IMG-LOGO

Biografía

Oliver Hardy

Oliver Hardy

65 años ()

Oliver Hardy

Nació el 18 de Enero de 1892 en Harlem, Georgia, EE.UU.
Falleció el 07 de Agosto de 1957 en North Hollywood, Los Angeles, California, EE.UU.

El cómico más grande

31 Enero 2019

Formó parte de la pareja cómica perfecta a la que no le hacía falta hacer nada para provocar carcajadas. En “Do Detectives Think?”, uno de sus cortos, un comisario de policía asegura que enviará a proteger a un juez amenazado de muerte a sus dos mejores hombres. Después aparecen en pantalla entrando en su despacho el Gordo y el Flaco, lo que provoca hilaridad. Oliver Hardy sigue siendo uno de los iconos de la comedia por su asociación con Stan Laurel.

Nacido en Harlem, Georgia, el 18 de enero de 1892, Norvell Hardy –su verdadero nombre– era hijo de un soldado confederado de la Guerra de Secesión, que se recicló en capataz de las obras del ferrocarril. Murió antes de que él cumpliera un año, mientras que su madre, al quedarse viuda, se convirtió en empresaria, montando un hotel. Joven rebelde y problemático, antes de cumplir la mayoría de edad se había escapado de casa para unirse a un grupo de teatro. La madre trató de que regresara al buen camino internándole en un rígido colegio militar. Él siguió empeñado en triunfar como artista y acabó iniciando una carrera como cantante.

Pese a que había desarrollado cierto complejo de niño, por su obesidad, se animó a tratar de triunfar en el cine, tras el éxito de Roscoe Arbuckle, conocido como Fatty, una de las estrellas de las comedias mudas. Al medir 1,90 metros y pesar 125 kilos le encasillaron enseguida como villano, primero utilizando como pseudónimo Babe Hardy. Divorciado de Madelyn Saloshin, en 1920, se unió a una actriz, Myrtle Reeves (A Kentucky Cinderella), y posteriormente a la script Virginia Lucille Jones, que le acompañaría hasta sus últimos días.

Le cambió la vida fichar para la productora de Hal Roach. Allí acabaría emparejado con el británico Stan Laurel, junto al que alcanzaría el estrellato. Su primera película como dúo cómico fue The Second Hundred Years, de 1927, dirigida por Fred Guiol y supervisada por Leo McCarey, que les había animado a asociarse. Había adoptado como sobrenombre Oliver, que en realidad correspondía a su progenitor.

Les beneficiaba el minimalismo, o sea que resultaban más divertidos cuanto más simples fueran los argumentos. En A Perfect Day tratan de irse al campo con su familia, pero sucesivos infortunios les impiden salir de la misma manzana. En Be Big, de quince minutos, Hardy trata de quitarse las diminutas botas de Laurel, que se ha calzado por error, con mucho esfuerzo.

A veces repetían con variaciones gags, como el famoso Tit-For-Tat, que consistía en que destruían preciados objetos de su enemigo, mientras éste observaba como si no le importara lo que sucedía, hasta que al acabar se vengaba, rompiendo algo del dúo. Imposible olvidar Beau Hunks, de 1931, donde Hardy está enamorado de Jean, cuya fotografía contempla todo el tiempo. Cuando llega una carta de la joven dando por terminado el romance, Hardy decide alistarse en la Legión Extranjera para olvidarla. Allí descubre que todos los legionarios –e incluso el coronel– tienen la misma foto de Jean.

En total filmarían 105 títulos juntos, siendo de los pocos que resistieron el paso del mudo al sonoro. Tras sus exitosos cortos, como Vaya par de marinos, Flying Elephants y Ojo por ojo, mantuvieron el tirón comercial con divertidos largometrajes, como De bote en bote, dirigido por James Parrott, en 1931, que fue el primero. Le siguieron entre otros El abuelo de la criatura, de George Marshall y Leo McCarey,  Fra Diávolo, de Hal Roach, Marinos a la fuerza, de Gordon Douglas, Laurel y Hardy en el Oeste, de James W. Horne, Locos del aire, de A. Edward Sutherland, o Compañeros de juerga, de William A. Seiter.

Su declive comenzó en los años 40, cuando cesan de trabajar para Roach, poniéndose al servicio de Fox y MGM, que les restringían su libertad, suavizando sus gags para que se dirigieran a toda la familia. Por problemas de salud de su compañero, Oliver Hardy aparecería en solitario en algún título. En 1949 su amigo John Wayne le preguntó si quería actuar como actor de reparto en la película El luchador de Kentucky, donde demostraba que podía haber hecho carrera como actor dramático. Poco después Frank Capra recurrió a él para un cameo en Lo quiso la suerte, con Bing Crosby (1950).

Tas el último film del dúo conocido en España como el Gordo y el Flaco, Robinsones atómicos, de 1951, Laurel y Ollie recordaron que años atrás habían triunfado con una gira por Europa. Pero su intento de revalidar aquellos años tiene que suspenderse a la mitad, pues Hardy sufre un ataque al corazón. Preocupado por su peso, logró perder 65 kilos sometiéndose a una estricta dieta. Pero sus amigos se sentían un poco a disgusto con él, porque no acababan de reconocerle, lo que le provoca una depresión. Fallece el 7 de agosto de 1957, tras una serie de derrames cerebrales convulsivos.

Filmografía
El luchador de Kentucky

1949 | The Fighting Kentuckian

John Breen es un soldado que regresa a su hogar en Alabama, donde pronto conoce a Fleurette, una exiliada francesa y mujer con clase, de la que se enamora. Como el padre de la chica, el general Paul de Marchand, no aprueba el romance entre ambos, John se esforzará en encontrar un empleo estable y honrado con el que pueda ofrecer un futuro a Fleurette. Los problemas no tardarán en llegar cuando Breen descubra un complot relacionado con tierras de dudosa legalidad, que está llevando a cabo el general Marchand. Estupendo western en blanco y negro, producido y protagonizado por el mismo John Wayne, y dirigido por George Waggner (La flota silenciosa). Destaca entre el reparto la presencia del cómico Oliver Hardy, que en un principio dudó si participar en la película sin la compañía de su pareja profesional Stan Laurel, por miedo a que el público pensara que se habían separado.

5/10
Estudiantes en Oxford

1940 | A Chump at Oxford

Tras varios intentos desesperados de buscar trabajo, Laurel y Hardy terminan trabajando de barrenderos. Sin proponérselo, detienen a un ladrón de bancos, por lo que el director, en agradecimiento, decide pagarles los estudios en la prestigiosa universidad de Oxford. Cuando llegan allí, protagonizan varios enredos y bromas. Uno de los mejores y más recordados títulos de Laurel y Hardy, una de las parejas más divertidas de la historia del cine. El realizador Alfred J. Goulding consigue los más divertidos gags.

5/10
Marinos a la fuerza

1940 | Saps at Sea

Uno de los últimos trabajos de Laurel y Hardy (El gordo y el flaco) y también uno de sus filmes más recordados, dirigido en 1940 por Gordon Douglas. Laurel y Hardy trabajan en una fábrica de trompetas donde Hardy sufre un ataque de nervios, debido al constante sonido de las trompetas. El médico les aconseja un viaje por mar. Como Hardy no soporta el océano, alquilan un pequeño bote, que amarrarán en el puerto. Un asesino fugado se mete en el bote y les obliga a huir nadando.

6/10
Locos del aire

1939 | The Flying Deuces

Aventuras de Stan Laurel y Oliver Hardy cuando se unen a la legión extranjera francesa en un intento de conseguir que Oliver olvide a una chica que le rompió el corazón. Pero la vida en el desierto no resulta ser lo que esperaban y ambos deciden no resignarse a su mala suerte e intentan marcharse. Lo que no saben es que no se puede renunciar a la legión tan fácilmente. Divertida película protagonizada por el gordo y el flaco.

7/10
Cabezas de chorlito

1938 | Block-Heads

La anarquía al poder, por obra de la pareja cómica más catastrófica y divertida de la historia del cine. El film arranca en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, donde un Stan despistado se queda guardando la posición... ¡veinte años! Al fin, se entera de que el conflicto ha terminado. Entretanto, su amigo Ollie se ha casado. Su reencuentro supone reiniciar su amistad, pero ello puede tener consecuencias en el matrimonio de Ollie. Como en sus otros filmes, el contraste entre la ingenuidad torpe de Stan y la seriedad responsable de Ollie contribuyen a los numerosos y divertidos gags que componen la historia. Uno de los más sonados es el del reencuentro, cuando Ollie ve a su viejo camarada en silla de ruedas; y al tener éste la pierna doblada, le toma por un lisiado de guerra.

7/10
Laurel y Hardy en el Oeste

1937 | Way Out West

El gordo y el flaco llegan a Brushwood Gulch, un pueblo del salvaje oeste donde deben entregar la escritura de una mina de oro a la hija de un viejo amigo. Sin embargo, son engañados para que entreguen el documento a un villano de la ciudad. Tendrán que esforzarse para recuperar el preciado papel. Una de las mejores películas de Laurel y Hardy, que contiene memorables escenas como aquella en la que se evaden sin zapatos de una taberna.

6/10
Dos pares de mellizos

1936 | Our Relations

Los magos del humor, Laurel y Hardy, interpretan a dos marineros encargados de entregar un valioso paquete en el puerto donde, por casualidad, viven sus hermanos gemelos, felizmente casados. Los gemelos y sus dos novias se intercambian, por error, con sus hermanos. Uno de los más divertidos trabajos de los míticos Laurel y Hardy, conocidos en España como El gordo y el flaco. En esta ocasión interpretan dos papeles cada uno, lo que fue posible gracias a los magistrales trucos fotográficos del cámara Rudolph Maté, uno de los grandes directores de fotografía de la historia del cine.

5/10
Dos fusileros sin bala

1935 | Bonnie Scotland

Oli y Stanley marchan hacia tierras escocesas en busca de fortuna. Lo que allí les lleva no es otra cosa que una herencia de Stan, aquí apellidado MacLaurel. Pero, hete aquí, que cuando recibe la herencia todos sus anhelos se frustran: el montante consiste en unas gafas y una pitillera. Así las cosas, la pareja se enrola en las fuerzas de Su Majestad para luchar en las fronteras de la India. En una de sus más célebres películas, los entrañables 'el gordo y el Flaco' hacen reír al respetable de lo lindo.

6/10
Ojo por ojo (1935)

1935 | Tit for Tat

El Gordo -éste, curiosamente, con unos kilitos de menos- y el Flaco acaban de inaugurar una tienda de electrodomésticos. Cuando van a presentar sus respetos a un vecino frutero, el dueño se mosquea, pues cree que Ollie está flirteando con su mujer. Esto da pie a equívocos varios, y "agresiones" con bolas de nata.Corto sencillo e ingenuo de la pareja cómica, tiene su gracia el tipo que aprovecha las diferencias entre los vecinos comerciantes para llevarse artilugios varios de la tienda de electrodomésticos, entrando y saliendo como Pedro por su casa.

5/10
La marcha de los soldaditos de madera

1934 | Babes in Toyland

Adaptación de una opereta de 1903, en la línea de El mago de Oz, con el protagonismo inefable de Stan Laurel y Oliver Hardy, el Flaco y el Gordo. La acción transcurre en Juguetelandia, un lugar habitado por las criaturas de los cuentos (mamá Ganso, los tres cerditos, Caperucita roja...), y con un magnífico taller de juguetes del que es cliente el mismísimo Santa Claus. Stannie y Ollie viven en la casa-zapato de mamá Peep, cuya hija es una pastorcilla cuya mano pretende el avaro Silas Barnaby. Éste chantajea a mamá Peep el día que vence la hipoteca de su casa: olvidará el tema si se casa con la pastorcilla, quien está enamorada de Tom-Tom. Tratarán de impedir tal desgracia Stannie y Ollie pidiendo dinero al maestro juguetero, bajos cuyas órdenes trabajan. Simpática comedia del Gordo y el Flaco, destaca el esfuerzo de dirección artística para crear el mundo imaginario de los juguetes. Aunque las canciones del film agotan un tanto, conserva toda su fuerza la escena final de los soldados de juguete combatiendo contra las peludas criaturas que obedecen las órdenes de Barnaby.

