IMG-LOGO

Biografía

Carmen Machi

Carmen Machi

56 años

Carmen Machi

Nació el 21 de Octubre de 1963 en Getafe, Madrid, España

Premios: 1 Goya (más 1 nominaciones)

La estrella de Getafe

22 Mayo 2013

Actriz prodigiosa capaz de convertirse tanto en una tortuga como en Helena de Troya, Carmen Machi es capaz de cualquier registro. Gigante de las tablas, paradójicamente se convirtió en un fenómeno de masas con la serie "Aída", donde no necesitaba ni una milésima parte de su talento.

Nacida en la localidad madrileña de Getafe en 1963, María del Carmen Machi Arroyo tiene raíces italianas por parte de padre, con familia en Génova. Desde muy joven, sintió la llamada de la profesión actoral. A los 17 años debuta sobre las tablas con Taormina Teatro, compañía de la localidad a la que estuvo vinculada durante muchos años. "Fue mi gran escuela, estrenábamos una función al mes", recuerda.

Su carrera como actriz despegó cuando se convirtió en discípula del gran actor y director teatral José Luis Gómez, que a mediados de los 90 convirtió el teatro de La Abadía en un punto de referencia para los apasionados del buen teatro. Recluta a Carmen Machi para el montaje inaugural del recinto, "Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte". Integra por tanto la primera promoción de la llamada 'cantera Abadía'. En los escenarios participa en montajes históricos como "La noche XII", de William Shakespeare, dirigida por Gerardo Vera y "Roberto Zucco", de Lluís Pascual, para el Centro Dramático Nacional.

En La Abadía representa "Santiago y cierra España", la obra en la que es descubierta por el director de casting Luis San Narciso, mentor de Paz Vega, Javier Cámara o Belén Rueda, que la recluta para la serie 7 vidas. "Aquí, todavía, al actor de teatro no le metían en la tele porque decían que la forma de proyectar la voz y el gesto no cuadraba. Pero el olfato de Luis fue decisivo. Yo encajé en 7 vidas porque trabajamos con público y la dirección de la voz no es a un micro, sino a la grada. Por eso decían que chillábamos mucho". En el show interpreta a Aída García, acomplejada camarera, asistenta y ama de casa que aunque al principio es bastante secundaria poco a poco va ganando en presencia por su buena aceptación. Tanto es así que tras la cancelación de la telecomedia, encabeza el reparto del spin-off centrado en el personaje, Aída, que arrasa. Mantiene el éxito incluso cuando Machi agotada abandona la serie que se llama como su personaje en 2009 (volvió temporalmente para varios episodios posteriores).

A pesar del éxito catódico, Carmen Machi no deja nunca de lado el teatro, donde destaca especialmente con sus monólogos, en los que la actriz lo da todo, tanto en "La tortuga de Darwin", de Juan Mayorga, donde se transmuta literalmente en este animal, como en "Juicio a una zorra", de Miguel del Arco, en la que se atreve a encarnar a la legendaria Helena de Troya.

En cine le han sacado partido diversos directores. Debutó en el largometraje como periodista televisiva de breve presencia, en Shacky Carmine. También fue nada menos que Teresa Panza en El caballero Don Quijote, versión de la segunda parte de la clásica novela de Miguel de Cervantes del realizador Manuel Gutiérrez Aragón, y clienta de una peluquería en Torremolinos 73. Javier Rebollo, que le había dado un pequeño papel en Lo que sé de Lola, le da su primer papel protagonista en La mujer sin piano, en la que interpreta a una típica ama de casa.

También encarnó a uno de los personajes principales de Pájaros de papel, debut como realizador de Emilio Aragón, donde era una cupletista. Alcanzó cierto éxito junto a Javier Cámara en Que se mueran los feos, donde era una mujer necesitada de cariño, tras superar un cáncer de mama y descubrir que su marido le era infiel. En La estrella, debut de Alberto Aranda, interpreta a Trini, una mujer maltratada.

Carmen Machi ha sido también una de las chicas del gran especialista en actrices Pedro Almodóvar. En Hable con ella fue la jefa de enfermeras de la clínica donde trabajaba Benigno (también Javier Cámara), el protagonista. El manchego la recuperó en Los abrazos rotos, donde era una de las actrices del film "Chicas y maletas", que dirigía en la ficción el personaje de Lluís Homar, donde interpretaba a una chica desesperada tras ser abandonada por su pareja. Almodóvar aprovechó su presencia para rodar un pequeño corto, La concejala antropófaga, delirante monólogo en el que era una política que hablaba del sexo y el canibalismo.

Goya
2017

Nominado a 1 premio

Goya
2015

Ganador de 1 premio

Filmografía
Un efecto óptico

2020 | Un efecto óptico

Un matrimonio de Burgos se va de viaje a Nueva York con vuelo + hotel todo incluido.

Nieva en Benidorm

2020 | Nieva en Benidorm

Peter Riordan es un hombre solitario, maniático y metódico, obsesionado por los fenómenos meteorológicos. Cuando le dan la jubilación anticipada en el banco de Manchester en el que ha trabajado toda su vida decide visitar a su hermano, Daniel, que vive en Benidorm. A su llegada a la ciudad descubre que su hermano ha desaparecido y que éste era propietario de un club de burlesque donde trabaja Alex, una misteriosa mujer que ejerce una poderosa fascinación sobre él. Peter y Alex intentan averiguar qué ha sido de Daniel, ayudados por una policía obsesionada por la presencia de Sylvia Plath en los años cincuenta en Benidorm. La ciudad de Benidorm, con su increíble geografía de calas, rascacielos y su peculiar mezcla de británicos de vacaciones y jubilados españoles en pos de un merecido carpe diem es un personaje más de este thriller romántico en el que un hombre descubre que la vida, la verdadera vida, puede empezar en cualquier momento, incluso cuando creíamos que ya no era posible. Pero si nieva en Benidorm, es que cualquier cosa es posible.

El cover

2020 | El cover

Dani es un joven con un gran conflicto interior que le paraliza: ama la música, pero tiene miedo a fracasar como su padre, y sufre pensando que es uno más, como su abuelo, por lo que decide no intentarlo escondiéndose en su autenticidad. Ese verano, entre su trabajo de camarero y las noches con los amigos, conocerá a Sandra. Con ella descubrirá la lucha de los cantantes anónimos, el amor y qué significa no ser uno más.

Lo nunca visto

2019 | Lo nunca visto

En Fuentejuela de Arriba, pueblo de la provincia de Ávila, lo están pasando mal. No hay riqueza ni turismo y faltan vecinos para que siga manteniendo su identidad. De hecho, si no consigue llegar pronto a 18 habitantes la aldea quedará irremediablemente anexionada a Fuentejuela de Abajo. Los habitantes se niegan en rotundo y a la cabeza de esa lucha está Teresa, ex mujer del alcalde. Puede que la llegada por sorpresa de cuatro africanos les solucione el problema. La directora argentina Marina Seresesky sorprendió en 2016 con su primera película, La puerta abierta, un drama equilibrado que tocaba temas espinosos con mesura y mirada optimista. Su segunda película supone un giro radical, pues se decanta por la comedia ligerita que no ofrece precisamente temas de reflexión (la referencia a la despoblación rural es a lo más que se llega), sino que únicamente plantea una situación rocambolesca, irreal y tontorrona, con el único objetivo de arrancar la sonrisa del espectador. Lo consigue a medias. El guión no resulta demasiado original, los tópicos abundan, la farsa se va desarrollando linealmente, con humor más o menos saludable (algún toque chusco hay) y el desenlace resulta correcto pero bastante soso. Los mimbres son los que son y no se puede hacer milagros. Vuelve a contar Seresesky con Carmen Machi para su segundo largometraje y la actriz madrileña se convierte en la dueña y señora de la función. Suyos son sin duda los mejores momentos de Lo nunca visto (incluidas un par de escenas bastante graciosas) y sin ella estaríamos hablando de una película todavía inferior. Entre el reparto, le acompaña especialmente en esa vertiente cómica una inspirada Kiti Mánver.

4/10
Vida perfecta

2019 | Vida perfecta | Serie TV

La dentista María está a punto de casarse, pero su pareja decide cortar con ella el día en el que ambos van a formalizar la hipoteca. Junto a su hermana Esther, artista plástica lesbiana, acude a la fiesta de cumpleaños de la pequeña hija de Cristina, abogada casada, y mejor amiga de ambas. Pero María, rota de dolor por la ruptura, ha consumido drogas que potencian el deseo libidinoso por lo que acaba acostándose con un desconocido jardinero. Tiempo después, descubre que se ha quedado embarazada. Durante su gestación, esta serie de Movistar+ –que en principio iba a llamarse Déjate llevar– generó una enorme polémica, pues su directora y actriz principal, la gurú feminista Leticia Dolera, despidió a Aina Clotet, embarazada, sustituyéndola por Celia Freijeiro. Después, fue la gran vencedora del Festival Internacional de Series de Cannes, donde obtuvo los premios a la mejor ficción, y a la interpretación de las tres protagonistas, lo que hacía presagiar una calidad mayor. La propia Dolera ha escrito el libreto con Manuel Burque, también coguionista de su ópera prima, Requisitos para ser una persona normal. Se intenta ofrecer una mirada tragicómica a la realidad actual de las mujeres de mediana edad, desde una mirada femenina, con personajes diversos. Pero la serie (al contrario que la vida a que alude el título) dista mucho de ser perfecta. Sus reivindicaciones feministas parecen dirigidas sobre todo al terreno sexual, con abundancia de escenas tórridas, en las que son ellas las que llevan la batuta, y de chistes facilones. Tanto por su crudeza sexual como por sus desnortados y egoístas personajes, la ficción recuerda a Girls, creada por Lena Dunham, pero en versión casposa. No acaba de colar, por ejemplo que Cristina, a la que su matrimonio le parece monótono, tenga tiempo para trabajar, llevar la casa prácticamente en solitario, ocuparse de sus dos hijas y también… ¡para sus ligues sexuales! Curiosamente, se salva su tratamiento de la discapacidad, un tema delicado que sin embargo se maneja con solvencia. El peculiar pero divertido Gary, personaje entrañable en la línea del largometraje Campeones, está bien interpretado por Enric Auquer, gran revelación actoral como joven y descontrolado narco en Quien a hierro mata, un personaje radicalmente distinto (pese al galardón galo, está por encima del trío formado por Dolera, Freijeiro y Aixa Villagrán). También tiene interés que a través del personaje de Esther se critique la cultura del éxito, y que haya calado en la sociedad el pensamiento barato, propio de libros de autoayuda de tres al cuarto, de que cualquiera puede triunfar en el terreno que se proponga pese a que no tenga aptitudes para ello. ¿Debería tomar buena nota Dolera de su propio mensaje? Aún ha rodado poco, podría mejorar.

4/10
Criminal

2019 | Criminal | Serie TV

Una joven está acusada del asesinato de su hermana autista, un veterano narcotraficante se resiste a confesarse culpable; a una mujer acomodada le interrogan sobre el paradero de su hermano fugado y la de una joven acusada del asesinato de su hermana autista. Original serie policiaca, con doce episodios autoconclusivos que se desarrollan en la misma sala de interrogatorios, donde los policías tratan de hacer confesar a presuntos delincuentes. Ha sido rodada por profesionales de cuatro países diferentes, encargándose Mariano Barroso, presidente de la Academia del Cine de los tres que correspondían a España, mientras que el resto están elaborados por franceses, británicos y alemanes. De cariz bastante teatral, al desarrollarse en un escenario único, a tiempo real, cada capítulo logra captar al espectador, por la tensión del duelo entre los agentes y los interrogados, aunque por otro lado, pocos son los elementos que dan continuidad entre unos y otros, por lo que no crea la necesidad de visionar el conjunto en su totalidad, salvo en el caso de las tres entregas españolas, que sí dejan con ganas de saber más. Resulta llamativo comprobar la diferencia de procedimientos entre los distintos países europeos. Se trata de una serie de planos muy largos, donde se deja mucho espacio para el lucimiento de los actores. Eduard Fernández, David Tennant, Carmen Machi e Inma Cuesta brillan entre los interrogados, y Emma Suárez entre los representantes de la ley. 

6/10
La tribu

2018 | La tribu

Fidel es un jefe de recursos humanos a quien no ha temblado el pulso a la hora de despedir a 300 trabajadores de su empresa. Incluso aprovecha para tener sexo con una becaria mientras la gente protesta en la calle. Pero, justicia inesperada, es captado por las cámaras de un movíl cuando sufre un incidente en tan obscena situación, y el vídeo se hace viral, logrando que los sentimientos que despierta entre la gente oscilen entre el odio y el choteo. En tal tesitura su familia se rompe y se queda sin empleo, por lo que sigue el consejo de su terapeuta de conocer a su madre biológica, Virginia, limpiadora en un hotel, e integrante de un grupo de baile y gimnasia con otras amigas, que se autodenominan "Las mamis". Un intento de suicidio deja a Fidel sin memoria temporalmente, podría ser la ocasión de mejorar como persona. Yolanda García Serrano y Joaquín Oristrell desarrollaron juntos muchos guiones en los 90 del pasado siglo, en películas como ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? o Todos los hombres sois iguales. Por su parte Oristrell había contribuido a los libretos de Fernando Colomo en filmes de la misma época, como Alegre ma non troppo y El efecto mariposa. Aquí, aunque el trío no renuncia del todo a la grosería, sobre todo en el desencadenante de la trama y en algún pasaje muy puntual, apuestan por una trama más blanca, y capaz de enganchar con el espectador actual, que quiere desconectar de sus problemas diarios y echar unas risas con situaciones con las que se identifique mínimamente. Y en tal sentido, se sigue con acierto la estela que todos querrían emular, la de la exitosa Ocho apellidos vascos. Se hace con una trama que recuerda a A propósito de Henry, pero aquí en clave de humor principalmente. El reparto en su conjunto está muy bien, aunque sobresalen Carmen Machi y Paco León, madre e hijo, claramente dotados para la comedia, y el inesperado progenitor, Luciano, un secundario bordado por Luis Bermejo. Hay muchísimos personajes secundarios, que con apenas algunos rasgos, cobran cierta tridimensionalidad, con su mezcla de patetismo y capacidad de provocar la risa, ahí están los dos hermanos en paro, el camarero que sirve el café, las distintas "mamis", la policía, la taxista, la enfermera, la profesora que les da clases... Hasta Colomo con su cameo bautizando a Fidel como "hombre lapa" contribuye al divertimento, igual que Manel Fuentes haciendo de sí mismo como presentador de un concurso de talentos. Hay un uso inteligente de la actualidad -despidos, la cultura de YouTube, el afán por estar en forma, la búsqueda de una posición social a cualquier precio...-, y de la música, con un rap y el baile, muy pegadizos. Además, el clímax de la película funciona a la perfección, con su buscado punto de emotividad.

6/10
Perdiendo el este

2018 | Perdiendo el este

Tras una mala experiencia en Alemania, el español Braulio trata de labrarse un porvenir en China, pero no ha conseguido ni aprender el idioma, ni que le recluten como investigador, y falta poco para que caduque su visado. Conseguirá renovarlo si contrae matrimonio con Xiao, joven heredera que pese a su juventud tiene la etiqueta de ‘sobrante’, pues en su país está mal visto que no se hubiera casado antes. Mientras trata de conquistarla, Braulio se enamora de ella de verdad, mientras que tiene que lidiar con su compatriota Rafa y el turco Hakan, que le han seguido a Oriente atraídos por sus mentiras, según las cuales le iba de lujo. La comedieta Perdiendo el norte, de Nacho G. Velilla, protagonizada por Yon González, podía calificarse como una actualización poco inspirada de Vente a Alemania, Pepe, pero sobre los españoles que en la actualidad se ven obligados a emigrar. Pese a sus tópicos, y la falta de chispa, arrasó en las taquillas, sobre todo por la promoción televisiva, lo que ha traído consigo una secuela en la que González no ha querido ni asomarse en un cameo, como hace por ejemplo Javier Cámara, que también estaba en la primera. Toman ahora la voz cantante los secundarios de aquélla. Al final, esto ha sido un acierto, pues sobre todo Julián López (Braulio) da rienda suelta a su vis cómica, acompañado por secundarios de mucho talento para el género, sobre todo Edu Soto (instructor de baile flamenco en China), Silvia Alonso (la inseparable amiga española de Xiao), y Younes Bachir (el turco Hakan). Y aunque su subtrama se podría haber eliminado, brillan los veteranos, Carmen Machi y Leo Harlem, que forman una pareja tronchante. Se produce así un fenómeno similar al de la época de las ‘españoladas’, cuando actores que después han demostrado su valía (Alfredo Landa, José Sacristán, Antonio Ferrandis), estaban muy por encima de los productos que rodaban para comer. Aquí, abundan los tópicos, chistes groseros o facilones de telecomedia tipo La que se avecina, algunos próximos al racismo, sobre los ojos de los chinos, por ejemplo. Y si se hace referencia a Aladdin, de Walt Disney, por ejemplo, en un diálogo, conviene poner la banda sonora, y luego aclarar de qué película se está hablando, no sea que alguien no lo pille, por lo que cualquier espectador se sentirá subvalorado. Supone el primer largometraje del cortometrajista y director de capítulos de series Paco Caballero, que no tiene muchas ideas para la puesta en escena, y que aunque parece atisbar en la trama posibilidades dramáticas (el desencanto de quienes buscando la Tierra Prometida topan con la realidad) ni se aventura a explorarlas.  

4/10
El bar

2017 | El bar

Elena se mete en un bar del centro de Madrid, donde varios clientes desayunan. Cuando un oficinista abandona el local, recibe un disparo en la cabeza desde la lejanía. El hombre que sale a ayudarle corre la misma suerte, por lo que los demás deducen que se impone permanecer en el interior, donde tratarán de averiguar qué está ocurriendo, a pesar de que los móviles han dejado de funcionar y la televisión en un principio no se hace eco de los hechos… Tras los malos resultados artísticos de Mi gran noche, Álex de la Iglesia se adentra en el thriller pero sin abandonar el tono cómico, con una trama que parece inspirada lejanamente en El ángel exterminador, de Luis Buñuel, sin surrealismo, pero sí con notas esperpénticas. Como es habitual en su filmografía, él mismo se ha ocupado del guión con su colaborador habitual, Jorge Guerricaechevarría. Film muy coral, como casi todos los suyos, dominan el reparto los habituales de la filmografía del bilbaíno, como Blanca Suárez y Mario Casas, a quienes les corresponde un peso un poco mayor, pero también están los siempre eficaces Carmen Machi, Terele Pávez y Secun de la Rosa. Esta vez le ha dado mayor peso a otro componente de su compañía estable, Jaime Ordóñez, que se desenvuelve bien, dentro del tono general exagerado e histriónico, como mendigo desequilibrado, personaje que le permite exhibir su particular voz. Al menos supera al trabajo anterior del ex presidente de la Academia, pues la premisa atrapa, quizás sea su mejor obra desde La Comunidad. Los giros mantienen más o menos el interés del espectador. Técnicamente impecable, su rigurosa planificación tiene fuerza. Pero ya resulta un tanto agotador que los personajes de este cineasta, por muy afables que parezcan, acaben convertidos en psicópatas cuando están en una situación extrema, derivando en un clímax caótico.

5/10
Pieles

2017 | Pieles

Peripecias entrecruzadas de personajes con anomalías físicas, como Samantha, una mujer con el aparato digestivo al revés, que tras acudir a un restaurante sufre el acoso de dos violentos individuos, Laura, una mujer sin ojos que se prostituye, Ana, de cara deforme, que debe decantarse entre el amor de dos pretendientes, o Cristian, un chico que se autolesiona las piernas porque quiere ser sirena, acomplejado por su madre. Apadrinado en su día por el mismísimo Pedro Almodóvar, Álex de la Iglesia se siente en cierta manera obligado a dar la alternativa a los jóvenes que ahora tratan de abrirse camino en el cine, a través de su compañía, Pokeepsie. Tras Musarañas, codirigida por dos nuevos valores, ahora está detrás del primer largometraje que dirige Eduardo Casanova, famoso por interpretar al repelente Fidel, en la serie Aida. Pieles alarga su corto Eat My Shit, rodado para el NoTodoFilmFest, con el que pretendía llamar la atención a base de escatología. Aquí recupera al personaje central, Samantha, rodeándola de otras creaciones en la misma línea. Sin embargo el resultado viene a ser el mismo. Su extravagante relato podría ser interpretado como una crítica a la dictadura de la imagen, si no fuera por su superficialidad, y porque le quita cualquier tensión dramática su surrealismo, y el patetismo de sus personajes. El tono recuerda al cine de Todd Solondz, pero a años luz del talento del cineasta ‘indie’ americano. También tiene las pretensiones transgresoras de los primeros trabajos del manchego más universal, y un enorme interés por encontrar un estilo visual propio, a través de una fotografía en la que predominan sobre todo los colores rosa y violeta.   Aunque cuenta con actores excelentes como Macarena Gómez, Carmen Machi o Candela Peña –ocultos casi siempre por grandes capas de maquillaje– no se llega a empatizar con ninguno de los numerosos protagonistas. A ratos tiene cierta fuerza narrativa, y podría interesar a quienes valoren las propuestas bizarras, salpicadas de humor negro, pero incluso a estos la propuesta acabará agotándoles.

2/10
Thi Mai, rumbo a Vietnam

2017 | Thi Mai, rumbo a Vietnam

El mundo se le viene encima a Carmen cuando le comunican la trágica muerte de su hija en un accidente. Sin aliciente ya para vivir encontrará un inesperado motivo para hacerlo cuando a los pocos días recibe otra sorprendente noticia: le han concedido a su hija la niña vietnamita que había pedido en adopción. Se le ocurrirá entonces la idea descabellada de viajar a Vietnam y solicitar la custodia de su “nieta”. Le acompañarán sus mejores amigas: Elvira y Rosa. La madrileña Patricia Ferreira (El alquimista impaciente) dirige esta audaz película (ha sido rodada en la mismísima Hanoi) con guión de Marta Sánchez, curtida en series televisivas como Aída y Allí abajo. Se trata de una comedia dramática muy femenina, en donde seguramente lo mejor sea la definición de los marcados caracteres de las protagonistas, mostrados casi siempre con tintes humorísticos: Carmen (Carmen Machi) responde a la madre buena, responsable y amante de su marido, mientras que Elvira (Aitana Sánchez-Gijón) es una ejecutiva, moderna, soltera y segura de sí misma, recién despedida de su banco, y Rosa (Adriana Ozores) un ama de casa chapada a la antigua y ninguneada por su marido, que la trata más o menos como una sirvienta. A ellos se sumará Andrés (Dani Rovira), un joven y bondadoso gay que les echará una mano en su aventura. El gran problema Thi Mai es que se trata de una historia totalmente descompensada. Tan pronto se transmite un exagerado dramatismo lacrimógeno, como se convierte en una ligera comedieta a la española, con los típicos gags de choque de culturas y tal (graciosos algunos, todo hay que decirlo), o se pasa directamente al disparate surrealista (patética la escena de Dani Rovira en la bahía de Ha-Long). Así se rompe la cintura del espectador demasiadas veces y el resultado es que, al margen del correcto trabajo de tres actrices formidables, nada de lo que se cuenta es verosímil y la historia va perdiendo interés a medida que el buenismo de fondo empieza a hacerla superficial y previsible.

4/10
El tiempo de los monstruos

2016 | El tiempo de los monstruos

Víctor, que afirma ser autor de películas sin estrenar, reúne en una lujosa mansión de su esposa, la millonaria Clara, a sus colaboradores habituales, con objeto de rodar una más. Se trata de Raúl, el guionista, que viene con su esposa, una dibujante en crisis creativa, Andrea, la primera actriz, acompañada de su pareja, Raúl, mecánico dentista, y Fabián y Marta, miembros del servicio. Sin embargo, no se usan cámaras ni nada de equipo, y lo que idea el realizador con su libretista, parece hacerse realidad. Y existe otro grupo de cineastas que les observa desde otro punto del inmueble… Primer largometraje en solitario de Félix Sabroso, tras el fallecimiento en febrero de 2014 de Dunia Ayaso, su pareja, y compañera en las tareas de realización, con quien había empezado a idear este proyecto, su regreso conjunto al cine tras La isla interior, de 2009. Presenta variopintos personajes, bien interpretados por norma general, que luchan por no encasillarse en la vida, cual personajes de ficción que no podrían salirse del guión establecido. Sin embargo, no resulta fácil entender las conexiones entre la vida real y el cine que el realizador quiere establecer, y gran parte de los diálogos resultan pedantes, muy poco naturales, y en el fondo vacíos. No parece asequible ni mucho menos para parte del público, pues su juego no queda muy claro. Y faltan risas donde se supone que las debe haber. Además de incluir numerosas referencias fílmicas que van desde La cena de los idiotas a Buscando a Nemo, se trata de imitar el tono surrealista de Luis Buñuel, mencionando expresamente El ángel exterminador. Pero esto acaba siendo un error, por lo mismo por lo que todos los homenajes al personalísimo aragonés naufragan: no se puede imitar.

4/10
Rumbos

2016 | Rumbos

Durante una noche varios personajes viajan por carretera y experimentan diferentes sentimientos y estados de ánimo. Iván corta con su novia Lucía tras llevarla a su casa en coche. Ésta, desconsolada, contará su historia al taxista Pedro, que le aconsejará sobre el amor. El camionero Paco, cuarentón que nunca ha tenido novia, no sabe cómo declararse a la mujer que quiere, mientras que Alberto y Manu hacen su ronda en la ambulancia, y los jovenzuelos Emilio y Luisito se divierten pisándole a su deportivo. La directora Manuela Burló Moreno endereza el rumbo –nunca mejor dicho– después del traspié que dio con su primer largometraje, la desdeñable comedieta Cómo sobrevivir a una despedida. Aprendida la lección deja a un lado la frivolidad hueca y se embarca en una dramática historia coral, de remarcado realismo, con unos cuantos personajes que pululan durante una misma noche por las carreteras de una gran ciudad. Todos ellos tienen en común la búsqueda de amor, la necesidad de sentirse queridos –o amados, según algún personaje– y las dificultades para sentir satisfechos sus corazones. Aunque cada historia es diversa, Rumbos no acaba de sorprender debido al planteamiento general, que necesariamente es previsible –además del nexo común del programa de radio, todas esas vidas acabarán cruzándose de algún modo–, pero tiene a su favor que el argumento –bien armado, con un montaje claro y cuidadoso al ir mostrando poco a poco cada hilo narrativo– no parece esconder moraleja alguna. Las cosas ocurren. La vida es caprichosa, viene a decir el guión firmado por la propia directora, el destino depara rumbos diversos sin que aparentemente existan motivos que los causen. Existen los cuentos de hadas, pero también la tragedia. Es bien poquito lo que los seres humanos podemos dominar. El amor, el desamor, el llanto, la pérdida, la huida, la duda, el corazón... son cosas que nos arrastran y que no siempre es posible controlar. Nadie es una excepción. Junto a una lograda atmósfera, nocturna y urbana, bien ambientada por la banda sonora de Mikel Salas y por la esmerada fotografía de Unax Mendía, la directora ha conseguido también un loable trabajo del escogido reparto. Todos están estupendos, desde la sensacional Pilar López de Ayala en su papel de culebrón, hasta el sufriente taxista Karra Elejalde, pasando por el siempre talentoso Ernesto Alterio o la todoterreno Carmen Machi, por citar sólo a los intérpretes más conocidos.

5/10
La puerta abierta

2016 | La puerta abierta

La vida de Rosa, prostituta, es muy triste. Vive con su madre, antigua prostituta también que ahora está impedida en una silla de ruedas. Su piso está en una corrala donde residen otras mujeres de la noche –la rusa Masha, la cubana Teresa, el travesti Lupita– y su existencia monótona no tiene aliciente alguno, de modo que Rosa está seriamente amargada. La rutina diaria cambiará cuando una de las vecinas muere de sobredosis y su hija de 7 años se esconde en el piso de Rosa. Debut en el largometraje de Marina Seresesky, directora del corto La boda y actriz ocasional. No ha elegido Seresesky una historia fácil para su debut, donde también ejerce de guionista, pero contra pronóstico logra salir más o menos airosa. Impregnar de sutil esperanza un relato tan gris sin que se le vaya de las manos es el mayor logro de La puerta abierta, en donde se retrata el durísimo destino de muchas mujeres que ejercen la prostitución y han perdido cualquier alegría de vivir. La directora logra en ese panorama incluso arrancar risas al respetable gracias a Antonia, la madre de Rosa, un personaje muy cañí hecho a la medida de una inspirada Terele Pávez, que logra dotar al film de una atmósfera singular, en un difícil equilibrio entre el patetismo y la comedia. Se agradece además el tratamiento del relato que elige Seresesky, alejado por completo del morbo visual o del lenguaje excesivamente soez que hubiera sido fácil adoptar. Pero, pese a su optimismo de fondo, estamos ante una historia tristona y de desarrollo un tanto deprimente, por lo que no gustará a todos los paladares. El trabajo técnico es correcto, y funciona la puesta en escena fea y teatral, con contadas localizaciones, y la ambientación cochambrosa al estilo de las vidas que se retratan. A este respecto, destacan sin duda las interpretaciones. Además de la ya citada Pávez, Carmen Machi está sólida y convincente en la piel de la protagonista, mientras que Asier Etxeandia hace un trabajo muy meritorio como el travesti Lupita.

