IMG-LOGO

Biografía

Bob Odenkirk

Bob Odenkirk

57 años

Bob Odenkirk

Nació el 22 de Octubre de 1962 en Naperville, Illinois, EE.UU.
Filmografía
Better Call Saul (5ª temporada)

2020 | Better Call Saul | Serie TV

El locuaz Jimmy McGill puede por fin volver a ejercer la abogacía. Pero huyendo de la alargada sombra de su hermano, cambia su nombre al de Saul Goodman, y empieza a representar a delincuentes y camellos de poca monta, aunque la proximidad al mundo del narcotráfico y a la familia Salamanca, le puede enredar en asuntos más complicados. Y aunque se empeña en mantener la relación con Kim Wexler, esta se debate entre su deseo de seguir la senda marrullera de su pareja, y la constatación de lo eficaz que puede llegar a ser. Entretanto, el lacónico Mike Ehrmantraut sigue sirviendo a los señores del tráfico de drogas, lo que no parece casar muy bien con su papel de cariñoso abuelo, que cuida de su nieto cuando la madre, viuda, de su hijo, le pide el favor de ocuparse de ella, le pesa la conciencia por sus conexiones con el mundo criminal. Quinta temporada de la magnífica serie Better Call Saul, el spin-off de Breaking Bad, creado por Vince Gilligan y Peter Gould. La trama se va acercando cada vez más a la época en que conocimos a Walter White, y los fragmentos en blanco y negro a la huida posterior de Jimmy-Saul con falsas identidades. Y ahonda en los personajes con momentos de gran fuerza. De modo que vemos el anhelo de Jimmy por compartir su vida con Kim en una gran mansión, pero también lo difícil que le es al primero evitar ocurrencias como la de ofrecer descuentos a sus potenciales clientes criminales, y a la segunda decidir entre cortar o no las amarras que le unen al otro. En los primeros capítulos se encuentra muy presente la idea de la esquizofrenia o doble vida en que se mueven los personajes. Es el caso de Jimmy, Kim y Mike, pero también el de Nacho Varga, que trata de ganarse la confianza de Lalo Salamanca, para informar de los movimientos de la familia a Gustavo Fring. La acción audaz por parte de Nacho de recuperar una remesa de droga, a punto de ser incautada por la policía, da pie a un intenso momento de suspense, que convive con la mirada incrédula de Lalo. Y no faltan los momentos divertidos, repletos de ingenio, como el de Jimmy-Saul quedándose colgado en el ascensor de los juzgados con la fiscal que lleva los casos de varios de sus clientes. De nuevo el reparto –Bob Odenkirk, Jonathan Banks, Rhea Seehorn, Patrick Fabian, Michael Mando, Tony Dalton, Giancarlo Esposito– está perfecto.

8/10
Casi imposible

2019 | Long Shot

Las trayectorias de Charlotte Field, flamante Secretaria de Estado, y Fred Flarsky, periodista contestatario, vuelven a encontrarse muchos años después de que se conocieran siendo unos jovencitos, ella le hacía de niñera. Tras saber que el presidente Chambers no se presentará a la reelección, adelantará sus planes para postularse como candidata a la Casa Blanca, su idea es lograr un gran éxito con un importante acuerdo ecológico global, el trampolín perfecto que la situará como favorita. Ella es una mujer preparada y capaz, y además luce casi como una modelo de pasarela, pero sus asesores piensan que a sus discursos les falta un toque de humor. Y se lo podría proporcionar Fred, personaje desastrado y que siempre lo cuestiona todo, pero con indudable ingenio y visión de las cosas, con quien ha coincidido casualmente en una reunión social. Inesperadamente, sobre todo por parte de ella, prende la chispa del enamoramiento. Comedia gamberra, pero con elementos románticos y de sátira política, que reúne a Jonathan Levine con uno de sus actores habituales, Seth Rogen, ambos han rodado juntos 50/50 y Los tres reyes malos. El guión lo firma una pareja atípica, Dan Sterling, que ha escrito para series como South Park y The Office, y Liz Hannah, que escribió para Spielberg Los archivos del Pentágono. El resultado, de dos largas horas, funciona mejor de lo previsto, logrando que aceptemos el romance de Rogen con Charlize Theron, a priori poco creíble, y encajando un buen puñado de ideas como la posibilidad de que una mujer sea algún día presidenta de Estados Unidos. No es que se busque la credibilidad, pues todo resulta conscientemente disparatado, pero sí la coherencia, que el cambio de tono suceda sin que la cosa chirríe demasiado. Porque no faltan desde elementos zafios al estilo de los hermanos Farrelly –Algo pasa con Mary es un obvio referente, y sería digno de estudio en una tesis doctoral cómo el fijador del pelo que un día sorprendió puede dar paso ya a cualquier cosa sin que el espectador casi ni pestañee, la banalización de la masturbación prosigue–, y bromas con el consumo de drogas –más banalización– a otros más románticos, pasando por momentos al estilo El ala Oeste de la Casa Blanca, y bombardeos y todo propios de una cinta de acción, y hasta hay tiempo para una crítica mordaz donde reciben sopapos los políticos que conciben su trabajo como un espectáculo y un reparto de prebendas, el estado profundo con los millonarios que operan presionando en la sombra, o los medios de comunicación, con tendencia a frivolizar e insultar. Hay cierto ingenio en dar la vuelta a las previsiones de lo que se piensa que funcionará o no ante la opinión pública y en las encuestas, y sorprende agradablemente que se pongan en la picota los prejuicios y rechazo hacia los que piensan de modo diferente, invitando a la autocrítica. Aunque se hacen malabarismos para encajar ideas, el film intenta jugar al equilibrio a la hora de señalar que en política y en la vida en general hay que llegar a compromisos y saber ceder en lo que uno pueda ceder, a la vez que aboga por la fidelidad a los propios principios. Está bien el reparto, sobre todo la pareja protagonista, muy divertidos y con química, pero también los secundarios menos conocidos.

6/10
Mujercitas

2019 | Little Women

“Mujercitas”, la novela de Louisa May Alcott, ha resistido de modo maravilloso el paso del tiempo. Lo demuestran las numerosas adaptaciones cinematográficas a las que ha dado lugar, incluida la que nos ocupa, de cuyo guion y dirección se ha ocupado una mujer, Greta Gerwig que confiesa una especial deuda de gratitud, su dedicación artística la debe en parte a la obra de Alcott. De hecho el film, que muestra a una Jo March mujer fuerte y escritora, reflejo de Alcott, también reverbera en la propia trayectoria de Gerwig. El espectador que dude en acometer el visionado de esta película debería renunciar a los prejuicios, tal vez alimentados por una palabra en desuso –nadie habla de “mujercitas” en sus conversaciones en los tiempos que corren–, que puede sonar a ñoñería, pero que en realidad es muy hermosa, pues alude a niñas, adolescentes, que se están convirtiendo en mujeres adultas que toman sus propias decisiones. Quizá uno de los momentos más tiernos de Mujercitas es aquel en que el señor March, recién regresado de la guerra, se refiere a sus hijas como “mis mujercitas”. La trama transcurre básicamente en dos tiempos que se alimentan e influyen reciprócamente. Por un lado tenemos a las hermanas March ya convertidas en una mujercitas, cada una viviendo su vida: Jo vive en Nueva York, desarrollando su talento literario con relatos para la prensa; Meg se ha casado con un maestro, y lleva una vida modesta con sus dos niños; Amy ha viajado a París con su tía solterona, buscando encontrar un buen partido matrimonial; y Beth ha quedado en el hogar familiar, debido a su frágil salud. Las vicisitudes en este marco temporal, se entrelazan con las del pasado, cuando las cuatro hermanas viven con su madre Marmee, pasando con alegría y paz las estrecheces y penurias que tocan, y compartiendo con los más necesitados lo poco que tienen, el padre está en el ejército, son los tiempos de la guerra de secesión; son momentos de crecer y forjar el carácter, de desarrollar su imaginación con obras de teatro compuestas por Jo, y de comenzar a interesarse por los chicos, empezando por Laurie, el nieto y único heredero del vecino señor Dashwood. En tiempos de empoderamiento y lucha por los derechos de la mujer, se advierte con claridad meridiana que Alcott se adelantó a su tiempo con esta obra donde son ellas las más fuertes. No hace falta forzar mucho el original para mostrar mujeres independientes, con ilusiones y metas que persiguen con denuedo, también reconociendo con realismo las limitaciones sociales. Pero quizá vale la pena subrayar cómo en tiempos en que en aras a objetivos profesionales y de tocar poder, muchas mujeres se dejan el alma en el camino, Gerwig recuerda las satisfacciones que ofrece una vida familiar plena, madres y hermanos a los que querer, la aventura de fundar un nuevo hogar: metas que pueden y deben ser compatibles con una carrera laboral, que no debería ser una losa que aplasta todo lo demás. Y también se habla de la importancia de la educación en virtudes, encantadora Marmie de Laura Dern, que tiene su contrapunto en su hermana solterona rica de Meryl Streep. La directora sabe plasmar en la pantalla el gozo grande de querer y ser querido incondicionalmente. Tiene mucho mérito que Gerwig vuelva a abordar una historia que tan gratos recuerdos ofrece a sus admiradores, y que lo haga sin rutina ni cansinismos, con mirada personal y fiel. Sus más de dos horas se pasan en un santiamén, pues la narración es agilísima, por su acertada estructura de guion, y una interpretaciones de ensueño, incluso de los personajes más secundarios, aquí la tentación es ofrecer la lista completa del reparto, y cantar las virtudes de todos, pero en fin, destaquemos quizá a Saoirse Ronan y Timothée Chalamet, por aquello de que repiten con la directora tras hacer Lady Bird. Además es preciosa la dirección artística, la fotografía, el vestuario y la banda sonora, obra del compositor del momento, Alexandre Desplat.

8/10
Los archivos del Pentágono

2018 | The Post

Una película más dentro de la amplia tradición del cine periodístico estadounidense, en donde son puntas de lanza los clásicos Primera plana o Todos los hombres del presidente y filmes más recientes como Matar al mensajero o Spotlight. Tiene en común con la laureada película de Lumet sobre el “watergate” la época en que transcurre la acción, el hecho de que se trate de una historia real y el protagonismo del medio más emblemático cuando hablamos de investigación periodística, The Washington Post, aunque en Los archivos del Pentágono el quid de la cuestión no es tanto la indagación sobre una historia oculta, sino las dificultades, dudas y peligros de publicar información sensible. Está en juego la misma esencia del periodismo, la libertad de prensa frente a los abusos del sistema, valores que abandera con orgullo la constitución de Estados Unidos. Al principio de la década de los 70 The Washington Post está en serias complicaciones económicas. No le queda más remedio a su editora, Katherine Graham, que asumir su salida a bolsa y recibir inversiones que hagan evolucionar el Post de un periódico local y familiar a un gran medio global. En esta situación el director del diario, Ben Bradlee, sigue de cerca qué hace su competidor The New York Times. Cuando éste publica un artículo acerca de un informe gubernamental que cinco años atrás denunciaba la situación en la Guerra de Vietnam, cosa que fue acallada por el gobierno –con los presidentes Johnson y Nixon a la cabeza–, Bradlee perseguirá el hilo de una noticia que, intuye, podría conmocionar al país entero. El mérito del guión de Josh Singer –forjado en películas de línea similar, como El quinto poder o la citada Spotlight– es haber logrado una narración de enorme fluidez que se despliega como si se tratara de una película de intriga. Y eso cuando en realidad todo gira en torno a algo tan simple (y a veces tan difícil) como tomar una decisión. De atrapar al espectador se encarga la genialidad de Steven Spielberg, que sabe usar como nadie la banda sonora de John Williams para generar inquietud y que concibe algunas escenas con una impresionante maestría, al alcance de muy pocos, como la de la advertencia de la amenaza de desacato, la reunión final en casa de Graham (ese reloj, esa rotativa) o la conversación telefónica a varias bandas en casa de Bradlee, quizá el mejor momento de la película. Spielberg ofrece con su film un explícito homenaje al periodismo clásico, al mundo del papel impreso –primer eslabón en la cultura, se dice en el film–, de los reporteros y sus fuentes, pero le da tiempo a tocar otros temas interesantes: la ineludible responsabilidad moral en la información; la no injerencia de los propietarios en el trabajo periodístico; la incipiente y difícil llegada de las mujeres a puestos de alta dirección; e incluso el vínculo esencial que comparten todos los medios, aun cuando compitan como leones en las calles. Aunque se trata de una película bastante coral, con secundarios de renombre como Bruce Greenwood y Bradley Whitford, resulta simplemente perfecta Meryl Streep (Kay Graham) en su papel de mujer frágil y valiente cuya labor al frente del Post inspiraría a tantas mujeres para llegar a puestos directivos, mientras que Tom Hanks (Ben Bradlee) demuestra una vez más su camaleónica capacidad de convicción.

7/10
Better Call Saul (4ª temporada)

2018 | Better Call Saul | Serie TV

Cuarta temporada de las andanzas del abogado Jimmy McGill en la serie spin-off precuela de Breaking Bad, a cuyos hechos se va acercando paulatinamente. Va cobrando tintes más oscuros en lo relativo a la personalidad de su protagonista tras la trágica muerte suicida de su hipocondríaco hermano Chuck, Jimmy se encuentra sumido en algo muy parecido al desencanto. Jimmy ha tenido que renunciar temporalmente a las leyes por su suspensión temporal, así que quiere emplear en cambio su proverbial labia para convertirse en vendedor, pero algo se ha roto en su interior, en su afición a una picaresca propia de boy-scout. Cuando trata de conseguir un puesto en una compañía de fotocopiadoras, estalla al darse cuenta de lo fácil que resulta embaucar a las personas, y la frecuencia con la que el ser humano parece incapaz de detectar y valorar la bondad del prójimo, sus cualidades más valiosas. Algo comparable le ocurre a Mike Ehrmantraut, al que Gustavo Frint asegura un puesto tapadera como asesor de seguridad para pagarle ciertos servicios prestados ilegalmente, cuando a él le gustaría en verdad sacar a la luz los muchos agujeros de esas empresas, que podrían ser víctimas de timos, estafas y robos con suma facilidad. En el negocio de narcotráfico que mueve bajo la tapadera de “Los Pollos Hermanos”, el coma de Héctor Salamanca puede suponer una oportunidad para ocupar una posición privilegiada. A Mike le tocará supervisar la construcción de unos laboratorios bajo tierra en el desierto de Nuevo México, de los que se encarga un ingeniero alemán con su equipo, a los que va a tocar vivir una temporada sin salir al exterior. De nuevo la serie creada por Vince Gilligan y Peter Gould presenta unos guiones y personajes de hierro, en que conviven el drama y el humor en el gran escenario de la tragicomedia humana en que consiste el mundo. Llama la atención la cantidad de matices y vida interior que pueden presentar Jimmy y compañía, donde el reparto sabe que tiene unos personajes que son una perita en dulce, y aprovechan para lucirse sin histrionismos, se adaptan a sus roles como el guante a la mano. Como le ocurrió a Bryan Cranston con Walter White, Bob Odenkirk sabe que con Jimmy/Saul tiene al personaje de su vida, y lo aprovecha con inmenso talento. La temporada va "in crescendo", con las dudas acerca de si la relación de Jimmy con Kim podrá resistir, pues en ella sigue latiendo una bondad que en él cada vez se va trocando más en cinismo. El clímax de la temporada en el último capítulo, con el intento de Jimmy de recuperar su título de abogado, y los esfuerzos de Mike por arreglar una "fisura" en la construcción del laboratorio, es sencillamente formidable.

8/10
Better Call Saul (3ª temporada)

2017 | Better Call Saul | Serie TV

Tercera temporada, magnífica como las anteriores, de la serie spin-off de la también fantástica Breaking Bad. Con los personajes principales ya claramente perfilados por Vince Gilligan y Peter Gould, podemos ahondar en sus conflictos con nuevas situaciones muy bien presentadas. Por un lado tenemos a Jimmy McGill (Bob Odenkirk), verdaderamente en estado de shock después de haber confesado generosamente una artimaña que sirvió para birlarle a su hermano Chuck (Michael McKean) un cliente del despacho de abogados, pues el otro jugó con él para tener pruebas con que incriminarle y echarle de la dedicación profesional del derecho. Y su socia y novia ocasional, Kim Wexler (Rhea Seehorn), no sabé cómo afrontar la situación. Mientras, Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), siente que debe vengar la muerte de un inocente a manos del narco Héctor Salamanca, lo que le lleva a conocer al CEO de Los Pollos Hermanos, o sea, al viejo conocido de Gus Fring (Giancarlo Esposito). La relación entre todos irá entretejiéndose y reforzándose cada vez más. Nunca deja de sorprender el excelente pulso narrativo, cómo se puede prolongar la escena más nimia para dotarla de sorprendente suspense y empaque, con una puesta en escena sencillamente soberbia. Los diálogos son magníficos, hay hondura casi shakespereana a la hora de dibujar el patetismo de los personajes, la convivencia de los puntos fuertes con los débiles, cierta generosidad y grandeza de ánimo con artimañas y trampas para salirse uno con la suya. Hay momentos divertidos, pero con un punto de amargura y humorada negra, porque recocemos la realidad que subyace en ciertas mezquindades. Y nuevamente, en la relación fraterna entre Jimmy y Chuck hay resonancias bíblicas que hacen pensar en Caín y Abel redivivos y reinventados. Además, viejos personajes de Breaking Bad son introducidos aquí por primera vez, para delicia de los fans, como la eficaz secretaria de Jimmy.

