IMG-LOGO

Biografía

Jaume Balagueró

Jaume Balagueró

51 años

Jaume Balagueró

Nació el 02 de Noviembre de 1968 en Lérida, España

¡Que bote el público!

14 Septiembre 2010

Especializado por completo en terror, Jaume Balagueró es uno de los cineastas más apreciados por los aficionados, en especial tras el buen recibimiento de Rec. Lo cierto es que pocos como él son capaces de conseguir que el público dé botes en los asientos.

Nacido el 3 de noviembre de 1968, en Lérida, Jaume Balagueró se trasladó pronto con su familia a Barcelona, donde ha vivido la mayor parte de su vida. De niño quedó fascinado con la película Cría cuervos, de Carlos Saura, que le hizo soñar con hacer carrera en el cine. Tras estudiar Ciencias de la Comunicación se matricula en cine, en el Centro de Estudios Cinematográficos de Cataluña. Durante una temporada, ejerció como periodista en Radio Hospitalet, en el programa ‘La espuma de los días’.

Aficionado al rock duro y al jazz, también le apasiona desde siempre el terror, en sus ramas más sangrientas y oscuras. De ahí que fundara la revista Zineshock, sobre cine ‘trash’ y de serie B. Pero Balagueró estaba decidido a intentar hacerse un hueco como realizador. Probó fortuna en el campo del corto, primero con trabajos realizados con muy pocos medios, El niño bubónico (1993) y La invención de la leche (1993).

Ya se notaba que tenía cierta experiencia como director cuando rodó en 35 mm Alicia (1994), donde también ejercía de guionista, productor e incluso montador. Con imágenes en blanco y negro deudoras del cine de David Lynch, narraba la surrealista historia de una chica a punto de tener la menstruación, que es secuestrada por dos hombres-mosca. Obtuvo el premio al mejor corto en el Festival de Sitges. Su siguiente cortometraje, Días sin luz, tiene como protagonista a un chico que narra en primera persona las experiencias más desagradables de su infortunada vida.

Balagueró demostró sus cualidades para el género fantaterrorífico con Los sin nombre, su primer largo, que adaptaba “La secta sin nombre”, una novela de Ramsey Campbell. Una mujer traumatizada recibe una llamada de alguien que asegura ser su hija, muerta tiempo atrás. Protagonizada por Karra Elejalde y Tristán Ulloa, estaba llena de imágenes sugerentes. Posiblemente sugestionados por la historia que rodaban, los técnicos aseguran que ocurrieron sucesos paranormales en el hospital de Terrassa donde rodaron. “Los miembros del equipo iban al baño de dos en dos”, recuerda Balagueró.

A continuación, Julio Fernández, de Filmax, le produce dos largometrajes rodados en inglés, con la mirada puesta en el mercado internacional. Anna Paquin protagoniza Darkness, y Calista Flockhart el film Frágiles. Llenos de referencias a otras películas, y con momentos de gran tensión, lo cierto es que son dos películas un tanto insulsas, que no logran la repercusión deseada. La productora también coloca a Jaume Balagueró y a su amiguete Paco Plaza al frente de OT: la película, documental sobre la gira de los jóvenes cantantes surgidos del exitoso programa televisivo “Operación Triunfo”. “Recuerdo ese rodaje con una sonrisa. Lo pasamos muy bien”, comenta el realizador, que no se arrepiente de este proyecto ‘de encargo’.

Balagueró logra uno de sus mejores trabajos en el campo de la televisión, con Para entrar a vivir, protagonizada por Macarena Gómez, la novia del cineasta. Se trata de un thriller sobre una pareja que, en busca de piso, topa con una peligrosa psicópata. El film forma parte de la serie Películas para no dormir, que aglutinaba trabajos semejantes de realizadores españoles relacionados con el terror.

Su mayor éxito en cine fue Rec, dirigida nuevamente con Paco Plaza, con imágenes supuestamente filmadas por el cámara que sigue a una periodista que realiza un reportaje sobre unos bomberos que acuden a un edificio lleno de afectados por un extraño virus. “Esta una película que nació con vocación experimental. Queríamos probar nuevas formas narrativas que permitieran al espectador introducirse en la trama y vivirla en directo de forma real. Queríamos experimentar una forma de rodar exenta de presión”, me comentó el propio Balagueró. Encumbró a la actriz Manuela Velasco, y llegó a tener un remake en inglés titulado Quarantine, y una secuela, Rec 2, de nuevo rodada por él junto a Plaza.

Tras Mientras duermes, otro film de género en el que Luis Tosar encarna al portero de un edificio, Balagueró se dispone a retomar la franquicia de Rec. Ahora, Paco Plaza dirige por separado Rec Genesis, la precuela, y el propio Balagueró Rec Apocalypse, la conclusión de la saga.

Filmografía
Way Down

2020 | Way Down

El Banco de España es completamente distinto a cualquier otra entidad financiera. Un banco absolutamente inexpugnable. Un banco que nadie ha podido robar, del que no hay planos, no hay datos, ni hay nadie vivo que sepa qué ingeniería faraónica se utilizó hace más de cien años para construir su cámara acorazada. Un auténtico misterio... Pero ni las leyes de Estado, ni las leyes de la física asustan a Thom Johnson (Freddie Highmore), el brillante y joven ingeniero reclutado para averiguar cómo quebrar el secreto para acceder a su interior. El objetivo es un pequeño tesoro que va a estar depositado en el banco solo diez días. Diez días para descubrir el secreto de la caja, diez días para urdir un plan, diez días para preparar el asalto, diez días para aprovecharse de un plan de fuga irrepetible, cuando la esperada final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica reúna a cientos de miles de aficionados a las puertas del mismísimo Banco de España… Diez días para alcanzar la gloria… o para acabar en prisión.

Musa

2017 | Muse

Irlanda. El profesor Samuel Salomon vive un buen momento, tras la publicación de una novela está de moda en el campus universitario. Pero la estudiante con la que mantiene un idilio no soporta que lo mantenga en secreto, se siente un entretenimiento pasajero, por lo que acaba suicidándose cortándose las venas en el baño. Mientras intenta superar el trauma, comienza a soñar con otra mujer que también muere de forma violenta, esta vez en una vieja mansión como parte de lo que parece un sacrificio ritual. Para su sorpresa, descubre que la televisión da como noticia ese mismo suceso. Nuevo trabajo en inglés del especialista en terror Jaume Balagueró, al que siempre se le han dado mejor los filmes en español. Quien haya seguido su filmografía estará de acuerdo en que Los sin nombre, Para entrar a vivir y [Rec] superan con creces a Darkness y Frágiles, quizás correctos, no es que ruede mal en la lengua de Shakespeare, pero menos espontáneos y frescos. Lo vuelve a intentar con una adaptación de la novela “La dama número 13”, de José Carlos Somoza, donde ha ejercido como coautor de un guión que curiosamente cambia la localización española por Dublín. Las musas nunca dejan de lado al barcelonés, por lo que crea una tenebrosa ambientación, imprime el ritmo adecuado y logra que cumpla el reparto, que combina a estrellas del cine español (Leonor Watling y Manuela Vellés en roles muy secundarios), con internacionales (Joanne Whalley, el mismísimo Christopher Lloyd, doctor de Regreso al futuro, y Franka Potente, que le ha cogido gustillo al género tras el miedo que daba en Expediente Warren: El caso Enfield). Sólo resulta un poco dudosa la elección de Elliot Cowan, actor aceptable, conocido sobre todo por la serie Da Vinci’s Demons, pero al que le falta carisma para interpretar al protagonista. Se baraja una idea central interesante, ¿y si las musas que según la mitología griega inspiran a los escritores tuvieran en realidad oscuras intenciones? Por desgracia, no aprovecha las posibilidades del planteamiento. La trama arranca bastante bien, pero no acaba de estar bien construida, y algunos derroteros del relato no llevan a ningún sitio. Pero sobre todo, acaba matándola su exceso de convencionalismo –todo suena ya a mil veces visto– y la escasa identificación que logran sus personajes con el público. Contra todo pronóstico, en el duelo post saga de los zombies catalanes, sale vencedor Paco Plaza, cuya Verónica funciona mejor que esta película.

4/10
[Rec] 4 Apocalipsis

2014 | [REC] 4 Apocalipsis

Tras dirigir conjuntamente [Rec] y [Rec] 2, Paco Plaza y Jaume Balagueró se han ocupado en solitario, el primero de [Rec] 3 Génesis, y el segundo de [Rec] 4 Apocalipsis. Esta última recupera a la emblemática Ángela Vidal, que no aparecía en la anterior. Así, en [Rec] 4 Apocalipsis la intrépida reportera es rescatada del bloque de edificios barcelonés donde se desató una terrible epidemia que convierte en las personas en brutales zombies. Despierta en un barco petrolero junto con otros supervivientes de la plaga para ser examinada por un siniestro grupo de científicos militares. El autor de la excelente Los sin nombre demuestra mayor solvencia que su compañero, Plaza, y el film funciona mejor que su inmediato predecesor, con el que comparte que se abandona la cámara en mano original, por lo que la realización es más convencional. El barco donde transcurre la acción da pie a una inquietante ambientación, deudora de filmes como Alien, el octavo pasajero y La cosa. [Rec 4] Apocalipsis recupera la tensión de la primera entrega, aligerada por puntuales golpes de humor. Digno y correcto producto que no tiene nada que envidiar a las secuelas de otros éxitos del cine de terror de Hollywood, [Rec 4] Apocalipsis funciona. Se disculpan así en cierta forma algunos errores, como que en el tramo final acumule un exceso sangriento en la línea del cine gore, y que los secundarios (especialmente el informático de a bordo Ismael Fritchi, el maquiavélico Héctor Colomé, y la anciana desorientada que sirve de contrapunto cómico María Alfonsa Rosso) exhiban un nivel mayor que Manuela Velasco y Paco Manzanedo, que sostienen el mayor peso de la trama.

5/10
Mientras duermes

2011 | Mientras duermes

El especialista en terror Jaume Balagueró vuelve a dirigir en solitario, tras el éxito de las dos entregas de [Rec], rodadas junto a Paco Plaza. En esta ocasión, el realizador se olvida de lo sobrenatural, para centrarse en un film sobre un personaje psicótico, en la línea de su cinta para televisión Para entrar a vivir, más cercana al thriller y al suspense. También está filmada de forma más convencional, tras la cámara en mano de la famosa cinta del edificio infectado por un virus. César, portero de un edificio aparentemente encantador, en realidad se aprovecha de que tiene todas las llaves de los vecinos para llevar a cabo un macabro 'juego'. César está obsesionado con Clara, una vecina que vive sola, a la que hace la vida imposible enviándole mensajes anónimos o llenando su piso de cucarachas. Pero también siente una enorme atracción por ella, y cada noche se esconde bajo su cama y con ayuda del cloroformo, acaba durmiendo a su lado. Aunque una niña, vecina de enfrente de Clara, sospecha algo porque ha visto salir del lugar a César, éste la tiene comprada con pequeños chantajes. A César se le descontrola el 'juego' con la llegada del novio de Clara, que hasta ese momento la tenía un tanto abandonada. Técnicamente impecable, Balagueró logra un enorme suspense, e imágenes impactantes del acoso del portero, de los insectos, etc. Cuenta a su servicio con una esmeradísimo Luis Tosar, que logra hacer creíble a un personaje muy oscuro, totalmente desquiciado, que hacia el exterior parece amable, pero que disfruta haciendo daño. Con otro actor menos brillante, la película naufragaría enseguida. Le acompañan selectos secundarios que realizan buenos trabajos, como Marta Etura, su novia en la vida real, con la que había rodado Celda 211, aunque resulta especialmente destacable el trabajo de Petra Martínez, como anciana solitaria. Sin embargo, el film resulta especialmente árido y retorcido. En todo momento, el punto de vista es el del psicópata, un tipo que no tiene ni un resquicio de humanidad. Parece que Balagueró se haya planteado el reto de que el espectador se descubra a sí mismo del lado de este tipo, lo que puede resultar bastante incómodo. Lo consigue parcialmente en algunas secuencias de tensión, en las que se espera que el personaje escape sin que le descubran, pero en general no es un King Kong o Frankenstein que consiga el apoyo del público, pues resulta demasiado mezquino. También se excede en violencia en algún tramo, por lo que el film acaba siendo sobre todo apto para los incondicionales del 'gore'.

