IMG-LOGO

Biografía

Drew Barrymore

Drew Barrymore

45 años

Drew Barrymore

Nació el 22 de Febrero de 1975 en Culver City, California, EE.UU.

Cómo sobrevivir al éxito

04 Septiembre 2007

Encandiló a medio mundo siendo la niña de E.T. No era más que una cría, pero el éxito la lanzó al abismo. Cuando su futuro se presentaba más negro, comenzó a trabajar para recuperar la carrera perdida. No en vano, la interpretación ha sido su vida.

Se puede decir que Drew Barrymore estaba “condenada” a ser actriz. Es bisnieta, nieta, sobrina e hija de actores. Así que cuando nació el 22 de febrero de 1975 en Culver City (California), tenía más papeletas que cualquier otro bebé de su corta edad para dedicarse al cine. En una familia así nadie se extrañaría cuando la madre de Drew, Jaid Barrymore, tomó a su hija de onces meses y comenzó a presentarla a castings. Poco después ya participaba en anuncios televisivos. Se puede decir que aprendió a interpretar y a andar casi simultáneamente, por lo que su debut en el cine se produjo cuando tenía sólo 5 años. Fue en Un viaje alucinante al fondo de la mente, cinta de ciencia ficción donde hizo el papel de hija de William Hunt. La pequeña continuó con su carrera en televisión hasta que llamó a su puerta Steven Spielberg, su padrino profesional. El poderoso cineasta le ofreció el papel de Gertie, la hermana pequeña de Elliot, el niño protagonista de E.T., el extraterrestre (1982). La pequeña cautivó al marcianito llegado de otro planeta y al mundo entero, que soñaba con que fuera su hija. Tenía 7 años y fama internacional, a pesar de lo cual, sus siguientes proyectos no fueron relevantes. En 1985 protagonizó por primera vez una película. Fue la cinta de terror Los ojos del gato. Entonces, su carrera conoció un parón de 4 años. Drew continuó trabajando en tele, aunque lo que la mantuvo más tiempo ocupada fue su afición a salir, beber y consumir drogas. Era una cría, pero había tocado fondo. En 1988 fue ingresada en un centro para desengancharse de sus adicciones y superar el proceso depresivo en que había caído. La recuperación no pintaba bien, pues la joven acumulaba un intento de suicidio, pero lo consiguió. Con 14 años publicó su autobiografía ‘Little Girl Lost’ (Niña pequeña perdida), donde contaba sin tapujos lo que había vivido. La niña Drew salía adelante, aunque aún quedaba algo importante por recuperar: la Drew actriz. En aquellos momentos la adolescente no estaba interesada en el instituto­ –que nunca concluyó–, así que dedicó todos sus esfuerzos a recuperar su carrera interpretativa. Empezó desde el principio, cafés teatro y escenarios de poca monta, hasta que poco a poco se reencontró con su vocación.

En 1989 Alan J. Pakula la llamó para el drama Amores compartidos. A partir de ahí continuó su trabajo en cine, aunque en papeles sin relevancia en películas poco importantes. En 1994 fue elegida para compartir cartel con Madeleine Stowe, Mary Stuart Masterson y Andie MacDowell en el western femenino Cuatro mujeres y un destino. A partir de entonces comenzó a trabajar en películas de mayor repercusión y junto a actores más conocidos. En 1995 participó en Sólo ellas... Los chicos a un lado, junto A Whoopi Goldberg, en Amor loco, con Chris O'Donnell, y en Batman Forever, donde fue una de las novias de Tommy Lee Jones “Dos Caras”. La cosa marchaba y, un año después, Woody Allen la llamó para protagonizar una de las historias de su musical Todos dicen I Love You. Ese mismo año volvió al terror y desempeñó un cameo en el arranque de Scream. El éxito de la película y la fuerza de la escena, hicieron que Drew pasara a la memoria colectiva de los momentos de terror.

Tenía 23 años y una carrera encarrilada, cuando protagonizó la comedia romántica El chico ideal. Desde entonces, la actriz se ha prodigado mucho en el género, que le ha devuelto la fama gracias a títulos como Por siempre jamás (1998), Nunca me han besado (1999), 50 primeras citas (2004) o Amor en juego (2005). Aún así, el espaldarazo definitivo se lo dio la acción al más alto nivel, con la primera y segunda entrega de Los ángeles de Charlie. La actriz, también productora, fue Dylan Sanders, una de los “ángeles” de la popular serie de finales de los 70. Como compañeras en su lucha contra el mal, Barrymore contó con Lucy Liu y Cameron Díaz. La niña de E.T. había conseguido dejar de serlo. Su capacidad de rehacer su vida la ha convertido en un lugar común cuando se habla de alguien joven que se desmadra en Hollywood. Se presenta como la típica vida vivida muy deprisa. Imagen a la que no ayuda que a los 32 años acumule dos matrimonios, la suma de los cuales supera por muy poco los dos años de duración. El primero fue en 1994 con Jeremy Thomas, el dueño de un bar, y el segundo en 2001, con el actor Tom Green. Aún así, la actriz también puede ser ejemplo de perseverancia y trabajo duro. Su constancia se revela en sus películas, que no cesan de llegar a las pantallas. Hace pocos meses volvía a los cines con la comedia romántica Tú la letra, yo la música, donde compartió cartel con otro clásico del género como es Hugh Grant. Mientras que también ha intervenido en Lucky You, comedia con tintes amorosos que se desarrolla alrededor del mundo del póker. Actualmente presta su voz al chihuahua protagonista de South of the Border, el próximo proyecto de Disney. Y es que si algo no falta en la agenda de Drew es trabajo, demostrando así que se puede sobrevivir al éxito sin morir en el intento.

Filmografía
Santa Clarita Diet

2017 | Santa Clarita Diet | Serie TV

Pasados los 40, Sheila Hammond vive feliz en la lujosa localidad de Santa Clarita, junto a su esposo, Joel, con el que lleva veinte años de matrimonio, y su hija adolescente. Ambos cónyuges ejercen como agentes inmobiliarios, pero mientras enseñan un inmueble a posibles compradores, Sheila sufre un ataque de vómito; de su cuerpo expulsa una especie de huevo. Como consecuencia, descubrirá que no tiene pulso y que su sangre se ha coagulado, es decir que se ha convertido en una especie de muerto viviente. Joel, su vástaga y Eric, el amigo friki de ésta, le ayudarán a fingir que todo va bien y a calmar su apetito mientras dan con un posible remedio. Victor Fresco, productor y guionista de Me llamo Earl, ha creado la serie en formato de comedia más negra y ‘gore’ de la plataforma de ‘streaming’ Netflix. Su acumulación de casquería y salvajismo, por muy irreal que sea, alejará los capítulos de la mayor parte del público. Hace falta tener estómago en algunos pasajes. Tampoco inventa la pólvora, su descripción de la típica familia de clase alta que en realidad oculta serios problemas ya está bastante vista, y de hecho recuerda muchísimo a Mujeres desesperadas, que tenía lugar en un escenario parecido, donde también estaba el actor Ricardo Chavira, inolvidable Carlos Solís, aquí en un registro semejante. Una pena, pues realmente Drew Barrymore demuestra su veteranía en un registro cómico divertido, y el irregular Timothy Olyphant (Hitman) está mejor que nunca. Está rodada con una sola cámara, al guión no le sobra ni le falta nada, cuenta con un montaje dinámico, en capítulos de 30 minutos, y tiene al frente a solventes realizadores como Ruben Fleischer, responsable de la también negra Bienvenidos a Zombieland. Los guiones aprovechan bien la situación aunque deriven en el surrealismo.

4/10
Ya te extraño (Miss You Already)

2015 | Miss You Already

Milly y Jess, amigas inseparables desde su juventud, residen en Londres. La primera enferma de cáncer, al tiempo que la otra se queda embarazada. La directora de Thirteen y Crepúsculo dirige esta cinta sobre la enfermedad terminal en una mujer joven. Sin quitarle gravedad al tema, consigue un tono amable, con algunos momentos de humor conseguidos. Del reparto sobresale especialmente Toni Collette, a quien le toca el papel más difícil, aunque el resto de actores cumple.  

5/10
Juntos y revueltos

2014 | Blended

Jim es un viudo con tres hijas. La mayor se está convirtiendo en una mujer y él no se da cuenta; la mediana vive traumatizada con la muerte de su madre y se comporta como si aún viviera; y la más pequeña es una dulzura. Lauren es una mujer separada que sufre constantemente las diabluras de sus dos hijos, uno en plena adolescencia hormonal y el otro hiperactivo desbocado. Jim y Lauren quedan en una cita a ciegas que es un verdadero desastre. Sin embargo, la casualidad quiere que ambas familias coincidan en unas vacaciones en la exótica Suráfrica. Tercera colaboración fílmico-amorosa entre Adam Sandler y Drew Barrymore, diez años después de sus 50 primeras citas y casi veinte años más tarde de uno de sus grandes éxitos, El chico ideal. Precisamente es el director de este último film, Frank Coraci, quien los reúne otra vez para que los dos actores vuelvan a demostrar su química, algo que no han perdido con los años. Coraci entrega una comedia romántica muy en su línea, con tema familiar, personas buenas de gran corazón y mucho amor verdadero, todo un poquito salpicado de aire modernillo, donde los guionistas Ivan Menchell y Clare Sera incluyen también gags cutres y picantes (con esos personajes del hombre maduro y la jovencita rubia ligerita de cascos). Aunque toda la trama se desarrolla por un itinerario muy mascado, el resultado no deja de ser medianamente agradable y aun emotivo por mucho que conozcamos el desenlace. Además de la pareja protagonista, cuya cita a ciegas –homenaje sin duda a su primer film– es realmente divertida, funciona en Juntos y revueltos la idea de fondo de que los niños necesitan un padre y de que las niñas necesitan una madre. Esta claro que la educación sin una de estas patas queda coja y el film ofrece divertidos momentos que ilustran el tema. Por el contrario, llegan a resultar muy cargantes las repetidas apariciones del surrealista grupo musical, con el cachitas graciosete que tiene muy poca gracia.

5/10
Una aventura extraordinaria

2012 | Big Miracle

Barrow es una pequeña localidad de Alaska, situada en el punto más septentrional de Estados Unidos, en el Círculo Polar Ártico. Las temperaturas allí son extremadamente frías. El joven periodista Adam se encuentra en ese lugar perdido para realizar una serie de reportajes en la televisión local. Pero un día descubre una noticia que poco a poco se va adueñando de la opinión pública hasta llegar a ser una bomba mediática de repercusión internacional: tres ballenas grises han quedado atrapadas bajo el hielo. Sólo pueden respirar gracias a un agujero del tamaño de una pequeña piscina, el único lugar abierto en una extensión de 8 kilómetros. Si no les ayudan, las tres ballenas morirán por la congelación del agua... Muchas personas verán cómo esa noticia afecta a sus vidas: los autóctonos de la zona (los inupiat), una activista de Greenpeace ex novia de Adam, un magnate del petróleo, un alto mando militar, etc. Cuidada y amable película ecológica, plagada de buenos sentimientos y de personajes de buen corazón, cuyo guión está inspirado en los hechos reales que acaecieron en esa pequeña localidad de Alaska en 1988. Una aventura extraordinaria recoge bien cómo una pequeña noticia va adquiriendo cada vez más repercusión, hasta ir alcanzando un nivel mundial. A la vez, supone un ejemplo de la fuerza que en la actualidad ha alcanzado el llamado cuarto poder, los “mass media”, y del error que supone ignorar esa realidad, cuando muchas veces la situación requiere aunar esfuerzos por una causa común. Como telón de fondo se incide en el respeto por los pueblos de esas zonas del mundo, un lugar en donde también la llegada de la tecnología y la modernidad puede significar la desaparición paulatina de su cultura y sus tradiciones. Ken Kwapis dirige con oficio a un reparto que está bien elegido y cumple su cometido con solidez, aunque tampoco se exigen grandes alardes interpretativos. Si hay que destacar a alguien habría que nombrar al veterano Ted Danson y al expresivo chaval debutante Ahmaogak Sweeney.

5/10
Salvando las distancias

2010 | Going the Distance

Garrett es un solterón de Nueva York que se pasa la vida frivoleando con su pandilla de amigotes, manteniendo relaciones esporádicas sin ningún compromiso. Es difícil así que siente la cabeza, aunque es un tipo simpático y de gran corazón. Conocerá una noche en un bar a la rubia Erin, que ha llegado desde San Francisco y estará trabajando unos meses en un periódico de la ciudad. Sin embargo, lo que parece una relación superficial con la risueña jovencita acabará por convertirse en una gran atracción mutua. El amor llegará con fuerza. Lo malo del asunto es que Erin ha de marchar de nuevo a San Francisco y tendrán que vivir separados, con lo que mantener la llama de la pasión no será fácil. Una pena. Ésa es la triste sensación que queda tras ver esta película, o más bien tras ir comprobando cómo va perdiendo enteros cada diez minutos, hasta convertirse en un producto del montón. Simpaticorro, pero del montón. Podría no haber sido así, porque el planteamiento clásico a lo Nora Ephron (Algo para recordar, Tienes un e-mail) tiene a priori cierto tirón y hacía presagiar un film romántico, fresco, moderno y divertido. Pero Nanette Burstein lo tira todo (o casi) por la borda con su agotadora insistencia en la grosería sexual, el lenguaje soez y el humor grueso al estilo de las peores comedias adolescentes yanquis. La cosa es desconcertante porque no pega ni con cola tanta obsesión (una, dos veces, bueno..., pero ¿continuamente?). Da la sensación de que es la única manera que tiene de estirar el argumento, lo cual hace que se haga más y más largo. Hay, es cierto, algunas escenas divertidas, inspiradas, y momentos logrados de evocación romántica, pero son tan sólo pequeños puntos de luz que se deben a la química que hay entre los protagonistas. Porque este film sería insostenible sin Justin Long (imposible que este joven caiga mal) y la cada vez más divertida Drew Barrymore. Ellos dos hacen lo que pueden para sacarlo a flote.

