IMG-LOGO

Biografía

Idris Elba

Idris Elba

47 años

Idris Elba

Nació el 06 de Septiembre de 1972 en Hackney, Londres, Reino Unido

Rebosante de humanidad

29 Agosto 2012

Parece el actor preferido de los británicos, e incluso de un par de hispanoparlantes. Idris Elba ha encarnado como nadie al policía más humano de los últimos tiempos, el gran John Luther. Resulta obligado seguir de cerca su trayectoria, este tipo promete –y no lo decimos por "Prometheus", donde incluso tira los tejos a la fría Charlize Theron– mucho.

Idrissa Akuna Elba, más conocido como Idris Elba, nació en Hackney, Londres, Inglaterra, el 6 de septiembre de 1972. Hijo único, sus padres son africanos de pura cepa, él de Sierra Leona, y ella de Ghana. Con 16 años dejó el colegio y aprovechó una beca para formarse como actor y músico en el National Youth Music Theatre. La modesta condición familiar obligó a Idris a ejercer oficios variados, entre ellos el de disc-jockey en garitos nocturnos con el apodo de Big Driis. La música siempre tendría importancia en su vida, y su amor al rap le llevaría a aparecer en vídeos musicales de Fat Joe y Giggs, a grabar canciones, e incluso a colaborar con Jay-Z en el álbum de American Gangster, película en la que tenía un papel.

Una forma interesante de intentar ganarse la vida, pensó Idris Elba, era introducirse en el mundo de la televisión. No fue fácil, pero a partir de 1995 empezaron a salirle papelitos, como el de gigoló en un episodio de la serie humorística Absolutamente fabulosas. Las tramas detectivescas también contaron con él, como en el caso de Ruth Rendell Misteries, pero sólo con Insiders (1997), Family Affairs (1997), la vampírica Ultraviolet (1998) y la forense Dangerfield (1999) consiguió papeles recurrentes. Precisamente en 1999 se casa con Kim Elba, con la que tendrá una hija, pero el matrimonio acabará rompiéndose.

Tras un papelito por fin en cine, en Buffalo Soldiers (2001), emprende la aventura americana. Primero son un par de episodios televisivos, en Ley y orden y CSI: Miami, pero luego llega una serie de culto, una de las favoritas del mismísimo presidente Obama, The Wire (Bajo escucha) (2003), donde da vida a un capo de las drogas a lo largo de 37 episodios.

Aunque en cine lo sigue intentando, sus papeles son de pequeña entidad. El cine de terror le requiere en 2007 para la olvidable La cosecha y la bastante más estimulante 28 semanas después, dirigida por el español Juan Carlos Fresnadillo. Otros títulos para pasar miedo en los que se involucra son Una noche para morir (2008), La semilla del mal (2009) y Obsesionada (2009). Se ve que con los cineastas británicos se encuentra a gusto, pues trabaja a las órdenes de Ridley Scott en American Gangster (2007), con quien repetirá en la ciencia ficción preAlien de Prometheus (2012). Y con Guy Ritchie hace RocknRolla (2008), también con gángsteres de por medio. Incluso siendo la adaptación de un cómic de Marvel genuinamente americano, es el muy british Kenneth Branagh el que le dirige en Thor (2011)

Pero sin duda el mejor trabajo de Idris Elba, que le ha dado el Globo de Oro entre otros premios, es el del detective John Luther en la serie policíaca Luther. La serie creada por Neil Cross tiene un pulso increíble a la hora de mostrar el rostro oscuro del mal en el siglo XXI, y el actor combina dureza, resolución, fragilidad y amor configurando a un personaje creíble, muy humano.

En la actualidad se aguarda con impaciencia el primer papel protagonista de Idris Elba en cine, Pacific Rim, a las órdenes de Guillermo del Toro, una historia de robots y alienígenas que promete.

Filmografía
Turn Up Charlie

2019 | Turn Up Charlie | Serie TV

Charlie es un DJ sin demasiado trabajo en Londres, su ciudad. Aunque aspiraba a grabar sus propios discos, no ha llegado a nada, y va dando tumbos mientras se dedica a lo que puede, viviendo en casa de su tía. El regreso de David, un amigo de la infancia, actor que ha triunfado en Hollywood, en compañía de su esposa Sara, que se dedica al mundo de la música, y su hijita Gabs, podría darle una oportunidad para dedicarse a lo suyo. Pero de momento le requieren para que haga de niñera de su precoz y consentida cría, que muy espabilada para su edad, resulta ingobernable, en parte porque sus ocupados padres han descuidado su atención en exceso. Sitcom con capítulos de media hora, creada por uno de sus protagonistas, Idris Elba, está desarrollada con buen ritmo. De entrada se diría concebida para toda la familia, pero la frivolidad de algunas bromas sexuales que no vienen demasiado a cuento, a veces puestas en boca de la niña protagonista, Frankie Hervey, desentonan. Y es una lástima, porque se juega bien con la idea de lo insoportable que puede ser una niña a la que sus padres no dedican el tiempo que deberían, concediéndole, en cambio, todo lo que una tarjeta de crédito puede comprar, que por supuesto, resulta insuficiente, no todo se alcanza con dinero.

6/10
Fast & Furious: Hobbs & Shaw

2019 | Fast & Furious: Hobbs & Shaw

Spin-off de la saga Fast & Furious o A todo gas, como fue conocida en España en sus inicios, que se centra en dos de los personajes, mencionados en el título, Hobbs y Shaw –encarnados por los especialistas en acción Dwayne Johnson y Jason Statham, con vocación de iniciar una subfranquicia. El argumento es más simple que el mecanismo de un botijo, pura excusa para orquestar impresionantes escenas de acción, adobadas con conflictos fraternales y familiares. Hobbs y Shaw son requeridos por los servicios secretos de sus países, tras el robo de un virus letal que estaba en manos del MI6, todo apunta a que ha sido una de las agentes, Hattie, la autora de la sustracción de un arma biológica peligrosa, que podría acabar con todo el planeta. Pero en realidad, la valerosa mujer de acción se ha inyectado en el cuerpo las cápsulas del virus para que no cayera en manos de Brixton, sicario de una organización que piensa que el futuro del planeta pasa por un paso evolutivo consistente en cargarse a casi todo bicho viviente con el virus, y confiar en la tecnología. De hecho Brixton, antiguo colega de Shaw, es medio cyborg, casi un terminator, equipado con sensores que le permiten evaluar a sus oponentes y dar letal respuesta adecuada a los mismos. David Leitch, bregado en el cine como especialista de escenas de acción, y director de segunda unidad en películas del género, pasó a director con Atómica y Deadpool 2. Su fuerte no estriba en pillar las sutilezas de un guion que carece de ellas –aquí firman el libreto Chris Morgan, habitual de la saga, y el recién llegado Drew Pearce–, sino en las escenas de acción y peleas, de las que hay un buen surtido, en su mayoría automovilísticas, faltaría más, destacan la de Londres y la de isla de Somoa. Son sin duda, vistosas, pero la película se alarga innecesariamente, dos horas y media resultan excesivas, y aún se atreven a incluir escenas post-crédito de dudoso interés. No faltan detalles humorísticos, un tono amable en general, y subtramas elementales sobre la rivalidad entre Hobbs y Shaw, obligados a formar equipo en contra de su voluntad, y la idea de recuperar las relaciones fraternales perdidas, ambos protagonistas tienen que hacer las paces con su pasado y redescubrir los lazos familiares y el cariño que importa. Al reparto se suman en esta ocasión dos actores con pedrigí, Idris Elba, el villano que es descrito en cierto momento como “un supermán negro”, y Vanessa Kirby, la princesa Margarita de The Crown. Lo de Helen Mirren, que repite como mamá de Shaw, es puro cameo, pero seguro que conlleva un sustancioso cheque.

5/10
Cats

2019 | Cats

Adaptación al cine del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, estrenado en los escenarios de Londres en 1981, y que se inspiraba en unos poemas felinos de T.S. Eliot. La trama transcurre durante una noche, cuando la gata blanca Victoria es abandonada en un callejón por sus desaprensivos dueños. Allí conoce a los gatos jélicos, que viven entre cubos de basura, pero que se muestran orgullosos de quienes son por su triple nombre, el que les dan los dueños, el personal, y sobre todo el secreto que no se puede revelar. Uno de ellos ascenderá esa noche a la capa celestial, para gozar de una nueva vida gelical, y los aspirantes deberán mostrar los méritos que les hacen acreedores de tal privilegio. Quien no juega demasiado limpio es Macavity, que hace desaparecer a quien se interpone en su camino. Había grandes esperanzas en que Tom Hooper, que trasladó a la pantalla con éxito el musical Los miserables, hiciera otro tanto con Cats. Pero el resultado es tremendamente decepcionante, cabría parafrasear el refrán y asegurar que “gato maullador, poco arañador”, porque su film gatuno se muestra visualmente desvaído casi desde el principio, por el aspecto de los actores caracterizados para la ocasión y por una paleta de colores e iluminación que en muchos momentos contribuye a la atmósfera gris que recorre roda la narración. Tal vez hay que concluir que Hooper se encuentra más cómodo con historias de corte realista como la obra de Victor Hugo o El discurso del rey, que con la fantasía que maneja en esta ocasión. Da idea de sus problemas el número de Rebel Wilson con ratoncitos con rostro humano “The Old Gumbie Cat”, donde los efectos visuales son un poquito chapuceros y risibles, la gata Jennyanydots parece diminuta. El director no logra crear empatía con los personajes, porque aparecen y desaparecen sin que sus cuitas importen demasiado, unos y otros parecen inconexos, defecto que no se trata apenas de disimular. De modo que el que más emoción debía despertar, Grizabella, interpretada por Jennifer Hudson, que canta muy bien sus temas “The Glamour Cat” y “Memory”, sólo lo logra por la fuerza de la composición musical, pero no porque nos toque la fibra sensible la compasión que la ingenua Victoria –la más bien sosita Francesca Hayward– siente por ella. Lo mismo cabe decir de Bombalurina, que le sirve a Taylor Swift para debutar en la pantalla grande cantando un nuevo tema, “Beautiful Ghosts”, pero vamos, que lo suyo no ha sido como Lady Gaga en Ha nacido una estrella, no hay para ella un papel digno de ese nombre, todo indica que se ha querido añadir al tirón del musical el de la cantante, saliendo el tiro por la culata.

4/10
Vengadores: Infinity War

2018 | Avengers: Infinity War

Meritoria película en lo que supone de enorme desafío de desarrollo y producción, al reunir a la mayor constelación de superhéroes Marvel jamás vista, lo que incluye idear una trama que justifique y dé algo de lustre a la presencia de cada uno de ellos, cuadrar las agendas de los actores que los interpretan y manejar una parafernalia de efectos especiales que hace realidad el dicho circense “más difícil todavía”. Los hermanos Russo, Anthony y Joe, avezados en el mundo de los superhéroes con sus películas de Capitán América -Capitán América: El soldado de invierno es de lo mejor que se ha hecho en este terreno en los últimos años, si exceptuamos la trilogía del caballero oscuro de Christopher Nolan-, parten de un guión hipersimple, concebido por dos colaboradores habituales, Christopher Markus y Stephen McFeely. Cuando se produjo el Big Bang que dio origen al universo, seis gemas se desperdigaron por los cuatro puntos cardinales, dando lugar a la diversidad galáctica que se observa en el film, con nuestra vieja amiga la Tierra, planetas ocupados por personajes olímpicos al estilo Thor y guardianes de la galaxia más de andar por casa. Ante el riesgo de la extinción total, el poderoso Thanos intenta reunir las seis piedras para aplicar una evolución selectiva, y salvar, principio del mal menor, la mitad del universo. Pero los vengadores, divididos antaño, volverá a unir fuerzas con otros poderosos aliados para tratar de impedirlo. Espero hasta ahora no haber hecho “spoilers”, desde la distribuidora nos ruegan encarecidamente silencio, plis. ¿Será “spoiler” decir que la Viuda Negra luce pelo rubio? Uy, perdón, ya me callo. En fin sea como fuere, el esquema argumental de defender o reunir piedras, según el bando donde uno se encuentre, permite dar entrada a todos los personajes e ir avanzando a golpe de espectaculares enfrentamientos a mamporro limpio, la acción no puede faltar, aunque ello punteado con algún pasaje más dramático y con muchos chistes y juegos de palabras. Y así el lienzo poco a poco se amplía, pasamos de la lucha persona a persona, o grupo a grupo, a la que mantienen auténticos ejércitos. Todo esto podía estar bien, pero el film guarda sorpresas en su chistera, y verdaderamente el clímax y desenlace que no deja a la espera de la próxima entrega, resulta muy notable y poderoso. Como cabe imaginar, no es una película para destacar las interpretaciones. Los actores se pliegan a sus personajes, la mayoría es de suponer que no habrán tenido que trabajar muchos días, y sus trajes y los efectos habrán facilitado su ausencia en escenas donde en otros tiempos deberían haber estado presentes. La película, naturalmente, es lo que es, pura diversión, pero se arriesga a ir un poco más allá sin duda, en la concepción de su final.

6/10
Thor: Ragnarok

2017 | Thor: Ragnarok

Tercera película de superhéroes Marvel con protagonismo principal para el personaje inspirado en los dioses de la mitología nórdica. Aquí, tras la muerte de su padre Odín, Thor debe impedir que ocurra el Ragnarok, una especie de terrible apocalipsis que destruiría la civilización asgariana; además, ha de enfrentarse con su malvada hermana primogénita Hela. Pero queda atrapado en un planeta donde debe combatir en un circo, a modo de gladiador. Y no puede ni imaginar el tremendo rival que le espera. El poco conocido Taika Waititi, guionista de la cinta de animación Disney Vaiana y director de la curiosa cinta familiar A la caza de los ñumanos, entrega un film entretenido, aunque desde luego no memorable, en que juega sobre todo con los cameos y la reunión de varios superhéroes –se autollaman en cierto momento “Los Vengativos”, a modo de broma sobre “Los Vengadores”–, ofrece peleas a granel con muchos y agotadores rayos, y añade elementos de humor, en ocasiones, justo es reconocerlo, muy divertidos. En el reparto Cate Blanchett está desaprovechada como villana, mientras que Jeff Goldblum se toma a broma su papel de organizador de combates, como reclama el guión, y supone un descubrimiento la “valkiria” Tessa Thompson, que destacó en Creed.

6/10
Guerrilla

2017 | Guerrilla | Serie TV

La torre oscura

2017 | The Dark Tower

Teniendo en cuenta que Stephen King es uno de los autores que cuenta con más adaptaciones cinematográficas, llama la atención que hasta 2017 no se hubiera llevado a cabo una traslación de "La Torre oscura", una saga de ocho novelas que King escribió a lo largo de treinta años, en la que el autor estadounidense ha creado una amplia epopeya en donde caben diversos mundos, criaturas fantásticas, viajes interdimensionales, personajes terroríficos. Que la producción de este mismo film haya tenido un azaroso desarrollo (se llegó a pensar en hacer tres películas bajo la producción de Ron Howard e incluso una serie de televisión) habla de las dificultades para trasladar a la pantalla esta monumental creación que mezcla numerosos géneros, como la ciencia ficción, el terror, las aventuras, la fantasía o el western. Los padres de Jake Chambers, un chaval adolescente que vive en Nueva York, están preocupados por él. Jake tiene pesadillas extrañas en donde ve cómo unas malvadas criaturas, ocultas bajo piel humana y lideradas por Walter, un demoniaco hombre de negro, secuestran niños en la Tierra y los utilizan para destruir una altísima torre situada en un universo desconocido. Esos seres parecen tener un sólo enemigo, el “Pistolero” Roland, un hombre inmune a las hechicerías del diabólico Walter. Cada vez que la torre se tambalea en las visiones de Jake, la Tierra sufre fuertes terremotos, prueba de que ambos mundos están conectados. Parece claro que el argumento del film es poca cosa si se tiene en cuenta la dimensión de la saga original. El equipo de guionistas, todos ellos pesos pesados, entre los que se encuentran Akiva Goldsman o Anders Thomas Jensen, ha cogido elementos de aquí y de allá, de una novela y de otra, y ha pergeñado un libreto quizá simple en sus planteamientos, pero que, una vez asumido que se tratará de una sola película, con las limitaciones que eso conlleva, tiene a su favor el gran dinamismo logrado. Porque La torre oscura es notablemente entretenida, mantiene siempre el atractivo, está bien narrada, dirigida con brío por el danés Nikolaj Arcel (Un asunto real) y ofrece elementos de interés (el uso de los propios dones, el cumplimiento de la misión, el peligro de la seducción de la venganza, la ausencia del padre), aunque la cuestión de fondo principal y la que aporta un tono apocalíptico al conjunto no es otra que la de la eterna lucha entre el bien y el mal, entre la luz y la oscuridad. La Torre oscura recuerda a otras producciones en donde los humanos son arrancados de su hábitat y deben asumir un importante papel en otros mundos. Son argumentos propuestos por filmes tan dispares como Matrix, Harry Potter y la piedra filosofal, Percy Jackson y el ladrón del rayo, El corredor del laberinto. El tema exige que el héroe esté a la altura. En este sentido, el trabajo del protagonista, el hasta el momento desconocido Tom Taylor, es muy convincente, pero sobre todo está flanqueado por dos lugartenientes cuyo antagonismo hace crecer la película, un Idris Elba que rebosa presencia y oficio, y un extraordinario Matthew McConaughey que borda su perverso personaje.

6/10
La montaña entre nosotros

2017 | The Mountain Between Us

Ben y Alex no se conocen de nada, pero ambos tienen asuntos urgentes que atender –una operación quirúrgica él, su propia boda ella– y la suspensión de su vuelo por la previsión de una tormenta supone una enorme contrariedad. Pero Alex, fotoperiodista de profesión, es una mujer de recursos, y contrata una avioneta para emprender viaje, y le propone a Ben compartirla. La decisión de aceptar supone un error, pues se van a estrellar en una zona montañosa cubierta por la nieve, y aunque sobreviven, nadie sabe que están ahí, y el tiempo empieza a correr en su contra. Decididamente al palestino Hany Abu-Assad se le dan mejor las historias que sitúa en su tierra –Paradise Now, Omar, Idol–, que las de corte hollywoodiense, aquí con dos grandes actores que ofrecen esforzadas interpretaciones, Idris Elba y Kate Winslet. En este caso adapta una novela de Charles Martin, con típica trama de supervivencia tras un accidente aéreo. Se juega con el contraste de caracteres de los dos protagonistas –él es cerebral, le gusta tener las cosas bajo control, mientras que ella se mueve por el corazón y tiene capacidad de asumir riesgos–, y la compañía de un perro fiel, para ir sembrando la narración de elementos relativos a situaciones peligrosas que hagan el largo metraje llevadero. El problema es que el film adolece de una exasperante arritmia, no avanza dinámicamente, casi el único punto de intriga real, y ello sólo hasta cierto punto, consiste en saber si surgirá la chispa del enamoramiento, sobre todo teniendo en cuenta que él, hermético en lo relativo a su vida personal, arrastra un matrimonio con problemas, mientras que ella estaba en vísperas de casarse. Y decididamente el modo de terminar resulta decepcionante. Aparte del trabajo interpretativo es destacable la preciosa fotografía de los pasajes montañosos, teóricamente del estado de Utah, aunque la película se ha rodado en Canadá.

