IMG-LOGO

Biografía

Yasiin Bey

Yasiin Bey

46 años

Yasiin Bey

Nació el 11 de Diciembre de 1973 en Brooklyn, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Begin Again

2013 | Begin Again

A pesar de haber ganado el Grammy tiempo atrás, el productor discográfico Dan no atraviesa su mejor momento. Está separado de su mujer Miriam, y la desconexión con su hija adolescente Violet es grande. Además, su forma de entender la industria musical no encaja con los nuevos tiempos y las modernas técnicas de marketing. Su entrada en un garito nocturno, y unas cuantas copas de más, no impiden que quede subyugado por la voz de una joven cantante, Greta, casi obligada por un amigo a subir al escenario. Sobre la marcha le propone la producción de un disco, aunque ella se muestra algo escéptica, pues se encuentra en medio de una crisis amorosa, a su novio Dave parece que la recién encontrada fama musical se le ha subido a la cabeza. Siete años ha habido que esperar para que John Carney, guionista y director de la maravillosa Once, volviera a entregar una película que discurre en la misma dirección. Begin again comparte con ella la capacidad de conmover gracias a unos personajes entrañables, bien descritos, y a los conflictos a los que se enfrentan, y a una inspirada partitura musical compuesta de preciosos temas musicales de Gregg Alexander que dan el necesario “mood” a la película, porque en ellos los personajes expresan sus sentimientos. Está claro que el éxito de Once, incluido su Oscar a la mejor canción, ha facilitado las cosas a Carney en lo referente a un presupuesto más desahogado, y a un reparto de actores conocidos, aunque no obvios, el cineasta no ha sucumbido a la tentación de fichar meramente intérpretes con tirón comercial. Alguno podría pensar que con Begin again desaparece el encanto de película pequeñita con caras no familiares al espectador, pero lo cierto es que Carney se las arregla para mantener cierto aire “indie”, y sobre todo, se mantiene fiel a las claves que le hicieron triunfar con Once. O sea, una historia sólida –la estructura del film, con el arranque en un doble flash-back, es ingeniosa–, con valores humanos, que no toma los cauces sentimentales habituales, la alusión a Casablanca sin nombrarla no es casual. Cuestiones como las crisis conyugales y de pareja, la difícil adolescencia, las relaciones padre-hija, la sensación de haber quedado obsoleto en en la profesión y los rígidos mecanismos ajenos al arte y al respeto al público que a veces imperan en la difusión cultural, están imbricadas en la trama con gran naturalidad. Nunca se tiene la sensación de que el director trata de vendernos moralina barata, sino que simplemente habla con optimismo de comportamientos y actitudes representativos de actitudes positivas y negativas ante los desafíos que depara la vida misma. La selección de actores es perfecta. Hailee Steinfeld adolescente, demuestra que lo de Valor de ley no fue flor de un día. Keira Knightley está tan encantadora como siempre, y sale airosa del desafío de cantar. Mark Ruffalo es perfecto para representar a un tipo que sufre la crisis de la mediana edad, y Catherine Keener no vacila en su papel de madre, que podía a priori ser antipático. Adam Levine, músico reconvertido en actor para la ocasión, encarna bien los desafíos que se afrontan con el vértigo de la fama. Y James Corden da la imagen perfecta del amigo patoso y no muy atractivo, en cuyo hombro siempre puedes llorar.