5/10
Las furias

2016 | Las furias

Sólido debut en la dirección de Miguel del Arco, autor también del guión. Sigue la complicada relación entre los miembros de una familia, los Ponte Alegre, que se diría son víctimas de las célebres Furias, hijas de Urano, de la mitología griega, tantas vicisitudes envenenan el trato entre unos y otros. Ahí están Leo, el abuelo, célebre actor de teatro que conoció una etapa de decadencia, y ahora padece una demencia senil; su esposa Marga, psiquiatra, que mantiene una relación amorosa lésbica que nadie conoce con su ayudante Julia; sus tres hijos, Casandra –directora de un programa de radio nocturno, casada con Gus, músico en paro, y con una hija adolescente psicótica, María–, Héctor –el triunfador, que acaba de anunciar su boda al fin con Ana, su pareja desde hace 20 años– y Aquiles –el más perdido de los tres, soltero y que está escribiendo un libro sobre su padre–. El inesperado anuncio de Marga de la venta de la casa de campo familiar propicia una última reunión en la finca, donde se celebrará la boda de Héctor y Ana, y que será el escenario donde se desaten aún más las Furias que atenazan a la familia. A modo de intensa tragedia griega, conviven en Las furias las libres decisiones de los personajes con cierto fatalismo, no escogemos a los miembros de nuestra familia, ni las enfermedades que padecemos, y podemos aconsejar a otro pero no sustituirle en lo que hace. El modo en que Miguel del Arco plasma las vicisitudes de una familia que, casualidades irónicas de la vida, al unir padre y madre apellidos se convirtieron en los Ponte Alegre, hace pensar en una familia auténtica también sacudida por verdaderas turbulencias, la del poeta Leopoldo Panero, y cuya vivencia fue recogida en dos películas de corte documental, El desencanto y Después de tantos años. Uno de los grandes méritos de Del Arco es dar consistencia a todo el tejido narrativo y a los numerosos personajes, ninguno es de poca entidad, y todos los actores lo hacen muy bien, casi resultaría injusto destacar a uno por encima de los demás, aunque podamos hablar de una Carmen Machi sorprendentemente seria, de la jovencita Macarena Sanz, de José Sacristán senil, de Bárbara Lennie con acento argentino... Además, una película coral de este estilo corría el riesgo de caer en la teatralidad, pero no, Las furias es muy cinematográfica, y aúna además lo clásico con elementos de la modernidad, una soledad y un desconcierto muy actuales, también en las relaciones afectivas de corte homosexual, en la infidelidad, en la unión padres-hijos, en el cuidado de los mayores, en la inclusión no casual de una mujer que va a ser madre por inseminación artificial, y que concejala, va a oficiar una boda civil.

6/10
Villaviciosa de al lado

2016 | Villaviciosa de al lado

Los hombres de Villaviciosa de Al Lado se enteran de que han sido agraciados con el gordo de la lotería de Navidad. Pero todos han adquirido las participaciones en el Club Momentos, un prostíbulo regentado por La Mari. Como cada esposa afila las uñas, ante la posibilidad de que su marido haya podido ser uno de los clientes de tan dudoso local, el alcalde, el líder de la oposición, el frutero y otros vecinos se alían para trazar algún plan que les permita cobrar de forma discreta antes de que venza el plazo. Nacho G. Velilla inició su carrera en el campo televisivo con capítulos de telecomedias como 7 vidas y Aída, que cumplían sus objetivos –poco ambiciosos– de cara al público de este tipo de producciones. Por desgracia, cuando dio el salto al cine, sus largometrajes (Que se mueran los feos, Perdiendo el norte) ofrecían la sensación de ser más de lo mismo, pues prácticamente parecen haber sido creados como pilotos de series. Ahora, toca fondo con Villaviciosa de al lado, fallido intento de comedia coral que supone un insulto a la memoria de Luis García Berlanga, claro punto de referencia, aunque recuerda mucho más a españoladas de Mariano Ozores como Jenaro el de los 14. Una secuencia del film la define por completo, cuando el cineclub del pueblo proyecta Sucedió una noche, elegante comedia de Frank Capra, pero dos personajes descerebrados piden a gritos “más Torrentes y menos clásicos en blanco y negro”. Pues precisamente esta cinta gustará más a quienes disfruten con la saga dirigida y protagonizada por Santiago Segura que a los que busquen comedia sofisticada. Sobredosis de humor grueso basado en los eternos clichés sobre España, los curas, las prostitutas, los homosexuales, etc., al menos se le puede reconocer cierta voluntad de criticar a todos los sectores, ‘dándole cera’ también a una caricatura del típico militante de Podemos, con un correcto trabajo del actor Carlos Santos, que tras transformarse en Luis Roldán en El hombre de las mil caras, aquí aparece caracterizado de forma que recuerda a Pablo Iglesias con coleta de caballo. Es lo único que (relativamente) puede tener cierta gracia y frescura, en todo el interminable metraje.

2/10
Requisitos para ser una persona normal

2015 | Requisitos para ser una persona normal

Cuando en una entrevista de trabajo le preguntan a María de las Montañas Enríquez qué entiende por una persona normal, contesta con espontaneidad que aquélla que tiene trabajo, aficiones, casa, vida social, pareja, una buena relación con su familia y se siente feliz. Pero ella no cumple ninguna de estas condiciones, así que llega a un acuerdo con Borja, un chico al que acaba de conocer. Ella le ayudará a perder peso, y él a lograr estos requisitos para ser una persona normal. Salida como muchos otros actores de éxito españoles de Al salir de clase, Leticia Dolera ha protagonizado cintas como Rec 3: Génesis, a las órdenes de su marido, Paco Plaza. Éste avala como productor ejecutivo (y sin duda ha prestado cierto asesoramiento técnico que eleva la calidad del producto) el debut como realizadora de la intérprete, que también ejerce de guionista y protagonista. El resultado tiene cierto interés, porque logra frescura, ya que parece tener en el punto de mira películas 'indie' americanas desenfadadas, estilo (500) días juntos o Happythankyoumoreplease, o sea las que pegan en Sundance, salvando todas las distancias. Tiene además un punto dramático en su descripción de las dificultades de las nuevas generaciones para abrirse camino, conforme está la coyuntura económica y social, y algo de fondo, pues pone en solfa parámetros que se consideran en la sociedad moderna signos del éxito, como salir con un chico guapo y con recursos, cuando lo importante son otras cosas. Cuenta también Dolera con algunos actores que se toman el proyecto en serio, como Silvia Munt, que expresa un mundo sin necesidad de decir nada, interpretando a la madre del personaje central, o los eficaces Carmen Machi, José Luis García Pérez y Blanca Apilánez. Por esta razón se puede pasar por alto en cierta forma que Requisitos para ser una persona normal acabe siendo más ligera de lo que se esperaba, que el patrocinio de una empresa de muebles resulte un tanto obvio, que la primeriza realizadora alargue demasiado algún pasaje, que como actriz principal acabe agotando, y que su voluntad de copiar estéticamente el colorido barroco de Amelie acabe resultando tan obvio que agota.

5/10
Perdiendo el norte

2015 | Perdiendo el norte

Hugo, economista, y su amigo Braulio, científico, cuentan con una excelente formación universitaria, pero no consiguen trabajo en España. Inspirados por un emigrante que ha triunfado en Alemania, que aparece en un programa televisivo, deciden probar fortuna en Berlín, donde sobrevivir no será tan sencillo como creían. El aragonés Nacho G. Velilla escribe y dirige su tercer largometraje, que no se aporta mucho del sendero marcado por los otros dos, Que se mueran los feos y Fuera de carta. Este nuevo trabajo parece por momentos una revisión de Vente a Alemania, Pepe, de 1971, adaptada a los nuevos tiempos, en la que el gran José Sacristán, que aparece como secundario, tiene un personaje que casi podría ser el que encarnó en aquella, muchos años después. Perdiendo el norte aparenta buenas intenciones; en su arranque parece que quiere denunciar la complicada situación para los jóvenes universitarios sin perspectivas laborales, que se ven obligados a emigrar. Pero rápidamente queda claro que Velilla sólo pretende un divertimento menor, con un humor facilón y en muchos casos previsible o soez, que acaba resultando excesivamente superficial. No es un absoluto desastre gracias a la espontaneidad y dominio del género de los actores, todos ellos muy bien escogidos, desde los protagonistas (Yon González, Blanca Suárez y Javier Cámara) hasta los secundarios, donde repiten actores asociados a la filmografía del realizador, como el citado Cámara y Carmen Machi. Paradójicamente el único error de casting consiste en haber fichado al mencionado Sacristán, tan por encima del resto que hasta les deja en evidencia. Por sí solo eleva claramente a otro nivel las secuencias en las que aparece, que también introducen unas agradecibles notas dramáticas.

4/10
Mi gran noche

2015 | Mi gran noche

El cine de de Álex de la Iglesia podría describirse como una larga broma gamberra que no cesa, al menos en lo que se refiere a sus películas más claramente adscritas al género de la comedia. Y en este terreno alcanzó su cota más alta hace ya veinte años, con El día de la bestia. Luego ha entregado títulos con destellos, buenas ideas no perfectamente resueltas. Mi gran noche hace pensar en Muertos de risa, aquella película sobre dos cómicos televisivos que se llevan fatal. Aquí tenemos un programa para la pequeña pantalla, un canal está grabando en octubre su programa especial de fin de año, para el que cuenta con un divo de la vieja escuela, Alphonso –el cantante Raphael que ha aceptado el envite de De la Iglesia de ofrecer una versión pasada de rosca de sí mismo–, y con una estrella juvenil emergente, Adanne. Además seguimos las andanzas de múltiples personajes, algunos ligados a los dos citados por cuestiones de paternidad, otros son los figurantes del programa, en especial el parado José, que ha encandilado a una joven guapísima por misteriosas razones, y que está pendiente de su algo extravagante madre. En las proximidades del programa, en clave de crisis, protestan trabajadores despedidos, mientras el sinvergüenza productor televisivo piensa sólo en llenar su bolsillo. El director da muestras de una gran pericia técnica en su manejo de un reparto coral y en el endiablado ritmo de la narración, aunque de vez en cuando uno tiene la sensación de estar en medio de un confuso barullo. En cualquier caso los chistes orquestados con su coguionista habitual Jorge Guerricaechevarría no son la repanocha en lo que a gracia se refiere, quizá por su diverso tono, algunos de física brutalidad, otros de tipo sexual, o de guerra de sexos. Hay muchas referencias cinematográficas, la más clara es la espuma de jabón que remite a El guateque de Peter Sellers, una cinta bastante más lograda, o las menciones no nuevas a La guerra de las galaxias y a Darth Vader. Sólo ver a Mario Casas con su pelucón, a Raphael estando, o Terele Pávez con su cruz de Caravaca produce hilaridad, pero esto no basta para armar una buena película.

