IMG-LOGO

Biografía

Uta Briesewitz

Uta Briesewitz

Uta Briesewitz

Filmografía
Stranger Things (3ª temporada)

2019 | Stranger Things | Serie TV

Verano de 1985. Los habitantes de Hawkins deambulan entre la piscina y el nuevo centro comercial, que ha perjudicado a numerosos establecimientos pequeños. Mike pasa el día muy arrimado a Once, para desesperación del padre adoptivo de la muchacha, el jefe de policía Hopper, que por otro lado ayudará a Joyce a investigar si está volviendo a pasar algo extraño en el laboratorio secreto gubernamental, que pueda explicar por qué han dejado de funcionar los imanes. No serán los únicos que tengan que desentrañar un misterio, pues la propia Once tratará de averiguar con su inseparable amiga Max qué ha ocurrido con el socorrista local, que se comporta de forma extraña. Mientras trata de hablar por radio con una ingeniosa antena con su nueva novia, Dustin intercepta una señal en ruso, que pretende traducir, primero con ayuda de Steve, que ahora trabaja en una heladería, pero Robin, la compañera de éste, será quien lo consiga. Pese a que sus compañeros masculinos del diario local se ríen de ella, Nancy, hermana de Mike, tratará de demostrar, con ayuda de Jonathan, su novio, su valía como reportera gracias al extraño caso de unas ratas que se alimentan de abono químico. Los hermanos mellizos Matt y Ross Duffer vuelven a recurrir en esta tercera temporada de Stranger Things a los mismos elementos que en las dos anteriores entregas, o sea misterios y terror, a medio camino entre Steven Spielberg y Stephen King, si bien esta vez han trazado una trama deudora de La invasión de los ladrones de cuerpos, de Don Siegel, y La cosa, el film de John Carpenter cuyo póster tiene en su habitación uno de los personajes. Teniendo comprobado que los homenajes a títulos de los ochenta son muy celebrados por sus seguidores, esta vez se han prodigado en imitar escenas de éxitos como El imperio contraataca, El resplandor, Terminator, o el paseo de la bañista de Aquel excitante curso, aunque aquí ha habido rotación de sexos, pues un socorrista se exhibe ante las miradas lujuriosas de varias mujeres talluditas. Por otro lado, los protagonistas acuden a ver El día de los muertos a una sala que también exhibe títulos como Regreso al futuro o Cocoon, y en un videoclub que irrumpe en la localidad se puede alquilar por ejemplo El club de los cinco. Los Duffer mantienen el interés a lo largo de los ocho capítulos, lo que no es poco, sin ninguno que sobre, como ocurría en la anterior temporada. Deslumbran los abundantes efectos visuales, sobre todo los que recrean a criaturas, y varios planos secuencia con muchos extras, en el complejo comercial en el que transcurre gran parte de la trama. Abunda la acción y todo se narra a un ritmo vertiginoso. Pero eso no impide que se dedique mucho tiempo al desarrollo de los personajes, centrándose sobre todo en la entrada en la edad adulta de los jóvenes, y las dificultades de esta etapa, y los retos de mantener el primer amor, y los lazos con los amigos de toda la vida. En el apartado actoral, Winona Ryder y David Harbour siguen ofreciendo aceptables trabajos, pese a que les roban el protagonismo los chavales, con Millie Bobby Brown demostrando que mejora si cabe con el paso del tiempo, y el desdentado Gaten Matarazzo (Dustin) aprovechando que le tocan los mejores golpes cómicos, esta vez apoyándose en un correcto Joe Keery (Steve). Entre los recién llegados llaman la atención la talentosa Maya Hawke, hija de Ethan Hawke y Uma Thurman, como la heladera Robin, y Cary Elwes, protagonista de La princesa prometida, como el cínico alcalde.

6/10
Altered Carbon

2018 | Altered Carbon | Serie TV

Archipublicitada serie de Netflix con Laeta Kalogridis de showrunner, que adapta una novela futurista ciberpunk, obra de Richard Morgan. Deudora de Blade Runner en su planteamiento de cine negro en un mundo distópico, donde el alma o la conciencia puede conservarse digitalmente y ser descargada en distintos cuerpos o fundas desechables. De modo que se ha conseguido algo parecido a la inmortalidad, aunque la destrucción de la batería de la conciencia situada en la nuca sí podría acabar con la vida de una persona. Un planteamiento que rechazan los neocatólicos, pues esta práctica no supondría aceptar la muerte como algo natural que a todos llega, y obliga a repensar conceptos como la eternidad y la resurrección. Con este planteamiento seguimos la pista al mercenario Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman), que ha dormido en una prisión durante años, a modo de limbo, hasta ser despertado por los requerimientos del poderoso millonario Laurens Bancroft (James Purefoy), que ha vivido cientos de años -ha utilizado siempre la misma funda, gracias a una costosa clonación de sí mismo, no al alcance de todas las fortunas- quiere que averigüe quién ha intentado matarle. Reticente a aceptar tal encargo, y con la mirada poco amistosa de la agente de policía Kristin Ortega (Martha Higareda), la perspectiva de volver a estar “dormido” no le seduce, de modo que llevará finalmente el caso. Se trata de una vistosa y cara producción, con una imaginería que remite a la citada Blade Runner, con sus neones y retrato de una urbe depravada, o a El resplandor de Stanley Kubrick en los pasajes del hotel y su cibernético gerente, e incluso a Twin Peaks. Sólo que aquí se carga la mano en ese dibujo de una sociedad deshumanizada, cuerpos y espíritus degradados, un revoltijo de abundante sexo y violencia francamente desagradables. Además, cuesta empatizar con los personajes, el cinismo de Kovacs, típico de la serie negra, está completamente exacerbado, y sólo cuando avanza la relación, y conocemos algo de su pasado en otra funda oriental, podemos atisbar algo de la persona. Pero hasta entonces el viaje es demasiado largo, con un erotismo desmadrado y gratuito, y una antropología y concepción del ser humano muy superficial, incluida la inclusión de los neocatólicos, a modo de fundamentalistas. No se aprovechan además las posibilidades de una trama detectivesca con mujer fatal, policía que podría ser una buena amiga y peligros mil, todo resulta demasiado frío y poco atractivo.

5/10
Here and Now

2018 | Here and Now | Serie TV

Alan Ball descolló con el guión de la oscarizada American Beauty, aunque luego se ha centrado sobre todo en el mundo del serial televisivo, con títulos como la funeraria A dos metros bajo tierra o la vampírica True Blood. Fuera cual fuera el contexto en que situara sus ficciones, todas compartían la pretensión de ofrecer una radiografía profundamente pesimista de la sociedad actual estadounidense, mostrando las taras que afectan a tantas personas supuestamente normales. Here and Now, que invita a aprovechar el “aquí y ahora” sin vivir con nostalgias o quimeras, no es la excepción a la regla. El punto de partida se diría inspirado en Brangelina, ese idílico y ahora roto matrimonio compuesto por Angelina Jolie y Brad Pitt, con familia numerosa compuesta de hijos adoptivos y biológicos. Pues aquí Ball sigue a una singular y progresista familia, Greg Bishop y Audrey Bayer tienen cuatro hijos, una biológica, Kristen, de 17 años, pero los demás, ya adultos de distintos países, el vietnamita Duc, la liberiana Ashley y el colombiano gay Ramón. Aquello debería ser el modelo perfecto de integración y tolerancia ante las decisiones personales de cada uno, pero Greg se siente deprimido a la hora de cumplir 60 años, y en general cada uno tiene su personal cómputo de frustraciones. Las poses cínicas, las infidelidades, el sexo compulsivo, el recurso a la droga o el alcohol o el afán de controlarlo todo les hunden más en el fango, y para colmo Ramón está teniendo unas extrañas visiones de incomprensible significado. La serie cuenta con un reparto con dos grandes veteranos, Tim Robbins y Holly Hunter, mientras que el resto es uan apuesta por intérpretes menos conocidos. Hay que agradecer a Ball que no se muestre complaciente con el narcisismo vacuo de los personajes, realmente sus personajes son patéticos, auténticos náufragos existenciales a la deriva. Sin embargo, a juzgar por el primer capítulo su propuesta no conduce a ninguna parte, más allá de la constatación de los hechos, y del recordatorio de que necesitamos afecto, aunque no sepamos a veces darlo o aceptarlo, quizá porque se ignora el significado de la palabra "amor". Resulta cansina y tosca la abundante y gimnástica carga sexual de algunos pasajes.

5/10
Iron Fist

2017 | Iron Fist | Serie TV

De niño, Danny Rand sobrevivió a un accidente de avión en el que fallecieron sus progenitores. Tras años perdido, regresa a Nueva York, donde la compañía de sus padres pasó a estar controlada por el ex socio de éstos, Harold Meachon, y sus dos hijos, Ward y Joy. Pero éstos, amigos de la infancia de Danny, temen que reclame sus derechos sobre la empresa, por lo que a pesar de que manifiesta poderes sobrenaturales enviarán sicarios contra él, y acabarán encerrándole en un psiquiátrico. Netflix mantiene el nivel de calidad de sus adaptaciones de personajes Marvel. Tras Daredevil, Jessica Jones, y Luke Cage, su cuarta incursión en este terreno adapta las peripecias del personaje creado por Roy Thomas y Gil Kane, que se diferencia bastante de sus predecesores porque incluye más elementos sobrenaturales y místicos. Sin renunciar a esto, se mantiene el tono realista que caracteriza las series de superhéroes de la casa. Como es habitual, las conexiones con el resto de hombres con poderes son mínimas, por ejemplo, un personaje menciona ‘el incidente’, refiriéndose a lo ocurrido en la ciudad de los rascacielos en Marvel Los Vengadores. Aparte, aparecen los personajes de Carrie-Anne Moss y Rosario Dawson, vistos en otras producciones de la cadena de ‘streaming’. Buen trabajo como protagonista de Finn Jones, hasta ahora conocido sobre todo como Loras Tyrell, en Juego de tronos, que aquí desarrolla muy bien un personaje desvalido, a pesar de sus habilidades especiales, en busca de su identidad, tema central de la primera temporada. También cumplen Jessica Henwick (propietaria de un dojo) y el resto de secundarios. El veterano John Dahl, autor de largometrajes tan aceptables como Nunca juegues con extraños y La última seducción, marca las pautas, dirigiendo los dos primeros capítulos, que se caracterizan por un ritmo trepidante que le saca partido a un guión bien orquestado, y sus extraordinarias coreografías de acción.

6/10
Marvel The Defenders

2017 | Marvel The Defenders | Serie TV

Injustamente encarcelado, Luke Cage requiere la ayuda del abogado Foggy Nelson. El compañero de éste, Matt Murdock –que ha decidido colgar el traje de Daredevil–, asiste profesionalmente a la investigadora Jessica Jones, que trata de superar las secuelas de su enfrentamiento con Kilgrave. Danny Rand, conocido como Puño de Hierro regresa a su hogar, pese a que no ha concluido su venganza contra La Mano, la organización que mató a sus padres. Los cuatro héroes tendrán que formar equipo para hacer frente a una inesperada amenaza, que podría destruir Nueva York. Tras el éxito de Los Vengadores, protagonizada por los principales superhéroes de Marvel, Netflix une las tramas de sus cuatro series de personajes de la casa, en una producción que más o menos mantiene la calidad de las mismas. No se han variado sus señas de identidad: mucha acción, un tono realista con elementos fantásticos reducidos al mínimo, estética de cine negro, algo de humor, en ocasiones irónico, etc. Parece dirigida a quienes ya conozcan el material previo, pues los personajes centrales arrastran los problemas ya vistos; puede que los recién llegados se sientan un poco perdidos. Juega en su contra que tarda en arrancar. Pero en cuanto los protagonistas suman sus fuerzas, a partir del tercer capítulo, el ritmo se dispara. Acumula secuencias de acción, algunas bien resueltas, por ejemplo la que tiene lugar en un pasillo. Los actores principales ya le han tomado la medida a sus personajes, por lo que no decepcionan. Sobresale Elodie Yung, que interpreta a Elektra, personaje ya visto en la segunda temporada de Daredevil, y Rosario Dawson, como la doctora que ha aparecido en todos los shows. Pero sobre todo se recordará a Sigourney Weaver, que con contención compone una villana memorable, la enigmática Alexandra, de quien no conviene desvelar demasiado.

6/10
The Deuce (Las crónicas de Times Square)

2017 | The Deuce | Serie TV

La pareja David Simon-George Pelecanos, experta en series televisivas de ambientes marginales -policiales y políticos ampliamente degradados inclusive- de la historia reciente americana -The Wire, Treme, Show Me a Hero-, añaden una nueva muesca a sus curricula con su particular visión de cómo se origina e instala la industria pornográfica en el Nueva York de los años 70 del siglo XX, en el entorno de Times Square. Para ello describen a patéticos personajes, cuyas tristes trayectorias van encarrilándose en dicha dirección. Ahí están los gemelos Vincent y Frankie Martino: uno es barman, su mujer le deja, tiene dos niños, y el otro se encuentra ahogado por las deudas por su afición a apostar; la prostituta que trabaja sin chulo Candy; una prostituta recién llegada a la ciudad; un chulo que violenta a sus chicas si no trabajan a su gusto; Abby, una estudiante pillada comprando droga, y que se interesa por Vincent; el oficial de policía Chris. Y muchos más que pululan por una jungla donde impera la degradación, la existencia cansina y desilusionada, que busca siempre algo parecido a la felicidad, aunque sea un triste sucedáneo. El pasaje del episodio piloto en que a un chaval sus amigos (!?) le han regalado una sesión con Candy, es un botón de muestra de esa mirada mortecina, que provoca una sonrisa que se congela en el rostro del espectador, una penosa caricatura de la ternura. Cuenta con un reparto bien seleccionado, donde conviven dos actores conocidos -James Franco componiendo a dos hermanos, además de dirigiendo un episodio, Maggie Gyllenhaal como la prostituta Candy, y que además ejerce de productora-, con otros que no sonarán al espectador. Aunque bien realizada y ambientada, su visión deseperanzada del ser humano hacen a esta indigesta serie sólo indicada para aquellos que tengan suficientes tragaderas.