4/10
Todos están bien

2009 | Everybody's Fine

Remake de la película homónima de Giuseppe Tornatore de 1990, cuenta con el mismo andamiaje argumental de aquélla, aunque con traslación espaciotemporal a los Estados Unidos de 2010, lo que supone paisaje y costumbres diferentes. Frank es un tipo jubilado, viudo desde hace unos meses, que contaba con reunir a sus cuatro hijos en casa durante el fin de semana. Pero cada uno ha excusado su asistencia, otra vez será. De ninguna manera, piensa Frank, que a pesar de una dolencia cardíaca, decide visitarlos en sus distintos lugares de residencia, saltando de ciudad en ciudad, con su maleta a cuestas. El planteamiento es que los hijos no han respondido a las expectativas de su progenitor, pero al ser éste muy exigente los cuatro han orquestado una telaraña de 'mentiras piadosas' acerca de su estatus, que al final acaban saliendo a la luz. Sólo la madre les ha conocido de verdad. Y Frank tendrá que aprender a aceptar, en algún caso con dolor, que sus retoños ya no son unos 'niños', y que han hecho cosas bien y cosas mal. El problema es que el film no va más allá de apuntar la importancia de la familia, de la que hay que aceptar sus imperfecciones, y no aporta nada en la dirección de que lo que marcha mal, hay que procurar arreglarlo. Por ello, las emociones brillan por su ausencia en muchos pasajes. Kirk Jones (Despertando a Ned, La niñera mágica) mantiene ideas como las de Frank asociando la visión de sus hijos con la de su 'versión infantil'. Pero el tono nostálgico se rebaja, y desaparecen ciertos pasajes 'fellinianos' de Tornatore. A cambio se introduce un metáfora algo forzada: Frank trabajó en el revestimiento de cables telefónicos, alusión al problema de comunicación padre-hijos (y esposa, si nos apuran), pero la verdad, en plena era de la telefonía móvil, tal símbolo carece de fuerza. O se varían las situaciones familiares-sentimentales-profesionales de los hijos, con novedades tan 'originales' como las dudas de una hija sobre su identidad sexual. Robert De Niro se enfrentaba a la sombra de un gigante, la de Marcello Mastroianni, y se puede decir que soporta la comparación, aunque en los últimos tiempos al actor se le ve algo desganado, como si no supiera qué dirección dar a su carrera como intérprete; y aquí asume un papel que hace prácticamente sin despeinarse. El resto de actores -los hijos interpretados por Kate Beckinsale, Drew Barrymore y Sam Rockwell, más la camionera Melissa Leo- se limitan a estar, ninguna de sus composiciones es memorable.

4/10
Qué les pasa a los hombres

2009 | He's Just Not That Into You

Película basada en “He's Just Not That Into You: The No-Excuses Truth to Understanding Guys”, libro coescrito por Greg Behrendt y Liz Tuccillo, que se adentra con sentido del humor en la forma de pensar masculina y femenina a la hora de afrontar las relaciones hombre-mujer. Figura como productora la actriz Drew Barrymore, que se reserva un pequeño papel, y ha contado con la pareja de guionistas Abby Kohn-Marc Silverstein, que ya hicieron para ella el libreto de Nunca me han besado. Se trata de jugar con la idea de las mil y una excusas que uno puede inventar para no admitir lo que no marcha en una relación amorosa. Para ello, punteada la trama con varias frases creadas a partir de lugares comunes y falsas encuestas a personas que opinan desde su experiencia, se plantea una historia coral, donde somos testigos de los altibajos que atraviesan distintas parejas, todas interconectadas. Después de 7 años de convivencia, Beth no logra que Neil piense en el matrimonio; Janine se ha vuelta muy racional en la vida conyugal, lo que empuja a un Ben con mala conciencia a interesarse por la aspirante a cantante Anna; Conor está desesperado porque su relación con Anna parece estancada; Mary, amiga de Anna, busca una relación a través de internet; y Gigi es una ingenua que no acierta con los hombres, hasta que empieza a atender los consejos de Alex, vecino de Conor y observador excepcional de la mente de hombres y mujeres. La película es ágil, cuenta con un plantel de actores difícilmente mejorable -entre ellas Jennifer Aniston, Jennifer Connelly, Scarlett Johansson, y la poco conocida pero encantadora Ginnifer Goodwin; y entre ellos Justin Long, magnífico, además de Ben Affleck, Bradley Cooper y Kevin Connolly- y se sigue con agrado porque sabe penetrar bien en los complicados engranajes del alma masculina y femenina, que hacen difícil, e incluso muy difícil, lo sencillo, pues al final, en una relación, todo es cuestión de amor. Hija de su tiempo, la visión que se ofrece del compromiso en las relaciones amorosas es simplista, se concede una preponderancia excesiva a los sentimientos y al sexo, mientras se ignoran, casi siempre, otras necesarias actitudes como la paciencia, el espíritu de sacrificio, o la capacidad de ceder por amor al otro. Atender a “señales”, o pensar en “técnicas de conquista y seducción” suena muy interesante, y nadie negará que se puede llamar la atención o adivinar intenciones gracias a unas u otras, pero no deja de resultar una mirada demasiado elemental, muy a ras de suelo. De todos modos, en la completa madeja argumental hay muchos hilos, y algunos son muy sugerentes, como el de la mentira, que lo echa todo a perder -esas colillas de cigarrillos-, el del “sabio” que tiene consejos para todos y es incapaz de analizar su propia situación amorosa, o el de agachar la cabeza y acudir junto a la persona amada cuando lo necesita, aunque se haya discutido previamente con ella. Hay un inteligente equilibrio de sonrisas y lágrimas, y cierta contención en la inevitable frivolidad.

6/10
Roller Girls

2009 | Whip It

Debut como directora en el largometraje de la actriz Drew Barrymore, quien también se reserva un papel. Se trata de un drama deportivo basado en una novela de Shauna Cross, sobre una joven rebelde de un pueblo de Texas, que desestima los consejos de su madre para participar en concursos de belleza y en su lugar prefiere jugar a un estilo de patinaje agresivo donde la competición se convierte en una peligrosa batalla. Destaca el protagonismo de Ellen Page (Juno).

5/10
Lucky You

2007 | Lucky You

Curtis Hanson es de esos directores que no aparecen en las portadas de las revistas ni tienen la aureola de los grandes genios rondándole encima de la cabeza. Sin embargo, cuenta con un puñado de películas muy logradas, desde la cúspide de L.A. Confidential hasta las altas cotas alcanzadas con Jóvenes prodigiosos o En sus zapatos. Pero en este caso, el director de Nevada se desliza un poquito por la ladera para dirigir una comedia romántica algo convencional, ambientada en el mundo del juego en la ciudad de Las Vegas. Huck es un tipo que vive al día, pidiendo dinero prestado, haciendo apuestas de todo tipo y empeñando objetos propios o de los demás. La razón de ese desorden económico es que Huck se dedica profesionalmente a jugar al póquer. No lo hace nada mal; es más, es uno de los mejores jugadores del mundo, pero hasta el más experto pierde si juega sin ton ni son. Y si además te dejas llevar por impulsos y no por la razón, toda tu vida puede irse al garete. Eso es un poco lo que le pasa a Huck. Y entre los obstáculos que no es capaz de superar el más importante es la tensión que le genera su padre –dos veces campeón del mundo de póquer–, a quien Huck no perdona el distanciamiento de su madre hace años. Pero, en fin, todo puede cambiar, si aparece una chica con la carita traviesa de Drew Barrymore. El guión de Eric Roth tiene todo lo que se puede esperar del film –juego, amor, incomprensiones paternofiliales, suspense–, aunque quizá hubiera venido bien desarrollar algo más el conato de trama peligrosa con los prestamistas. El plato fuerte, al margen del predecible acaramelamiento de Huck con respecto a la dulce Billie, son los continuos “tête à tête” del protagonista con el veterano Robert Duvall, siempre en su sitio. Sin embargo, en general el film adolece de falta de tensión y ni siquiera las variadas secuencias de partidas de póquer generan la excitación requerida: es complicado cuando parece que a los propios jugadores les da igual perder diez dólares que cinco mil. Deben de ser gafes del oficio. Por lo demás, bueno, la película tiene su aquél por momentos y está elegantemente rodada.

