IMG-LOGO

Biografía

Keanu Reeves

Keanu Reeves

55 años

Keanu Reeves

Nació el 02 de Septiembre de 1964 en Beirut, Líbano

El hombre de la pastilla roja

01 Octubre 2003

Sus papeles en la saga Matrix le han dado la oportunidad de convertirse en estrella. Pero ahora le aguarda un complicado desafío: mantener su aura de elegido también en el mundo real. Nada de trucos, Señor Anderson.

Aunque tiene cara de malas pulgas –un rostro inquietante debido a sus rasgos interculturales–, lo cierto es que Keanu (exótico nombre que en hawaiano significa “brisa fresca de las montañas”) es conocido por papeles de tipo bueno, al estilo del joven corriente que, sin musculitos ni grasa de gimnasio, se ve convertido en héroe a su pesar. Así le vimos en el que fue sin duda su primer éxito en la gran pantalla: Speed, donde acompañaba a una actriz que a la postre también se convertiría en una diva de nuestro tiempo, Sandra Bullock.

La infancia de Keanu Charles Reeves fue ajetreada. Es hijo de un hawaiano y una inglesa, y nació en Beirut (El Líbano) el 2 de septiembre de 1964, aunque muy pronto se dedicó a viajar por el mundo. El matrimonio de sus padres no funcionaba y cambiaron de residencia muchas veces antes de divorciarse: vivieron en Hawai, Australia, Nueva York y Toronto. Fue en esta ciudad cuando, a la edad de diecisiete años, Keanu abandonó los estudios de la escuela y comenzó a interesarse por la interpretación. Recibió clases en el Theatre Arts High School e hizo sus pinitos en el teatro y algún trabajo esporádico en la televisión canadiense, como Going Great (1982). Decidido a emprender su carrera de actor, Keanu marchó a Hollywood con tres mil dólares (léase 3.000 euros) en el bolsillo, a bordo de su viejo Volvo. En la ciudad de los sueños, pronto encontró papeles adecuados a su aspecto de chico malo que parece recién despertado de la siesta.

Además de trabajos en la pequeña pantalla, acompañó en el cine a Patrick Swayze y Rob Lowe en Youngblood, y a Dennis Hooper en Instinto sádico, ambas de 1986. Pero sus películas por aquella época eran producciones mediocres con muy poco tirón: Flying (1986), Recuerdo permanente (1988), Un príncipe en América (1988). Algo más de fortuna tuvo con Las amistades peligrosas (1988), de Stephen Frears, y con amables y divertidas comedias como Dulce hogar... ¡A veces! (1989), de Ron Howard, y Te amaré hasta que te mate (1990), de Lawrence Kasdan. En 1991, la directora Kathryn Bigelow le dio el papel que necesitaba para comenzar a ser conocido, el de agente del FBI en Le llaman Bodhi.

Su caché subió más tarde gracias a películas de mayor presupuesto y considerable respuesta en taquilla: Drácula de Bram Stoker (1992), de Coppola, Mucho ruido y pocas nueces (1993), de Kenneth Branagh, y Pequeño Buda (1993), de Bertolucci. Luego llegó el que sería su despegue definitivo, gracias a su brillante interpretación del agente Jack Traven en Speed (1994).

A partir de ese momento Keanu se convirtio en un actor solicitado y, sin embargo, equivocó claramente los guiones (Johnny Mnemonic, Un paseo por las nubes, Reacción en cadena, Luna sin miel), hasta que llegó Pactar con el diablo (1997), extravagante película que le devolvió otra vez parte de la fama perdida. Fue por aquel tiempo cuando también diversificó su talento artístico y entró a formar parte del grupo de rock Dogstar. Y es que Keanu siempre ha sido un tipo inquieto, muy aficionado a la música, la lectura (le encantan autores como Thomas Mann, Dostoievski o Rimbaud) y las actividades de riesgo como el hockey (le apodaron “El muro” en su equipo) o las motos (debido a un grave accidente tuvieron que extirparle el bazo). Todo ese mundo de aficiones debió de influir en la elección de su siguiente papel: Matrix (1999).

La película de los hermanos Wachowski le catapultó al rango de actores mejor pagados, hasta el punto de que ha cobrado 30 millones de dólares por las dos secuelas, Matrix Reloaded y la aún inédita Matrix Revolutions. Y entre rodaje y rodaje de su personaje más carismático se permitió algunas películas de estimable interés, como la esotérica Premonición (2000), las deportivas Equipo a la fuerza (2000) y Hardball (2001) o la melodramática Noviembre dulce (2001). Y se ve que trabajo no le falta: en breve le veremos en la comedia Cuando menos te lo esperas..., junto a Jack Nicholson y Diane Keaton, y en el thriller de ciencia ficción Constantine, al lado de Rachel Weisz. El tiempo dirá si su condición de “elegido” era auténtica.

Filmografía
John Wick: Capítulo 3 - Parabellum

2019 | John Wick: Chapter 3 - Parabellum

John Wick ha sido expulsado de The Continental, el hotel donde todos los mafiosos conviven en armonía, por haber roto la principal regla del lugar: matar. Declarado “incomunicado” por la organización mafiosa conocida como Alta Mesa, esto significa que nadie puede ayudarle a escapar, so pena de ser considerado también un traidor. Además, se ofrecen catorce millones de dólares por su cabeza, por lo que numerosos cazadores de recompensas tratarán de detenerle, mientras huye a la desesperada por las calles de Nueva York. John Wick (2014), dirigida por el hasta entonces especialista de cine de acción Chad Stahelski, lograba cierta frescura, pese a ser un refrito del cine de acción de serie B ochentero y las producciones orientales. El mismo cineasta se hizo cargo de la segunda entrega, John Wick: Pacto de sangre, más espectacular, aunque menos rompedora, y ahora de la tercera. Esta vez, las secuencias de acción parecen aún más elaboradas, si cabe, con los mejores profesionales ejecutando números que parecen imposibles, con retoques digitales que no se notan y un protagonista, Keanu Reeves, que parece haber estado implicado en parte de las mismas sin recurrir lo mínimo posible a los dobles. Por ejemplo, una persecución en moto deja boquiabierto al espectador, al igual que una en la que los personajes se lanzan cuchillos. Se abusa de la violencia explícita, aunque en cierta medida ésta se ve aligeradas por golpes de humor en muchos casos mejores que el de algunas comedias actuales de Hollywood. Por ejemplo, provoca hilaridad un instante en el que el personaje central vuelve a colocar en el estante de la biblioteca un libro de cuentos rusos con el que acaba de atizar a lo burro a varios adversarios. Quizás tantos mamporros resulten un poco interminables al público más exigente, que tendrá ‘la osadía’ de quedarse con las ganas de un mayor desarrollo de los personajes, y algo de trama, de hecho salvo porque desvela que el protagonista se formó con unos criminales rusos, apenas aporta nada a lo ya visto. Reeves consigue hacer expresivo a su lacónico personaje, pese a la falta de diálogos, en la línea del mejor Clint Eastwood en sus westerns con Sergio Leone. Por lo demás, aparecen brevemente diversas estrellas que suplen con carisma lo poco que se sabe de sus papeles, como Ian McShane, Laurence Fishburne, Anjelica Huston y Halle Berry.

5/10
Siberia

2018 | Siberia

Una extraña película, con un montón de compañías de producción acreditadas, que no acaba de dar con su tono, y que parece de otra época, también por la injustificada explicitud con que se muestran las relaciones sexuales. Sigue a Lucas, un tipo casado, que trafica con diamantes en Rusia, por lo que parece, fuera de la legalidad. Viaja a San Petersburgo, porque tiene que entregar 12 valiosos diamantes azules, pero alguien ha pensado que era mejor idea falsificarlos. Sea como fuere, Lucas busca a un tal Piotr que le esté dando esquinazo, lo que le conduce hasta una población de Siberia del Este. Allí conoce a Katya, una bella rusa huérfana, de bastante personalidad, que regenta un café y con la que inicia una relación amorosa. Tras llamar la atención, relativamente, con Frank & Lola, Matthew Ross entrega una película que por cierta densidad, el hieratismo del protagonista, Keanu Reeves, el telón de fondo ruso, y el consuelo encontrado en la alcoba, recuerda al viejo cine de espías. Pero resulta fallida, el guión de Scott B. Smith incluye bastantes incoherencias y elementos difusos, y contiene escenas tan ridículas como la del hermanamiento con un mafioso ruso por... ¡intercambio de felaciones! Aunque muestra maneras visuales, Ross no logra levantar el vuelo, y el desenlace del tiroteo resulta brusco y a todas luces insatisfactorio.