4/10
Ocho apellidos catalanes

2015 | Ocho apellidos catalanes

El andaluz Rafa ha roto con la vasca Amaia, no se hacía a la idea de vivir en Euskadi, fuera de su amada Sevilla. Pero cuando se entera de que va a casarse con un catalán cruzará la península para evitar la boda, en la que también el veterano pescador Koldo tratará de reconquistar a Merche, de la que se ha distanciado. Ocho apellidos vascos conectó con los espectadores españoles, incluso con los más reacios al cine patrio, por su visión amable de las diferencias autonómicas, y porque hacía reír. Logró lo que parecía poco probable, superar a Lo imposible como la película española más taquillera de todos los tiempos. El director Emilio Martínez Lázaro ha tardado poco más de un año en tener lista una secuela para aprovechar el fenómeno, esta vez incorporando al partido a Cataluña, aunque en cierta manera se la jugaba, pues el film se estrena en el período más conflictivo por la cuestión independentista. No ayuda que el film sea un poco más subido de tono que su predecesor, quizás por influencia de Martínez Lázaro, responsable de El otro lado de la cama, al que el original sólo le cayó de encargo. Aún así el realizador sale airoso, gracias a los guionistas, de nuevo Borja Cobeaga y Diego San José, que consiguen un arreglo eficaz con cuidado a la hora de sacarle punta a los tópicos localistas. Aunque esta vez ninguno de sus gags se recuerda más allá de la salida del cine, y no todos los elementos están bien aprovechados, sí que arrancan algunas risas, en momentos como el que tiene lugar en la madrileña estación de Atocha, el bar donde se reparte jamón... Si en la primera echaron mano de Bienvenidos al norte como referente, aquí han recurrido como inspiración a la alemana Good Bye, Lenin!, para dar lugar a una subtrama en la que el novio monta un guirigay para hacer creer a su anciana abuela que Cataluña ya se ha independizado. Precisamente este último personaje brilla entre los recién llegados, por el talento de Rosa María Sardà, muy por encima de los eficaces, y poco más, Berto Romero y Belén Cuesta. A su lado, vuelven a sacarle tajada a sus personajes Clara Lago, Karra Elejalde, Carmen Machi y sobre todo un Dani Rovira que parece tener espontaneidad para rato.

4/10
Murieron por encima de sus posibilidades

2014 | Murieron por encima de sus posibilidades

Isaki Lacuesta, un director con vitola de autor, ha demostrado ya su oficio cambiando de género y estilo con gran facilidad, pero esto tiene sus riesgos, este film trae a la memoria el nombre de Juanma Bajo Ulloa, cuya carrera entró en declive, paradójicamente, con su película más alocada y comercial, Airbag. Murieron por encima de sus posibilidades aborda de modo transgresor y salvaje los efectos de la crisis económica y de valores en una serie de tipos, que han acabado asesinando a personas cercanas en un momento de profundo hartazgo. Recluidos en un centro psiquiátrico, deciden fugarse para secuestrar al director del Banco Central, que tiene una guarida secreta para sus juergas en el mar, debajo de lo que parece una simple chalupa. Lacuesta reúne un reparto coral de actores muy conocidos, sin querer hacer un recuento exhaustivo desfilan por ahí Raúl Arévalo, Luis Tosar, Carmen Machi, José Coronado, Imanol Arias, Ariadna Gil, Emma Suárez... Y orquesta un montón de situaciones surrealistas, delirantes, brutales, y hasta tarantinescas, que no falte “de ná”, incluido el gore. Pretende ser divertido mostrando una sociedad egoísta, compuesta por individuos tarados, que han creado un monstruo de muchas cabezas que difícilmente puede ser sanado, si cortas una saldrán cuatro nuevas. En realidad, resulta irritante y cansino, e incluso se diría que algunos de los intérpretes no acaban de encontrarse demasiado cómodos enredados en el disparate en que consiste el film.

3/10
Ocho apellidos vascos

2014 | Ocho apellidos vascos

¿Amor imposible? Rafa, andaluz por los cuatro costados, se enamora casi al instante de Amaia, vasca de pura cepa, a la que su novio ha dejado plantada en vísperas de su boda. Un reencuentro de ella con su padre tras mucho tiempo sin mantener contacto, aconseja a Amaia a mantener la ficción de que los planes matrimoniales continúan en marcha, para lo que persuade que Rafa de que se haga pasar por su prometido. Lo que le obliga a fingir que es de la tierra, sus ocho apellidos vascos lo demostrarían. Simpática comedia que toma pie de los estereotipos sobre vascos y andaluces para abogar por la superación de estúpidos prejuicios muy arraigados y dictados casi siempre por la ideología. Los guionistas Diego San José y Borja Cobeaga ya están acostumbrados a hacer reír a cuento de sus paisanos y de la tiranía de lo políticamente correcto gracias al programa televisivo humorístico “Vaya semanita”, y aquí manejan la misma fórmula, aunque para la dirección han recurrido a Emilio Martínez Lázaro. Da la impresión de que se ha acudido al director de El otro lado de la cama, pensando en que puede tener más gancho comercial, pues su otro intento cinematográfico en comedia, No controles, a pesar de lo divertido de la propuesta, no tuvo demasiado éxito de público. En cualquier caso continúa el esfuerzo por no molestar a nadie, y de no cargar la mano con escenas de alcoba. El film contiene momentos divertidos, e incluso muy divertidos, aunque esto no impide que a veces la narración de Ocho apellidos vascos se estanque o los gags resulten algo reiterativos. El cuarteto protagonista compuesto por Dani Rovira, Clara Lago, Karra Elejalde y Carmen Machi, y hay cierta capacidad de riesgo, sobre todo en el conato de romance entre los personajes de Elejalde y Machi.

5/10
La estrella (2013)

2013 | La estrella

Estrella trabaja como limpiadora en el cementerio con su mejor amiga, Trini, a la que invita a compartir su piso con su niño para evitar a su marido maltratador. La decisión no agrada demasiado a Salva, el novio de Estrella, que sólo piensa en su trabajo como promotor inmobiliario. Debut en el largometraje de Alberto Aranda, que firma el guión de La estrella (2013) junto a Belén Carmona. Su película es bienintencionada, pero de escasa garra. Quiere abordar muchos temas, y alertar al espectador acerca de una sociedad que se está dejando algo en el camino de sus supuestos avances: violencia doméstica, la deshumanización de la vida en la ciudad, el afán exacerbado de bienestar material con la búsqueda del éxito a cualquier precio, la inmigración, el racismo, la libertad de culto... Pero ya lo dice el refrán, “quien mucho abarca, poco aprieta”. Los hilos narrativos de La estrella (2013) están poco desarrollados, y apenas vamos más allá de la epidermis de los personajes, no nos metemos en sus almas, especialmente en los varones, simples espectros, incluido el contrapunto “buenista” al que da vida Fele Martínez. Al final todo es un cúmulo de situaciones y escenas no demasiado bien trenzadas, un poquito de flamenco por ahí, un “redecora tu casa” por allá, donde lo más destacable es el esfuerzo actoral de Ingrid Rubio y Carmen Machi, que acaba resultando insuficiente para salvar los muebles.

4/10
Kamikaze

2013 | Kamikaze

Slatan procede de una república que ha sufrido durante años la opresión más brutal por parte de Rusia. Como consecuencia de ello, Slatan ha perdido a toda su familia, lo que le ha llevado a combatir a los opresores con el terrorismo. Cargado de explosivos embarcará en Moscú en un avión con destino España, con la idea de hacer explotar el avión en pleno vuelo. Sin embargo, justo antes de despegar, el vuelo se cancelará debido a un enorme temporal, y todos los pasajeros serán invitados a instalarse en un hotel de montaña, donde pasarán unos días hasta que la tormenta amaine. Tras una carrera muy exitosa en el mundo de la televisión, Álex Pina, creador y guionista de series como Los Serrano, Los hombres de Paco o El barco, debuta en el largometraje para la gran pantalla con Kamikaze (2013), una estimable película coescrita por él junto a Iván Escobar. Arriesga Pina al aventurarse en la mezcla de géneros, pues hay en este film drama, comicidad y hasta su porción de intriga, para acabar finalmente con un desenlace propio del más puro thriller. Pero se trata de un film amable, que se acerca a las personas con una mirada entrañable, comprensiva, optimista. Funciona el planteamiento de humanizar a quienes, tras vivir tremendas tragedias personales, se ven empujados a la venganza por pura desesperación, y, aunque entre en el terreno propio del tópico, está bien planteada la galería de personajes que entran en relación con el angustiado Slatan, una amalgama de tipos y tipas que le harán salir de sí mismo para verles como personas, como seres únicos, y comprender a la postre que por mucho que uno sufra, siempre hay alguien que ha sufrido más, y que, lógicamente, el mal no se arregla con otro mal mayor. Por lo demás, destaca el esfuerzo de producción, la bella fotografía exterior y la maña a la hora de rodar algunas escenas, como la del aeropuerto. Y por supuesto, hay que llamar la atención sobre el escogido reparto, lleno de rostros conocidos pero en donde brillan especialmente las composiciones del argentino Eduardo Blanco y de la española Carmen Machi.