6/10
En busca de la salud

1934 | Them Thar Hills

Ollie tiene un tremendo ataque de gota, y el médico recomienda aire sano de las montañas. De modo que en compañía de su inseparable Stan marchan de excursión en una estupenda caravana. Allí se empeñarán en cocinar, y disfrutarán de las sanas aguas del lugar (en realidad, alcohol), y ayudarán, es un decir, a un matrimonio que se ha quedado sin gasolina. Quizá los más novedoso de este corto es que, por una vez, Ollie deja un poco su rol de víctima, y son él y Stan los que hacen la vida imposible al tipo que les pidió ayuda, entre otras cosas derramando sobre él un bote de melaza.

5/10
El barco fantasma (1934)

1934 | The Live Ghost

Ningún marinero quiere apuntarse a la tripulación de un barco con fama de maldito, se supone que a bordo pululan fantasmas. Pero Stan y Ollie se pondrán al servicio del capitán para reclutar "voluntarios" de un modo no muy ortodoxo.Las risas están servidas con ganas en este corto del Gordo y el Flaco, con el absurdo truco de desafiar a los candidatos a marineros a tener dentro de su boca un huevo sin que se rompa, para luego rematar la faena a sartenazo limpio. Un marinero borracho cubierto de pintura se convertirá además en fantasma capaz de asustar incluso a los más rudos marineros.

6/10
Fra Diávolo

1933 | The Devil's Brothers

El Gordo y el Flaco son dos picaruelos delincuentes de la Italia del siglo XVII llamados Stanlio y Ollio. Libre adaptación de la operata de Auber. Humor irrepetible y desternillante.

6/10
Trabajo sucio

1933 | Dirty Work

Stan y Ollie se ganan la vida limpiando chimeneas. Pero la van a armar buena cuando se ponen a deshollinar la chimenea de la casa de un científico, que está trabajando en un elixir para el rejuvenecimiento.El Gordo y el Flaco proporcionan unos cuantos gags de buena ley a cuento del caos que organizan con la chimenea y la ceniza que contiene en su interior. Así, hasta el remate final, un baño en el líquido "milagroso". Por supuesto los actores despliegan todos los gestos clásicos de sus personajes, el jugueteo con la corbata y el rostro de infinita paciencia de Ollie, y el aspecto despreocupado y despistado de Stan.

5/10
Dos veces dos

1933 | Twice Two

Stan Laurel y Oliver Hardy se casaron el mismo día con la hermana del otro respectivamente. En su primer aniversario deciden celebrarlo cenando juntos. Lo que debería ser una agradable velada deviene en desastre.La célebre pareja cómica utiliza la idea de asumir cada uno un doble papel, su personaje habitual y el de su hermana. Idea recurrente en su cine, pues en otra variante está presente en Dos buenos chicos y Dos pares de mellizos. Pero hay que reconocer que el cambio de sexo da mucho juego, por ejemplo en las discusiones entre esposas que buscan el apoyo de sus maridos

6/10
Compañeros de juerga

1933 | Sons of the Desert

Stanley y Oliver desean ir a la convención de 'Los hijos del desierto', pero no saben cómo librarse de sus esposas. Para conseguir acudir, Oliver finge estar enfermo y el médico le recomienda un viaje por mar. De este modo, ambos parten hacia su reunión, pero no cuentan con el naufragio del supuesto barco donde iban a estar. Divertida cinta de 'el gordo y el flaco', en la misma línea de Dos pares de mellizos o Locos del aire. Buenos gags, giros en la historia y momentos graciosísimos de la mano de William A. Seiter.

5/10
Hospital provincial

1932 | County Hospital

Stan acude al hospital a ver a Ollie, internado allí por una pierna rota. Tras organizar un caos en su habitación, con grave riesgo físico para su amigo y el doctor, Stan se pincha sin querer con un somnífero, para acto seguido llevarse a Ollie en su auto. Las risas las genera el somnoliento Stan y el asustado Ollie, y aunque los efectos de retroproyección son ingenuos y se notan bastante, traslucen el encanto del cine cómico de antaño.

5/10
Pescadores pescados

1932 | Towed in a Hole

Stan y Ollie se dedican a vender pescado fresco voceando desde su automóvil. Pero Stan tiene una idea genial: ganarían más dinero si pescaran ellos directamente, pues se ahorraría molestos intermediarios, con el consiguiente margen de beneficios. Así que compran una embarcación que necesita reparaciones, pues tiene más agujeros que un colador.Simpático corto de la pareja cómica, dirigida por George Marshall. Tiene especial gracia al guerra de cubos de agua que mantienen Stan y Ollie, y los movimientos descontrolados de un manguera, que se diría una peligrosa serpiente con vida propia.

5/10
Haciendo de las suyas

1932 | The Music Box

Uno de los más tronchantes cortos del Gordo y el Flaco. En esta ocasión Ollie y Stan se dedican al transporte, y les toca llevar un piano a cierto domicilio. La entrega no es tan fácil como parece, pues su destino se encuentra en lo alto de una colina, y el único modo de llegar, aparentemente, es subir unas empinadísimas escaleras.Los gags vienen propiciados por las caídas del piano, el chapuzón en una fuente, los desafortunados encuentros con una niñera, un policía y un repelente profesor. Incluso cuando todo parece al fin felizmente resuelto, se pone la guinda con la última escena de la pluma.

7/10
Helpmates

1932 | Helpmates

Corto del Gordo y el Flaco, que no hay que confundir con Compañeros de juerga, aunque en algunas versiones se tituló precisamente de esta manera. Los gags están concebidos a partir de una situación en que Ollie tiene la casa hecha un desastre, tras una noche de juerga con sus amigotes, y su esposa ausente ha adelantado el regreso a casa. La petición de ayuda a Stan no va a ser muy eficaz, pues aunque el hombre pone buena voluntad, el desastre aumenta desde que llega a la casa. El film explota la vis cómica de ambos actores, con los caretos risueños y los lloriqueos del Flaco, y la seriedad tristona del Gordo que ve cómo todo se encamina hacia el desastre, subrayado con su clásico gesto de juguetear con los dedos.

5/10
Su última equivocación

1932 | Their First Mistake

Como su esposa le tiene hipercontrolado, y no le deja salir por las noches de casa, Ollie va a seguir el consejo de su amigo Stan: arreglar los trámites de adopción de un bebé, y darle una sorpresa a su señora, lo que hará que esté tan ocupada que no le impida divertirse. Con lo que no contaba es con que, previamente, ella habría solicitado el divorcio.Las risas de este corto del Gordo y el Flaco vienen propiciadas por su inesperada paternidad, y sus manejos y afición por el biberón. Es divertido cuando se enredan con sus camisones de noche.

5/10
Héroes de tachuela

1931 | Beau Hunks

Simpática parodia del Gordo y el Flaco de Beau Geste, como bien indica el título original, Beau Hunks. Stan y Ollie se alistan en la legión extranjera, después de que el segundo sufra un desengaño amoroso. Una vez en un puesto en el desierto, Ollie descubrirá que su ex novia lo era de un montón de gente más.Se trata de una de las películas más inspiradas de la celebre pareja cómica, con diálogos ingeniosos, escenas muy visuales y un heroísmo poco consciente, incluido el uso casual de las tachuelas del título del film, como arma definitiva para vencer a los árabes.

7/10
De bote en bote (Los presidiarios)

1931 | Los presidiarios

Otra de las obras maestras del humor protagonizada por Oliver Hardy y Stan Laurel (El gordo y el flaco) esta vez bajo la dirección de James Parrott. Tras ser detenidos por fabricar cerveza, Laurel y Hardy son mandados a la cárcel, donde hacen amistad con el preso más duro del lugar. La banda se prepara para una fuga, pero sólo logran escapar Laurel y Hardy, disfrazados de recolectores de algodón.

