IMG-LOGO

Biografía

John M. Stahl

John M. Stahl

63 años ()

John M. Stahl

Nació el 21 de Enero de 1886 en Nueva York, EE.UU.
Falleció el 12 de Enero de 1950 en Hollywood, Los Angeles, California, EE.UU.
Filmografía
Linda muñequita

1949 | Oh, You Beautiful Doll

Musical producido para la Fox por George Jessel, rodado en el sistema technicolor y con score del gran maestro de la compañía Alfred Newman. La historia, algo convencional, es la de Fred Breitenbach, un músico de canciones que quiere darse a conocer como compositor de prestigio. Para ello sigue los consejos de un editor y escribe nuevas piezas con melodías pegadizas, cambiando incluso su apellido por el de Fisher, para que nadie sepa que es el mismo autor. Sin embargo, sus nuevas piezas son un gran éxito de público y, aunque gana mucho dinero, sigue sin considerarse un auténtico compositor. Fue la última película de John M. Stahl (1886-1950), resuelta con estilo en sus números musicales y con pegadizas canciones como “Chicago”, “Come Josephine in My Flying Machine” y la que da título al film.

5/10
Papá fue un defensa

1949 | Father Was a Fullback

Agradable comedia que, a pesar de su estupenda pareja protagonista –Fred MacMurray y Maureen O'Hara– no pasó la censura en España en su momento porque, en un momento de su trama, la hija del protagonista escribe un artículo sobre sexo. El film cuenta la mala racha de un equipo de fútbol americano universitario hasta que su entrenador (MacMurray) recibe la ayuda de un campeón de este deporte y consigue inculcar a sus chicos un espíritu ganador. Mezclando la comedia familiar con cierta épica de superación personal, Stahl logra vencer la condición teatral de su texto y hace que diálogos y situaciones funcionen como un reloj suizo. A destacar la presencia de Natalie Wood como la hija pequeña del matrimonio, y la siempre divertida Thelma Ritter en un breve papel.

6/10
Murallas humanas

1948 | The Walls of Jericho

Convencional melodrama ambientado durante 1908 en la pequeña localidad de Jericho, Kansas. En ella habitan una serie de personajes que se entrelazan en la mejor tradición del cine pasional de intrigas políticas. El abogado Dave Connors es el epicentro del relato: casado con la alcohólica Belle, se siente atraído por Julia, una compañera de profesión, a la vez que es acosado por Algeria, la mujer de su amigo Tucker. Cuando Dave rechaza a la ambiciosa Algeria, ésta incita a su marido a que, en el periódico que dirige, acuse al abogado de corrupto. Estas falsedades hacen que Dave se marche del pueblo a la vez que Tucker, manejado por su esposa, inicia una carrera política. Apoyada en un excepcional reparto –en especial Linda Darnell como la malvada Algeria, capaz de incitar a cualquier hombre con su belleza–, y a pesar del talento natural de su director en el género, le falta algo de fuerza y definición de personajes.

4/10
Débil es la carne

1947 | The Foxes of Harrow

Adaptación de una célebre novela de Frank Yerby, en una película bastante maltratada por la crítica americana en su estreno. Sin embargo, vista con perspectiva actual, y a pesar de sus excesos, constituye otra interesante muestra de la capacidad de su director para encauzar con talento y serenidad los cauces del melodrama más inverosímil. De este modo pinta un Sur de los Estados Unidos donde pervive la esclavitud, pero que se acerca inevitablemente a su final, lo que se palpa en las escenas de pánico por la crisis económica.Su trama se desarrolla en el Nueva Orleáns del siglo XIX, cuando el jugador profesional Stephen Fox, nacido de una relación extramarital, gana una inmensa plantación tras una partida de cartas. Instalado en esta propiedad, contrae matrimonio con la bella Odalie, una dama de alta sociedad sureña. Sin embargo, en la misma noche de bodas, su antiguo compañero de pillerías aparecerá en el lugar dispuesto a quedarse, lo que pone en peligro la estabilidad del hogar recién creado. Atención especial merece la esmerada fotografía en blanco y negro de Joseph La Shelle; así como la dirección artística de Lyle Wheeler, Maurice Ransford, Thomas Little y Paul S. Fox, que fue nominada al Oscar; véase en tal sentido la secuencia final en que se recoge la caña de azúcar en medio de un fuerte vendaval. Rex Harrison da bien el tipo de 'trepa' que alcanza una buena posición, mientras que Maureen O'Hara es la mujer de fuerte carácter que suele representar, pero con fragilidad femenina e instintos maternales.