5/10
Tú la letra, yo la música

2007 | Music and Lyrics

Simpática comedia romántica, con un guión sólido y buena química de la pareja protagonista, Hugh Grant y Drew Barrymore, que desprenden simpatía por todos los poros. El film sigue la pista a Alex Fletcher, una celebridad en los 80 como componente del dúo Pop!. Pero cuando se separó de su compañero, éste triunfó en solitario, mientras que él se tuvo que conformar con poner música a letras de canciones sin demasiada repercusión. Las cosas podrían cambiar si, como le pide su agente, compone una canción para la famosa Cora, una joven que el mismo film define como un cruce entre Britney Spears y Christina Aguilera. Fletcher va a encontrar la compañera ideal para plasmar la canción, que debe inspirarse en la ruptura de Cora con su novio, donde menos se lo espera: en Sophie Fisher, la chica que le riega las plantas, que tiene un don casi innato para poner letra a la música, no en vano es una experta en literatura. Como es de imaginar, además de la relación profesional surgirá el flechazo, aunque ella debe superar todavía la traumática ruptura con su antiguo novio, que se aprovechó de ella para escribir una novela superventas inspirada en Sophie. Mark Lawrence, director y guionista, decepcionó en 2002 con Amor con preaviso, un film de las mismas características del que nos ocupa: comedia romántica, con Hugh Grant, en aquella ocasión emparejado con Sandra Bullock. Cinco años después, puede decirse que Lawrence ha aprendido a atar mejor su historia, aunando con perfecto ‘timing’ los momentos divertidos con las crisis dramáticas y sentimentales. Hay una mirada divertida y crítica, aunque sin exagerar, al mundo de los agentes, y a la frivolidad y tontería que dominan con frecuencia entre las estrellas musicales. Los papeles secundarios, como indican su denominación anglosajona, ‘supporting role’, ayudan a soportar el conjunto, tienen gracia la hermana histérica antigua admiradora de Fletcher, junto a su familia, el agente fiel, o la cantante amante de la filosofía oriental Cora. Pero sobre todo destaca el encanto de Grant-Barrymore, él con esa languidez existencial tan suya, ella reflejando a la perfección sus inseguridades. Siguen así la estela de sus mejores títulos, él la de Cuatro bodas y un funeral y Notting Hill, ella la de El chico ideal y Por siempre jamás.

6/10
Amor en juego

2005 | Fever Pitch

El profesor de instituto Ben Wrightman acude con sus alumnos a visitar una empresa, donde les atiende Lindsey Meeks, joven y brillante asesora comercial. Surge el flechazo, y Ben consigue una cita con Lindsey. Ella está convencida de que Ben es el hombre de sus sueños, hasta que se entera de su desmedida pasión por el béisbol. Consagrados por sus comedias ultragroseras, sobre todo por Algo pasa con Mary, los Farrelly están evolucionando hacia un estilo de comedia más madura, como demuestra su anterior trabajo, Pegado a ti, hasta ahora lo mejor que han rodado. También lo intentan, aunque no llegan a la altura, con esta adaptación de Fever Pitch, novela de Nick Hornby que dio lugar a la comedia británica Fuera de juego. Los Farrelly han cambiado el fútbol del original por el béisbol, y han recurrido como protagonista a Jimmy Fallon (Taxi: derrape total), un actor menos eficaz que Drew Barrymore, su compañera de reparto. En los tiempos que corren, en los que lo más normal es que una pareja e incluso un matrimonio rompa al mínimo atisbo de dificultades, se agradece un film sobre una pareja que trata de superar sus problemas, por surrealistas que sean.

3/10
50 primeras citas

2004 | 50 First Dates

¿Es suficiente conquistar una vez a la persona amada? ¿No deberías conquistarla cada día? A esta pregunta trata de dar respuesta 50 primeras citas, un film que parte de una premisa original: el mujeriego Henry, veterinario en un zoo de Hawai, conoce casualmente en una cafetería a Lucy, una chica adorable con la que el flechazo es instantáneo. Pero pronto descubre que ella padece un curioso mal. consecuencia de un accidente de automóvil: una amnesia que hace que, al despertar cada día, haya olvidado todo lo ocurrido en las últimas 24 horas. Cada día cree que es el día del accidente. Comedia romántica al servicio de Adam Sandler y Drew Barrymore, ambos involucrados en su producción: los dos habían trabajado ya juntos en un film del género, El chico ideal. El planteamiento recuerda a Atrapado en el tiempo, donde también se daba una situación que obligaba al protagonista a recapacitar para vivir el amor con generosidad. Con Peter Segal (Ejecutivo agresivo, también protagonizada con Sandler) tras la cámara, se asegura un buen acabado artesanal, aunque quizá el director es demasiado complaciente con sus actores-productores: raciones de romanticismo pelín empalagoso, que chiflan a Drew, y chistes facilones e improvisaciones, la especialidad de Adam. En todo caso se cuidan también los personajes secundarios (el mejor amigo de él, la familia de ella), un eficaz apoyo a la historia con sus consejos y sacrificio.

5/10
Los ángeles de Charlie. Al límite

2003 | Charlie's Angels: Full Throttle

Tres mujeres muy hermosas, en una película de acción. Tomando como gancho una vieja serie de televisión. Sin importar excesivamente la línea argumental. Ése es el concepto que había detrás de Los ángeles de Charlie, que tuvo tal éxito que enseguida las tres actrices principales se pusieron de acuerdo para protagonizar la secuela. En esta ocasión las chiquillas tienen que recuperar unos anillos que contienen información sobre el programa de protección de testigos del FBI: la vida de miles de personas que cambiaron de identidad tras testificar podría estar en peligro. ¿Cuáles son las novedades de esta entrega? Que la mala es una ángel caída, a la que da vida una recuperada Demi Moore. Que el padre de Lucy Liu es, ¡sorpresa!, John Cleese, que protagoniza los mejores gags del film. Que John Bosley tiene un hermano, ¡sorpresa!, negro, al que da vida Bernie Mac (Bill Murray no quiso repetir su papel). Que aparece en un breve cameo una antigua ángel de la serie de TV, Jaclyn Smith (parece que el resto de ángeles de la serie no quisieron o no sintieron que fueran a ser suficientemente recompensada por reasumir sus personajes). Lo demás son muchas escenas de acción, un humor asumidamente tontorrón, y la voz cantarina y jovial de Charlie dando instrucciones a sus angelitos.

3/10
Dúplex

2003 | Dúplex

Las penalidades de un joven matrimonio al ocupar su nueva casa, un dúplex, que es una ganga... sólo a primera vista. Pues en el piso superior habita una ancianita de aspecto adorable, pero que les hace la vida imposible. El film es una acumulación de gags de puro humor negro. Así, se suceden los encargos de la ancianita, que siempre terminan mal: insomnio, falta de intimidad, ruidos, pérdida del empleo de ella, dificultades para escribir su novela en el caso de él… Las incomodidades van subiendo de tono, hasta que la pareja se plantea la toma de represalias, también en escalada creciente... Danny DeVito, sólo presente tras la cámara como director, logra momentos muy hilarantes, verbal y visualmente, con el estilo de cartoon que tan buenos resultados daba en Solo en casa. La principal debilidad de su historia reside en que trata una situación única, en la que hay lograr, como sea, diversidad. Y ese “como sea”, no puede evitar el recorrido de la senda más fácil, la de la zafiedad. Tampoco es fácil rematar la historia, darle la necesaria vuelta de tuerca. Y, francamente, no se entiende la petición de la distribuidora de no desvelar el final, pobre truco de prestidigitador barato. Eso sí, Ben Stiller, Drew Barrymore y Eileen Essel demuestran sobradamente sus dotes para la comedia.

4/10
Confesiones de una mente peligrosa

2002 | Confessions of a Dangerous Mind

Chuck Barris es un reputado productor televisivo que también se dedica a ser un asesino a sueldo de la CIA, ni más ni menos. Entre trabajo y trabajo tendrá que decidirse entre el amor de la buena Penny o de la ambiciosa Patricia Watson. George Clooney hizo su primera incursión como director en esta biografía del sicario y productor Barris, que obtuvo buenas críticas. Con un buen plantel de actores aparte de Clonney, donde destacan Sam Rockwell (Dos torpes en apuros), Drew Barrymore, Maggie Gyllenhaal o Julia Roberts, el film mezcla peligrosamente humor y thriller y cuenta con una cuidada realización y fotografía en cada plano. Destaca el excelente guión de Charlie Kaufman (¡Olvídate de mí!). Interesante.

5/10
Donnie Darko

2001 | Donnie Darko

En un barrio residencial norteamericano, un adolescente demasiado creativo, con problemas para adaptarse al mundo real, se refugia en la amistad imaginaria con un conejo gigante que le vaticina que el mundo desaparecerá al cabo de unos días. Esa misma noche, un avión pierde uno de sus motores, y se estrella contra su casa, justo encima de su habitación. Original propuesta que mezcla la crítica social del cine independiente americano con las atmósferas oníricas y el humor negro del cine de David Lynch. Supone el debut como realizador de Richard Kelly, autor también del guión, inspirado en la obra The Destructor de Graham Greene, y cuya originalidad sedujo a la actriz Drew Barrymore, que le ayudó a sacar el proyecto adelante, ejerce como productora e interviene en un pequeño papel. Junto a ella, destaca la presencia como secundarios de veteranos ilustres como Katharine Ross (El graduado), Mary McDonnell (Mumford) y Patrick Swayze (Ghost). El film se presentó en la edición 2001 del prestigioso festival de cine independiente de Sundance.

7/10
Los chicos de mi vida

2001 | Riding In Cars With Boys

Film basado en la autobiografía de Beverly D'Onofrio, donde Drew Barrymore –ilustre miembro del clan de actores Barrymore, y encantadora pequeñaja en E.T., el extraterrestre– es estrella de la función. Cuenta la vida de D'Onofrio, desde su adolescencia, en que se convierte prematuramente en madre, hasta los 35 años, edad en que ve cumplido su deseo de ser escritora. Tras la cámara está Penny Marshall, directora con tendencia a lo sensiblero (La mujer del predicador es un exponente máximo), pero que de vez en cuando da algún título notable (la exploración de la infancia Big, el drama sobre la enfermedad del sueño en Despertares). Aquí se desliza por un terreno sentimental, acometiendo el desafío de hacer creer que la historia contada es, ciertamente, real. Las lágrimas están aseguradas. Pero poco más.

3/10
Los ángeles de Charlie (2000)

2000 | Charlie's Angels

Tres chicas detective. Son inteligentes, dinámicas, resueltas... e increíblemente guapas. Se llaman Natalie, Dylan y Alex, y las tres trabajan para Charlie, un misterioso jefe al que nunca han visto el rostro. Les ayuda en sus andanzas Bosley, un tipo torpe y simpático. En esta ocasión las habilidades de los ángeles con las artes marciales y los disfraces son requeridas para un caso muy especial: dar con Knox, un genio de la informática que ha sido secuestrado, autor de un sofisticado programa informático de identificación por medio de la voz. Si tal programa cayera en las manos equivocadas, aquello podría ser una auténtica catástrofe. No nos engañemos. El guión de Los ángeles de Charlie no es exactamente el propio de una película “de tesis”. Esto es entrenimiento puro y duro, para disfrutar devorando palomitas. Estamos ante un argumento mínimo que sirve de excusa perfecta para ver a las tres actrices protagonistas, Cameron Díaz, Drew Barrymore (ésta también productora de la película) y Lucy Liu, mostrando su belleza, sentido del humor y habilidad en las escenas de acción. La película supone el debut de su director, experto en publicidad y videoclips, que oculta su nombre completo, Joseph McGinty Nichol, bajo el más misterioso de McG. Estamos ante una adaptación de la vieja serie televisiva, que renueva el concepto totalmente: tenemos tres mujeres del siglo XXI, que recurren a modernas tecnologías, sexys a tope, y que se lo pasan en grande repartiendo estopa con artes marciales, al más puro estilo Matrix.

4/10
Sueños de adolescente

2000 | Skipped Parts

Un adolescente, recién llegado con su madre a un pueblo perdido de Wyoming. Sueña con ser escritor, pero la única persona que tiene inquietures literarias en el instituto es una jovencita que quiere saber qué es eso del sexo. Así que ambos se enteran de qué va la cosa, pero con consecuencias: ella se queda embarazada. Tamra Davis, directora de Guncrazy y Los padrinos del novio, recluta a su amiga Drew Barrymore para un pequeño papel en esta peli iniciática, que no sabe muy bien si bascular hacia la comedia o al drama.

3/10
Nunca me han besado

1999 | Never Been Kissed

Josie es una periodista del Chicago Sun Times, que sueña con hacer periodismo de investigación. Su juventud le facilita intentar un experimento: matricularse en un instituto, para hacer un reportaje sobre los chicos y chicas de hoy en día. La cosa funciona, pero, caray, comienza a enamorarse de uno de los alumnos. Película de jóvenes adolescentes, con un nivel más que aceptable. Hay lugar para el humor y el amor, y también para reflexionar –un poquito, tampoco exageremos– sobre las inquietudes de la juventud actual. La peli retrata con gracia las típicas pandillas de cualquier cole (los guaperas, los líderes, los empollones...), e incide en las virtudes y defectos de cada uno de ellos.

4/10
El chico ideal

1998 | The Wedding Singer

Robbie se gana la vida como cantante en banquetes de boda. Pero ahora tiene intención de convertirse en protagonista de una de estas bodas: al fin le ha llegado el momento de casarse. Lo malo es que cuando llega el gran día, su novia le deja plantado. ¡Horror y desolación! Ahora seguir cantando en las bodas es un verdadero infierno, pues se acuerda, sin poder evitarlo, de su propio caso. Y aún se deprime más cuando una joven pareja acude a él para requerir sus servicios con motivo de su enlace. Pues ella –Julia, una camarera­– es un encanto, pero, naturalmente, no está libre. Esta comedia romántica es una verdadera delicia. Amor, humor y melodrama están combinados en las dosis adecuadas, para agradar a los paladares más exigentes. A ello se añade un tono nostálgico por los años 80 –¡sí, han leído bien, a estas alturas ya se puede tener nostalgia por esa década!–, lo que se manifiesta en una magnífica selección de canciones, y en las alusiones a series televisivas y otros motivos de la cultura pop.

6/10
Por siempre jamás

1998 | Ever After

Los hermanos Perrault, autores de una de las versiones del cuento La cenicienta, son convocados por una dama, que les va a explicar quién era la dueña de cierto zapatito que... ¿Un film más sobre el viejo relato? Sí... y no. Se trata de una versión muy femenina, donde tiene gran fuerza la historia romántica. Por otro lado se le da un aire más realista, dejando de lado hechizos mágicos y hadas madrinas; permanecen, eso sí, el príncipe enamorado, y las egoístas madrastra (gran villana de Anjelica Huston) y hermanastras. La película muestra a una Cenicienta llamada Danielle, fuerte y con personalidad, culta, cuyo libro de cabecera es Utopía de Santo Tomás Moro. Esta visión feminista la capta al vuelo Drew Barrymore, estupenda protagonista. Andy Tennant, director de la muy estimable Sólo los tontos se enamoran, sabe quedarse en el punto justo para no caer en lo grotesco: de modo que cuida también los personajes masculinos: el príncipe, que tiene inquietudes y cierta personalidad, pero que necesita un guía; y Leonardo Da Vinci, un preceptor que ya quisiéramos haber tenido algunos. La ambientación medieval es para caerse de espaldas.