4/10
[Rec] 2

2009 | [Rec] 2

Donde una cámara se apaga, otra, o mejor, otras, se encienden. La cámara que acompañaba a la reportera Ángela en Rec, es sustituida aquí por las cámaras de la policía -una general, y las individuales que cada agente lleva en su casco- y la de un trío de adolescentes, que van a registrar los inquietantes sucesos que acontecen en un inmueble de Barcelona. Porque Rec 2, la secuela de Rec, arranca justo donde terminaba el otro film. El edificio ha sido puesto en cuarentena, y un comando especial de la policía especialmente preparado se adentra guiado por un enigmático personaje, en teoría del ministerio de sanidad. Se van a encontrar, por supuesto, con los afectados por el virus o lo que sea, una especie de rabiosos zombies. Por otro lado, relato que propicia un flash-back, volver a narrar los hechos otra vez desde el principio, nos enteramos de cómo tres adolescentes, un bombero y un padre de familia han logrado saltarse el cordón policial para entrar en el lugar.Rec 2 tiene como handicap que el espectador ya conoce un poco las reglas del juego, mostradas en Rec: cámara subjetiva, nerviosa, al hombro o al casco, que propicia originales encuadres; la totalidad de los diálogos del film a grito pelado; oscuridad; criaturas rabiosas; y un estilo realista y cotidiano, como si esa pesadilla hubiera sido extraída de la casa de al lado. De modo que las novedades vienen por la exploración de la vía religiosa ya apuntada en el otro film, estaríamos ante casos de posesión diabólica. Jaume Balagueró y Paco Plaza aprovechan la oportunidad de utilizar la imaginería católica, siempre muy resultona, aunque no deja de ser un tanto asombroso que la clave para combatir al demonio según un sacerdote sería analizar la sangre de la primera persona poseída, la 'cepa' original. Esa mezcla de oraciones y crucifijos, combinadas con armas de fuego y científicas, poco tienen que ver con los exorcismos de toda la vida. Habrá quien piense que exigir ese rigor a un simple entretenimiento de terror es 'pedir peras al olmo', pero un film que trata de estar pegado al terreno de lo creíble podía haber sido algo más cuidadoso en mostrar el modo en que operan los curas católicos en casos de posesión. El otro elemento original es el retrato de los tres adolescentes, unos chavales desustanciados y plausibles, cuyo miedo te puedes creer, muy alejados de los estereotipos de sagas tipo Scream. También hay sorpresas en el último tramo y el desenlace, y por supuesto, la cosa queda abierta, sin duda que tendremos Rec 3.

5/10
[Rec]

2007 | [Rec]

En un año particularmente nefasto para el cine español, en el que no han funcionado demasiado bien en taquilla algunas cintas interesantes como Mataharis, ha salvado la temporada El orfanato, una clásica cinta de terror. Mucho antes se había estrenado 28 semanas después, coproducción hispano-británica dirigida por un español. El film que nos ocupa confirma definitivamente que ese género es el único que vive un buen momento en España. Jaume Balagueró (Los sin nombre) y Paco Plaza (Romasanta) rodaron conjuntamente hace años el documental OT: La película. Ahora, codirigen juntos un film de terror, que al fin y al cabo es su especialidad, y que ha ganado el premio al mejor director y a la mejor actriz en el Festival de Sitges. Ángela, una ambiciosa reportera televisiva, acude con un cámara a una estación de bomberos de Barcelona, para hacer un reportaje sobre sus actividades. Aunque no lo confiesa abiertamente, espera que suceda una catástrofe, pues el reportaje tendría más tirón. Tras unas horas aburridas de espera, los bomberos reciben la llamada de unos vecinos que han escuchado unos gritos desgarradores, que salen de la casa de una anciana que se ha quedado encerrada. Aunque parece una operación rutinaria, la mujer se lanza sobre uno de los bomberos, mordiéndole salvajemente... El sencillo argumento remite a El proyecto de la bruja de Blair y 28 días después. Pero los cineastas han filmado la película en forma de falso documental, pues los espectadores siguen la historia como si la vieran a través de la cámara que sigue a la protagonista. Esta sencilla pero efectiva artimaña ofrece la sensación de que estamos asistiendo a acontecimientos reales, a veces filmados en circunstancias extremas, porque los policías no permiten grabar, lo que permite que no se muestre del todo lo que está pasando, sino que más bien se sugiere. También van en esta línea realista las espontáneas interpretaciones de un reparto encabezado por Manuela Velasco, una actriz que sobre todo es presentadora televisiva, como su personaje. Se abusa quizás del histerismo de los personajes, pero el nivel es el adecuado. Balagueró y Plaza critican en cierta medida el afán de morbo de los medios de comunicación. Asímismo, estudian tangencialmente el comportamiento de los reporteros, en situaciones extremas, intentando saltarse por su propio interés. el control de la información, impuesto por una autoridad desbordada. Recogen también la labor de servidores públicos volcados con su trabajo, y capaces de llevar a cabo grandes sacrificios. Queda un tanto coja su levísima sugerencia de que el Vaticano ha intentado solucionar el asunto, utilizando la acción directa, algo que lógicamente no acaba de resultar creíble. En cualquier caso, todo esto queda más bien apuntado y los autores se concentran en su objetivo principal: poner los pelos como escarpias al respetable. Y lo consiguen. Con creces. Los sustos proporcionan la sensación de que el espectador está en una montaña rusa o en el túnel del terror. El film no hace gala de un gran presupuesto ni de sofisticados efectos especiales, sino de un conocimiento profundo de los mecanismos del miedo. Mención aparte merece la promoción, realizada mediante imágenes que mostraban al público asustado durante una proyección y que llamaron la atención, sin una gran inversión en publicidad.

6/10
Para entrar a vivir

2006 | Para entrar a vivir

Clara y Mario buscan un piso más grande porque están a punto de ser padres. Un día lluvioso se trasladan en coche a una zona residencial, a ver un piso que según la agencia inmobiliaria merece la pena. Cuando llegan, la zona parece completamente abandonada, por lo que piensan que ha habido un error. Pero no, les recibe Clara, empleada de la agencia, que insiste en que echen un vistazo. Clara, una mujer de aspecto siniestro, parece demasiado obsesionada en que se queden, y asegura que el ayuntamiento va a rehabilitar la zona. Jaume Balagueró se suma a la saga "Películas para no dormir", que recupera el espíritu de la otra serie legendaria, "Historias para no dormir", de Narciso Ibáñez Serrador. A Balagueró se le da bien rodar en español, mejor que cuando rueda en inglés largometrajes como Frágiles. Él mismo ha coescrito el guión, en la línea del cine de suspense clásico. Sorprendente trabajo de la televisiva Nuria González, cuyo personaje es menos simpático que el que interpreta en la serie Los Serrano.

6/10
Frágiles

2005 | Frágiles

En la isla de Wright (Gran Bretaña) se alza Mercy Falls, un hospital infantil a punto de cerrar. La mayoría del personal ha abandonado el centro. A ese lugar llega Amy, una enfermera estadounidense con un trauma del pasado, que ayudará en el cuidado de los últimos niños que van a ser evacuados. Pronto, Amy se da cuenta de que los niños están nerviosos por una oscura presencia fantasmal que supuestamente habita en la segunda planta, cerrada cuarenta años atrás.  Tras establecer una especial relación con Maggie, una niña especialmente afectada por las apariciones espectrales, la curiosidad lleva a Amy a indagar en busca de una explicación. Jaume Balagueró demostró ser un cineasta prometedor con Los sin nombre, una meritoria opera prima. Después de triunfar en el mercado estadounidense con Darkness, el cineasta nacido en Lérida sigue aferrado al género de terror con una historia sencilla, que sigue los patrones clásicos del género. Calista Flockhart no logra transmitir ni mucho menos que su personaje es una mujer traumada por una mala experiencia, y no parece una actriz demasiado expresiva. Pero probablemente cumple con el motivo por el que la contrataron, atraer público a nivel internacional, gracias a la popularidad de la actriz por la serie televisiva Ally McBeal. Especializado en el género, a Balagueró se le da bien crear una atmósfera oscura y sugerente, mantener el suspense y asustar en un par de ocasiones al espectador. Le ayuda en su cometido la excelente fotografía de Xavi Giménez, colaborador habitual del cineasta y responsable también de este apartado en la inquietante El maquinista.

5/10
Darkness

2002 | Darkness

Regina es una jovencita que se muda con su familia a un misterioso caserón. Mientras organiza su nueva vida, descubre que su nuevo hogar oculta una misteriosa fuerza demoníaca, que parece perseguir a su hermano pequeño. Para colmo de males, su padre sufre problemas de salud y su carácter cambia de forma radical, sin motivos de peso. Cuando Regina investiga el extraño caso, se entera de que cuarenta años atrás tuvo lugar en su casa un extraño ritual, en el que siete niños fueron sacrificados. Jaume Balagueró, que ya nos aterrorizó con Los sin nombre, demuestra una vez más ser un excelente creador de atmósferas inquietantes. Él está al frente de esta película, la más cara del cine español a excepción de Los otros, y el proyecto más ambicioso de la productora española Fantastic Factory. Esta compañía está especializada en cine fantástico para su distribución internacional. Por esta razón hay una fuerte apuesta por un reparto que combina estrellas de varios países, como la canadiense Anna Paquin, la sueca Lena Olin, el italiano Giancarlo Giannini y el español Fele Martínez.

4/10
OT: la película

2002 | OT: la película

Se convirtieron en los triunfadores por excelencia de la temporada televisiva, y demostraron que se podía arrasar en audiencia sin recurrir al morbo fácil de programas “hermanos”. Son los chicos de OT, que pasaron a la gran pantalla con este documental, que describe los entresijos de la gira veraniega que ha llevado a Nuria Fergó, David Bisbal, Rosa, Chenoa y compañía por diversas localidades españolas. Curiosamente, los encargados de la realización son especialistas en terror: Jaume Balagueró (Los sin nombre, Darkness) y Paco Plaza (El segundo nombre), que querían cambiar de aires. Los cineastas aportan una visión de los chicos de la academia de artistas desde fuera, pues reconocen no ser seguidores acérrimos de OT. ¿Qué ofrece esta producción que no viéramos en el programa? Fundamentalmente, se intenta ofrecer la otra cara del éxito, la parte menos bonita, el precio que hay que pagar. Los chicos cuentan que llevan tiempo sin ver a sus madres, y que no pueden salir a sacar dinero del cajero sin verse rodeados por ejércitos de fans. Y aunque a veces parezcan algo tristes, lo cierto es que se les pasa al salir al escenario, y no están dispuestos a cambiar la fama por nada. El filme no ahonda en las raíces del fenómeno, pero ofrece una buena ración de canciones, que hará los delicias de sus incondicionales.

2/10
Los sin nombre

1999 | Los sin nombre

Una niña desaparece. Aparece su cuerpo, brutalmente mutilado. Cinco años después, la madre ha superado (es un decir) la pesadilla. Hasta que recibe la llamada de una voz femenina que asegura que es su hija. Acude entonces al policía que investigo el caso tiempo atrás. Todo parece señalar a la actuación de una secta pseudorreligiosa: ‘los sin nombre’. Desasosegadora película firmada por Jaume Balagueró, que adapta una novela de Ramsey Campbell. El film presenta una sociedad que ha tocado fondo, que recuerda a títulos emblemáticos como Seven. Fotografía de tonos fríos y música inquietante contribuyen a crear una atmósfera de terror psicológico.