3/10
La boda de mi ex

2018 | Destination Wedding

Lindsay y Frank son raritos. Muy raritos. Coinciden en el aeropuerto, y desde su primer encuentro, no dejan de considerarse mutuamente insoportables, y se lanzan afilados dardos verbales. Resulta además que ambos viajan a la pintoresca localidad californiana de San Pedro Obispo de Tolosa, a una boda, el novio es hermano de Frank y ex prometido de Lindsay. Así que les toca pasar tiempo juntos y surgirá cierta atracción. La cinta escrita y dirigida por el poco conocido Victor Levin, curtido como guionista y productor televisivo, sigue el esquema de guerra de sexos, con una incontinencia verbal que acaba siendo insoportable. Se supone que los diálogos son ingeniosos, y quizá haya alguno al que se pueda aplicar este calificativo, pero en general acaban agotando los intercambios verbales sobre sus rarezas, y en que juegan a ver "quién es el más listo de la clase". Levin no es Woody Allen, al que imita incluso en los títulos de crédito y en el uso de la música, ni siquiera Richard Linklater, de quien parece querer seguir el modelo de la trilogía de Antes del amanecer. Se agradece el esfuerzo de Keanu Reeves y Winona Ryder, que han conocido tiempos mejores, pero no salvan la función, algo sosa y bastante poco cinematográfica.

3/10
Réplicas

2018 | Replicas

Will Foster es un científico que trabaja en un laboratorio de alta tecnología. Allí pretende incorporar humanidad a un robot electrónico trasladando la consciencia de una persona recién fallecida. hasta el momento todas los intentos han fallado, pero cuando su mujer y su hija fallecen en un accidente de coche, Will intentará lo imposible: replicarlas en cuerpos de carne y hueso creados en incubadoras. Una película con llamativos aires de serie B, en donde la historia hace aguas precisamente por tratar el argumento de modo simplón e infantil, sin el más mínimo de credibilidad. Parece que pronunciar dos o tres términos científicos y manejar unos cuantos números en la consola es suficiente para crear réplicas humanas de la noche a la mañana. A este respecto el personaje del compañero científico (Thomas Middleditch) es realmente caricaturesco, sus decisiones y reacciones dan lugar a momentos ridículos. Pero, en fin, una vez entrados en materia, al menos la cosa mejora un poco al virar hacia el thriller de acción, aunque tampoco eso da para mucho. No se aprovecha el reparto, con un Keanu Reeves muy poco inspirado y una Alice Eve que no deja de ser una comparsa durante todo el metraje. Una película claramente fallida de Jeffrey Nachmanoff, director de la sólida Traidor.

4/10
Hasta los huesos

2017 | To the Bone

Ellen es una chica rebelde de 20 años que sufre anorexia y pasa la mayor parte de su vida sometiéndose a diferentes programas de rehabilitación, algo que solo le sirve para continuar perdiendo cada vez más kilos. Decidida a encontrar una solución, su desestructurada familia decide enviarla a una casa para jóvenes que regenta un doctor poco tradicional. Sorprendida por sus inusuales métodos y encantada con sus compañeros, Ellen deberá descubrir cómo superar su trastorno e intentar aceptarse a sí misma para poder luchar contra sus demonios.

John Wick. Pacto de sangre

2017 | John Wick: Chapter Two

Tras vengarse de la muerte de su esposa y de su perro, el antiguo asesino a sueldo John Wick intenta regresar a la tranquilidad de su retiro. Pero un líder mafioso le hará una oferta que no podrá rechazar, así que irá a Roma para matar a la hermana de éste, que una vez desaparecida ocupará su sillón en una organización de capos. Tras varios años de capa caída, Keanu Reeves logró un extraordinario éxito en taquilla, sobre todo en Estados Unidos, con John Wick. Supuso el debut como realizador de Chad Stahelski, coordinador de especialistas de Matrix. El dúo vuelve a hacer tándem en la secuela, a la que se ha apuntado también –para un papel muy secundario– Laurence Fishburne, que fue Morfeo en la saga de ciencia ficción. Si en la anterior ya se notaba demasiado la procedencia del realizador, esta segunda parece concebida para enseñársela a los de su gremio, pues consiste en una sucesión de interminables secuencias de acción, y poco más. Quienes se aburran si éstas duran más de tres minutos no encontrarán mucho más en el film. Salvo por un par de golpes de humor, los diálogos son bastante lacónicos, por lo que se desaprovecha a actores tan solventes como Ian McShane, John Leguizamo o Bridget Moynahan. Si Reeves se hubiera rapado el pelo, John Wick. Pacto de sangre no se diferenciaría demasiado de cualquier film de Jason Statham, y si se deja coleta parecería una de Steven Seagal. Para alegría de los incondicionales, el final parece dejar abierta la puerta a una tercera entrega.

4/10
The Neon Demon

2016 | The Neon Demon

Una de esas películas que fascina por su imaginería visual y puesta en escena, donde resulta reconocible el sello personalísimo de su director, el danés Nicolas Winding Refn; y que al mismo tiempo produce irritación, por su modo artificial de buscar la provocación, a la hora de señalar el poder destructor de la búsqueda de la fama, lo que incluye imágenes repulsivas de sexo y violencia, que se supone están imbuidas de cierta simbología. Se centra en Jesse, una joven de dieciséis años, que ha llegado a Los Ángeles con la intención de seguir la carrera de modelo para triunfar en las pasarelas. Parece la quimera típica de una adolescente inmadura, que nunca se va a hacer realidad, pero lo cierto es que a la chica la rodea un aura que no pasa inadvertida –se diría que es la encarnación misma de la inocencia, una mezcla de ingenuidad y bondad–, y enseguida va a ser escogida para sesiones fotográficas y pases de modelos. Esto despierta los celos y envidia de otras compañeras de profesión más veteranas, que se han dejado la piel, literalmente, para llegar a donde están. Además, también enamora a un joven de buen corazón aspirante a fotógrafo, Dean; y a una maquilladora lesbiana, Ruby; lo que produce sufrimientos ante el modo en que Jesse acoge sus sentimientos. El film no está a la altura de los mejores trabajos del autor de Drive y Bronson, aunque estéticamente tenga momentos deslumbrantes, con la iluminación de las luces de neón mencionadas en el título, y Elle Fanning representa bien el ideal puro de la protagonista, que termina corrompiéndose de alguna manera, por las fieras que rondan a su alrededor. La reflexión acerca de la belleza no va demasiado lejos, incluso se ironiza acerca de aquello de que "está en el interior", de modo que finalmente no sabemos ni siquiera si existe, o si debemos concluir que el horror y la violencia también producen, paradójicamente, una atracción preocupante. Se diría a la postre que se trata de provocar interrogantes, y dejar al espectador sumido en el desconcierto. Dramáticamente, la estructura narrativa está coja, no se comprenden las motivaciones de los personajes ni su evolución a un comportamiento violento, y se diría que tampoco hay un esfuerzo serio para hacerse entender, más allá de apuntar a ciertas pulsiones primarias, los celos. Cierto que cabe la explicación de que estamos ante un cuento, una parábola sobre el mundo hueco de las "celebrities", pero el riesgo, en el que se acaba incurriendo, es terminar entregando una película también algo hueca.

5/10
The Bad Batch

2016 | The Bad Batch

La hija de Dios

2016 | Exposed

El detective Scott Galban investiga la muerte de un compañero. La joven Isabel de la Cruz siente que ha sido testigo de un extraño milagro. Los caminos de ambos se cruzarán y Galban sospecha que Isabel tiene la clave del misterio. La presencia de los actores Keanu Reeves y Ana de Armas, que ya coincidieron en la violenta Toc Toc, es el mayor aliciente de este fallido thriller de ribetes sobrenaturales, cuyo guión se adentra por vericuetos poco razonables y no acaba de enganchar. Debuta tras las cámaras el neoyorquino Gee Malik Linton.

4/10
Toda la verdad

2016 | The Whole Truth

El abogado Boone muere asesinado en su casa. Los principales sospechosos son su mujer Loretta y su hijo Mike. Boone no era un padre ejemplar, era cruel y humillaba a su esposa. Su hijo Mike confesará ser el autor del crimen y Ramsey, un abogado penalista amigo de la familia, se encargará de su defensa. Drama judicial que se desarrolla por caminos cercanos al thriller. El guión elige la ambigüedad para atrapar al espectador y lo cierto es que en esta historia todo el mundo parece ser un maestro del engaño y guardarse un as en la manga. Aunque hay pequeños cabos sueltos y se hace algo de trampa, entretiene. Por supuesto, un tema capital es señalar la diferencia entre la búsqueda de la verdad y la defensa del cliente, algo que no siempre tienen que ir de la mano. Los actores cumplen bien con sus papeles.