5/10
Los amantes pasajeros

2012 | Los amantes pasajeros

El vuelo de la compañía aérea Península despega desde Madrid en dirección a México. Pero por problemas con el tren de aterrizaje deberán abortar el viaje. Durante varias horas se mantendrán volando por el espacio aéreo español a la espera de tener luz verde para un aterrizaje de emergencia. Con el fin de evitar problemas, la mayoría de los pasajeros han sido drogados convenientemente. El piloto es un bisexual que está enrollado con uno de los tres azafatos homosexuales que completan la tripulación, junto con el copiloto, éste también con líos de género. Entre los pasajeros están una dominatrix de alto standing, un pobre tipo que huye de una chica enferma, una vidente medio tarada que quiere perder la virginidad, un misterioso hombre de negro, un empresario corrupto y una pareja de recién casados. Todos tendrán sus minutos de historia. Dentro del surrealista y disparatado universo de Pedro Almodóvar Los amantes pasajeros es a la comedia lo que La mala educación es al drama. En otras palabras, estamos ante una de las peores películas del director manchego, al menos de los últimos tiempos. Fracasa estrepitosamente en su intento por encontrar la tecla para meterse al público en el bolsillo, cosa que es la verdadera especialidad de Almodóvar y la clave de su éxito. Sin ese don para llegar a la gente, sus argumentos estrafalarios, erótico-festivos y rebuscadamente inverosímiles se vienen abajo. Y aquí ocurre justamente eso. La trama de toda la película es un monumento a la ligereza, la zafiedad, la exageración del mundo de locas homosexuales y conversaciones vanas de portera, tan típico de su filmografía; pero al contrario que otras veces en Los amantes pasajeros nada adquiere consistencia, todo es anecdótico, trivial, tonto: al final el espectador tiene la sensación de haber estado viendo una gigantesca nada, un conjunto de sketches televisivos de muy baja ralea, montañas de chistes verdes, ejercicio de locazas que en otros tiempos darían que hablar y hoy en día no producen risa, sino más bien aburrimiento. Es como si Almodóvar hubiera querido regresar a los 80, con una bomba de frescura escandalosa, y el trasnochado experimento le hubiera explotado en la cara. Hay lógicamente algunos momentos, contados, en que es imposible no sonreírse (o reírse de la pura vergüenza), tales son las esperpénticas situaciones “amaneradas”, así como ciertos coscorrones a las corrupciones del poder y de los negocios que funcionan momentáneamente. También destaca, claro, el numerito musical, por lo insólito y artificioso de la ocurrencia, y ese aire kitch del conjunto, con la luminosa fotografía de colores claros, limpios, de pintura warholiana. Pero, al fin, todo es tan demente y ridículo que ni un impresionante elenco de actores y actrices de enorme renombre –hay cameos hasta de Antonio Banderas, Penélope Cruz y Paz Vega– es capaz siquiera de evitar la catástrofe de la vacua y procaz farsa que inunda cada uno de los minutos del film. Y, si hay que salvar algo, el trabajo de Blanca Suárez en las pocas tomas de exteriores sería una buena opción.

2/10
Pájaros de papel

2010 | Pájaros de papel

Madrid, guerra civil española. Jorge del Pino, un cómico, pierde a su esposa y a su hijo en un bombardeo. Un año después, acabada la contienda, vuelve al tajo en una compañía de vodevil junto a su gran amigo Enrique, ventrílocuo, y la cupletista Rocío, entre otros. Al grupo se une un niño huérfano, Miguel, al que Jorge trata con excesiva brusquedad, tal vez porque despierta en él el recuerdo de una ausencia muy dolorosa. Irán a actuar a un pueblo extremeño, marcados de cerca por el ejército, que hasta infiltra a uno de los suyos sospechando actividades subversivas. Decepción. El debut en el largo de Emilio Aragón no se salda con el resultado apetecido, no conmueve a pesar del enorme esfuerzo de producción, una estupenda recreación de época. Resulta difícil saber si el guión de Aragón y Fernando Castets era coherente sobre el papel, pero en la pantalla es una mezcolanza de intenciones desequilibrada e increíble, a la que no ayuda nada la enfática partitura musical, obra también del director. Los elementos manejados podrían resumirse en: 1) "dramón", el que afecta a Jorge y Miguel por sus pérdidas, más otros "dramitas", el del homosexual Enrique y el de cierta jovencita engañada por un fascista; 2) desahogo cómico, el proporcionado por Rocío; 3) crítica a la dictadura desde la profesión del cómico, "Con un Franco no se puede vivir" y tal; 4) homenaje a los artistas populares, con múltiples escenas de ensayos y números, más el colofón-homenaje del final; y 5) complot contra Franco, en lo que se diría la variante hispana de Malditos bastardos. Está claro que en esta línea son filmes más logrados ¡Ay, Carmela! y Viaje a ninguna parte. Aunque desde el punto de vista ideológico, se intenta no cargar las tintas en la cuestión de las dos Españas, la cosa se escora en el sentido imaginable, con bromas que acaban cansando, por la reiteración. En el reparto, Imanol Arias no logra dar relieve a su plano personaje, y las escenas del niño Roger Príncep son repetitivas, por no decir cargantes. Puestos a destacar a un actor nos quedamos a Lluís Homar, sobrio en un personaje difícil.

4/10
La última de Almodóvar

2010 | La última de Almodóvar

Treinta años de la historia de un país a través de la vida de la familia Barranco y de las películas del cineasta manchego, desde Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón hasta Los abrazos rotos.

Que se mueran los feos

2010 | Que se mueran los feos

Eliseo tiene el apodo en el pueblo de “el feo”, y desde luego este tipo cojo, calvo y desdentado, que regenta una carnicería, no es el más guapo del lugar. Él soñaba con ir a la ciudad y dedicarse a la música –con otros tres mozos tenía y tiene una banda–, pero no pudo ser. Además, después de morir su madre, debe ocuparse de la granja, pues su hermano “pasa del tema”. Hasta tiene la cara dura de no acudir al sepelio materno, y mandar a cambio a Nai, su mujer. Eliseo acabará encamándose con ella. Comedieta del zaragozano Nacho G. Velilla, quien ya dirigió a Javier Cámara en Fuera de carta. Intenta ser una comedia amable, pero todo es rancio y con muy poquita chispa. Pese a los esfuerzos por explotar la gracia natural de Cámara y Carmen Machi, no hay demasiado espacio para las risas. Asusta un poco la superficialidad con que se trata la infidelidad –está bien en el caso de Eliseo, está mal en el caso de un amigo suyo casado y ligón–, la maternidad, la religión y la homosexualidad –la lesbiana que quiere tener un hijo, y elige de padre al cura–; se puede exhibir, por supuesto, la excusa de que se trata de una comedia, pero sería más honrado decir que sigue los presupuestos de lo políticamente correcto.

3/10
Los abrazos rotos

2009 | Los abrazos rotos

El director de cine Mateo Blanco quedó ciego a resultas de un trágico accidente. Desde entonces perdió las ganas de vivir, lo que escenificó con un cambio de nombre. A partir de ese momento sería Harry Caine, y bajo ese apelativo firmaría su obra literaria y sus guiones cinematográficos. Harry trabaja codo con codo con su directora de producción Judith, y el espabilado hijo de ésta, Diego, hace las veces de secretario. Durante una ausencia materna, Diego sufre un accidente y Harry cuida de él. En eso ratos de forzada compañía, el joven pide al guionista invidente que le explique el porqué del nerviosismo de su madre por la aparición en escena de Ray X, hijo del recién fallecido empresario Ernesto Martel, que ha aparecido con una inesperada propuesta de proyecto cinematográfico. Y se inicia una larga historia que cuenta los años de convivencia de Ernesto con Lena Rivero, una secretaria devenida en amante y aspirante a actriz de cine... bajo la batuta de Mateo Blanco.Pedro Almodóvar vuelve a los terrenos del melodrama con una trama alambicada, atravesada de detalles personales sobre sus sentimientos y su dedicación al cine, dotada de una estructura donde juega con el concepto de duplicidad, muchas cosas se repiten de algún modo, acontecen dos veces. A lo largo del metraje brillan destellos de genialidad, el director manchego tiene todo tipo de ocurrencias ingeniosas, que va incorporando a su historia. Ya sea la película de vampiros que Diego cuenta a Harry, el recurso de leer los labios de otros o la película dentro de la película, “Chicas y maletas” (qué lástima que no sea ésta la película rodada por Almodóvar, porque los fragmentos que se incorporan, deudores de Mujeres al borde de un ataque de nervios, prometen muchas risas), se detecta una increíble facilidad para imaginar tramas y crear personajes. Lo mismo cabe decir de su ojo para lo visual, ya sean las páginas en braille llenando la pantalla, o las fotos hechas mil pedazos. O de las referencias cinematográficas bien traídas, ya sea el Te querré siempre de Roberto Rossellini, o la idea de convertir a Penélope Cruz, en la película que Mateo está filmando, en un trasunto bastante creíble de Audrey Hepburn. Y a pesar de todo... la película de Almodóvar resulta demasiado artificiosa, de algún modo se ahogan las emociones, que no llegan a aflorar. Quizá la más auténtica es la de Lena sacrificándose por su padre con una desesperada llamada a Ernesto; pero hay pocas como ésa. Los hilos narrativos se tuercen y retuercen, se está muy cerca del ridículo culebrón en algunos pasajes. Como es habitual en el cineasta, hay sentimientos exacerbados, pero a la vez muy epidérmicos. Se nos habla de amor, pero vemos poco amor. Ernesto está obsesionado con Lena, y se nos viene a decir que eso no es amor, sobre todo porque ella no le corresponde. Pero lo que surge entre Lena y Mateo tampoco acaba de parecer amor, es una especie de entrega física, sin más, propiciada por la relación profesional. Tampoco se ahonda mucho en el hijo despechado de Ernesto, y la revelación de algunos secretos, relativamente sorprendentes, suenan a disparatados -la escena de confesión de Blanca Portillo chirría-, metidos un poquito con calzador, y llama la atención lo poco que alteran a aquellos que debían quedar profundamente afectados. El tratamiento del sexo es puramente lúdico, poco avanza Almodóvar en este terreno: por supuesto no va ligado al compromiso o a la entrega, y es objeto de chistes de gusto, cuando menos, discutible.