5/10
Musa

2017 | Muse

Irlanda. El profesor Samuel Salomon vive un buen momento, tras la publicación de una novela está de moda en el campus universitario. Pero la estudiante con la que mantiene un idilio no soporta que lo mantenga en secreto, se siente un entretenimiento pasajero, por lo que acaba suicidándose cortándose las venas en el baño. Mientras intenta superar el trauma, comienza a soñar con otra mujer que también muere de forma violenta, esta vez en una vieja mansión como parte de lo que parece un sacrificio ritual. Para su sorpresa, descubre que la televisión da como noticia ese mismo suceso. Nuevo trabajo en inglés del especialista en terror Jaume Balagueró, al que siempre se le han dado mejor los filmes en español. Quien haya seguido su filmografía estará de acuerdo en que Los sin nombre, Para entrar a vivir y [Rec] superan con creces a Darkness y Frágiles, quizás correctos, no es que ruede mal en la lengua de Shakespeare, pero menos espontáneos y frescos. Lo vuelve a intentar con una adaptación de la novela “La dama número 13”, de José Carlos Somoza, donde ha ejercido como coautor de un guión que curiosamente cambia la localización española por Dublín. Las musas nunca dejan de lado al barcelonés, por lo que crea una tenebrosa ambientación, imprime el ritmo adecuado y logra que cumpla el reparto, que combina a estrellas del cine español (Leonor Watling y Manuela Vellés en roles muy secundarios), con internacionales (Joanne Whalley, el mismísimo Christopher Lloyd, doctor de Regreso al futuro, y Franka Potente, que le ha cogido gustillo al género tras el miedo que daba en Expediente Warren: El caso Enfield). Sólo resulta un poco dudosa la elección de Elliot Cowan, actor aceptable, conocido sobre todo por la serie Da Vinci’s Demons, pero al que le falta carisma para interpretar al protagonista. Se baraja una idea central interesante, ¿y si las musas que según la mitología griega inspiran a los escritores tuvieran en realidad oscuras intenciones? Por desgracia, no aprovecha las posibilidades del planteamiento. La trama arranca bastante bien, pero no acaba de estar bien construida, y algunos derroteros del relato no llevan a ningún sitio. Pero sobre todo, acaba matándola su exceso de convencionalismo –todo suena ya a mil veces visto– y la escasa identificación que logran sus personajes con el público. Contra todo pronóstico, en el duelo post saga de los zombies catalanes, sale vencedor Paco Plaza, cuya Verónica funciona mejor que esta película.

4/10
Inside

2017 | Inside

Tras la muerte de su marido en un accidente de tráfico en el que ella perdió parcialmente el oído, pero no al niño que esperaba, una mujer aguarda el momento de dar a luz en un caserón aislado de los suburbios. En Navidad llama a su puerta una desconocida que pide que le deje telefonear, pero la situación resulta inquietante… Segundo largometraje en inglés del español especializado en terror Miguel Ángel Vivas tras la fallida Extinction. Revisa el sangriento film francés de 2007 Al interior, con un guión coescrito por Jaume Balagueró y Manu Díez, que ya habían trabajado conjuntamente en [Rec] 2. Éstos respetan al milímetro el punto de partida del original, aunque luego introducen algunas variaciones, por ejemplo añadiendo inteligencia a su psicópata. Esto la hace más peligrosa, lo que ayuda a que el conjunto se acerque más al cine de suspense que al gore del original. Dirigida con pericia con planos imaginativos, provoca mucha tensión la vulnerabilidad de una protagonista en estado. 17 años después de su prometedor trabajo con David Lynch en Mulholland Drive, Laura Harring, actualmente en horas bajas, realiza un eficiente trabajo como perturbada peligrosa, mientras que Rachel Nichols (Continuum, Alias) cumple como su víctima. Pero a pesar de un par de secuencias resultonas muy en la línea de Secuestrados, el mejor trabajo hasta el momento de Vivas, el juego del gato y el ratón en la misma casa no da para 90 minutos de metraje, por lo que el film acaba resultando repetitivo y monótono, además de que su desenlace no sorprende tanto como pretende.

5/10
[Rec] 4 Apocalipsis

2014 | [REC] 4 Apocalipsis

Tras dirigir conjuntamente [Rec] y [Rec] 2, Paco Plaza y Jaume Balagueró se han ocupado en solitario, el primero de [Rec] 3 Génesis, y el segundo de [Rec] 4 Apocalipsis. Esta última recupera a la emblemática Ángela Vidal, que no aparecía en la anterior. Así, en [Rec] 4 Apocalipsis la intrépida reportera es rescatada del bloque de edificios barcelonés donde se desató una terrible epidemia que convierte en las personas en brutales zombies. Despierta en un barco petrolero junto con otros supervivientes de la plaga para ser examinada por un siniestro grupo de científicos militares. El autor de la excelente Los sin nombre demuestra mayor solvencia que su compañero, Plaza, y el film funciona mejor que su inmediato predecesor, con el que comparte que se abandona la cámara en mano original, por lo que la realización es más convencional. El barco donde transcurre la acción da pie a una inquietante ambientación, deudora de filmes como Alien, el octavo pasajero y La cosa. [Rec 4] Apocalipsis recupera la tensión de la primera entrega, aligerada por puntuales golpes de humor. Digno y correcto producto que no tiene nada que envidiar a las secuelas de otros éxitos del cine de terror de Hollywood, [Rec 4] Apocalipsis funciona. Se disculpan así en cierta forma algunos errores, como que en el tramo final acumule un exceso sangriento en la línea del cine gore, y que los secundarios (especialmente el informático de a bordo Ismael Fritchi, el maquiavélico Héctor Colomé, y la anciana desorientada que sirve de contrapunto cómico María Alfonsa Rosso) exhiban un nivel mayor que Manuela Velasco y Paco Manzanedo, que sostienen el mayor peso de la trama.