8/10
El día de la novia

2017 | Girlfriend's Day

Better Call Saul (2ª temporada)

2016 | Better Call Saul | Serie TV

Segunda temporada del spin-off de Breaking Bad, arranca con un sketch en blanco y negro donde Saul Goodman –o Jimmy McGill– se queda atrapado en un sótano, un buen resumen de la frustración de antaño y del modo en que ha adquirido sabiduría y paciencia, como se lee en la pared, "SG estuvo aquí". Ya en el tiempo presente, Jimmy se encuentra en una encrucijada tras haber roto con su hermano, duda entre emprender una exitosa carrera de abogado en un bufete, algo a lo que le anima Kim Wexler, o divertirse con su labia de chanchullero, una de sus grandes habilidades. Entretanto el antiguo policía Mike Ehrmantraut es despedido de su puesto de matón por el insoportable informático nuevo rico que le contrató para traficar con fármacos. Vince Gilligan y Peter Gould siguen demostrando que están en plena forma a la hora de mostrar las nuevas evoluciones de su particular abogado, de nuevo muy bien interpretado por Bob Odenkirk. En el primer episodio, escrito y dirigido por Thomas Schnauz, demuestran de nuevo un profundo conocimiento de la naturaleza humana, y su capacidad para plantear situaciones de alto voltaje dramático y cómico, como la tomadura de pelo al corredor de bolsa.

8/10
Better Call Saul

2015 | Better Call Saul | Serie TV

Sorprendente spin-off de la serie televisiva Breaking Bad, salido de la mente de los mismos artífices, Vince Gilligan y Peter Gould. Centra su atención en el personaje del abogado chanchullero Saul Goodman, que se ocupaba de las dificultades legales de los ya legendarios Walt Whitman y Jesse Pinkman, trazando en esta primera temporada un arco del personaje que permite entender su transformación, desde los tiempos en que respondiendo al nombre de Jimmy McGill, era un timador de poca monta conocido como Jimmy Resbalones, hasta que se convierte en el picapleitos de mucha labia e ingeniosos recursos capaz de defender y sacar las castañas del fuego a tipos más que dudosos, que con frecuencia incumplen la ley. De propina, además de cruzarnos con alguno de los personajes que tendrían relevancia luego en el universo Breaking Bad, conocemos también con más detalle la evolución de uno de ellos, el matón reflexivo Mike Ehrmantraut, antiguo policía, al que encontramos inicialmente como vigilante de un parking. Aunque podía pensarse en el personaje de Goodman-McGill –muy bien interpretado por Bob Odenkirk, que aquí ejerce además de productor– como alguien de suficiente entidad para poder sostener una serie, no era fácil imaginar que Gilligan y Gould imaginarían de modo tan potente sus orígenes. Pues su historia presenta dimensiones shakespereanas –el dilema de hacer lo que te gusta disfrutando o inclinarte por lo correcto, mientras la vida se va pasando, resuelto de modo inesperado, y encajando bien las numerosas piezas del puzzle argumental– e incluso bíblicas –la relación de Jimmy con su hermano Chuck, abogado de prestigio encerrado en el sótano de su casa por una extraña fobia, que viene a ser una especie de ocurrente vuelta de tuerca a los hermanos del Génesis, Caín y Abel–, con momentos dramáticos de gran intensidad, donde se hacen presentes la generosidad y el sacrificio, pero también el sentido de la decepción, la sensación de haber malgastado, tal vez, el tiempo. Better Call Saul es una serie muy de nuestro tiempo, con su punto cínico, mostrado sobre todo en el sentido del humor, por ejemplo al seguir a ese matrimonio de estafadores que considera, muy sinceramente, que no han hecho más que llevarse lo suyo; a Jimmy revolviendo literalmente en la basura para encontrar pruebas para un caso. Hay algo en él de moderno Robin Hood, sobre todo cuando parece encontrar su nicho legal ofreciendo sus servicios como abogado a los ancianos, pero siempre punteado por esa mirada irónica. En realidad, todos los personajes –también Mike, para el que todo ha cambiado con la muerte de su hijo, y el consejo que le dio, o Chuck, el hermano "superior"– tienen un punto trágico que los convierte en tremendamente interesantes, y de los que estamos deseando seguir su evolución.

8/10
Éramos pocos y llegaron los aliens

2015 | Freaks of Nature

En un mundo donde los seres humanos, vampiros y zombies coexisten, una invasión alienígena altera el status quo y les obliga a luchar juntos contra ellos. En el medio de esta situación, se encuentran tres adolescentes imperturbables ante todo, ya que se sienten en el instituto como en el fin del mundo todos los días. Deberán superar  sus problemas personales y rivalidades y unirse con el fin de salvar a su pueblo de la extinción.

