saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Mala suerte

Mala suerte

Zezowate szczescie

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
7
La farsa de un hombre ridículo

Jan Piszczyk está en la cárcel a punto de ser puesto en libertad. Pero ante un individuo al que vemos siempre de espaldas comienza a hacer un recuento de lo que ha sido su vida hasta la fecha, una sucesión de acontecimientos presididos por la mala suerte y que siempre le han dejado insatisfecho, dando una muy particular versión “existencialista” de esa vida suya como “pasión inútil”. El relato se inicia en la niñez, mostrada como un slapstick mudo, donde vemos al pequeño Jan torturado por el perpetuo ruido de las tijeras de su padre sastre, por las burlas de su compañeros de colegio, y por su peculiar nariz, de la que muchos deducen, erróneamente, sus raíces judías. De aquí pasamos a su etapa de estudiante universitario, donde sus lances amorosos no acaban de ser culminados. Y cuando decide vestir el uniforme militar, estalla la Segunda Guerra Mundial, lo que dará pie a varios equívocos que le identifican como soldado valeroso y miembro de la resistencia, pero también como colaboracionista con los alemanes. Más tarde encontrará acomodo en el nuevo régimen comunista. Pero siempre, en cada caso, cuando parece haberse posicionado al fin en la vida, o conocido a la mujer de sus sueños, al externo e incontrolable viene a desbaratar sus planes.

Segunda colaboración de Andrzej Munk y Jerzy Stefan Stawinski tras Heroica. Nuevamente prevalece el tono de farsa, más depurado, que podría interpretarse como sátira del eterno romanticismo de la patria polaca, algo que satisfaría a las autoridades comunistas que gobernaban entonces, pero que también puede verse como un “rizar el rizo” a la hora de poner en solfa las situaciones casi kafkianas que provocaba el nuevo régimen. Munk logra una película muy sólida y moderna, perfectamente trabada, que concilia tonos y estilos muy diversos, desde la fotografía de estilo casi documental, a momentos muy físicos y divertidos como Jan en la fábrica o en el campo de coles, otros de inexperiencia amorosa, o los de presunción y desenmascaramiento. Bogumil Kobiela soporta bien el peso de la película con su patético protagonista, logrando que el espectador empatice con él, e incluso le compadezca.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE