IMG-LOGO

Biografía

Terry George

Terry George

67 años

Terry George

Nació el 20 de Diciembre de 1952 en Belfast, Reino Unido
Filmografía
La promesa

2016 | The Promise

1914, en los albores de la Gran Guerra. En Siroun, pequeño pueblo al sur de Turquía, Michael Boghosian, recibe de la familia de su prometida, la joven Maral, el dinero necesario para completar sus estudios de medicina en Constantinopla; a cambio jura que regresará para contraer matrimonio. Pero una vez instalado en la capital del imperio, en la casa de su acaudalado tío, se fija en Ana Kheserian, elegante armenia que sin embargo mantiene un idilio con el estadounidense Chris Meyers, reconocido periodista de Associated Press. Éste será el primero en denunciar en la prensa que el gobierno está ‘cambiando de localización’ a los armenios, lo que suena a excusa para aniquilarles. Terry George reconstruyó el terrible genocidio de los tutsis a manos de los hutus en la excelente Hotel Rwanda. Ahora se atreve con otro de proporciones aún mayores, ya que se estipula que millón y medio de armenios cayeron por orden del gobierno de Turquía, que en la actualidad sigue negando lo ocurrido. Se diría que el astuto cineasta ha recurrido al viejo patrón de Doctor Zhivago, que divulgaba para el gran público la Revolución Rusa, y el choque entre el idealismo inicial y la cruda realidad posterior, pero centrándose en una historia de amor que vendiera entradas. Con varios puntos en común con el legendario film de David Lean, la jugada puede ser tachada de comercial –se trata de la primera superproducción de Hollywood sobre el tema–, pero tendrá más influencia a la hora de dar a conocer la realidad que otras propuestas más minoritarias, como Una historia de locos, Ararat o El destino de Nunik. De ambientación impecable, rodada a buen ritmo, no trata de ocultar la realidad, abundan las secuencias duras, como la del tren donde se hacinan los prisioneros, o la mujer aniquilada porque ya no puede caminar. A diferencia de otras historias de amor en tiempos difíciles (de Lo que el viento se llevó a Titanic) tiene más interés el relato histórico que las peripecias de los personajes. Oscar Isaac y Charlotte Le Bon realizan un trabajo impecable, aunque se luce sobre todo Christian Bale, que se ha quedado el papel con más matices. El film está lleno de actores reconocidos en papeles secundarios, como Shohreh Aghdashloo, o los llamativamente episódicos James Cromwell y Jean Renó. Tampoco tienen mucha cancha los españoles Luis Callejo, Abel Folk y Alicia Borrachero.

7/10
Atraco en Belfast

2011 | Whole Lotta Sole

Enredo en Belfast, que implica a distintas facciones de la mafia irlandesa, a un par de pobres diablos y a la policía. El lío parte de Jimbo, que tiene una deuda con un mafioso local, que ha ido en aumento cuando ha tratado de paliarla recurriendo al juego. Padre de familia con un bebé, el mafioso está dispuesto a condonarle la deuda... ¡si le entrega al crío!, pues no puede tener hijos. Desesperado incurre en un robo sin saber que está robando al deudor, y se mete en un escenario de toma de rehenes donde uno de ellos está ligado a la mafia de Boston en Estados Unidos, mientras la policía le tiene rodeado. Verdaderamente Terry George cambia de tercio completamente con esta comedia ambientada en Irlanda del Norte, que poco tiene que ver con sus filmes más conocidos como director, drama tremendos en torno al IRA -En el nombre del hijo- o al genocidio -Hotel Rwanda-. Tiene cierta gracia, con alguna que otra sorpresa y múltiples personajes, aunque el tono es decididamente menor, y le falta un punto de riesgo que la convierta en algo verdaderamente alocado.

5/10
Un cruce en el destino

2007 | Reservation Road

Ethan Learner pasa un domingo con su familia, en el recital de su hijo Josh, que toca el chelo. De regreso a casa, Ethan para en una gasolinera. Mientras echa gasolina en su vehículo, deja por un momento de vigilar a su hijo. Éste es atropellado por un coche que se da a la fuga. El vehículo está conducido por Dwight, un abogado que viene de un partido de béisbol con su hijo. Dwight está tan asustado que ha decidido huir. Ethan y su esposa se sienten destrozados por la pérdida de su hijo. Deciden presionar a la policía para que se detenga al culpable y contratan a un abogado, que casualmente resulta Dwight. Tercer trabajo del director irlandés Terry George, que había dejado un buen sabor de boca con los dos anteriores, En el nombre del hijo y Hotel Rwanda, y que fue guionista de la inolvidable En el nombre del padre. El propio George ha escrito el  guión, que adapta una novela de John Burnham Schwartz. El film tiene muchos elementos en común con 21 gramos, que también sigue a los implicados en un accidente de coche. Terry George no acaba de estar a la altura, ni del film de González Iñárritu ni de su propia filmografía, pues ni sus secuencias ni sus diálogos resultan especialmente memorables. Acumula demasiado recursos fáciles y casualidades, por lo que a veces parece un telefilm de lujo. Y sin embargo, el cineasta consigue imprimir humanidad a los personajes, gracias al buen trabajo de los actores. El metraje no pierde interés en ningún momento, pues analiza la historia desde las dos caras de la moneda. Por un lado, están la ira y los deseos de venganza de Ethan (Joaquim Phoenix), a quien el rencor coloca al borde de la locura, y casi le imposibilita para llevar una vida normal. Por su parte, Dwight (Mark Ruffalo) es un hombre que ha fracasado en su vida personal, y que se ve asediado por los remordimientos.

5/10
Hotel Rwanda

2004 | Hotel Rwanda

Gracias a Dios, es una constante en la historia humana que en los momentos más terribles surgen también increíbles actos de heroísmo. Y eso da esperanza. Esta película habla de que los grandes males dan lugar a grandes bienes, y lo hace con una historia real, terrible e intensa, sucedida recientemente en África durante el genocidio de Ruanda. Paul Rusesabagina es un ciudadano ruandés, de la etnia hutu, que regenta el Mille Collines, uno de los hoteles más prestigiosos de Kigali, perteneciente a la línea aérea belga Sabena. En medio de una situación social muy inestable, Paul, un tipo de buena posición social, inteligente y honesto, trabaja con empeño por mantener el orden y la calidad del servicio en su hotel, aunque ello le cueste algún pequeño soborno con las corruptas autoridades del país. Mientras tanto, la ONU se encuentra en Ruanda para mediar en el convenio de paz entre hutus y tutsis. Pero la paz nunca se hará realidad, ya que tras el asesinato del presidente estallará una tremenda guerra civil que dará lugar a uno de los peores genocidios del siglo XX. Muy pronto Paul se da cuenta del peligro que corre su propia familia, ya que su mujer es tutsi. Una noche dan comienzo los asesinatos indiscriminados por las calles; familiares y vecinos son masacrados por antiguos colegas; los tutsis caen a cientos por los machetes de los hutus. El odio es atroz e irracional. Paul conseguirá llegar hasta su hotel con su familia y allí sabrá que la ONU se desentiende del problema, mientras miles de tutsis buscan refugio en su hotel. La cercanía de los acontecimientos juega a favor en una historia de la que la mayoría de los espectadores hemos sido testigos. El director Terry George hace que sintamos la impotencia ante el genocidio y que nos impliquemos en los acontecimientos, gracias a un guión preciso, que no decae en ningún momento y que no duda en criticar duramente a las ambiguas y cobardes potencias occidentales. Resultan impagables para el resultado final, las interpretaciones de Don Cheadle y Sophie Okonedo (nominados al Oscar), que transmiten una angustia impresionante y dan lugar a momentos de un patetismo difícil de igualar. La película evita caer en exhibicionismos macabros; eso sí, la brillante y sobrecogedora escena de la carretera del río vale por sí sola para quitarle a uno el sueño durante una semana.