5/10
Molly's Game

2017 | Molly's Game

Debut en la dirección del creador de El ala oeste de la Casa Blanca, y guionista de títulos como La red social y Moneyball. Como en las dos películas citadas, Aaron Sorkin parte de hechos reales que le interesan para trazar la historia de un personaje complejo, Molly Bloom, que fue conocida como “la princesa del póker” por organizar partidas de cartas clandestinas con apuestas altas e invitados de postín, entre ellos conocidas estrellas de Hollywood como Tobey Maguire, Leonardo DiCaprio y Ben Affleck, aunque ninguno de los nombres de estas “celebrities” aparece citado tal cual en el film. Curiosamente, la estructura del guión de Molly's Game se asemeja bastante al de otro título reciente protagonizado por la misma actriz, Jessica Chastain, me refiero a El caso Sloane. Como en esa película, se combinan los trazos biográficos de Molly Bloom, desde su carrera truncada como esquiadora acrobática y la relación difícil con su padre, entrenador y psicólogo, hasta su ascenso organizando partidas de póker cuyas ganancias personales declara puntualmente al fisco, con la preparación de su defensa después de que el FBI irrumpa en su casa, le embargue su cuenta corriente, y le acuse de conspiración por la organización de esas timbas en que habrían participado miembros destacados de la mafia rusa. Desvalida, acudirá al abogado Charlie Jaffey, célebre por su integridad, para que la represente. En él encontrará una suerte de nueva figura paterna, no en balde lo primero que Molly descubre en Charlie es el cuidado con éste sigue la educación de su hija adolescente, recomendándole valiosas lecturas. Se nota inmediatamente que un guionista está detrás de la película, Sorkin maneja un libreto de hierro, muy bien armado a partir de las memorias escritas por la propio Bloom, lo que evidentemente significa que ella queda bastante bien, a pesar de lo discutible de su profesión, que se explica por diversos condicionamientos familiares, y destaca la preocupación por sus clientes, cuando empiezan a excederse en sus apuestas, o su firme determinación de no proporcionar datos que puedan exponer su vida privada y destrozar a familias enteras. Hasta hay una especie de ética profesional que impide ligues con los clientes –se viste sexy, o se flirtea, pero ahí queda todo–, o entrar en turbios negocios de prostitución, o de connivencia con la mafia; y si hay abusos de sustancias o alcohol, se reconoce como lo que es, un error garrafal. Quizá en los tecnicismos de las partidas el neófito puede perderse, pero tampoco es de vital importancia. La narración es ágil, los saltos entre hilos narrativos coherentes, el uso de la voz en off el justo. Hay drama intenso y un puntito de intriga. Y los personajes secundarios, como algunos de los jugadores, están cuidados, aunque a veces sea con unos pocos trazos. Además de que Jessica Chastain sabe apropiarse de su personaje, ofreciendo una gran interpretación, como alguien deseosa de tocar poder, conocedora de las reglas del juego donde se ha sumergido, pero a la que falta un afecto en su vida actual. Aunque las carencias familiares, o el trato con el abogado llenan un poco ciertas lagunas, resulta extraña la ausencia de una vida personal en Molly adulta digna de ese nombre, e incluso la aparición del padre en cierto momento resulta un tanto postiza.

6/10
Star Trek: Más allá

2016 | Star Trek Beyond

Al capitán Kirk le está haciendo mella estar al frente de la nave Enterprise en una misión que durará cinco años, dedicada a la exploración de mundos desconocidos. Ya no sabe ni en qué día vive. Está a punto de contarle a su colaborador más cercano, Spock que se plantea su dimisión, pero ignora que éste también piensa colgar el uniforme, pues tras el fallecimiento del embajador Spock ha pensado en regresar al planeta Vulcano para relevarle en su labor. Antes de que puedan decir nada, la Federación les encomienda la misión de adentrarse en una nebulosa para rescatar a la tripulación de una astronave. Tras las dos primeras entregas de la nueva franquicia de Star Trek, J.J. Abrams abandonó la silla del director para ocuparse de Star Wars: El Despertar de la Fuerza, capítulo siete de la otra saga galáctica. Le sustituye Justin Lin, responsable de la mayoría de entregas de Fast & Furious. Como se esperaba, se ha llevado el film a su terreno, así que aquí prima la acción a mansalva, muchas veces inverosímil, pero todo se acepta de buen grado en un relato de ciencia ficción en el que parece que vale cualquier cosa. Se nota también que en el libreto ha colaborado el actor que da vida al ingeniero Scotty, Simon Pegg, especialista en escribir comedias como Zombies Party, por lo que el humor está más presente que nunca. Él mismo aprovecha su talento para la risa, sobre todo en las escenas de su personaje con la alienígena Jaylah, encarnada por Sofia Boutella, una buena incorporación a la serie, pero resulta especialmente divertida la relación entre Spock (Zachary Quinto) y el doctor McCoy (Karl Urban). Buen trabajo del reparto habitual, incluyendo a Chris Pine, que al final va a aprender a actuar, y a Zoe Saldana, que pone la nota romántica, en su relación con el vulcano de las orejas  puntiagudas. Resultan especialmente emotivas las breves intervenciones de Anton Yelchin, fallecido poco después de terminar el rodaje. En general se trata de un espectáculo lo suficientemente vistoso, con acertados homenajes a la serie e intérpretes originales, sobre todo al desaparecido Leonard Nimoy, que sacarán una lagrimilla a los fans de siempre, una elaborada partitura de Michael Giacchino, y un mensaje pacifista lleno de ‘buenismo’ pero positivo. Con todo ello, el espectador apenas percibe que en realidad desarrolla un argumento demasiado sencillo, que tiene problemas de ritmo, y que se desaprovecha el talento de Idris Elba en un villano tópico.

6/10
Asalto en París

2016 | Bastille Day

París. Richard Mason es un ladrón norteamericano que se dedica a trapichear por las calles y vender la mercancía sustraída en el mercado negro. Una noche birla el bolso a una joven, con tan mala suerte que éste contiene una bomba camuflada. Sin saber lo que hace, Richard dejará el bolso en una plaza y la explosión causará varios muertos. La policía gala empezará a cercarle y también irá tras él Sean Briar, un rudo agente de la CIA que acaba de recalar en la ciudad del Sena. Entretenido thriller de acción coproducido por Estados Unidos y varios países europeos y dirigido por el británico James Watkins, responsable de la sangrienta y desoladora Eden Lake. Aquí se pone manos a la obra para entregar un producto muy de género, también con lo fantasioso que conlleva ese calificativo, pero servido con un adecuado ritmo y con un guión que sin dejar de ser convencional está bien hilvanado, depara algunas críticas al mundo de la política y apenas pierde fuelle. Aunque algunos personajes están desaprovechados, sobre todo femeninos (Charlotte Le Bon y Kelly Reilly), lo cierto es que funciona la relación entre los dos protagonistas, bien interpretados por Idris Elba y Richard Madden.

5/10
100 calles

2016 | 100 Streets

Londres. Un matrimonio en crisis, debido a la infidelidad de él –ex estrella de nacional de rugby– y a la consecutiva infidelidad de ella, que intenta salir de ese estado y ser feliz con sus dos hijos pequeños; otro matrimonio sin hijos que aspira a poder adoptar un bebé; un joven camello que desea salir de la delincuencia y que conoce a un actor que podría ayudarle a vivir un futuro diferente. Tres historias humanas entrelazadas, algunas mínimamente apuntadas, que pinta un panorama dramático en cuanto a la búsqueda de la felicidad y la paz en los ciudadanos del Londres contemporáneo. El director Jim O'Hanlon logra imprimir la intensidad necesaria a cada una de las tramas narrativas, que interesan por igual, gracias a una estupenda labor actoral de un reparto a medias conocido, en donde sobresalen unos fantásticos Idris Elba y Gemma Arterton. La historias, sin dejar de ser realistas, y a menudo trágicas, ofrece una visión medianamente optimista, lo cual no significa que a menudo las vidas de las personas retratadas sean plenas o perfectas, nada más lejos de la vida real.

6/10
Vengadores. La era de Ultrón

2015 | Avengers: Age of Ultron

Reunir a un grupo de superhéroes de cómic (Iron Man, Thor, Capitán América, Viuda Negra, Hulk, Ojo de Halcón) interpretados por actores carismáticos (Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Jeremy Renner), que sumando fuerzas como Los Vengadores lograban enfrentarse con éxito a tremendas amenazas de dimensión planetaria y más allá, se reveló como jugada cinematográfica perfecta, la película Marvel Los Vengadores arrasó en taquilla, a la trama mínima para la espectacular acción se sumaba un tejido de relaciones entre superhéroes, con sus pequeños dramas personales y las necesarias dosis de humor. Ahora nuevamente Joss Whedon, director y guionista, insiste en la idea, que sigue siendo resultona, aunque menos novedosa. Una misión del grupo de superhéroes para encontrar cierto cetro que retiene la archienemiga organización Hydra, lleva a un viejo programa de armamentos desarrollado por Tony Stark, y a las terribles amenazas del malvado Ultrón y sus planes para soldados "mejorados", a partir de logros en el campo biológico de tejidos humanos, y donde también tienen cierta importancia cierto par de gemelos milagrosos, Quicksilver y Bruja Escarlata. Todo esto es desarrollado narrativamente con ritmo vertiginoso, entregando escenas de acción visualmente asombrosas, con el listón del "más difícil todavía", típico del espectáculo circense, cada vez en posición superior, la destrucción de edificios y ciudades enteras de una república de Europa del Este, resulta muy llamativa. Al tiempo se desarrollan un poco más los personajes, con ese amor imposible a lo Bella y Bestia que apuntan Viuda y Hulk, más el remanso de paz hogareño de Ojo de Halcón, y los hechizos de la gemela que despiertan diversos fantasmas de nuestros superhéroes. La película es un castillo de fuegos artificiales que disfrutarán sobre todo los más entregados a la causa Marvel. Muy entretenida y espectacular, también cabe decir que es algo más apabullante y confusa que su predecesora, por no decir, sencillamente, cansina. Por fortuna no faltan cierto golpes humorísticos, ese martillo de Thor que arrancará la sonrisa incluso del espectador más estólido.

