IMG-LOGO

Biografía

Paul Haslinger

Paul Haslinger

Paul Haslinger

Filmografía
Monster Hunter

2020 | Monster Hunter

Pearl

2020 | Pearl

Después de que su madre es asesinada por su padrastro, Pearl, una estudiante talentosa de 15 años, se va a vivir con un ex amante de su madre, director de cine desempleado y gruñón quien, a la espera de los resultados de una prueba de paternidad, podría ser su padre biológico.

La perfección

2019 | The Perfection

Conviene saber poco del argumento para dejarse sorprender por este film. Charlotte, virtuosa del violonchelo, dejó su instrumento de lado durante años para estar junto a su madre enferma. Cuando esta fallece, trata de recuperar su puesto en la escuela a la que asistía, pero allí ha sido sustituida por Elizabeth, una virtuosa. Pese a todo, se hace muy amiga suya, y ambas muchachas acaban iniciando una relación lésbica. Allison Williams, popular por Girls, y vista también en Déjame salir, vuelve al terror con esta cinta estrenada en Netflix, que ha tenido una buena aceptación, sobre todo por los bizarros giros del guión, muy bien resueltos, que según su director y coguionista, Richard Shepard (Matador), se inspiran en la obra del coreano Park Chan-wook, del que ha recogido también su obsesión por la violencia explícita, hasta el punto de que se trata de una película no apta para todos los paladares.  Se debe reconocer al realizador que sabe componer imágenes poderosas, con ayuda de una cuidada fotografía de Vanja Cernjul, y que dirige bien al reparto. Sin embargo, más allá de su afán de provocación mediante escenas de sexo o sangre, se queda en una historia de venganza bastante ligera, con un discutible recurso al rebobinado, para después volver a contar qué ha sucedido en realidad.

5/10
Resident Evil: El capítulo final

2016 | Resident Evil: The Final Chapter

Alice regresa a Racoon City, lugar donde se inició la pandemia que convirtió a la mayor parte de la humanidad en zombies. Allí se reunirá con viejos compañeros que le echarán un cable para lograr su objetivo: adentrarse en las instalaciones de la corporación responsable del Apocalipsis, Umbrella, donde podría encontrar un antivirus que restableciera la normalidad. Estamos ante la sexta entrega, y conforme indica su título, Resident Evil: El capítulo final, también ante el colofón de la saga. Al menos hasta que el matrimonio formado por la protagonista, Milla Jovovich, y el director, Paul W.S. Anderson, tenga que mandar a sus hijos a la universidad… Como en el caso del tándem formado por los ya separados Kate Beckinsale y Len Wiseman, artífices de Underworld, con la que tiene muchos puntos en común, ambos tienen un problema: sólo consiguen el respaldo del público retomando su correspondiente franquicia. Mientras que la citada competencia ha caído en la monotonía absoluta, esta entrega mantiene las ganas de complacer a sus incondicionales. No logra salirse del todo de la rutina, se mantiene la sucesión de secuencias de acción delatoras de que la serie procede de los videojuegos. Ninguna resulta especialmente novedosa, pero alguna logra cierta frescura, como la del monstruo con aguijón que trata de perforar el coche donde se refugia la protagonista. Y aunque Paul W.S. Anderson no es Paul Thomas Anderson, ni mucho menos, al menos se le debe reconocer eficacia narrativa, y que logra que sus personajes tengan la suficiente humanidad como para que interesen un mínimo al espectador. Por su parte, Milla Jovovich disimula muy bien que volver a interpretar a Alice otra vez cuando ha llegado a ser en otros tiempos Juana de Arco debe producirle urticaria. Tiene a su lado a una recuperada Ali Larter, más centrada en la televisión en los últimos años, que en su tercera aparición en estas películas destila la necesaria convicción, y al villano de otras tantas entregas, Iain Glen, conocido por Juego de tronos, que se toma su papel con bastante entusiasmo, lo que le da ‘vidilla’ a la función.