7/10
La guerra de Hart

2002 | Hart's War

Los años de la II Guerra Mundial. El teniente Hart (Colin Farrell), estudiante de derecho en la vida civil, es hecho prisionero por los nazis. No es un héroe y lo sabe; lo que le cuesta es reconocerlo, y esto molesta al coronel William A. McNamara (Bruce Willis), cuyas raíces castrenses se remontan cuatro generaciones. No quiere a ese hombre en su barracón del campo de prisioneros, y lo manda con los suboficiales. Allí –giro dramático de doble vuelta y pelín forzado– van a parar también dos oficiales negros; en un ambiente de racismo nada soterrado, se fuerza la muerte violenta de uno de ellos. La atmósfera se carga, y se produce el asesinato de un suboficial blanco: el negro superviviente es el principal sospechoso y tras lograr, graciosa concesión de los nazis, la posibilidad de formar un consejo de guerra, Hart se encarga de su defensa. Gregory Hoblit maneja bien la historia, a la vez que muestra con atino a un grupo de hombres que combaten por su país, pero que no son de una pieza. Tanto el razonable Hart (el joven Farrell) como el soldado a machamartillo McNamara (Willis, al que le basta saber estar), presentan rasgos sombríos; pero a la vez son capaces de sacrificarse y pensar en los otros. Los nazis son unos malvados, como mandan los cánones; pero el coronel que compone Marcel Iures también muestra su humanidad al aflorar sentimientos paternales en su endurecido corazón. Hasta tenemos a un par de actores de color (Terrence Howard y Vicellous Reon Shannon) dispuestos a reclamar la cuota de pantalla que piden Denzel Washington, Halle Berry y compañía. Si encima tenemos un par de espectaculares escenas de acción –dos ataques aéreos, posibles gracias al software desarrollado para la bastante inferior Pearl Harbor–, podemos decir en verdad “miel sobre hojuelas”.

6/10
Mentiras de guerra

1998 | A Bright Shining Lie

John Paul Vann, teniente coronel del Ejército estadounidense, destinado en Vietnam del Sur durante la guerra, empieza el servicio en 1962, creyendo firmemente en los motivos del conflicto. Pero poco a poco va desengañándose y al final abandona su condición castrense. Decide hablar con un periodista para denunciar lo que ha visto. Terry George (Hotel Rwanda) está al frente de esta adaptación de una novela, a su vez basada en hechos reales, que causó cierta controversia en Estados Unidos. Recibió una candidatura al Emmy al mejor largometraje televisivo. Buen trabajo de Bill Paxton, en el papel protagonista, un hombre lleno de contradicciones.

5/10
The Boxer

1997 | The Boxer

Danny Rynn regresa a casa de Irlanda del Norte tras haber permanecido 14 años en la cárcel por un delito que no cometió. Para empezar, busca a Ike, su antiguo entrenador para abrir un gimnasio. Su mayor deseo es empezar una nueva vida y reencontrarse con la mujer que siempre amó, Maggie, la cual se ha casado y tiene un hijo. El esfuerzo de Danny por olvidar el pasado se hace añicos, pues las consecuencias de lo vivido salpican su presente. Daniel Day-Lewis (En el nombre del padre, Gangs Of New York, Una habitación con vistas...) y ganador del Oscar por Mi pie izquierdo, protagoniza este film junto a Emily Watson (Rompiendo las olas, Las cenizas de Angela, Hilary y Jackie). La puesta en escena es impecable y la pareja protagonista funciona a la perfección. Emily Watson alcanzó mayor popularidad con este papel.

6/10
En el nombre del hijo

1996 | Some Mother's Son

A finales de los 70 en Irlanda, las tensiones políticas eran cada vez más inestables. Frank y Gerard son dos terroristas del IRA que han sido condenados a prisión. El conflicto renace en la cárcel porque éstos se consideran prisioneros de guerra y quieren tener unos determinados privilegios; y en la calle, las madres de los muchachos se han unido y empiezan a mostrar posturas radicales. Drama político-social basado en hechos reales sobre el problema terrorista del IRA, que afecta a Irlanda. La película se considera la segunda parte de En el nombre del padre, donde el director Terry George (Hotel Rwanda) colaboró como guionista. Lo que más destacan son las interpretaciones de Helen Mirren (La Reina) y Fionnula Flanagan (Los otros) y la manera en la que concilian sus puntos de vista.

