IMG-LOGO

Biografía

Marina Seresesky

Marina Seresesky

Marina Seresesky

Filmografía
Lo nunca visto

2019 | Lo nunca visto

En Fuentejuela de Arriba, pueblo de la provincia de Ávila, lo están pasando mal. No hay riqueza ni turismo y faltan vecinos para que siga manteniendo su identidad. De hecho, si no consigue llegar pronto a 18 habitantes la aldea quedará irremediablemente anexionada a Fuentejuela de Abajo. Los habitantes se niegan en rotundo y a la cabeza de esa lucha está Teresa, ex mujer del alcalde. Puede que la llegada por sorpresa de cuatro africanos les solucione el problema. La directora argentina Marina Seresesky sorprendió en 2016 con su primera película, La puerta abierta, un drama equilibrado que tocaba temas espinosos con mesura y mirada optimista. Su segunda película supone un giro radical, pues se decanta por la comedia ligerita que no ofrece precisamente temas de reflexión (la referencia a la despoblación rural es a lo más que se llega), sino que únicamente plantea una situación rocambolesca, irreal y tontorrona, con el único objetivo de arrancar la sonrisa del espectador. Lo consigue a medias. El guión no resulta demasiado original, los tópicos abundan, la farsa se va desarrollando linealmente, con humor más o menos saludable (algún toque chusco hay) y el desenlace resulta correcto pero bastante soso. Los mimbres son los que son y no se puede hacer milagros. Vuelve a contar Seresesky con Carmen Machi para su segundo largometraje y la actriz madrileña se convierte en la dueña y señora de la función. Suyos son sin duda los mejores momentos de Lo nunca visto (incluidas un par de escenas bastante graciosas) y sin ella estaríamos hablando de una película todavía inferior. Entre el reparto, le acompaña especialmente en esa vertiente cómica una inspirada Kiti Mánver.

4/10
La puerta abierta

2016 | La puerta abierta

La vida de Rosa, prostituta, es muy triste. Vive con su madre, antigua prostituta también que ahora está impedida en una silla de ruedas. Su piso está en una corrala donde residen otras mujeres de la noche –la rusa Masha, la cubana Teresa, el travesti Lupita– y su existencia monótona no tiene aliciente alguno, de modo que Rosa está seriamente amargada. La rutina diaria cambiará cuando una de las vecinas muere de sobredosis y su hija de 7 años se esconde en el piso de Rosa. Debut en el largometraje de Marina Seresesky, directora del corto La boda y actriz ocasional. No ha elegido Seresesky una historia fácil para su debut, donde también ejerce de guionista, pero contra pronóstico logra salir más o menos airosa. Impregnar de sutil esperanza un relato tan gris sin que se le vaya de las manos es el mayor logro de La puerta abierta, en donde se retrata el durísimo destino de muchas mujeres que ejercen la prostitución y han perdido cualquier alegría de vivir. La directora logra en ese panorama incluso arrancar risas al respetable gracias a Antonia, la madre de Rosa, un personaje muy cañí hecho a la medida de una inspirada Terele Pávez, que logra dotar al film de una atmósfera singular, en un difícil equilibrio entre el patetismo y la comedia. Se agradece además el tratamiento del relato que elige Seresesky, alejado por completo del morbo visual o del lenguaje excesivamente soez que hubiera sido fácil adoptar. Pero, pese a su optimismo de fondo, estamos ante una historia tristona y de desarrollo un tanto deprimente, por lo que no gustará a todos los paladares. El trabajo técnico es correcto, y funciona la puesta en escena fea y teatral, con contadas localizaciones, y la ambientación cochambrosa al estilo de las vidas que se retratan. A este respecto, destacan sin duda las interpretaciones. Además de la ya citada Pávez, Carmen Machi está sólida y convincente en la piel de la protagonista, mientras que Asier Etxeandia hace un trabajo muy meritorio como el travesti Lupita.

5/10
Lo nunca visto

2019 | Lo nunca visto

En Fuentejuela de Arriba, pueblo de la provincia de Ávila, lo están pasando mal. No hay riqueza ni turismo y faltan vecinos para que siga manteniendo su identidad. De hecho, si no consigue llegar pronto a 18 habitantes la aldea quedará irremediablemente anexionada a Fuentejuela de Abajo. Los habitantes se niegan en rotundo y a la cabeza de esa lucha está Teresa, ex mujer del alcalde. Puede que la llegada por sorpresa de cuatro africanos les solucione el problema. La directora argentina Marina Seresesky sorprendió en 2016 con su primera película, La puerta abierta, un drama equilibrado que tocaba temas espinosos con mesura y mirada optimista. Su segunda película supone un giro radical, pues se decanta por la comedia ligerita que no ofrece precisamente temas de reflexión (la referencia a la despoblación rural es a lo más que se llega), sino que únicamente plantea una situación rocambolesca, irreal y tontorrona, con el único objetivo de arrancar la sonrisa del espectador. Lo consigue a medias. El guión no resulta demasiado original, los tópicos abundan, la farsa se va desarrollando linealmente, con humor más o menos saludable (algún toque chusco hay) y el desenlace resulta correcto pero bastante soso. Los mimbres son los que son y no se puede hacer milagros. Vuelve a contar Seresesky con Carmen Machi para su segundo largometraje y la actriz madrileña se convierte en la dueña y señora de la función. Suyos son sin duda los mejores momentos de Lo nunca visto (incluidas un par de escenas bastante graciosas) y sin ella estaríamos hablando de una película todavía inferior. Entre el reparto, le acompaña especialmente en esa vertiente cómica una inspirada Kiti Mánver.

4/10
La puerta abierta

2016 | La puerta abierta

La vida de Rosa, prostituta, es muy triste. Vive con su madre, antigua prostituta también que ahora está impedida en una silla de ruedas. Su piso está en una corrala donde residen otras mujeres de la noche –la rusa Masha, la cubana Teresa, el travesti Lupita– y su existencia monótona no tiene aliciente alguno, de modo que Rosa está seriamente amargada. La rutina diaria cambiará cuando una de las vecinas muere de sobredosis y su hija de 7 años se esconde en el piso de Rosa. Debut en el largometraje de Marina Seresesky, directora del corto La boda y actriz ocasional. No ha elegido Seresesky una historia fácil para su debut, donde también ejerce de guionista, pero contra pronóstico logra salir más o menos airosa. Impregnar de sutil esperanza un relato tan gris sin que se le vaya de las manos es el mayor logro de La puerta abierta, en donde se retrata el durísimo destino de muchas mujeres que ejercen la prostitución y han perdido cualquier alegría de vivir. La directora logra en ese panorama incluso arrancar risas al respetable gracias a Antonia, la madre de Rosa, un personaje muy cañí hecho a la medida de una inspirada Terele Pávez, que logra dotar al film de una atmósfera singular, en un difícil equilibrio entre el patetismo y la comedia. Se agradece además el tratamiento del relato que elige Seresesky, alejado por completo del morbo visual o del lenguaje excesivamente soez que hubiera sido fácil adoptar. Pero, pese a su optimismo de fondo, estamos ante una historia tristona y de desarrollo un tanto deprimente, por lo que no gustará a todos los paladares. El trabajo técnico es correcto, y funciona la puesta en escena fea y teatral, con contadas localizaciones, y la ambientación cochambrosa al estilo de las vidas que se retratan. A este respecto, destacan sin duda las interpretaciones. Además de la ya citada Pávez, Carmen Machi está sólida y convincente en la piel de la protagonista, mientras que Asier Etxeandia hace un trabajo muy meritorio como el travesti Lupita.

5/10
Entre abril y julio

2002 | Entre abril y julio

Personajes en busca de amor, que desfilan entre Abril –joven argentina, que está haciendo su tesis en España, recién salida de una relación amorosa– y Julio –conductor de un consultorio radiofónico, cuya ex novia, ahora amiga, va a casarse con un ginecólogo. El debutante Aitor Gaizka rueda en vídeo digital una historia con gracia, que bascula entre melodrama y comedia, de tipos humanos bien perfilados, que nos hablan de la necesidad de afecto, de los desafíos amorosos.

4/10

Últimos tráilers y vídeos