IMG-LOGO

Biografía

Robert Redford

Robert Redford

83 años

Robert Redford

Nació el 18 de Agosto de 1936 en Santa Monica, California, EE.UU.

Premios: 2 Oscar (más 1 premios)

Espíritu independiente

01 Enero 2006

Un rostro ajado y lleno de profundas arrugas delata su edad, pero en todo lo demás Robert Redford sigue teniendo un espíritu joven e inquieto, con el mismo aire aventurero, libre y despierto de los personajes que le dieron fama.

Cuatro nominaciones al Oscar, una estatuilla al mejor director, un Oscar honorario, seis Globos de Oro y otras tres nominaciones, un premio BAFTA, fundador e impulsor del Festival de Sundance… Éstos son sólo algunos logros de esta auténtica leyenda viva del Séptimo Arte, un hombre con fama de “progre” –suponiendo que esta palabra signifique algo–, preocupado por el medio ambiente y demócrata declarado. Su estrella comenzó a brillar gracias al Sundance Kid de Dos hombres y un destino, una maravilla que ganó cuatro Oscar. El mismo Redford habla de su deuda con el director George Roy Hill: “Le debo todo a mi personaje de Sundance. Se lo debo a él, a Paul Newman y a William Goldman”. Como se sabe, Newman fue su compañero de aventuras Butch Cassidy, y Goldman el autor del guión (que se llevó el Oscar, por cierto). Se entiende así que cuando allá por los años 80 el rubio actor quiso potenciar el mundo del cine con un festival internacional que prestara atención a las producciones independientes y de calidad eligiera el nombre de Sundance. Hoy en día se trata de uno de los festivales de cine más prestigiosos del mundo, sinónimo del espíritu libre e indómito de los artistas.

Desde su juventud, Charles Robert Redford Jr. –nacido en Santa Mónica (California) el 18 de agosto de 1937– tuvo un carácter rebelde y difícil. No cuajó en la escuela y aunque logró entrar con una beca en la Universidad de Colorado (gracias a que fue fichado por el equipo de béisbol), frecuentó malas compañías y cayó en la bebida: “Significó el comienzo de un periodo de tres años en el que estuve borracho casi a diario”, dice. Expulsado de la universidad, probó a dedicarse a la pintura, por lo que decidió estudiar en la Escuela de Arte de París. Sin embargo, una vez en Europa apartó de sí sus fiebres creadoras y se dedicó a deambular sin rumbo por el continente. Regresó a Norteamérica en 1958 y nada más llegar conoció a la que en septiembre de ese mismo año se convertiría en su mujer, Lola Van Wagenen (con quien tuvo 4 hijos y de la que se divorció en 1985). Marchó entonces a Nueva York y volvió a probar con los pinceles en el Instituto Pratt. Allí, una de las asignaturas era escenografía teatral y Robert Redford quedó entusiasmado con ella. Decidió entonces matricularse en la American Academy of Dramatic Arts. Uno de los actores más emblemáticos del siglo XX estaba a punto de nacer.

Redford debutó en el cine en El que mató por placer (1962), una interesante película de guerra, dirigida por Denis Sanders y en donde fue compañero de reparto de un tal Sydney Pollack. Con el tiempo, el propio Pollack, convertido ya en realizador, dirigiría a Redford en nada menos que siete películas, entre ellas algunas de las más celebradas, como Los tres días del Cóndor (1975) o Memorias de África (1985). Volvió a trabajar en 1965 en una película de guerra con aires de comedia, Situación desesperada, pero menos, y ese mismo año ya apareció entre los primeros nombres del reparto en la comedia musical La rebelde, de Robert Mulligan. En esos pocos filmes Redford había demostrado tener una especial fotogenia y una sonrisa que llenaba la pantalla. Tenía madera de estrella. En 1966 compartió cartel con Marlon Brando y Jane Fonda en la dura y seca La jauría humana, de Arthur Penn. Y un año después repitió como pareja de la Fonda en Descalzos por el parque. Poco a poco, Redford fue definiéndose como el tipo ese de aventurero y galán, que tan pronto podía ser muy duro como agradablemente simpático. Su nombre llegó a la cima con Dos hombres y un destino (1969) y en los años 70 asentó su fama con fantásticas películas, como las comedias de acción Un diamante al rojo vivo (1972) y El golpe (1973), los dramas políticos El candidato (1972) y Todos los hombres del presidente (1976), el atípico western Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972), el drama de época El gran Gatsby (1974), basado en la novela de Scott Fitzgerald, o la película de guerra Un puente lejano (1977). A partir de los años 80 coincidiendo con los inicios del Festival de Sundance, espació más sus trabajos en pantalla, entre los que destacan Brubaker (1980), El mejor (1984), Sneakers (Los fisgones) (1992) e Íntimo y personal (1996). Además, comenzó su labor como director con Gente corriente (1980), que ganó el Oscar a la mejor película. Hasta el momento, Redford ha dirigido seis filmes, entre los que destacan El río de la vida (1992) y Quiz Show (El dilema) (1994). En los últimos tiempos, ha destacado como actor en la movidita Spy Game (2001), en el thriller La sombra de un secuestro (2004) y en el reciente drama Una vida por delante (2005). Y tiene anunciado el rodaje como director de la aventurera Aloft.

Oscar
2002

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico
Oscar
1981

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • Premio honorífico
Filmografía
The Old Man & the Gun

2018 | The Old Man & the Gun

Forrest Tucker es un apuesto septuagenario que ha sido toda su vida ladrón de bancos, atracos que él lleva a cabo con una corrección impecable, sin revuelo ni violencia, casi con amabilidad. Aunque suele ir acompañado por dos compañeros igualmente talluditos, también actúa solo de vez en cuando. En la huida posterior a uno de sus golpes conocerá a una simpática viuda, Jewel, y ambos congeniarán rápidamente. El norteamericano David Lowery (En un lugar sin ley) escribe y dirige esta comedia dramática que narra hechos reales y verdaderamente insólitos. La historia de un septuagenario ladrón compulsivo de bancos y experto en evasiones carcelarias le sirve a Lowery para rendir sin duda un homenaje a Robert Redford, de quien incluso se extraen imágenes antiguas de su filmografía para ilustrar el pasado del protagonista. Esta cierta nostalgia aporta un toque característico al resultado y hace que The Old Man & the Gun se vea con agrado, aunque también sin gran emoción, ya que no se escapa que la historia es leve, sin la requerida entidad dramática. De hecho, se pasa de puntillas sobre los acontecimientos y sobre los personajes secundarios. Casi todo el atractivo se basa en el carisma que conserva Robert Redford, si bien es cierto que aquí ya se le ve actor demasiado mayor y con mucho menos encanto que antaño. Qué duda cabe que la historia real tiene su interés por su singularidad, pero a Lowery parecen no interesarle ni lo más mínimo ni los robos ni la trama policiaca, ambas cuestiones convertidas casi en un Macguffin. Por el contrario, parece asumir sin ninguna pena esa falta de garra para así centrar su atención en la casi necesidad vital que tiene el protagonista por llenar una y otra vez su maleta de billetes, mientras dedica a las diferentes víctimas de turno –cajeras, directores de sucursales, etc.– sus más tiernas sonrisas. Lo que mejor funciona es el romance otoñal entre Forrest y Jewel, ésta última maravillosamente interpretada por Sissy Spacek, probablemente el mejor papel del film. Hay dulzura entre ellos, generosidad, química. Y, claro está, también destaca la extraña relación de complicidad que se establece entre el policía John Hunt (correcto Casey Affleck, habitual del director), un tipo familiar desencantado de su profesión, y el talludito ladrón de bancos.

5/10
The Discovery

2017 | The Discovery

Thomas, un prestigioso médico investigador, ha logrado demostrar científicamente que hay otra vida después de la muerte. Curiosamente tan extraordinario descubrimiento desata una ola de suicidios en todo el mundo, son personas que quieren adelantar el momento de experimentar esa nueva existencia. Por otro lado, los hijos de Thomas, Will y Toby, colaboran con su padre, aunque no han logrado superar el suicidio años atrás de la esposa y madre, para conseguir registrar imágenes y sonidos de esa otra vida. Will está especialmente motivado tras conocer a Isla, una joven a la que salva de un intento de suicidio, y de la que se enamora. Película coescrita y dirigida por Charlie McDowell, se diría que quiere seguir la estela de la inquietante serie The Leftovers, pero quedándose a mucha distancia de su referente. Tampoco emociona mucho cierto giro final que parece inspirarse en el cine de M. Night Shyamalan. Lo cierto es McDowell no logra dar al film el guión de hierro que necesita, no desarrolla demasiado ninguno de los interesantes temas apuntados. Su visión de la vida de ultratumba es pálida y superficial, llama la atención que no haya referencias a la religión apenas, lo que parece simplemente increíble, que nadie se plantee ver a Dios, o si esa nueva existencia tendrá que ver con las buenas o malas obras realizadas en la primera vida. Tampoco los conflictos padre-hijos, el trauma del suicidio, o el enamoramiento, tienen suficiente entidad. De modo que el film sabe a fallido, a pesar de su gran reparto, con Robert Redford, Jason Segel y Rooney Mara.

5/10
Nosotros en la noche

2017 | Our Souls at Night

Addie Moore y Louis Waters son dos ancianos viudos en un pueblecito de Colorado, y aunque son vecinos, su relación ha sido más bien escasa. Un día ella se presenta en la casa de él, y de un modo bastante directo le plantea que se acuesten juntos. No, no es una cuestión de sexo, sino que más bien se trata de tener a alguien cerca, con quien se pueda conectar, un acompañante para acabar con una soledad y una rutina que se te meten en las entrañas y te matan poco a poco. A pesar de la perplejidad inicial, Louis promete considerar tan singular propuesta, que podría convertirse en la comidilla entre los lugareños, además de sorprender a sus respectivos hijos adultos. Netflix cada vez parece asumir más conscientemente su papel de nuevo eslabón en la evolución de los viejos estudios de cine, pergeñando nuevos proyectos de películas y series con cierta imaginación y vista comercial. Con producción del prolífico Ted Sarandos, ha logrado reunir a una mítica pareja de estrellas hollywoodienses, Robert Redford y Jane Fonda, que ya antes hicieron juntos La jauría humana, Descalzos por el parque y El jinete eléctrico. Papeles adecuados para su edad -81 años y a punto de cumplir los 80, respectivamente-, el de los personajes de una novela de Kent Haruf, y un poco conocido director indio, Ritesh Batra, que mostró sensibilidad para las pequeñas historias íntimas en The Lunchbox, son las bazas para entregar una película sencilla de planteamiento, con costes de producción medidos, que funciona razonablemente. Porque la película evita las estridencias, sin negar las limitaciones propias de la ancianidad, o las decisiones que han marcado las respectivas trayectorias. Y fluye con naturalidad la relación de conveniencia que deviene en enamoramiento, la ilusión de unas personas maduras, que comparten con el otro las experiencias que han acumulado, incluidas las tragedias y dramas que no faltan en ninguna familia; y la llegada por una temporada al provisional hogar compartido de Jamie, el nieto de ella, sirve para un rejuvenecimiento, como si les tocara volver a criar un hijo. Acierta Batra, plasmando en la pantalla el guión de Scott Neustadter y Michael H. Weber -los guionistas de las románticas (500) días juntos y Bajo la misma estrella-, en una apuesta realista, lo que no está reñido con cierto lirismo que se acentúa con la omnipresente guitarra de la partitura musical de Elliot Goldenthal. Las cosas discurren con lógica, no se cae en el disparate de obviar que seguimos los avatares de una pareja de ancianos que no puede pretender ser unos adolescentes. Y Fonda y Redford se muestran contenidos, como exige el guión. Quizá el desenlace resulta un tanto soso, pero es coherente con los rasgos de cotidianeidad que se quieren imprimir a la narración.

6/10
Peter y el dragón

2016 | Pete's Dragon

El pequeño Pete sobrevive a un accidente de automóvil en el que pierden la vida sus padres. Perdido en el bosque, se encuentra con un enorme dragón, que le ayudará a sobrevivir. Tras cinco años instalado con la criatura, fuera de la civilización, se encuentra con una niña, hija de una guardia forestal. En plena oleada de adaptaciones en imagen real de sus clásicos de animación, Walt Disney reinventa Pete’s Dragon, de 1977, que entonces se tradujo como Pedro y el dragón Elliot, que combinaba actores con un único personaje de dibujos, el ser verde, aquí recreado con modernos gráficos de ordenador. Tiene al frente al realizador David Lowery (En un lugar sin ley), también coautor de un guión que mantiene muy poco del original, básicamente los dos protagonistas. Además, se han suprimido todas las canciones. Cuenta con impresionantes localizaciones de Nueva Zelanda, aunque la acción transcurre en Estados Unidos, y se trata de un film positivo. Pero aunque parece tener como inspiración E.T., el extraterrestre, no se ha captado la sutilidad de Steven Spielberg, así que sus excesos de sentimentalismo y escenas de abrazos provocan que no consiga conmover como aquélla. Además, tras las potentes Maléfica y El libro de la selva, saben a poco las secuencias de este film, no dirigidas de forma brillante. El diseño de la criatura, que asemeja un dragón de peluche, no acaba de resultar convincente. Por su parte, los personajes son planos, excepto algunos que se salvan porque están interpretados por actores solventes, en concreto la guardia forestal (Bryce Dallas Howard), el padre de ésta (Robert Redford), su cuñado (Karl Urban) y el niño protagonista (el prometedor Oakes Fegley).

5/10
La verdad

2015 | Truth

Película basada en hechos reales, dramatiza el revuelo causado por un reportaje de "60 minutes", el popular programa de la CBS, emitido dos meses antes de la elecciones presidenciales de 2004, cuando George W. Bush buscaba la reelección. Producido por Mary Mapes –cuyo prestigio se cimentaba en haber destapado el horror de las torturas de Abu Ghraib en Irak– y presentado por el conocidísimo Dan Rather, se denunciaba el trato de favor recibido por el presidente, e incluso el incumplimiento de sus deberes, en la etapa de su servicio militar como piloto en la Guardia Nacional, que coincidió con la Guerra de Vietnam. Gran parte de la información se fundamentaba en los documentos proporcionados por una fuente, el coronel Bill Burkett, cuya veracidad fue puesta en duda al poco de emitirse el programa. El cine del hasta ahora guionista James Vanderbilt bascula entre la realidad (Zodiac) y la fantasía (The Amazing Spider-Man); en la película con que debuta como director se decanta por la primera, con una trama que se abona a la abundante filmografía sobre el mundo del periodismo. El hecho de que Robert Redford haya sido escogido para encarnar a Dan Rather hace pensar que Vanderbilt quiere que el espectador piense en Todos los hombres del presidente, también por la idea de búsqueda de la verdad a toda costa, procurando que ésta salga a la luz, caiga quien caiga. La diferencia, por supuesto, estriba en que Nixon cayó por el Watergate, mientras que a Bush se le encomendó otro mandato. La película está bien rodada, y engancha. Pero tiene un problema, y es que toma partido, algo seguramente inevitable al manejar como fuente principal el libro sobre los hechos escrito por Mary Mapes. De modo que ella y Rather son los héroes incorruptibles, al servicio ante todo de la opinión pública, mientras que los que manejan el poder, los políticos e incluso los jefazos de la CBS, serían los manipuladores que ponen trabas. En tal sentido la idea que viene a defender el film, al ponerse del lado de Mapes y Rather, es que lo importante es el cuestionable servicio militar de Bush que ellos denuncian, mientras se excusa la debilidad de las pruebas aportadas, el rigor periodístico en suma. El film, ideal para el debate, ha generado cierta polémica en Estados Unidos –la CBS no ha aceptado publicidad del film, y critica su "teoría de la conspiración"–, aunque en su favor hay que señalar cierto espíritu crítico ante alguna actitud de los protagonistas, sobre todo en la entrevista con su fuente, un hombre enfermo, donde le presionan con escasa humanidad para que confiese ante las cámaras una mentira. De todos modos, este intento de nadar y guardar la ropa perjudica un tanto la interpretación de Cate Blanchett, menos inspirada que en otras ocasiones.

6/10
Un paseo por el bosque

2015 | A Walk in the Woods

Bill Bryson es un maduro autor de guías de viajes. Sin embargo, aunque antaño fue aventurero empedernido, su vida desde hace años es sedentaria, tranquila, sin altibajos. Vive tranquilamente en New Hampshire. De buenas a primeras un día decidirá emprender entonces una audaz aventura, impropia para su edad: recorrer el célebre sendero de los Apalaches, con sus 3.500 kilómetros entre los estados de Georgia y Maine. Para acompañarle recibirá por sorpresa el ofrecimiento de su antiguo camarada de correrías Stephen Katz, un tipo vividor y algo estrambótico con quien no tiene contacto desde hace años. Agradable y convencional película que responde a la clásica historia de personajes dispuestos a cometer una última “locura” antes de que sea demasiado tarde. La decisión en este caso es recorrer cientos de kilómetros a pie y de paso recuperar antiguas sensaciones. Reúne el director Ken Kwapis (Una aventura extraordinaria) a dos grandes de la interpretación, ya talluditos, Robert Redford y Nick Nolte (éste más desmejorado que su compañero) y gracias a ellos sostiene una película que no inventa nada y que apenas resulta original, pero que se ve con regocijo. Basada en un libro autobiográfico de Bill Bryson, no aquí hay giros de guión, ni sorpresas, tan sólo la camaradería propia de dos compadres a lo largo de su convivencia al aire libre, algunas anécdotas del camino y la correspondiente interacción con otros excursionistas que la pareja se encuentra: la mujer insufrible, el friki de la montaña, la camarera simpática. Esto da lugar a momentos divertidos, realistas, sencillos. Están bien perfilados los antagónicos caracteres de los protagonistas: el metódico, estudioso y cerebral Bill, y el despreocupado Stephen, ligón y deslenguado, a quien le interesan “las cosas grandes más que los pequeños detalles”. De fondo en Un paseo por el bosque planea la idea de recuperar el espíritu juvenil, lo que implica tanto abrir el corazón a los demás, alegrarse ante lo que se tiene y recuperar a los amigos olvidados con el paso de los años, como volver a maravillarse por la magnitud y esplendor de la naturaleza. Y aunque cuente con pocos minutos en pantalla, la película gana muchos enteros con la presencia de Emma Thompson, enorme, tierna, maravillosa mujer del protagonista.