6/10
Ambiciosa

1947 | Forever Amber

Inglaterra, siglo XVII. Amber St. Clair es una mujer sin escrúpulos, capaz de cualquier cosa por medrar en la corte del rey. Con tal de hacerse noble está dispuesta a sacrificar muchas cosas, entre ellas su gran amor. Adaptación de la novela de éxito de Kathleen Winsor sobre la ambición, publicada en 1955. Fue uno de los grandes éxitos de Otto Preminger, que sustituyó a John M. Stahl, el director que había empezado a rodar. Preminger tuvo varios desencuentros con Darryl F. Zanuck el productor. Exigió al productor que se reescribiera el guión por completo y que se cambiara a Peggy Cummings, que iba a ser la protagonista, y que según Preminger era una “amateur”, por Linda Darnell.

6/10
Que el cielo la juzgue

1945 | Leave Her to Heaven

Espectacular producción de la Fox, en uno de los más elogiados melodramas de la época. Con reminiscencias de thriller, en su reparto destacan las presencias de Vincent Price y una magnífica Gene Tierney (aunque en principio el papel fue pensado para Rita Hayworth). Todo comienza cuando el escritor Richard Harland se enamora en un tren de Ellen, una bella mujer. Una vez casados, los celos obsesivos de ella, traumatizada por un turbulento pasado con reminiscencias de un extraño amor paterno, amenazan con destruir su vida en conjunto. La fotografía de Leon Shamroy ganó un Oscar ese año, dentro de un título también nominado a la mejor actriz (Gene Tierney), dirección artística (Lyle Wheeler, Maurice Ransford y Thomas Little) y registro de sonido (Thomas T. Moulton). Extrañamente, la excelente banda sonora de Alfred Newman no fue candidata a pesar de que ese año había ¡21 nombres! en las nominaciones de esa categoría.

8/10
Las llaves del reino

1944 | The Keys of the Kingdom

El padre Francisco (Gregory Peck) ha pasado toda su vida sirviendo a Dios y a sus feligreses. A su avanzada edad, está a punto de jubilarse. Cuando reflexiona sobre el poco éxito que, aparentemente, ha tenido su carrera, se da cuenta a través de sucesivos recuerdos, del impacto enorme que ha tenido sobre un montón de desconocidos. A partir de ese momento, recordamos con él, en varias secuencias, diversos episodios que reflejan el esfuerzo de un hombre dedicado a servir a Dios sin esperar, a cambio, ninguna recompensa. Convincente adaptación de la novela homónima de A.J. Cronin, un excelente testimonio de la vocación religiosa. Gregory Peck ofrece uno de los mejores papeles de su carrera. Gran parte de las excelencias de este filme provienen de su productor y guionista, el magistral Joseph L. Mankiewicz, realizador de títulos como La huella, Eva al desnudo o La condesa descalza, que aporta su buen hacer a la cinta.

6/10
La víspera de San Marcos

1944 | The Eve of St. Mark

La obra de teatro en que se basa el film se estrenó en el año 1942, justo cuando los Estados Unidos acababan de entrar en la Segunda Guerra Mundial. Llevada al cine dos años después, todavía con el conflicto en pleno apogeo, se trata de un producto de propaganda que, con un aire decididamente realista, intenta insuflar ánimos a los soldados de infantería norteamericanos en la compleja campaña de Filipinas. Los diálogos en el barracón adquieren capacidad dramática por sí mismos, en un extraño y algo apelmazado film que acaba convirtiéndose en una especie de docudrama en el que se nota en exceso que procede de una obra teatral. Ann Baxter, como novia del protagonista que intenta animarle con sus cartas, es la única presencia femenina del reparto.

4/10
El sargento inmortal

1943 | Immortal Sergeant

En su etapa del cine mudo, John M. Stahl pasó varios años trabajando para Louis B. Mayer. Durante el sonoro firmó contrato con la Universal, con quien pasó toda la década de los 30 consolidándose en esta productora como un gran maestro del melodrama. El sargento inmortal fue la primera película que dirigió para la Fox, donde desarrolló el resto de su carrera. En ella, Henry Fonda encarna al cabo de infantería Colin Spence, que, en su soledad de la campaña del Norte de África durante la Segunda Guerra Mundial, rememora toda su existencia sabiendo que pueden ser sus últimos recuerdos. Producto bélico que intenta aprovechar los sentimientos patrióticos del pueblo americano del momento, sin mucha relevancia en comparación con otros filmes similares.

5/10
Sagrado matrimonio

1943 | Holy Matrimony

Entretenida farsa que tiene su mejor baza en los trepidantes y divertidos diálogos de Nunnally Johnson, nominado al Oscar en la categoría de mejor guión adaptado. Interpretada por dos prestigiosos y veteranos nombres cómicos de la escena norteamericana (Monty Wooley, nacido en 1888) y británica (Gracie Fields, nacida en 1898), su trama de confusiones arranca cuando un pintor británico retirado desde hace años en una isla del Pacífico recibe la noticia de que va a ser nombrado Sir por la Reina. A pesar de su carácter huraño y su desprecio ante cualquier reconocimiento, acepta viajar hasta Inglaterra. Sin embargo, durante el camino, su criado fallece de una neumonía. El pintor aprovecha la oportunidad para cambiar los roles: finge su propia muerte y toma la personalidad del sirviente. Pero todo se complicará cuando una mujer llamada Alice aparece con una carta donde el criado le proponía matrimonio. En 1994 Leonard Nimoy dirigió otra comedia con el mismo título donde una ladrona (Patricia Arquette) se veía obligada a casarse con un niño de 12 años de una comunidad amish para recuperar el dinero de un atraco.

6/10
Our Wife

1941 | Our Wife

Triángulo amoroso resuelto sin mucho entusiasmo por un director que, quizá, no era el más indicado para aportar el ritmo necesario al burlesco guión de P.J. Wolfson. En el mismo, Jerry Marvin es un compositor deprimido tras fracasar su matrimonio que decide viajar en un crucero para encontrar de nuevo la inspiración. En alta mar se enamora de Susan y, gracias a ella, recupera la ilusión por su trabajo escribiendo un formidable concierto de trompeta con el que logra un gran éxito. Esto hace que su ex mujer quiera aprovechar la situación y regresar a su lado, utilizando para ello malévolamente toda clase de tretas. Si hay algo que destacar del filme es la siempre estimulante presencia de Charles Coburn en el reparto. Como curiosidad decir que el trompetista Mannie Klein es quien interpreta la pieza para este instrumento que suena en la película.

4/10
Huracán (1939)

1939 | When Tomorrow Comes

Uno de los melodramas más entusiastas y expresivos de su director, mitificado también porque su guionista es nada menos que el novelista James M. Cain ("El cartero siempre llama dos veces"). Philip Chagal, un pianista francés, de gira en Estados Unidos, queda prendado de Helen, una camarera, que le cree un espía sindical de la empresa donde trabaja. Una vez solucionado el enredo, ambos han de refugiarse en una iglesia ante la llegada de un huracán y allí se declaran su amor. Sin embargo, Philip está casado con una desequilibrada mujer que le impedirá ser feliz. La pareja Charles Boyer e Irene Dunne acababa de estrenar ese mismo año otra historia de amor de gran éxito, Tú y yo, y la Universal intentó repetir el éxito de taquilla con este filme donde Bernard B. Brown consiguió el Oscar al mejor registro de sonido. El remake de Huracán lo llevaría a cabo Douglas Sirk –especialista en nuevas versiones de clásicos de Stahl– en 1957 con el título de Interludio de amor.

8/10
Carta de presentación

1938 | Letter of Introduction

Comedia sobre el mundo del espectáculo que se hizo bastante popular debido a la presencia en la misma del ventrílocuo Edgar Bergen, que procedía de la radio y fue contratado por la Universal para tres películas. De hecho, hay veces en que el muñeco que maneja el propio Bergen (llamado Charlie McCarthy y que siempre aparecía con sombrero de copa y monóculo) se hace casi protagonista de la trama rompiendo por completo la narración de la película. La trama se desarrolla en Nueva York y narra la historia de amor entre el bailarín Barry Paige y Kay, una actriz sin mucho éxito que logra llegar a Broadway gracias al enchufe de una estrella llamada John Mannering que, aunque ella no lo sabe, es su auténtico padre. A destacar una de las primeras apariciones en pantalla de Ann Sheridan.

5/10
Parnell

1937 | Parnell

Superproducción de la Metro producida por el propio director que, sin embargo, resultó un fiasco de público y crítica, quizá debido a lo poco apropiado que resultaba Clark Gable en el papel de líder revolucionario irlandés, y no digamos Mirna Loy como su amante. Se basa en la vida del político Charles Stewart Parnell (1846-1891), que, tras su regreso de Estados Unidos, logró ser elegido miembro del Parlamento Británico desde 1875, con el logro de reunificar al movimiento independentista. Un escándalo de su vida privada –mantuvo una relación durante años con una mujer casada– acabó con su carrera política. Sin embargo, la censura modificó estos hechos y su romance quedó bastante desnaturalizado, lo cual acabó siendo el principal handicap del largometraje... sobre todo teniendo en cuenta que éste era el principal reclamo publicitario.

4/10
Sublime obsesión

1935 | Magnificent Obsession

Adaptación de un best seller de Lloyd C. Douglas y uno de los títulos que consolidaron el nombre de John M. Stahl como maestro del melodrama. En su metraje ocurren un montón de cosas, casi todas destinadas a enardecer el romance entre los dos protagonistas, Robert y Helen. La vida de ambos se cruza cuando el marido de ella fallece por culpa de que la única máquina de respiración del hospital estaba ocupada por Robert, que había ingresado borracho en el centro. Decidido a olvidar sus excesos anteriores, Robert comienza a ayudar a la gente de forma altruista, considerando a Helen como el máximo exponente de su nueva vida. Cuando ésta pierde la visión al ser atropellada por un coche, Robert estudia en el extranjero con los mejores médicos del mundo hasta que se convierte en un magnífico cirujano capaz de devolver la visión a su amada. A pesar del exceso de su argumento, la película tiene un halo de intensidad y talento difícil de igualar, e Irene Dunne vuelve a demostrar su versatilidad como actriz ya que participó con igual credibilidad en géneros como el musical (Roberta), el drama romántico (Tú y yo) y la comedia desenfadada (La pícara puritana). En 1953 Douglas Sirk dirigiría una nueva versión titulada Obsesión.

8/10
Imitación de la vida

1934 | Imitation of Life

Melodrama que aún teniendo la cuestión racial como parte esencial de su argumento tuvo que aligerar bastante este hecho debido a la censura, que comenzaba a causar estragos en el mundo del cine. Beatrice Pullman es una viuda que contrata a Delilah, una mujer de color, para que le ayude en su negocio de jarabe de arce. Ésta se traslada a vivir con ella junto a su hija Peola, quien tiene la piel blanca y que reniega de su ascendencia racial. El transcurrir de los años hará que madre e hija se vayan separando, al tiempo que Beatrice encuentra un nuevo amor. Una nueva demostración del buen pulso narrativo de John M. Stahl (Que el cielo la juzgue) para las historias lacrimógenas, que incluso tuvo problemas en algunos estados del Sur de Estados Unidos por tratar el tema racial. Basado en la novela de Fannie Hurst, el film consiguió nominaciones al Oscar como mejor película, registro de sonido (Gilbert Kurland) y ayudante de dirección (Scott Beal). Douglas Sirk realizaría una nueva versión en 1959 con el título de Imitación a la vida, con Lana Turner en el papel que aquí realiza Claudette Colbert (Sucedió una noche).

7/10
Parece que fue ayer

1933 | Only Yesterday

Película inspirada en un libro de Frederick Lewis Allen, aunque no exactamente basada en el mismo, y en la novela de Stefan Zweig “Carta a una desconocida”. Conocido por realizar un “cine para mujeres”, John M. Stahl ofrece una exhibición de sus mejores recursos narrativos para sacar a flote una historia imposible, que se inicia cuando una mujer es seducida en dos ocasiones distintas por el mismo hombre, sin que éste la reconozca la segunda vez. Repleta de sentimiento, lágrimas, emotividad y con reminiscencias de hechos sociales como la Ley Seca y el Crack de la Bolsa de 1929, se trata de un título esencial para entrar sin prejuicios en el apasionante mundo de personajes al borde del delirio creado por su director. Supuso el debut de la actriz Margaret Sullavan, que sería sobre todo conocida por sus matrimonios con Henry Fonda (1931-1933) y el director William Wyler (1934-1936), y que acabó suicidándose en 1960, a los 49 años de edad.

8/10
La usurpadora

1932 | Back Street

Ray Smith es una joven extrovertida y liberal que rechaza continuamente el matrimonio. Un día conoce al apuesto Walter, del que se enamora a pesar de que está comprometido con otra mujer. Adaptación al cine de una novela de Fannie Hurst, y protagonizada por la dulce Irene Dunne. La historia conocería dos versiones más en 1941 y 1961, protagonizadas por Margaret Sullavan y Susan Hayward, respectivamente.

6/10
Strictly Dishonorable

1931 | Strictly Dishonorable

El guión de Gladys Lehman está basado en una obra de teatro escrita por Preston Sturges. Éste quedó bastante satisfecho de la versión cinematográfica de Stahl y así lo comunicó en una misiva que envió al presidente de la Universal. Deudora de su único escenario teatral, la acción se desarrolla principalmente en el apartamento que comparten el juez Dempsey y Gus, un cantante de ópera. Una noche acuden a visitarles un playboy de la costa Este y su prometida Isabelle. La chica coquetea con el cantante, lo que provoca los celos de su prometido. Tras una serie de enredos, el amor entre Isabelle y Gus acabarán triunfando. A pesar de ser estrenada sin muchas pretensiones y con un reparto de nombres no muy conocidos, las críticas fueron bastante elogiosas y el público la mantuvo en cartel más tiempo del esperado. En España se estrenó en televisión con el nombre de El instinto del amor.

5/10
Semilla

1931 | Seed

Drama familiar basado en la novela de Charles G. Norris, resuelta con un tono amable y edulcorado aunque hoy en día puede parecer algo recargado. Todo comienza cuando Bart no tiene más remedio que olvidar su pasión de ser escritor y entrar a trabajar en una editorial para mantener a su mujer y cinco hijos. Allí se encuentra con Mildred, una antigua novia que convence al jefe de dicha editorial para que permita a Bart terminar su novela –de nombre precisamente 'Semilla'–. Como el hombre no puede hacerlo en su casa debido al alboroto familiar, acude a escribir al apartamento de Mildred. De nuevo surge el amor entre ambos y deciden marchase a vivir fuera del país. Diez años después, Bart regresa convertido en un gran escritor y decide recuperar el cariño de sus hijos dándoles dinero para que vayan a la universidad. Rodada de forma convencional y con los artificios típicos de algunos melodramas de la época, resulta destacable por la aparición de una entonces casi desconocida Bette Davis en el papel de Margaret, la única hija de Bart.

4/10
A Lady Surrenders

1930 | A Lady Surrenders

Primera película que John M. Stahl rodó para la Universal bajo la producción de Carl Laemmle, nombre esencial en los mejores títulos que el cineasta filmó en la compañía. En esta comedia de enredos, el matrimonio de escritores formado por Winthrop e Isabel Beauvel cree que el otro le ha sido infiel, por lo que deciden divorciarse. Todo comienza cuando la esposa escribe, bajo pseudónimo, un artículo en contra del matrimonio. Entonces, su marido se muestra interesado en el mismo y quiere conocer a la autora de tal artículo. Ella, para salir del atolladero, envía en su lugar a su amiga Mary, que acaba enamorándose del escritor. Mientras, Isabel viaja a Europa donde conoce a un apuesto joven. Concebida como una comedia sofisticada tipo Lubitsch, no logró su objetivo y pasó totalmente desapercibida. En el papel del amante de Isabel encontramos a Basil Rathbone antes de encasillarse en papeles de malvado.

3/10
Amantes

1927 | Lovers?

Esta adaptación de la obra 'El gran Galeoto' de José Echegaray, se transforma en una película de aventuras y romances para mayor gloria del galán de moda de la época muda, el mexicano Ramón Novarro, experto en cintas de gran espectáculo como El prisionero de Zenda (1922), Scaramouche (1923) y Ben-Hur (1925). En esta ocasión encarna a José, que vive en Madrid junto a su tutor don Julián, casado a su vez con una muchacha más joven que él. Las habladurías de la gente de la ciudad harán que se produzca un duelo de honor. En su aspecto técnico aparecen algunos de los grandes genios de la Metro Goldwyn Mayer, como el director artístico Cedric Gibbons, y Max Fabian en la fotografía, creando unos buenos ambientes en la escena del duelo a espada. Sin embargo posee demasiados letreros en forma de diálogo que retardan la comprensión de las imágenes, así como de un exceso teatral en las escenas claves de la cinta.

3/10
La canción de Kentucky

1927 | In Old Kentucky

Última colaboración de Stahl para la Metro en su etapa de cine mudo, antes de pasar a desarrollar funciones de vicepresidente y supervisor de producción de la productora independiente Tiffany de 1927 hasta 1929, fechas en que no filmó ningún título. Basada en una obra teatral de Charles T. Dazey, su trama comienza cuando el joven Jimmy regresa de la Primera Guerra Mundial convertido en un golfo y un borracho. Cuando llega a su casa de Kentucky descubre que su familia está arruinada porque los caballos de carreras que constituían su negocio han sido utilizados para la contienda bélica. Sin embargo, Jimmy encuentra a un antiguo caballo, herido durante el conflicto, con el que consigue vencer en el Gran Derby. En sus pases previos el filme tuvo unas críticas bastante negativas, lo que hizo que algunos exhibidores no la estrenasen en sus cines.

3/10
The Gay Deceiver

1926 | The Gay Deceiver

Comedia ligera y sentimental donde, de nuevo, John M. Stahl, adapta una obra teatral, esta vez de los autores franceses Maurice Hennequin y Félix Duquesnel. Su trama nos traslada a París, donde se reúne toda la bohemia europea como Antoine, que acaba de abandonar a su esposa porque la considera una puritana dentro del ambiente libertino de la capital francesa. La hija de Antoine va a pasar con él cuatro meses e intentará por todos los medios que sus padres se reconcilien. Intento de farsa alegre y desenfadada que pasó bastante desapercibida a pesar de los abundantes gags que se suceden en la historia. Lo mejor es la fotografía del italiano Tony Gaudio (1885-1951), instalado en Hollywood desde la década de los 20 y que se convertiría en uno de los grandes maestros del sonoro con títulos de referencia en la Warner como El caballero Adverse (Oscar a la mejor fotografía en 1936), Las aventuras de Robin Hood y La carta.

3/10
Memory Lane

1926 | Memory Lane

Una de las películas que Stahl realizó para la Metro con producción de Louis B. Mayer, según un argumento original del propio director y Benjamin Glazer. Narrada con agilidad y precisión en sus momentos tragicómicos, en su trama Joe ha de abandonar a su novia Mary para buscar fortuna en otro lugar. Cuando vuelve convertido en un hombre de provecho encuentra que ella se ha prometido a Jim, un joven de la localidad. Los años de matrimonio pasan felices entre Jim y Mary, y, para no interferir en su vida, Joe va a visitarles años después, convertido en un tipo indeseable. En realidad, todo es una fachada para que Mary no tenga dudas de su elección con respecto a Jim y olvide su amor por Joe. Uno de los grandes alicientes de la cinta fue ambientarla con la música alegre de Vincent López y su orquesta, que por aquel tiempo hacía furor en el país.

3/10
Fine Clothes

1925 | Fine Clothes

Basada en una obra teatral del húngaro Ferenc Molnár, para su adaptación al cine se cambió sustancialmente parte de su trama además de cambiar su ciudad de origen (Budapest) por Londres. Un sastre pierde su negocio cuando su mujer se fuga con uno de sus empleados llevándose todo su dinero. Sin otra opción, acepta el trabajo que le propone un conde en una fábrica de quesos, donde se enamora de una empleada que había sido encargada de la caja en su sastrería. Ambos vivirán una historia de amor bajo la atenta mirada del conde, que mira lascivamente a la muchacha. La película estuvo retenida algunos años en los cajones de la Metro, siendo finalmente estrenada cuando uno de sus actores secundarios, Raymond Griffith, alcanzó una efímera popularidad.

2/10
Memory Lane

1926 | Memory Lane

Una de las películas que Stahl realizó para la Metro con producción de Louis B. Mayer, según un argumento original del propio director y Benjamin Glazer. Narrada con agilidad y precisión en sus momentos tragicómicos, en su trama Joe ha de abandonar a su novia Mary para buscar fortuna en otro lugar. Cuando vuelve convertido en un hombre de provecho encuentra que ella se ha prometido a Jim, un joven de la localidad. Los años de matrimonio pasan felices entre Jim y Mary, y, para no interferir en su vida, Joe va a visitarles años después, convertido en un tipo indeseable. En realidad, todo es una fachada para que Mary no tenga dudas de su elección con respecto a Jim y olvide su amor por Joe. Uno de los grandes alicientes de la cinta fue ambientarla con la música alegre de Vincent López y su orquesta, que por aquel tiempo hacía furor en el país.

3/10

Últimos tráilers y vídeos