6/10
Caza al asesino

2015 | The Gunman

La República Democrática del Congo. El nuevo ministro de minas podría dar al traste con los pingües beneficios que proporciona una trama de corrupción. Solución: matarlo. Lo hace un comando de francotiradores, que se ocupan supuestamente de la seguridad de una de las empresas de la zona, coordinado por Félix, un tipo que trabaja en una ONG. El ejecutor material es Terrier, que tras la operación debe desaparecer, lo que supone dejar atrás a su novia Annie, médico que realiza tareas humanitarias, y que acabará casada con Félix. Años después Terrier busca rehabilitarse trabajando en una ONG en África, pero unos tipos intentan liquidarle, y todo está ligado a su "trabajito" del pasado. Un auténtico despropósito de película, que acumula tópicos, personajes pésimamente dibujos y trucos de guión que no utilizaría el principiante menos preparado. Sorprende ver que Sean Penn, también productor y protagonista, figura además como coguionista, uno querría ser bien pensado e imaginar que ha tratado de tapar, sin éxito, los numerosos agujeros de un libreto que adapta una novela del desconocido Jean-Patrick Manchette. Y da un poco de vergüenza ajena el ejercicio de exhibicionismo muscular del actor, que muestra torso y poderosos bíceps en gran parte del metraje. El director francés Pierre Morel, que se inició con Luc Besson rodando Distrito 13, y que dio la campanada con Liam Neeson dirigiendo Venganza, se limita a rodar escenas de acción más o menos trepidante, algunas mejor resueltas que otras, como la delirante del clímax en una plaza de toros en España. Está bien que una cinta de puro entretenimiento adrenalítico trate de denunciar los abusos que se producen en África, de los que son víctimas principales los nativos. Y se agradece el enorme esfuerzo de producción donde han sumado fuerzas España, Francia y Reino Unido, incluidos actores de la talla de Penn, Javier Bardem e Idris Elba. Pero el resultado es tan inconsistente, algunas relaciones entre personajes tan absurdas –que Annie, la italiana Jasmine Trinca, aguante todo lo que aguanta a su novio y a su marido no tiene explicación posible, qué pobre retrato de mujer–, las diversas localizaciones tan caprichosas, que la película sólo puede ser calificada como tristemente fallida. 

2/10
Beasts of No Nation

2015 | Beasts of No Nation

Dura película sobre los niños de la guerra en un imaginario país africano, sin duda que a Cary Joji Fukunaga le preocupa personalmente el futuro de los jóvenes en los países del tercer mundo, pues su primer largometraje, Sin nombre, abordaba el drama de la arriesgada inmigración juvenil en Centroamérica. Adaptación de una novela de Uzodinma Iweala, se trata además del primer largometraje de ficción producido por Netflix, empresa especializada en ofrecer cine en streaming via internet. Y compitió por el León de Oro en el Festival de Venecia, lo que da idea de que se trata de una cinta ambiciosa y de calidad. Beast of No Nation sigue a Agu, un chaval de unos doce años, que vive una vida tranquila en su aldea con sus padres, un hermano mayor y una hermanita. Pero el país atraviesa una situación convulsa de guerra civil, con regímenes derrocados, militarares que se han hecho con el control del aparato del estado, y guerrillas que les combaten. El pueblo de Agu no puede ser un oasis permanentemente, y tras diversos avatares, Agu queda completamente aislado de su familia. Será adoptado por el Comandante de una de esas guerrillas, que le adiestrará para el combate, de modo que no le importe matar, a semejanza de otro compañero poco hablador, conocido como Trípode. Fukunaga firma el guión, dirige e incluso asume la fotografía de este film que no deja indiferente. Maneja el cineasta algunas ideas ingeniosas, como la de las ventana, empezando por el marco de un televisor vacío con el que Agu ve un partido de fútbol, la retransmisión imaginaria que luego le lleva a contemplar en vivo y en directo, sin intermediarios mediáticos, la barbarie y el horror de la guerra. La narración esta punteada por la voz en off del protagonista, que inicialmente es una oración a Dios, donde le confía a su familia, pero el tono progresivamente se hace más oscuro ante el silencio del Topoderoso que permite lo que está ocurriendo. Porque la forzada camaradería de los soldados hiela la sangre, no es alegre sino brutal y desalmada, está matando al niño que fue una vez Agu. De todos modos Fukunaga, dentro de las tribulaciones que nos obliga a visionar, mantiene un tono esperanzado, y ello lo hace sin recursos sensiblones, especialmente en el desenlace, de enorme fuerza.

7/10
Sin escrúpulos

2014 | No Good Deed

Terri (Taraji P. Henson) es una abnegada esposa y madre de dos hijos que vive una vida idílica a las afueras de Atlanta cuando Colin (Idris Elba), un encantador pero peligroso convicto fugado, aparece en su puerta afirmando aber sufrido una avería. Terri le ofrece su teléfono para ayudarlo, pero pronto descubre que su buen gesto le pasará factura y tendrá que luchar para sobrevivir cuando él invade su casa y aterroriza a su familia...

Pacific Rim

2013 | Pacific Rim

Futuro imperfecto. A través de una brecha en el interior de la Tierra han hecho su aparición desde otra dimensión unos monstruos terribles, los Kaijus. Para combatir a estos alienígenas letales los terrícolas usan los Jaegers, unos robots descomunales, que necesitan ser manejados por dos pilotos, usando las habilidades de sus hemisferios cerebrales derecho e izquierdo, lo que les obliga a compartir sus recuerdos mediante un procedimiento conocido como la Deriva. Raleigh Becket es un piloto retirado tras la muerte de su hermano, con el que conducía un Jaeger, que se reincorpora al servicio para hacer tándem, tal vez, con Mako Mori, una joven nipona que arrastra un trauma de su niñez relacionado con los Kaijus, pero con grandes habilidades. Pacific Rim podría definirse como una película apocalíptica de Godzillas contra Transformers, o mejor aún, contra Mazingers Z, ya que los robots de esos dibujos animados eran manejados por un piloto. Hay mucho ruido y mucha chatarrería, para demolir edificios los Kaijus y los Jaegers se las pintan solos. La historia original (!?) la firma un tal Travis Beacham, que ya hizo otra película con muchos destrozos, Furia de titanes, al que se suma el propio director, Guillermo del Toro, quien contribuye seguramente a humanizar un poco la cosa, lo que es de agradecer. Ello además de contar con sus amiguetes para pequeños papeles –Ron Perlman e incluso el amiguete Santiago Segura–, e introducir sus personales diseños y su particular sentido del humor, que se nota sobre todo en los científicos friquis y en los contrabandistas de restos orgánicos de Kaijus. También hay espacio para elementos propios de cuento, tan gusto de Del Toro, sobre todo en los recuerdos infantiles de Mako, que pueden hacer pensar, remotamente, en El laberinto del fauno. El diseño de producción de Pacific Rim puede ser impresionante, pero al final todo son fuegos de artificio que aturden en exceso, con presencia de criaturas y robots de distinta generación, seguramente para vender los correspondientes juguetes y hacer un poco más de caja. Probablemente no es casual la idea de emparentar los Kaijus con los dinosaurios, si a los chavales les encantan las criaturas prehistóricas, ahora se trataría de encandilarles con los letales bichos de nueva generación. Cita Del Toro a Alexander Korda como referente de su película, aunque nos da la impresión que el cine de aventuras de antaño del británico era otra cosa. Resulta curioso ver cómo los actores se esfuerzan en Pacific Rim. Hay lógica en la elección de intérpretes “baratos”, o sea, no estrellas que exijan cifras millonarias. Guaperas como Charlie Hunnam simplemente cumplen, y otros como Perlman y Segura, o los científicos Charlie Day y Burn Gorman simplemente siguen la corriente a Del Toro para provocar risas entre los fans. Se toman en serio, quizá demasiado para lo que de sí dan sus personajes, Idris Elba y Rinko Kikuchi, con su muy especial relación paternofilial.

5/10
Luther (3ª temporada)

2013 | Luther | Serie TV

El atormentado detective de la policía John Luther sigue investigando truculentos casos con asesinos psicópatas detrás, mientras su alma sigue turbada y sin encontrar la paz. Por si fuera poco, sin que él lo sepa se ha iniciado una investigación interna por la sospecha de que, cara a resolver sus casos, Luther manipula pruebas y recurre a métodos heterodoxos, y se quiere contar con el testimonio de su compañero de fatigas Justin Ripley. Mientras tanto, a Luther le toca indagar en el 'modus operandi' de un asesino que parece conectado con muchos de sus viejos casos, y todo parece apuntar a alguien que está consiguiendo adeptos discípulos para cometer crímenes que él no ejecuta con sus propias manos. La madeja se enreda, pero en el camino Luther conoce a una mujer con la que conecta y descubre que tal vez debería confiar más en la naturaleza humana, a pesar de que con frecuencia ésta decepciona. Tras dos años de ausencia en la pequeña pantalla regresa el complejo detective de la policía creado por Neil Cross, a quien da vida con habilidad Idris Elba. Se mantiene cierta capacidad de sorprender y la habilidad para crear atmósferas inquietantes, incluido algún pasaje que no desentonaría en una película de terror. Y aunque ya conocemos a Luther esta tercera temporada logra que ahondemos un poco más en el personaje y en sus ansias de escapar a la soledad.

6/10
Mandela: Del mito al hombre

2013 | Mandela: Long Walk to Freedom

Un inteligente biopic del recientemente fallecido Nelson Mandela, que huye del academicismo al uso y las miradas complacientes. Y ello aunque adapta la autobiografía del líder sudafricano, y ha contado con la aprobación de su familia. El guión tiene detrás a William Nicholson, que ha escrito libretos basados en personajes reales como C.S. Lewis (Tierras de penumbra), además de títulos tan populares como Gladiator y Los miserables, el musical. Mandela: Del mito al hombre sigue una estructura clásica líneal, con algunos apuntes con voz en off, pero sabe ventilarse en la escena inicial la infancia para apuntalar mejor la narración sobre momentos determinantes de la vida de Mandela, como son el ejercicio de la abogacía, su compromiso por los derechos civiles, el recurso a medios expeditivos para lograrlos, su época de prisión, y la voluntad de recorrer e indicar el camino de la paz para lograr la deseable convivencia de todos en Sudáfrica. Las transiciones de unos momentos a otros se suceden con naturalidad, y gracias a un generoso presupuesto aletea un tono épico, con escenas de muchedumbres y buena reconstrucción de las diferentes épocas. Porque entre las virtudes del film que dirige Justin Chadwick destaca el hecho de que no parecen existir agujeros o saltos abruptos en lo que se cuenta, y que evita cualquier sensación de que se esté vendiendo moralina, o de que se estén buscando culpables del aborrecible apartheid. Visionando el film se pueden entender el odio y la violencia de los oprimidos, somos humanos, pero mientras se indica que el amor y la paz conforman mejor camino, incluso por puro pragmatismo. Por otro lado se nos señala que Nelson Mandela es un hombre extraordinario, pero un hombre al fin y al cabo. Lo que significa que tiene flaquezas ­–las relaciones con las mujeres–, pero también una admirable capacidad para el perdón, y para no dejarse dominar por las simples emociones. Idris Elba, conocido por sus trabajos televisivos en The Wire y Luther, hace un formidable trabajo, y sabe transmitir su pena por la transformación de la mujer a la que amó, Winnie –bien la chica Bond Naomie Harris, en un papel incómodo–, que sucumbe al odio que tantos estragos causa. Hay un gran acierto en el resto del reparto, compuesto de absolutos desconocidos, que dan vida a familiares y compañeros políticos del CNA de Mandela, más los guardianes blancos y a los mandatarios que negociaron la resolución de lo que parecía un callejón sin salida.

