IMG-LOGO

Biografía

Robert Kazinsky

Robert Kazinsky

Robert Kazinsky

Filmografía
Warcraft. El origen

2016 | Warcraft

Adaptación al cine del popular videojuego de los 90, que enfrenta a humanos y orcos, y que se convirtió en un auténtico fenómeno rolero que se jugaba on line en internet arrastrando a miles de fans. Es de esas películas en las que el no iniciado necesitaría leer previamente un manual de instrucciones, porque, pese a que el argumento no dejo de ser bastante simple, hay tal abundancia de nombres de reinos, tierras y personajes, que sólo transcurrida la mitad del metraje llega uno a aclararse quién es quién, y lo que hay en juego. Básicamente describe cómo los orcos han abandonado su mundo, en trance de dejar de existir, a través de una puerta mágica, con idea de establecerse en el mundo de los humanos, guerreando, claro está. Llane, el rey de Azaroth, reúne a sus consejeros en Valtormenta, y espera que un mago, el Guardián, le ayude a tomar sabias decisiones. Cuando capturan a Garona, mujer mitad humana, mitad orco, ésta se convierte en mediadora de una oferta de paz de una facción de los orcos, que no comparte los guerreros planes de sus líderes principales. Duncan Jones sorprendió con una eficaz pequeña película de ciencia ficción, Moon, y luego acertó con otra propuesta más comercial de viajes en el tiempo, Código fuente. Ahora, en esta superproducción, da la impresión de que le ha ocurrido algo parecido al traspiés de M. Night Shyamalan con la infumable Airbender: El último guerrero. Entrega una cinta de tipo fantástico, que parece querer emular a El Señor de los Anillos y Avatar, pero que fracasa porque no le logra insuflar el necesario aliento épico, circunstancia que la vuelve terriblemente tediosa. Los personajes están pobremente definidos, y su destino no logra enganchar al espectador, a quien poco importa lo que les pueda ocurrir. Es una lástima, porque hay un gran esfuerzo en el diseño de decorados y criaturas, y se incluyen vistosas batallas, pero tal despliegue se convierte en cansino, no sólo por la reiteración de algunos efectos, incluidos los rayos que parece exigir cualquier título de hechicería que se precie, sino por lo señalado anteriormente, poco nos importa realmente que un personaje perezca o sobreviva en las batallas. Por supuesto, como cabe imaginar, el film no da a pie a grandes interpretaciones, aparte de que los actores no son demasiado carismáticos, los que más suenan son Travis Fimmel, Paula Patton y Dominic Cooper, no precisamente estrellas de relumbrón.

4/10
¡Pisándonos los tacones!

2015 | Hot Pursuit / Don't Mess with Texas

La ganadora del premio de la Academia Reese Witherspoon es la Agente Cooper, una crispada y estricta policía tratando de proteger a una sexy y extrovertida viuda, Daniella Riva (Sofía Vergara), de un capo de la droga. A medida que los dos polos opuestos huyen apresuradamente de Texas, se encuentran perseguidas por policías corruptos y sanguinarios pistoleros. Pero su mayor obstáculo para salir con vida serán ellas mismas, inmersas en la gran acción de un hilarante viaje por carretera.

Pacific Rim

2013 | Pacific Rim

Futuro imperfecto. A través de una brecha en el interior de la Tierra han hecho su aparición desde otra dimensión unos monstruos terribles, los Kaijus. Para combatir a estos alienígenas letales los terrícolas usan los Jaegers, unos robots descomunales, que necesitan ser manejados por dos pilotos, usando las habilidades de sus hemisferios cerebrales derecho e izquierdo, lo que les obliga a compartir sus recuerdos mediante un procedimiento conocido como la Deriva. Raleigh Becket es un piloto retirado tras la muerte de su hermano, con el que conducía un Jaeger, que se reincorpora al servicio para hacer tándem, tal vez, con Mako Mori, una joven nipona que arrastra un trauma de su niñez relacionado con los Kaijus, pero con grandes habilidades. Pacific Rim podría definirse como una película apocalíptica de Godzillas contra Transformers, o mejor aún, contra Mazingers Z, ya que los robots de esos dibujos animados eran manejados por un piloto. Hay mucho ruido y mucha chatarrería, para demolir edificios los Kaijus y los Jaegers se las pintan solos. La historia original (!?) la firma un tal Travis Beacham, que ya hizo otra película con muchos destrozos, Furia de titanes, al que se suma el propio director, Guillermo del Toro, quien contribuye seguramente a humanizar un poco la cosa, lo que es de agradecer. Ello además de contar con sus amiguetes para pequeños papeles –Ron Perlman e incluso el amiguete Santiago Segura–, e introducir sus personales diseños y su particular sentido del humor, que se nota sobre todo en los científicos friquis y en los contrabandistas de restos orgánicos de Kaijus. También hay espacio para elementos propios de cuento, tan gusto de Del Toro, sobre todo en los recuerdos infantiles de Mako, que pueden hacer pensar, remotamente, en El laberinto del fauno. El diseño de producción de Pacific Rim puede ser impresionante, pero al final todo son fuegos de artificio que aturden en exceso, con presencia de criaturas y robots de distinta generación, seguramente para vender los correspondientes juguetes y hacer un poco más de caja. Probablemente no es casual la idea de emparentar los Kaijus con los dinosaurios, si a los chavales les encantan las criaturas prehistóricas, ahora se trataría de encandilarles con los letales bichos de nueva generación. Cita Del Toro a Alexander Korda como referente de su película, aunque nos da la impresión que el cine de aventuras de antaño del británico era otra cosa. Resulta curioso ver cómo los actores se esfuerzan en Pacific Rim. Hay lógica en la elección de intérpretes “baratos”, o sea, no estrellas que exijan cifras millonarias. Guaperas como Charlie Hunnam simplemente cumplen, y otros como Perlman y Segura, o los científicos Charlie Day y Burn Gorman simplemente siguen la corriente a Del Toro para provocar risas entre los fans. Se toman en serio, quizá demasiado para lo que de sí dan sus personajes, Idris Elba y Rinko Kikuchi, con su muy especial relación paternofilial.

5/10

Últimos tráilers y vídeos