5/10
Knock Knock

2015 | Knock Knock

El excesivo especialista en películas con poco argumento y muchas vísceras Eli Roth, responsable de la insana Hostel, filma una especie de homenaje o remake apócrifo de Los sádicos, de 1977. Aunque parece no disponer de los derechos de aquélla, sí que cuenta con el aval de las protagonistas, Sondra Locke y Colleen Camp, como productoras. La historia viene a ser muy parecida, un padre de familia supuestamente responsable que se queda solo en su casa les abre la puerta a dos jovencitas bien parecidas que se han perdido por la zona. Le piden información, poder quitarse la ropa pues están caladas hasta los huesos y llamar por teléfono pues el móvil también se les mojó. Acaban seduciendo al desventurado, que pagará el error con creces, pues resultan ser dos psicópatas que le secuestran y torturan. Aunque se nota cierto esfuerzo de Roth por contenerse más que en otras ocasiones, quizás por la presencia de un actor de serie A como Keanu Reeves, continúa en su línea de recrearse en los puntos más sórdidos y encarnizados del relato, y dar rienda suelta al humor negro, lo que le quita cualquier seriedad a su advertencia de los peligros de la infidelidad a lo Atracción fatal un tanto evidente. A Roth nadie le ha advertido de que como guionista deja mucho que desear, sobre todo a la hora de componer diálogos, así que insiste en coescribir también Knock Knock, para colmo de males con la ayuda de sus colaboradores en la indescriptible The Green Inferno, el uruguayo Guillermo Amoedo y el chileno Nicolás López. Pero el punto más débil del realizador sigue siendo la dirección de actores, como queda demostrado en la exagerada composición del protagonista de Matrix, mientras que Lorenza Izzo y Ana de Armas, actriz de la serie española El internado, que empieza a hacer carrera en Hollywood, parecen haber sido escogidas más por su exuberancia y falta de escrúpulos a la hora de rodar lo que sea que por otra cosa.

3/10
John Wick

2014 | John Wick

El hijo de un gángster ruso entra a robar con unos compinches en casa de John Wick, al que arrebatan su coche del 69, no sin antes matar a Daisy, la perrita que le regaló su mujer... ¡antes de fallecer! Grave error. Desconocen que el tal Wick antes de retirarse fue el matón más brutal e implacable de la mafia, por lo que no se va a tomar a broma precisamente su venganza... Keanu Reeves ha resucitado su carrera, al menos en Estados Unidos, con esta cinta, que supone el debut en la realización de David Leitch y Chad Stahelski, directores de especialistas y dobles de acción de su película Matrix, entre otros destacados títulos. Éstos se concentran en lo que mejor saben hacer, las coreografías de golpes. El film acaba resultando un poco cojo, pues el guión no sólo acumula todos los tópicos posibles del género de venganza, sino que tras el arranque no ofrece muchas más sorpresas. Recuerda mucho a los filmes de Liam Neeson en esta línea, aunque aquí todo resulta mucho más violento sin necesidad. Al menos, Reeves se lo ha tomado más en serio que en sus interpretaciones de los últimos años, por lo que por una vez vuelve a resultar convincente. Y cuenta con el respaldo de competentes secundarios como Michael Nyqvist, protagonista de la versión sueca de Los hombres que no amaban a las mujeres, padre del torpe villano, muy expresivo cuando su personaje se entera de la idiotez llevada a cabo por su hijo.

5/10
El poder del Tai Chi

2013 | Man of Tai Chi

Tigre Chen es un joven experto en Tai Chi, pero que, al decir de su maestro, no es capaz aún de mantener su "chi" bajo control. En otras palabras, la vida de Tigre Chen no es fácil y con frecuencia se deja llevar por los primeros impulsos. El mafioso Donaka, organizador de combates a vida o muerte, se da cuenta del potencial oculto del joven y le hará una suculenta oferta económica para formar parte del tinglado. Para debutar como director, el actor Keanu Reeves eligió esta entretenida película de artes marciales en donde él se reserva el papel del malvado de turno. El ritmo es el adecuado y el guión mantiene el interés necesario para seguirlo hasta el final, pese a que responde a la clásica trama de "hombre bueno seducido por el lado oscuro". Hasta regresar al lado correcto tendrá que atravesar su particular sendero tortuoso, que sobre todo incluye peleas cuerpo a cuerpo en donde se utiliza el Tai Chi, un arte marcial cuya prioridad no es el combate. Las coreografías de los combates están supervisadas por el gran Yuen Woo-Ping.

5/10
La leyenda del samurái: 47 Ronin

2013 | 47 Ronin

Durante la época feudal en Japón, el señor Asano salva la vida del joven Kai cuando éste escapa por el bosque cercano a sus propiedades. Kai pasará a vivir como un paria en los dominios de Asano, mal visto por los samuráis del lugar. Sin embargo, Kai y la hija e Asano, Mika, están enamorados, aunque ambos saben que su amor es una historia imposible. Pero la vida de la aldea va a cambiar cuando otro señor, el malvado Kira, influido por una seductora bruja, traiciona a Asano y resuelve casarse con Mika, desterrando a todos los samuráis, con la idea de convertirse en el hombre más poderoso de Japón a las órdenes del shogun. Entretenida película de aventuras y acción que mezcla elementos románticos, épicos y fantásticos para dar colorido a una historia ambientada en una legendaria época japonesa, en los albores del siglo XVIII. El guión se inspira en los hechos reales de los míticos 47 samuráis que vengaron el honor de su señor y merecieron el respeto para siempre de la nación, sucesos que han sido recogidos ya en el cine en otras ocasiones, como en la película Los cuarenta y siete ronin de Kenji Mizoguchi o 47 Ronin de Hiroshi Inagaki. Aquí llama la atención la inclusión de muchos elementos fantásticos –monstruos, brujas, fantasmas, seres de ultratumba–, que sin embargo no logran ensuciar el carácter épico de la propuesta, ni la vertiente romántica. Aunque Keanu Reeves se muestra un poquito menos expresivo de lo habitual, los actores cumplen, en especial Hiroyuki Sanada (El ocaso del samurái) y Rinko Kikuchi en el rol de la malévola bruja.

6/10
Henry's Crime

2010 | Henry's Crime

La vida privada de Pippa Lee

2009 | The Private Lives of Pippa Lee

Pippa se ha trasladado a vivir con Herb, su marido, a una zona residencial donde domina la gente mayor. El propio Herb, editor, es ya un anciano, que saca bastantes años a su esposa. Mujer complaciente, Pippa trata de agradar siempre a las personas de su entorno. Pero no siempre ha sido así. Mientras somos testigos de su evolución en la actualidad, sucesivos flash-backs nos la muestran primero niña con su neurótica madre, influencia mayor que la del padre, pastor de una iglesia cristiana. Y siguen esas "vidas privadas", que incluyen la estancia, siendo una jovencita, en casa de su tía lesbiana Kate, con la curiosa influencia de la compañera fotógrafa de piso, de gustos sadomasoquistas, o la entrada en su existencia de Herb, en una época en que se atiborraba a pastillas. Rebecca Miller, guionista, directora y autora de la novela "Las vidas privadas de Pippa Lee" –por uno de esos caprichos incomprensibles, la distribuidora española ha singularizado "las vidas privadas"– entrega una historia que gira alrededor de Pippa Lee, con elementos tragicómicos de gran patetismo, que recuerdan a las películas de Noah Baumbach (Una historia de Brooklyn, Margot y la boda), por citar ejemplos recientes en que se describen familias desestructuradas y personajes egocéntricos, y al mismo tiempo con buena cabeza. El hecho de que la protagonista sea sonámbula se convierte en metáfora de tantos "ejemplares" humanos que andan por la vida con los ojos cerrados, sin vivir la vida plenamente. Miller maneja bien la compleja estructura argumental, pero lo que nos entrega resulta bastante deprimente. Pinta gracias a un atinado reparto –estupendos Robin Wright Penn y Alan Arkin– una variada galería de personajes, donde llama la atención el desequilibrio dominante, se echa en falta alguien medianamente normal. Los momentos fuertes, sobre todo la muerte, sirven para el acercamiento catártico, pero queda la duda al espectador de si tal efecto tendrá su prolongación en el tiempo.

6/10
Dueños de la calle

2008 | Street Kings

Tom Ludlow es un agente de la división antivicio de la policía de Los Ángeles, conocido por sus métodos expeditivos. Con fama de salvaje y alocado, arrastra desde hace años la muerte traumática de su esposa, que le engañaba con otro, asunto que intenta olvidar bebiendo más de la cuenta. No obstante lo dicho, Tom es el mejor hombre con que cuenta el capitán Wander, pues se trata de alguien resolutivo y que no se anda con chiquitas a la hora de sacudir a “los malos”. Pero las cosas se enredan cuando Washington, un policía que fue su compañero, comienza a hablar con asuntos internos. Tom cree que está largando sobre él, y le sigue hasta un supermercado, donde dos encapuchados organizan una buena escabechina, a resultas de la cual muere Washington. Como los dos habían discutido, y existe un vídeo comprometedor, grabado en el lugar del crimen, Tom debe aceptar ciertos trapicheos de sus compañeros policías para no ser incriminado. Pero a lo que no está dispuesto es a que los auténticos culpables sigan en la calle. Así que emprenderá una investigación extraoficial, apoyado en el agente que lleva el caso. Lo que supone un viaje a las profundidades de la corrupción policial. Dos expertos en retratar el lado oscuro de la ley, uno a través de la novela (James Ellroy, autor de “L.A. Confidential”), otro con películas (David Ayer, director de Harsh Times y guionista de Training Day (Día de entrenamiento)) se asocian en este dinámico y violentísimo film, con sus puntos débiles y fuertes. En el primer apartado, obligado es mencionar que casi nada sorprende en la trama; desde el minuto uno sabemos que Tom es un infeliz utilizado por otros, y no hace falta ser un Sherlock Holmes para saber quiénes son los “otros”. Pese a ello, como Ayer es un director competente y el guión está bien trabado, la cosa se sigue con interés, aunque agote un poco tanta sangre y tanta paliza. Además, hay una acertada definición de personajes, al menos de tres de ellos, y una inteligente apuesta por el desencasillamiento. Así, Keanu Reeves, actor siempre etiquetado como “blandito”, compone de modo convincente a un duro policía al que le toca moverse en un mundo a lo Sérpico, película mencionada explícitamente en este film. También Hugh Laurie tiene la ocasión de desprenderse de su “doctor House”, algo que incluye hasta lo que se diría una pequeña broma, ya que la primera escena del actor transcurre en un hospital. También conviene destacar la gran presencia de Forest Whitaker, que presta credibilidad a escenas que sin él podrían no sostenerse.