5/10
Fear the Walking Dead

2015 | Fear the Walking Dead | Serie TV

Otra de zombies. El innegable éxito de The Walking Dead ha conducido al rescate de historias de las novelas gráficas en que se basa para crear este spin-off precuela. El éxito del estreno televisivo confirma que hay sed de zombies, hay un numeroso público fan que se identifica con la metáfora de estos personajes infectados y sedientes de sangre, los caminantes, un símbolo de una sociedad enferma. La nueva serie creada por Robert Kirkman y Dave Erickson arranca en Los Ángeles, y nos mete directamente en harina, con el joven Nick despertando en la cama, y viéndose amenazado de zombies sedientos de sangre por todas partes, incluida la chica con la que se había acostado en una iglesia abandonada, refugio de drogatas. Aterrorizado emprende una loca huida hasta que un automovilista le atropella, y el paisaje apocalíptico se transforma en la jungla urbana de un día cualquiera angelino. Y es que Nick es un yonki, y nos queda la duda de si lo suyo ha sido un delirio bajo la influencia de la droga. Es lo que cree la policía, y lo que también sospechan su madre Madison, su hermana doña "perfecta" Alicia, y su padrastro Travis. Estos padres son profesores, con lo que su fracaso en ayudar a Nick con su adicción duele más, y Travis, para ganárselo, explora el lugar donde ocurrieron las supuestas alucinaciones. Raros sucesos, incluido un vídeo filtrado a la prensa de un tipo agresivo y rabioso atacando a un paramédico hace pensar en que hay un brote de una enfermedad desconocida, lo que hace que la alarma cunda entre la población. La idea de esta nueva acometida de los caminantes, con nuevos personajes, incluida una familia salvadoreña, es contar al principio cómo empezó todo. Pero en el fondo no se trata de otra cosa que de explotar de otra manera "la gallina de los huevos de oro", con un modelo que hace pensar en cómo CSI derivó de Las Vegas a otras ciudades y tipos de crímenes, englobando todo bajo el mismo paraguas de la policía forense científica. Sin duda está bien rodada e impacta, pero, no nos engañemos, no hay nada nuevo bajo el sol, y los personajes distan de ser memorables.

6/10
Halt and Catch Fire (2ª temporada)

2015 | Halt and Catch Fire | Serie TV

Esta segunda temporada que empieza en 1985, se centra en Motín (‘Mutiny), la nueva start-up creada por Cameron Howe y Donna Clark que se basa en la más idea perturbadora de la era moderna: Internet. Al mismo tiempo, Joe, Gordon y Bosworth quedarán atrapados en su propia ola ‘online’, y rehacer el panorama tecnológico que les rodea será un buen intento de sanar las viejas heridas. Esta temporada explora la delgada línea que separa el genio del autoengaño, la fragilidad de la conexión humana y el deseo, especialmente en un mundo obsesionado por la tecnología, para dejar una marca significativa y hacer algo que realmente importa.

Venganza (In the Blood)

2014 | In the Blood

Una mujer está dispuesta a acabar con los que considera responsables de la desaparición de su esposo. Vehículo de acción para el lucimiento de la luchadora Gina Carano (Indomable). Sin embargo, a pesar de su simpleza y cierto aire de telefilm se trata de un producto bien hecho, con una trama entretenida y un reparto apañado que resulta convincente.

4/10
Halt and Catch Fire

2014 | Halt and Catch Fire | Serie TV

Sin escrúpulos

2014 | No Good Deed

Terri (Taraji P. Henson) es una abnegada esposa y madre de dos hijos que vive una vida idílica a las afueras de Atlanta cuando Colin (Idris Elba), un encantador pero peligroso convicto fugado, aparece en su puerta afirmando aber sufrido una avería. Terri le ofrece su teléfono para ayudarlo, pero pronto descubre que su buen gesto le pasará factura y tendrá que luchar para sobrevivir cuando él invade su casa y aterroriza a su familia...

Bajo un sol abrasador

2013 | Heatstroke

Durante un viaje por el desierto africano, una familia es atacada por un traficante de armas. La mujer deberá poner todo su coraje para enfrentarse al asesino y proteger a su hija adolescente. Adaptación de una novela de Hannah Nyala, con resultados no del todo satisfactorios. A pesar de todo, la historia tiene su intriga y cuenta en su favor con la presencia de un reparto de rostros conocidos, entre los que sobresale la adolescente Maisie Williams en su primera película, tras hacerse célebre por encarnar a Arya Stark en la serie Juego de Tronos.

4/10
Código Gerónimo: La caza de Bin Laden

2012 | Seal Team Six: The Raid on Osama Bin Laden

"Código Gerónimo" es el nombre en clave de una de las operaciones militares más importantes de la Historia: la caza de Osama Bin Laden. Un grupo de fuerzas especiales "U.S. NAVY SEALS" arriesgaron su vida en Pakistán para capturar al hombre más perseguido del mundo. Esta es la historia real de dicha misión.

4/10
La carrera de la muerte 2

2011 | Death Race 2

Terminal Island es una cárcel de Estados Unidos en donde se lleva a la peor ralea del país. Como está gestionada por medios privados, los dueños han pergeñado una manera de lucrarse: se trata de hacer un Reality Show en el que los presos luchan hasta la muerte. Cuando llega un nuevo condenado, Carl Lucas, la atractiva y ladina directora del programa decide que hay que dar un paso más para aumentar la audiencia: una carrera de coches en la que el ganador obtendrá la libertad. Pero, además, Carl Lucas habrá de tener mucho cuidado dentro de la prisión, porque sus enemigos de fuera han comprado gente para acabar con él. Secuela de Death Race (La carrera de la muerte), se trata de una película de estilo visual moderno, con look cochambroso y gusto por la violencia. La trama es rocambolesca y todo es un poco excesivo, pero ayuda que el reparto reúna algunas caras conocidas, como Sean Bean, Danny Trejo o Lauren Cohan.

3/10
Los tres mosqueteros (2011)

2011 | The Three Musketeers

Ya en 1921, Douglas Fairbanks protagonizó una vigorosa versión muda de la obra más conocida de Alexandre Dumas père, versionada posteriormente con desiguales resultados entre otros por Allan Dwan, Richard Lester, Stephen Herek, Peter Hyams y George Sidney (autor de la mejor versión). Esta adaptación se toma más licencias que sus predecesoras con respecto al original. Esta vez, Athos, Porthos y Aramis están a punto de conseguir un diseño para una particular máquina de guerra del mismísimo Leonardo Da Vinci, pero en el último momento son traicionados por Milady, por lo que se quedan sin nada. Desencantados, se limitan a emborracharse y lamentarse de que ya no quedan causas justas a las que unirse. Hasta que un día, se cruza en sus vidas el joven D'Artagnan, engreído gascón que aspira a ser mosquetero del rey, y que tras retarles en duelo a uno detrás de otro, acaba ayudándoles en una disputa con los guardias del cardenal Richelieu. Juntos, tendrán la oportunidad de ayudar a la reina en una desesperada misión. Parecería que el director Paul W.S. Anderson, conocido por las adaptaciones de videojuegos Mortal Kombat y Resident Evil, ha buscado un proyecto distinto de cara a cambiar de estilo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Prima la acción estilo 'consolas', y la cinta está llena de elementos fantásticos, como dirigibles, ametralladoras, etcétera, en pleno siglo XVII. Abundan también las ralentizaciones tipo Matrix, recurso que también utilizaba El mosquetero, la versión de la obra de 2001. Si en su momento llamaba la atención la elección de Gene Kelly, demasiado mayor –pero lleno de carisma– para ser D'Artagnan, en esta ocasión resulta cuanto menos curiosa la juventud del actor escogido, Logan Lerman (Percy Jackson y el ladrón del rayo), si bien su edad es muy similar a la del personaje en el texto original. Le acompañan estrellas más o menos conocidas, como Matthew Macfadyen (Orgullo y prejuicio) que es Athos, Ray Stevenson (Roma) como Porthos, Luke Evans (Tamara Drewe), como Aramis, Christoph Waltz –Richelieu– y la esposa y actriz fetiche del realizador, Milla Jovovich, como Milady. La presencia de Orlando Bloom, como el Duque de Buckingham, no es casual, ya que se busca un tono similar al de Piratas del Caribe. Por regla general, las interpretaciones son correctas pero insulsas. No se le puede pedir a Anderson que desarrolle en profundidad la historia, y que los personajes evolucionen. Todo parece de fantasía y poco creíble. Pero mantiene el tono para todos los públicos de las viejas películas de aventuras, y el que busque dinámicos duelos a espada, acción interminable y batallas, sin más trascendencia, lo pasará bien.

5/10
Ladrones

2010 | Takers

Cinco amiguetes consiguen mantener una vida de grandes lujos, coches caros y muchos gastos a base de los sustanciosos botines de sus atracos a bancos. Siempre han planificado al milímetro sus golpes, de modo que hasta el momento no les han detenido. El único “percance” es que años atrás atraparon a Ghost, un viejo compañero, que tras cumplir su condena sale de la cárcel. Éste tiene información sobre un furgón que transporta una gran cantidad de dinero y les propone a sus antiguos compañeros dar un golpe. Mientras, Jack Welles, un violento policía que ha sacrificado su vida personal para imponer la justicia, se propone atrapar a la banda, cueste lo que cueste. Estamos ante otra típica cinta más de policías y ladrones. El desconocido cineasta John Luessenhop, que hasta ahora sólo tenía en su haber Prisión sin ley, del año 2000, coescribe y dirige esta actualización de clásicos del género como La jungla de asfalto. Los personajes son clichés, el esquema recuerda al de cualquier otra película del género, y el guión no tiene demasiada complicaciones. La trama es hueca, salvo por alguna pequeña nota sobre la corrupción, la lealtad y la traición. Sin embargo, el tal Luessenhop ha reclutado a actores lo suficientemente solventes, entre los que se debe mencionar a Matt Dillon –muy creíble como duro policía– y Paul Walker, que logra que el público empatice con su amoral personaje. Las actrices principales, Zoe Saldana y Marianne Jean-Baptiste, pese a su buen hacer, apenas tienen cancha. El ritmo es dinámico, y técnicamente es un film impecable. Los tiroteos y persecuciones están bien rodados, en un estilo que quiere recordar –las comparaciones son odiosas– a películas de Michael Mann tipo Heat.

5/10
Underworld: La rebelión de los licántropos

2009 | Underworld: Rise of the Lycans

Precuela de Underworld y Underworld: Evolution que explica el origen de la guerra ancestral que enfrenta a licántropos contra vampiros. Los fans de la saga ya saben prácticamente todo lo que va a pasar, pues se han ido dando los detalles anteriormente. La acción transcurre en la época medieval, cuando Victor, el líder de los vampiros, mantiene esclavizados en su castillo a numerosas criaturas lobunas. Una de ellas es Lucian, que puede transformarse en ser humano, por lo que se le considera ‘el primer licántropo’. Lucian es el esclavo favorito de Victor, pero mantiene un idilio en secreto con su hija, lo que desencadenará la tragedia. Aunque se echa de menos a Kate Beckinsale, los actores realizan buenos trabajos. Hereda el protagonismo absoluto Michael Sheen, que ya interpretó a Lucian, el líder de los licántropos, en los otros dos filmes. El protagonista de La reina y El desafío. Frost contra Nixon demuestra su valía en un inesperado registro como héroe de acción. El principal papel femenino lo ha heredado la eficaz y atractiva Rhona Mitra (Shooter: el tirador), y también es digno de mención el trabajo de Bill Nighy. El hilarante roquero de Love Actually –que ha estado también en los anteriores capítulos–, aquí se perfila como un odioso villano. Aunque en un principio estaba previsto que repitiera el director de las dos anteriores entregas, Len Wiseman, al final él mismo decidió mantenerse como productor ejecutivo, y ceder la batuta a un fiel colaborador, el debutante en el largometraje Patrick Tatopoulos, diseñador de efectos mecánicos y criaturas de la saga, y que a pesar de su apellido griego resulta que es francés. Tatopoulos compone una ambientación que mezcla el estilo gótico de la saga con la fantasía heroica al estilo de El Señor de los Anillos –de hecho el director artístico es Dan Hennah, importante colaborador en este apartado de Peter Jackson en sus adaptaciones de la obra de Tolkien–. El film mantiene el toque romántico de sus predecesores y sus secuencias de acción sorprenden, pero es bastante ligero y predecible. También es un error que abuse innecesariamente de la violencia, alejándose del público adolescente al que va claramente destinado.

4/10
Más allá de la muerte

2009 | After.Life

Tras sufrir un horrible accidente de tráfico, la joven Anna, a la que dan por muerta, despierta y se encuentra a Eliot Deacon, el director de una funeraria, preparándola para ser enterrada. Confusa y aterrorizada, Anna descubre que Eliot puede comunicarse con los difuntos. Atrapada en la funeraria y condenada a aceptar su propia muerta, intentará escapar de semejante pesadilla con la ayuda de su novio Paul.

Una noche para morir

2008 | Prom Night

Donna Keppel quedó traumatizada cuando un profesor de su instituto, obsesionado con ella, asesino a su madre y a toda su familia. Ahora, tres años después de aquellos sucesos, Donna asiste al baile de graduación del instituto, y coincidiendo con ese acontecimiento, la policía local recibe la notificación de que el psicópata ha escapado de la cárcel. ¿Les suena de algo este argumento? Simplemente se parece a cerca de un millar de películas de asesino obsesionado con jovencitas. Es verdaderamente complicado encontrar un film con mayor acumulación de tópicos, repetición de sustos (lo del espejo llega a ser agotador) y trampas narrativas que el que nos ocupa. El asesino es una especie de tío que actúa como por arte de magia, con lo que el espectador acaba por tomarse las muertes a chirigota. Se ve que desde La noche de Halloween que tuvo que vivir Jamie Lee Curtis hace ya treinta años las cosas no han hecho más que ir a peor. Aquí hay personajes tan planos como una tortita, acción repetitiva, sin pizca de imaginación y guión completamente inexistente. Difícil de superar.

2/10
Death Race (La carrera de la muerte)

2008 | Death Race

Jensen Ames es un tipo duro que pasa sus días en la cárcel por un delito que no ha cometido. Dada su experiencia como piloto de coches, es trasladado a la prisión de Isla Terminal, donde se celebra el espectáculo más sangriento del mundo. Se trata de una carrera de coches donde los competidores pelean no sólo por el triunfo, sino también por su vida. Los pilotos son peligrosos reclusos de la cárcel, que saben que el que gane cinco carreras obtendrá la libertad. La película tiene su inspiración en la cinta de los años setenta La carrera de la muerte del año 2000. Más que un remake, Death Race es una nueva visión de las carreras de coches llenas de violencia. Si en la película original ganaba el que atropellara a más personas, en ésta, cada piloto trata de matar a su rival. Lo que sí tienen en común es la visión crítica de la sociedad del momento, aunque ésta se realice de forma superficial. En el caso de Death Race, el blanco de los ataques está en los reality-shows televisivos. La carrera realizada en la cárcel es uno de los programas con más éxito en antena y cualquier excusa es buena para captar a nuevos espectadores. El programa presenta la carrera como si de un videojuego se tratase, con la diferencia de que en pantalla se están jugando la vida seres humanos. Los amantes de películas como A todo gas, disfrutarán con este título, ya que, como cabe esperar, los coches desempeñan un papel fundamental. El ritmo de las carreras es enrevesado, además de por la velocidad, por el hecho de que cada coche está dotado de varios sistemas de defensa y ataque para sobrevivir a la ronda, lo que implica que se suceden los ataques con metralletas, lanzallamas, y demás armas. Como toda película de coches que se precie, Death Race no sólo cumple con el requisito de la velocidad, sino también con el de la aparición de chicas sexys ligeras de ropa. Paul W.S. Anderson carga las tintas en el apartado violento. La película no es apta para todos los públicos y más de uno tendrá que bajar la cabeza en algún punto del film. El responsable de Resident Evil muestra un futuro oscuro lleno de maldad, reflejada no sólo en los convictos, sino también en la arpía que gobierna la prisión y que encarna Joan Allen. Aún así, hay un resquicio para la esperanza.

4/10
Perseguida

2008 | While She Was Out

Della Myers es un ama de casa de clase alta, que vive en una lujosa urbanización de los suburbios con sus dos hijos y su marido. Ante la cercanía de las fiestas de Navidad, se da cuenta de que no tiene papel para envolver los regalos, y decide conducir hasta una galería comercial para comprarlo. Una vez allí, Della tiene problemas con un grupo de cuatro punks con pinta de ser personas bastante peligrosas. Aunque el guardia de seguridad del aparcamiento intenta protegerla, éste es tiroteado por uno de los criminales. Della escapa como puede y se refugia en un bosque cercano, con sus perseguidores en los talones. La veterana Kim Basinger vuelve al cine con este thriller de la debutante Susan Montford, que ha contado con la producción del mexicano Guillermo del Toro. Está filmada con un estilo hiperrealista que recuerda a filmes como Saw, Funny Games o la reciente Los extraños. El principal aliciente de la cinta es que las peripecias del sufriente personaje de Kim Basinger transcurren en tiempo real, como en el clásico Solo ante el peligro y la trepidante serie 24. La intérprete de Cita a ciegas y L.A. Confidential está bien acompañada por actores como Craig Sheffer (El río de la vida) y Lukas Haas, el niño de Único testigo.

4/10
Habitación sin salida

2007 | Vacancy

Las películas ‘snuff’, que muestran asesinatos reales de personas, fueron el tema central de Tesis, debut de Alejandro Amenábar, que criticaba la pasión por el morbo de la sociedad. Siguiendo los pasos  del cineasta español, retoma este asunto el director Nimród Antal, californiano que hasta ahora curiosamente había desarrollado toda su carrera de cineasta en Hungría. La trama homenajea constantemente a Psicosis, el gran clásico de Alfred Hitchcock, con la que comparte su desarrollo casi al completo en un semiabandonado motel de carretera. Allí se ven obligados a pasar la noche, tras la avería que sufre el coche en el que viajan, David Fox y Amy, su esposa, un matrimonio en crisis tras la muerte accidental de su hijo. El siniestro director del lugar les asigna una habitación mugrienta, llena de cucarachas, en la que no se recibe ningún canal de televisión. David prueba unas cintas de vídeo que alguien se ha dejado allí. Resulta que muestran asesinatos que parecen bastante reales, pero lo más inquietante es que el escenario de lo que ocurre en esas películas es la misma estancia en la que ellos se encuentran. La idea de partida es atractiva y el cineasta logra mantener la tensión, algo complicado de conseguir en un escenario casi único. No parece haber contado con un presupuesto muy elevado, pero sí con dos protagonistas que le dan cierto empaque, Luke Wilson y Kate Beckinsale, que realizan un gran trabajo. Aborda tangencialmente asuntos como la superación del dolor, y el lado oscuro de la naturaleza humana, pero se queda en una sucesión de secuencias de suspense, y sustos efectistas. Comparte tema con otro título coetáneo, 1408, cinta de terror que también ocurre en un dormitorio.