6/10
En el nombre del padre

1993 | In the Name of the Father

El irlandés Jim Sheridan (Mi pie izquierdo, El prado) convierte en película un trágico hecho real. En 1974 varias personas fueron encarceladas y luego condenadas por la colocación de una bomba en un pub londinense que causó varias víctimas. Se creyó que los llamados Cuatro de Guilford pertenecían al Ejército Republicano Irlandés (IRA), así como varios familiares de Gerry Conlon (Daniel Day-Lewis) –considerado cabecilla del atentado–, entre ellos un adolescente. Pasados quince años, fue reconocida la inocencia de los condenados. El padre de Gerry no vivió para contarlo. El suceso –que Gerry Conlon ha relatado en el libro “Proved Innocent”– conmovió a la opinión pública por la injusticia cometida. El film que recrea estos hechos también ha desatado pasiones. Algunas licencias en el guión de Sheridan y Terry George, las protestas de algunos protagonistas de la historia, una proyección especial en el Parlamento inglés... El problema de Irlanda del Norte sigue siendo una asignatura pendiente en Gran Bretaña, pese a que se vislumbren esperanzas de solución. En el aspecto estrictamente cinematográfico, estamos ante una película densa, donde se pone el acento en denunciar un sistema policial más interesado en encontrar un culpable que en descubrir la verdad. Las secuencias de los interrogatorios iniciales son estremecedoras, sobre todo porque no son tanto tortura física como psicológica. Luego la historia sigue los cauces de un duro drama carcelario –drogas, matones y aislamiento conforman el pan de cada día–, presidido por la relación entre Gerry y su padre Giuseppe. Esta relación es lo mejor del film. Ya dibujada antes de la detención –el padre es una persona de orden, el hijo un pobre ‘colgado’–, cobra nuevos matices en la carcel. A pesar de sus frecuentes disputas y sus diferentes puntos de vista –que se remontan a la niñez de Gerry– se quieren, y se irá produciendo una cierta aproximación. En ese aspecto resulta ilustrativa una secuencia muy bien concebida: la proyección en la cárcel de El padrino de Coppola, –en la que había una relación muy especial entre padre e hijo; de hecho, Sheridan muestra la escena en que don Vito expresa las esperanzas que tenía puestas en el futuro de Michael–, momento en que se produce el alejamiento definitivo entre Gerry y un miembro del IRA; algo sobre lo que Giuseppe ya había aconsejado a Gerry. Siete candidaturas a los Oscar reunió este film, entre ellas las de mejor película y director. También han sido justamente destacadas las interpretaciones: Day-Lewis demuestra últimamente ser un verdadero camaleón; pero hay que citar también al poco conocido Postlethwaite, brillante en el personaje del padre. La puesta en escena subraya con acierto la sensación claustrofóbica de estar encerrado entre cuatro paredes.

7/10
La promesa

2016 | The Promise

1914, en los albores de la Gran Guerra. En Siroun, pequeño pueblo al sur de Turquía, Michael Boghosian, recibe de la familia de su prometida, la joven Maral, el dinero necesario para completar sus estudios de medicina en Constantinopla; a cambio jura que regresará para contraer matrimonio. Pero una vez instalado en la capital del imperio, en la casa de su acaudalado tío, se fija en Ana Kheserian, elegante armenia que sin embargo mantiene un idilio con el estadounidense Chris Meyers, reconocido periodista de Associated Press. Éste será el primero en denunciar en la prensa que el gobierno está ‘cambiando de localización’ a los armenios, lo que suena a excusa para aniquilarles. Terry George reconstruyó el terrible genocidio de los tutsis a manos de los hutus en la excelente Hotel Rwanda. Ahora se atreve con otro de proporciones aún mayores, ya que se estipula que millón y medio de armenios cayeron por orden del gobierno de Turquía, que en la actualidad sigue negando lo ocurrido. Se diría que el astuto cineasta ha recurrido al viejo patrón de Doctor Zhivago, que divulgaba para el gran público la Revolución Rusa, y el choque entre el idealismo inicial y la cruda realidad posterior, pero centrándose en una historia de amor que vendiera entradas. Con varios puntos en común con el legendario film de David Lean, la jugada puede ser tachada de comercial –se trata de la primera superproducción de Hollywood sobre el tema–, pero tendrá más influencia a la hora de dar a conocer la realidad que otras propuestas más minoritarias, como Una historia de locos, Ararat o El destino de Nunik. De ambientación impecable, rodada a buen ritmo, no trata de ocultar la realidad, abundan las secuencias duras, como la del tren donde se hacinan los prisioneros, o la mujer aniquilada porque ya no puede caminar. A diferencia de otras historias de amor en tiempos difíciles (de Lo que el viento se llevó a Titanic) tiene más interés el relato histórico que las peripecias de los personajes. Oscar Isaac y Charlotte Le Bon realizan un trabajo impecable, aunque se luce sobre todo Christian Bale, que se ha quedado el papel con más matices. El film está lleno de actores reconocidos en papeles secundarios, como Shohreh Aghdashloo, o los llamativamente episódicos James Cromwell y Jean Renó. Tampoco tienen mucha cancha los españoles Luis Callejo, Abel Folk y Alicia Borrachero.

7/10
Atraco en Belfast

2011 | Whole Lotta Sole

Enredo en Belfast, que implica a distintas facciones de la mafia irlandesa, a un par de pobres diablos y a la policía. El lío parte de Jimbo, que tiene una deuda con un mafioso local, que ha ido en aumento cuando ha tratado de paliarla recurriendo al juego. Padre de familia con un bebé, el mafioso está dispuesto a condonarle la deuda... ¡si le entrega al crío!, pues no puede tener hijos. Desesperado incurre en un robo sin saber que está robando al deudor, y se mete en un escenario de toma de rehenes donde uno de ellos está ligado a la mafia de Boston en Estados Unidos, mientras la policía le tiene rodeado. Verdaderamente Terry George cambia de tercio completamente con esta comedia ambientada en Irlanda del Norte, que poco tiene que ver con sus filmes más conocidos como director, drama tremendos en torno al IRA -En el nombre del hijo- o al genocidio -Hotel Rwanda-. Tiene cierta gracia, con alguna que otra sorpresa y múltiples personajes, aunque el tono es decididamente menor, y le falta un punto de riesgo que la convierta en algo verdaderamente alocado.

5/10
Un cruce en el destino

2007 | Reservation Road

Ethan Learner pasa un domingo con su familia, en el recital de su hijo Josh, que toca el chelo. De regreso a casa, Ethan para en una gasolinera. Mientras echa gasolina en su vehículo, deja por un momento de vigilar a su hijo. Éste es atropellado por un coche que se da a la fuga. El vehículo está conducido por Dwight, un abogado que viene de un partido de béisbol con su hijo. Dwight está tan asustado que ha decidido huir. Ethan y su esposa se sienten destrozados por la pérdida de su hijo. Deciden presionar a la policía para que se detenga al culpable y contratan a un abogado, que casualmente resulta Dwight. Tercer trabajo del director irlandés Terry George, que había dejado un buen sabor de boca con los dos anteriores, En el nombre del hijo y Hotel Rwanda, y que fue guionista de la inolvidable En el nombre del padre. El propio George ha escrito el  guión, que adapta una novela de John Burnham Schwartz. El film tiene muchos elementos en común con 21 gramos, que también sigue a los implicados en un accidente de coche. Terry George no acaba de estar a la altura, ni del film de González Iñárritu ni de su propia filmografía, pues ni sus secuencias ni sus diálogos resultan especialmente memorables. Acumula demasiado recursos fáciles y casualidades, por lo que a veces parece un telefilm de lujo. Y sin embargo, el cineasta consigue imprimir humanidad a los personajes, gracias al buen trabajo de los actores. El metraje no pierde interés en ningún momento, pues analiza la historia desde las dos caras de la moneda. Por un lado, están la ira y los deseos de venganza de Ethan (Joaquim Phoenix), a quien el rencor coloca al borde de la locura, y casi le imposibilita para llevar una vida normal. Por su parte, Dwight (Mark Ruffalo) es un hombre que ha fracasado en su vida personal, y que se ve asediado por los remordimientos.