5/10
Capitán América: El soldado de invierno

2014 | Captain America: The Winter Soldier

Tras haber permanecido hibernado varias décadas, Steve Rogers, más conocido como el Capitán América, no lo tiene fácil para adaptarse al siglo XXI. Además de echar de menos a sus coetáneos, y verse obligado a aprender tantas cosas nuevas, su código de honor como soldado choca con el pragmatismo actual y las nuevas tecnologías: le preocupa cómo se introducen en la vida de las personas, con la excusa de combatir a un peligroso y anónimo enemigo, y ahí tiene mucha importancia la agencia S.H.I.E.L.D. con la que colabora. Un nuevo y sofisticado sistema apadrinado por el secretario de defensa, Alexander Pierce, podría tener algunos agujeros según Nick Fury, quien va a sufrir un terrible atentado. Para aclarar las cosas el Capitán América sólo podrá confiar en la Viuda Negra y en un veterano de la guerra de Irak, Sam Wilson. Pero enfrente tienen poderosos enemigos, entre ellos el letal soldado de invierno. Agradabilísima sorpresa con esta nueva película del universo Marvel que tiene al Capitán América como protagonista, tras Capitán América: El primer Vengador. El hecho de que tras la cámara estuvieran los hermanos Anthony y Joe Russo no era a priori la mejor garantía de un buen resultado, pues en su haber no tienen gran cosa, los largometrajes Bienvenidos a Collinwood y Tú, yo y ahora... Dupree, más mucha televisión, sobre todo Community, donde sin duda han ganado en experiencia. El caso es que aquí siguen la estela de acción trepidante y sentido del humor de Marvel Los Vengadores, a lo que suman una trama intrigante bastante sólida, con mucha, muchas sorpresas. El libreto es de Christopher Markus y Stephen McFeely–ya con una sólida experiencia guionística en películas Marvel, más su contribución a toda la saga de Las crónicas de Narnia–, que saben dar con el equilibrio perfecto para no apabullar por un lado o por otro. El film basado en los populares cómics se beneficia argumentalmente de los miedos de hoy en día al terrorismo, que pueden convertirse en coartada perfecta para el recorte de libertades y los abusos de poder, para entregar una narración que atrapa. A la vez hay un cuidado dibujo de los personajes, sobre todo de Steve Rogers, interpretado por Chris Evans, que se enfrenta al conflicto de encontrar su sitio en una época que no es la suya, y en que los conocidos del pasado asoman con nuevo e inesperado rostro. Tiene, además, buena química con la Viuda Negra Scarlett Johansson, o con ese jefe que compartimenta la información, Samuel L. Jackson. La incorporación a la función de un veterano de la talla de Robert Redford es todo un acierto, aparte de que da la impresión de que el actor se lo ha pasado de lo lindo haciendo la película. Los efectos visuales son de primera división, esa inmensa nave industrial que alberga un supersecreto proyecto de defensa resulta apabullante, de nuevo da la sensación de que con las nuevas tecnologías cualquier cosa en la actualidad es susceptible de ser representada con éxito en la pantalla. Las escenas de acción, ya sea entre las cuatro paredes de un ascensor, a bordo de un inmenso barco, o en medio de una autopista, son un alarde del dicho circense 'más difícil todavía' y se encuentran bien integradas en la narración.

7/10
Cuando todo está perdido

2013 | All Is Lost

Cuando todo lo tiene ya ganado, Robert Redford no necesita esforzarse demasiado para demostrar que se le puede considerar tal y como apuntaba el título de una de sus películas ochenteras: El mejor. A pesar de todo, a sus 77 años el astro se atreve a sumergirse en un show de un solo hombre que supone un triple salto mortal y sin red. En Cuando todo está perdido, el veterano actor interpreta a un individuo que cuando navega en un pequeño velero por el Océano Índico colisiona con un contenedor abandonado, lo que abre una vía de agua en su navío. Aunque consigue tapar la fuga, una inusitada tormenta empeorará su situación, dejándole a la deriva, con pocas perspectivas de salvarse. Tiene mérito el realizador J.C. Chandor, que se diría que ha buscado un proyecto radicalmente opuesto a su debut, la brillante Margin Call, pues ­­–nuevamente apadrinado por Zachary Quinto como productor ejecutivo– pasa de un reparto bastante coral y los diálogos brillantes a un solo personaje, que además apenas esboza un par de frases. No se recurre a una voz en off, ni tampoco se busca un elemento como la pelota de voléibol que le servía de contrapunto a Tom Hanks en Náufrago. A pesar de todo, Chandor mantiene con gran pericia la tensión durante los 106 minutos de metraje de Cuando todo está perdido. Incluso logra impactar en la secuencia en la que el protagonista está a punto de conseguir pescar. Su principal baza, Redford, que ofrece un recital interpretativo, y demuestra estar en forma pese a que su papel le exige evidentes esfuerzos físicos. Sin embargo, pronto queda de manifiesto que se trata de un film de cortas miras. Pese a que su relato de hombre que intenta sobrevivir en lucha con la naturaleza, remite constantemente a “El viejo y el mar”, no se busca aquí la complejidad del clásico de Ernest Hemingway. También pesa que eluda ofrecer todos los datos del personaje central, del que no se sabe ni su nombre, ni a dónde va, ni absolutamente nada.

6/10
Pacto de silencio

2012 | The Company You Keep

Una activista de los años 60, que participó en un atraco donde murió un vigilante de seguridad, se entrega al FBI después de permanecer 30 años huida de la justicia. Esto permite que un periodista descubra que un respetado abogado, viudo y padre de una adolescente, es en realidad Nick Sloan, también activista perseguido por el mismo suceso. Lo que le obliga, tras entregar la custodia de su hija a su hermano, a una extraña huida, que se diría errática, donde intenta establecer contacto con los camaradas antisistema de antaño. Adaptación de una novela de Neil Gordon a cargo de Lem Dobbs, dirige Pacto de silencio Robert Redford, consigo mismo como protagonista, lo que sólo había hecho en otras dos ocasiones, en El hombre que susurraba a los caballos, y en Leones por corderos. Se trata sin duda de una historia muy de la generación de Redford, aunque no falten algunos roles para actores jóvenes, Brit Osborne, Anna Hendrick y, sobre todo, Shia LaBoeuf. Éste da vida al periodista, y de alguna forma encarna la situación actual con los desafíos heredados de esos idealistas de los años 60, que en desacuerdo con acciones del gobierno de su país, que suponían numerosas muertes violentas, tomaron un camino donde, a pesar de las buenas intenciones, no faltaron, tampoco, las equivocaciones. Para representar a esos luchadores ya envejecidos, que deben preguntarse si las decisiones que fueron tomando valían la pena, Redford a escogido a una pléyade de estupendos actores, donde reconocemos a Susan Sarandon, Nick Nolte, Julie Christie, Brian Gleeson, Chris Cooper, Richard Jenkins, Sam Elliott... La película de Redford no es perfecta, a ratos resulta reiterativa y se estanca; el esfuerzo consciente por no tratar de imponerse al espectador es encomiable, pero como consecuencia a veces le falta un hervor. Pero se agradece su puesta de escena clásica, la cuidada definición de personajes interpretados por actores muy bien dirigidos, y el esfuerzo por tratar temas de entidad, pensando en los desafíos a que se enfrenta la juventud actual, un enfoque que ya vertebraba Leones por corderos. De modo que se recuerda que ciertas cuestiones que conforman la sociedad civil son responsabilidad de todos, y que la lucha por defender las propias ideas –en la arena política o en los medios de comunicación– no debería realizarse a cualquier precio, sobre todo si ese precio consiste en pisotear los derechos individuales de las personas, empezando por el de su propia vida.

6/10
Leones por corderos

2007 | Lions for Lambs

Película de interesante trasfondo político y social, con trama a tres bandas. Janine, una veterana periodista televisiva, ha sido requerida para una entrevista en exclusiva por Jasper, un senador republicano con aspiraciones presidenciales. En la conversación a solas de una hora le explica la nueva estrategia contra el terrorismo en Afganistán e Irak que está impulsando. Arian, un soldado negro, y Ernest, un soldado mexicano, amigos desde su época universitaria, participan en esa nueva estrategia, a resultas de la cual quedan atrapados y cercados tras las líneas enemigas talibanes. Estos dos hombres eran de los mejores alumnos de Stephen, profesor de una universidad de Los Ángeles, que alecciona a un brillante pero frívolo pupilo con su ejemplo, para que se tome en serio su formación cara a contribuir en algo en la construcción de la sociedad. Robert Redford entrega un buen film -es sólido el guión de Matthew Michael Carnahan, hermano del director Joe Carnahan-, que en ningún momento oculta su evidente intención didáctica, algo que está subrayado incluso en el hecho de que Redford se reserve el papel del profesor. Evitando la demagogia fácil, se entrega una radiografía de la sociedad estadounidense que ofrece elementos para el debate, en lo que se refiere a la actitud de los políticos -que aunque sean sinceros patriotas, a veces piensan en términos globales sin considerar los costes humanos personales, o se mueven por la ambición-, los medios de comunicación -que preocupados por su audiencia, han abandonado su papel de control del gobierno, siendo un elemento más en la correa de transmisión de sus mensajes-, los profesores -que tienen un maravilloso papel que realizar, haciendo conscientes a sus alumnos de sus talentos, pero que corren el peligro de convertirse en unos teóricos- y la juventud -aquí se confronta la ilusión de las mejores cabezas de las minorías negra e hispana, por ser reconocidos por sus conciudadanos, con el adocenamiento de otros jóvenes sin ideales, que sólo piensan en fiestas y desperdician sus vidas-. En un título como el que nos ocupa es vital la suave transición de un escenario a otro, y Redford logra engarzarlos con gran naturalidad. No sólo eso, sino que el conjunto tiene una gran cohesión. El reparto es excelente: resulta curioso como Meryl Streep puede saltar de la directora de una revista femenina en El diablo viste de Prada a la periodista liberal e incisiva de este film, dos personajes con la misma profesión pero muy dispares; Tom Cruise sabe dar encanto a su personaje, muy humano y nada demonizado, en su primera producción en United Artists; están muy bien los soldados, ese gran Michael Peña, cuyo papel podría recordar al de World Trade Center, pero que tiene su entidad propia, aquí es un estudiante, allí era un padre de familia, aunque en ambos casos los personajes esperen el ansiado rescate; y es muy interesante la composición de Andrew Garfield, el brillante pero desmotivado estudiante, todo un signo de interrogación acerca de lo que puede ser en el futuro Estados Unidos, y por ende, la sociedad occidental.