5/10
Shoot 'Em Up

2007 | Shoot 'Em Up

Nunca una zanahoria dio tanto de sí. Sano alimento para la vista, puede ser mortal en las manos de un experto pistolero interpretado por Clive Owen. El actor inglés se mete en la piel de Smith, un antihéroe solitario y huraño que, sin comerlo ni beberlo, acaba siendo responsable de un recién nacido al que una banda de sicarios quiere matar. A pesar de su constante estado de enfado con el mundo, el grado de compromiso de Smith con el bebé le lleva a no parar ni un momento –literalmente– hasta ponerlo a salvo. En su ardua tarea cuenta con la ayuda de DQ, una prostituta a la que da vida Monica Bellucci. Y es que los improvisados padres del bebé tendrán que unir fuerzas contra Hertz, el inteligente malvado de la cinta al que encarna Paul Giamatti. Si hubiera que elegir una palabra para describir la película, ésta sería acción. El espectacular arranque de la cinta da una idea de lo que el espectador va a ver, un derroche de tiros coreografiados de manera muy visual y original, que deja a otras películas a la altura del betún. Con las licencias propias del género, la cinta resulta exagerada en algunas ocasiones, pues el héroe lucha contra cientos de enemigos con una eficacia que para sí quisieran los ejércitos mundiales. Aún así, las exageraciones quedan perdonadas por la fluidez narrativa y visual, que está perfectamente aderezada con notas de humor. Superadas las citadas licencias, la secuencia inicial deja con la boca abierta. Muestra un elevado nivel que se mantiene durante todas las secuencias de acción. Y es que el título no engaña: Shoot 'em Up ("Cárgatelos"). Se reparten tiros a diestro y siniestro en sitios tan dispares como un parque o el cielo durante un salto en paracaídas, dos de las secuencias más originales e impactantes de la película. Dado este contenido, es inevitable hablar de violencia, que resulta muy explícita en algunas escenas. Junto a la acción ocupa un lugar muy especial el sentido del humor, perfectamente encajado. Este toque garantiza unas buenas risas, a la vez que pone de manifiesto una preocupación en el guión que en otras películas de este género queda relegado ante la espectacularidad visual. También es cierto que actores de la talla de Owen, Bellucci y Giamatti merecen algo más que un puñado de buenas frases, así que se agradece que estén bien construidos los personajes, a lo que ellos responden con unas buenas interpretaciones. No sólo de humor y acción vive el hombre, así que queda un hueco para la crítica. La película habla sobre temas tan candentes como la posesión de armas. También ironiza sobre otros asuntos menos trascendentes, pero que no por ello dejan de resultar fastidiosos, como el modo de conducir de los habitantes de las grandes urbes, que hace que el sombrío Smith se luzca en una secuencia muy divertida. Por todo esto y por mucho más, la película está lejos de ser la típica cinta de acción, por lo que gustará y sorprenderá a los aficionados al género y despertará simpatías entre los que no lo son tanto.

5/10
Saw IV

2007 | Saw IV

El comandante Rigg ha perdido a varios de sus compañeros a manos de Jigsaw, aunque él nunca ha sido su víctima directa. Ha llegado su momento. Rigg se convierte en protagonista de la cuarta entrega de la terrorífica saga, pues Jigsaw lo “elige” para que supere una serie de pruebas. Hasta aquí, el argumento es similar al de las tres primeras partes, por lo que resulta algo reiterativo. Aún así, Saw IV afronta un reto novedoso, resolver la duda que acecha al espectador: ¿cómo puede continuar la saga si Jigsaw y su ayudante murieron en la tercera parte? Esta coyuntura aporta aire fresco a la típica trama de estas películas, además de un cierto suspense durante el metraje. La respuesta a la pregunta resulta bastante original y creíble, a la par que macabra y retorcida, digna merecedora de su protagonista, el malvado Jigsaw. Entre las novedades que aporta Saw IV también se encuentra el acercamiento a John, nombre de pila del terrorífico Jigsaw. Esta nueva visión la aporta la ex mujer del monstruo, cuyo relato consigue humanizar al personaje, ya que da las claves de su conversión de hombre aparentemente normal a psicópata. De hecho, el espectador entiende su tragedia, aunque es de esperar que no comparta los métodos que empleó para superarla. Novedades aparte, la cinta conserva el sadismo de las entregas anteriores, por lo que sus seguidores estarán encantados con las dosis de sangre y las nuevas y maquiavélicas trampas que ha diseñado Jigsaw. A su vez, los giros argumentales también están presentes en esta historia, lo que deja una puerta abierta a una nueva entrega. Entonces irremediablemente surge la duda otra vez: ¿cómo lo harán?

5/10
Crank, veneno en la sangre

2006 | Crank

Cansado de ser asesino a sueldo de la mafia, Chev Chelios deja escapar al tipo al que supuestamente debía asesinar. Quiere iniciar una nueva vida con Eve, su novia. Al día siguiente le despierta una llamada al móvil de Ricky Verona, otro matón, que le informa de que su deserción no les ha sentado nada bien, y que le ha envenado por la noche, mientras dormía. Morirá en poco tiempo a no ser que su cuerpo genere adrenalina. Para que fluya, Chev se mantiene a la carrera, mientras busca un antídoto. “Es como Speed, sólo que en lugar de un autobús, es un tío”.  Esta frase impagable del codirector Mark Taylor define al milímetro este thriller adrenalítico. Pero este punto de partida no es tan eficaz como debieron creer los cineastas, que se muestran incapaces de rodar eficaces escenas de acción, aun contando con medios y modernos efectos digitales. Encima, intentan suplir sus carencias con humor, unas cuantas frases de sal gruesa que parecen sacadas de una novela ‘pulp’ de segunda fila. Algún pasaje no desentonaría en un film de Mariano Ozores, y pasarán a la antología del disparate, como cuando el protagonista, necesitado de subir la adrenalina, decide practicar el sexo con su novia en un lugar público, en medio de una multitud que aplaude el acontecimiento; o cuando se deshace de un taxista musulmán proclamando a voz en grito que es de Al Qaeda. Se salva algún hallazgo graciosete, como el plano con subtítulos al que sigue un contraplano con las mismas letras al revés.