7/10
Thor: El mundo oscuro

2013 | Thor: The Dark World

La antigua raza de los elfos oscuros, liderada por el siniestro Malekith, pretende sumir el universo en la oscuridad con la ayuda de una misteriosa sustancia llamada Éter. Mientras la científica Jane Foster se encuentra investigando campos gravitatorios en la Tierra el éter se apoderará de ella. Malekith irá en su busca y Thor será el único obstáculo entre el elfo y Jane. Aunque no repiten los directores y guionistas de Thor (2011), esta secuela mantiene y aún quizá supera a su predecesora. Tiene a su favor que la acción no cesa, ya que nos mete en harina desde la primera imagen y elude con virtuosismo presentaciones más o menos ingeniosas o dramáticas. Detrás de las cámaras se ha situado esta vez Alan Taylor, acostumbrado al medio televisivo y últimamente curtido en la serie Juego de Tronos, mientras que el remodelado equipo de guionistas está encabezado por Christopher Yost, especialista en la adaptación de comics, seguido de Christopher Markus y Stephen McFeely, los cuales formaron ya equipo en Capitán América: El primer vengador y en las tres primeras películas que adaptan “Las crónicas de Narnia” de C.S. Lewis. Por encima de cualquier otro elemento, el film sobresale por su excelente factura visual, con preciosistas imágenes de planetas, como la de Asgard, y unos efectos especiales sencillamente perfectos que, esta vez sí, la tecnología en 3D abrillanta sin lugar a dudas. Toda esa imaginería está al servicio sobre todo de la acción, momentos apabullantes que tienen un poco de todo, desde las clásicas peleas a puñetazos hasta persecuciones de naves al más puro estilo de La guerra de las galaxias. Pero hay muchos otros elementos que hacen de Thor: El mundo oscuro una buena película de superhéroes. El guión dedica a los diferentes personajes su espacio propio, aunque Thor (Chris Hemsworth) y la científica Jane Foster (Natalie Portman) se lleven el protagonismo. A los momentos álgidos para la reina Frigga (Rene Russo), el rey Odín (Anthony Hopkins), el vigilante del puente de Bifrost (Idris Elba), la luchadora asgardiana Sif (Jaimie Alexander) o los terrícolas Darcy (Kat Dennings) y el Dr. Selvig (Stellan Skarsgård), se suma el que es verdaderamente el plato fuerte del guión: la fascinante presencia del hermanastro de Thor, el alocado y peligroso Loki (excelente Tom Hiddleston). El dúo Thor-Loki es sin duda lo mejor del film y, además de acción y enfrentamientos entre dos caracteres tan opuestos, se despacha un excelente sentido del humor, con numerosos gags –alguno de ellos tremendamente osado– que funcionan a la perfección, además de alguna que otra sorpresa... Tan atractivo resulta el duelo fraterno que el malvado Malekith pierde fuerza y se convierte en un personaje un tanto tópico, de nula profundad. A esto se suman también algunas invenciones poco logradas, como el modo en que el éter entra en Jane o ciertas coincidencias de cuchufleta. De todas formas, el conjunto no se resiente demasiado de estos leves traspiés y cumple como vehículo para el entretenimiento. Dicho esto, es pertinente avisar a los espectadores que, al término del film, permanezcan en sus asientos escuchando la banda sonora de Brian Taylor hasta que se enciendan las luces. Y no sólo para disfrutarla sino para no perderse dos secuencias de la película escondidas entre los títulos de crédito.

6/10
Ghost Rider: Espíritu de venganza

2012 | Ghost Rider: Spirit of Vengeance

Ghost Rider: Espíritu de venganza es la segunda entrega de las peripecias del cadavérico motorista Johnny Blaze, popular personaje de Marvel, creado en 1972 por Gary Friedich y Mike Ploog. El protagonista vuelve a estar interpretado por un Nicolas Cage que desde hace tiempo ha perdido el norte. Ya no repite su 'partenaire' femenina, Eva Mendes, mientras que el director original, Mark Steven Johnson (Daredevil), ha sido sustituido por Mark Neveldine y Brian Taylor, creadores de Crank, veneno en la sangre y su continuación. En esta ocasión, Blaze ha decidido apartarse de sus conocidos, y viaja en su moto por el este de Europa, donde a solas consigo mismo logra controlar su alma atormentada y vengativa. Pero acude a su encuentro Moreau, experto en armamento y miembro de una especie de orden monacal, que necesita localizar y proteger a Danny, un niño que sobrevive con su madre a base de pequeños robos, y que tiene detrás a una demoníaca figura y sus sicarios. A cambio de su ayuda, Moreau le promete a Blaze que le liberará de la maldición de convertirse en el fantasmal motorista. Obviamente no se esperaba demasiado de esta propuesta, pues su antecesora no pasaba de ser una sucesión de efectos especiales de calidad baja, con personajes planos, y numerosas secuencias de acción poco imaginativas a ritmo de rock duro. Los nuevos realizadores tampoco son una maravilla, y únicamente la presencia entre los guionistas del especialista en superhéroes David S. Goyer (Blade, Batman Begins, El caballero oscuro) permitía albergar esperanzas. Efectivamente, lo que se ve en Ghost Rider: Espíritu de venganza es más de lo mismo, pero sin el efecto 'novedad'. Además, Cage sigue realizando gestos de lo más histriónico, su compañera Violante Placido (El americano) no se cree mucho su papel, aparece brevemente Christopher Lambert hipermaquillado con un look de malvado ridículo, y únicamente se salvan un poco el siempre solvente Ciaran Hinds -muy por debajo de su nivel habitual- y el niño Fergus Riordan (protagonista de De mayor quiero ser soldado). Así de negro el panorama, al menos se agradece su falta absoluta de pretensiones, su humor -quizás un tanto involuntario- en diálogos grandilocuentes o directamente surrealistas, cierto esfuerzo por equilibrar su tono macarra, con los parámetros del cine de aventuras juvenil, y su intento de humanizar un tanto al personaje central dotándole de instinto paternal y espíritu de sacrificio.

3/10
Prometheus

2012 | Prometheus

Ridley Scott retoma el universo de Alien, el octavo pasajero, más de treinta años después del estreno. Prometheus viene a ser una precuela que explica interrogantes de la trama de aquel film, uno de los más influyentes en el terreno de la ciencia ficcion y el terror de finales del siglo XX. Una pareja de investigadores realiza un sorprendente descubrimiento en una excavación arqueológica, en la que encuentran un mapa hacia un planeta lejano en el que todo parece indicar que se podrían encontrar pistas sobre el origen de la humanidad. La corporación Weiland envía al lugar a la astronave exploradora Prometheus, con numerosos tripulantes a bordo, lo que incluye a los investigadores, Janek –el capitán–, David –un androide que aprende qué es la humanidad visionando secuencias de Lawrence de Arabia– y la misteriosa Meredith Vickers, máxima representante de la empresa a bordo. En Prometheus, Ridley Scott vuelve a demostrar una vez más su potencia visual en secuencias como la apertura, que presenta el enigmático sacrificio de un gigantesco ser extraterrestre, o la terrible cesárea del personaje de Noomi Rapace. Se sigue con interés, pues despierta cierta intriga, cortesía del guión de Jon Spaihts (La hora más oscura) y Damon Lindelof, alma matter de Perdidos (si bien como ocurría en la serie, la resolución no acaba de estar a la altura de las expectativas). El conjunto apela a la nostalgia de los que tienen un buen recuerdo de Alien, por sus numerosos elementos rescatados de aquélla, como las cámaras de criogenización, los diseños biotecnológicos de H.R. Giger, etc. Remite también a 2001: una odisea del espacio, por su tono de ciencia ficción metafísica y especulativa, y por algún detalle del argumento (un hallazgo arqueológico conduce a la humanidad a un lugar remoto del universo, las similitudes entre el androide y Hal 9000, etc). Y curiosamente apunta reflexiones sobre los temas centrales de la otra gran película fantástica de Ridley Scott, Blade Runner, es decir, el paso del tiempo, la inevitabilidad de la muerte, y la búsqueda del creador. El cineasta, que también prepara una revisión de aquel film, estrena Prometheus con 74 años, por lo que su preocupación por estos asuntos parece explicable y humana. Sin embargo, Prometheus se salda finalmente con una sensación de cierto desencanto. Su apelación a los asuntos trascendentales citados se queda finalmente en poca cosa, sus explicaciones sobre los aliens se antojan excesivamente arbitrarias y enmarañadas, apenas aporta secuencias que parezcan novedosas, y se circunscribe al esquema del primer Alien, por lo que muchos momentos clave ya se han visto. Pero el principal defecto de Prometheus es la falta de profundidad de los personajes. Poco se sabe sobre la práctica totalidad de la numerosa tripulación de la nave, pues el film de Ridley Scott sólo parece describir con la suficiente hondura a Elizabeth, el personaje interpretado a la perfección por Noomi Rapace, que puede quitarse el encasillamiento como Lisbeth Salander. También se entiende más o menos a David, con el que Michael Fassbender demuestra que no hay personaje difícil para él, aunque sea un androide inhumano. Los demás, aparecen tímidamente apuntados, como el que encarna la siempre solvente pero esta vez algo perdida Charlize Theron, representante de los oscuros intereses de la corporación que podría haber dado mucho más juego. Del capitán que interpreta el correcto Idris Elba se sabe que es jocoso y poco más, el abuelo Peter Weyland (Guy Pearce con un exceso de maquillaje) es un personaje unidimensional, y el resto se queda en mera comparsa. La consecuencia es que los momentos que deberían ser cruciales (muertes o heroicos sacrificios) carecen por completo de dramatismo.