7/10
Una vida por delante

2005 | An Unfinished Life

Einer es un hombre de cierta edad, que regenta un rancho en Wyoming. Tiene como vecino a su mejor amigo, Mitch, quien también ha sido siempre su mano derecha, aunque en la actualidad una lesión causada por un oso lo tiene algo disminuido. Un día se presenta en casa la nuera de Einer, Jean, con una nieta de 11 años, Griff, cuya existencia sencillamente ignoraba. En efecto, Einer y Jean rompieron toda relación cuando el marido de ella (e hijo de él) murió en accidente de tráfico. Como Jean conducía, el suegro la culpa de lo ocurrido. El caso es que Jean ha llegado hasta ahí tratando de buscar un poco de tranquilidad, pues su novio actual ha resultado ser un cafre que la maltrató, y sobre quien pesa una orden de alejamiento. Einer acoge a las recién llegadas sin demasiado entusiasmo, y Jean trata de encontrar trabajo para poder alejarse pronto de su hosco padre político. Sólida película dirigida por el sueco Lasse Hallström, cuyo principal tema es la necesidad de perdonar y ser perdonado, la sabiduría de pasar página y aprender de los errores. El cineasta se toma el necesario tiempo a la hora de presentar a sus personajes, bien perfilados en el guión del matrimonio Mark Spragg-Virginia Korus. Se trata de papeles bien jugosos, que el magnífico reparto sabe hacer suyos sin problemas. El papel de cowboy maduro le va que ni pintado a Robert Redford, quien ya compuso un personaje de características similares, también en edad, en El hombre que susurraba a los caballos. Jennifer López sigue madurando como actriz, y está muy contenida en este papel dramático de mujer maltratada y valiente, que hará lo que sea necesario para sacar adelante a su hija. Morgan Freeman siempre lo borda todo, y aquí, en un papel secundario, viene a ser la ‘muleta’ que Redford necesita para salir del callejón sin salida del dolor y el resentimiento. También destaca la pequeña Becca Gardner, prácticamente una recién llegada, capaz de enternecer al duro corazón del ‘abuelo’ Redford.

6/10
La sombra de un secuestro

2004 | The Clearing

Wayne y Eileen. Un matrimonio maduro y rico. Sus dos hijos ya se han independizado. La rutina preside sus vidas. Él se pone cada día su impecable traje, besa distraídamente a su esposa, y se encamina al trabajo. Pero en una jornada como cualquier otra algo sucede. Un hombre se acerca al coche de Wayne. Se trata de Arnold, un rostro vagamente conocido. Y la amenaza con una pistola no deja lugar a dudas: se trata de un secuestro. Seguimos entonces dos hilos narrativos: el recorrido de la víctima y su captor a un lugar convenido con los cómplices de éste, y los nervios deshechos de mujer e hijos, asistidos por la policía. El holandés Pieter Jan Brugge ha desarrollado una notable carrera de productor en Estados Unidos, con títulos como El dilema. Ahora debuta en la dirección con un drama de aires clásicos, y pegado a la realidad, con personajes bien perfilados, que son un regalo para los protagonistas, unos Willem Dafoe, Robert Redford y Helen Mirren de lujo Lejos de las fantasías hollywoodienses, Brugge apuesta por la normalidad, una historia de personas vulgares con taras reconocibles, a las que una desgracia obliga a reaccionar. Maneja así un guión bien escrito, donde lo sorprendente son las pocas sorpresas. Sólo existen algunas dudas que deben ser despejadas, a las que alude el certero título original, The Clearing. Alrededor de la psicología del trío protagonista, su pena y amor por lo que se hizo y se dejó de hacer, la película avanza inexorable hasta su emotivo y sobrio final.

6/10
Spy Game

2001 | Spy Game

Los tiempos cambian. Adiós a la guerra fría y todo eso. Nathan (Robert Redford) lo sabe, con lo cual no le importa demasiado que haya llegado, al fin, la hora de la jubilación. En plena faena de desmontar sus despacho, los jefes le llaman a capítulo: Tom, uno de los cachorros criados en sus pechos, ha sido hecho prisionero en China. Por una cuestión política (las siempre delicadas relaciones entre Estados Unidos y los de los ojos rasgados), la cosa no puede hacerse pública. Motivo por el cual Tom podría ser ejecutado a partir de las próximas 24 horas. Aterrado ante la posibilidad de que su antiguo pupilo sea sacrificado por “razones de interés nacional”, Nathan deberá recurrir a los métodos del espionaje de antaño para lograr su liberación. Tony Scott, el hermano de Ridley, firma uno de sus mejores filmes, junto a Marea roja y Amor a quemarropa. A la hora de narrar, sabe mezclar los hilos narrativos de lo que sucede en China y EE.UU., junto a recuerdos del pasado que nos indican lo que une a maestro y discípulo. Y junto a la apasionante intriga, plantea preguntas acerca de las disyuntivas morales que se presentan a los que se dedican al mundo del espionaje: ¿Pueden tener vida privada? ¿Vale todo? Resulta además muy inteligente la elección del reparto: Pitt parece un buen recambio al espía Redford, y por debajo subyace la idea-interrogante de si lo mismo ocurre entre ambos en lo que se refiere a su trabajo como actores.

7/10
La última fortaleza

2001 | The Last Castle

Expectación en un penal militar. Llega un nuevo inquilino. Se trata de Irwin, un general cargado de condecoraciones. Metió la pata en una misión, y ha ido a dar con sus huesos a prisión. Ahora, disciplinado que es el chico, sólo desea cumplir su condena y volver a casa. Pero el coronel del recinto, un tipo frustrado, descarga adrenalina llevando con mano dura a los presos. Hasta el punto de que el general deberá liderar un motín. El director de Candidata al poder ofrece una entretenida película carcelaria con variante militar. El personaje de Robert Redford está cargado de dignidad, como el inocente recluso de Tim Robbins en Cadena perpetua: ayuda a sus hombres, les comunica ideales. El contrapunto lo da James Gandolfini, escogido quizá como el coronel por su composición en Los Soprano: en ambos casos, gángster o soldado, se revela como un tipo muy de nuestros tiempos. Como marco del film se escogió una prisión auténtica, la Penitenciaría Estatal de Tennessee, que estuvo en funcionamiento, desde su fundación en 1898 hasta 1992. Entre sus huéspedes “ilustres”, el asesino de M. Luther King.

5/10
El hombre que susurraba a los caballos

1998 | The Horse Whisperer

Dos adolescentes sufren un accidente mientras montan a caballo. Una muere. Grace, la otra, pierde una pierna y queda muy traumatizada. Sus padres, que no se llevan muy bien, no saben qué hacer para que la chica recupere la alegría. Hasta que Annie, la madre, toma una drástica decisión: deja temporalmente su trabajo en una revista, y se lleva a su hija y al caballo (éste se encuentra en estado semisalvaje desde el accidente) a Montana. Allí vive Tom Booker, un célebre cuidador de caballos. Estupendo film, inspirado en la novela de Nicholas Evans (hay cambios importantes, sobre todo en el final), tiene algunos puntos en común con Los puentes de Madison. Robert Redford escoge un tema perfecto para subrayar los contrastes entre la paz de la naturaleza y el ajetreo de la gran ciudad. El personaje de Tom, que Robert Redford se reserva (es la primera vez que Redford dirige y actúa en un film), es un verdadero bombón, y le va como anillo al dedo. Film contemplativo, con una fotografía de los paisajes de Montana alucinante, y que gustará un montón a los amantes de los caballos, ofrece además una historia sólida. El film refleja las tensiones en una familia (como el amor entre marido y mujer ha perdido fuelle, las dudas entre un nuevo romance o la fidelidad, el acercamiento a una hija que está lejos, muy lejos) con intensidad; y atrapa de lleno al espectador.

6/10
Íntimo y personal

1996 | Up Close & Personal

Tally, una ambiciosa periodista que presenta la información meteorológica, ve como su carrera comienza a ascender cuando conoce a Warren un profesional de la comunicación, antiguo corresponsal de la Casa Blanca, que le consigue presentar un informativo de máxima audiencia. Al tiempo, ambos inician una historia de amor. Dúo de estrellas: Robert Redford y Michelle Pfeiffer, en una de las películas de amor más recordadas. Jon Avnet, que se basa en la obra "Golden Girl" de Alanna Nash, sabe aprovechar a sus artistas. Entre ambos actores hay química y el espectador es testigo de un gran duelo interpretativo. La película cuenta con un excelente ritmo narrativo en el que se alterna la agitada vida de la profesión periodística con el tórrido romance entre los protagonistas. Inolvidable la canción 'Because you love me'.

4/10
Una proposición indecente

1993 | Indecent Proposal

David y Diana (Woody Harrelson y Demi Moore), son un joven matrimonio que pasan por un bache económico y deciden probar suerte en el casino de Las Vegas. Esa misma noche, un apuesto millonario, John Cage (Robert Redford), les ofrece un millón de dólares por pasar una noche de pasión con ella. El dilema está servido. ¿Aceptarán o no?, ¿se pondrá en juego su matrimonio? Fiel a su estilo, el polémico director inglés Adrian Lyne (9 semanas y media, Atracción fatal) plantea una historia morbosa en la que juega al escándalo y a la doble moralidad, a la vez que pone en entredicho algunos principios éticos básicos. Al guaperas Robert Redford le va como anillo al dedo el papel de galán conquistador, mientras que Demi Moore está también convincente en su interpretación de enamorada pero asustada e insegura esposa.

4/10
Sneakers (Los fisgones)

1992 | Sneakers

Martin Bishop (Robert Redford) es un veterano profesional que se dedica a probar los sistemas de seguridad de empresas y bancos, utilizando para ello la tecnología más avanzada. Su equipo está formado por individuos que tienen en común un pasado sospechoso. Dos agentes del gobierno les chantajean para obligarles a robar una caja negra, que contiene un buen número de secretos. Sin embargo, poco tiempo después, descubren que no les han contado toda la verdad y que se hayan tras algo mucho más importante de lo que creían. Un reparto de auténtico lujo protagoniza este trepidante filme sobre las nuevas tecnologías. Robert Redford (Dos hombres y un destino, Memorias de África) resulta el perfecto jefe del equipo, formado por nombres como Ben Kingsley (Gandhi, La lista de Schindler) o Dan Aykroyd (Los cazafantasmas, Paseando a Miss Daisy).