6/10
This Is Us (2ª temporada)

2017 | This Is Us | Serie TV

Segunda temporada de This Is Us, la lograda serie creada por Dan Fogelman acerca de las andanzas de la familia Pearson, los padres Jack y Rebecca, los hijos mellizos Kate y Kevin, más el adoptado afroamericano Randall, nacido el mismo día en el mismo hospital que sus nuevos hermanos. Mantiene el sólido y original esquema estructural de la temporada iniciática, o sea, seguir distintos planos temporales, donde se entregan piezas que componen un puzzle: Jack y Rebecca, con sus hijos niños y adolescentes, y éstos ya adultos, tratando de sacar adelante sus carreras profesionales, sus relaciones sentimentales, y en el caso de Randall, la nueva familia que ha creado. Entre las muchas subtramas que se van desarrollando, tenemos el alcoholismo de Jack y los esfuerzos con Rebecca para mantener la unidad familiar, a pesar de los errores que decepcionan; y elementos que han influido en la personalidad de Kevin –no ha sabido digerir la muerte de su padre–, Kate –además de sus problemas de sobrepeso, tiene el complejo de despertar la condescendencia materna– y Randall –la necesidad de conocer a sus padres biológicos, y el deseo de devolver lo recibido, adoptando de acuerdo con su esposa Beth y sus dos niñas a una adolescente problemática–. Es cierto que se ha perdido en parte el efecto “novedad”, pero se podría decir que Fogelman ha descubierto una fórmula que funciona muy bien y engancha, de modo que cada escena encierra una lección y un conjunto de emociones genuinas, evitando la sensación de que nos está ahogando con fácil moralina. En general tenemos personajes que se dejan llevar por la irritación y sus complejos, no son perfectos, pero que quedan en cierto modo desarmados por el amor y la comprensión que les muestran sus seres queridos, o al menos por su sinceridad sin tapujos; lo que en los tiempos cínicos que corren es muy de agradecer. Los actores se han hecho perfectamente con sus personajes. Y en las escenas emotivas, cuando conviene, se introduce equilibradamente el contrapunto del humor, o el recurso a las canciones. Además tienen su encanto los cameos de Ron Howard y, sobre todo, Sylvester Stallone, en algunos episodios, haciendo de sí mismos.

7/10
This Is Us

2016 | This Is Us | Serie TV

Una verdadera sorpresa. Por la pinta, uno podría creer que estamos ante la enésima serie que cose gracietas fáciles en torno a personajes variopintos unidos por lazos familiares. Y ciertamente, podría así resumirse la trama argumental, pero estaríamos haciendo un flaco servicio a una serie decididamente original, capaz de sorprender, repleta de ingenio y capaz de tomar caminos inesperados, donde hay equilibrio a la hora de mostrar elementos dramáticos y cómicos, y de hacer una apuesta decidida por la unidad familiar, la comprensión hacia los demás, y a la idea de hacer limonada con los limones que la vida nos entrega. Su creador es Dan Fogelman, responsable de los guiones de varias películas animadas muy destacadas de Disney, él firma los libretos de Cars, Bolt y Enredados. En el terrenos de las historias con actores de carne y hueso tuvo cierto eco la irregular Crazy, Stupid, Love –dirigida por el dúo Glenn Ficarra-John Requa, que precisamente están detrás del piloto de This Is Us, más algún episodio adicional–, y luego entregó la simpática Un desmadre de viaje más la fallida Plan en Las Vegas. En cualquier caso se ha labrado una sólida carrera, a la que ahora añade una serie brillante, que en bastantes momentos se acerca a la perfección. El piloto es un prodigio a la hora de mostrar personajes cuya conexión no acabamos de conocer bien de entrada –aunque se nos dice que comparten fecha de cumpleaños–, y que pasados 45 minutos, quedan conectados de un modo sencillamente sorprendente e inesperado. Por un lado tenemos al matrimonio que componen Jack y Rebecca, con ella embarazada de trillizos, y que se verá obligada a ingresar de urgencia en el hospital, para dar a luz antes de tiempo. También están Kate y Kevin, hermanos gemelos muy diferentes. Ella tiene problemas de sobrepeso, un complejo de inferioridad muy grande, que no consigue superar a pesar de acudir a reuniones de "obesos anónimos", y de conocer ahí a un tipo, Toby, que le cae muy bien; y él es todo lo contrario, un guaperas pecho "tableta", famosísimo por ser actor de una popular sitcom de la que está harto, él desea componer personajes serios. Finalmente tenemos a Randall, padre de familia negro, de muy buena posición, casado y con dos hijas pequeñas encantadoras, que acaba de enterarse de la identidad de su padre biológico, pues fue adoptado al nacer. Podría pensar que una vez desveladas las sorpresas del primer episodio, This Is Us se desinflaría para seguir caminos trillados, pero nada más lejos de la verdad. Los personajes muestran aristas, hay complejidad, desafíos inesperados, y, sí, más espacio para más sorpresas. Lejos de tener la sensación de que se acumulan los elementos caprichosamente, como si Fogelman fuera un mal mago sacando de su chistera conejos sin ton ni son, la narración fluye con naturalidad, bien apoyada en atinadas y preciosas canciones acordes con el "mood" de lo que se está contando, y los actores componen mu bien a sus personajes maravillosos, a pesar de ser casi todos desconocidos, la que más suena es Mandy Moore. Los saltos en el tiempo no son caprichosos, y sirven para introducir nuevas piezas del puzzle argumental, o para encajar aquellas que ya se nos habían mostrado.

