Decine21
In memoriam La estrella del cine francés protagonizó títulos como "Amor", "Z" o "Tres colores: rojo"

Muere Jean-Louis Trintignant a los 91 años

"Chapeau bas!" dirían en su tierra ante uno de los grandes, no sólo del cine francés, sino del europeo en general. Jean-Louis Trintignant ha muerto a los 91 años como consecuencia del cáncer de próstata, según un comunicado de Marianne Hoepfner, su esposa. En julio de 2018, el actor de "Tres colores: rojo", "Z" o "El gran silencio" decidió retirare. "Creo que el cine se acabó para mí”, anunciaba en una entrevista en el diario Nice Matin. “No lucho. Dejo que las cosas pasen. Hay un médico marsellés que va a probar una cosa nueva. Pero no hago quimioterapia, aunque estaba ya preparado”.

Nacido el 11 de diciembre de 1930 en Piolenc (Vaucluse), al sur de Francia, Jean-Louis Xavier Trintignant es hijo de una familia industrial de clase alta. Entre los suyos abundan los pilotos de carreras, pues tuvo un tío, Louis Trintignant, que falleció durante el entrenamiento de una carrera, y otro tío, Maurice Trintignant, ganó en Le Mans y dos veces en el Gran Premio de Mónaco. Pero él tenía claro que iba por otro camino y a los 20 años se trasladó a París para estudiar interpretación. Hizo sus primeros papeles en el teatro a principios de los 50 en diversos montajes.

Jean-Louis Trintignant debutó en el largometraje con la mediocre producción de aventuras T.K.X. no contesta. Pero sus trabajos apenas tuvieron repercusión hasta que Roger Badin apostó fuerte por él ofreciéndole uno de los papeles principales de Y Dios... creó a la mujer, donde interpretaba al hombre que se casaba con el personaje de Brigitte Bardot, aunque ella no estaba enamorada de él, sino de su hermano. La película causó un enorme escándalo, pero tuvo una enorme repercusión y convirtió en mito erótico a Brigitte Bardot. Acosado por la prensa porque se decía que había tenido un idilio con su explosiva compañera de reparto, Trintignant decidió no demorar más el servicio militar obligatorio y estuvo sirviendo tres años en Argelia.

De vuelta a la vida civil retomó su carrera. Vadim volvió a reclutarle para Las relaciones peligrosas, adaptación de la famosa obra de Choderlos de Laclos, donde encarnaba al caballero Raphael Danceny, papel posteriormente interpretado por Keanu Reeves y Henry Thomas. Por aquella época obtuvo un enorme éxito en los escenarios con un montaje de "Hamlet". Poco después interpretó uno de sus mejores trabajos a las órdenes del italiano Dino RisiLa escapada, donde era un responsable estudiante de derecho, extremadamente tímido, que se deja liar por un vividor (Vittorio Gassman) para iniciar un alocado viaje en un descapotable.

Debido a sus antecedentes familiares automovilísticos, Claude Lelouch decidió escogerle para interpretar a un piloto en Un hombre y una mujer. Él mismo recomendó a su buena amiga Anouk Aimée para la protagonista femenina. El film se convirtió en el mayor éxito del cine francés hasta aquel momento y terminó de consagrar a Trintignant en el mercado internacional. A continuación intervino en numerosos títulos de directores de primera, como ¿Arde París?, de René Clement, Z, de Costa-Gavras, Mi noche con Maud, de Eric RohmerLas ciervas, de Claude Chabrol, y Vivamente el domingo, último trabajo del gran François Truffaut. Ha sido muy requerido en Italia, donde ha filmado títulos como El conformista, de Bernardo BertolucciLa mujer del domingo, de Luigi Comencini o El desierto de los tártaros, de Valerio Zurlini.

Sergio Corbucci, uno de los grandes de los spaghetti-western, requirió a Jean-Louis Trintignant para rodar uno en inglés, pero él sólo estaba dispuesto a aceptar si su personaje no hablaba. El film –posiblemente el mejor del realizador– acabó llamándose El gran silencio, donde Trintignant encarna a Silenzio, pistolero a sueldo mudo desde que le cortaron la garganta de pequeño. Muchos años después, el actor hablaría inglés por primera vez en la pantalla en Bajo el fuego, de Roger Spottiswoode, rodada en los 80 cuando Lelouch se animó a reunirle de nuevo con Anouk Aimée en Un hombre y una mujer, 2ª parte, desmejorada secuela del gran éxito.

Divorciado de la actriz Stéphane Audran, se emparejó con otra, Nadine Marquand –posteriormente Nadine Trintignant–, también guionista y directora. Con ella tuvo tres hijos, Vincent Trintignant (asistente de dirección y guionista), Pauline (que murió súbitamente cuando era un bebé) y la malograda actriz Marie Trintignant.

Esta última tenía 17 años cuando intervino con su padre en La terraza, de Ettore Scola. Pero después se forjó una sólida carrera por sí misma, con grandes papeles en títulos como Un asunto de mujeres, de Claude Chabrol, o la cautivadora Ponette, de Jacques Doillon. Trintignant padre vivió sin duda el peor drama de su vida el 1 de agosto de 2003, cuando Marie murió como consecuencia de un edema cerebral provocado por su novio, el músico Bertrand Cantat, que la golpeó brutalmente, como hacía con regularidad, según quedó demostrado en el juicio donde fue condenado, tras el que sólo estuvo en prisión tres años.

A finales de los 80, Jean-Louis Trintignant se había ido desinteresando progresivamente de las películas. Prefiere cada vez más dedicarse a los escenarios. "En este momento de mi vida el teatro está más de acuerdo con mis angustias y con mis preocupaciones", declaró cuando presentó en España la obra "Apollinaire". Cada vez se prodiga menos en la gran pantalla, aunque destacó especialmente interpretando a un juez jubilado, junto a Irène Jacob, en Tres colores: rojo, último trabajo de Krzysztof Kieslowski. Con la llegada del siglo XXI, su salud ha ido empeorando como consecuencia de un accidente automovilístico y el disgusto ocasionado por la pérdida de su hija, por lo que en todo el inicio de milenio sólo había rodado la comedia Janis y John, con François Cluzet y Sergi López, aparte de que ejerció como narrador en un telefilm, y de que prestó su voz a uno de los personajes del film de animación Immortel (ad vitam), en 2004. 

Michael Haneke le rescató para interpretar a un profesor de música jubilado octogenario que cuida de su esposa impedida en Amor, ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, donde comparte la pantalla con Emmanuelle Riva e Isabelle Huppert.

  • obituario
  • Jean-Louis Trintignant
  • Amor

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales