambiar radicalmente de actitud. La emoción que flota en el ambiente durante todo el episodio piloto, dirigido por Francis Lawrence (Soy Leyenda), es muy adecuada para presentar el drama personal del protagonista: una esposa fallecida, un trabajo precario y un hijo con el que es imposible comunicarse. Por otro lado, la idea principal que fundamenta la serie, la de que todo el mundo está conectado, permite seguir la trama con interés porque en esa vinculación metafísica siempre hay algo que descubrir, un dato de un personaje o de un acontecimiento que aporta valor.

7/10
Sin límites

2011 | Limitless

Eddie es un escritor fracasado, que va dando tumbos por la vida. Hasta que se pone a su alcance NZT, unas pastillas que multiplican por mil su capacidad mental. Es tomarlas y experimentar un subidón, que le hace capaz de escribir un novelón en pocos días, o de imaginar las mejores inversiones que quepa pensar en Wall Street. Desgraciadamente esta misteriosa y clandestina medicina tiene efectos secundarios y crea adicción; y sus atractivos efectos conducen a que un mafioso que prestó dinero a Eddie la quiera para sí. Entretenido y vertiginoso thriller basado en la novela “Los campos oscuros” de Alan Glynn. Está tras la cámara Neil Burger, director de El ilusionista, film con el que comparte algunas ideas sobre el carácter engañoso de las apariencias. Destaca la película por sus cualidades hipnóticas, sobre todo en las escenas donde se recrean los efectos de NZT en los que las ingieren, el aumento de su percepción y de la actividad cerebral se muestra de modo muy visual, con el cambio de la iluminación, la presentación del personaje “multiplicado”, viéndose a sí mismo, y el efecto de rapidísimo viaje por las calles de Nueva York como si uno anduviera subido en un velocísimo vehículo y pudiera ver hasta el infinito y más allá. Quizá donde falla más la película es en sus pretensiones argumentales, donde falta algo más de consistencia. Porque se diría que estamos ante la clásica fábula de “dueño de la lámpara de Aladino”, cuyos ilimitados poderes se le van de las manos, y donde haría un poco el papel de “Pepito Grillo” la novia, que no acaba de reconocerle con su nuevo y artificial talento. Y tal planteamiento no acaba de casar con la idea de contraponer a Eddie –un Bradley Cooper en alza– con un hombre de negocios de la vieja escuela –Robert de Niro, en uno de esos papeles que hace con los ojos cerrados–, sobre todo en el forzado desenlace.

6/10
Confesiones de una compradora compulsiva

2009 | Confessions of a Shopaholic

Érase una mujer a una tárjeta de crédito pegada, érase una compradora compulsiva... Esto podríamos decir, parafraseando a Quevedo, de Rebecca Bloomwood, una joven periodista, despierta y agradable, pero que no puede resistir la tentación de comprar todo tipo de trapitos y calzado 'ad hoc'. Hasta tal punto que sus múltiples tarjetas empiezan a estar agotadas, y un especialista en impagados la acecha con tesón. En tal tesitura, mientras intenta ver cumplido su sueño de ser fichada por una revista de moda, se produce la ironía de que donde acaba yendo a parar es a una revista de finanzas, donde sus columnas firmadas por “La dama del pañuelo verde” se convierten en un inesperado éxito; en efecto, con un lenguaje popular, Rebecca da consejos sobre cómo gastar responsablemente, algo que ella no huele ni de lejos. Tampoco su jefe, el apuesto Luke, se baja del guindo, y cree que Rebecca es toda una experta en economía doméstica. Simpática comedia que se basa en las populares novelas de Sophie Kinsella, que en su retrato de los apuros de una mujer de nuestros días conecta con otros éxitos recientes filmados a partir de libros, como El diablo viste de Prada y El diario de Bridget Jones El australiano P.J. Hogan, que despertó muchas esperanzas con sus comedias iniciales La boda de Muriel y La boda de mi mejor amigo, pero cuya carrera luego se ha ido desinflando, retoma el tono del segundo film citado, con un ritmo ágil, repleto de gags ocurrentes, y traslada a Nueva York la acción londinense del original. La película se ve con una sonrisa todo el tiempo, pues se juegan con inteligencia las cartas de la historia amorosa, la relación de las dos amigas, el suspense del cobrador, la adicción a las compras y las reuniones de personas que quieren dejar tal vicio... Isla Fisher y Hugh Dancy son dos actores jóvenes en alza, que aguantan bien la película, y cuentan con el respaldo de secundarios solventes, algunos –Krysten Ritter, Kristin Scott Thomas, Robert Stanton- mejor aprovechados que otros -John Goodman, Joan Cusack, John Lithgow–. Si se quiere, el film intenta ser una crítica al consumismo exacerbado, pero tampoco debería ser tomado demasiado en serio en tal aspecto, pues pesa mucho más su condición de divertimento, y lo cierto es que al verlo dan unas ganas locas de irse a comprar algo. En la puesta en escena hay alguna idea ingeniosa, como la de la animación de los maniquíes que invitan a comprar las prendas que lucen.