6/10
Los padrinos del novio

1997 | Best Men

Jesse sale de la cárcel tras permanecer tres años encerrado. Pero un acontecimiento feliz le espera: va a casarse. El caso es que cuando sus padrinos le acompañan a la iglesia, a uno se le ocurre... atracar un banco. La cosa sale fatal y se convierte en un caso de toma de rehenes en el que se presenta hasta la novia. La temática del film recuerda a Tarde de perros, de Sidney Lumet, con Al Pacino. Quizá aquí el conjunto no sea tan redondo, pero hay acción y momentos de comedia, y la presencia siempre agradable de Drew Barrymore.

4/10
Piensa en mí

1997 | Wishful Thinking

Max conoce a Elizabeth de un modo muy romántico: mientras trata de salvar a un perrito de los malos tratos de su dueño, en la clínica veterinaria donde ella trabaja. Se enamoran y empiezan a vivir juntos; pero Max no es capaz de decir sí al matrimonio. Por otro lado Lena está enamorada de Max, y empieza, medio a imaginar, medio a inventar, una relación de Elizabeth con el guaperas de Henry. Original rompecabezas romántico, expuesto desde el punto de vista de los distintos personajes. Están estupendas Drew Barrymore y Jennifer Beals en esta historia sobre los azares del amor, que va en la línea de dos títulos recientes: Dos vidas en un instante y Lluvia en mis zapatos.

5/10
Todos dicen I Love You

1996 | Everyone Says I Love You

El argumento sigue las peripecias de los familiares de D. J., una adolescente con una madre adinerada que dedica la mayor parte de su tiempo a obras sociales, y un padrastro abogado. Su padre biológico es un escritor de segunda fila que vive en París, y que sufre una grave depresión tras ser abandonado por su última pareja. Woody Allen dirigió por una vez un musical que rinde pleitesía a las comedias musicales protagonizadas por Fred Astaire y Ginger Rogers, o Gene Kelly. El cineasta reunió a un selecto reparto de primeras figuras que no suelen aparecer cantando en las películas, y a los que no les dijo que la película era un musical hasta el último momento. El argumento es muy divertido con momentos delirantes, como el romance entre Julia Roberts y Woody Allen, una de las parejas más extrañas que jamás haya aparecido en la pantalla. Lo mejor, los números musicales compuestos por canciones populares y coreografías sencillas, pero eficaces y divertidas.

6/10
Scream

1996 | Scream

Un peligroso psicópata aterroriza a los adolescentes de una pequeña población norteamericana. Con una inteligencia inusual y un macabro sentido del humor, perpetra una serie de asesinatos en serie sin que la policía pueda hacer nada para evitarlo. Todo el mundo es sospechoso de ser el misterioso asesino enmascarado. Wes Craven dirige este film, auténtico hito en el género de terror, que generó dos secuelas e inspiró al menos a una quincena de films (Sé lo que hicisteis el último verano, Destino final, Leyenda urbana.....) Un brillante grupo de jovenes y guapos actores encabeza el reparto entre los que destacan David Arquette, Neve Campbell (Juegos Salvajes), Courteney Cox y Matthew Lillard. Craven consigue, con el guión de Kevin Williamson, elaborar una renovación del género, dándole un toque que aleja a la película de los films de terror protagonizado por adolescentes de los años ochenta (Viernes 13, Pesadilla en Elm Street), a los que, sin embargo, homenajea.

6/10
Sólo ellas... Los chicos a un lado

1995 | Boys on the Side

Las vidas de tres mujeres se unen de modo aparentemente casual al emprender juntas un viaje en coche hacia San Diego. Ellas son Jane (Whoopi Goldberg), una mujer de color, lesbiana; Robin (Mary-Louise Parker), enferma de sida; y Holly (Drew Barrymore), una joven promiscua que espera un bebé, y cuyo compañero sentimental muere accidentalmente de modo violento. Cada una aprenderá a sobrellevar los problemas de las otras. El director dirige bien a unas buenas actrices, dota de ritmo a la película, se apoya bien en las canciones. Alguna secuencia es notable, como la del conmovedor final: en ella la cámara recorre los rostros de los asistentes a una fiesta mientras Jane canta a su amiga Robin, hasta que se da a entender el transcurrir del tiempo. No faltan los buenos sentimientos, palpables en el sacrificio por las amigas o en la aceptación de la enfermedad y la muerte, aunque esto último esté planteado sin ningún atisbo de trascendencia. El veterano Herbert Ross sabe contar una historia basada en la amistad entre mujeres, recuérdese la interesante Magnolias de acero. Pero, a pesar de que la publicidad habla de «una película que celebra el arte de sobrevivir, el don de la risa y el milagro de la amistad», el film es algo más que eso. Con sinceridad, Herbert Ross ha comentado su opinión: «La familia tal como se ha entendido hasta hoy, con padre, madre e hijos biológicos, ya no es la única opción posible en nuestra sociedad». Efectivamente, a partir de un guión de Dan Roos, bien construido pero muy tramposo, la película trata de hacer aceptables las relaciones homosexuales. Se sigue la estela de otra película de éxito: Philadelphia; sin estruendos, suavemente, se muestran personajes que se sorprenden de que Jane sea lesbiana para luego asumirlo como algo natural; junto a esto se trata de dar una visión festiva de la promiscuidad. Ante la fuerza con que surgen las «nuevas opciones» de que habla el director, la familia tradicional queda tan desvaída como los recuerdos familiares del pasado que, en blanco y negro, asaltan a veces a Robin.

4/10
Batman Forever

1995 | Batman Forever

En esta tercera entrega de las aventuras del hombre murciélago, Batman debe enfrentarse a dos nuevos genios del mal: Dos Caras (Tommy Lee Jones), un antiguo fiscal con el rostro desfigurado, y Enigma (Jim Carrey), un chiflado proviniente del mundo de la informática. Estos siniestros personajes poseen una terrible máquina que sirve para leer la mente de las personas. Con semejante arma planean apoderarse de la ciudad de Gotham y destruir a su mortal enemigo. Batman lo tiene bastante difícil, pero en esta ocasión cuenta con la ayuda de Robin (Chris O'Donnell), un aprendiz de superhéroe y de una bonita psicóloga (Nicole Kidman). Tim Burton es sustituido en la dirección de esta tercera parte por Joel Shumacher, que imprime una estética más colorida a la ciudad de Gotham. Nuevo es también el actor que da vida a Batman, Val Kilmer, que sustituye a Michael Keaton. Acción y aventuras a un ritmo trepidante, nuevos efectos especiales, nada falta en esta nueva aventura de Batman, que hará las delicias de sus seguidores.

4/10
Amor loco

1995 | Mad Love

La vida de Matt (Chris O'Donnell), un joven a punto de entrar en la universidad, sufre un vuelco cuando irrumpe en su vida Casey (Drew Barrymore), una chica algo estrafalaria de la que se enamora perdidamente. Debido a las dificultades que ponen los padres de ella en la relación, y a un diálogo poco fluído con el padre de él, se fugan en una huida hacia adelante, sin rumbo fijo. Matt deberá enfrentarse a un serio dilema, cuando descubra signos evidentes de desequilibrio mental en Casey. A Antonia Bird parece que le gustan las historias con personajes faltos de equilibrio: así lo demostró en Sacerdote, película escándalo por el denigrante dibujo que hace del sacerdocio católico. Precisamente al film que se comenta le falta, como a su personaje femenino, equilibrio. Una típica historia amorosa se convierte en un road-movie que enseguida se estanca, y al que hay que añadir episodios que nada aportan a la trama principal. Así, hasta llegar a un final escasamente convincente. La pareja protagonista se esfuerza en sus papeles, pero el resto, sobre todo los padres, se reducen a personajes algo borrosos, endebles. La directora no evita en alguna ocasión el fácil recurso al erotismo.