5/10
[Rec] 2

2009 | [Rec] 2

Donde una cámara se apaga, otra, o mejor, otras, se encienden. La cámara que acompañaba a la reportera Ángela en Rec, es sustituida aquí por las cámaras de la policía -una general, y las individuales que cada agente lleva en su casco- y la de un trío de adolescentes, que van a registrar los inquietantes sucesos que acontecen en un inmueble de Barcelona. Porque Rec 2, la secuela de Rec, arranca justo donde terminaba el otro film. El edificio ha sido puesto en cuarentena, y un comando especial de la policía especialmente preparado se adentra guiado por un enigmático personaje, en teoría del ministerio de sanidad. Se van a encontrar, por supuesto, con los afectados por el virus o lo que sea, una especie de rabiosos zombies. Por otro lado, relato que propicia un flash-back, volver a narrar los hechos otra vez desde el principio, nos enteramos de cómo tres adolescentes, un bombero y un padre de familia han logrado saltarse el cordón policial para entrar en el lugar.Rec 2 tiene como handicap que el espectador ya conoce un poco las reglas del juego, mostradas en Rec: cámara subjetiva, nerviosa, al hombro o al casco, que propicia originales encuadres; la totalidad de los diálogos del film a grito pelado; oscuridad; criaturas rabiosas; y un estilo realista y cotidiano, como si esa pesadilla hubiera sido extraída de la casa de al lado. De modo que las novedades vienen por la exploración de la vía religiosa ya apuntada en el otro film, estaríamos ante casos de posesión diabólica. Jaume Balagueró y Paco Plaza aprovechan la oportunidad de utilizar la imaginería católica, siempre muy resultona, aunque no deja de ser un tanto asombroso que la clave para combatir al demonio según un sacerdote sería analizar la sangre de la primera persona poseída, la 'cepa' original. Esa mezcla de oraciones y crucifijos, combinadas con armas de fuego y científicas, poco tienen que ver con los exorcismos de toda la vida. Habrá quien piense que exigir ese rigor a un simple entretenimiento de terror es 'pedir peras al olmo', pero un film que trata de estar pegado al terreno de lo creíble podía haber sido algo más cuidadoso en mostrar el modo en que operan los curas católicos en casos de posesión. El otro elemento original es el retrato de los tres adolescentes, unos chavales desustanciados y plausibles, cuyo miedo te puedes creer, muy alejados de los estereotipos de sagas tipo Scream. También hay sorpresas en el último tramo y el desenlace, y por supuesto, la cosa queda abierta, sin duda que tendremos Rec 3.

5/10
[Rec]

2007 | [Rec]

En un año particularmente nefasto para el cine español, en el que no han funcionado demasiado bien en taquilla algunas cintas interesantes como Mataharis, ha salvado la temporada El orfanato, una clásica cinta de terror. Mucho antes se había estrenado 28 semanas después, coproducción hispano-británica dirigida por un español. El film que nos ocupa confirma definitivamente que ese género es el único que vive un buen momento en España. Jaume Balagueró (Los sin nombre) y Paco Plaza (Romasanta) rodaron conjuntamente hace años el documental OT: La película. Ahora, codirigen juntos un film de terror, que al fin y al cabo es su especialidad, y que ha ganado el premio al mejor director y a la mejor actriz en el Festival de Sitges. Ángela, una ambiciosa reportera televisiva, acude con un cámara a una estación de bomberos de Barcelona, para hacer un reportaje sobre sus actividades. Aunque no lo confiesa abiertamente, espera que suceda una catástrofe, pues el reportaje tendría más tirón. Tras unas horas aburridas de espera, los bomberos reciben la llamada de unos vecinos que han escuchado unos gritos desgarradores, que salen de la casa de una anciana que se ha quedado encerrada. Aunque parece una operación rutinaria, la mujer se lanza sobre uno de los bomberos, mordiéndole salvajemente... El sencillo argumento remite a El proyecto de la bruja de Blair y 28 días después. Pero los cineastas han filmado la película en forma de falso documental, pues los espectadores siguen la historia como si la vieran a través de la cámara que sigue a la protagonista. Esta sencilla pero efectiva artimaña ofrece la sensación de que estamos asistiendo a acontecimientos reales, a veces filmados en circunstancias extremas, porque los policías no permiten grabar, lo que permite que no se muestre del todo lo que está pasando, sino que más bien se sugiere. También van en esta línea realista las espontáneas interpretaciones de un reparto encabezado por Manuela Velasco, una actriz que sobre todo es presentadora televisiva, como su personaje. Se abusa quizás del histerismo de los personajes, pero el nivel es el adecuado. Balagueró y Plaza critican en cierta medida el afán de morbo de los medios de comunicación. Asímismo, estudian tangencialmente el comportamiento de los reporteros, en situaciones extremas, intentando saltarse por su propio interés. el control de la información, impuesto por una autoridad desbordada. Recogen también la labor de servidores públicos volcados con su trabajo, y capaces de llevar a cabo grandes sacrificios. Queda un tanto coja su levísima sugerencia de que el Vaticano ha intentado solucionar el asunto, utilizando la acción directa, algo que lógicamente no acaba de resultar creíble. En cualquier caso, todo esto queda más bien apuntado y los autores se concentran en su objetivo principal: poner los pelos como escarpias al respetable. Y lo consiguen. Con creces. Los sustos proporcionan la sensación de que el espectador está en una montaña rusa o en el túnel del terror. El film no hace gala de un gran presupuesto ni de sofisticados efectos especiales, sino de un conocimiento profundo de los mecanismos del miedo. Mención aparte merece la promoción, realizada mediante imágenes que mostraban al público asustado durante una proyección y que llamaron la atención, sin una gran inversión en publicidad.