5/10
Ultimátum a la Tierra

2008 | The Day the Earth Stood Still

Ultimátum a la Tierra (1951) es uno de los grandes clásicos del cine de ciencia ficción. En su primera incursión en el género, Robert Wise advertía de los riesgos del peligro nuclear mediante la historia de un extraterrestre, Klaatu, que aterriza en Washington. Su misión, advertir de que si continúa la proliferación nuclear, los humanos se convertirán en una amenaza peligrosa y el resto de planetas se verán obligados a destruirles. El mensaje pacifista era tan sencillo como contundente. Ahora, el director Scott Derrickson, responsable de El exorcismo de Emily Rose, acomete la tarea de adaptar el film a los nuevos tiempos, y de hecho cambia el fondo nuclear por un mensaje ecológico. Keanu Reeves ha heredado el papel de Klaatu (Michael Rennie) en el original, que esta vez aterriza en Central Park, en pleno Nueva York, junto con Gort, un robot letal que le sirve de guardaespaldas, y que se desactiva con la orden ‘Klaatu barada nikto’. Herido por el ejército, Klaatu es transportado a un hospital, donde le reaniman. Tras advertir a los humanos de que van a ser eliminados, escapará del centro ayudado por Helen Benson, una científica viuda, y su hijo. Helen averigua que Klaatu está en la Tierra para evaluar si los humanos –que van a ser eliminados por destruir el planeta– tienen alguna posibilidad de cambiar, pero realmente no cree que sean capaces. Tras un inicio prometedor –la científica es reclutada con gran misterio junto con otros científicos, en unas secuencias que recuerdan muchísimo a Encuentros en la tercera fase–, lo cierto es que la historia se estanca tras la fuga del hospital. Derrickson se ha dejado seducir por las posibilidades de los modernos efectos especiales, y se decanta por mostrar grandes destrucciones, en detrimento de la historia. Quizás ha sido alentado por los productores, pues en algunos momentos parece que el objetivo es una exhibición de efectos al estilo de cintas catastrofistas como El día de mañana. Éstos no están a la altura del film de Roland Emmerich, pero son lo bastante eficaces. Tanto Jennifer Connelly como el jovencísimo Jaden Smith, hijo del Príncipe de Bel-Air, son bastante expresivos. Por contra, esta vez Keanu Reeves parece bastante perdido con su personaje. Se supone que Klaatu tiene una pinta amenazadora, aunque en realidad es un personaje con un fondo bondadoso. Hacia la mitad, la trama es un tanto confusa, y no se sabe exactamente cuáles son las verdaderas intenciones de Klaatu, lo que ha debido desconcertar bastante al protagonista de Matrix.

4/10
La casa del lago

2006 | The Lake House

Remake de un film del coreano Lee Hyun-seung, que a su vez adaptó una novela de Jiro Asada. El planteamiento es muy original, y combina una historia de amor romántico, con las paradojas típicas de las películas de viajes en el tiempo. La idea es que una doctora va a desocupar su preciosa casa en el lago, y deja una nota en el buzón para el próximo inquilino. Cuando éste la recoge, vemos un paisaje muy diferente, con la casa en estado de abandono. Tras la extrañeza inicial, pronto averiguamos que Kate y Alex han ‘conectado’ en años diferentes, y que su forma de comunicarse a través del tiempo serán las notas introducidas en el buzón. Se desarrolla así una relación entrañable en que ambos aprenden a conocerse, y a enamorarse. Pero se diría que su amor es imposible… A no ser que traten de forzar el encuentro, en el pasado o en el futuro. Suena complicada la trama, y el mérito del argentino Alejandro Agresti en su debut hollywoodiense es que logra hacerla comprensible, proporcionando los elementos de entendimiento con acierto, y acudiendo a buenas soluciones visuales. La pareja Sandra Bullock-Keanu Reeves, que ya demostró buena química en las dos entregas de Speed, funciona, e incluso la ‘blandura’ que se les suele atribuir ayuda a la historia, pues se evitan los aspavientos que podrían acompañarla. Sobre su experiencia en Estados Unidos, donde Agresti ya lleva afincado un tiempo, comenta el director: "Aquí muchos directores fueron inmigrantes, desde William Wyler a Billy Wilder. No es fácil venir y hacer cualquier cosa, el sueño es ése, poder contar con las herramientas y hacer un buen cine, historias bien contadas. Espero poder hacerlo."

6/10
Thumbsucker

2005 | Thumbsucker

Chuparse el dedo pulgar, con 17 años. Feo hábito, piensan los padres de Justin. Bonita imagen de la confusa adolescencia, han pensado Mike Mills, director y guionista del film, y el novelista en que se basa, Walter Kim. Curioso riesgo, decimos nosotros, porque así de entrada, una historia sobre un jovencito que se chupa el dedo no es demasiado atractiva. Justin es un chaval apocado y timorato, y se diría que no va a salir de ese estado: el padre contribuye a una baja autoestima, la madre parece una `maruja´ insatisfecha, y la chica que le hace tilín le impone respeto y es incapaz de confiarse a ella. Las cosas cambian cuando Justin empieza a medicarse. De modo inesperado, desarrolla sus mejores cualidades. Y comienzan nuevos descubrimientos: sus padres no eran como los había imaginado, ni tampoco la chica de sus sueños. Incluso su hermano pequeño, un mocoso, tiene problemas. Recuerda este film bien trabado y de aire independiente, al que los premios en Sundance le sientan como un guante, a Ghost World, otro título con adolescente `outsider´. Hay talento, buen reparto, uso inteligente de los irónicos subrayados musicales. Y se hace presente la idea de que la confusión no es coto cerrado de la adolescencia: los adultos pueden ser eternos `peterpanes´. No hay soluciones mágicas a los problemas cotidianos: los consejos de un psicólogo improvisado, los fármacos o las relaciones con otras personas, pueden ser ayudas, nunca soluciones en el personal camino que a cada uno toca recorrer. Y si bien estos planteamientos resultan atractivos, queda de fondo una impresión confusa, que el chapoteo en el sexo precoz, el alcohol o las drogas son etapas necesarias en el aprendizaje, supuestamente enriquecedoras.

6/10
Ellie Parker

2005 | Ellie Parker

Ellie Parker es una aspirante a actriz que está probando suerte en Hollywood. Recorre cada casting que puede con la esperanza de que le llegue su oportunidad de oro. Cada día es un torbellino de fiestas, emociones y sorpresas, pero va pasando el tiempo y nadie la llama para trabajar, lo que mina la fe en su talento. Una llamada de su agente Dennis podría cambiar las cosas. El film desprende un alocado aire "casual", pues está rodado en vídeo digital, cámara en mano y con escasos medios. Su visión del "show business" es algo desencantada y reiterativa, aunque tiene viveza, sobre todo con la actriz principal haciendo pruebas de papeles diversos (una mujer que se encara con Dios, una prostituta drogadicta...), obligada a cambiar de registro en un mundo de apariencias, lo que, se sugiere con sus sesiones de psicoterapia, le afecta psicológicamente. Se señala -eso sí, sin grandes honduras- la dificultad de llevar una vida sentimental o familiar con visos de durabilidad. La idea de la película parte de un corto que dirigió Scoot Coffey en 2001 con los mismos actores. El actor y director conoció a Naomi Watts durante el rodaje de Tank Girl en 1995. También trabajaría con ella en Mulholland Drive, donde la actriz empezó a hacerse conocida en Hollywood. En los último años, la guapa actriz se ha ido haciendo un hueco en el cine, con títulos como The Ring (La señal), Le divorce, 21 gramos o King Kong (2005).

