IMG-LOGO
Pompeya
5 /10 decine21

Pompeya

Pompeii

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Pompeya

Milo (Kit Harington), un esclavo convertido en gladiador, contempla impotente cómo su verdadero amor, Casia (Emily Browning), la hermosa hija de un rico mercader, se ha prometido con un corrupto Senador romano (Kiefer Shuterland). Pero cuando el Monte Vesubio entra en erupción, Milo deberá luchar en una carrera contra el tiempo para salvar a su amada mientras la magnífica ciudad de Pompeya se derrumba a su alrededor.

5 /10 decine21

Crítica

Los que van a morir se enamoran

Los que van a morir se enamoran

Paul W.S. Anderson, que desgraciadamente tiene poco en común a pesar de la similitud de nombres con Paul Thomas Anderson, parecía especializado en videojuegos, al ser el autor de la inenarrable Mortal Kombat, y de la un poco más convincente Resident Evil, en cuyas irregulares secuelas siempre ha estado presente como director o guionista. Ahora prueba suerte con el género de romanos.

La acción tiene lugar cuando está a punto de erupcionar el Vesuvio. En la ciudad de Pompeya, Casia, hija de un rico mercader, se ha enamorado de Milo, un gladiador que lucha en el circo. Pero Corvus, un corrupto senador romano, obliga a los padres de la muchacha a que la conviertan en su prometida.

Anderson intentó dar un giro al cine de aventuras de inspiración clásica con la funesta Los tres mosqueteros (2011), donde pesaba demasiado su estilo consolero, unos elementos fantásticos que alejaban mucho la historia del texto original de Alexandre Dumas, y unas ralentizaciones en los combates tipo Matrix, que no acababan de funcionar en un film de aquel estilo.

Pero el realizador parece haber aprendido la lección, pues en Pompeya abandona su forma habitual de rodar, y pone su mirada en los clásicos del cine de romanos. Incluso parte de un guión ajeno, que parece un cruce entre Los últimos días de Pompeya, de 1935, de los directores de King Kong, y la irrepetible Espartaco, de Stanley Kubrick. También están en el punto de mira las grandes superproducciones que cuentan una gran historia de amor en un momento histórico sonado, desde Lo que el viento se llevó a Titanic.

Ciertamente, los personajes estereotipados (o completamente bondadosos, o la encarnación de la maldad absoluta) y los diálogos de cómic, recuerdan más al Péplum, películas de serie B de romanos casi siempre italianas, como Hércules (1958), o Los últimos días de Pompeya, en esta ocasión la versión de 1959 codirigida por Sergio Leone. De hecho, disfrutarán el film o los espectadores juveniles o los adultos que apelen al niño que una vez fueron.

Pero es justo reconocer que Pompeya funciona bastante bien, por sus elementos de tragedia, y por un romanticismo exagerado pero efectivo. También gracias a las adecuadas interpretaciones de actores como Kit Harington (Jon Nieve en Juego de tronos), Emily Browning (Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket), y sobre todo de un Kiefer Sutherland que parece haberse divertido de lo lindo interpretando a un malo que podría ser el contrapunto de su Jack Bauer, de 24.

Trailers

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.