6/10
Para entrar a vivir

2006 | Para entrar a vivir

Clara y Mario buscan un piso más grande porque están a punto de ser padres. Un día lluvioso se trasladan en coche a una zona residencial, a ver un piso que según la agencia inmobiliaria merece la pena. Cuando llegan, la zona parece completamente abandonada, por lo que piensan que ha habido un error. Pero no, les recibe Clara, empleada de la agencia, que insiste en que echen un vistazo. Clara, una mujer de aspecto siniestro, parece demasiado obsesionada en que se queden, y asegura que el ayuntamiento va a rehabilitar la zona. Jaume Balagueró se suma a la saga "Películas para no dormir", que recupera el espíritu de la otra serie legendaria, "Historias para no dormir", de Narciso Ibáñez Serrador. A Balagueró se le da bien rodar en español, mejor que cuando rueda en inglés largometrajes como Frágiles. Él mismo ha coescrito el guión, en la línea del cine de suspense clásico. Sorprendente trabajo de la televisiva Nuria González, cuyo personaje es menos simpático que el que interpreta en la serie Los Serrano.

6/10
Frágiles

2005 | Frágiles

En la isla de Wright (Gran Bretaña) se alza Mercy Falls, un hospital infantil a punto de cerrar. La mayoría del personal ha abandonado el centro. A ese lugar llega Amy, una enfermera estadounidense con un trauma del pasado, que ayudará en el cuidado de los últimos niños que van a ser evacuados. Pronto, Amy se da cuenta de que los niños están nerviosos por una oscura presencia fantasmal que supuestamente habita en la segunda planta, cerrada cuarenta años atrás.  Tras establecer una especial relación con Maggie, una niña especialmente afectada por las apariciones espectrales, la curiosidad lleva a Amy a indagar en busca de una explicación. Jaume Balagueró demostró ser un cineasta prometedor con Los sin nombre, una meritoria opera prima. Después de triunfar en el mercado estadounidense con Darkness, el cineasta nacido en Lérida sigue aferrado al género de terror con una historia sencilla, que sigue los patrones clásicos del género. Calista Flockhart no logra transmitir ni mucho menos que su personaje es una mujer traumada por una mala experiencia, y no parece una actriz demasiado expresiva. Pero probablemente cumple con el motivo por el que la contrataron, atraer público a nivel internacional, gracias a la popularidad de la actriz por la serie televisiva Ally McBeal. Especializado en el género, a Balagueró se le da bien crear una atmósfera oscura y sugerente, mantener el suspense y asustar en un par de ocasiones al espectador. Le ayuda en su cometido la excelente fotografía de Xavi Giménez, colaborador habitual del cineasta y responsable también de este apartado en la inquietante El maquinista.

5/10
Darkness

2002 | Darkness

Regina es una jovencita que se muda con su familia a un misterioso caserón. Mientras organiza su nueva vida, descubre que su nuevo hogar oculta una misteriosa fuerza demoníaca, que parece perseguir a su hermano pequeño. Para colmo de males, su padre sufre problemas de salud y su carácter cambia de forma radical, sin motivos de peso. Cuando Regina investiga el extraño caso, se entera de que cuarenta años atrás tuvo lugar en su casa un extraño ritual, en el que siete niños fueron sacrificados. Jaume Balagueró, que ya nos aterrorizó con Los sin nombre, demuestra una vez más ser un excelente creador de atmósferas inquietantes. Él está al frente de esta película, la más cara del cine español a excepción de Los otros, y el proyecto más ambicioso de la productora española Fantastic Factory. Esta compañía está especializada en cine fantástico para su distribución internacional. Por esta razón hay una fuerte apuesta por un reparto que combina estrellas de varios países, como la canadiense Anna Paquin, la sueca Lena Olin, el italiano Giancarlo Giannini y el español Fele Martínez.

4/10
OT: la película

2002 | OT: la película

Se convirtieron en los triunfadores por excelencia de la temporada televisiva, y demostraron que se podía arrasar en audiencia sin recurrir al morbo fácil de programas “hermanos”. Son los chicos de OT, que pasaron a la gran pantalla con este documental, que describe los entresijos de la gira veraniega que ha llevado a Nuria Fergó, David Bisbal, Rosa, Chenoa y compañía por diversas localidades españolas. Curiosamente, los encargados de la realización son especialistas en terror: Jaume Balagueró (Los sin nombre, Darkness) y Paco Plaza (El segundo nombre), que querían cambiar de aires. Los cineastas aportan una visión de los chicos de la academia de artistas desde fuera, pues reconocen no ser seguidores acérrimos de OT. ¿Qué ofrece esta producción que no viéramos en el programa? Fundamentalmente, se intenta ofrecer la otra cara del éxito, la parte menos bonita, el precio que hay que pagar. Los chicos cuentan que llevan tiempo sin ver a sus madres, y que no pueden salir a sacar dinero del cajero sin verse rodeados por ejércitos de fans. Y aunque a veces parezcan algo tristes, lo cierto es que se les pasa al salir al escenario, y no están dispuestos a cambiar la fama por nada. El filme no ahonda en las raíces del fenómeno, pero ofrece una buena ración de canciones, que hará los delicias de sus incondicionales.

2/10
Los sin nombre

1999 | Los sin nombre

Una niña desaparece. Aparece su cuerpo, brutalmente mutilado. Cinco años después, la madre ha superado (es un decir) la pesadilla. Hasta que recibe la llamada de una voz femenina que asegura que es su hija. Acude entonces al policía que investigo el caso tiempo atrás. Todo parece señalar a la actuación de una secta pseudorreligiosa: ‘los sin nombre’. Desasosegadora película firmada por Jaume Balagueró, que adapta una novela de Ramsey Campbell. El film presenta una sociedad que ha tocado fondo, que recuerda a títulos emblemáticos como Seven. Fotografía de tonos fríos y música inquietante contribuyen a crear una atmósfera de terror psicológico.