6/10
Habana

1990 | Havana

Jack Weil es un jugador profesional de cartas que llega a La Habana, en plena revolución castrista. Con su dinero en juego, el conflicto político en las calles y una hermosa mujer que le seduce, el desencantado Jack Weil se enfrentará a un amor prohibido que no puede rechazar. La película es emotiva, romántica y tiene una música preciosa de Dave Grusin que fue nominada al Oscar. Sydney Pollack (Tal como éramos, Tootsie) dirige don mucho oficio a Robert Redford y Lena Olin (El quinto hombre, Chocolat) en este drama donde destaca la fotografía suave y cálida. Sin embargo, el conjunto no acaba de funcionar debido a un exceso melodramático que parece algo impostado. En su día se quiso ver un paralelismo con Casablanca, pero cualquier parecido no hace sino acentuar sus kilométricas diferencias.

4/10
Peligrosamente juntos

1986 | Legal Eagles

El ayudante del Fiscal del Distrito (interpretado por Robert Redford) es un tanto caradura y, entre otras manías, baila claqué para combatir el insomnio. Mantiene una rivalidad en los tribunales con una abogada (Debra Winger) llena de recursos sorprendentes. Sin embargo, ambos deben unirse para defender a una joven (Daryl Hannah), acusada de robar obras de arte, pero también de asesinato. El prestigioso realizador de comedias Ivan Reitman (Los Cazafantasmas, Poli de guardería, Beethoven) mezcló a partes iguales la comedia con la intriga en este filme, muy bien interpretado por un excelente Robert Redford (Memorias de África, Dos hombres y un destino). Junto al actor, dos actrices de categoría, Daryl Hannah (Splash, Blade Runner) y Debra Winger (Tierras de penumbra).

5/10
Memorias de África

1985 | Out of Africa

La acción se desarrolla en 1914 y nos presenta a la escritora Karen Blixen (interpretada por Meryl Streep), una mujer fuerte y decidida que junto a su marido (Klaus Maria Brandauer) posee una plantación de café en Kenia. Ella se enamora rápidamente del continente y sus gentes. Un día conoce a un misterioso cazador blanco (Robert Redford) por el que no puede evitar sentirse atraída. Juntos vivirán una fuerte pasión. Uno de los más memorables romances épicos del cine de los años 80, ganadora de 7 Oscar en 1985: mejor película, director, guión, fotografía, música, dirección artística y sonido. Se trata de una de las mejores películas del tándem formado por el realizador Sydney Pollack y el actor Robert Redford, entre las que también figuran Los tres días del Cóndor o Las aventuras de Jeremiah Johnson. En esta ocasión, Pollack adapta varios libros de la escritora danesa Isak Dinesen, en los que narra sus recuerdos de su estancia en tierras africanas. La carga nostálgica es tremenda, los diálogos están soberbiamente escritos y la inolvidable música es obra del magistral compositor John Barry (Bailando con lobos).

7/10
El mejor

1984 | The Natural

Roy Hobbs (Robert Redford) es un estupendo jugador de béisbol. Lleva toda su vida preparándose para ser una estrella, el número uno indiscutible de este deporte. Nació en un pueblo, y la vida de la gran ciudad le viene un poco grande. Desde que era pequeño, destacó en su pueblo por su enorme talento con el bate. Sólo falta que alguien se fije en él para que se decida a dar el salto. Max Mercy (Robert Duvall) es un vivaracho periodista deportivo que está cubriendo un partido regional, en el que participa Roy. Max se queda boquiabierto ante la exhibición de Roy. Enseguida se conocen. Max le asegura que si le ve alguien de un equipo grande, puede llegar a triunfar. Roy ve el camino para cumplir su sueño y acompaña a Max a la gran ciudad. Allí ficha por un equipo modesto y empieza a destacar enseguida. Pero en el momento más dulce de su carrera, cuando se ha convertido en la auténtica sensación de la liga de béisbol, conoce a una mujer que le llevará a la perdición. Emocionante drama deportivo, con algún punto de thriller, que cuenta la vida de un honesto jugador de béisbol, que debe enfrentarse a los hombres envidiosos y llenos de poder que le rodean. Narrada con mucha emotividad, alcanza tenues momentos trágicos que conducen a una apoteosis final cargada de un efecto moralizante. Buenas interpretaciones de Redford, Close y Duvall. La historia está llevada con tal pericia por Barry Levinson (Rain Man) que entretiene desde el principio hasta el final.

6/10
Brubaker

1980 | Brubaker

Un grupo de presos llega a la penitenciaría de Wakefield. Uno de ellos es en realidad Henry Brubaker, recién elegido alcaide de la prisión, que para observar mejor los problemas del penal ha decidido hacerse pasar por uno de los convictos. Descubre que se sirve comida en mal estado, y que algunos guardianes se comportan de forma cruel y sádica. Impactante drama carcelario, con Robert Redford en uno de sus papeles más recordados. Se trata de un sólido alegato a favor de los derechos humanos, basado en una escalofriante historia real.

6/10
El jinete eléctrico

1979 | The Electric Horseman

Sonny Steele fue hace tiempo una estrella del rodeo pero ahora se dedica a servir mesas en una cafetería de un pequeño pueblo. Como pasa por apuros de dinero acepta la labor de ir a Las Vegas a vender un producto alimenticio, en cuyo show debe ir vestido con luces brillantes y montado en un caballo, pero, en un acto de rebeldía, decide marcharse de allí y a lomos del animal huye hacia el desierto. La periodista Alice Martin estará interesada en su historia para elaborar un reportaje. Historia con sabor a western, aderezada con música country y con una pareja que derrocha química: Robert Redford y Jane Fonda, que ya habían coincidido en Descalzos por el parque. La película habla de ser uno mismo y de ir en busca de las raíces; y dentro de este halo emotivo también hay momentos para el humor y el amor. Dirige la cinta Sydney Pollack (Tal como éramos, Tootsie).

5/10
Un puente lejano

1977 | A Bridge Too Far

Recreación histórica de una famosa misión contra los alemanes en la II Guerra Mundial. Tras el desembarco de Normandía los aliados han de tomar el puente de Arnheim, un punto clave por su lugar estratégico. Adaptación de William Goldman del libro de Cornelius Ryan, basado en hechos reales. Inolvidable el “Dios te salve María” de Robert Redford en el río. Se trata de una de las mayores superproducciones sobre la II Guerra Mundial. Richard Attenborough (Gandhi) contó además con un reparto que tiene más estrellas que todos los generales juntos de la película.

6/10
Todos los hombres del presidente

1976 | All President’s Men

En 1972, la policía detuvo a unos ladrones en el Hotel Watergate, sede del partido demócrata, en pleno proceso electoral. Carl Bernstein y Bob Woodward, periodistas del Washington Post, investigan lo ocurrido. Lo que en principio parece un asunto irrelevante, podría implicar al mismísimo presidente Nixon. Los periodistas cuentan con la colaboración de un misterioso confidente, al que apodan Garganta Profunda. El especialista en thrillers políticos Alan J. Pakula adapta el libro homónimo, en el que los propios Bernstein y Woodward exponen su investigación. Se trataba de un film muy difícil, porque Pakula corría el riesgo de que el espectador se perdiera en un mar de datos, pero el cineasta filma con fuerza, aprovecha el carisma de sus protagonistas y secundarios, y exprime el inteligente guión de William Goldman, que resume con maestría el asunto. Su visión idealizada de la prensa ganó cuatro Oscar.

7/10
El carnaval de las águilas

1975 | The Great Waldo Pepper

Waldo Pepper fue aviador en la Segunda Guerra Mundial pero pasada la batalla sale adelante trabajando como piloto de acrobacias. Su pasión por volar es tal que no le acobarda el riesgo, a pesar de que vive cada día momentos peligrosos en el aire. Al tiempo, se enamorará de la joven Mary Beth. George Roy Hill dirige un título de aviación y muestra los sueños de unos hombres y su amor por volar. Robert Redford encarna perfectamente al ídolo del aire, que antaño fue un heroico aviador, y le acompaña en pantalla Bo Svenson y una joven Susan Sarandon.

5/10
Los tres días del Cóndor

1975 | Three Days of the Condor

Joseph Turner es miembro de la CIA y se dedica a estudiar posibles mensajes en clave en diferentes textos que se publican. Así comienza a investigar a la agencia americana y su implicación con una misteriosa organización secreta. La agencia le pisa los talones para eliminar a Turner, pues es el único que puede descubrirlos. Mientras tanto, una serie de crímenes se van sucediendo. Sydney Pollack dirige al rubiales Robert Redford en este thriller de espionaje, cuya acción no pierde interés en ningún momento. Buen guión y puesta en escena, a pesar de que el film acuse una estética muy marcada en los setenta, lo que contribuye a que se vaya desfasando con los años. Por otro lado, destaca la presencia de la enigmática Faye Dunaway (Chinatown) y de secundarios de la talla de Max Von Sydow (El séptimo sello) o Cliff Robertson (Comando en el mar de China).

6/10
El gran Gatsby

1974 | The Great Gatsby

La quintaesencia del cine romántico. Francis Ford Coppola –antes lo había intentado Truman Capote– adapta para Jack Clayton la mejor novela de Francis Scott Fitzgerald, cuya trama gira alrededor del misterioso Jay Gatsby, un tipo rico y sofisticado, que vive en una las mejores casas de la exclusiva Long Island neoyorquina. Todo el mundo se vuelve loco por ser invitado a una de sus fiestas: para las damas es un tipo atractivo, y para los caballeros el misterio de su fortuna y la rumorología lo hacen más interesante. Clayton atrapa esa atmósfera dorada y decadente típica que rodea a los personajes encumbrados, en los que se cumple a la letra aquello de "más dura será la caída", y en que el lujo y el fasto no pueden ocultar que, al final, lo que todos buscamos es amor; y Gatsby lo que desea es llamar la atención de la mujer que ama. Cada fotograma de esta particular encarnación del "sueño americano" está impregnado de nostalgia, de anhelo de felicidad o del paraíso perdido. Robert Redford se revela como la elección ideal para encarnar al enigmático Gatsby.

7/10
Tal como éramos

1973 | The Way We Were

Robert Redford interpreta a un ambicioso joven cuya pasión es escribir. Está convencido de que puede convertirse en el guionista más solicitado de Hollywood, y está dispuesto a trabajar duro para conseguirlo. Está enamorado de una dulce muchacha interpretada por Barbra Streisand, que le quiere con locura. Pero ella le pide algo más de su parte. Redford está quizá demasiado volcado en su sueño, y se olvida de la persona que tiene al lado. Cuando surgen sus problemas debido a una serie de desavenencias del destino, sus temperamentos chocan. Un drama romántico en toda regla, que cuenta con una magnífica pareja protagonista en plenitud de facultades. Una incursión en los recovecos del enamoramiento, que Pollack desarrolla con agudeza. De este director es conocida su peculiar manera de trabajar: comienza sus películas sin un guión cerrado, y lo va elaborando durante el rodaje. Artífice de Memorias de Africa (1985), su mayor éxito, o Los tres días del cóndor (1975). La canción de Marvin Hamlisch obtuvo el Oscar.

6/10
El golpe

1973 | The Sting

En plenos años 30, Henry Gondorff y Johnny Hooker son dos caraduras que se dedican a timar y llevarse grandes sumas de dinero al bolsillo. La muerte de un amigo a manos de un gángster, les producirá deseos de venganza y para ello, prepararán el que será su mayor golpe. Extraordinaria película que ganó siete Oscar y contó con la interpretación de la emblemática pareja de los actores y galanes Paul Newman y Robert Redford. El film no pierde ritmo en ningún momento y gracias al fabuloso y sorprendente guión, acompañado de un toque de humor y una notable ambientación, la historia resulta muy, pero que muy entretenida. Y la química entre los dos actores es inmejorable como ya demostraron en la también fascinante Dos hombres y un destino. Para la posteridad han quedado las saltarinas notas del piano de Scott Joplin, mítica estrella del estilo Ragtime.

8/10
Un diamante al rojo vivo

1972 | The Hot Rock

John Dortmunder es un ladrón de guante blanco que acaba de salir de la cárcel y lejos de reformarse ya está planeando el robo de una valiosísima joya del Museo de Brooklyn. Contará con la colaboración de un par de amiguetes. Entretenida cinta de cacos protagonizada por un Robert Redford tan guapo como ágil ladronzuelo. La acción mezclada con buenos golpes de humor consigue hacer atractiva la historia, y destaca la música de Quincy Jones. Dirige Peter Yates (Abismo) y entre los secundarios se encuentran George Segal (La duquesa y el truhán) y Ron Leibman (Desenfocado).

5/10
El candidato

1972 | The Candidate

Durante la campaña del 72, el joven elector demócrata Bill McKay, se presenta a las elecciones sabiendo que no tiene posibilidades de ganar pues el republicano Richard Nixon es el favorito. Más que un oponente, Bill ve la oportunidad para conocer más a fondo el mundo de la política y salir en los medios dando su opinión de las cosas. El film muestra los entresijos políticos, las campañas, los discursos, las promesas, las estrategias..., y el protagonista hace uso del encanto que derrocha por su juventud e iniciativas para captar votantes. ¿Quién mejor que Robert Redford para el papel?. Le acompañan Peter Boyle y Melvyn Douglas.

6/10
Las aventuras de Jeremiah Johnson

1972 | Jeremiah Johnson

Antes de que Kevin Costner bailara con lobos, Robert Redford, un hombre del lejano Oeste, hizo lo propio con osos en Las aventuras de Jeremiah Johnson. En efecto, el actor da vida al personaje del título, un hombre que abandona la civilización para vivir en comunión con la naturaleza, viviendo de la vegetación y de los animales que caza. No es tan sencillo, pero por suerte tendrá como maestro a un trampero, que le dará algunas lecciones de gran valor. Él no pretende molestar a nadie, pero como se mueve en la frontera con territorio indio, se va a convertir en sujeto de disputa entre guerreros Crows que pretenden demostrar el valor que poseen a su costa. Sydney Pollack entregó una fabulosa película, en la que fue la segunda de las siete en que trabajó con su actor fetiche Robert Redford. Antes de rodarse se barajaron varios nombres, entre ellos los de Sam Peckinpah como director, y Clint Eastwood como protagonista. El film contiene no sólo una mensaje de corte ecologista, de amor a la naturaleza, sino que habla del choque de civilizaciones, y de la posible armonía entre las mismas. En el primer apartado, tenemos lo que se ve como una profanación de territorio sagrado indio; en la otra cuestión está la esposa india del protagonista. También se aborda el tema de la soledad, que a larga siempre es mala, el ser humano necesita compañía. La película, basada en una novela de Vardis Fisher, se inspira en un auténtico trampero llamado John Johnston, y que recibió apodos tan siniestros como los de “Matador de Cuervos” y “Comedor de Hígados Johnston”. La etiqueta le vino de la “peculiar” costumbre de matar indios Crows y comerse sus entrañas, como venganza por el asesinato de su esposa. Curiosamente, después de estrenarse el film el cuerpo de Johnston fue trasladado a Wyoming para recibir un nuevo enterramiento, y Robert Redford asistió al acto funerario.

8/10
El precio del fracaso

1970 | Little Fauss and Big Halsy

Halsey Knox y Little Faus son dos motoristas con caracteres totalmente distintos pero muy buenos amigos. Cuando la guapa Rita se cruza en la vida de los dos, ambos competirán, y no sólo en la pista de carreras. Sidney J. Furie dirige a Robert Redford (Dos hombres y un destino) y Michael J. Pollard (Bonnie and Clyde) en este drama deportivo. Destacan las escenas de motos y las carreras, con un Redford guaperas haciendo de campeón chulito y presumido, y un Pollard como el amigo torpón y feúcho.

4/10
El descenso de la muerte

1969 | Downhill Racer

Tras la lesión de un esquiador, el joven y ambicioso David es reclamado para integrarse en el equipo estadounidense, que está trabajando duro cara a los juegos olímpicos. Su carácter de ir "a por todas" choca pronto con el entrenador; David se queja, por ejemplo, de que le releguen a las últimas posiciones de salida, lo que hace más difícil los descensos porque la nieve está más desigual. De fondo hay una satisfacción en el esquiador de Colorado, en parte por la incomprensión de su padre, un granjero que cree que su retoño está perdiendo el tiempo, en vez de ganarse la vida en serio. Este drama deportivo del mundo del esquí llama la atención por su sobriedad, un estilo algo áspero, nada de musiquillas celestiales y hazañas de tono épico. Robert Redford compone bien a su lacónico y egoísta personaje, que se deja querer por las féminas, mientras Gene Hackman es el entrenador nada dispuesto a condescender con los caprichos de sus pupilos. Como puede imaginarse, el film contiene buenas escenas de descensos: aunque el film agradece en los títulos de crédito en apoyo de la Federación de Esquí y compañía, nos preguntamos si no debería ser al contrario, la Federación, quien agradeciera un film que canta las loas de este deporte.

4/10
El valle del fugitivo

1969 | Tell Them Willie Boy Is Here

A comienzos del siglo XX, los indios norteamericanos viven en reservas. Coop es sheriff en una de estas demarcaciones, y ha heredado el oficio de su padre. Pero los tiempos cambian, y él es un tipo lacónico e insatisfecho, que mantiene en secreto una relación amorosa sin comprometerse con Elizabeth, antropóloga y responsable de asuntos indios. La llegada a la zona de Willie Boy, un indio, va a producir problemas cuando renauda su relación con Lola, una india cuya familia se opone a ese amor. Sorprendidos juntos una noche, Willie mata a un hombre, y emprende una huida junto a su amada. Le pisa los talones Coop. Western crepuscular y desencantado, basado en hechos reales, cuenta con una soberbia fotografía de Conrad L. Hall que realza la trama de "caza del hombre". El film incide en el tema del racismo, omnipresente a pesar de la llegada de cierta modernidad, simbolizada en la esperada visita del presidente Taft. El director Abraham Polonsky -que llevaba casi 20 años "desaparecido del mapa"- afirma que quiso trazar "cierto paralelismo entre lo que un enorme porcentaje de Estados Unidos entiende como proceso civilizador y el exterminio sistemático que ha emprendido el país cuando ha encontrado a alguien diferente o de ideas opuestas a su modelo de vida". En efecto, hay un modo muy distinto de enfocar la caza entre el personaje de Robert Redford, y el resto del grupo que parece tomarse la cosa como lo que hay que hacer, lo que está bien, y punto.

7/10
Dos hombres y un destino

1969 | Butch Cassidy and The Sundance Kid

Aventuras basadas en dos auténticos ladrones del viejo Oeste Butch Cassidy y The Sundance Kid. O sea, Paul Newman y Robert Redford, los dos desesperados más apuestos de la pantalla. Con guión de William Goldman ganador del Oscar, seguimos sus andanzas en el Oeste norteamericano y en Bolivia. Las notas musicales de "Raindrops Keep Fallin' on My Head" o el final "congelado" son parte, ya, de la historia del cine.