Fargo (serie)

2014 | Fargo | Serie TV

Todo arranca con la llegada a un pueblecito invernal de Minnesota, con nieves casi perpetuas, del enigmático asesino profesional Lorne Malvo, dispuesto a ejecutar uno de sus “trabajos”, eliminar a un tipo, pura rutina. Se cruza en su camino el mediocre vendedor de seguros Lester Nygaard, y Malvo se “apiadará” de él y las humillaciones que recibe de parte de un antiguo compañero de pupitre, y de su insoportable esposa, realizando un asesinato adicional, ayudándole a manejar otro y cometiendo de propina un tercero. Lo que inevitablemente propicia una investigación de la perspicaz y oronda agente Molly Solverson, que debe sortear los obstáculos de su inepto jefe. Lograda traslación del universo de Fargo, la película homónima de los hermanos Coen al formato de serie televisiva. Noah Hawley tiene el mérito de crear algo que no es exactamente un remake ni una reinvención, pues en la trama existen numerosos elementos reconocibles del original, pero el conjunto tiene personalidad propia y atrapa. La serie en su primera temporada recrea bien la América profunda, donde pueden convivir los buenos sentimientos de una vida sencilla –Molly y su padre, más el acercamiento-enamoramiento del agente de otro pueblo, el viudo Gus, que vive con su hija adolescente–, con la inmoralidad de tipejos egocéntricos y muy poca cosa –el vendedor Nygaard, el empresario Stavros Milos– y una caterva de asesinos sin escrúpulos de rasgos casi demoníacos, encabezados por el frío y brillante Malvo. Los actores están muy bien seleccionados: a algunos sorprenderá ver a “Bilbo-Watson” Martin Freeman en su odiodo papel de Nygaard, resulta todo un descubrimiento Allison Tolman como Molly, y su padre en la ficción, Keith Carradine, aporta todo su carisma. No podemos además dejar de mencionar a Billy Bob Thornton, el asesino despiadado y cínico, o a Colin Hanks, el policía que habría preferido ser repartidor de correo a agente de policía. El film incide en cierto sentido del humor existencia, a partir de la violencia irracional y de la existencia anodina propia de lo cotidiano. También hay un sexo tosco y de motel, que parece incidir en su condición de pura forma de entretenerse en lo que no dejan de ser vidas mediocres y grises. Aunque la partitura musical la firma un tal Jeff Russo, también es una curiosa recreación de la original de Carter Burwell, quien tal vez habría merecido un crédito en la serie.

7/10
Boulevard

2014 | Boulevard

Nebraska

2013 | Nebraska

  Woody Grant, un anciano en el que asoman los primeros síntomas de demencia senil, está convencido de que ha ganado un millón de dólares en una lotería, y desea acudir personalmente desde Billings, Montana a Lincoln, Nebraska, para cobrar su premio. Los intentos de su esposa Kate, y sus hijos David y Ross por disuadirle resultan inútiles, una y otra vez se pone en camino rumbo a Nebraska. De modo que David se toma unos días de permiso en el trabajo para acompañar a su progenitor, lo se convierte en un momento privilegiado para estrechar lazos y hacer un alto en el camino en la pequeña localidad de la que es originario Woody y donde pasó su infancia su hijo. Allí se reunirá toda la familia. Formidable película de Alexander Payne, que de nuevo escoge el formato de “road-movie” –piénsese en Entre copas o A propósito de Schmidt– para contar una historia rebosante de humanidad, que reflexiona sobre el paso del tiempo, la ancianidad, y las relaciones paternofiliales y conyugales. Opta con toda justicia a seis Oscar que incluyen las categorías de mejor película, director, guión –del casi debutante Bob Nelson–, fotografía –maravilloso blanco y negro de Phedon Papamichael–, y las de sus dos actores ancianos, geniales Bruce Dern y June Squibb. Payne logra un maravilloso cuadro de la América profunda, que evita los extremos de caer en la complacencia simplificadora de la vida rural o en el juicio cruel y despiadado de quienes podrían considerarse paletos ignorantes. Hay nostalgia, sí, pero con sabor agridulce, que hace pensar en Una historia verdadera de David Lynch. Vemos buena gente, sencilla y algo ingenua, sin complejos, capaz también de notables mezquindades, motivadas por la avaricia y la envidia. La galería de personajes que aparece ante Woody en su pueblo natal es numerosa, ya sean parientes, el antiguo socio de un taller –buena composición de Stacy Keach–, un antiguo amor... Algunos de ellos son apenas figurantes con una frase, no son actores profesionales, pero su naturalidad desprende el aroma de lo auténtico. Aunque hay espacio para describir los variados lazos que unen a los personajes, sobresale la relación Woody-David, el segundo interpretado por Will Forte en el que sin duda es hasta la fecha el papel más importante de su carrera. La dedicación generosa del hijo a su padre conmueve y tiene el sabor de lo auténtico, de modo que en su caso, claramente, no sólo hay un viaje físico de Montana a Nebraska, sino otro más costoso y gratificante, hacia el corazón de su padre. Sorprende la perfección de muchos pasajes, maravillosamente escritos y puestos en escena, como los de la búsqueda de la perdida dentadura postiza, la incursión en una granja ajena para recuperar un compresor perdido, o el desenlace con una flamante furgoneta atravesando el pueblo. El dominio de la narrativa fílmica es prodigioso, todos los elementos ayudan: el libreto, la fotografía, la música, el entorno, las interpretaciones.  