5/10
Thor

2011 | Thor

El reino mítico de Asgard, un planeta donde moran los dioses de la mitología nórdica. Allí reina Odín, que con su sabiduría se esfuerza en mantener la paz con sus belicosos vecinos de Jotunheim, los gigantes de hielo. No es fácil, pues el mismo día en que debía ser coronado rey su hijo Thor, sufren un ataque que es repelido. Pero el impulsivo Thor, desoyendo las órdenes paternas, arrastra a sus amigos guerreros y a su envidioso hermano Loki a pergeñar una venganza por su cuenta. El resultado será el destierro, y Thor va a parar a la Tierra, en el desierto de Nuevo México, donde la astrofísica Jane estudia los cuerpos celestes en una concienzuda investigación que corre peligro por culpa de agentes del gobierno. Adaptación del cómic de Marvel creado en 1962 por Stan Lee y Jack Kirby. Ante el goteo cansino que no cesa, de superhéroes que saltan de la viñeta a la pantalla, la duda en este caso, teniendo tras la cámara al shakespereano Kenneth Branagh, residía en si el cineasta sería capaz de insuflar resonancias de gran drama a las rencillas familiares y de poder de los dioses nórdicos, Thor y compañía. Pues bien, conviene no llevarse a engaño. Aquí tenemos un film pasablemente entretenido, pero las diferencias paternofiliales o fraternales no dan para mucho, por mucha frase grandilocuente que se haya preparado para la ocasión, o el selecto reparto con dos actores oscarizados, Anthony Hopkins y Natalie Portman. En realidad lo más logrado en relación a la trama es la parte que podríamos denominar “de comedia”, en que se juega con la clásica situación de “pez fuera del agua”, o sea, “dios fuera de su Olimpo”, donde ciertamente hay algún gag divertido, en que las andanzas de Chris Hemsworth pueden recordar también a las de otro superhéroe de Lee y Kirby, el increíble Hulk, o a Tarzán paseándose por la ciudad de los rascacielos en Tarzán en Nueva York. También parece haber un guiño a E.T., el extraterrestre, con el despliegue de siniestros agentes del gobierno alrededor del meteorito-martillo de Thor, caído en medio del desierto. No faltan, como es habitual, las referencias que sólo los más fans del universo Marvel sabrán captar para su goce personal, y que preparan el terreno a la próxima llegada fílmica de “Los vengadores”. Por lo demás hay un gran esfuerzo en el apartado visual, con el puente que une mundos diversos, o los planetas míticos de Asgard, con su peculiar arquitectura, o los hielos de Jotynheim. Pero la parafernalia digital puede agotar, y es que a estas alturas, entre videojuegos y pelis de efectos especiales, empieza a haber una cierta saturación.

5/10
Luther (2ª temporada)

2011 | Luther | Serie TV

Segunda temporada de una de las mejores series policíacas de los últimos, se diría que es la respuesta británica a la saga del inspector sueco Kurt Wallander. Seguimos a John Luther, destrozado tras la muerte de su esposa, hasta el punto de pensar en el suicidio en el tiempo en que está retirado del servicio. Pero vuelve a ponerse al servicio de la ley y el bien que ésta intenta preservar en medio de un mundo cada vez más depravado y difícil de entender. De modo que afronta dos nuevos casos que presentan el rasgo común de tener detrás a criminales irracionales y ultraviolentos: uno de ellos mata con una máscara, en los que parecen asesinatos escenificados que buscan público; en el otro un silencioso asesino se comporta con brutalidad extrema como si siguiera una extraña y moderna liturgia, difícil de descifrar. Por si fuera tarea sencilla su trabajo policial, a Luther le toca ejercer de "niñera" sacando del mundo de la mafia pornográfica a una jovencita, a la que esconde en su propia casa. Neil Cross prueba su capacidad para seguir desarrollando las andanzas de un héroe para los tiempos modernos, donde resulta clave incidir en las mentes paradójicas de los criminales, sin sentido moral, muy razonables en su irracionalidad, ya se sabe que como señaló Goya "los sueños de la razón producen monstruos". En todo caso, y esto es eterno, a la hora de enfrentarse el mal resultan clave unos principios y el amor incondicional hasta el sacrificio. Idris Elba es el actor ideal para encarnar a dicho héroe.

8/10
Ladrones

2010 | Takers

Cinco amiguetes consiguen mantener una vida de grandes lujos, coches caros y muchos gastos a base de los sustanciosos botines de sus atracos a bancos. Siempre han planificado al milímetro sus golpes, de modo que hasta el momento no les han detenido. El único “percance” es que años atrás atraparon a Ghost, un viejo compañero, que tras cumplir su condena sale de la cárcel. Éste tiene información sobre un furgón que transporta una gran cantidad de dinero y les propone a sus antiguos compañeros dar un golpe. Mientras, Jack Welles, un violento policía que ha sacrificado su vida personal para imponer la justicia, se propone atrapar a la banda, cueste lo que cueste. Estamos ante otra típica cinta más de policías y ladrones. El desconocido cineasta John Luessenhop, que hasta ahora sólo tenía en su haber Prisión sin ley, del año 2000, coescribe y dirige esta actualización de clásicos del género como La jungla de asfalto. Los personajes son clichés, el esquema recuerda al de cualquier otra película del género, y el guión no tiene demasiada complicaciones. La trama es hueca, salvo por alguna pequeña nota sobre la corrupción, la lealtad y la traición. Sin embargo, el tal Luessenhop ha reclutado a actores lo suficientemente solventes, entre los que se debe mencionar a Matt Dillon –muy creíble como duro policía– y Paul Walker, que logra que el público empatice con su amoral personaje. Las actrices principales, Zoe Saldana y Marianne Jean-Baptiste, pese a su buen hacer, apenas tienen cancha. El ritmo es dinámico, y técnicamente es un film impecable. Los tiroteos y persecuciones están bien rodados, en un estilo que quiere recordar –las comparaciones son odiosas– a películas de Michael Mann tipo Heat.

5/10
Los perdedores

2010 | The Losers

Historia de traición y venganza centrada en los miembros de una unidad de élite de las Fuerzas Especiales enviados a la selva de Bolivia para una misión de búsqueda y destrucción. Sin embargo, el equipo pronto descubre que ellos son el blanco de una traición mortal instigada desde dentro por un poderoso enemigo conocido simplemente como Max. Tópica película de acción, aunque bien rodada y con escenas espectaculares. Lo mejor es el solvente reparto, con rostros tan conocidos como los de Zoe Saldana o Chris Evans, o la presencia del español Óscar Jaenada.

4/10
Luther

2010 | Luther | Serie TV

John Luther es un brillante oficial de la policía londinense, con una increíble capacidad para entender la mente criminal. Aunque pertrechado de un exigente código moral, un instante de titubeo le llevó a permitir que Henry, un perverso asesino que abusaba de menores, cayera al vacío y quedara en coma. Después de unos meses de suspensión en que se investigaba su actuación, y en que su matrimonio con Zoe ha seguido descomponiéndose, se reincorpora al servicio. Le toca investigar la muerte de un matrimonio de ancianos, asesinados en su domicilio, se diría que a sangre fría. Pronto se convencerá de que detrás del doble homicidio está la inteligentísima hija de los asesinados, Alice, que comienza a tener con Luther una relación muy especial. Original y brillantísima serie policíaca de la BBC creada por Neil Cross. Se las arregla para presentar investigaciones nada convencionales, como la de los asesinatos perpetrados por un veterano de la guerra de Irak a instancias de su padre, y ello a la vez que desarrolla el arco de la vida personal del interesantísimo Luther -gran trabajo de Idris Elba-, y esa extraña relación que surge con la diabólica Alice, que recuerda un tanto a la que tenían la agente del FBI Clarice Sterling y el serial killer Hannibal Lecter en El silencio de los corderos. La serie incide en crímenes de circunstancias especialmente depravadas, se diría que son casi irracionales, de modo que Luther sería una especie de moderno exorcista a la hora de enfrentarse a los asesinos.

8/10
La semilla del mal

2009 | The Unborn

El guionista y director David S. Goyer ha alcanzado cierta notoriedad gracias a los libretos de Dark City, Batman Begins o El caballero oscuro, aunque en la faceta de dirección se ha prodigado menos y con éxito más moderado. Aquí se responsabiliza de ambos aspectos de la película y el resultado es muy decepcionante. Casey, una joven que vive traumada por el suicidio de su madre cuando ella era muy pequeña, comienza a experimentar extraños sueños relacionados con un feto. Hasta aquí, nada importante. Pero la alarma salta cuando los sueños toman forma en la realidad con lo que parece la posesión de un niño que amenaza de muerte a Casey y sus amigos. Tras varias pesquisas, la joven descubre que los sucesos están relacionados con un espíritu maligno judío llamado dybbuk, con un hermano gemelo de ella que no llegó a nacer y con un pasado familiar que se remonta varias generaciones... Es innegable que la historia y el mismo título en español no esconden su intención de apropiarse del elemento demoniaco de La semilla del diablo: el Mal personificado quiere nacer el mundo. Pero ahí acaba todo. La excesiva acumulación de tópicos crea la sensación de lo visto y mil veces visto: jovencita muy sexy y angustiada, sustitos nada originales en torno a los espejos, incrédulas e ingenuas amistades, expertos en demonios, espíritus malignos al estilo El exorcista, niños fantasmagóricos, horribles experiencias o alucinaciones que parecen reales, etc. E incluso hay una rebuscada referencia a los experimentos nazis en el holocausto. Y el eclecticismo va aún más allá cuando se trata de religión, pues se incide en la idea de que todas las religiones comparten elementos exorcistas. Un guión con tantos lugares comunes resulta muy inverosímil y no impresiona; aunque quizá se salven un par de escenas de posesión diabólica. Los actores se esfuerzan, sobre todo la joven protagonista Odette Yustman (Monstruoso) y su novio Cam Gigandet (Crepúsculo), pero los personajes son demasiado del montón. Llama la atención la presencia de Gary Oldman en tan pobre despropósito.

3/10
Obsesionada

2009 | Obsessed

Sharon Charles acaba de trasladarse a la casa de sus sueños, gracias a que acaban de ascender a su marido, Derek, con el que tuvo un niño. Derek mantiene una cordial relación laboral con una nueva compañera, Lisa, aparentemente perfecta. Pero durante la fiesta de Navidad de la empresa, Lisa deja claras sus intenciones, al abalanzarse sobre Derek, por el que se siente atraída. Éste tiene claro que quiere a su esposa, se resiste a sus encantos, e intenta razonar con Lisa. Pero ella volverá a intentarlo, no acepta un no por respuesta, y parece dispuesta a cualquier locura por estar con él. Producción concebida para explotar la popularidad de la cantante Beyoncé Knowles, que ha aparecido en películas como Cadillac Records y Dreamgirls. Esta estrella está acompañada por Ali Larter, que triunfa como una de las protagonistas de la serie Héroes. Supone el debut en la pantalla grande del realizador Steve Shill, veterano que lleva más de tres décadas dirigiendo series televisivas. El desarrollo es convencional y predecible, y recuerda excesivamente a Atracción fatal, con la ligerísima variante de que las víctimas son un matrimonio afroamericano, perseguidos por una blanca. La otras veces convincente Beyoncé ofrece una actuación estereotipada, así como el actor que interpreta a su marido, Idris Elba, sobradamente conocido por quienes hayan visto la serie The Wire. Se esfuerza un poco más Ali Larter, pero aún así no llega al nivel de Glenn Close, que le ha servido de modelo en la película antes mencionada.

3/10
Una noche para morir

2008 | Prom Night

Donna Keppel quedó traumatizada cuando un profesor de su instituto, obsesionado con ella, asesino a su madre y a toda su familia. Ahora, tres años después de aquellos sucesos, Donna asiste al baile de graduación del instituto, y coincidiendo con ese acontecimiento, la policía local recibe la notificación de que el psicópata ha escapado de la cárcel. ¿Les suena de algo este argumento? Simplemente se parece a cerca de un millar de películas de asesino obsesionado con jovencitas. Es verdaderamente complicado encontrar un film con mayor acumulación de tópicos, repetición de sustos (lo del espejo llega a ser agotador) y trampas narrativas que el que nos ocupa. El asesino es una especie de tío que actúa como por arte de magia, con lo que el espectador acaba por tomarse las muertes a chirigota. Se ve que desde La noche de Halloween que tuvo que vivir Jamie Lee Curtis hace ya treinta años las cosas no han hecho más que ir a peor. Aquí hay personajes tan planos como una tortita, acción repetitiva, sin pizca de imaginación y guión completamente inexistente. Difícil de superar.

2/10
RocknRolla

2008 | RocknRolla

El británico Guy Ritchie continúa fiel a su moderno estilo cinematográfico, tras sufrir las consecuencias del fiasco romántico de Barridos por la marea y dirigir seguidamente proyectos de poco renombre, como Revolver o el telefilm Suspect. Ahora regresa con fuerza gracias un producto genuinamente 'Ritchie', en la línea de los trabajos que le han dado fama, como Lock & Stock y sobre todo Snatch. Cerdos y diamantes. La cosa vuelve a ir de mafias, criminales, rateros de poca monta, mujeres de armas tomar, ajustes de cuentas, asesinos violentos, malentendidos y coincidencias. Todo ello regado con buenas dosis de violencia y humor negro, y ambientado en el Londres de la actualidad. Junto a su lugarteniente Archie (Mark Strong), el capo Jenny Cole (Tom Wilkinson) ha controlado desde hace tiempo los negocios en la City, los negocios criminales se entiende: trapicheos con la justicia, sobornos a los concejales, pelotazos inmobiliarios, asesinatos y extorsión, etc. Sin embargo, últimamente le ha salido un competidor más duro de lo previsto, el empresario ruso Uri Omovich (la comparación con un famoso magnate del fútbol es obligada). Con motivo de la cesión de unas licencias de obra entrarán en contacto, pero el pago de 7 millones de libras del ruso será 'interceptado' sin que él lo sepa por su bella contable Stella (Thandie Newton), quien, por su parte, para llevar a cabo su plan se vale de One Two (Gerard Butler), cabecilla de una banda de los barrios bajos denominada 'Grupo salvaje', que a su vez debe dinero a Jenny. Contar más del argumento no serviría de mucho y además no haría sino enrevesar todavía más la historia, porque la verdad es que Ritchie se pasa esta vez un poquito a la hora de liar las cosas, entrecruzar hilos narrativos y establecer relaciones entre los múltiples personajes. Durante los primeros minutos el espectador queda apresado por el frenético ritmo impuesto por el director, con profusos diálogos, explicaciones con voz en off, música estridente, variedad de personajes y continuos saltos de plano, tanto que pueden dejarle a uno demasiado aturdido. Lo mejor, por tanto, es dejarse llevar sin preguntarse demasiado "¿quién es éste?", "¿qué están buscando esos?" o "¿de qué se conocen esos otros?". Aquí sólo importa la acción, la rapidez, la tensión. Menos mal que atrapan las imágenes creadas por Ritchie, visualmente virtuosas, con gran profusión de recursos técnicos. Todo un antídoto contra el aburrimiento. Dicho esto, se le puede achacar al la película su absoluta falta de seriedad, y la consecuencia es que el olvido de la película puede llegar demasiado pronto. La hondura de la historia es mínima y en realidad todo es como un gran castillo de fuegos artificiales. Los gags humorísticos son frecuentes y no faltan los momentos de violencia, aunque en general se busca con sabiduría el fuera de campo. Destaca sobremanera la larga secuencia del segundo robo, con la persecución de los matones rusos, un verdadero alarde de dirección y montaje, con brutalidad y humor excelentes. También resulta muy ocurrente el recurso al 'macguffin' del cuadro, que acaba por resultar divertidamente misterioso. El reparto coral hace un buen trabajo, especialmente el trío formado por Tom Wilkinson, Gerard Butler y Mark Strong.

6/10
Bajo la piel

2008 | The Human Contract

Julian es un exitoso hombre de negocios en el mundo de la publicidad, y está a punto de conseguir el contrato de su vida. Sin embargo, su vida personal se tambalea, pues su mujer le ha enviado los papeles del divorcio. Una noche conoce a Michael, una sensual mujer con la que inicia una tórrida relación. Poco tienen que ver estos dos personajes, uno un espíritu libre y el otro, alguien a quien le gusta controlar todo cuanto le rodea y que arrastra un trauma del pasado. Debut en la dirección de Jada Pinkett Smith, esposa de Will Smith. Destaca el trabajo de la española Paz Vega, con un personaje bastante rebuscado y poco verosímil, pero que ella adopta con desparpajo. Lástima que el guión sea fallido, con innumerables cabos sueltos y un desenlace muy decepcionante.

4/10
La cosecha

2007 | The Reaping

El thriller de inspiración religiosa dio buenos resultados en Seven. Algo parecido pretenden los responsables de esta cinta, muy alejada en cuanto a calidad del film de David Fincher. Katherine Winter es una antigua misionera, especializada en desmontar supuestos milagros, ofreciendo razones científicas a sucesos que parecen inexplicables a simple vista. Un día, un tipo le pide ayuda para investigar un extraño suceso que ha ocurrido en Haven un pueblo sureño, donde el río parece haberse convertido en sangre. A partir de su llegada, en el lugar parecen reproducirse las diez plagas que según el Antiguo Testamento asolaron Egipto. A pesar de que le han dado un guión bastante plano, Hilary Swank es tan buena actriz que logra hacer creíble a su personaje, una mujer en crisis de fe, tras la muerte de su esposo y su hija a manos de un fanático religioso. Tampoco decepciona el veterano Stephen Rea, en un breve papel. Ambos elevan en cierta medida el nivel de una cinta que apuesta demasiado por la sucesión de efectos especiales. Y es que parece que el único objetivo del especialista en acción y cine fantástico Stephen Hopkins consiste en mostrar lo bien que los técnicos de efectos especiales son capaces de recrear las citadas plagas, con resultados no aptos para los espectadores más sensibles. Como se puede suponer, los protagonistas sufren una lluvia de ranas, una invasión de insectos, granizo mezclado con fuego, terribles sarpullidos, execrables langostas, etc. Y eso es todo el espectáculo: mucho ruido y pocas nueces.