6/10
30 días de oscuridad

2007 | 30 Days of Night

David Slade debutó en el largometraje con Hard Candy, un brillante thriller sobre la pederastia que dio a conocer a Ellen Page. El segundo trabajo del cineasta es mucho más convencional, pues se trata de una rutinaria cinta de vampiros, basada en un cómic de Steve Niles y Ben Templesmith, conocido en España como “30 días de noche”. Ejercen como productores Sam Raimi y Robert Tapert, dos leyendas del género fantaterrorífico por la saga de Posesión infernal. La idea, podría haber dado juego, pues presenta a un grupo de vampiros tan astutos que deciden que como la luz del sol les destruye, lo mejor es poner rumbo a Barrow (Alaska), el pueblecito más al norte de los Estados Unidos, que cada verano queda sumido en la oscuridad durante 30 días. En ese tiempo, podrán hacer de las suyas a sus anchas. Allí, el sheriff Eben, que intenta superar que el abandono de su mujer, se convertirá en líder de un grupito que intenta sobrevivir escondiéndose hasta que salga el  sol. La aislada localidad en donde transcurre la acción, con su noche interminable, podría haber propiciado una inquietante ambientación, al estilo de La cosa, de John Carpenter. El principio resulta más o menos prometedor, en este sentido. Además, el maquillaje de los vampiros y la fotografía son aspectos bastante cuidados. Pero los personajes no están desarrollados, Josh Hartnett y Melissa George son una pareja de lo más insulso, y Danny Huston, un gran intérprete, no puede hacer olvidar el hecho de que el vampiro malvado que interpreta es de lo más maniqueo. Los diálogos son absurdos, y algunas secuencias parecen haber sido recortadas. El film sufre graves caídas de ritmo, y todo es tan simplón que no está a la altura de lo que se espera del director.

4/10
London

2005 | London

Syd (Chris Evans) se presenta sin avisar en la fiesta de despedida de su ex novia, London (Jessica Biel), que marcha a otra ciudad. Encerrado en un cuarto de baño, esnifando cocaína y bebiendo cerveza, charlará de sus traumas con un recién conocido, Bateman (Jason Statham), y una amiga, Mallory (Joy Bryant), a la espera de encontrar fuerzas para enfrentarse cara a cara con London Desagradable film en el que asistimos a la verborrea patológica y enormemente procaz de un joven absolutamente deprimido que se ha convertido en una basurilla humana. La gente que le escucha es igual o peor (se lleva la palma el episodio sadomasoquista), y entre medias asistimos a breves flashbacks que narran episodios del amor (casi siempre sexual) que vivieron Syd y London. Rodada con pocos medios y casi siempre en espacios cerrados, sorprende el cartel de jóvenes actores que muy pronto se convertirían en estrellas.

4/10
Hard Candy

2005 | Hard Candy

Hayley, una adolescente, concierta una cita chateando en internet con un atractivo fotógrafo treintañero llamado Jeff. Lo que parece el imprudente juego de una muchachita resulta ser algo muy distinto. Hayley está convencido de que Jeff es un pedófilo depredador sexual, y le ha tendido una trampa para darle una lección de las que hacen época. Desasosegante film en que se da la vuelta a la clásica historia de `Caperucita y el Lobo´. Pues este último cae atrapado en las redes de una chiquita dispuesta a torturar a su presa de todos los modos imaginables, incluida la amenaza de castración, una secuencia sumamente desagradable. Ella resulta ser, como dice el título del film, un auténtico `dulce amargo´, modelado por su astucia y frialdad a imagen y semejanza de otro célebre psicópta: Hannibal Lecter, el Caníbal. De modo que para el espectador llega a producirse una situación incómoda: confusión por no saber hacia quien dirigir sus simpatías: si hacia la chica protagonista, que tiene razón en despreciar la pedofilia, o hacia el fotógrafo, convertido en víctima de vejaciones que sobrepasan todo límite. Sobre ello, el director, David Slade comenta que “siempre me interesaron las relaciones entre personajes que acaban destrozándose y destrozando al espectador” y, desde luego, en esa línea se enmarca el film.

6/10

Últimos tráilers y vídeos