8/10
Descalzos por el parque

1967 | Barefoot In The Park

Robert Redford y Jane Fonda interpretan a una pareja de recién casados. Han alquilado un pequeño apartamento que pretenden convertir en su nido de amor. Él es un abogado muy ocupado, y ella una muchacha cariñosa y vitalista. Pronto conocerán a su curioso vecino de arriba, interpretado por Charles Boyer, que puede acceder a su apartamento a través de una claraboya. La llegada de la entrometida madre de Fonda, interpretada por Mildred Natwick, no conseguirá sino complicar aún más su tensa situación. Pero con su amor, conseguirán sacar las cosas adelante. Una comedia muy aguda en la que se tratan con acidez los sentimientos de dos enamorados. Notables interpretaciones de Redford y Fonda, en una época en la que ambos estaban en plenitud de su atractivo. Dirigida con audacia y fluidez por Gene Saks, proveniente del teatro y especialista en comedias ligeras. De hecho, esta película es una adaptación de la obra teatral de Neil Simon. Otras de sus películas son La extraña pareja (1968) o Flor de cactus (1969).

8/10
Propiedad condenada

1966 | This Property Is Condemned

Adaptación de una obra de Tennessee Williams, con guión de Coppola, y dirección de Pollack. Cuenta la atracción que siente una joven sureña por un recién llegado, que viene a ejecutar los despidos del ferrocarril.

6/10
La jauría humana

1966 | The Chase

¿La mejor película de Arthur Penn? Quizá, con permiso de títulos tan destacados como El milagro de Anna Sullivan y Bonnie and Clyde. El film, hijo de su época, los turbulentos años 60, se basa en una novela de Horton Foote, convertida en guión por la siempre eficaz Lillian Hellman. Historia sureña, como casi todas las escritas por Foote, arranca con la fuga de prisión de Bubber Reeves (Robert Redford), hecho que conmociona los cimientos de un pueblecito texano cuya aparente paz es pura fachada. Anna (Jane Fonda), la esposa de Bubber, anda liada con el hijo de un magnate local. Un banquero (Robert Duvall) anda preocupado con los posibles sentimientos vengativos de Bubber, mientras, pobre diablo, no es consciente de que su esposa le engaña con otro. Y a todas éstas el sheriff local (Marlon Brando) debe procurar mantener el orden, lo que no es sencillo, pues uno de los caciques locales lo considera una marioneta manejable a su antojo, hasta el punto de que no puede dejar de decirse a sí mismo "Algo habré hecho mal para que todo el mundo piense que puede comprarme". Es éste uno de esos filmes que podemos definir como ‘psicoviolentos’. Aunque se da también ciertamente una violencia ‘directa’ (la paliza que recibe Brando, al más puro estilo Peckinpah), está presente además otro tipo de violencia soterrada, de modo que una interminable tensión recorre cada minuto del metraje. Los personajes –increíble el estelar reparto, donde además de los citados Redford, Fonda, Brando, Duvall, podemos ver a Angie Dickinson, James Fox, Miriam Hopkins, E.G. Marshall...– llevan a cuestas un montón de pasiones desatadas, que son incapaces de mantener a raya, a pesar del esfuerzo por mantener las apariencias. Lujuria, avaricia, prejuicios raciales y de clase, laten a lo largo de toda la trama. Producida por Sam Spiegel, que acababa de hacer lo propio con Lawrence de Arabia, el film cuenta con una de las más inspiradas bandas sonoras compuestas por el gran John Barry.

7/10
Situación desesperada, pero menos

1965 | Situation Hopeless... But Not Serious

Durante la Segunda Guerra Mundial, dos soldados norteamericanos saltan en paracaídas aterrizando en un pequeño pueblo alemán. Allí, uno de los soldados alemanes los acoge en su refugio anti bombas y los mantiene prisioneros. Pero el tiempo pasa y ellos continúan allí incluso después de que haya terminado la guerra. Comedia de Gottfried Reinhardt (Tres amores), en donde destaca el elenco compuesto por Alec Guinness, Mike Connors y Robert Redford.

4/10
La rebelde (1965)

1965 | Inside Daisy Clover

Daisy es una adolescente precoz con talento para cantar que es descubierta por Raymond, un productor de cine, que escucha el disco con su voz grabada que ella le envía. Tutelada por su hermana, porque su madre tiene un principio de demencia, muy pronto comienza a acumular éxitos en el Hollywood de los años 30, y un mujeriego actor la pretende. Robert Mulligan dirige con producción de Alan J. Pakula un drama agridulce sobre los entresijos del mundo del cine no al uso, con un aire burbujeante y chispeante, e incluso surrealista, muy de la época, al estilo de El gran Gatsby o Desayuno con diamantes. Contó con la encantadora Natalie Wood, en el papel principal, que aparece muy bien secundada por Christopher Plummer y Robert Redford. Los números musicales de la Wood están coreografiados por Herbert Ross. Aunque la película resulta irregular, tiene momentos brillantes, como el de ella haciendo su playback de una película.

5/10
Catedrales de la cultura

2014 | Cathedrals of Culture

Seis grandes cineastas, entre ellos Wim Wenders y Robert Redford, arrojan su escrutadora mirada a seis hermosos espacios arquitectónicos diseñados para gozar de la belleza artística y cultivar el espíritu humano. De modo que observamos la Filarmónica de Berlín, perfecto lugar para interpretar música;el Instituto Salk, moderno centro de investigación; le Biblioteca Nacional de San Petersburgo, donde parece que los libros nos susurran sus líneas; la prisión de Halden, que trata a los presos con humanidad; la Ópera de Oslo; y el centro Popmpidou, donde se diría que convergen todas las artes. Las imágenes son maravillosas, y los distintos discursos narrativos de cada pieza permiten gozar y anhelar una visita a los lugares mostrados.

6/10
Pacto de silencio

2012 | The Company You Keep

Una activista de los años 60, que participó en un atraco donde murió un vigilante de seguridad, se entrega al FBI después de permanecer 30 años huida de la justicia. Esto permite que un periodista descubra que un respetado abogado, viudo y padre de una adolescente, es en realidad Nick Sloan, también activista perseguido por el mismo suceso. Lo que le obliga, tras entregar la custodia de su hija a su hermano, a una extraña huida, que se diría errática, donde intenta establecer contacto con los camaradas antisistema de antaño. Adaptación de una novela de Neil Gordon a cargo de Lem Dobbs, dirige Pacto de silencio Robert Redford, consigo mismo como protagonista, lo que sólo había hecho en otras dos ocasiones, en El hombre que susurraba a los caballos, y en Leones por corderos. Se trata sin duda de una historia muy de la generación de Redford, aunque no falten algunos roles para actores jóvenes, Brit Osborne, Anna Hendrick y, sobre todo, Shia LaBoeuf. Éste da vida al periodista, y de alguna forma encarna la situación actual con los desafíos heredados de esos idealistas de los años 60, que en desacuerdo con acciones del gobierno de su país, que suponían numerosas muertes violentas, tomaron un camino donde, a pesar de las buenas intenciones, no faltaron, tampoco, las equivocaciones. Para representar a esos luchadores ya envejecidos, que deben preguntarse si las decisiones que fueron tomando valían la pena, Redford a escogido a una pléyade de estupendos actores, donde reconocemos a Susan Sarandon, Nick Nolte, Julie Christie, Brian Gleeson, Chris Cooper, Richard Jenkins, Sam Elliott... La película de Redford no es perfecta, a ratos resulta reiterativa y se estanca; el esfuerzo consciente por no tratar de imponerse al espectador es encomiable, pero como consecuencia a veces le falta un hervor. Pero se agradece su puesta de escena clásica, la cuidada definición de personajes interpretados por actores muy bien dirigidos, y el esfuerzo por tratar temas de entidad, pensando en los desafíos a que se enfrenta la juventud actual, un enfoque que ya vertebraba Leones por corderos. De modo que se recuerda que ciertas cuestiones que conforman la sociedad civil son responsabilidad de todos, y que la lucha por defender las propias ideas –en la arena política o en los medios de comunicación– no debería realizarse a cualquier precio, sobre todo si ese precio consiste en pisotear los derechos individuales de las personas, empezando por el de su propia vida.

6/10
La conspiración

2010 | The Conspirator

Tras una guerra civil traumática que ha desangrado a los Estados Unidos, el país sufre una auténtica conmoción por el asesinato de su presidente, Abraham Lincoln, cuando asistía a una representación teatral. Una serie de personas son detenidas bajo la acusación de conspirar para acabar con las vidad del presidente, vicepresidente y secretario de estado. La única mujer inculpada en un juicio ante un tribunal militar es la cuarentona Mary Surratt, que regentaba la casa de huéspedes donde se reunieron los otros acusados con el actor John Wilkes Booth, el autor material del magnicidio. Se encargará a regañadientes de su defensa el joven abogado Frederick Aiken, héroe de guerra en el bando de la Unión, quien poco a poco se involucra más a fondo en el caso, convencido de la inocencia de su cliente, pero también de que hay algo más en juego, el derecho de todo ciudadano a un juicio justo, por encima de afanes de venganza o de apaciguar a cualquier precio al pueblo. Vibrante cine histórico encuadrable también en el atractivo subgénero del drama judicial, dirigido con estupendo clasicismo por Robert Redford, a quien le gustan las historias basadas en hechos reales, piénsese en sus film Quiz Show (El dilema). El cuidado guión de Gregory Bernstein y James D. Salomon sale airoso de lo que se dirían sus metas principales: describir un ambiente de posguerra aún crispado, donde todavía saltan chispas entre vencedores y vencidos, las heridas aún tardarán en ser restañadas, hay todavía mucho odio, rencor, miedo y prejucios acumulados; pintar el “viaje del héroe” acometido por un joven abogado, que sabrá hacer suyo un caso por el que no sentía ninguna atracción, aun a costa de ganarse el desprecio de “los suyos”; y atrapar el dilema de una madre, Mary Surratt, que nunca sacrificará a su hijo, en busca y captura como sospechoso de formar parte de la misma conspiración, aunque desarrolla una especie de relación materna inesperada con su abogado. El film tiene la virtud de tener muy bien trenzadas las distintas subtramas, de saber crear intriga acerca de cuál será el veredicto, de ser emotivo respetando al mismo tiempo al espectador sin baratos trucos sensibleros. Es hermosa la paleta de colores apagados, una adecuada fotografía de Newton Thomas Sigel adecuada al luctuoso contexto histórico en que se sitúa la historia. Y el reparto está fantástico, tanto los actores principales, James McAvoy y Robin Wright, como otros más secundarios -Tom Wilkinson, Evan Rachel Wood, Kevin Kline, Danny Huston-, pero decisivos para armar esta sólida película. Se trata de la primera producción de The American Film Company, una compañía que tiene el loable propósito de abordar cine histórico, porque al decir de uno de sus responsables “la realidad supera la ficción no solo porque es más sorprendente sino también más interesante”.