2/10
Turistas

2006 | Turistas

John Stockwell (Inmersión letal) vuelve a insistir en las localizaciones exóticas para adentrarse en el territorio del thriller y del terror. Un grupo de amigos universitarios decide ir a pasar unos días idílicos a una zona paradisiaca de Brasil. Todo parece perfecto, pero, claro, allí ocurrirán algunos sucesos que les van a quitar las ganas de veranear durante una larga temporada, eso en el supuesto de que sigan con vida. Película discreta y algo truculenta, con un reparto en el que destacan Josh Duhamel (Transformers) y la rubia Melissa George, a quien vimos en la serie Alias.

4/10
Inmersión letal

2005 | Into The Blue

Cuatro buscadores de tesoros descubren en una de sus habituales inmersiones en las profundas aguas del océano un antiguo galeón. Su alborozo se ve empañado por varios factores: deben ser discretos hasta tener el equipo para sacar a la superficie el preciado botín, pues tienen competencia; y la mala suerte ha querido que unos narcotraficantes, acosados por la policía costera, hayan arrojado su carga justo, justo en el mismo punto donde se hundió el viejo barco. Película de acción más o menos previsible, que sirve para que las protagonistas femeninas, sobre todo Jessica Alba, a la que alguna revista de cine ha calificado, glup, de “última diosa de Hollywood”, luzcan palmito. En efecto, y pese a la relativamente fría temperatura del agua, 21ºC, las actrices buceaban en bikini, lo que les obligaba a salir del líquido elemento a los 20 minutos para evitar hipotermias. La trama juega con la tentación de los buceadores de quedarse con algún saquito de droga, que podría ayudarles a financiar su expedición; el acecho de los malos malotes; y los vaivenes en la relación amorosa Paul Walker-Jessica Alba. Tras la cámara se encuentra John Stockwell, que ya ha dado muestras de su afición a rodar en torno al océano en la surfera En el filo de las olas. El director es un tipo sencillo y confiesa que “me gusta estar en el agua, y el setenta por ciento de este filme está concebido para transcurrir en o bajo el agua”. El film se rodó en la paradisíaca isla de Las Bahamas de New Providence.

4/10
La vecina de al lado

2004 | The Girl Next Door

Matthew Kidman, adolescente trabajador y estudioso, que sería la envidia de cualquier madre, está deseando relacionarse con chicas. Danielle, su despampanante vecina, es justo lo contrario: actriz de cine porno, quiere sentar la cabeza y dedicarse a los estudios. Como “polos opuestos se atraen”, entre ambos surge el amor, pero un turbio productor reaparece para convence a Danielle de que vuelva a las andadas. Elisha Cuthbert, hija de Kiefer Sutherland en la serie 24, es la cara más conocida de esta comedieta sexual. El film abunda en chistes subidos de tono, mientras sigue la pista de unos jovencitos obsesionados por perder su virginidad.

3/10
A por todas de nuevo

2004 | Bring It On Again

En España no nos damos cuenta del calibre del tema, pero las animadoras o ‘cheerleaders’ son toda una institución al otro lado del Atlántico. Los jugadores de fútbol americano en Estados Unidos dan lo mejor de sí gracias al apoyo de estas chicas: con su belleza y sus graciosas cabriolas se convierten en un estupendo aliado cara a lograr la victoria en los partidos. El film que nos ocupa sigue las andanzas de Whittier Smith, una jovencita recién llegada a la universidad, cuya mayor ilusión es descollar en las actividades extracurriculares como animadora de postín. Pero la cosa no es tan sencilla, pues las animadoras de esa universidad son lo mejor de lo mejor, y a lo largo de su historia han recabado premios a porrillo. Cuando Whittier se presenta a la prueba para ingresar en el grupo, es aceptada. Pero la entrenadora recibe una imposición del decano: debe dar a la recién llegada el puesto de jefe de animadoras, pues es la más mona de todas. Esta entrada ‘por la puerta grande’ producirá inevitables celillos entre sus compañeras. Damon Santostefano, director de Tango para tres, otra comedia de rostros guapos y juveniles, teje los hilos de una trama donde no faltan los romances, las zancadillas y las amistades puestas a prueba. Evidentemente, gran parte del atractivo del film reside en ver a las guapas féminas que integran el reparto. Asume el peso de la película, como protagonista absoluta, Anne Judson-Yager, quien no se ha prodigado mucho hasta ahora en la pantalla, aunque los muy ‘fijones’ quizá la reconozcan por su fugaz aparición en Minority Report, el film de Spielberg: allí aparecía en un spot que anuncia los estupendos servicios públicos que presta la brigada policial PreCrimen; una carrera más rica tiene Kevin Cooney, el decano, que ha participado como secundario en varias películas muy populares, como El club de los poetas muertos, Una rubia muy legal o Austin Powers.