7/10
Agente X

2015 | Agent X | Serie TV

En momentos de tensión extrema, cuando las reglas que todos conocemos no son suficientes, una mano invisible trabaja para defender a los Estados Unidos de las peores amenazas que se puedan imaginar. Nadie sabe quién es, ni el propio presidente conoce su existencia. Con un entrenamiento de élite, es vital para neutralizar ataques de todo tipo que pueden desestabilizar la seguridad del país. Se entrena para proteger y servir cuando la vicepresidenta lo considera oportuno. Es el Agente X.

Jessica Jones

2015 | Jessica Jones | Serie TV

Adaptación de un cómic de Marvel, que combina el mundo de los superhéroes con las trama detectivescas típicas de la serie negra, con el novedoso añadido de que la investigadora que tiene el despacho Alias Investigations es una mujer con superpoderes, Jessica Jones, y que quien le proporciona muchos trabajos relacionados con la obtención de pruebas de infidelidad conyugal es una abogada lesbiana, jefa de un despacho, que se está separando de su esposa, pues se ha enamorado de su secretaria. La serie, producción de Netflix, tiene buenas hechuras, aunque abusa de la violencia y de tórridas escenas de sexo. El planteamiento juega conscientemente a la confusión, porque inicialmente el espectador no es muy consciente de que Jessica Jones tiene poderes especiales, y desconciertan una especie de fogonazos de memoria, que remiten a sucesos desconocidos del pasado, que se van desvelando a medida que transcurre la acción. Y así sabemos que Jones está traumatizada por la manipulación de un tal Kilgrave, con poderes mentales que usa para torcer la voluntad de las personas y obligarles a hacer lo que no quieren, de modo verdaderamente criminal, incluidos asesinatos. Su relación con el afroamericano Luke Cage, hombre irrompible cuya mujer murió trágicamente, complica las cosas. Por otro lado está su amiga Trish Walker, que conduce un popular programa de radio. Protagoniza de modo convincente Krysten Ritter, de cuya boca salen muchas frases cargadas de ironía típicas del "noir". Melissa Rosenberg ha sido la encargada de trasladar a la pantalla el cómic de Brian Bendis y Michael Gaydos, y con un buen equipo de directores se consigue un ritmó ágil y una atmósfera inquietante.

6/10
Mad Dogs

2015 | Mad Dogs | Serie TV

Remake de la serie británica del mismo título, arranca con la reunión de cinco amigos en la casa de uno de ellos en Belice, en Centroamérica, en un lugar costero de aguas cristalinas verdaderamente paradisíaco. Promete ser aquel un encuentro lleno de diversión, donde disfrutarán de la fortuna de Milo obtenida de forma más que dudosa. Tanto que se ven enredados en una sangrienta trama, donde un tipo con una máscara les amenaza brutalmente, deben devolver el barco sustraido a su jefe por Milo, operación en la que los otros se han convertido en cómplices sin saberlo. La trama desarrollada por Chris Cole engancha, pero a la vez resulta demasiado extrema en su violencia y en el recurso a un humor negro no apto para todos los paladares. La idea es que cuando la propia supervivencia está en juego, el ser humano puede sacar a flote sus peores instintos, y la amistad puede dejar de serlo; y que con frecuencia depositamos las esperanzas de nuestra felicidad en metas que no merecen la pena. Con estos mimbres se van desarrollando los desafíos y sorpresas a que se enfrentan los personajes, con un reparto de caras conocidas –Ben Chaplin, Michael Imperioli...–, aunque no son actores de primerísima fila.

