Decine21
22 de julio
7 /10 decine21

22 de julio

22. juli

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

En julio de 2011 un coche bomba explotó en Oslo matando a 8 personas y pocas horas más tarde, en la cercana isla de Utøya, un tiroteo dejó 69 muertos y un centenar de heridos. El perpetrador de este terrible atentado fue un simpatizante de la ultraderecha y fundamentalista cristiano de tan sólo 32 años. El suceso conmocionó al país y todavía hoy sigue proyectando su sombra sobre la sociedad. Esta es la historia de los médicos, policías y civiles que se vieron afectados por aquel ataque terrorista.

7 /10 decine21

Crítica

Día de la infamia

Día de la infamia

Reconstrucción del shock social y emocional causado por los trágicos sucesos acaecidos el 22 de julio de 2011 en Noruega. Ese fatídico día el noruego Anders Behring Breivik hizo estallar una bomba en la calle Akersgata, en el centro de Oslo, y dos horas más tarde asesinó a tiros a decenas de jóvenes que se encontraban en un campamento de verano en la isla de Utoya. En total murieron 77 personas y hubo centenares de heridos.

Esta serie dramática recrea estos acontecimientos desde el punto de vista de la población que vivió con estupor las masacres. No sigue, por tanto, ni la preparación de los atentados ni las acciones mismas del terrorista, sino que se mete en la piel de los ciudadanos normales que quedaron marcados por el impacto. Este es el original enfoque de los creadores, Sara Johnsen y Pål Sletaune, los cuales aportan de ese modo un realismo muy en sintonía con las emociones del propio espectador. Para crear su tapiz social, la trama se centra principalmente en algunos personajes y en sus reacciones frente a la tragedia: una periodista del Aftenposten (segundo periódico del país); un inspector de policía; una doctora; una profesora de primaria; y un bloguero. Entre ellos tiene especial relevancia Anine, la periodista decidida a ofrecer toda la verdad a sus lectores y cuyas investigaciones sirven también como hilo conductor del desarrollo de los acontecimientos.

De producción principalmente noruega 22 de julio es una serie valiente, por cuanto pone en entredicho la supuesta felicidad de los noruegos y el ensalzamiento de su estado de bienestar. Noruega había sido calificado entonces por las autoridades europeas como el mejor país del mundo y , en efecto, se ufanaba de ofrecer libertades, buenos trabajos, alta renta per cápita, un magnífico sistema sanitario, etc. ¿Cómo es posible, por tanto, que sucediera aquella tragedia? El cuidado y elaborado guión se adentra entonces en territorios en donde entran en juego muchos males ocultos en el estrato social, que ayudan a abrir los ojos a la realidad noruega (igual, por lo demás, a la de tantos países) y empujan a un examen de conciencia. Por ahorrar costes se hacen así recortes sanitarios inconvenientes; la relajación policial hace que no se persigan graves casos de maltrato infantil; por miedo a herir sensibilidades se elude la responsabilidad de la información; los errores humanos pueden provocar finalmente una cadena de horrores; el racismo y la islamofobia quizá están muy presentes en un país que presume de recibir a todos con los brazos abiertos; etc.

Los atentados del 22 de julio hicieron abrir los ojos a estos males a la sociedad noruega, dice la serie, que acierta de lleno en centrarse en la cuestión humana y no convertir los hechos sólo en una cuestión política, pese a dejar claro que el terrorista Breivik (un hombre desequilibrado, con un síndrome disociativo) se identifica con la extrema derecha y sus actos son una respuesta atroz al multiculturalismo que invade las naciones ricas de Europa. Sin embargo, el mal está en las personas, en sus corazones y por eso acaba calando la mirada de los directores Gjyljeta Berisha y Pål Sletaune, quienes para contar su historia no echan mano de héroes de capa y espada, sino que se centran en gente normal, buenos y competentes profesionales, capaces de reconocer los propios errores y los fallos del sistema.

La serie está estructurada en seis capítulos de cerca de una hora de duración cada uno. Quizá el relato en ocasiones puede hacerse algo moroso debido al numeroso entramado de hilos narrativos y también por el modo tranquilo, realista y humano, de acercarse a esas historias, pero se acaba formando un conjunto muy logrado, no por menos atractivo o vibrante menos rotundo, con momentos que se hacen duros. Ayudan mucho las convincentes interpretaciones de un estupendo reparto coral de actores noruegos.

Comenta esta Serie TV

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Series más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales