IMG-LOGO

Biografía

Laurent Herbiet

Laurent Herbiet

Laurent Herbiet

Filmografía
Amar, beber y cantar

2014 | Aimer, boire et chanter

Yorkshire. Tres matrimonios ensayan una obra teatral con un grupo amateur. Pero andan preocupados por George, un conocido común al que sólo le quedan tres meses de vida. Último trabajo del sobresaliente cineasta de la Nouvelle Vague francesa Alain Resnais, que falleció en 2014 a los 91 años tras la proyección en el Festival de Berlín, donde ganó el premio FIPRESCI de la Crítica Internacional y el premio Alfred Bauer. Adapta la obra teatral "Life of Riley", de Alan Ayckboum, de quien también llevó al cine Smoking, no Smoking y Asuntos privados en lugares públicos. Resulta bastante llamativo que a su avanzadísima edad, el autor de Hiroshima, mon amour aún tenía ganas de experimentar. Construye así una adaptación que no sólo no disimula su origen teatral, sino que se desarrolla en el escenario de la obra que se está ensayando, frente a decorados de cartón piedra. Cuando acaba cada escena, los personajes salen del escenario para dar paso a la siguiente. El relato se sostiene gracias al impecable trabajo de los seis actores que defienden el texto en pantalla, los habituales del cine del realizador Sabine Azéma, Sandrine Kiberlain, Caroline Silhol, André Dussollier, Hippolyte Girardot, Michel Vuillermozl, que interpretan en francés, a pesar de que dan vida a personajes ingleses. Aunque a nivel temático está presente el dolor ante la desaparición por un ser querido, acaba siendo más ligera de lo que promete, y se centra en la intriga creada alrededor de la figura de George, mujeriego pero buen amigo, que jamás aparece en escena, y en las crisis conyugales que provoca su habilidad para la seducción.

7/10
Las malas hierbas

2009 | Les herbes folles

A Marguérite Muir le roban el bolso. George Palet encuentra su cartera en el parking de un centro comercial. Y se desata un deseo irracional en este cincuentón casado y sabelotodo por conocer a esa mujer de su misma edad, que tiene un carnet de piloto privado. Así que a pesar de entregar su hallazgo en la comisaría, comienzan las llamadas telefónicas de uno y otra, una serie de encuentros y desencuentros, el anhelo de la aventura.En vísperas de cumplir noventa años, el francés Alain Resnais demuestra ser un maestro del cine. Sólo alguien de su categoría es capaz de tomar esta trama ligera y caprichosa, como una mágica composición musical, y entregar un maravilloso film, divertimento que al tiempo sienta cátedra sobre el estado anímico de tantos, cansados de su aburrida vida, no en balde llega a decir en un momento el protagonista “Estoy cansado de esta mierda de vida”.El director adapta con excelente pulso una novela de Christian Gailly y la dota de una maravillosa musicalidad, maneja perfectamente una fotografía muy luminosa y quemada. E igual se atreve a usar profusamente la voz en off de un narrador y distintos personajes, que a jugar a la intriga de quién es quién, y a las dudas de hasta qué punto es todo una fantasía, a hacer una declaración de amor por la lectura y el cine, o a usar la aventura de volar como metáfora de un utópico estado de dicha absoluta. Otro símbolo potente son las hierbas, más locas que malas –la precisión corresponde al título original–, que se empeñan en crecer de modo sorprendente en el asfalto.En Las malas hierbas hay toda una serie de decisiones estéticas brillantes –no mostrar el rostro de Marguérite en los primeros minutos de cinta en que compra zapatos y le roban, la visita de los policías con sus preguntas a George reverberando con un eco que parece no tener fin...–, riesgos que se puede permitir quien tiene un perfecto dominio de la narración fílmica. Los actores, y de modo especial André Dussollier y Sabine Azéma, apoyan a la perfección la motivación de unos personajes que, según el director, “despliegan una vitalidad increíble en lo que puede considerarse una carrera hacia el error”.

7/10

Últimos tráilers y vídeos