5/10
Jane the Virgin

2014 | Jane the Virgin | Serie TV

Serie que riza el rizo parodiando las situaciones extremas de las telenovelas, pero, paradójicamente, manteniendo cierta seriedad y coherencia al hablar de la familia, la mujer y la maternidad. Bajo el mismo techo conviven abuela (Alba), madre soltera (Xiomara) e hija (Jane). Advertida por la abuela, por el caso de Xiomara, Jane ha sido aleccionada para ser virgen hasta que llegue la hora de casarse con Michael. Pero un error hace que la inseminen artificialmente de, oh, casualidad, su jefe Rafael, dueño del hotel donde ella es camarera. Petra, la esposa de Rafael, ha cuidado de él mientras superaba un cáncer, y ha querido quedarse embarazada de él, con intención de prolongar su matrimonio hasta que tenga derecho a una sustanciosa pensión. Y Jane, pese a sus dudas y el estupor de los que le rodean, decide tener el bebé, que pasará a Rafael cuando nazca. Pero claro, surgirán imprevistos. Como se ve la trama –subrayada por comentarios de un empalagoso narrador– es exagerada y de culebrón. El mérito de su creadora Jennie Snyder y el equipo de guionistas es lograr moverse muy conscientemente en el filo de la navaja, evitando el ridículo puro y duro; y entregar una historia, que aunque en primer lugar atraerá al espectador latino, puede llegar a mucho más público. Hay unas convenciones asumidas para crear un universo particular, que sirve para crear personajes con cierta entidad, e intrigas al estilo Mujeres desesperadas. Es cierto que temas importantes, como la sexualidad y la familia, se pueden tratar con excesiva ligereza, e incluso bordear lo irreverente con la "inmaculada concepción" de Jane, en palabras de su madre Xiomara. Pero se logra cierto equilibrio, y finalmente nos encontramos, sobre todo en el caso de la protagonista –estupenda Gina Rodriguez– a gente de carne y hueso, con la que se puede empatizar, también en sus miserias y debilidades.

6/10
Hung (2ª temporada)

2010 | Hung | Serie TV

Ray Drecker ya ha asumido su cambio de vida. A pesar de que trabaja en la prostitución masculina, intentará reconquistar a su ex mujer. Sin ser uno de los mejores productos de HBO, Hung remonta en su segunda temporada y tiene su interés. Desarrolla más los personajes y tuvo bastante éxito.

4/10
Éramos pocos y llegaron los aliens

2015 | Freaks of Nature

En un mundo donde los seres humanos, vampiros y zombies coexisten, una invasión alienígena altera el status quo y les obliga a luchar juntos contra ellos. En el medio de esta situación, se encuentran tres adolescentes imperturbables ante todo, ya que se sienten en el instituto como en el fin del mundo todos los días. Deberán superar  sus problemas personales y rivalidades y unirse con el fin de salvar a su pueblo de la extinción.

Arthur

2011 | Arthur

Arthur, heredero de una gran fortuna empresarial gobernada por su madre, se comporta como un niño grande sin asumir responsabilidad alguna, hasta el punto de que sigue cuidando de él y sacándole de líos su vieja niñera: por si fuera poco, su vida de auténtico playboy que abusa del alcohol, llena de caprichos con mujeres y emociones fuertes, provoca con frecuencia titulares escandalosos en los periódicos. Como su madre no está dispuesta a consentir ni un exceso más, le plantea un ultimátum: deberá casarse con la responsable mujer de negocios Susan para así sentar la cabeza; en caso contrario, lo desheredará. Tal disyuntiva asoma justo cuando Arthur cree haber encontrado su verdadero amor en Naomi, un espíritu libre, sensible y sensato, una mujer atenta a las necesidades de los demás, empezando por las de su anciano progenitor. Fallido remake de Arthur, el soltero de oro. El film ochentero fue en su momento un fenómeno, pero la versión que entrega Jason Winer resulta un tanto rancia. Se le quiere dar un aire de cuento de hadas, deliciosa comedia romántica y tal, y al tiempo, hacer contenidas “gracietas” zafias, que no funcionan. Resulta curioso porque la intención es hacer algo a lo grande en lo que a esfuerzo de producción se refiere -la escena inicial con el protagonista enfundado en un traje de Batman y conduciendo el batmóvil, el pasaje de la Estación Central neoyorquina para usa y disfrute exclusivo de la pareja enamorada...- y la cosa se queda pequeñita, muy pequeñita. Russell Brand es uno de los cómicos de moda, pero aquí como protagonista no tiene gracia, quizá se siente encorsetado en su personaje. Tampoco parece sentirse cómoda Helen Mirren como niñera, en un personaje convertido en mujer, en la película original el papel era para el gran e impasible John Gielgud. En general los actores parecen un poco perdidos en una historia que se ha querido adaptar a los nuevos tiempos sin demasiado acierto.

3/10
Vanishing on 7th Street

2011 | Vanishing on 7th Street

Hung (2ª temporada)

2010 | Hung | Serie TV

Ray Drecker ya ha asumido su cambio de vida. A pesar de que trabaja en la prostitución masculina, intentará reconquistar a su ex mujer. Sin ser uno de los mejores productos de HBO, Hung remonta en su segunda temporada y tiene su interés. Desarrolla más los personajes y tuvo bastante éxito.