4/10
Radiomanías

1930 | Hog Wild

Sencillo pero eficaz divertimento del Gordo y el Flaco. Tras un gag en que Ollie es incapaz de encontrar el sombrero que lleva sobre la cabeza, la cosa consiste en el desastre que organiza éste con Stan intentando instalar, en el tejado, una antena de radio. El corto se vuelve muy físico en el último tramo, con acrobacias en una escalera montada sobre un coche en marcha.

5/10
La vida nocturna

1930 | La vida nocturna

Versión en español del corto Blotto del Gordo y el Flaco, donde Stan pretende salir de noche con Ollie, una inocente juerguecilla en un garito, pero debe esquivar a su esposa, que le quiere "con la pata quebrada y en casa", por así decir. Así que inventará un repentino compromiso, algo que su señora no acaba de creerse. Con Leo McCarey en el guión, contiene algún gag gracioso como el de la conversación telefónica, o el de la risa floja en club nocturno.Resulta curioso ver el esforzado castellano de Stan Laurel y Oliver Hardy, y el cambio de actriz para la esposa del primero, que presenta un carácter más intempestivo y explosivo, como se supone corresponde a una mujer latina, lo que el público potencial puede entender mejor. Esta práctica de rodar versiones en español y otros idiomas de las películas en inglés fue habitual en los primeros años del cine sonoro.

5/10
Dos buenos chicos

1930 | Brats

El Gordo y el Flaco pasan una agradable velada jugando a las damas. Pero sus hijos están especialmente traviesos... sobre todo porque se parecen a sus progenitores como dos gotas de agua.Corto de la pareja cómica, protagonizada por los dos actores exclusivamente, en el doble papel de padre e hijo. La idea es jugar con una ingenuidad encantadora con los críos vestidos de marineritos y encarnados por los propios Stan Laurel y Oliver Hardy, en unos decorados donde todos los objetos son extremadamente grandes, para que el espectador tenga la sensación de que, en efecto, se trata de unos niños. Como tal idea es increíble del todo, el grotesco efecto se torna casi surrealista. Por supuesto padres e hijos no llegan a compartir plano, los efectos de la época y el escaso presupuesto de la cinta presentada por Hal Roach no daban para más. Lo que no impide que el público pueda echarse unas buenas risas.

5/10
Below Zero

1930 | Below Zero

Uno de los más divertidos cortos de Stan y Ollie, que se ganan la vida como músicos callejeros durante el gélido invierno, tocando bajo la nieve. Su arte no acaba de ser apreciado por los sordomudos, o por la señora que les paga para que se vayan con su música a otra parte. Incluso una dama de armas tomar destrozará sus instrumentos. La mala pata se cebará con ellos en forma de cartera repleta de dinerito, cuando descubran quién es su dueño. No faltan en el conjunto las carantoñas de Stan Laurel lloriqueando por las desgracias que les acontecen, ni la cara de infinita resignación de su partenaire Oliver Hardy.

6/10
Night Owls

1930 | Night Owls

El jefe de la policía anda algo mosca porque la prensa comenta que tras más de 40 asaltos nocturnos a casas no han realizado ninguna detención. Un agente, para complacerle y a la vez promocionarse, opta por simular un asalto, con la complicidad de Stan y Ollie, que aceptan colaborar para evitar ir a la cárcel por dormir de noche en el parque. Contiene gags hilarantes, como Laurel y Hardy maullando para que no se inquiete el dueño de la casa que proyectan robar.

5/10
Ladrones (1930)

1930 | Ladrones

Versión en español de Night Owls, donde Stan Laurel y Oliver Hardy hacen esfuerzos ímprobos por hablar en castellano. La trama sigue a un agente de policía, que para mejorar los resultados de detenciones opta por simular un asalto, con la complicidad de Stan y Ollie, que aceptan colaborar para evitar ir a la cárcel por dormir de noche en el parque. Es de esas películas en que se observa que el idioma es lo de menos, pues la mayor parte del metraje no contiene diálogos, es deudor de la época muda, donde todo era muy visual.