9/10
Breaking Bad (5ª temporada)

2012 | Breaking Bad | Serie TV

La temporada con la que culmina la genial creación de Vince Gilligan sobre el descenso a los infiernos por la corrupción moral de Walt White, un profesor de química con cáncer, que utiliza sus habilidades para crear una droga que triunfa entre los adictos. Los episodios resuelven y van atando muchos cabos, como el hecho de que el cuñado policía de Walt, que está en la división de narcóticos, se entere de las actividades con las que se ha lucrado su pariente. Por supuesto también se alcanza altas cotas de dramatismo en las relaciones de Walt con su esposa e hijo, y con su socio en el narcotráfico, Jesse Pinkman, con el que ha desarrollado una especie de relación paternofilial, por lo que nunca estamos seguros de si uno y otro estarán dispuestos a traicionarse para salvar el pellejo. Los trabajos de Bryan Cranston y Aaron Paul son sensacionales. 

8/10
Llévame a casa, nena

2011 | Take Me Home Tonight

Finales de la década de los 80. A lo largo de una noche un recién graduado va en busca de la chica de sus sueños. Le ayudan en la tarea su hermana gemela y un buen amigo. El propio protagonista del film ha intervenido en el guión de esta agradable comedia, que de algún modo está emparentada con In Good Company.

5/10
Breaking Bad (4ª temporada)

2011 | Breaking Bad | Serie TV

Esta temporada da una vuelta de tuerca más a la particular bajada a los infiernos de Walter White, un profesor de química que se convierte en un pez gordo del mundo de las drogas para dejar bien provista a su familia, y que en paralelo va perdiendo humanidad episodio tras episodio. Su particular asociación con Jesse Pinkman, un antiguo alumno suyo experto en metanfetaminas, se va degradando a medida que Jesse entiende que su profesor es mucho más oscuro y más criminal que él.

8/10
Breaking Bad (3ª temporada)

2010 | Breaking Bad | Serie TV

Aunque su cáncer está en remisión, el profesor de química reconvertido en fabricante de metanfetamina Walter White (Cranston) sigue sin poder estar tranquilo. Su mujer (Anna Gunn) ha pedido el divorcio, su cuñado agente de la DEA (Dean Norris) va tras él y su cártel mexicano lo quiere ver muerto. Pero con el futuro de su familia en juego, Walt orquesta un plan que le hará ganar una fortuna, un plan que tiene un precio terrible.

8/10
Breaking Bad (2ª temporada)

2009 | Breaking Bad (Season 2) | Serie TV

Walter y su ex alumno Jesse prosiguen con su negocio secreto de venta de metanfetaminas. Walter, que arrastra un severo cáncer de pulmón, sigue ocultando su dedicación a su mujer Skyler, y se la juega para mantener económicamente a su familia. Pero cada vez hay más problemas y más peligros que arrostrar en ese mundo, en donde los delincuentes, los narcotraficantes despiadados y los agentes de la DEA (como su propio cuñado Hank) pueden jugarte una mala pasada.

8/10
Relative Strangers: una familia casi perfecta

2006 | Relative Strangers

Al joven doctor Clayton todo le va de perlas: tiene un buen trabajo, una novia encantadora... Pero tiene una espinita clavada: nunca ha conocido a sus padres, pues fue entregado en adopción siendo un bebé. Cuando está punto de casarse, entiende que debe resolver sus dudas acerca de quiénes son sus verdaderos padres. Sus indagaciones le llevan hasta un pintoresco y casi indigente matrimonio. Greg Glienna es un tipo con ideas, pues suya es la que daría pie a la divertida comedia Los padres de ella. Aquí insiste en la idea de una comedia en torno a las relaciones familiares, aunque con su punto dramático. Glienna logró interesar al actor Danny DeVito, que tiene un papel destacado en el film, y que se comprometió en el apartado de la producción a través de su compañía Jersey Films. Ron Li-vingston, uno de los actores, piensa que el film señala cómo “llega un momento en la vida de todas las personas en que se dan cuenta de que sus padres no son exactamente como creían”.