7/10
Leones por corderos

2007 | Lions for Lambs

Película de interesante trasfondo político y social, con trama a tres bandas. Janine, una veterana periodista televisiva, ha sido requerida para una entrevista en exclusiva por Jasper, un senador republicano con aspiraciones presidenciales. En la conversación a solas de una hora le explica la nueva estrategia contra el terrorismo en Afganistán e Irak que está impulsando. Arian, un soldado negro, y Ernest, un soldado mexicano, amigos desde su época universitaria, participan en esa nueva estrategia, a resultas de la cual quedan atrapados y cercados tras las líneas enemigas talibanes. Estos dos hombres eran de los mejores alumnos de Stephen, profesor de una universidad de Los Ángeles, que alecciona a un brillante pero frívolo pupilo con su ejemplo, para que se tome en serio su formación cara a contribuir en algo en la construcción de la sociedad. Robert Redford entrega un buen film -es sólido el guión de Matthew Michael Carnahan, hermano del director Joe Carnahan-, que en ningún momento oculta su evidente intención didáctica, algo que está subrayado incluso en el hecho de que Redford se reserve el papel del profesor. Evitando la demagogia fácil, se entrega una radiografía de la sociedad estadounidense que ofrece elementos para el debate, en lo que se refiere a la actitud de los políticos -que aunque sean sinceros patriotas, a veces piensan en términos globales sin considerar los costes humanos personales, o se mueven por la ambición-, los medios de comunicación -que preocupados por su audiencia, han abandonado su papel de control del gobierno, siendo un elemento más en la correa de transmisión de sus mensajes-, los profesores -que tienen un maravilloso papel que realizar, haciendo conscientes a sus alumnos de sus talentos, pero que corren el peligro de convertirse en unos teóricos- y la juventud -aquí se confronta la ilusión de las mejores cabezas de las minorías negra e hispana, por ser reconocidos por sus conciudadanos, con el adocenamiento de otros jóvenes sin ideales, que sólo piensan en fiestas y desperdician sus vidas-. En un título como el que nos ocupa es vital la suave transición de un escenario a otro, y Redford logra engarzarlos con gran naturalidad. No sólo eso, sino que el conjunto tiene una gran cohesión. El reparto es excelente: resulta curioso como Meryl Streep puede saltar de la directora de una revista femenina en El diablo viste de Prada a la periodista liberal e incisiva de este film, dos personajes con la misma profesión pero muy dispares; Tom Cruise sabe dar encanto a su personaje, muy humano y nada demonizado, en su primera producción en United Artists; están muy bien los soldados, ese gran Michael Peña, cuyo papel podría recordar al de World Trade Center, pero que tiene su entidad propia, aquí es un estudiante, allí era un padre de familia, aunque en ambos casos los personajes esperen el ansiado rescate; y es muy interesante la composición de Andrew Garfield, el brillante pero desmotivado estudiante, todo un signo de interrogación acerca de lo que puede ser en el futuro Estados Unidos, y por ende, la sociedad occidental.

7/10
La leyenda de Bagger Vance

2000 | The Legend Of Bagger Vance

Rannulph Junuh era un joven que prometía llegar a ser un auténtico campeón de golf. Además salía con la guapísima Adele, hija del propietario de un maravilloso campo de golf. Pero llegó la guerra y Junuh debió quedar bastante traumatizado, pues ni volvió a casa, ni dio señales de vida. Hasta que un día, inesperadamente, vuelve al hogar. Ya no quiere saber nada de golf ni de su ex novia, pero se presenta en su vida un personaje misterioso, Bagger Vance, que le anima a que vuelva a empuñar los palos de golf en un gran torneo. Robert Redford dirige esta película que tiene ecos de un título deportivo que él mismo protagonizó: El mejor, situado en el mundo del béisbol. En este caso el papel “redfordiano” corre a cargo de Matt Damon, mientras que su “ángel guardián” es el simpático Will Smith. Una hermosa fotografía y el duelo de tono épico en el “green” son las principales bazas de un film que no inventa la pólvora, pero que tiene su rato de gracia.

4/10
El hombre que susurraba a los caballos

1998 | The Horse Whisperer

Dos adolescentes sufren un accidente mientras montan a caballo. Una muere. Grace, la otra, pierde una pierna y queda muy traumatizada. Sus padres, que no se llevan muy bien, no saben qué hacer para que la chica recupere la alegría. Hasta que Annie, la madre, toma una drástica decisión: deja temporalmente su trabajo en una revista, y se lleva a su hija y al caballo (éste se encuentra en estado semisalvaje desde el accidente) a Montana. Allí vive Tom Booker, un célebre cuidador de caballos. Estupendo film, inspirado en la novela de Nicholas Evans (hay cambios importantes, sobre todo en el final), tiene algunos puntos en común con Los puentes de Madison. Robert Redford escoge un tema perfecto para subrayar los contrastes entre la paz de la naturaleza y el ajetreo de la gran ciudad. El personaje de Tom, que Robert Redford se reserva (es la primera vez que Redford dirige y actúa en un film), es un verdadero bombón, y le va como anillo al dedo. Film contemplativo, con una fotografía de los paisajes de Montana alucinante, y que gustará un montón a los amantes de los caballos, ofrece además una historia sólida. El film refleja las tensiones en una familia (como el amor entre marido y mujer ha perdido fuelle, las dudas entre un nuevo romance o la fidelidad, el acercamiento a una hija que está lejos, muy lejos) con intensidad; y atrapa de lleno al espectador.

6/10
Quiz Show (El dilema)

1994 | Quiz Show

Las películas de Robert Redford tienen la característica de ser diferentes y de explorar con profundidad aspectos importantes del ser humano. En Quiz Show, nominada a cuatro Oscar, indaga en el afán de lograr la fama, en la honestidad y en el poder de los medios de comunicación. Ralph Fiennes (La lista de Schindler, El paciente inglés) y John Turturro (Barton Fink) interpretan a dos concursantes enfrentados en un programa de preguntas: el veintiuno. Hay mucho dinero en juego y cuando comienzan a surgir rumores de que las respuestas están amañadas surge un escándalo que salpica a la cadena de televisión y sobre todo hiere la honestidad de los concursantes. Memorables interpretaciones, entre las que hay que destacar la del veterano Paul Scofield (Un hombre para la eternidad), en un papel memorable como padre del principal concursante implicado. Una radiografía dura de la vida moderna, en uno de sus aspectos más característicos, el de los medios de comunicación, y con la firma inconfundible de Robert Redford. El film está basado en hechos reales.

7/10
El río de la vida

1992 | A River Runs Through It

Robert Redford (Gente corriente, Un lugar llamado Milagro) vuelve a ponerse detrás de la cámara, y demuestra que puede ser tan bueno contando historias como interpretándolas. En esta ocasión nos narra la historia de los hermanos McLean, Norman (Craig Sheffer) y Paul (Brad Pitt), hijos de un pastor presbiteriano. La vida de estos hermanos gira en torno a cuatro cosas: la familia, la religión, la ambición y la pesca con mosca. Con el tiempo Norman llega a ser un profesor universitario, mientras que Paul triunfa como reportero, aunque su heterodoxo modo de ser le lleva al borde del abismo. Estamos ante un gran espectáculo visual, y ello es debido a una excelente fotografía de Philippe Rousselot, premiada con el Oscar, que sabe resaltar la belleza de la naturaleza. En este sentido se hace preciso destacar las secuencias de pesca en el río, que son auténticamente espectaculares. El carácter en ocasiones nostálgico y bucólico del film está subrayado por la acertada banda sonora de Mark Isham.

7/10
Un lugar llamado Milagro

1988 | The Milagro Beanfield War

Comedia de aire mágico. Describe cómo el pueblo de Milagro en Nuevo México se pone en pie de guerra  por los nuevos planes urbanísticos para la zona. Se trata del segundo film que dirigió Robert Redford.  

6/10
Gente corriente

1980 | Ordinary People

Los Jarretts son una familia burguesa típicamente norteamericana. El padre, interpretado por Donald Sutherland, tiene un buen sueldo, su esposa se ocupa de los labores de la casa, y su hijo, interpretado por Timothy Hutton, es un atractivo joven con un brillante futuro por delante. Pero tras esta fachada de aparente felicidad, se esconde un drama espeluznante. El hijo mayor de los Jarretts murió debido a un terrible accidente en el mar, y los problemas surgen cuando el personaje de Hutton se siente responsable de la muerte de su hermano. Se trata de un retrato de familia auténtico, fiel y sin tapujos. Fue el primer trabajo como director del gran actor Robert Redford, que consiguió un Oscar. Además, obtuvo la estatuilla como mejor película, mejor actor secundario para Timothy Hutton, y mejor adaptación. Basada en la novela de Judith Guest. Una película soberbia y contundente, que cuenta con brillantes interpretaciones. De un realismo que pone los pelos de punta.

8/10

Últimos tráilers y vídeos