4/10
American Gangster

2007 | American Gangster

Década de los 60. Acaba de morir Bumpy Johnson, un gángster negro, muy respetado en el Harlem neoyorquino. De modo inesperado va a tomar las riendas de la sucesión Frank Lucas, el hombre que fue su chófer durante años, y que observando calladamente y encargándose de mucho trabajo sucio, ha aprendido el oficio. Lucas empezará a construir un auténtico imperio del narcotráfico, comprando heroína sin intermediarios en el sudeste asiático, y aprovechando los transportes militares estadounidenses, metidos de lleno en la guerra de Vietnam; hasta el punto de que se coloca en una posición de dominio frente a la tradicional mafia italiana. Entretanto Richie Roberts es un duro e íntegro policía, que trabaja en la calle y estudia derecho en clases nocturnas. Aunque su vida familiar presenta un cuadro desastroso, en lo que se refiere a su trabajo profesional es concienzudo, y sortea las muchas tentaciones para ceder a corruptos trapicheos policiales. Al incorporarse a la unidad antidroga, los caminos de los dos hombres acabarán, inevitablemente, cruzándose. Intenso film de Ridley Scott con guión de Steven Zaillian, dos pesos pesados del cine actual en sus respectivos campos de dirección y escritura de libretos. Quizá lo único que quepa decir en su contra es que todo suena a sabido. Basado en hechos reales, logra plasmar con buen tino la trayectora de ambos antagonistas, que aunque con códigos morales muy distintos, no son tan diferentes como podría creerse. Porque la idea, un poco al estilo de Heat, es trazar ciertos paralelismos entre policía y gángster, pues los dos manejan cierto código de conducta; y señalar en la aproximación de personajes que Richie no es perfecto –resulta demoledora la escena de la vista judicial en que la ex esposa le acusa de utilizar su ética profesional como coartada de su descuido del hogar–, mientras que la frialdad asesina de Frank –que mata sin piedad y no se cuestiona acerca de las vidas que destroza prestándose al tráfico de drogas– convive con el deseo de dar de comer a los de su clan y de cierto “orgullo negro”. Resulta fácil mencionar referencias cinematográficas en la composición de estos dos personajes. Richie recuerda a otro personaje real, Serpico, a la hora de moverse en un ambiente de corrupción en la policía, y es citada explícitamente French Connection (Contra el imperio de la droga); mientras que el comportamiento glacial de Frank, que intenta mantener unida a la familia, retrotrae al Michael Corleone de la saga de El padrino. Y aunque sin duda que dominan la función Russell Crowe y Denzel Washington, justo es señalar que hay múltiples personajes, matones, policías, familia, bien atrapados con los justos trazos del guión y por un estupendo reparto. Estamos ante una historia complicada de producción, tanto por la necesidad de recrear en el Nueva York actual el de finales de los 60, principios de los 70, como a la hora de ofrecer el marco del combate de boxeo de los pesos pesados, o mostrar la Tailandia de donde procede la heroína que da pie a “Blue Magic”, las codiciadas dosis de un material puro cien por cien. Una trama como la que se comenta es difícil que no sea sórdida y violenta. Hay momentos sencillamente brutales, aunque Scott juegue con el fuera de campo; y resultan desagradables, por degradantes, las escenas del lugar en que se prepara la droga, donde las mujeres son obligadas a trabajar desnudas para que no sustraigan parte de la mercancia. El director es bien conocido por la factura visual de sus trabajo, y aquí tiene unas cuantas buenas ideas. Los levísimos copos de nieve que flotan en el aire en muchas escenas refuerzan el tema de esa otra “nieve” llamada heroína; es bueno la secuencia del asalto, de suspense incrementado por el niño que juega con un balón; o ese juego con la puerta de la iglesia, casi al final, donde parece señalarse que el mafioso ha sido expulsado definitivamente de un paraíso al que no tenía derecho.

7/10
Vaya Navidades

2007 | This Christmas

Los Whitfield son una familia afroamericana de clase media, que se dispone a reunirse por Navidad, tras cuatro años de separación, con motivo de tan señaladas fechas. Todos acuden en tropel a Los Ángeles, a casa de Ma’dere, la matriarca, que vive con un nuevo novio. Los asistentes han traído consigo los más complejos problemas, que rápidamente salen a relucir. Tragicomedia navideña protagonizada por Delroy Lindo (El núcleo) y otros actores afroamericanos. Estamos ante una historia sencilla, de reencuentro familiar que trata problemas de gran actualidad, adecuada para las fechas navideñas que se acercan.

4/10
The Wire (Bajo escucha) (3ª temporada)

2004 | The Wire | Serie TV

La serie creada por David Simon sigue la tónica habitual de calidad en su tercera entrega, tomándose su tiempo en ir poniendo las piezas sobre el tablero de una trama compleja sobre el trabajo policial en la degradada Baltimore, donde impera el tráfico de drogas y la delincuencia, y en que los políticos piensan más en su poltrona que en la meta primordial de mejorar la vida de los ciudadanos, de mayoría negra. Temas de calado, incluido el propio sentido del trabajo –Jimmy McNulty obligado a preguntarse que está haciendo con su vida, sólo centrado en su trabajo policial y en relaciones sexuales sin compromiso–, conviven con la evolución de los personajes, todos muy bien perfilados, en una sociedad corrupta donde resulta difícil llevar una vida más o menos normal. Jimmy McNulty decide iniciar su propia investigación, para aclarar si D’Angelo Barksdale se suicidó realmente en la cárcel o fue un asesinato propiciado por su entorno, que temía que testificara contra ellos. En las calles, sigue la guerra de bandas, por lo que el comandante Rawls y el comisionado Ervin H. Burrell presionan a los agentes de policía para que extremen la vigilancia. Por otro lado, el carismático traficante Omar Little sigue planeando meticulosamente sus golpes. La tercera temporada de esta prestigiosa serie policiaca se centra en las actuaciones de los líderes políticos de la ciudad de Baltimore, con respecto a la corrupción, el tráfico de drogas y la violencia callejera. También muestra a Stringer, un gángster que busca la honorabilidad invirtiendo en negocios inmobiliarios utilizando el dinero del narcotráfico. Y aborda con ingenio la idea del comisario Colvin, a punto de jubilarse, de obligar a los traficantes a operar en tres áreas muy delimitadas –Hamsterdam apodan a esta zona franca los camellos–, lo que viene a ser una especie de legalización controlada de las drogas, por supuesto a espalda de sus superiores, y que obtiene resultados espectaculares en el descenso de la criminalidad. En lo relativo a las radioescuchas, rebosa ingenio el modo en que abordan lo que parece un obstáculo insuperable a la hora de pinchar los teléfonos, el que sean desechables y sean renovados cada 15 días. Entre los actores que se incorporan destaca Aidan Gillen (hijo de Helen Mirren en En el nombre del hijo) como el ambicioso político que acaricia postularse a la alcaldía Tommy Carcetti.

8/10
The Wire (Bajo escucha) (2ª temporada)

2003 | The Wire | Serie TV

La droga es una lacra de nuestro tiempo. Así lo sigue mostrando esta realista serie policíaca de David Simon sobre el mundo de los narcotraficantes en la ciudad de Baltimore. Se trata de investigar las operaciones, las entregas y los cobros a pie de campo, en la famosa ciudad portuaria de Maryland. Para ello, un grupo de agentes pondrá en marcha sofisticados sistemas de espionaje. En esta temporada de la formidable serie, los polis, con el carismático Mc­Nulty (Dominic West) entre ellos, tendrán de nuevo dificultades y no sólo con los delincuentes que mueven la droga. Un suceso horrible -la muerte por asfixia de 14 mujeres destinadas a la trata de blancas en un contenedor del puerto- será el inicio de un nuevo caso. Destaca nuevamente el tono realista, y lo bien que se trenzan las distintas lineas argumentales, que implican a un buen puñado de personajes. Pues se mezcla el choque de egos -el jefe de policía Valchek que quería regalar una vidriera a la iglesia, y el sindicalista del puerto Frank Sobotka que se le ha adelantado-, con el terrible caso mentado, en el que están implicados unos mafiosos griegos, que tienen untados a Sobotka y a algunos de sus hombres. Se muestran la colaboración distintos departamentos, incluido aduanas, y la reunión del antiguo equipo de investigación disuelto -un degradado McNulty patrulla con lancha motora, Lance estaba a punto de abandonar el cuerpo para dedicarse a la abogacía...-, mientras también seguimos el mundo mundo carcelario y los trapicheos en las Torres. Y ello con los dramas personales y familiares, el matrimonio roto de McNulty, la decepción de Sobotka con su pringado hijo, etc.

7/10
The Wire (Bajo escucha)

2002 | The Wire | Serie TV

En las calles de Baltimore se mueve mucha droga. Demasiada. Gracias a la tozudez de algunos investigadores, las autoridades ponen en marcha un operativo policial donde colaboran homicidios y narcóticos, con soplones e infiltrados, con sofisticados sistemas de escucha y espionaje, para tratar de desbaratar a las bandas que operan en el lugar; pero éstas no se lo van a poner fácil. Realista y vibrante serie de la HBO sobre el mundo de la droga, muestra las dos caras de la moneda, o sea, los esfuerzos policiales, y los trapicheos de los narcotraficantes; y se ve cómo la línea que separa lo bueno de lo malo puede desdibujarse a veces, pues sobresalen los egos, existe la tentación del dinero fácil y la dificultad por cambiar las cosas... Aunque también asoma lo mejor de las personas, la capacidad de arriesgarse, el intento de apartar a un adolescente del camino del crimen, la aparición de habilidades inesperades en quien parecía mediocre y estúpido... Tiene el gran mérito de combinar credibilidad, con el suspense de cómo discurrirán las cosas. Las tramas uridas por David Simon, creador, y Ed Burns, son sobresalientes y evitan los estereotipos más manidos. Y hay más que un convincente trabajo de todo el reparto, empezando por Dominic West (28 días).

8/10
Turn Up Charlie

2019 | Turn Up Charlie | Serie TV

Charlie es un DJ sin demasiado trabajo en Londres, su ciudad. Aunque aspiraba a grabar sus propios discos, no ha llegado a nada, y va dando tumbos mientras se dedica a lo que puede, viviendo en casa de su tía. El regreso de David, un amigo de la infancia, actor que ha triunfado en Hollywood, en compañía de su esposa Sara, que se dedica al mundo de la música, y su hijita Gabs, podría darle una oportunidad para dedicarse a lo suyo. Pero de momento le requieren para que haga de niñera de su precoz y consentida cría, que muy espabilada para su edad, resulta ingobernable, en parte porque sus ocupados padres han descuidado su atención en exceso. Sitcom con capítulos de media hora, creada por uno de sus protagonistas, Idris Elba, está desarrollada con buen ritmo. De entrada se diría concebida para toda la familia, pero la frivolidad de algunas bromas sexuales que no vienen demasiado a cuento, a veces puestas en boca de la niña protagonista, Frankie Hervey, desentonan. Y es una lástima, porque se juega bien con la idea de lo insoportable que puede ser una niña a la que sus padres no dedican el tiempo que deberían, concediéndole, en cambio, todo lo que una tarjeta de crédito puede comprar, que por supuesto, resulta insuficiente, no todo se alcanza con dinero.

6/10
Yardie

2018 | Yardie

Últimos tráilers y vídeos