5/10
La concejala antropófaga

2009 | La concejala antropófaga

Corto de Pedro Almodóvar, basado en un personaje de la película que está rodando el personaje de Mateo Blanco en Los abrazos rotos. Se trata de un divertimento completamente anécdotico e intrascendente, elemento promocional no confeso del citado film, aunque el director asegure que es una idea liberadora que le permite volver a sus años más locos en el terreno de la comedia iconoclasta. La idea es un monólogo de Chon, una concejala de asuntos sociales de la derechona -se dice “sutilmente” que pertenece a un partido llamado PAP-, que entre raya y raya de coca suelta soflamas obscenas acerca del placer sexual, que reivindica en todas sus variantes -dice que aunque Franco fuera buen gobernante, se equivocaba en este tema- y del que promete escribir un libro. El film quizá guste a los incondicionales, pero la verdad, no tiene demasiada gracia, a pesar de los esfuerzos de Carmen Machi para resultar convincente y divertida. La presencia de Marta Aledo y Penélope Cruz es fugaz e innecesaria, pero es de suponer que queda bien ponerlas en los créditos, sobre todo a la segunda.

3/10
La mujer sin piano

2009 | La mujer sin piano

El español Javier Rebollo retoma el aire cansino del que ya hacía gala en su debut en el largo, Lo que sé de Lola. La novedad de La mujer sin piano, aparte de ver a Carmen Machi más callada que de costumbre, consiste en entregar una película que se diría un remedo a la española del cine de Aki Kaurismäki, para señalar lo anodina que puede llegar a ser la vida de las personas. Eso sí, no es lo mismo ser Kaurismäki que imitar a Kaurismäki, hay una diferencia no pequeña.Rosa, depiladora profesional, vive con su marido taxista. El hijo de ambos, ya adulto, voló del 'nido' hace tiempo. Su vida es una auténtica prisión, donde la rutina ha construido sólidos barrotes, de los que se diría imposible escapar. Pero descolgar el horrible cuadro de caza que cuelga a la cabecera del lecho matrimonial nos anticipa que Rosa va a tratar de evadirse de todo eso. Cuando su marido duerme, hace la maleta y marcha a la estación de autobuses para irse a cualquier lugar, no importa dónde. Allí conoce a un joven polaco que también huye de algo. Pasarán juntos la noche y... Ritmo parsimonioso, situaciones surrealistas propias de una sociedad deshumanizada, algún momento de suave humor... Y, ¡sorpresa!, escenas de telediario con el tema de la guerra de Irak, y el presidente de entonces, Aznar, posando antes las cámaras con Bush y Blair: el 'no a la guerra' continúa, eso sí, muy adecuado, de modo surrealista. Aunque el metraje no es excesivo, la cosa cansa, la película es tan anodina como la vida misma que se quiere retratar. Y eso no es el cine, o no debería serlo. Falta emoción en esta aguda crítica a la vida vacía y a la incapacidad casi física de reaccionar. ¿Qué 'piano' le falta a la protagonista? No se nos dice, lo que no ha impedido a Rebollo ser premiado como mejor director en el Festival de Cine de San Sebastián. La ironía de la fanfarria que acompaña a algunos momentos especialmente grises apunta a que lo cotidiano es necesariamente insoportable, idea cuando menos discutible.

4/10
Aída (6ª temporada)

2008 | Aída | Serie TV

Más risas con la serie que catapultó a Carmen Machí. Paz y Luisma desean mantener su amor en secreto, pero Lorena, miope antes estas intenciones, se emplea a fondo para hacer de celestina casamentera de la pareja. Lo más llamativo de esta sexta temporada es la presencia de Jorge Sanz haciendo de sí mismo, pues acude al barrio de Esperanza Sur en busca de inspiración, para el papel de un drogadicto que va a interpretar en una película.

5/10
Aída (4ª temporada)

2007 | Aída | Serie TV

Nuevos episodios de esta “sitcom” a la española sobre la familia García. Aída comienza esta nueva temporada con una enorme sensación de vacío en su vida amorosa, tras su fracaso en su relación con Chema, en la que había puesto todas sus esperanzas e ilusiones. Por otro lado, tras numerosos traspiés laborales, su hermano Luisma, ha encontrado por fin su verdadera vocación, el boxeo. Mauricio ejercerá como su representante, y Paz seguirá siendo el pañuelo de lágrimas de Aída (Carmen Machi).

4/10
Aída (5ª temporada)

2007 | Aída | Serie TV

Episodios de la quinta temporada de esta celebrada serie de humor made in Spain, es decir “cutrecillo” y a lo moderno, por llamarlo de algún modo. Aquí la protagonista (Carmen Machi) está triste y siente su corazón vacío tras el fracaso de su relación sentimental con Che­ma. Por su parte, parece que Luisma ha encontrado una ocupación para su tiempo y para sus ilusiones: el boxeo.

4/10
Lo mejor de mí

2007 | Lo mejor de mí

Raquel y Juan son novios. Él se dedica profesionalmente al atletismo y ella acaba de encontrar un trabajo de locutora nocturna en una radio. Raquel ignora que Juan la engaña con una compañera de entrenamiento, y le propone que se vayan a vivir juntos. Juan acepta. Sin embargo, la vida de ambos sufre un vuelco cuando a él le diagnostican una grave hepatitis. Si no evoluciona favorablemente en un breve plazo, sólo salvará la vida con un transplante de hígado. Debut en la dirección de la catalana Roser Aguilar. La historia, escrita también por ella, es un drama tristón con una puesta en escena correcta pero poco agradecida, pues se localiza durante la mayor parte del metraje entre las paredes de un hospital. Hay una exploración acerca de lo que es realmente el amor, y de hasta dónde estamos dispuestos a arriesgar por él, pero el resultado no es del todo satisfactorio. Juan Sanz (La vida mancha) hace un buen trabajo, aunque la que brilla más es Marian Álvarez, cuya interpretación va de menos a más, como si salvados los primeros minutos de desconcierto hubiera ido creyéndose más y más la vida y los sentimientos que invaden a su personaje.

4/10
Lo que sé de Lola

2006 | Ce que je sais de Lola

Léon es un tipo gris, sin oficio ni beneficio, que se dedica a cuidar de su madre enferma. Especie de castrado, psicológicamente hablando, un día muere ese ser querido al que tantos esfuerzos ha dedicado. Y, como si estuviera en un tren en marcha, sigue con su vida anodina, zapeando en su televisor hasta encontrar las deseadas imágenes eróticas, curioseando a Lola, su nueva vecina, una española, e incluso embarcándose en un viaje para continuar observando ese mundo que le fascina, y en el que tan poca parte tiene… Javier Rebollo, conocido hasta el momento por sus cortometrajes, debuta en el largo metraje con una historia asumidamente cansina, que parece querer confirmar aquello de Sarte de que “vivir es una pasión inútil”. El film está bien llevado, y tiene buenos actores, pero padece el fuerte lastre de su poco atractivo, y de su asfixiante desesperanza.

4/10
Aída (3ª temporada)

2006 | Aída | Serie TV

Aída y Chema dan una oportunidad a su amor y empiezan a salir a pesar de que no le siente muy bien a sus respectivos hijos. Por otro lado, la prostituta Paz tiene que acudir a un 'servicio' con un futbolista famoso, y cuando Luisma se entera ve la oportunidad para robar unas fotos y ganarse un dinerito. Lorena, que ya tiene 18 años está decidida a sacarse el carnet de conducir y su madre se presta a darle clases. Por otro lado, Aída quiere llevarse mejor con Fidel, el hijo de Chema, pero pronto reconoce que no tiene nada en común con él. Tercera tanda de episodios de esta peculiar 'sitcom' que volvió a ser un gran éxito en la pequeña pantalla.

4/10
Aída

2005 | Aída | Serie TV

El padre de Aída, una mujer separada y madre de dos hijos, ha muerto. De modo que la familia se traslada a vivir a su casa con la cargante abuela Eugenia y el hermano de Aída, el ex drogadicto Luisma. 'Sitcom' a la española, de personajes inestables y superficiales, en busca de equilibrio. Se trata de un 'spin-off', pues el personaje de Aída, ya conocido en la serie 7 vidas, aparece aquí como protagonista.

4/10
Aída (2ª temporada)

2005 | Aída | Serie TV

Segunda temporada de esta serie tan exitosa, ambientada en el barrio madrileño de clase media-baja llamado Esperanza Sur y, más exactamente, en la casa de los García. Aída sigue peleando con su problemático hijo Jonathan y con su irresponsable hija Lorena. Por su parte, Luisma encontrará trabajo gracias a su hermana, a pesar de no tomárselo demasiado en serio. Paz continuará ocultando su profesión de prostituta ante sus amigos, pero no podrá evitar enamorarse de un atractivo arquitecto al que no sabe cómo decirle la verdad. Por otro lado, Chema y Aída, hartos de su soltería, acceden a quedar en una cita a ciegas pero acaban cenando juntos.

4/10
Vida y color

2005 | Vida y color

España, 1975. Fede es un chaval de catorce años que está atravesando el momento crítico del paso de la niñez a la adolescencia, justo en la época en que España también se acerca a un nuevo episodio de su historia. En la paupérrima barriada donde vive, Fede tiene pocos amigos y con frecuencia es objeto de escarnio por parte de los niñatos de su vecindario. Sólo está a gusto con Sara, una chica de su edad, y con su abuelo. Una serie de acontecimientos lúgubres, dramáticos e inolvidables, se sucederán en la vida del protagonista. Santiago Tabernero debuta en la dirección con esta historia costumbrista de la España pobre y profunda, cuyo guión es también obra suya. No es nuevo mirar la historia a través de los ojos ingenuos de infancia, pero Tabernero huye con sabiduría del sentimentalismo facilón y adjudica a cada uno de los personajes entidad dramática. Este realismo no está reñido con algún tópico justificado –franquismo y antifranquismo– y con una visión misteriosa y magnificada, a veces truculenta, del mundo de los adultos, como una versión suavizada de las tragedias rurales al estilo Pascual Duarte o Los santos inocentes. El trabajo de los actores es meritorio y la fotografía de José Luis Alcaine verdaderamente excelente.

6/10
Un rey en La Habana

2005 | Un rey en La Habana

Papito, joven cubano, se hace pasar por un adinerado individuo, fallecido de un infarto, para viajar a España a por su dinero. Debut como director y guionista del showman cubano Alexis Valdés.