8/10
Vidas criminales

2013 | Life of Crime

Rebobine, por favor

2008 | Be Kind Rewind

Michel Gondry es sin duda un cineasta diferente. Curtido en el mundo de la publicidad, sus originales spots han sido multipremiados. También es notorio cómo revolucionó el mundo de los vídeos musicales, a partir de su rompedor “Human Behavior” para Björk. En el cine, sus películas tienen justa fama de “raritas”, como acreditan Human Nature, ¡Olvídate de mí! (que le valió el Oscar al mejor guión original) y La ciencia del sueño. El film que nos ocupa también tiene su punto “marciano”, lo que significa que agradará a su fiel “parroquia”, mientras que los desconocedores del mundo de este autor se verán dominados por un desconcierto que puede llevarles a convertirse en nuevos adeptos, o a mostrar el más absoluto rechazo a planteamientos que les pueden sonar a pura y simple tomadura de pelo. Mike es un joven negro que trabaja en el desvencijado y algo cochambroso videoclub del señor Fletcher, una suerte de figura paterna para él. El local, donde se alquilan cintas en VHS (el DVD no ha sido adoptado todavía, frente al posicionamiento de la competencia con las nuevas tecnologías y herramientas de marketing), está situado en un edificio en estado ruinoso, que las autoridades municipales planean demoler si no se acometen enseguida las necesarias reformas. Algo que apena a la pareja, pues allí nació, según asegura la leyenda, la mítica figura del jazz Fats Waller. El mejor amigo de Mike es Jerry, un mecánico algo chiflado, que vive en una caravana. Se le meterá en la cabeza que sus neuronas no funcionan bien por culpa de una central eléctrica, que decide sabotear una noche. Como consecuencia casi se electrocuta, y se queda magnetizado. Lo cual tiene nefastas consecuencias en las cintas del videoclub, pues todas se borran cuando entra en el local. Para arreglar el desastre, en ausencia del señor Fletcher, Mike y Jerry no tienen mejor idea que filmar unas cintas caseras, “remakes” de las cintas borradas, para sustituir a las originales, y alquilarlas a los clientes. Empezarán con Los cazafantasmas, y contra pronóstico la iniciativa resulta todo un éxito. Pronto hay más demanda de películas “suecadas”, como empiezan a ser conocidas las nuevas versiones de los filmes. Como puede verse, la trama es puro disparate, y da pie a escenas lindantes con lo surrealista. Resultan graciosos los rodajes de las nuevas películas, hecho todo con un aire chapucero a lo “Ed Wood”, o a lo que podía ser una broma de una panda de amiguetes que juegan a la parodia tipo “Aterriza como puedas”. De tal modo que a veces la cinta de Gondry tiene ese aire “amateur”, como de broma urdida por unos amigos que disponen de una videocámara. De todos modos, y dentro de la pequeña anécdota que es el film, hay buenas ocurrencias, sutiles diatribas al mundo de los grandes estudios y su celo por los derechos de sus películas, o a lo que es el cambio por el cambio, la preferencia inopinada de lo nuevo sobre lo viejo. Hay una apología del trato humano, subrayada en el título, que alude a esa petición típica del videoclub, que espera que sus clientes tengan la amabilidad de devolver las cintas rebobinadas, un modo de pensar en los demás. Y a la hora de apostar por la emotividad, se subraya la importancia de la comunidad, el barrio entero apoyando las películas “suecadas” y el videoclub, lo que concede al film un inesperado aire capriano, especialmente emotivo en la escena de la proyección de la última película, un clímax especialmente logrado.  

6/10
Cadillac Records

2008 | Cadillac Records

Una de esas películas-río que abarca un par de décadas, y cuenta los logros del sello discográfico Chess Records, nacido en Chicago, para aupar la música racial a lo largo y ancho de los Estados Unidos... y del resto del mundo. Sigue a Leonard Chess, un avispado judío de origen polaco, que detecta en 1947 el buen hacer musical de Muddy Waters y Little Walter, cuyos temas irá posicionando en lo más alto del 'hit parade'. Con el paso de los años irá sumando nombres míticos a su “gran familia” discográfica, como los de Chuck Berry que preludia el rock and roll, y los de Willie Dixon, Howlin' Wolf y Etta James. A la hora de sacar adelante sus carreras, estos artistas deberán lidiar con sus personales demonios, lo que incluye adicciones a las drogas, excesos sexuales o reacciones violentas. Darnell Martin, forjada en la televisión -ha dirigido episodios de series como Ley y orden y Anatomía de Grey-, parece haber puesto toda su alma en este film, cuyo guión firma, y que ella misma ha dirigido. Los resultados son desiguales. Se diría que su intención es presentar “la historia real” de parte de la música negra, una especie de respuesta a la ficción imaginada por Dreamgirls a partir del devenir de Motown Records. Desde luego, la reconstrucción de época es fantástica, los actores son buenos, y la música ayuda a soportar el conjunto. Pero los personajes quedan muy desdibujados, por ejemplo lo referente al matrimonio de Leonard -un correcto Adrien Brody-, o a los problemas amorosos de Muddy -buen trabajo de Jeffrey Wright; más disparatado es el dibujo de Little Walter, con la escena en que mata de un tiro a un pobre diablo, sin que tal acción suponga algo en la trama: nada se construye alrededor de esto, ni parece afectar a los personajes, lo que no dejará de sorprender al espectador. También resulta leve la aparición de Berry, sabe a poco, apenas una ligera cata de cómo era. Mientras que Beyoncé Knowles, encarnando a Etta James, se ha esforzado en sus canciones con un potente chorro de voz; la actriz cantante, que ejerce de productora ejecutiva, ha cuidado su composición, aunque también resulta algo simple el dibujo de su relación con Chess. La película está punteada por una voz en off de un narrador que, la verdad sea dicha, no se sabe muy bien a quién corresponde. El tímido intento de dar una idea de una etapa de la historia de los Estados Unidos tampoco está bien resuelto, se quiere apuntar a los avances en derechos civiles y la integración racial, a los que habría ayudado la música, cuestión que le va grande a una película que debería haberse preocupado más de aunar bien los dramas personales de sus protagonistas.

4/10
El lado oscuro de la noche

2006 | Journey to the End of the Night

Intenso thriller que cuenta con un protagonista de excepción, pero no muy dado a películas de este género: Brendan Fraser. La historia se centra en un padre y un hijo que regentan un mugriento y viejo burdel situado en un barrio deprimido de Sao Paulo, en Brasil. En torno a aquel tugurio los actos criminales y la corrupción están a la orden del día. Pero de repente tienen la oportunidad de olvidar para siempre ese negocio, cuando encuentran un maletín lleno de cocaína. Sin embargo, algo ocurre en el negocio de venta y padre e hijo se ven envueltos en una guerra criminal.El desconocido Eric Eason escribe y dirige esta oscura y violenta película sobre los bajos fondos de la inmensa urbe de Sao Paulo. La cosa se deja ver, hay ritmo, personajes atractivos y una trama truculenta e insana propia del más turbio cine negro. Sorprende gratamente el gran elenco de actores con los que ha contado Eason, como Scott Glenn (Silverado), la colombiana Catalina Sandino Moreno (María llena eres de gracia) y Alice Braga (Ciudad de Dios), además, claro está, del “aven­turero” Fraser.

4/10
16 calles

2006 | 16 Blocks

Jack Mosley, agente borrachín poco ejemplar de la policía de Nueva York, recibe un encargo aparentemente fácil. Debe recoger al delincuente Eddie Bunker en una celda y trasladarle al juzgado, a una distancia de 16 manzanas. Jack mete a Eddie en su coche, pero no puede evitar parar en una tienda de licores por el camino. Allí, tiene un encuentro con varios detectives de homicidios que pretenden liquidar a Eddie, ya que éste va a testificar contra ellos. A Jack le queda un último reducto de dignidad, por lo que decide poner todos los medios para evitar que asesinen a su protegido. Para ello, tendrá que llegar al juzgado sin que le atrapen multitud de enemigos armados. Autor de películas tan renombradas como Arma letal, La profecía y Superman, Richard Donner llevaba desde 2003 sin dirigir, tras el fracaso de Timeline. Ciertamente el veterano cineasta, que ya pasa de los 70 años, narra con fluidez, se luce en las secuencias de acción, y compone un thriller sin pretensiones, de argumento calcado a Ruta Suicida, que protagonizó Clint Eastwood. La fotografía, de aspecto arenoso, recuerda en cierta medida a los documentales, y busca el aspecto realista de películas policíacas como French Connection o Bullit. En un momento delicado de su carrera, Bruce Willis aporta su socarronería habitual a un personaje fracasado, que encuentra una última oportunidad de redimirse y demostrar su valía. Tiene como contrapunto humorístico al rapero Mos Def, en un papel de charlatán desmesurado que recuerda a Eddie Murphy en Límite 48 horas o Shrek, donde el actor ponía la voz a Asno. David Morse, secundario de lujo en películas como Bailar en la oscuridad o La milla verde hace creíble el papel del villano.

6/10
Guía del autoestopista galáctico

2005 | The Hitchhiker's Guide To The Galaxy

Arthur Dent está desesperado. Su casa va a ser demolida porque entorpece la construcción de una carretera. Pero Ford Prefect, su mejor amigo, le quita hierro al asunto. ¿Qué importancia tiene quedarse sin casa si la Tierra entera va a ser también demolida por culpa de la construcción de una autopista espacial? Tras explicarle que en realidad es un extraterrestre, Ford echa mano de un teletransportador para escapar de la debacle del planeta Tierra, materializandose con Arthur en una nave que pasaba por allí. Fiel adaptación de la obra de Douglas Adams, que creó esta parodia de la ciencia-ficción para un programa radiofónico de la BBC, posteriormente adaptado a una saga de novelas. Muy popular en Gran Bretaña, Adams, prematuramente fallecido, utiliza humor absurdo, a veces bastante ingenioso, muy alejado del estilo facilón y las groserías predominantes en muchas comedias. De presupuesto limitado, los actores son completamente desconocidos, salvo en el caso de Sam Rockwell, y de John Malkovich, que realiza un pequeño cameo. Destacan las criaturas, creadas por el equipo de Jim Henson, y las pequeñas sátiras de la política y la burocracia.

4/10
The Italian Job

2003 | The Italian Job

Con ayuda de sus compinches habituales, Charlie, privilegiado cerebro criminal, ejecuta un brillante plan para robar lingotes de oro de la caja fuerte de un palazzo veneciano. El único detalle que Charlie no podía prever era que Steve, uno de sus hombres, le traicionaría para robarle el botín. Pero el juego no ha acabado, y Charlie regresa a California, dispuesto a recuperar el oro, más por venganza que por interés monetario. Para ello, contará con una recién llegada al equipo, Stella, experta en cajas fuertes. E ideará un sofisticado plan de robo que consiste en manipular el sistema informático que controla los semáforos, colapsar el tráfico y huir en coches de pequeño tamaño. El director de ese estupendo film llamado Negociador, aprovecha la espectacularidad del cine moderno en esta versión libre de un clásico del cine de atracos, Un trabajo en Italia, que protagonizó Michael Caine en 1969. El espectador debe olvidar el realismo, que no la verosimilitud, en unas asombrosas persecuciones por el metro, alcantarillas e incluso escaleras. Secuencias increíbles en la vida real, pero que parecen auténticas en la pantalla. Como en los mejores films de robos, los protagonistas son granujas amorales, poco ejemplares, que no obstante caen bien en la pantalla, incluso Edward Norton, el malo de entre los malos. Para disfrutar con palomitas y a ser posible en compañía de amiguetes gritones, que nos transmitan emoción ante lo que sucede en pantalla.

7/10
Brown Sugar

2002 | Brown Sugar

Un día, Dre advierte que está enamorado de Sidney, su amiga desde la infancia. El problema es que Dre no quiere estropear su estrecha relación, y que además está prometido, mientras que ella sale con un jugador de baloncesto. Esta comedia explora las dificultades para mantener una amistad con alguien del sexo opuesto, con argumento que recuerda a Cuando Harry encontró a Sally, en versión afroamericana.

4/10
Showtime

2002 | Showtime

Un duro detective de la policía, que resuelve todos los casos. Un agente que patrulla las calles, que sueña con ser actor. Y una productora de televisión que sueña con dar con el programa que conquiste todas las audiencias. Juntos conforman un cóctel explosivo: el programa “Showtime”, que pretende informar las 24 horas del día cómo es el trabajo de una pareja de polis, al estilo “Gran Hermano” o, si tomamos la referencia cinematográfica, El show de Truman. El film da una nueva vuelta de tuerca a las llamadas buddy movies con poli blanco y poli negro, uno serio, el otro cachondo, cuyos máximos exponentes son Arma letal y Límite: 48 horas. Hasta se dan dos curiosas circunstancias (¿estarán buscadas adrede?): Eddie Murphy, protagonista del segundo título, actúa en esta puesta al día de la fórmula, que tiene a las cámaras de televisión como estrellas invitadas; y Rene Russo se incorporó a la serie Arma letal en su tercera entrega. En cualquier caso la combinación de acción y comedia funciona razonablemente, y el afán de tantos por chupar cámara y convertirse en carne de "prime time" es ridiculizado y puesto en solfa con ingenio.

4/10
Monster's Ball

2001 | Monster's Ball

Alrededor de la casualidad y de tres muertes violentas, concentradas en un breve lapso de tiempo, han construido Milo Addica y Will Rokos el guión de esta película. El romance que se produce, entre la esposa negra de un condenado a la pena capital y el guardián blanco del corredor de la muerte, es el punto adonde se dirige la compleja trama. Y ahí el director, Marc Forster, echa toda la carne en el asador, para hacer creíble lo increíble. Billy Bob Thornton y la oscarizada Halle Berry, protagonistas absolutos del film, procuran inyectar credibilidad a una relación que empieza inspirada por la compasión, y se serena tras una “terapia” de sexo compulsivo. Consciente quizá Forster de los elementos excesivos que maneja, apuesta por la sobriedad en el desenlace, con una mirada al nocturno cielo estrellado que recuerda, aun siendo filmes muy diferentes, a Una historia verdadera.

6/10

Últimos tráilers y vídeos