K-19: The Widowmaker - Película - decine21
IMG-LOGO
K-19: The Widowmaker
6 /10 decine21

K-19: The Widowmaker

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
6 /10 decine21

Crítica

Secretos de la Guerra Fría

Secretos de la Guerra Fría

A sus años, Harrison Ford ya no está para muchos trotes. Por eso es motivo de alegría que decida contrarrestar su falta de fuelle físico con un papel dramático de altísima definición. Da vida al capitán ruso Alexei Vostrikov, un hombre con voluntad de hierro al que el alto mando soviético encomienda el mando de su mejor submarino, el K-19. Sustituirá en el cargo al prestigioso capitán Mikhail Polenin (Liam Neeson), relevado por su tardanza en poner a punto la embarcación. El K-19, la mejor máquina de la Armada Soviética, es un arma nuclear de enorme potencia que se prepara para realizar su viaje inaugural.

Sin embargo, lo que había de ser motivo de celebración pronto se convierte en una peligrosa misión que puede llegar a ser catastrófica. A las desavenencias entre Vostrikov y Polenin, que tiene a su lado a la tripulación, se une una fuga en el mecanismo de refrigeración del reactor nuclear. Un recalentamiento excesivo llevará a una explosión de dimensiones inimaginables, que puede significar en cuestión de horas el comienzo de una guerra nuclear.

La catástrofe del K-19 está basada en hechos reales que acaecieron en aguas cercanas a Estados Unidos durante el verano de 1961 y que han permanecido en secreto durante más de 30 años. La directora Kathryn Bigelow logra una película de consistencia asombrosa, asentada en una magnífica dirección de actores, los cuales componen personajes verosímiles de gran magnetismo.

Tanto Ford como Neeson están inconmensurables. No es ésta una película de acción, ni siquiera un atípico thriller bélico, sino un intenso drama donde los conflictos personales consiguen por sí mismos acaparar la tensión que reina durante las dos horas largas de metraje. Hay diálogo, mucho diálogo, y heroísmo, miedo, incertidumbre. Y se pasa mal, entendámonos, “viviendo” dentro de las estrecheces del submarino, sufriendo con el destino de unos jóvenes que pasaron a engrosar la lista de héroes anónimos de la Guerra Fría.

El verdadero desastre

Poco a poco los secretos de la lucha por la hegemonía armamentística de las dos superpotencias mundiales durante la Guerra Fría comienzan a ver la luz. El K-19 es consecuencia de esa carrera por doblegar al enemigo americano. El submarino tenía una longitud de más de 400 pies y pesaba más de 4.000 toneladas y llevaba en sus entrañas un sofisticado reactor nuclear. El problema fue que en pro de la potencia, los límites de seguridad se descuidaron y eso provocó la fuga en la ventilación del reactor. La reparación tuvo terribles consecuencias: allí mismo murieron 7 marineros, tras una horrible agonía. En cuestión de días hubo ocho muertos, y 22 en los dos años siguientes. El barco fue retirado del servicio en 1991.

La opinión de los supervivientes
La opinión de los supervivientes

“La cineasta norteamericana nos había prometido presentarnos como héroes, pero da de nosotros una imagen de alcohólicos y analfabetos”. Son palabras de Yuri Mujin, de 71 años de edad, capitán de corbeta retirado que formaba parte de la tripulación del submarino K-19. Tras leer el guión facilitado por la Bigelow, Mujin no quedó nada contento con la imagen de la tripulación. Según él, los caracteres de los personajes eran un insulto y nada tenían que ver con la realidad: “No son marinos rusos quienes son representados en esa película, sino piratas. Fue el primer submarino nuclear y la tripulación estaba compuesta de profesionales de altísimo nivel y no de maleantes”. El veterano militar reprocha también los diálogos, “llenos de palabrotas”, y escenas “innobles e irreales” como la de un oficial bebiendo a escondidas. “Antes de hacer la menor maniobra los marinos se beben dos vasos de vodka, y cuando suena la señal de alarma, un marino se pone a consultar frenéticamente su manual de instrucciones como si lo leyera por vez primera”, señala Mujin. Se ve que nunca llueve al gusto de todos. Pero… así es Hollywood.

Vostrikov y Polenin

Llama la atención la minuciosidad con que está descritos los personajes en el guión, y la elección de dos excelentes actores, Harrison Ford y Liam Neeson, como protagonistas. Interpretan a dos capitanes completamente opuestos. Alexei Vostrikov (Ford) es un patriota por encima de todo, que pretende salvaguardar los intereses de la URSS. Por contra, Mikhail Polenin (Neeson) antepone la seguridad de sus hombres por encima de cualquier otra consideración.

Valores universales
Valores universales

En Estados Unidos, chocó que a Harrison Ford le diera por interpretar a un oficial del ejército soviético. Durante su visita a Madrid para promocionar la cinta, el veterano actor minimizó el riesgo de disgustar a sus compatriotas. "El público americano está preparado para reconocer que en esta historia lo que está en juego son los valores universales". Reconoció que era una película más arriesgada que otros de sus trabajos, pero aceptó rodarla porque le cautivó la idea de que un "puñado de hombres anónimos fue capaz de cambiar la Historia. Me parecía interesante profundizar en sus motivaciones".

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.