4/10
Cuatro mujeres y un destino

1994 | Bad girls

Cody, Anita, Eileen y Lilly son cuatro mujeres que  huyen del saloon donde trabajan tras asesinar a un hombre que iba a violar a una de ellas. Decepcionadas por unos y traicionadas por otros, su única salida es escapar como forajidas hacia el norte e intentar comenzar una nueva vida. Pero las cosas no serán tan fáciles, pues los contratiempos se irán interponiendo a cada paso. Jonathan Kaplan (Casi una familia) dirige este film ambientado en el oeste cuyo mayor reclamo es exhibir a las cuatro actrices de moda. La historia no entretiene y el guión, flojito, no consigue levantar cabeza a pesar de las inoportunas escenas sensuales introducidas con calzador. Andie MacDowell había rodado en el mismo año Cuatro bodas y un funeral, con la que obtuvo más éxito.

2/10
Inside the Goldmine

1994 | Inside the Goldmine

Un grupo de chicos jóvenes bien acomodados de Hollywood queda completamente afectado cuando se produce un asesinato en su círculo cercano. Esto les hará abrir los ojos y ver que hay más realidades más allá de la que ellos viven. Esta película además de plantear la típica desorientación de la gente joven, sirve para criticar el estilo de vida en la meca del cine. Muchos de los actores que intervienen sob debutantes, lo que le confiere a la cinta un tono de mayor realismo. Hay excepciones como la presencia del propio director Josh Evans y Drew Barrymore.

3/10
Doppelganger

1993 | Doppelganger

Holly es una joven que tiene que cambiar de ciudad después de verse implicada en un asesinato. En su nuevo destino alquila una habitación a un escritor con el que inicia un romance. Pero él pronto comienza a comprobar que hay cosas que no encajan y empieza a dudar sobre si realmente sólo hay una Holly. Drew Barrymore muestra su cara más inquietante en esta cinta de terror justo el mismo año en que la joven estrella de E.T., el extraterrestre cumplió la mayoría de edad.

3/10
Persecución sin tregua

1993 | No Place to Hide

Un detective recibe el encargo de investigar el caso de una bailarina que ha aparecido muerta en circunstancias un tanto sospechosas. Los primeros pasos de la investigación lo llevan a la casa de la joven, donde encuentra a su hermana adolescente que no parece tener ningún interés en colaborar. Ante su falta de cooperación opta por llevarla a un orfanato pues no tiene a nadie más. Pero al poco de dejarla vuelve a por ella ya que se entera de que ella también ha sido atacada. Entre el plantel de secundarios llama la atención la presencia de O.J. Simpson, un ex futbolista convertido a actor que años después llenaría páginas de periódicos en todo el mundo cuando fue acusado del asesinato de su ex esposa y su pareja.

3/10
Pasión sin freno: La historia de Amy Fisher

1993 | The Amy Fisher Story

Película que recrea la vida real de Amy Fisher, una chica rebelde y alocada de 16 años, que mantuvo una relación sexual con un treintañero casado. Por tal motivo, Amy recibió el apelativo de 'Lolita de Long Island'. La relación derivó en asesinato, ya que ella disparó a la mujer de él, causándole la muerte. Como consecuencia Amy fue condenada a prisión a los 17 años, aunque pudo estar o no coaccionada por el hombre... La entonces desubicada actriz Drew Barrymore se mete en el papel de Amy con convicción, pese a tratarse de una historia sórdida y sin demasiado interés. Dirige con cierto aplomo Andy Tennant (Ana y el rey), pero la cosa no acaba de cuajar.

4/10
Wayne's World 2. ¡Qué desparrame 2!

1993 | Wayne's World 2

Wayne y Garth continúan con su programa de televisión. Pero la rutina pronto desaparece cuando Wayne tiene un sueño en que Jim Morrison le dice que debe poner en marcha un festival de música llamado Waynestock. Secuela de Wayne's World: ¡qué desparrame!, donde el componente musical vuelve a jugar un papel importante. En esta ocasión, esta peculiar pareja de amigos friquis deja el mundo de los programas radiofónicos y televisivos para poner en marcha un macrofestival, lo que les acarreará todo tipo de problemas.

3/10
2000 Malibu Road

1992 | 2000 Malibu Road | Serie TV

Esta serie gira en torno a cuatro mujeres que comparten casa en la dirección a la que hace referencia el título. Cada una de ellas tiene una peculiar historia: Jade es una prostituta que intenta dejar la profesión, Perry es una abogada que quiere romper con su pasado, Lindsay es una aspirante a actriz y Joy es su manipuladora hermana. La serie sólo tuvo seis capítulos a pesar de que estaba previsto que se hicieran más. Pero, según parece, los productores -entre los que se encuentra Aaron Spelling- no consiguieron llegar a un acuerdo con la cadena de televisión CBS.

4/10
Hiedra venenosa

1992 | Poison Ivy

Muy perdida andaba por principios de los 90 la rubita Drew Barrymore (Nunca me han besado) como para hacer este subproducto 'teen', bastante desfasado y deprimente, bajo su aire de thriller inquietante y morboso. La historia se centra en la familia de Sylvie (Sara Gilbert), una alumna de bachillerato muy introvertida y que tiene problemas en casa. Su madre está enferma y su padre es un ejecutivo de la televisión que vive horas bajas. Sylvie se hará amiga de Ivy, una chica atractiva y misteriosa, que encandilará a la familia. Acompaña a las dos jovenzuelas el siempre eficaz Tom Skerritt (El río de la vida).

3/10
El dibujante del crimen

1992 | Sketch Artist

Un dibujante que ayuda a la policía en la confección de retratos-robots es solicitado para invstigar al responsable del crimen de un empresario. Al llegar ve que las características aportadas por una testigo parecen señalar a su propia esposa. Entonces, alarmado, redibujará el retrato y comenzará él a investigar el crimen por su cuenta. Pintoresco thriller de misterio que dejará frío a los espectadores, primer trabajo como realizador del actor secundario y director de fotografía Phedon Papamichael. Entre el reparto destaca, eso sí, la inquietante y bella Sean Young (Blade Runner) en el papel de la esposa del dibujante.

3/10
Amores compartidos

1989 | See You in the Morning

Larry es un psicólogo que lleva tres años divorciado, y tiene dos hijos. El cree que le ha llegado el momento de poder tener otra relación y se siente atraído por Beth, una joven viuda, con otros dos hijos, que todavía se encuentra de luto. Larry se da cuenta de que el cambio es difícil para ella, y además también él ha de vérselas de vez en cuando con su esposa. Pero, pese a las dificultades, tanto Larry como Beth intentarán comenzar de nuevo esta segunda oportunidad. Modélico drama familiar, sin grandes sorpresas pero bien dirigido e interpretado por un solvente reparto lleno de rostros conocidos, encabezado por el gran Jeff Bridges (Sin miedo a la vida).

4/10
Lejos de casa (1989)

1989 | Far from Home

Joleen es una joven que viaja por carretera con su padre. En un pueblo desolado de Nevada se ven obligados a parar para repostar, pero como la gasolinera está cerrada tienen que pasar la noche en una casucha medio abandonada. Más tarde Joleen entablará una relación de amor y odio con un chico del pueblo, un joven rebelde y con malas pulgas. Mientras tanto, tienen lugar unos asesinatos en la localidad. Thriller de terror de tres al cuarto, en donde el poco atractivo lo pone una jovencita Drew Barrymore (El chico ideal), quien por entonces no pasaba por buenos momentos.