5/10
The Rogue Song

1930 | The Rogue Song

En la Rusia zarista, la princesa Vera conoce al bandido Yegor y ambos acaban enamorándose pero el idilio termina pronto cuando Yegor asesina al príncipe Serge, hermano de Vera, por haber influido en el suicidio de Nadja, hermana de Yegor. Por todos estos hechos, Yegor, desesperado, rapta a Vera y la esclaviza, pero a pesar de todo, la princesa le sigue amando. Drama muy al estilo shakesperiano protagonizado por príncipes, que se mueven por celos, amor, venganza, traición... Fue la primera película de Lawrence Tibbett, actor de escasa trayectoria que sin embargo fue nominado a los Oscar por su papel de Yegor. Entre el reparto de deja ver la pareja formada por Stan Laurel y Oliver Hardy, que ofrecen las partes más cómicas de la cinta.

6/10
Tiembla y titubea

1930 | Tiembla y titubea

Stan Laurel y Oliver Hardy son dos músicos callejeros, que con su organillo y su violón desafían las inclemencias del tiempo para sacarse algún dinerillo. Precisamente cuando está nevando tocan en la calle, pero la gente no es demasiado generosa.Divertido mediometraje del Gordo y el Flaco, tiene la peculiaridad de ser la versión en español de Below Zero, rodado en inglés. Era la época de la transición del cine mudo al sonoro, lo que se nota no sólo en los escados diálogos y en los gags, muy visuales, sino en el modo en que se acometía el desafío de verse entendido por espectadores de distintas lenguas. En aquel entonces fue normal rodar la misma película en varios idiomas, cambiando a los actores angloparlantes por francoparlantes o hispanoparlantes. Aquí Enrique Acosta da vida al policía, y Laurel y Hardy pronuncian esforzadamente sus frases en un divertido castellano.

5/10
Blotto

1930 | Blotto

Corto del Gordo y el Flaco, donde Stan pretende salir de noche con Ollie, una inocente juerguecilla en un garito, pero debe esquivar a su esposa, que le quiere "con la pata quebrada y en casa", por así decir. Así que inventará un repentino compromiso, algo que su señora no acaba de creerse. Con Leo McCarey en el guión, contiene algún gag gracioso como el de la conversación telefónica, o el de la risa floja en club nocturno.

5/10
Noche de duendes

1930 | Noche de duendes

De los mejores mediometrajes de Oliver Hardy y Stan Laurel, más conocidos en España como El gordo y el flaco. En Noche de duendes, dirigida por James Parrott, los simpáticos protagonistas reciben la grata noticia de que han recibido una herencia, pero cuando van a cobrarla pasan a ser los principales sospechosos del asesinato del difunto.

6/10
The Hollywood Revue of 1929

1929 | The Hollywood Revue of 1929

Musical de 1929 donde la mayor baza es el desfile de grandes actores de la época, como la incipiente Joan Crawford, o los más talluditos John Gilbert, Charles King o Buster Keaton. La cinta, dirigida por Charles Reisner (El héroe del río), fue nominada a los Oscar.

5/10
Un día de campo

1929 | Perfect Day

En Un día de campo dirigida por James Parrott y producida por Hal Roach, Laurel y Hardy preparan un día de campo con sus respectivas esposas. Simpático cortometraje del Gordo y el Flaco. La risas están aseguradas.

5/10
Compañeros de juerga

1933 | Sons of the Desert

Stanley y Oliver desean ir a la convención de 'Los hijos del desierto', pero no saben cómo librarse de sus esposas. Para conseguir acudir, Oliver finge estar enfermo y el médico le recomienda un viaje por mar. De este modo, ambos parten hacia su reunión, pero no cuentan con el naufragio del supuesto barco donde iban a estar. Divertida cinta de 'el gordo y el flaco', en la misma línea de Dos pares de mellizos o Locos del aire. Buenos gags, giros en la historia y momentos graciosísimos de la mano de William A. Seiter.

5/10

Últimos tráilers y vídeos