IMG-LOGO

Biografía

Noah Oppenheim

Noah Oppenheim

Noah Oppenheim

Premios: 1 Festival de Venecia

Ganador de 1 premio

Filmografía
La serie Divergente: Leal

2016 | The Divergent Series: Allegiant

Tercera entrega de la saga distópica surgida de las novelas de Veronica Roth. El sistema de facciones que imperaba en Chicago ha caído, pero el ser humano no escarmienta, y en el nuevo orden imperante la nueva lideresa Evelyn no duda en ordenar ejecuciones sumarias. De modo que un pequeño grupo en el que no faltan Tris, Cuatro y Peter no duda en ignorar sus órdenes de no intentar saltar la muralla que rodea la ciudad. Al otro lado van a encontrar un paisaje desolador, pero también a los miembros de una sociedad más avanzada, representada por la Agencia, que responde ante un misterioso Consejo. Su líder, David, les explicará que han formado parte de un experimento que trata de superar el desastre que supuso en el pasado la manipulación del mapa genético humano. Aunque a estas alturas puede haber cierta saturación de películas juveniles que nos pronostican un futuro aún más desolador que el presente, Robert Schwentke, que ya dirigió el anterior film Insurgente, entrega una cinta muy entretenida, repleta de acción, y con un apabullante diseño de producción. De modo que a la ciudad en ruinas se suman escenarios del páramo del exterior, y de las instalaciones ultraavanzadas de la Agencia. Además, los efectos visuales del sistema de vigilancia, las esferas y los drones, tienen su punto. Por supuesto se encuentran presentes las ideas del liderazgo, las debilidades que todas las personas acarreamos, y los ideales por los que vale la pena luchar, y que están ligados a la libertad y a la no discriminación hacia ninguna persona. Son planteamientos ligados a lo que está bien y a lo que está mal, a aquello tan importante de que el fin no justifica los medios, al lado oscuro del relativismo moral. A los actores ya presentes en los anteriores filmes –entre ellos los eficaces Shailene Woodley y Theo James, más el fantástico Miles Teller– se suma un inquietante Jeff Daniels, que algo parece ocultar tras su beatífico paternalismo y sus deseos de un mundo más puro.

6/10
Jackie

2016 | Jackie

Primera película rodada en inglés por el chileno Pablo Larraín, que sigue el gusto por los hechos y personajes históricos recientes mostrado en sus filmes No y Neruda, pero con estilo personalísimo, lejos de todo academicismo. Cuenta con un guión de Noah Oppenheim, hasta ahora sólo conocido por su contribución a los libretos de la saga juvenil distópica El corredor del laberinto. En el nutrido equipo de producción se encuentra Darren Aronofsky, quien dirigió a Natalie Portman en Cisne negro, el film que le dio el Oscar. Precisamente la actriz ha vuelto a ser nominada a la estatuilla dorada, además de en otros dos apartados, el del elegantísimo vestuario de época de la primera dama estadounidense Jackie Kennedy, creado por Madeline Fontaine, y el de la arriesgada y disonante partitura musical de Mica Levi, con unos chirriantes violines que contribuyen a crear el deseado “mood” triste de la película. La deconstruida narración atrapa las emociones y tristeza que embargan a Jackie tras el asesinato del presidente de los Estados Unidos, su marido John Fitzgerald Kennedy. Todo se estructura alrededor de una entrevista que la primera dama concede a un periodista, con quien desea hablar sin tapujos, aunque luego controlará lo que finalmente se publique. Alrededor, a modo de viñetas que retroceden y avanzan en el tiempo, se nos muestran los momentos del magnicidio, los preparativos fúnebres, la charla con un sacerdote, la jura del cargo de Johnson, la atención a los hijitos de la pareja presidencial, el rodaje de un documental en la Casa Blanca en que Jackie ejerce de anfitriona, mostrando al espectador los cambios que ha introducido en la decoración. Como hiciera en No, Larraín maneja materiales diversos, manejando el blanco y negro del documental y los primeros planos. Y juega hábilmente con la protagonista, excepcional Portman que se transfigura en la primera dama, como si fuera un espectro o un zombie deambulando por una residencia de la que deberá mudarse con sus hijos, con su vestido manchado de sangre, o poniendo el disco del célebre musical “Camelot”, lo que contrasta con su pose impostada a la hora de filmar el documental. El elenco de secundarios es verdaderamente notable. No transita el director por caminos fáciles y trillados, sino que arriesga creando en el espectador una sensación incómoda, que trata de asemejarse a la que se ceba en Jackie, dura, orgullosa en su personal encrucijada, rota por la pena, fumadora compulsiva mientras aguarda lo que vendrá después en su vida.

7/10
El corredor del laberinto

2014 | The Maze Runner

El jovencito Thomas es elevado en un montacargas hasta El Claro, un limitado espacio exterior al aire libre, cuya única posible salida sería a través de un complicado laberinto habitado por extrañas criaturas depredadoras. Le tocará convivir con otros jóvenes, sólo varones, que como él subieron a través de la caja hasta ese lugar sin memoria, lo única que recuerdan, pasado algún tiempo, son sus nombres. Thomas descubre que sus compañeros son muy cautelosos a la hora de afrontar los peligros que les acechan, pero él tiene madera de líder, y frente a la pasividad propugnada por algunos, él comienza a tomar decisiones que suponen un riesgo claro para su vida, y tal vez para la de los otros. Continúa la moda de adaptar novelas juveniles que vaticinan un complicado futuro distópico, tras las películas Los juegos del hambre y Divergente, o crear “ex novo” en la misma dirección, véase la serie televisiva Los 100. Con mimbres como los de la novela de referencia sobre jóvenes que lo tiene difícil para convivir juntos en un lugar aislado ­–la novela del Nobel William Golding “El señor de las moscas”–, o el referente de los misterios de la isla en Perdidos, el debutante en el largometraje Wes Ball se apresta a adaptar las populares novelas de James Dashner, publicadas por primera vez en 2009. El film es entretenido, logra crear una atmósfera de tensión y miedo, por los peligros que acechan y la incómoda ignorancia de los personajes, compartida con los espectadores, acerca de lo que realmente está ocurriendo, unos y otros no saben por qué pasa lo que pasa. En algunos momentos la cinta se acerca al género de terror, también por ciertos pasajes violentos no aptos para todos los paladares. Visualmente la cinta es impactante, pero algunos momentos de acción son algo confusos y videocliperos, aturullan demasiado. La idea principal que propugna El corredor del laberinto, muy adecuada para la sociedad actual, tan acomodaticia y pasiva, es la de qué actitud se debe adoptar ante las dificultades y problemas que hay que resolver en la vida. En los extremos, se puede aceptar el estado de las cosas, esto es lo que hay, y adaptarse; o bien, propugnar un cambio radical para alcanzar una solución; y en medio hay bastantes posibles posturas, según uno esté dispuesto a arriesgar –quizá temerariamente– o adoptar una actitud prudente –que podría lindar con la cobardía–. Hay una decisión de no recurrir a actores de caché demasiado alto, tenemos jóvenes guaperas más o menos resultones como al protagonista, Dylan O’Brien, al que sólo conocerán los fans de la serie Teen Wolf. Los secundarios funcionan razonablemente –siempre resulta agradable ver a Patricia Clarkson, aunque sabe a poco su presencia–, pero se saca poca tajada a la llegada al lugar de una chica, que debería revolucionar al gallinero, podría uno pensar, y que encarna una sosita Kaya Scodelario.

6/10

Últimos tráilers y vídeos