4/10
Conspiración de amor

1987 | A Conspiracy of Love

Lilly Woldarski –una mujer con una hija– es abandonada por su marido, sin explicación. Algún tiempo después, decide rehacer su vida y verse con otros hombres, en busca de otra pareja. Sus suegros se enfadan porque creen que está obrando mal. Telefilm de bajo presupuesto que cuenta con una jovencísima Drew Barrymore. La trama es demasiado predecible.

4/10
Motorama

1987 | Motorama

La acción tiene lugar en un país indeterminado. Gus, un chico de 10 años, abandona su casa en un Mustang robado, gracias a un par de tacos que le permiten alcanzar los pedales. Su objetivo es encontrar ocho cartas del juego Motorama. La empresa organizadora del juego ofrece un premio de 500 millones de dólares a quien encuentre las cartas que forman la palabra Motorama, y que se entregan a los clientes de estaciones de servicio. Curiosa mezcla de aventura y comedia, que cuenta con Drew Barrymore en un papel secundario. El tono es bastante surrealista.

4/10
Aventuras en Juguetelandia

1986 | Babes in Toyland

Lisa es una niña de once años que no tiene juguetes, ni tiempo para jugar, pues debe cocinar para su madre y encargarse de otras tareas. Durante la fiesta de Navidad, Lisa se ve trasladada a Toy Land, un mundo mágico que recuerda a El mago de Oz. Adaptación televisiva de la opereta 'Babes in Toyland', de Glen MacDonough y Victor Herbert. Ésta había dado lugar a varias adaptaciones, entre ellas Había una vez dos héroes, con Stan Laurel y Oliver Hardy.

4/10
Los ojos del gato

1985 | Cats Eye

Tres historias de irónico suspense, contra los vicios del tabaco, el sexo y los cuentos de gnomos. El film está protagonizado por Drew Barrymore, la encantadora niña de E.T., que se involucró en varios títulos de serie B antes de recuperar protagonismo y estrellato en films tan atractivos como El chico ideal y Por siempre jamás.

5/10
Diferencias irreconciliables

1984 | Irreconcilable Differences

Albert y Lucy se casan y todo parece ir sobre ruedas. Ambos tienen a una niña llamada Casey. Tras el éxito laboral de Albert y Lucy, éstos se distancian cada vez más hasta que empiezan a mantener fuertes discusiones y deciden divorciarse. Harta de la situación, su hija Casey también desea divorciarse de ellos, para irse a vivir con su cuidadora. Charles Shyer (El padre de la novia) trata en tono agridulce el drama de la desintegración familiar. Cuenta con buenos actores en el reparto.

4/10
Ojos de fuego

1984 | Firestarter

Charlie es una niña de siete años con poderes psíquicos. Concretamente, es piroquinética, y puede hacer que cualquier cosa estalle en llamas, con sólo pensarlo. Su padre, Andy, huye con ella porque les persigue una siniestra organización, que pretende estudiar a la niña. Para poder pasar desapercibidos, el padre tiene que enseñar a la niña a controlar sus poderes. Exitosa adaptación del best-seller de Stephen King, que ya había tratado el tema de las niñas con poderes psíquicos en Carrie, su primer trabajo. La joven Drew Barrymore rodó esta cinta poco después de despuntar con E.T., el extraterrestre. Tuvo una secuela tardía, Ojos de fuego 2, concebida para televisión.

4/10
E.T., el extraterrestre

1982 | E.T. the extra-terrestrial

Steven Spielberg no sería quien es si no hubiera rodado esta película hace 20 años. Si ya antes había sorprendido con una visión favorable de la vida más allá de la Tierra en Encuentros en la tercera fase, su siguiente película fue directamente a destrozar el mito del marciano con malas pulgas que viene a nuestro planeta para sembrar la destrucción. ¿Qué ocurriría si el extraterrestre más simpático del universo perdiera el bus de vuelta a casa? Esta pregunta dio origen a la película más personal de Steven Spielberg, de la que ahora celebramos su veinte aniversario. En el pequeño Elliott, que sufre por la reciente separación de sus padres, y que no tiene amigos de su edad, podemos ver el “alter ego” de Spielberg. También él pasó por el divorcio de sus padres, y era un muchacho solitario, que buscaba refugio en su enorme imaginación. Como el protagonista de E.T., que vive en una casa de una zona residencial y juega con sus muñecos de superhéroes. Pero lo que más anhela es un verdadero amigo y, como explica el director, “dentro de esa existencia en solitario llega un regalo de las estrellas, el mejor amigo que pudiera uno imaginar. Por supuesto, esto es algo que nunca me sucedió a mí, pero es una parte de mis fantasías. Cuando yo tenía 9 años deseaba tener un amigo que viniese de las estrellas y creciera conmigo. Y pienso que, en definitiva, de ese deseo surgió la idea de hacer E.T.” En efecto, uno de los alienígenas que están recogiendo especies de plantas en la Tierra, pierde la nave espacial que debe llevarle a casa. Elliott le descubre, y se convierte en su mejor amigo. Pero ha de ayudarle a volver con los suyos, aunque le duela la separación. Steven Spielberg dibujó de un modo inimitable el mundo infantil. Sólo a los niños les está permitido conocer la presencia de E.T., los adultos no están preparados mentalmente para ello. Para remarcar esto, el director filmó toda la película con la cámara a la altura de Elliott, y por ellos los planos están tomados como si la cámara fuera un niño. De hecho, casi nunca se ven los rostros de los adultos, que son tomados de cintura para abajo: la excepción la constituyen la madre de Elliott, y el personaje de un científico, Peter Coyote, que dice la célebre frase, que bien podía haber pronunciado Spielberg, “he estado esperando esto desde que tenía diez años”. Además, el director tomó elementos de uno de sus libros favoritos, el clásico infantil 'Peter Pan' (años más tarde dirigiría Hook, una variación sobre el tema), de James Barrie; se trata del cuento que la madre lee a la pequeña Gertie, que sabe creer en las hadas, tiene auténtica fe. Steven Spielberg encargó el guión del film a Melissa Mathison, la que fuera esposa de Harrison Ford. De hecho, el actor hizo un pequeño cameo en la película, en la escena de la escuela, aunque luego fue eliminado del metraje que se estrenó en 1982. Otro “cameo” interesante es el de Yoda, en la fiesta de Halloween, al que E.T. quiere saludar, reconociendo en el maestro jedi a uno de los suyos. También es sensacional la incomparable música de John Williams, ganadora del Oscar con todo merecimiento.

8/10
Un viaje alucinante al fondo de la mente

1980 | Altered States

Un científico experimenta consigo mismo los efectos alucinógenos y de distintos estados de conciencia causados por la droga. Agobiante film que cuenta el siempre estupendo William Hurt de protagonista. Supuso además el debut cinematográfico de Drew Barrymore, con tan sólo 5 añitos.

5/10
Suddenly, Love

1978 | Suddenly, Love

Regina Malloy, una joven de los suburbios, se enamora de un profesor que proviene de un barrio elegante. Ambos intentarán superar la barrera de que procedan de ámbitos distintos. Insulso drama romántico rodado para la televisión. Supuso la primera aparición en la pantalla de una jovencísima Drew Barrymore, que ni siquiera aparece en los títulos de crédito.

4/10
Roller Girls

2009 | Whip It

Debut como directora en el largometraje de la actriz Drew Barrymore, quien también se reserva un papel. Se trata de un drama deportivo basado en una novela de Shauna Cross, sobre una joven rebelde de un pueblo de Texas, que desestima los consejos de su madre para participar en concursos de belleza y en su lugar prefiere jugar a un estilo de patinaje agresivo donde la competición se convierte en una peligrosa batalla. Destaca el protagonismo de Ellen Page (Juno).

5/10

Últimos tráilers y vídeos