5/10
A Scanner Darkly

2005 | A Scanner Darkly

Un futuro no muy lejano. La adicción a las drogas se ha convertido en un problema de primera magnitud. La policía utiliza ‘topos’ que se infiltran en los grupos sospechosos, para dar con los que manejan los hilos de tan lucrativo negocio. Uno de estos ‘topos’ es Bob Arctor, obligado a llevar una vida esquizofrénica, y que porta un sofisticado traje de camuflaje cuando anda en las dependencias policiales, para que sus compañeros no conozcan su verdadera identidad. Adaptación de una novela de anticipación de Philip K. Dick, cuyas historias han dado pie a filmes de la talla de Blade Runner, Desafío total y Minority Report. Richard Linklater aplica la tecnica que ya empleó en Waking Life, y filma a los actores reales, a cuyas imágenes aplica luego animación rotoscópica. El resultado, de personajes con contornos muy marcados y cierta cualidad etérea, tiene su encanto, aunque puede terminar cansando. Linklater, siguiendo las intenciones del autor, señala los perniciosos efectos de la drogadicción. Pero, con ritmo cansino, sucumbe a la tentación de la verborrea, que tan buenos resultados le dio en Antes de amanecer y Antes de atardecer, pero que aquí empantana la narración. Pese a todo tiene logros destacables, como la del citado traje de camuflaje, o la escena final de Arctor en la plantación, recogiendo una florecilla.

5/10
Constantine

2005 | Constantine

John Constantine vive con un extraño don que es además una esclavitud: la de distinguir entre los humanos a los que no lo son. O lo que es lo mismo, la de entrever a los demonios y a los ángeles que, como híbridos, se hacen pasar por simples mortales en el mundo. Constantine dedica su tiempo a mandar al infierno a los demonios que quieren aguarle la fiesta a los vivos, pero esa dedicación no le hace feliz. Ahoga sus penas en bourbon y en cigarrillos, y vive enclaustrado entre cuatro paredes más solo que la una. El problema es que se siente culpable por haber atentado contra su propia vida. Bajó al infierno y regresó (salvó la vida por los pelos), pero su decisión de escapar cobardemente al don recibido le ha convertido en un tipo que está de vuelta, poco dado a sonreír y a interesarse por alguien. En esas estamos cuando una tal Angela Dodson le pide ayuda para investigar el suicidio de su hermana, ya que está segura de que en realidad no se trata de un suicidio. La pobre no sabe dónde se mete. Con un aire muy a lo Neo, Keanu Reeves vuelve a protagonizar una historia que juega con la “otra” realidad que se esconde detrás de lo que vemos con los simples sentidos. Su personaje bebe de los clásicos del género negro, aunque quizá le hace un flaco favor su aire demasiado arisco. El debutante Francis Lawrence dirige con innegable vistosidad un guión muy ecléctico, que mezcla terror, romance, aventura, cómic, thriller y sobre todo mucha parafernalia pseudorreligiosa. Tantos ingredientes para el mismo pastel se disimulan gracias al buen ritmo y a unos espectaculares efectos especiales bien aprovechados, como en la brillante e intensa escena del espejo.

4/10
Matrix Revolutions

2003 | The Matrix Revolutions

Matrix, film iniciador de la saga compuesta de tres películas, hizo historia en el campo de los efectos especiales, y supo plantear un buen puñado de cuestiones interesantes, que le hacen ocupar un puesto relevante en el cine de ciencia ficción: el mundo de apariencias en que podemos vivir; la rebelión de las máquinas; la necesidad de ser salvados; el Elegido, mesías de reminiscencias judeocristianas. Cuesta creer a los hermanos Wachowski cuando afirman que siempre tuvieron la idea de una trilogía. Porque los otros dos filmes nacen con una profunda herida: desde el punto de vista argumental, no aportan nada nuevo. Son, eso sí, películas entretenidas, bien rodadas, con espectaculares escenas de acción: en la que nos ocupa, destacan la invasión de los centinelas, con engendros mecánicos de rara perfección, y el combate final bajo la lluvia, entre Neo y el agente Smith, de proporciones épicas. ¿Qué cuenta la entrega final? Los peligros de aniquilación siguen acechando a Sion, la ciudad de los rebeldes, última esperanza para la humanidad. El virus informático del agente Smith continúa pululando, multiplicado por mil, y apareciendo en los lugares más insospechados. El hamletiano Neo duda, sin saber qué hacer, y el Oráculo no acaba de aclarar las cosas. La enamorada Trinity cuida, por supuesto, de su amado. Y así discurren las cosas, con alguna novedad, como la existencia de una especie de limbo entre la realidad y Matrix; el concepto recuperado de sacrificio, decisivo en el cumplimiento de la misión del Elegido; la bidireccionalidad entre lo real y lo virtual, los deseos de existir de verdad, que pueden tener los personajes que se mueven en el segundo entorno; la alianza con las máquinas para luchar contra software corruptor. Un batiburrillo de conceptos, más o menos ingenioso como rompecabezas, aunque sin la perfecta coherencia del film original.

6/10
Cuando menos te lo esperas

2003 | Something's Gotta Give

El film se inicia con ritmo delirante de enredos encadenados. Harry (Nicholson), auténtico soltero de oro ya cincuentón, que cambia de pareja con la misma facilidad con que se bebe un vaso de agua, mantiene una relación con Marin (Amanda Peet), una jovencita. Creyendo que la residencia de fin de semana de Erica (Diane Keaton) –la madre de ella, una célebre escritora– estará desocupada, se presentan ambos allí. Pero se encuentran con Erica y su hermana Zoe (Frances McDormand). Están dispuestos a convivir, pero Harry sufre un infarto. Las circunstancias obligan a que Erica y el convaleciente Harry deban vivir solos. Así las cosas, Julian (Keanu Reeves), el doctor que atiende a Harry, queda prendado de Erica, mientras que entre el enfermo y ella se desata una animadversion que termina en mutua atracción. La directora Nancy Meyers, a pesar de las buenas cartas con que juega, tiene dificultades para sostener la narración y se estanca, contagiada quizá por las dudas sentimentales de sus personajes, en un film largo (más de dos horas) y de torpe desenlace. Eso sí, tiene momentos muy divertidos, y la suerte de contar con un reparto excelente (Keaton ha sido nominada al Oscar). Se diría que ha pretendido hacer una screwball comedy de las de antaño, pero con las referencias amorosas del desconcierto que prima hoy en día día. De ese modo se entiende la inicial atmósfera libertina, donde domina la idea de vida “amorosa” sin compromisos, que acaba derivando en moralina en el tramo final (el ejemplo de la hija, el amor, al fin, de todos los personajes).

6/10
Matrix Reloaded

2003 | Matrix Reloaded

La espera de la segunda parte de Matrix se hizo larga, desde el primer impacto sufrido allá por 1999. Pero, ¡feliz tardanza!, ya que los avispados Andy y Larry Wachowski ofrecen aquí una traca de vueltas y revueltas en la historia, acción a raudales, nuevos y sugerentes personajes, tecno-filosofía ecléctica de alta confusión y clones de ese maniquí con gafas que decía que los seres humanos éramos “una enfermedad, un cáncer de este planeta, una plaga, y nosotros somos la cura” (al tipo debió de gustarle su frase porque ahora se reproduce más que las pecas en verano). Pero no va a ser tan fácil atrapar a Neo, un Elegido que todavía mantiene dudas acerca de su destino, pero que ha perfeccionado tanto sus poderes que ahora se siente como pato en el agua repartiendo estopa a los elegantes agentes (pregunta filosófica: ¿por qué los malos van siempre hechos un pincel?­­). Pero hablemos de la historia. Sión, la única ciudad libre del planeta, situada a muchos kilómetros de la superficie, está amenazada. Las máquinas la han detectado y 250.000 “calamares” se acercan a ella a velocidad vertiginosa. Ante esa perspectiva, Morpheo, convertido ya en una especie de gurú espiritual, acallará a las masas prometiéndoles la victoria: ¿Y si la profecía fuera cierta y mañana terminara la guerra? Para ello, como siempre, habrá que contar con Neo, quien tendrá que llegar hasta el “El arquitecto”, el individuo que ha creado y controla matrix. La película es a todas luces espectacular. Reúne secuencias de acción tan excesivas y apabullantes que dejan a su antecesora en paños menores, y entre ellas los quince minutos de persecución en la autopista y la superpelea de Neo enfrentándose a 100 agentes Smith son algo nunca visto. Hay además ideas asombrosas, como el pasillo creado en matrix, el cual, además de un golpetazo en la retina del espectador, supone un hallazgo extraordinario para explicar en imágenes la realidad virtual. Por el contrario, es posible que los más críticos no queden del todo conformes con una ciudad de Sión, que había levantado demasiadas expectativas y quizá no alcance el nivel esperado, y es que una extraña orgía a cámara lenta le birla indudablemente parte de su aureola épica y la asemeja demasiado a una discoteca delirante. Por último, un aviso para navegantes: conviene agilizar al máximo nuestras conexiones neuronales para captar al vuelo el sentido de frases del tipo: “No viniste aquí para tomar la decisión. Ya la habías tomado. Estás aquí para tratar de entender por qué la tomaste”. Y eso sólo por poner un ejemplo, porque para comernos el tarro nada como el sorprendente desenlace, que, ¡oh desolación!, hará que nos preguntemos de nuevo: ¿Pero qué es Matrix?