3/10
Underworld

2003 | Underworld

Tras muchos siglos de guerra, los vampiros parecen tener dominados a sus enemigos más peligrosos: los hombres-lobo. Ambas razas se disputan la hegemonía inmortal del mundo de las tinieblas. Pero un hallazgo provoca un giro inesperado que desencadenará una batalla definitiva. Los licántropos buscan a un humano, el doctor Michael Corvin, y Selene, una guerrera vampira, averigua el porqué: su enemigos quieren utilizar su sangre para llevar a cabo una transformación en su raza que les hará invencibles frente a los chupasangres. Selene tendrá que llegar antes y retener al doctor lejos de sus enemigos. Unos cuantos vampiros y licántropos, una guerra ancestral, un romance improbable, estética “mod”, artes marciales, chica guapa, chico bueno y sangre en grandes proporciones… Con esos ingredientes la película no podía fallar. Y no falló: se convirtió rápidamente en número 1 de taquilla en USA y en España. Gran parte del mérito hay que achacárselo a la dirección del debutante Len Wiseman, que hasta entonces sólo había trabajado como decorador artístico en Stargate e Independence Day. Y es en esta faceta “externa” donde reside la fuerza de la película. Su atmósfera gótica está realmente lograda: ambientes oscurísimos, lluvias perpetuas, interiores recargados, contrastes luminosos y vestuario de diseño. Y a esa envoltura tenebrosa, ya de por sí fascinante, se añade la presencia de una actriz en alza que ha cambiado esta vez las sedas y los volantes por la licra negra ajustada y la capa de altos vuelos. Kate Beckinsale es protagonista absoluta, si bien es cierto que el joven Scott Speedman (Mi vida sin mí) hace un trabajo digno. Y atención a la aparición de Bill Nighy en un papel muy, pero que muy distinto, al del divertido y alocado rockero de Love Actually.

6/10
En el filo de las olas

2002 | Blue Crush

Las cosas de la vida. Susan Orlean, uno de cuyos artículos ha dado lugar a la compleja Adaptation. El ladrón de orquídeas, también escribió un reportaje sobre unas chicas surferas que ha dado lugar a un título mucho más ligero. Escenas de surf espectaculares (las olas son de impresión, con la cámara situada en los lugares más inverosímiles), nenas en bikini y sus devaneos amorosos, integran un film muy veraniego.

4/10
Claire, la chica de la foto

2001 | Picture Claire

Claire Beaucage pierde todo lo que tiene en un incendio. Decide viajar a Toronto, para vivir con su novio, Billy Stuart, pero la policía le confunde con una mujer acusada de asesinato. El buen hacer del reparto es lo más sobresaliente de este thriller menor que pretende imitar el cine de Alfred Hitchcock.

5/10
Amor loco, amor prohibido

2001 | Crazy/Beautiful

¿Amor imposible? Él es un chicano, pobre, buen estudiante, que vive en un barrio popular. Ella una pija, hija de papá, que es congresista ni más ni menos. Curiosamente estudian en el mismo instituto. Aunque existe atracción, los amigos y las familias de uno y otra no ven futuro en la relación. ¿Seguro? John Stockwell articula la enésima reedición de unos amores que recuerdan al inmortal clásico shakespeariano "Romeo y Julieta". Aunque sin sus versos.

4/10
Reglas del juego

2000 | Cheaters

Película basada en un hecho real, que al menos se aleja de los tópicos al uso del cine de profesores e institutos. En 1995 el profesor Plecki da clases en un instituto público de una zona deprimida de Chicago. Como todos los años, se encarga de preparar un equipo para participar en el campeonato de decatlon intelectual, un concurso de conocimientos con varias fases, local, estatal y nacional. Los chicos, seis participantes y un suplente, se preparan esforzadamente, y todo hace suponer que nos encontramos ante el típico film de superación, en que los chicos, a base de tesón, ganarán el certamen, o al menos llegarán muy lejos. Pero la trama da un quiebro notable cuando un miembro del equipo logra las respuestas del concurso anticipadamente. Tras algunos titubeos, deciden aprovechar la oportunidad de hacer trampas, pues consideran que el sistema es injusto -un colegio privado ha ganado diez años seguidos el decatlon; ellos parten con ventaja, piensan-; pero no contaban con los celos del miembro suplente del equipo, que envidia la popularidad de los otros. Hay que reconocer a esta producción televisiva de la HBO cierto punto de originalidad, con algunos quiebros narrativos que atrapan el interés del espectador. Pero su posición acerca de la moralidad de las acciones de profesor y alumnos es, cuando menos, ambigua: la justificación para trampear que parece defender, algo cínica, se agarra como a un clavo ardiendo a los privilegios que concede un sistema injusto, lo que propicia la moral del éxito a cualquier precio. En cualquier caso el film arroja elementos para el debate, ofrece una trama atractiva, y contiene un puñado de buenas interpretaciones.

5/10

Últimos tráilers y vídeos