4/10
Hung

2009 | Hung | Serie TV

Ray Dreker es un profesor de historia y entrenador de baloncesto, divorciado, con dos hijos, que tiene problemas para llegar a fin de mes. Su casa se incendia, y decide montar una carpa en el patio y vivir en ella, por lo que sus hijos se mudan con la madre. Para solucionar su situación económica, Dreker decide probar fortuna como gigoló. Thomas Jane (El castigador, Deep Blue Sea) protagoniza esta comedia dramática de HBO. El reputado cineasta Alexander Payne (Entre copas) dirige el episodio piloto y es productor ejecutivo de la serie.

4/10
Dewey Cox: una vida larga y dura

2007 | Walk Hard: The Dewey Cox Story

Risas paródicas, a partir de un subgénero de moda: los biopics de gente del mundo de la música. John C. Reilly asume el protagonismo con una historia del prolífico Judd Apatow (Supersalidos) y de Jake Kasdan, éste el director. Sigue a Dewey Cox, una leyenda del rock, y que comparte con Johnny Cash rasgos como el de una esposa ama de casa, y el romance con una cantante, y con Ray Charles un trauma en relación a la muerte de su hermano. El film incluye cameos de actores haciendo de músicos: Jack Black (Paul McCartney), Justin Long (George Harrison), Paul Rudd (John Lennon) y Jason Schwartzman (Ringo Starr).

4/10
The Wire (Bajo escucha) (3ª temporada)

2004 | The Wire | Serie TV

La serie creada por David Simon sigue la tónica habitual de calidad en su tercera entrega, tomándose su tiempo en ir poniendo las piezas sobre el tablero de una trama compleja sobre el trabajo policial en la degradada Baltimore, donde impera el tráfico de drogas y la delincuencia, y en que los políticos piensan más en su poltrona que en la meta primordial de mejorar la vida de los ciudadanos, de mayoría negra. Temas de calado, incluido el propio sentido del trabajo –Jimmy McNulty obligado a preguntarse que está haciendo con su vida, sólo centrado en su trabajo policial y en relaciones sexuales sin compromiso–, conviven con la evolución de los personajes, todos muy bien perfilados, en una sociedad corrupta donde resulta difícil llevar una vida más o menos normal. Jimmy McNulty decide iniciar su propia investigación, para aclarar si D’Angelo Barksdale se suicidó realmente en la cárcel o fue un asesinato propiciado por su entorno, que temía que testificara contra ellos. En las calles, sigue la guerra de bandas, por lo que el comandante Rawls y el comisionado Ervin H. Burrell presionan a los agentes de policía para que extremen la vigilancia. Por otro lado, el carismático traficante Omar Little sigue planeando meticulosamente sus golpes. La tercera temporada de esta prestigiosa serie policiaca se centra en las actuaciones de los líderes políticos de la ciudad de Baltimore, con respecto a la corrupción, el tráfico de drogas y la violencia callejera. También muestra a Stringer, un gángster que busca la honorabilidad invirtiendo en negocios inmobiliarios utilizando el dinero del narcotráfico. Y aborda con ingenio la idea del comisario Colvin, a punto de jubilarse, de obligar a los traficantes a operar en tres áreas muy delimitadas –Hamsterdam apodan a esta zona franca los camellos–, lo que viene a ser una especie de legalización controlada de las drogas, por supuesto a espalda de sus superiores, y que obtiene resultados espectaculares en el descenso de la criminalidad. En lo relativo a las radioescuchas, rebosa ingenio el modo en que abordan lo que parece un obstáculo insuperable a la hora de pinchar los teléfonos, el que sean desechables y sean renovados cada 15 días. Entre los actores que se incorporan destaca Aidan Gillen (hijo de Helen Mirren en En el nombre del hijo) como el ambicioso político que acaricia postularse a la alcaldía Tommy Carcetti.

8/10
The Wire (Bajo escucha) (2ª temporada)

2003 | The Wire | Serie TV

La droga es una lacra de nuestro tiempo. Así lo sigue mostrando esta realista serie policíaca de David Simon sobre el mundo de los narcotraficantes en la ciudad de Baltimore. Se trata de investigar las operaciones, las entregas y los cobros a pie de campo, en la famosa ciudad portuaria de Maryland. Para ello, un grupo de agentes pondrá en marcha sofisticados sistemas de espionaje. En esta temporada de la formidable serie, los polis, con el carismático Mc­Nulty (Dominic West) entre ellos, tendrán de nuevo dificultades y no sólo con los delincuentes que mueven la droga. Un suceso horrible -la muerte por asfixia de 14 mujeres destinadas a la trata de blancas en un contenedor del puerto- será el inicio de un nuevo caso. Destaca nuevamente el tono realista, y lo bien que se trenzan las distintas lineas argumentales, que implican a un buen puñado de personajes. Pues se mezcla el choque de egos -el jefe de policía Valchek que quería regalar una vidriera a la iglesia, y el sindicalista del puerto Frank Sobotka que se le ha adelantado-, con el terrible caso mentado, en el que están implicados unos mafiosos griegos, que tienen untados a Sobotka y a algunos de sus hombres. Se muestran la colaboración distintos departamentos, incluido aduanas, y la reunión del antiguo equipo de investigación disuelto -un degradado McNulty patrulla con lancha motora, Lance estaba a punto de abandonar el cuerpo para dedicarse a la abogacía...-, mientras también seguimos el mundo mundo carcelario y los trapicheos en las Torres. Y ello con los dramas personales y familiares, el matrimonio roto de McNulty, la decepción de Sobotka con su pringado hijo, etc.

7/10
The Wire (Bajo escucha)

2002 | The Wire | Serie TV

En las calles de Baltimore se mueve mucha droga. Demasiada. Gracias a la tozudez de algunos investigadores, las autoridades ponen en marcha un operativo policial donde colaboran homicidios y narcóticos, con soplones e infiltrados, con sofisticados sistemas de escucha y espionaje, para tratar de desbaratar a las bandas que operan en el lugar; pero éstas no se lo van a poner fácil. Realista y vibrante serie de la HBO sobre el mundo de la droga, muestra las dos caras de la moneda, o sea, los esfuerzos policiales, y los trapicheos de los narcotraficantes; y se ve cómo la línea que separa lo bueno de lo malo puede desdibujarse a veces, pues sobresalen los egos, existe la tentación del dinero fácil y la dificultad por cambiar las cosas... Aunque también asoma lo mejor de las personas, la capacidad de arriesgarse, el intento de apartar a un adolescente del camino del crimen, la aparición de habilidades inesperades en quien parecía mediocre y estúpido... Tiene el gran mérito de combinar credibilidad, con el suspense de cómo discurrirán las cosas. Las tramas uridas por David Simon, creador, y Ed Burns, son sobresalientes y evitan los estereotipos más manidos. Y hay más que un convincente trabajo de todo el reparto, empezando por Dominic West (28 días).

8/10
Session 9

2001 | Session 9

¿De dónde sacó el director Brad Anderson un escenario tan aterrador para esta película? Da tanto miedo que sorprende incluso que los protagonistas campen a sus anchas por tan siniestro lugar. Pues bien, parece ser que el manicomio donde transcurre la acción existe de verdad, y que el cineasta citado pasaba con su coche regularmente cerca de ese sitio, el Sanatorio Mental de Danvers, erguido sobre una colina, construido hacia 1860 y que en la actualidad permanecía abandonado. La planta del edificio recuerda a un murciélago con las alas abiertas como si el arquitecto hubiera sido el mismísimo conde Drácula. “Escribimos un guión basado en historias reales que habíamos escuchado sobre ese lugar”, explica Anderson. A pesar del respeto que impone la casa, y como hay que ganarse las lentejas, un grupo de cinco trabajadores acepta limpiar hasta el último rincón del lugar de residuos tóxicos. Ataviados con trajes protectores, se aventuran por los extensos y oscuros pasillos donde encontrarán evidencias de torturas a los pacientes, posesiones demoníacas y unas cintas que se utilizaban para grabar a una paciente con personalidad múltiple. Con este trabajo, Anderson demuestra que es capaz de rodar una historia completamente diferente a su estimable Próxima parada: Wonderland, una comedia romántica que merece la pena rebuscar en el videoclub. De paso, demuestra que se puede dar miedo sin necesidad de sangre a mansalva, lo que más bien suele provocar asco, y sin sofisticados efectos especiales. Contribuyen a la causa las sobrias interpretaciones de David Caruso (Prueba de vida), Peter Mullan (El perdón) y Josh Lucas (Una mente maravillosa). El intrincado argumentado puede liar al espectador, pero contribuye a reforzar el terror a lo que no se puede explicar y más o menos se aclara al final.

4/10
El amor apesta

1999 | Love Stinks

Seth, un guionista de comedietas televisivas conoce a la explosiva Chelsea, con la que no tarda mucho en irse a la cama. Pero como Seth no quiere comprometerse, ella empieza a tramar un plan para llevarle al matrimonio. Ello provoca toda una serie de enredos disparatados, una verdadera batalla campal por conseguir el anhelado amor.

3/10
Próxima parada, Wonderland

1998 | Next Stop Wonderland

Trayectorias paralelas de dos corazones solitarios. Erin es una independiente y culta enfermera, en plena crisis sentimental tras romper con su novio; su madre, frívola y posesiva, le quiere buscar nueva pareja a través de un anuncio en el periódico: lo que provoca una singular apuesta entre cuatro amigos. Por su parte, Alan, de origen brasileño, compagina su trabajo en un acuario y sus estudios de biología marina. ¿Se cruzarán algún días estos dos personajes para enamorarse? Buena muestra de cine independiente americano. Este sugerente film combina la comedia (hay un buen puñado de gags) con romanticismo y drama existencial. Hay una excelente composición de personajes y una música brasileira deliciosa.

7/10

Últimos tráilers y vídeos