5/10
Hotel Rwanda

2004 | Hotel Rwanda

Gracias a Dios, es una constante en la historia humana que en los momentos más terribles surgen también increíbles actos de heroísmo. Y eso da esperanza. Esta película habla de que los grandes males dan lugar a grandes bienes, y lo hace con una historia real, terrible e intensa, sucedida recientemente en África durante el genocidio de Ruanda. Paul Rusesabagina es un ciudadano ruandés, de la etnia hutu, que regenta el Mille Collines, uno de los hoteles más prestigiosos de Kigali, perteneciente a la línea aérea belga Sabena. En medio de una situación social muy inestable, Paul, un tipo de buena posición social, inteligente y honesto, trabaja con empeño por mantener el orden y la calidad del servicio en su hotel, aunque ello le cueste algún pequeño soborno con las corruptas autoridades del país. Mientras tanto, la ONU se encuentra en Ruanda para mediar en el convenio de paz entre hutus y tutsis. Pero la paz nunca se hará realidad, ya que tras el asesinato del presidente estallará una tremenda guerra civil que dará lugar a uno de los peores genocidios del siglo XX. Muy pronto Paul se da cuenta del peligro que corre su propia familia, ya que su mujer es tutsi. Una noche dan comienzo los asesinatos indiscriminados por las calles; familiares y vecinos son masacrados por antiguos colegas; los tutsis caen a cientos por los machetes de los hutus. El odio es atroz e irracional. Paul conseguirá llegar hasta su hotel con su familia y allí sabrá que la ONU se desentiende del problema, mientras miles de tutsis buscan refugio en su hotel. La cercanía de los acontecimientos juega a favor en una historia de la que la mayoría de los espectadores hemos sido testigos. El director Terry George hace que sintamos la impotencia ante el genocidio y que nos impliquemos en los acontecimientos, gracias a un guión preciso, que no decae en ningún momento y que no duda en criticar duramente a las ambiguas y cobardes potencias occidentales. Resultan impagables para el resultado final, las interpretaciones de Don Cheadle y Sophie Okonedo (nominados al Oscar), que transmiten una angustia impresionante y dan lugar a momentos de un patetismo difícil de igualar. La película evita caer en exhibicionismos macabros; eso sí, la brillante y sobrecogedora escena de la carretera del río vale por sí sola para quitarle a uno el sueño durante una semana.

7/10
Mentiras de guerra

1998 | A Bright Shining Lie

John Paul Vann, teniente coronel del Ejército estadounidense, destinado en Vietnam del Sur durante la guerra, empieza el servicio en 1962, creyendo firmemente en los motivos del conflicto. Pero poco a poco va desengañándose y al final abandona su condición castrense. Decide hablar con un periodista para denunciar lo que ha visto. Terry George (Hotel Rwanda) está al frente de esta adaptación de una novela, a su vez basada en hechos reales, que causó cierta controversia en Estados Unidos. Recibió una candidatura al Emmy al mejor largometraje televisivo. Buen trabajo de Bill Paxton, en el papel protagonista, un hombre lleno de contradicciones.

5/10
En el nombre del hijo

1996 | Some Mother's Son

A finales de los 70 en Irlanda, las tensiones políticas eran cada vez más inestables. Frank y Gerard son dos terroristas del IRA que han sido condenados a prisión. El conflicto renace en la cárcel porque éstos se consideran prisioneros de guerra y quieren tener unos determinados privilegios; y en la calle, las madres de los muchachos se han unido y empiezan a mostrar posturas radicales. Drama político-social basado en hechos reales sobre el problema terrorista del IRA, que afecta a Irlanda. La película se considera la segunda parte de En el nombre del padre, donde el director Terry George (Hotel Rwanda) colaboró como guionista. Lo que más destacan son las interpretaciones de Helen Mirren (La Reina) y Fionnula Flanagan (Los otros) y la manera en la que concilian sus puntos de vista.

6/10

Últimos tráilers y vídeos