5/10
Cuarentena terminal

2011 | Quarantine 2: Terminal

Una noche, se propaga una extraña enfermedad en una residencia deteriodada de Los Ángeles y nadie sale con vida. Sin embargo, algo si escapa. Y ahora, a bordo del vuelo 318, aparecen los primeros síntomas. A medida que la infección va progresando, los inocentes pasajeros se transforman en terroríficos asesinos sanguinarios. Obligados a aterrizar en una terminal aislada y rodeados por agentes del gobierno, la tripulación y los pasajeros están cada vez más desesperados. La cuestión es hasta donde están dispuestos a llegar para sobrevivir.

Quarantine

2008 | Quarantine

Quarantine pertenece a ese grupo de remakes que son calcos del original. Así como Hollywood es propenso a adaptar películas extranjeras al tipo de cine marca de la casa, llegando a cambiar, y mucho, los originales –véase Vanilla Sky-, también ocurre que en ocasiones se decantan por realizar una copia del original. Michael Haneke acaba de hacer lo propio con su Funny Games. En este caso, Jaume Balagueró y Paco Plaza no repiten como directores, pero el poco conocido John Erick Dowdle ha optado por ser fiel al original. Normalmente, el punto Hollywood se nota en detalles como el presupuesto. Ellos tienen más dinero y lo hacen notar en muchos de los remakes que hacen. Pero esto es un sinsentido en el caso de Quarantine, pues la esencia de Rec es inversamente proporcional a un gran presupuesto. Angela y Scott son una reportera y un cámara que realizan un reportaje sobre el cuerpo de bomberos de Los Ángeles. Cuando están pasando la noche con ellos, reciben un aviso que los lleva a un antiguo edificio. Allí hay una señora mayor que está sufriendo un extraño ataque. Poco después, el edificio es precintado y ninguna persona puede entrar ni salir. Carlos Fernández y Julio Fernández produjeron Rec y han repetido labor en la versión norteamericana. Quienes no hayan visto la original, pueden preparase para pasar un rato de auténtico terror. La película consigue transmitir pavor gracias a los sustos puntuales –la mayoría de ellos completamente imprevisibles– y a la atmósfera de tensión y de desesperación que se genera. El espectador no tendrá casi un segundo para recuperar el aliento. Por otro lado, los que disfrutaran con Rec, verán Quarantine bastante más relajados pues se trata, prácticamente, de la misma película. Y decimos prácticamente porque, obviamente, tiene algún elemento de cosecha propia. Destaca un mayor interés por la violencia, como demuestran los episodios de la rata y de la chica golpeada con la cámara. Por otro lado, esta película ha pasado por encima del punto crítico con respecto a los medios de comunicación que apuntaba Rec. Y para terminar, es importante decantarse por la española Manuela Velasco en detrimento de Jennifer Carpenter. Si Manuela chilló de lo suyo en Rec, Jennifer llega a resultar un poco insoportable en Quarantine. El afán por construir un personaje lo más creíble posible ha chocado con los límites de la ficción. Probablemente, alguien en su situación habría chillado eso y más, pero teniendo en cuenta que se trata de una película, no hay que abusar de gritos, tembleques, llantos y demás síntomas de terror.

5/10
La monja

2005 | La monja

La jovencísima Eva presencia la muerte de su madre, degollada por una fantasmagórica monja que huye volando y atravesando las paredes. Lógicamente, la policía no cree ni una palabra. Hija única, Eva tiene que arreglárselas sola para investigar los hechos. Descubre que alguien está asesinando a las compañeras del internado donde su madre pasó su infancia. De pequeñas, éstas acabaron asesinando a una monja malvada que las maltrataba. Debut como director de Luis de la Madrid, que ha trabajado en Filmax y su filial especializada en terror, Fantastic Factory, como montador, en títulos como Los sin nombre, Darkness y El maquinista. Basada en una idea del director estrella de la casa, Jaume Balagueró (Frágiles), y llena de guiños a clásicos del terror, lo mejor son los lujosos efectos especiales, que propician sobrecogedoras apariciones del fantasma de la religiosa a la que alude el título.

3/10
Spanish Movie

2009 | Spanish Movie

En España han dejado de hacerse únicamente dramas intimistas, comedias chabacanas y revisiones de la Guerra Civil. Sobresalen en los últimos años las producciones de terror –Rec–, ha triunfado una buena película carcelaria –Celda 211– y un film de animación digital –Planet 51– obtiene buenos resultados de taquilla. Ahora, España se atreve con las ‘spoof movies’ o sea la parodia a lo Aterriza como puedas. Como suele suceder en este subgénero, el argumento toma como base una mezcla de dos o tres títulos destacados del objeto de la parodia, en este caso el propio cine español. Así, tenemos un cruce imposible entre Volver, Los otros y El orfanato. Ramira –trasunto de Raimunda, el personaje de Penélope Cruz en el film de Almodóvar– entra a servir en la mansión de Laura, madre de un niño fotosensible que no puede exponerse a la luz, y de una niña sádica y siniestra. A partir de ahí se articulan bromas referentes a títulos como Mar adentro, Los lunes al sol, Abre los ojos, Rec y Alatriste, en suma los pocos que son lo suficientemente populares. Como era previsible, abusa de la sal gruesa y los chistes fáciles. Además, el ritmo es irregular y se hace demasiado larga. Sorprende que alterne cameos de personajes reconocibles por el público, como Chiquito de la Calzada, Amenábar, Andreu Buenafuente o Berto Romero, con la presencia de otros –Paco Plaza, Jaume Balagueró, José Antonio Bayona– que sólo conocerán los entendidos. Destaca la presencia del mítico Joselito, el protagonista de El pequeño ruiseñor, que ya es un señor mayor, y de Leslie Nielsen –actor fetiche de este tipo de películas–, que da lugar a una de las mejores secuencias. De hecho, es cierto que algunos momentos aislados funcionan, como el diálogo imposible entre David el gnomo y un pitufo, o el breve encuentro entre Leslie Nielsen y Chiquito de la calzada, que aparece durante los títulos de crédito. Se puede concluir que aunque no es gran cosa, da al público lo que pide, por lo que puede funcionar a nivel comercial, sobre todo los adolescentes.

3/10

Últimos tráilers y vídeos