6/10
Hardball

2001 | Hard Ball

El género deportivo tiene un inconveniente: las películas suelen ser muy similares. Normalmente, el equipo de fútbol, hockey, atletismo o petanca olímpica de turno comienza siendo desastroso y es el que menos posibilidades tiene de alcanzar el éxito. A través de la autosuperación de los protagonistas, se consigue alcanzar la gran final, donde se juegan el todo por el todo. Aún así, continúan apareciendo grandes películas que dan otra vuelta de tuerca a este esquema, como Un domingo cualquiera o Titanes. Hicieron historia. Si aquellas hablaban de la corrupción y el racismo, en esta ocasión se utiliza el género para hablarnos de los estratos más marginales de la sociedad. Keanu Reeves, no ha descansado mucho entre los rodajes de Matrix y su continuación, pues ha tenido tiempo para protagonizar Noviembre dulce, Premonición, Juego asesino y la también deportiva Equipo a la fuerza. Aquí se convierte en Conor, auténtico arquetipo de perdedor, dedicado a las apuestas y reventa de entradas, que debe dinero a sujetos peligrosos. Su amigo de la infancia Jimmy, que trabaja en un bufete de abogados, le promete un dinerillo a cambio de un favor: entrenar al equipo de béisbol que la empresa de Jimmy patrocina, formado por chavales del barrio menos recomendable de Chicago. Aunque no le dan demasiado bien a la bola, jugar se convertirá para los niños y el entrenador en la forma de escapar al fracaso al que, presuntamente, están destinados. Además, Conor tendrá tiempo de enamorarse de la maestra de los chavales. Del reparto destaca Diane Lane (La tormenta perfecta), pero atención a la expresividad de los niños, todos ellos debutantes: fueron elegidos entre auténticos chicos deportistas de Chicago. Esto otorga verosimilitud a la trama, que está basada en una experiencia real, la de Daniel Coyle que describió los hechos en su novela autobiográfica.

5/10
Noviembre dulce

2001 | Sweet November

Keanu Reeves y Charlize Theron se dan cita en una comedia dramática llena de romanticismo. Nelson es un ejecutivo compulsivo, incapaz de mantener una relación estable con alguien de carne y hueso. Un día conoce casualmente a Sara, extraña y bellísima chica que se empeña en “salvarle” de su vida sin sentido, esclavizada por el trabajo. Para ello le propone un plan bastante curioso: pasar juntos el mes de noviembre. Lo que no saben es que enamorarse es también cuestión de tiempo. La película tiene unos personajes bien dibujados, sobre todo el de ella, cuya vida esperpéntica resulta terriblemente atractiva. Bastante extraño y surrealista es el vecino travesti de Sara, cuya aparición es desconcertante. Pero no se vaya a pensar que hablamos de una comedia al uso; aquí hay drama, dificultades y un punto de tragedia. Y al final siempre nos queda la sonrisa de la Theron...

4/10
Premonición (2000)

2000 | The Gift

En un pequeño pueblo de Georgia, Annie Wilson (Cate Blanchett), viuda y madre de tres hijos, se gana la vida echando las cartas a sus vecinos para predecirles el futuro. A ella acuden, entre otros, Buddy, un joven desequilibrado en busca de esperanza, y Valerie, una joven que sufre tremendas palizas de un marido violento que no soporta que su esposa visite a la vidente. Aunque el trabajo de Annie no es demasiado bien visto por las autoridades locales, tras la desaparición de una joven, y debido a la falta de pruebas, la policía decide acudir a ella como única posibilidad de descubrir su paradero. En la línea de las últimas películas de suspense con tintes sobrenaturales, Premonición es un producto dignísimo gracias a las interpretaciones de un soberbio reparto, con mención especial para Cate Blanchett, Giovanni Ribisi (el joven médico de Salvar al soldado Ryan) y Keanu Reeves, este último en un papel muy distinto al que nos tiene acostumbrados. Sam Raimi recupera la sórdida habilidad que ya mostró en Un plan sencillo para plasmar con fidelidad el perfilado guión de Billy Bob Thornton, el cual se las arregla para que la historia atrape al espectador hasta el último fotograma. Algunas secuencias, como el primer encuentro de Blanchett con los prometidos Greg Kinnear y Katie Holmes, o la de sus siniestras visiones nocturnas en las ramas del árbol, están muy conseguidas y resultan verdaderamente inquietantes.

4/10
Juego asesino

2000 | The Watcher

Joel es un agente del FBI muy deprimido. Y no es de extrañar, pues perseguir asesinos en serie es un trabajo duro. Retirado, se ve forzado a retomar su actividad cuando una vecina de su inmueble aparece asesinada. El crimen es obra de Griffin, un asesino obsesionado con Joel, que empieza a mantener con él un macabro juego: le da algunas pistas sobre sus futuras víctimas, para que se ponga las pilas y trate de impedir unos asesinatos inminentes. El director Joe Charbanic tuvo como consultor a un agente del FBI que le explicó que no es raro que un investigador sufra bajones semejantes a los que padece el protagonista de la película: la tensión que supone tratar de detener a un psicópata asesino es muy, muy grande. Charbanic no tiene más que elogios para James Spader, que hace de policía: "Nunca he visto a un actor trabajar tan a fondo su papel". El psicópata tiene la cara de Keanu Reeves, que renuncia por una vez a ser el héroe de la película. Quizá la película no ofrezca grandes sorpresas (sabemos quién es el villano desde el minuto uno), pero ofrece momentos muy trepidantes.

4/10
Equipo a la fuerza

2000 | The Replacements

Los jugadores del Sentinels, un equipo de fútbol americano, están de huelga. El dueño del equipo decide tirar entonces por la calle de en medio: contrata a un legendario entrenador con el fin de que busque un nuevo equipo donde sea y lo prepare en una semana. Para los desconocidos jugadores que se incorporan a los Sentinels, puede ser la oportunidad de su vida.   Típica película deportiva, subgénero al que en EE.UU son muy aficionados. Teniendo en la cabeza títulos como Ellas dan el golpe o El castañazo, el director Howard Deutch inyecta a la historia buenas dosis de comedia. Naturalmente, Keanu Reeves es uno de los jugadores, y Gene Hackman el entrenador que le va a hacer trabajar de firme.

6/10
Matrix

1999 | Matrix

Final de milenio. Neo es un profesional de la informática, que dedica todo su tiempo libre a los ordenadores. Un día le llega una extraña comunicación: tiene la oportunidad de conocer a Morpheus, un mítico personaje para cualquier cibernauta que se precie, y que le puede introducir en un mundo inesperado y cuya existencia jamás se le ocurrió imaginar. Pero basta que Morpheus intente el contacto para que Neo empiece a sufrir una persecución implacable. Nada es lo que parece. He aquí una premisa que ha inspirado con frecuencia la narración fílmica. Los hermanos Larry y Andy Wachowski (Lazos ardientes) la agarran fuerte para convertirla en marco de una inspirada trama de ciencia ficción. No es el único film reciente que maneja esta idea (piénsese en títulos como Abre los ojos, eXistenZ y, más lejano en el tiempo, Desafío total); pero Matrix sabe atornillarla aún más. Que los Wachowski jueguen con la idea de qué es realidad y qué sueño o ficción se revela muy acertado en los tiempos que corren. Tanta gente lleva una vida anodina que no es vida… Sin ideales y amores duraderos, encerrados en el caparazón del propio egoísmo, con la mente narcotizada por paraísos que se revelan limitados… ¿No nos estarán escamoteando “la buena vida”? Necesitamos la redención, y en el film el “candidato” a mesías responde al nombre de Neo. Matrix sigue una inspiración cristiana (obviamente no literal) al plantear esta redención: señales y profecías, un elegido y una misión, “milagros”, y hasta lo que podríamos llamar un “bautizo”. No falta el Judas traidor o las autoridades que quieren acabar con el elegido. Por no hablar del anagrama “Neo”, de “One”, “el Uno”. Además, se advierte de cómo, a veces, las máquinas pueden apagar el espíritu humano: no debemos olvidar la grandeza y, ¡oh, paradoja!, la pequeñez del hombre. Con lo dicho hasta ahora, el film puede parecer una elucubración mental, a la que hay que procurar asistir con la cabeza despejada. Pues bien: sí y no. Hay que fijar la atención para seguir el argumento, que depara abundantes giros y sorpresas. Pero, a la vez, los directores han sabido conjugar esa historia, sólida y bien contada, con el entretenimiento. Resulta que se puede traspasar a la gran pantalla, con acierto, la estética de los juegos de ordenador, gracias a una acción deslumbrante y un uso imaginativo de los efectos especiales… ¿Hay quién dé más?

8/10
Pactar con el diablo

1997 | The Devil's Advocate

Kevin (Keanu Reeves) es un joven abogado de prestigio que se acaba de mudar con su mujer Mary Ann (Charlize Theron) a Nueva York, pues ha aceptado trabajar en un bufete de abogados con muy buenas referencias. Pronto descubrirá que nada es lo que parece, pues el bufete está al frente de John Milton (Al Pacino), un misterioso y embaucador caballero que no es otro que el mismísimo diablo. Poco a poco los hechos ocurridos alrededor de Kevin y Mary Ann empiezan a poner en peligro su propia vida y la de sus almas. Brillante thriller con un reparto de campanillas. Al Pacino, siempre genial, hace alarde de su buen hacer como actor y regala unos monólogos para quitarse el sombrero. El joven Keanu Reeves acierta en su rol de ambicioso muchacho con deseos de triunfo que peligra caer en las redes del demonio; y la guapa Charlize Theron, como la abnegada esposa y parte importante de la historia, aporta también gran dramatismo. Dirige Taylor Hackford (Prueba de vida, Ray), basándose en una novela de Andrew Neiderman.

6/10
Reacción en cadena

1996 | Chain Reaction

Un inteligente estudiante de ciencias químicas, Eddie Kasalivich (Keanu Reeves), descubre un caso secreto del gobierno para tapar un asunto de espionaje industrial. Eddie forma parte de un equipo de investigación que ha desarrollado una revolucionaria fuente de energía. Justo antes de haber alcanzado sus objetivos de trabajo una explosión destruye su laboratorio, mientras que el jefe de su equipo es misteriosamente asesinado. Eddie es acusado como principal sospechoso, por lo que se pone en contacto con el único que puede ayudarle, un poderoso burócrata (Morgan Freeman) que en un principio no se cree su historia. Tras haber protagonizado uno de los filmes de acción más exitosos de los 90, Speed, Keanu Reeves interpretó esta amena cinta en la misma línea. Junto a él, el excelente actor Morgan Freeman (Sin Perdón).

4/10
Luna sin miel

1996 | Feeling Minnesota

Dos de los actores más famosos del momento demuestran tener en esta película una química muy especial. Fredie (Cameron Díaz) es obligada a casarse con Sam (Vincent D'Onofrio), al que desprecia profundamente. A la boda acudirá el ex presidiario Jacks (Keanu Reeves), hermano del novio. Como era de preveer, entre él y Fredie surge un flechazo tan definitivo que deciden fugarse juntos de la ceremonia. Sin embargo, esta acción les reportará numerosos problemas: se verán envueltos en una frenética persecución que vendrá sembrada de crimen, violencia y corrupción. Dirigida con aplomo por Steve Baigelman, es sin embargo el gran carisma de los dos actores principales, Keanu Reeves (Speed, Matrix) y Cameron Díaz (La máscara, Una historia diferente), lo que eleva esta película y la sitúa muy por encima de lo que se podía esperar. Para amantes de los amores difíciles.

4/10
Un paseo por las nubes

1995 | A Walk In The Clouds

La II Guerra Mundial ha terminado. Un soldado conoce a una joven embarazada y, todo galante, se hace pasar por su marido ante su familia viticultora. El film fue la aventura en Hollywood de Aitana Sánchez-Gijón.

6/10
Johnny Mnemonic

1995 | Johnny Mnemonic

William Gibson transforma en guión un relato propio para el debutante Robert Longo siguiendo estelas muy claras: Desafío total y, en menor medida, Blade Runner, dos títulos clásicos de la ciencia ficción, tanto fílmica como novelada. La idea inicial es sugestiva. En el siglo XXI, los cerebros de algunas personas son utilizados para transportar información: su capacidad de almacenamiento, con las nuevas tecnologías, supera la del soporte óptico o magnético más sofisticado. Johnny Mnemonic es uno de estos disquetes con patas; hacerse con los datos que guarda su cerebro desata una lucha a muerte entre la mafia japonesa y un grupo de resistencia contra el orden establecido. La película entretiene a ratos. El guión es flojo, y en ocasiones acude a personajes tan endebles como injustificados, como el ridículo predicador. El director, al ver que el film se le va de las manos, recurre a lo fácil: ofrecer escenas de acción trepidante, vengan a cuento o no, convenientemente aderezadas con estridente música moderna.

4/10
Speed

1994 | Speed

Jack Traven es un joven pero eficiente agente del Departamento Especial de Policía de Los Ángeles que, de repente, debe enfrentarse al mayor reto de su carrera: la aparición de un peligroso psicópata que se dedica a poner bombas en lugares públicos. Uno de esos explosivos lo coloca en un autobús, y estallará si la conductora disminuye la velocidad a menos de 50 millas por hora. El policía se cuela en el interior del vehículo y para solucionar el problema, debe desplegar toda su imaginación, con la ayuda de la inteligente conductora, que consigue no perder la calma. Uno de los títulos más espectaculares de los 90, pura acción que se desarrolla a toda velocidad. El director Jan De Bont era un reputado director de fotografía que había trabajado al servicio de Paul Verhoeven en filmes como Instinto Básico o Los señores del acero. Con este filme, y gracias a su espectacular éxito, inició una carrera imparable que le llevaría a firmar títulos como Speed 2 o Twister. Asímismo, este filme supuso la consagración de Sandra Bullock, que se convertiría en una de las actrices más taquilleras en poco tiempo con sus trabajos en Mientras dormías o La red. Keanu Reeves (Mi Idaho Privado) dio un inesperado giro en su carrera del drama hacia el cine de acción y salió airoso de la prueba.

5/10
Pequeño Buda

1993 | Little Buddha

Bernardo Bertolucci (El último emperador, El cielo protector) vuelve a posar su mirada al Oriente, y lo hace a través de la historia de Jesse (Alex Wiesendanger), un niño de Seattle, Estados Unidos, que es buscado por unos sacerdotes lamas que afirman que es la reencarnación de un sabio budista muerto hace algunos años. Sus padres aceptan que viaje al Nepal donde junto con otros niños donde serán sometidos a una serie de pruebas que detérminarán cual de ellos es la recarnación del viejo maestro. Estamos ante una preciosista película de gran efectismo visual y estético, realzado por una excelente banda sonora (Ryuichi Sakamoto) y una impecable fotofrafia de Vittorio Storaro. Bertolucci utiliza el film para mostrar al mundo Occidental la doctrina budista.

4/10
Mucho ruido y pocas nueces

1993 | Much Ado About Nothing

Basada en la obra de William Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces es una comedia romántica que ronda la perfección. Cuenta con un excelente reparto que lleva a cabo exquisitas interpretaciones, entre las que destaca la pareja formada por Kenneth Branagh y Emma Thompson, donde surge un picante y divertido romance, pero por si acaso están acompañados por Robert Sean Leonard, Keanu Reeves, Michael Keaton y Denzel Washington, lo que no está nada mal. Kenneth Branagh, que ya ha llevado a Shakespeare al cine en diversas ocasiones -Hamlet (1996), Enrique V (1989)- dirige este film al que sabe imprimir un buen pulso narrativo, enamoramientos, romances, infidelidades, amistad y lealtad traicionada, rápidos saltos de la comedia a la tragedia, de la lágrima a la risa se nos presentan con una naturalidad nunca hasta ahora conseguida. La película cuenta con una elaborada dirección artística, espléndidos vestuarios y una gran banda sonora a cargo de Patrick Doyle.

7/10
Ellas también se deprimen

1992 | Even Cowgirls Get the Blues

Este embarullado film enmarcado en la contracultura de los años setenta, adaptación de una novela de Tom Robbins, pretende ser un alegato feminista. El director y guionista Gus Van Sant vuelve a mostrar su obsesión por retratar personajes marginales atrapados en espejismos de felicidad —droga y sexo desenfrenados— que no les satisfacen. Aquí se trata de un grupo de chicas vaqueras realmente peculiar. Valga como botón de muestra de la excentricidad de la película un detalle, que se supone genial hallazgo de Gus Van Sant: los pulgares excesivamente gruesos de la protagonista la han convertido en una experta autoestopista.

2/10
Drácula, de Bram Stoker

1992 | Bram Stoker's Dracula

Una fiel adaptación de la célebre novela de Bram Stoker, que se inspiró en Vlad IV Tepes (el empalador) Draculea (hijo del diablo), heredero de Vlad III Dracul, descendiente de los hunos. A pesar de esta anunciada fidelidad a la obra de Stoker, Coppola introduce algunas alteraciones, como el prólogo en el que narra que tras vencer a los turcos, Vlad Draculea encuentra a su mujer muerta. Decidió quitarse ella misma la vida al recibir una traidora carta otomana que le comunicaba la muerte de su esposo. Por esto, Vlad Draculea maldice a Dios y es condenado al sufrimiento eterno en la tierra, convertido en un vampiro. Casi medio siglo después, el conde Drácula, interpretado por Gary Oldman, solicita los servicios de un joven y ambicioso abogado llamado Jonathan Harker (Keanu Reeves), con el fin de realizar las escrituras para la compra de un castillo de Inglaterra. Por casualidad, Drácula ve la fotografía de la novia de Jonathan, Mina (Winona Ryder), y se obsesiona con que es el vivo retrato de su amada. Cuando Drácula llega a Londres, deberá enfrentarse al profesor Van Helsing (Anthony Hopkins), experto en exterminar vampiros. Una película impactante, puramente gótica, terrorífica y romántica a la vez. Son muchas las adaptaciones de la novela de Stoker llevadas al cine, con mayor o menor inspiración. Destacan el Nosferatu (1922), de Murnau, o el Drácula (1931), de Tod Browning. Cuenta con un reparto de verdadero lujo, con un insuperable Gary Oldman dando vida al conde. Una película muy recomendable, llena de artificio, rodada con una técnica sorprendente, que cautiva al espectador desde el principio.

7/10
Le llaman Bodhi

1991 | Point Break

Los principales sospechosos de integrar una banda de ladrones de bancos, que perpetra sus golpes con caretas de ex presidentes de los Estados Unidos, son Bodhi (Patrick Swayze) y sus amigos surferos. El agente del FBI Johnny Utah (Keanu Reeves) se hace pasar por aficionado a las olas y entabla amistad con el fascinante Bodhi. Producida por su entonces marido James Cameron, la directora Kathryn Bigelow rodó este sorprendente thriller, con impresionantes secuencias de surf y paracaidismo. Además, la cineasta se esfuerza por crear tipos humanos y creíbles.

5/10
Mi Idaho privado

1991 | My Own Private Idaho

Mike (River Phoenix) y Scott (Keanu Reeves) son dos chicos que se ganan el sustento vendiendo su cuerpo a otros hombres por las calles de Oregón. Mike tiene narcolepsia, enfermedad que se caracteriza por provocar un sueño repentino a la persona, y el muchacho está obsesionado con encontrar a su madre a la que no ve desde hace mucho tiempo. Por su parte, Scott es un chico rebelde de familia acomodada, que ha dejado los lujos de su hogar para dedicarse a la prostitución como modo de llevar la contraria a su estricto padre. Los dos muchachos se hacen amigos y decide viajar hasta Italia para ir en busca de la madre de Mike, y por el camino los lazos de afecto se harán tan fuertes que éste comenzará a enamorarse de Scott. Película célebre de Gus Van Sant (Elephant) y crudo retrato de dos jóvenes chaperos homosexuales que viven en un ambiente sórdido de drogas y corrupción. El director imprime su sello particular en la realización de la película, con escenas fuera de lo normal, como los modelos que hablan en las fotos de las revistas. El film recibió varios galardones y River Phoenix ganó la Copa Volpi en el Festival de Venecia.

5/10
Realidad y ficción

1990 | Tune in Tomorrow...

Narra la historia de un joven que quiere ser escritor por encima de todo en este mundo y que, al mismo tiempo, vive un apasionado romance con su tía. Adaptación de la novela autobiográfica "La tía Julia y el escribidor", del peruano Mario Vargas Llosa, esta comedia americana cuenta con un gran reparto, encabezado por Barbara Hershey, Keanu Reeves, Peter Falk y Patricia Clarkson; y está dirigida por Jon Amiel (La trampa).

4/10
Te amaré hasta que te mate

1990 | I Love you To Death

Cuando descubre las continuas infidelidades de su esposo, el dueño de una pizzería, Rosalee decide asesinarle friamente, para lo que recaba la ayuda de dos individuos. Única incursión del todoterreno Lawrence Kasdan en la comedia, a la que añade numerosos toques de humor negro. De nuevo se pone a las órdenes del cineasta su actor fetiche: Kevin Kline.

4/10
Dulce hogar... ¡A veces!

1989 | Parenthood

Disparatada comedia que narra los enredos que se forman en la familia de un padre moderno y complaciente con tres hijos, interpretado por un estupendo Steve Martin (El padre de la novia). Le acompañan además una hermana divorciada e insatisfecha; otra culta, exigente y vegetariana; un hermano enigmático y turbulento cuyos tejemanejes parecen estar relacionados con la mafia... Todos ellos con sus respectivos hijos forman un cóctel explosivo de primera calidad. Ron Howard (Willow, Llamaradas) dirige una película que alcanza elevadas cotas de humor, gracias a un reparto de lujo, entre ellos Keanu Reeves, Jason Robards y Diane West, y la dosificada dirección de actores. La profesionalidad de sus caracterizaciones es capaz de llevar a buen puerto el espléndido guión de Lowell Ganz y Babaloo Mandel. Diversión y entretenimiento del bueno para ver en familia.

6/10
Las alucinantes aventuras de Bill y Ted

1989 | Bill & Ted's Excellent Adventure

Billy y Ted son amigos inseparables, tienen diecisiete años y han formado una banda de rock. Están a punto de graduarse pero para eso han de superar un examen de historia. La aparición de un curioso personaje venido del futuro puede ayudarles en su cometido, pues gracias a él podrán realizar un viaje en el tiempo y conocer a diversos personajes del pasado. Segunda película como director de Stephen Herek, después de triunfar con Critters. Ofrece una divertida e imaginativa historia de aventuras para todos los públicos que retrotrae a Regreso al futuro, rodada cuatro años antes. Protagoniza un jovencito Keanu Reeves, mucho tiempo antes de convertirse en estrella.

5/10
Las amistades peligrosas

1988 | Dangerous Liaisons

Los amores, las ambiciones y las intrigas que se cocían en la aristocracia francesa antes de la Revolución, en 1789, son representativos de la sociedad de una época complicada. Una mujer inmoral, interpretada por Glenn Close, manipula con la ayuda de un libertino conde, interpretado por John Malkovich, la vida de los que le rodean. En este juego, en el que los sentimientos más sinceros son vapuleados, se ve inmersa la inocente noble interpretada por Michelle Pfeiffer.  Una magnífica adaptación de la obra de teatro homónima de Christopher Hampton, basada en la novela de Pierre Choderlos de Laclos. La reconstrucción ambiental que realiza el efectivo Stephen Frears, es muy meritoria. El guión y los diálogos están muy cuidados. La película tiene mucha fuerza, y un atractivo indudable para el espectador. Las interpretaciones de sus tres protagonistas, llenas de sutileza, son memorables. Una incursión por los recovecos de la psicología humana, a través de unos personajes frívolos que consideran los sentimientos un medio para ascender en su posición.

6/10
La noche antes

1988 | The Night Before

Winston Connelly no recuerda nada de la noche de su graduación; no sabe por qué apareció en un callejón con un traje; y, más importante aún, no sabe dónde está la chica de su cita. Pero a través de una serie de 'flashbacks' irá recordando las locuras que hizo, y también comprenderá por qué un peligroso proxeneta le quiere muerto. Comedia descacharrante de Keanu Reeves correspondiente a sus inicios en el mundo del cine. le acompaña la actriz de la aclamada serie Padres Forzosos, Lori Loughlin.

5/10
Aventuras en Juguetelandia

1986 | Babes in Toyland

Lisa es una niña de once años que no tiene juguetes, ni tiempo para jugar, pues debe cocinar para su madre y encargarse de otras tareas. Durante la fiesta de Navidad, Lisa se ve trasladada a Toy Land, un mundo mágico que recuerda a El mago de Oz. Adaptación televisiva de la opereta 'Babes in Toyland', de Glen MacDonough y Victor Herbert. Ésta había dado lugar a varias adaptaciones, entre ellas Había una vez dos héroes, con Stan Laurel y Oliver Hardy.

4/10
Youngblood. Forja de campeón

1986 | Youngblood

Dean Youngblood en un joven de Canadá que ha jugado al hockey sobre hielo desde que era pequeño. A sus 17 años está en el equipo llamado los Hamilton Mustangs y sueña con convertirse en un gran jugador. Cuando el crack del equipo se lesiona, Dean tendrá que demostrar su valía ante los demás y dar todo lo que pueda para ganar en la Liga Nacional. Drama deportivo lleno de ritmo donde la acción sobre el hielo es la mayor baza de la historia. Protagonizan Rob Lowe (Rebeldes) y Patrick Swayze, antes de saltar a la fama con Dirty Dancing. Entre el reparto, aparece un jovencito Keanu Reeves.

5/10
Acto de venganza

1986 | Act of Vengeance

Un honrado minero se decide a intervenir en el sindicato de mineros al ver las tremendas consecuencias de una explosicón. Sin embargo, encontrará la oposición del jefe de la Unión de Mineros, que no desea que disminuyan sus emolumentos. Adaptación del libro de Trevor Armbrister en una típica película ochentera protagonizada por el siempre justiciero Charles Bronson. El reparto de secundarios funciona magníficamente.

5/10
El poder del Tai Chi

2013 | Man of Tai Chi

Tigre Chen es un joven experto en Tai Chi, pero que, al decir de su maestro, no es capaz aún de mantener su "chi" bajo control. En otras palabras, la vida de Tigre Chen no es fácil y con frecuencia se deja llevar por los primeros impulsos. El mafioso Donaka, organizador de combates a vida o muerte, se da cuenta del potencial oculto del joven y le hará una suculenta oferta económica para formar parte del tinglado. Para debutar como director, el actor Keanu Reeves eligió esta entretenida película de artes marciales en donde él se reserva el papel del malvado de turno. El ritmo es el adecuado y el guión mantiene el interés necesario para seguirlo hasta el final, pese a que responde a la clásica trama de "hombre bueno seducido por el lado oscuro". Hasta regresar al lado correcto tendrá que atravesar su particular sendero tortuoso, que sobre todo incluye peleas cuerpo a cuerpo en donde se utiliza el Tai Chi, un arte marcial cuya prioridad no es el combate. Las coreografías de los combates están supervisadas por el gran Yuen Woo-Ping.

5/10

Últimos tráilers y vídeos