3/10
7 vidas (8ª temporada)

2004 | 7 vidas | Serie TV

Tras la ruptura del matrimonio entre Gonzalo y Carlota, y la marcha de ésta del hogar, aparece un nuevo personaje encarnado por María Pujalte, haciendo de Mónica, una abogada con carácter que se hace dueña del 'Kasi ke no'. Entre Gonzalo y ella habrá roces pero más tarde Mónica empezará a sentirse atraída por Gonzalo. Por su parte, Sole ha decidido matricularse en la Universidad, al igual que hizo Sergio en la temporada anterior; y el Frutero, que se ha separado de su mujer, se va a casa de Gonzalo a compartir piso. Octava temporada de 7 vidas, que se caracterizó por la marcha de Blanca Portillo de la serie, tras siete temporadas. Además, el personaje de Aída, encarnado por Carmen Machi, dejaría también la serie al final de esta temporada y comenzaría una nueva andadura en el spin-off Aída.

5/10
Escuela de seducción

2004 | Escuela de seducción

Óscar (Javier Veiga) tiene problemas. Se acaba de quedar en el paro, y perdió a su novia por culpa de un consultorio sentimental de radio llevado por la ‘bruja’ Sandra (Victoria Abril). Pero el chico es muy apañado, y tiene la brillante idea de poner una escuela de seducción, pues es muy bueno dando ideas para ligar; y al tiempo, trama una venganza contra Sandra, llamando a su programa, y presentándose como un sensible enamoradizo, que acabará eclipsando a la propia locutora. Típica comedia a la española, tiene algún golpe gracioso (allí está Javier Veiga, procedente de El club de la comedia) y el buen hacer de la veterana Victoria Abril.

3/10
7 vidas (7ª temporada)

2003 | 7 vidas | Serie TV

Nuevas historias en esta séptima temporada de 7 vidas. Gonzalo y Carlota han rehecho su matrimonio y disfrutan de la paternidad con la pequeña Laurita pero algo cambiará cuando ella conozca a alguien durante un viaje a Vigo por trabajo. Sergio y Vero siguen con sus cosas y el joven tomará la decisión de matricularse en la Universidad, y por otro lado, Diana volverá a trabajar como actriz en la serie 'Chacha de familia'. Y el Frutero seguirá con su humor de mal gusto, después de que todos descubran que realmente no es cojo.

5/10
7 vidas (6ª temporada)

2003 | 7 vidas | Serie TV

La sexta temporada viene cargada de sorpresas y sobre todo de risas. Richard se marcha con otra mujer pero en el bar aparece Sergio, otro amigo de Gonzalo el cual se reencuentra de nuevo con Vero y entre los dos surge enseguida la chispa. Aparece también un personaje al que todos llaman simplemente 'el Frutero', un hombre machista y convenido que se hace pasar por cojo para aprovecharse de todos. Por otro lado, y tras la ruptura entre Carlota y Gonzalo, éste se reencontrará con una amiga del instituto con la que empezará a salir, pero pronto Carlota le anunciará algo importante. Y Diana, cuya novia Nieves le ha dejado plantada, se irá a vivir con Sole y dejará la serie donde trabajaba para comenzar su andadura como presentadora de televisión. Viviendo con Sole, Diana conocerá la noticia del divorcio de sus padres e intentará unirlos, pero lo que no sabe es que su padre Emilio está intentando iniciar una relación con Sole, pues fueron novios hace tiempo. Por su parte, Aída, seguirá peleando con su ex marido y su hijo Jonathan le seguirá dando quebraderos de cabeza. En esta entrega Florentino Fernández y Guillermo Toledo abandonan la serie y en su lugar se incorporan Santi Millán y Santi Rodríguez.

5/10
Torremolinos 73

2003 | Torremolinos 73

Un humilde vendedor de enciclopedias recibe una inusitada proposición por parte de su empresa, que le ofrece actuar en una enciclopedia de sexualidad, que se venderá en los países escandinavos, donde el material erótico hace furor. Para ello, debe rodar cintas caseras protagonizadas por él mismo y Carmen, su esposa. El matrimonio acepta empujado por las necesidades económicas, por lo que Carmen se convierte en una estrella del porno en Holanda, mientras que Alfredo se aficiona al cine de Bergman mientras sueña con rodar una película seria. Tanto Candela Peña como Javier Cámara demuestran espontaneidad en esta tragicomedia que describe la España de los 70. El color, tratado digitalmente, recuerda al de las películas de super 8 o a las fotos de la época. Aunque se apoya en gran parte en el típico humor de las comedias ligeras del cine español, el debutante Pablo Bergés describe de forma realista a los protagonistas, con especial acierto en el despertar artístico de Alfredo, y en el anhelo de Carmen de tener por fin un hijo por encima de cualquier otra aspiración.

4/10
Hable con ella

2002 | Hable con ella

"Cafe Müller", espectáculo de Pina Bausch. Dos tipos se emocionan viendo a dos mujeres moverse como sonámbulas en el escenario. Es la apertura, resumen plástico del film. Benigno es enfermero, y cuida con esmero a Alicia, que se encuentra en coma (¿en el país de las maravillas?). A su clínica llega Lidia (mujer torero, por supuesto) tras una grave cogida; le acompaña su amante Marco, autor de libros de viajes. Benigno y Marco son muy distintos; pero se hacen amigos e intercambian confidencias sobre sus cuitas amorosas. Pedro Almodóvar ya ha probado de sobras su oficio narrativo. Aquí acude a una estructura más compleja, con saltos temporales y pequeños “descansos” o cambios de aire –los espectáculos de Bausch, las corridas, la película muda, la canción de Caetano Veloso, la aparición “estelar” de Chus Lampreave…– que en manos de otro chirriarían hasta decir basta. Así el manchego compone un folletín. De sentimientos exacerbados y heridas sangrantes. Sin entrar a cuestiones de fondo –a la violación, sin ir más lejos, se le resta importancia–, mostrando el puro deambular de los personajes. Ése es Almodóvar, guste o no. Se toma o se deja. La historia acumula elementos melodramáticos, muchos tomados de las páginas de sucesos del periódico. Y se salpica con el humor que tanto agrada a su parroquia.

6/10
7 vidas (5ª temporada)

2002 | 7 vidas | Serie TV

A casa de Gonzalo llega su hermana Vero, una joven independiente que ha estado viviendo en Londres una larga temporada. Enseguida comenzará una relación con Richard, relación que tendrá altibajos continuamente. Diana empezará a trabajar como actriz en la serie 'Aulas vacías, corazones llenos', interpretando el papel de una adolescente y en su vida personal conocerá a la militar Nieves, con la que es feliz y pensará incluso, en formalizar la relación. Nuevas carcajadas con la quinta entrega de esta exitosa serie española, a la que se une la joven Eva Santolaria.

5/10
El caballero Don Quijote

2002 | El caballero Don Quijote

En un lugar de la pequeña pantalla, no hace mucho tiempo que Manuel Gutiérrez Aragón consiguió magníficas críticas con su miniserie El Quijote, su adaptación de la primera parte de las aventuras del ingenioso hidalgo más universal de nuestra literatura. En aquella ocasión, los protagonistas eran Fernando Rey y Alfredo Landa. Una década después, el cineasta continúa la trama, y versiona fielmente en este largometraje la segunda parte de la obra de Cervantes, en la que Don Quijote y Sancho se han hecho famosos al publicarse una novela que detalla sus aventuras. Tras una temporada de retiro, y a pesar de la oposición de la sobrina y el ama de Don Quijote, éste vuelve a salir a caballo, con su fiel escudero, para desfacer entuertos. Interpretan a los inmortales personajes un sorprendente Juan Luis Galiardo, y Carlos Iglesias, popular por la serie televisiva Manos a la obra, y que cambia por completo de registro. Ganó el Goya a la mejor fotografía.

5/10
7 vidas (4ª temporada)

2001 | 7 vidas | Serie TV

Cuarta temporada de la serie televisiva, que de nuevo describe en formato de "sitcom" las inestables relaciones sentimentales y desequilibrios emocionales de los protagonistas. En esta entrega Paco se ha marchado de casa porque quiere participar en un reality show. En su lugar viene Félix (Florentino Fernández), el otro hijo de Sole, el cual se acaba de divorciar de su mujer con la que no acabó demasiado bien y con la que debe repartirse la custodia de su hija Blanca. Por otro lado, Gonzalo y Carlota, continúan sus andanzas como matrimonio y Richard (Guillermo Toledo), un amigo de toda la vida de Gonzalo, llega al 'Kasi ke no'.

4/10
Policías, en el corazón de la calle

2000 | Policías, en el corazón de la calle | Serie TV

El inspector jefe Héctor Ferrer dirige una comisaría de Madrid. Serio y adicto al trabajo, considera que sus hombres son como de la familia, sobre todo Manuel, más conocido como el Ruso, su mano derecha. También tiene a sus órdenes al arriesgado Carlos Gándara, y la subinspectora Lucía Ramos, enamorada de éste último. Serie televisiva española, emitida entre 2000 y 2003. Los primeros capítulos cuentan con la presencia de la actriz Ana Fernández, si bien abandonó pronto la serie. Aborda todo tipo de temas relacionados con la delincuencia, como las drogas, la corrupción, y los asesinatos. El presupuesto es bastante amplio, en comparación con series similares, y cuenta con grandes actores, como Josep Maria Pou.

4/10
7 vidas (3ª Temporada)

2000 | 7 Vidas | Serie TV

En la vida de Paco entra Álex, hermanastro que no conocía y que es el hijo de su padre con un antiguo ligue. A Álex empieza a gustarle Esther, una compañera de Carlota. Por otro lado, Gonzalo y Carlota continúan con su relación de novios y tienen planes de boda, y como Álex no se decide a conquistar a Esther, empieza a salir con la joven sobrina de Sole, Lucía. Por su parte, Diana descubre que es lesbiana. Y por otro lado, Aída, la asistenta de Sole, se unirá al grupo cuando comienza a trabajar en el Kasi ke no. Tercera entrega de una de las series con más éxito de la televisión española. En esta temporada Toni Cantó y Paz Vega ya no se encuentran entre el reparto pero en su lugar entran Pau Durá (Krámpack) y Marian Álvarez (Hospital Central, Lo mejor de mí).

5/10

Últimos tráilers y vídeos