4/10
Movie 43

2013 | Movie 43

Dos amigos adolescentes creen estar arrasando en YouTube con su nuevo vídeo. Pero todo es la broma del hermano pequeño de uno de ellos, geniecillo de la informática. Como venganza, quieren cargarse su ordenador, pero necesitan distraerle e inventan una historia de que están buscando en internet la mítica película “Movie 43”, con contenidos archiprohibidos, y el chaval, picado, se pone a buscarla en los servidores más recónditos. Y en efecto, esto sirve de hilo conductor para ir mostrando metraje de las situaciones más desopilantes, una sucesión de sketches varios en competición para ganar en grosería y zafiedad. Película gamberra para adolescentes –y adultos– descerebrados, que tiene detrás a uno de los hermanos Farrelly, Peter, no sabemos qué pasa con Bobby, esperemos que no se hayan enfadado, a lo mejor pensó que la propuesta no era suficientemente guarra y transgresora. La idea de Movie 43, que cuenta con 12 directores no superbrillantes, entre ellos la actriz Elizabeth Bank, es provocar una mezcla de asco, repulsa y risas, lo que funciona parcialmente. Tiene gracia la ocurrencia de presentar a Hugh Jackman con una “disfuncionalidad” en el cuello que provoca unos divertidos caretos de Kate Winslet en una cita a ciegas, lo más divertido de la cinta, aunque lo bueno, si breve, dos veces bueno, divisa que olvida Peter Farrelly, responsable de ese segmento. Otros actores célebres se han sumado a la función, con mayor o menor fortuna, y se supone que parte de la gracia del film es ir reconociéndolos. El modo de “pegar” las historias o cortos en Movie 43 es ingenioso, incluida la ocurrencia homenaje a Terminator. Pero tanta caca (sí, literalmente), genitales, pechos, reglas y compresas, y hasta incesto, a ver quién es más salvaje, acaba agotando; incluso otras ideas paródicas sobre Apple, enanos y superhéroes no evitan la tentación escatológica y procaz. El film es mejor que otras propuestas de los hermanos Farrelly, últimamente cuesta abajo, pero es que no han hecho nada mejor que Algo pasa con Mary, allá por 1998, y cuyos barros han traído un auténtico lodazal de películas perfectamente prescindibles.

3/10
Los hermanos Solomon

2007 | The Brothers Solomon

La sombra de los hermanos Farrelly en la comedia estadounidense actual es tan alargada como nefasta. Esta torpe imitación de Dos tontos muy tontos pone de manifiesto que incluso para perpetrar una comedia alocada y surrealista como aquella es necesario un mínimo de talento, del que carece por completo Will Forte, guionista y protagonista de este fallido film, que procede del famoso programa televisivo Saturday Night Live. Le acompaña al frente del reparto Will Arnett (Arrested Development), otro cómico con dudosas cualidades para el género. El director es el desconocido Bob Odenkirk (Un novato en prisión).El punto de partida tiene un interés nulo. Dean y John Solomon, dos absolutos descerebrados, intentan tener un hijo, antes de que muera su padre, que permanece en coma, y que siempre se había quejado de que lo único que le faltaba en la vida era haber tenido un nieto. Aunque Dean y John intentan conquistar a una posible esposa, provocan que las mujeres de su alrededor salgan huyendo, por lo que acaban recurriendo a una madre de alquiler.Poca gracia tienen los gags de esta película que se basan en que los hermanos dicen vulgaridades, o cometen estupideces como entretenerse en el videoclub a buscar una película cuando se supone que deben llegar al hospital cuanto antes, pues su padre está a punto de morir. Los personajes no sólo son inconsistentes, sino que caen bastante mal. Acabar en el cine visionando esta película es un grave error.

1/10
Un novato en prisión

2006 | Let's Go to Prison

Un presidiario observa con regocijo cómo el hijo del juez que le mandó a prisión va a ser...¡su compañero de celda! Enviado al talego por un delito que no cometió, el pobre diablo va a ser objeto de una cruel venganza, donde incluso el echarán encima a un tipo que va a ser su "amigo especial". Comedia pasada de rosca, y con abundantes bromas zafias, donde los internos de la cárcel van a hacer todo tipo de burradas al novato del título.

3/10
El día de la novia

2017 | Girlfriend's Day

Últimos tráilers y vídeos